ISSTH – Capítulo 359

Modo Noche

Capítulo 359: Meng Hao y Zhou Dekun

Al ver la expresión de Meng Hao, Hanxue Shan estaba a punto de abrir la boca y decir algo, pero luego reflexiono. Una mirada de compasión apareció en sus ojos.

Suspirando para sí misma, pensó: “Su sonrisa parece normal, pero obviamente está ocultando sus celos del Gran Maestro Píldora Caldero. ¡Es tan obvio!” Luego pensó en cómo la había salvado dos veces, y cómo él no era muy desagradable en general. Y, por supuesto, estaba la escena del campo de batalla que se desarrollaba en su cabeza.

Su corazón se ablandó de repente.

Pensó en las palabras y la actitud de Meng Hao de hacía unos momentos, y luego se dio cuenta de que realmente lo había avergonzado un poco, y por eso había reaccionado de la manera en que lo hizo. “No hay necesidad de sentirse frustrado”, dijo con alivio. “El Gran Maestro Píldora Caldero es un talento excepcional en el mundo. No te desanimes por eso.”

Meng Hao no estaba seguro de si reír o llorar. No había manera de que pudiera decirle a esta chica que la persona sentada frente a ella, era la misma a la que adoraba hasta en sus sueños y con la que quería casarse. El Verdadero Aprendiz del Legado del Gran Maestro Píldora Demonio, poseedor de la Llama Ardiente Eterna, Portador del Encantamiento de la Transmutación del Dao de la Alquimia y superestrella del Dominio Sur, el Gran Maestro Píldora Caldero.

Hanxue Shan cambió rápidamente de tema. Ella de repente pensó en el problema. Frunciendo el ceño, dijo: “¿Qué vas a hacer? Si pierdes ante el Gran Maestro Zhou, entonces no hay forma de que puedas obtener una Larva Frígida de Nieve Incluso la abuela no podrá hacer nada al respecto. Además, solo hay dos larvas jóvenes que se pueden criar, y tomará un año. De lo contrario, te ayudaría a conseguir una. Excepto, que no sé cómo criarlas…” Estaba a punto de continuar cuando vio la expresión de Meng Hao, como si algo fuera inaceptable y no estuviera seguro de si reír o llorar.

Esa mirada la molestó. Haciéndola sentir nerviosa. “Bien, olvídalo”, dijo ella. “Si no estás ansioso, ¿qué sentido tiene que yo esté ansiosa por ti?”

Su actitud era algo que Meng Hao nunca había visto antes. Ni Xu Qing o Chu Yuyan habían sido tan impulsivas. Él no pudo evitar observarla de nuevo.

“¿Qué estás mirando?”, Dijo, mirándolo de nuevo. Su joven corazón comenzaba a correr. Sin darse cuenta, se puso de pie un poco más derecha y puso una expresión amenazante.

“Estoy admirando tu belleza”, respondió Meng Hao con una sonrisa y guiñando un ojo.

“Tú…” Su rostro de repente se sonrojó, y su corazón se lleno de pánico. Retrocedió unos pasos, aguantando por un largo momento antes de estallar, “¡Estabas viniendo tras de mí!”

Meng Hao se rascó la cabeza, su sonrisa se hizo más amplia. De repente se dio cuenta de que jugar con esta chica era bastante divertido. Se aclaró la garganta y estaba a punto de decir algo más cuando, de repente, Hanxue Shan habló una vez más, su tono era serio: “La abuelita me dijo que según las reglas del Clan, cualquiera que tenga un ‘encuentro’ con un miembro del Clan de la Nieve Frígida se convertirá en una estatua de hielo! ¡La única otra opción es comprometerte conmigo!”

Meng Hao se quedó boquiabierto de asombro. Esta era la primera vez que había oído hablar de una regla tan ridícula.

“¡Recuerda eso!”, Dijo Hanxue Shan en un tono frío. “¡Me debes un compromiso!” Sus ojos parpadearon con astucia mientras miraba a Meng Hao. Cubriendo su sonrisa con la mano, giró y se alejó. Sus largas piernas, su cintura esbelta y su alegre trasero solo servían para acentuar su juventud, y le dieron un profundo encanto cuando se alejó.

Meng Hao la vio irse, riéndose para sí mismo. Luego volvió a mirar la tarjeta de invitación en su mano, y el nombre de Zhou Dekun escrito en la parte superior con una fluida caligrafía. Mientras lo hacía, su sonrisa se hizo aún más brillante.

Muy bien. Dentro de tres días iré a ver a este Gran Maestro Zhou. Veremos si su Dao de alquimia ha progresado o no durante sus años en las Tierras Negras.” Sonriendo, guardó la invitación, cerró los ojos y se sentó con las piernas cruzadas entre los lotos. Meditó sobre la forma de las flores de loto y buscó la iluminación con respecto a su esencia.

El Gigante Salvaje roncaba suavemente mientras dormía. A un lado, el pobre Gu La estaba descuartizando un poco de carne para alimentarlo cuando se despertara.

Una expresión triste cubría su rostro. Echaba de menos su vida en el Desierto Occidental, y sin embargo, después de escuchar la conversación entre Hanxue Shan y Meng Hao, de repente se llenó con el deseo de ver a este misterioso Gran Maestro Píldora Caldero.

Si tengo que ser un esclavo”, pensó para sí mismo, “debería ser para un Elegido del Dao de la alquimia del Dominio Sur. Eso sería apropiado para alguien como yo, Gu La. Oh, bueno. Es una pena…”

El tiempo pasó, y pronto pasaron los tres días. Hanxue Shan visitó a Meng Hao dos veces durante los tres días, pero cada vez que veía su actitud indiferente, se enojaba. Su última visita fue el tercer día, el día señalado de la competencia. Su cara estaba oscura cuando se acercó, le dio una ficha de jade, y luego se fue sin decir una palabra más.

El deslizamiento de jade contenía la fórmula de una píldora, una simple. Meng Hao podía sentir el Dao de la alquimia de Zhou Dekun dentro de la fórmula de la píldora. Meng Hao no estaba seguro de cómo Hanxue Shan había logrado ponerle las manos encima, pero obviamente quería darle la oportunidad de estudiarlo para no hacer el ridiculo.

Realmente es una chica cálida“, pensó con una sonrisa. Estudió el deslizamiento de jade por un momento antes de transformarlo en cenizas. Luego se puso de pie y voló para pararse sobre la cabeza del Gigante Salvaje. “Esta bien vamos. Quién sabe, tal vez termine dando algunos consejos a Zhou Dekun. Depende de cuánto haya retrocedido su habilidad en el Dao de la alquimia.” De repente el Gigante Salvaje sacudió su cabeza y abrió sus ojos. Pareciendo un poco desconcertado, se puso de pie. Su altura de noventa metros lo hacía parecer una pequeña montaña. Dio un fuerte rugido cuando se agachó, agarró un gran trozo de carne y se lo tiró en su boca.

“Carne…Carne…” gruñó indistintamente. Luego comenzó a avanzar, saliendo del patio.

Las campanas sonaban en la región de la Ciudad Santa de la Nieve. Mientras escuchaban el sonido, los cultivadores cercanos de repente recordaron que hoy era el día señalado en el que Zhou Dekun confeccionaria píldoras medicinales. Inmediatamente, la emoción comenzó a crecer.

En los últimos días, la Ciudad Santa de la Nieve había producido grandes cantidades de tesoros mágicos y una gran variedad de Técnicas de Cultivo, todo con el propósito de reforzar sus defensas para resistir la invasión del Palacio de las Tierras Negras.

Dichos artículos estaban disponibles en base a los logros en la batalla. Debido a su estado anterior como uno de los grandes Clanes de los Nueve Unidos, el Clan de la Nieve Frígida poseía reservas profundas de tales elementos.

Todos sabían que Zhou Dekun iba a confeccionar píldoras para diez personas, según sus logros en la batalla. Las noticias habían causado bastante revuelo. Ahora que las campanas estaban sonando, grandes grupos de Cultivadores acudían en masa a la Plaza Santa Nevada, al este de la ciudad.

Cuando Meng Hao apareció sobre el Gigante Salvaje, fue bastante notorio. Incluso personas a cierta distancia podían ver el enorme cuerpo del gigante.

Murmullos llenaron el aire cuando el Gigante Salvaje avanzó a gran velocidad. No necesitaba volar, un solo salto lo impulsaría cientos de metros hacia adelante.

Meng Hao estaba sentado con las piernas cruzadas sobre la cabeza del gigante, el viento silbaba en sus oídos. Los copos de nieve danzaban en el aire frío. No prestó atención a todos los espectadores; simplemente le transmitió algunas instrucciones silenciosas al Gigante Salvaje mientras cerraba sus ojos.

En el espacio de unas diez respiraciones, abrió los ojos para ver al Gigante Salvaje que saltaba sobre un río helado que atravesaba la ciudad. Luego, llegaron a la Plaza Santa Nevada.

La plaza se había llenado desde hacía mucho tiempo con cientos de Cultivadores, estaban todos apretados densamente en forma de anillos. Al ver al Gigante Salvaje despejaron el camino de inmediato. Cualquiera que haya visto a un gigante de noventa metros corriendo hacia ellos como una montaña, retrocedería sin siquiera pensarlo.

El centro de la plaza estaba vacío. Teniendo en cuenta su estado en la Ciudad Santa de la Nieve, Zhou Dekun obviamente no se sentaría a esperar a nadie.

Tan pronto como el Gigante Salvaje entró en la plaza, el cuerpo de Meng Hao brilló y voló hacia adelante. Los centenares de ojos de los Cultivadores estaban fijos en él mientras se elevaba sobre ellos, con expresión plácida. Fue en medio del completo silencio que pisó el centro de la plaza.

Era casi mediodía; sin embargo, la nieve descendía del cielo como siempre lo hizo, aterrizando en los cuerpos de los espectadores y descansando sobre sus cabellos. Meng Hao los miró con calma mientras esperaba.

“Así que ese es el experto en veneno que intercambiará servicios de confeccion de veneno para conseguir una Larva Frígida de Nieve del Clan de la Nieve Frígida”.

“Si ese tipo estuviera en otra ciudad, podría causar una gran impresión”. Desafortunadamente para él, esta es la Ciudad Santa de la Nieve, y tenemos al Gran Maestro Zhou Dekun “.

“El día de la batalla, el Gran Maestro Zhou había llegado a un punto crítico en su confección de píldoras, y no pudo participar. Es por eso que no tuvo la oportunidad de mostrar el poder de su veneno como ese otro tipo.”

Los espectadores discutieron los asuntos por un corto tiempo antes de que aparecieran cuatro rayos prismáticos de luz. Cuatro personas aparecieron en la plaza, seguidas por docenas de miembros del Clan de la Nieve Frígida.

Uno de ellos era Hanxue Shan, quien miró preocupada a Meng Hao.

En cuanto a las cuatro personas, no eran otros que los cuatro Grandes Ancianos del Clan de la Nieve Frígida. El Primer Anciano se paró allí, tan pequeño como un enano, pero emanando el poder de su base de Cultivo, que parecía suprimir a los Cultivadores circundantes. Al instante lo miraron con intensas miradas de veneración.

El Segundo y el Cuarto Anciano, así como la Tercera Anciana, eran todos expertos en del Alma Naciente. Su apariencia al instante hizo que todos dejaran de hablar.

La expresión de Meng Hao era la misma de siempre. Después de que llegaron los Ancianos, pasaron unas cinco respiraciones antes de que apareciera Zhou Dekun. Caminó hacia la plaza, flanqueado por hermosas mujeres jóvenes, luciendo increíblemente alto.

Todos los Cultivadores de la audiencia lo miraron con expresiones respetuosas, sonrieron y se estrecharon las manos para saludarlo.

“¡Saludos, Gran Maestro Zhou!”

“Muchas gracias por el elixir medicinal que me brindó, Gran Maestro Zhou. Tuve un gran avance en mi base de Cultivo. ¡Todo lo que necesites, lo proporcionaré como pago!”

“Jaja, han pasado unos días desde la última vez que nos vimos, Gran Maestro Zhou. Eres aún más elegante y sofisticado que antes.”

Palabras como estas llenaron el aire, causando que Zhou Dekun sonriera con orgullo. Después de entrar en la plaza, saludó a los cuatro Grandes Ancianos y luego miró arrogantemente hacia Meng Hao.

“¿Cuál es tu nombre?”, Dijo fríamente, luciendo como un alto miembro del Dao de la alquimia.

“Fang Mu”, respondió Meng Hao con una leve tos. Meng Hao miró a Zhou Dekun, y no pudo evitar suspirar por dentro. Él había estado preocupado por el hombre por tanto tiempo, pero por lo que parecía, definitivamente lo estaba haciendo bastante bien.

Al escuchar el nombre de Fang Mu, Zhou Dekun lo miró conmocionado.

Descarga:
<