ISSTH – Capítulo 72

Modo Noche

Pequeño Tigre miraba de cerca de Meng Hao. Había sido un chico travieso, pero después de unirse a la Secta Confianza, había experimentando muchas inimaginables desgracias. En su corazón, se había vuelto tan duro como el hierro. Nadie sabía cuántos Cultivadores había asesinado secretamente.

Miraba a Meng Hao y gradualmente llegó a la conclusión de que realmente no sabía por lo que había pasado recientemente.

“Hermano Meng, en los últimos días, todo el mundo del Cultivo del Estado de Zhao ha estado buscándote. Las tres grandes Sectas han emitido una orden conjunta para tu arresto. Multitud de Cultivadores se han repartido hacia todas las direcciones para cazarte.” Dudó un momento antes de continuar.

La expresión de Meng Hao no cambió en lo más mínimo. Flotaba en el aire, mirando sin palabras a Pequeño Tigre.

“Las tres grandes sectas han ordenado que no debes de ser asesinado,” dijo lentamente. “Puedes ser herido o lesionado, pero no matado.” Todo el tiempo continuó mirando a Meng Hao, incapaz de decir lo que estaba pensando.

“Si lo que estás diciendo es falso,” dijo Meng Hao serenamente, siendo su expresión la misma de siempre, “entonces no me culpes por olvidar nuestros lazos pasados.”

Escuchando esto, Pequeño Tigre dio inadvertidamente dos pasos atrás, con su rostro vacilante.

“Hermano Meng, debes recordar seguramente al Maestro Shangguan de la Secta Interna. Hace dos meses, rodeó los tres condados cercanos al Monte Daqing con un hechizo enorme y horroroso.” Su voz sonó mientras hablaba. Apretó sus puños. “Planea usar la sangre de los mortales de allí para elaborar Píldoras de Sangre para alcanzar la Fundación Establecida. Lo ha estado haciendo por dos meses ya. Con mi base de Cultivo no puedo competir con él, pero vine a intentar salvar a mi padre y a mi madre!”

Meng Hao se quedó mirándole atónito, su cabeza daba vueltas. La furia erupcionó desde dentro de él y una violenta aura de intento asesino empezó a emanar desde él. Sabía que el verdadero objetivo de Shangguan Xiu no era elaborar Píldoras de Sangre, sino atraerle a él.

Su rostro se puso increíblemente serio.

“Shangguan Xiu a involucrado a los mortales de tres condados y el mundo del Cultivo del Estado de Zhao no ha hecho nada para pararle?” la voz de Meng Hao era tan fría como el hielo mientras hablaba. “Alguien realmente cree que su objetivo es establecer una Fundación?”

“Todo el mundo dice que Shangguan Xiu va a por la Fundación Establecida,” dijo Pequeño Tigre, “y que intencionadamente ha cogido los tres condados alrededor de Monte Daqing debido al signo de buen augurio que apareció allí hace años. Con Píldoras de Sangre de Espíritu, puede fácilmente avanzar hacia la Fundación Establecida. En el pasado, las tres grandes sectas nunca le habrían permitido hacer algo así, pero justo ahora están buscando la zona de meditación del Patriarca Confianza. Esto es por lo que ellos han enviado a todo el mundo a buscarte y han ignorado lo que está pasando aquí. Ellos no quieren tener que lidiar con problemas extras. Más aún, Shangguan Xiu no es una persona ordinaria. He investigado y he encontrado que él procede de la Ciudad Vía Láctea. Aparentemente, las tres grandes Sectas intentaron interferir al principio, pero entonces se hicieron a atrás por alguna razón.”

Meng Hao escuchó tranquilo, entonces empezó a sonreír, con  una sonrisa oscura y fría. El intento asesino que ya existía dentro de su corazón superó de lejos al intento asesino que había sentido en el pasado hacia Wang Tengfei o incluso a Ding Xin. La intensidad de su deseo de matar hizo que su Mar Central se agitara. Era más fiero que nada de lo que hubiera sentido en sus veintiún años de vida.

“Shangguan Xiu….” Meng Hao giró y miró hacia el Monte Daqing. Movió su ancha manga y Pequeño Tigre voló hacia el valioso abanico, con una mirada de asombro en su rostro.

“Hermano Meng, que ocurre?” preguntó Pequeño Tigre, con su respiración acelerándose.

“Nos vamos al Monte Daqing. Si lo que has dicho es cierto, entonces bien. Pero si me has mentido, entonces nunca más tendrás que preocuparte de que la gente te persiga después de que consigas algún tesoro.” El valioso abanico se agitó y entonces salieron disparados.

Pequeño Tigre estaba quieto, sin nada más que decir. Plantado en el valioso abanico, cerca de Meng Hao, con una mirada en conflicto en sus ojos. Pronto la mirada desapareció, reemplazada por determinación.

No les tomó mucho tiempo antes de que el Monte Daqing se alzara en frente de ellos. Meng Hao no cargó hacia allí directamente. El valioso tesoro se paró y aterrizaron en el suelo. Justo delante, todo estaba envuelto por un aura roja brillante. Parecía que por fuera del aura, cada quinientos kilómetros, un Cultivador en túnica negra estuviera sentado con las piernas cruzadas, meditando.

Había unos doce más o menos, y parecían estar sustentando la base del hechizo que rodeaba los tres condados.

Lejos, en la cima de la montaña, había alguien sentado con las piernas cruzadas en meditación.

En los condados bajo la montaña, todo estaba quieto. Escasos hilos de Qi de Sangre subía por ellos.

La intención asesina de Meng Hao se hizo más fuerte. Dando una respiración profunda, quitó las limitaciones que había puesto en Pequeño Tigre.

“Cuando te llame por tu nombre, debes venir,” dijo Meng Hao lentamente. Entonces caminó hacia delante, su cuerpo silbaba en el viento mientras emanaba un aire frío como el hielo.

“Wang Youcai no está muerto,” soltó Pequeño Tigre. Meng Hao le ignoró y aceleró hacia delante.

Pequeño tigre le vió desaparecer, entonces suspiró y se sentó silenciosamente a meditar. Había investigado a Meng Hao adicionalmente a Shangguan Xiu. Sabía que Meng Hao no tenía familia directa en el Condado de Yunjuie y que Shangguan Xiu estaba usando esta magia de sangre específicamente para hacerle salir.

“Hermano Meng, solo quiero salvar a mi padre y a mi madre, si tú lo logras, entonces tendré una gran deuda contigo.” Miró hacia arriba, con complejas emociones pasando por sus ojos.

Meng Hao salió disparado hacia el aura roja como la sangre. Pequeño Tigre, aunque joven, era listo y había estado correcto en sus suposiciones. En cuanto a Meng Hao, había sido siempre inteligente. A parte del hecho de fallar como escolar, había pasado por una serie de bautismos en la Secta Confianza. Después de todo lo que había experimentado antes y después, como no podía ver a través del verdadero propósito de su oponente?

Shangguan Xiu había puesto una trampa para él. Pero cómo podía no ir? Aunque no tuviera familia directa en el Condado Yunjie, era su hogar. Sus memorias de infancia estaban allí, y eran bellas.

Shangguan Xiu estaba totalmente carente de conciencia y sus acciones ofendían a Meng Hao hasta los huesos. Su deseo de matar se elevaba a alturas incalculables.

Incluso aunque estuviera arriesgándose a morir, incluso aunque estuviera jugando en la mano de Shangguan Xiu, Meng Hao sabía que en la vida, hay algunas cosas que un hombre debe de hacer….  Incluso si es peligroso, debe de ir igualmente.

El miedo y la duda no eran para los verdaderos hombres.

Su intención asesina nunca había sido tan fuerte, su deseo de matar nunca había sido tan intenso. No podía ser eliminado por la muerte de una persona, sino por la de todas las personas envueltas en el mantenimiento del hechizo de sangre.

“En mis años de Cultivo, hay gente a la que no he matado. No porque no pudiera, sino porque no quise.” Su velocidad se incrementó, sus ojos brillaban con muerte, pero su corazón estaba tranquilo. Por ahora, había alcanzado el área del hechizo de sangre. Salió disparado hacia un Cultivador en el sexto nivel de Condensación Qi que estaba sentado allí meditando.

Vestía túnicas negras y aparentaba estar entre los veintiséis o veintisiete años de edad. Mientras Meng Hao cargaba hacia él, abrió sus ojos. Asombrado, levantó su mano, pero en ese instante, Meng Hado, con su expresión facial fría y llena de muerte pasó sobre él.

Había una espada en la mano de Meng Hao. Detrás de él, una cabeza salió volando por el aire, su rostro lleno de confusión. El cuerpo cayó al suelo.

El olor a sangre llenó el aire. El cuerpo se retorció unas cuantas veces y después se paró.

No había grito de dolor, ni lucha. Para Meng Hao, había sido tan simple como matar un pollo. Como había dicho, no era que no pudiera matar, solo que no quería.

“Cuando intentas cortar la cabeza a un pollo,” dijo Meng Hao para sí mismo, “ normalmente ponen un poco de lucha. La gente, normalmente, lucha aún más fuerte. Pero sin una cabeza, no llegan a ser el equivalente a un pollo. Sin mirar hacia el cuerpo detrás de él, se movió con sus ojos llenos de intención asesina.

Se movió rápidamente y, en poco tiempo, otra figura con las piernas cruzadas apareció en frente de él. Este persona claramente no había sentido la muerte de su compatriota: seguía sentado meditando allí, manteniendo el hechizo.

No tuvo oportunidad ni de abrir sus ojos antes de que su cabeza volara de su cuerpo.

“Shangguan Xiu, me has forzado a matar. Muy bien… hoy mataré a todo en frente mío. Apareció la espada de madera en su  mano, enviando gotas de sangre volando hacia todos lados, después se desvaneció.

Debido a la muerte de dos Cultivadores, habían aparecido ondas en el hechizo de color rojo. Este giro sorprendió al resto de gente que estaba manteniéndolo; uno tras otro, abrieron sus ojos y se plantaron, mirando a su alrededor cautelosamente.

Mientras tanto, en la cima de la montaña, los ojos de Shangguan Xiu se abrieron parpadeando. Brillaban mientras miraba hacia lo que estaba ocurriendo bajo.

El Qi de Sangre parecía haberse hecho más grueso, pero no podía ver claramente qué estaba ocurriendo. Frunció el ceño y gruñó. Levantó su mando derecha y apareció un Globo de sangre del tamaño de una cabeza humana. El Qi de sangre se arremolinó dentro. Con el movimiento de una manga, envió al Globo de Sangre disparado hacia abajo del Monte Daqing, donde se estampó contra el hechizo de color sangre con una explosión que resonó.

El hechizo de color sangre estaba haciéndose más débil. De pronto, un chillido agudo se pudo escuchar, sonando desde dentro del hechizo, difícil de describir, parecía estar lleno de dolor.

Momentos después, sonó otro chillido. Este sonido venía claramente desde otra persona, pero era igualmente espeluznante, Shangguan Xiu frunció el ceño. Mirando hacia el hechizo de color rojo, parecía haberse reducido casi a la mitad  y que estaba algo turbio.

Una tercera persona gritó, después una cuarta, casi al mismo tiempo. Más gritos se escucharon una y otra vez, hasta que finalmente, el hechizo de color sangre estaba completamente translúcido. Shangguan Xiu miró hacia abajo para ver…. a una docena de cuerpos sin cabezas.

Sus ojos se entrecerraron y su cuerpo se giró. Allí, en un pequeño camino de montaña, vistiendo una túnica escolar azul, estaba Meng Hao. Estaba salpicado de sangre y trozos, y aunque parecía algo frágil y débil, caminó lentamente subiendo la montaña, con un rostro inexpresivo.

En sus manos, llevaba una docena de cabezas cortadas. Shangguan Xiu le miró mientras se aceraba. Meng Hao lanzó las cabezas hacia delante, golpeando en el suelo en frente de Shangguan Xiu, quien entonces movió su manga, dispersándolas todas.

“Tu turno,” dijo Meng Hao, su voz ronca. Normalmente no quería matar, pero hoy, lo había hecho.

<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>

  • Que genial!!!
    muchas gracias no puedo esperar por el capitulo de mañana xD

  • Que genial!!!
    muchas gracias no puedo esperar por el capitulo de mañana xD

  • Que genial!!!
    muchas gracias no puedo esperar por el capitulo de mañana xD

  • sergioGM

    OHH qué capítulo más bueno xD

  • sergioGM

    OHH qué capítulo más bueno xD

  • sergioGM

    OHH qué capítulo más bueno xD

  • hernan fontela

    gracias

  • hernan fontela

    gracias

  • hernan fontela

    gracias