LHP – Capítulo 100

Modo Noche

Capítulo 100 – Dudas de Yao Han

 

Cuando Zhang Xuan todavía estaba en el Gremio de Boticarios, Zhao Ya regresó a su vivienda.

–Finalmente, ¡puedo resolver este problema mío!

Sosteniendo la hierba medicinal que el Maestro Zhang le dio en sus manos, su excitación era evidente en su rostro limpio de color blanco jade.

La incomodidad la había estado torturando desde la infancia, y ya no podía soportarlo más. Al escuchar que había una solución a su problema, ya no podía quedarse quieta.

–Tengo que moler esta hierba medicinal en polvo antes de tragarla con agua…

Justo cuando estaba a punto de encontrar algo para moler la hierba medicinal, oyó pasos y el mayordomo Yao Han se acercó furtivamente.

–Joven Maestra, me iré… Nadie te ha traído ningún problema, ¿verdad?

Después de ofender al nieto del Anciano Shang Chen y pelear con varios maestros en la academia, decidió abandonarla para evitar problemas innecesarios. Al ver que ya era hora de que terminaran las clases de Zhao Ya, regresó a buscarla.

–¿Traerme problemas? ¿Quién me traería problemas?– Zhao Ya miró a Yao Han, –Digo, tío Yao, deberías dejar de ser tan sensible. El Maestro Zhang realmente me trata bien y en realidad él es un maestro capaz ¡Por favor deja de molestarlo!

Sabía que el mayordomo de su padre no confiaba en Maestro Zhang, por lo que trató de convencerlo de lo contrario.

–¿Te trata bien? Hmph, Joven Maestra, has estado viviendo en la ciudad desde joven, por lo que nunca has visto cuán vil puede ser el corazón de un ser humano…– gruñó Yao Han. Antes de que pudiera terminar sus palabras, sus ojos se encontraron con la hierba medicinal en las manos de Zhao Ya. Todo su cuerpo se congeló antes de comenzar a temblar incontrolablemente.

–Joven Maestra… Esa hierba medicinal en tus manos… ¿De dónde sacaste eso?

–¿Esta?

Bajando la cabeza para determinar qué estaba mirando Yao Han, Zhao Ya levantó la hierba medicinal y dijo:

–El Maestro Zhang me dio esto. Me he sentido mal recientemente, ¡así que me pasó esto para que lo muela y lo consuma!

–¿El Maestro Zhang te dio esto? ¿Cómo es posible? ¿Cómo puede un maestro pobre como él…– Yao Han no podía creer la situación que se desarrollaba ante él.

–¿Qué sucede, tío Yao. ¿Hay algún problema con esta hierba medicinal?– Zhao Ya sabía que la otra parte era de carácter confiable y que tenía que haber una razón para esa expresión suya.

–No, no es que haya algún problema con la hierba, pero es… ¡muy valiosa! Si no me equivoco, esto es… ¡Hierba Madre del Sol Congelado!– Yao Han exclamó.

–¿Hierba Madre del Sol Congelado?– Zhao Ya estaba perdida.

–Es la Hierba Madre del Sol Congelado. Sus efectos son diez veces mayores que los de las Hierba del Sol Congelado. Las Hierba del Sol Congelado no son valiosas, ¡pero esto es extremadamente caro! En aquel entonces, cuando viajaba por el reino junto a la ciudad ¡Una vez había visto una y un solo tallo tenía un precio de más de cien mil monedas de oro!

Al escuchar lo valiosa que era la hierba, Zhao Ya se sorprendió.

–Tío Yao, ¿no estás… equivocado?

–No me equivoco, ¡esta es definitivamente la Hierba Madre del Sol Congelado! ¡Es la hierba medicinal más valiosa que jamás haya visto, así que tengo una profunda impresión de ello! ¡Cómo puedo estar equivocado al respecto!– Yao Han lo miró otra vez para confirmar su conjetura.

–¿Hierba Madre del Sol Congelado? ¿Cien mil monedas de oro?

El delgado cuerpo de Zhao Ya tembló.

–Dijiste… que Zhang Xuan… ¿El Maestro Zhang te lo dio?

Yao Han no se atrevió a creerlo. Mientras hablaba, incluso cambió su método de dirigirse a la otra parte, desde Zhang Xuan a Maestro Zhang.

¿No es él el peor profesor de la academia? ¿No es su salario el más bajo entre los maestros?

Para simplemente regalar una hierba medicinal tan valiosa…

–¡En efecto!– Zhao Ya asintió con la cabeza.

En aquel entonces, cuando el Maestro Zhang le pasó la hierba, se la arrojó casualmente como si no fuera nada valioso. De hecho, ni siquiera estaba empaquetado, así que todo el tiempo, pensó en eso como tal…

¡Cien mil monedas de oro! Eso es suficiente para comprar una residencia en la capital.

Además, una enorme.

Cuando otros presentaban un obsequio, hacían un gran alboroto para que todo el mundo supiera lo valioso que era su regalo. Sin embargo, este Maestro Zhang creó una técnica de cultivo solo para ella y le obsequio un regalo tan caro sin exigir crédito por ello. Él era completamente indiferente al respecto y si no fuera porque el tío Yao reconocía la hierba, ella simplemente la habría tratado como algo sin valor y la habría consumido así…

Zhao Ya se sintió conmovida y sus ojos se enrojecieron levemente.

–No puedo aceptar esto. ¡Es demasiado valioso!

El delgado cuerpo de Zhao Ya se enderezó y la resolución apareció en sus ojos.

Esperaba resolver el problema que la atormentaba, pero como estudiante, ¡no podía soportar recibir continuamente de su maestro sin pagarle!

Por lo general, eran los estudiantes quienes les daban regalos a sus maestros para complacerlos. Sin embargo, el Maestro Zhang les había dado tanto a ellos. Una cosa era que no lo supiera, pero ahora que se había dado cuenta, ¡no sería humana si aceptaba sus dotes con indiferencia!

–Tío Yao, ¿cuánto dinero tienes contigo?– Zhao Ya se dio la vuelta y preguntó.

–¡Solo veinte mil!– Yao Han hojeó sus bolsillos y recuperó varios billetes.

Él podría ser el mayordomo de la ciudad de Baiyu, pero esta vez su misión fue acompañar a la Joven Maestra a la academia, por lo que no trajo mucho dinero.

–¡Dámelo!– Agarrándolo, Zhao Ya no dudó y salió corriendo.

Sintiéndose inquieto, Yao Han rápidamente siguió detrás ella.

Pronto, llegaron al salón de clases, pero nadie estaba a la vista.

Tampoco había nadie en el dormitorio de Zhang Xuan.

Al ver a la Joven Maestra en pánico, Yao Han utilizó algunas de sus conexiones y rápidamente, se le informó que el Maestro Zhang estaba en el Gremio Boticario.

Antes de irse, Zhang Xuan no intentó ocultar su destino. Como mayordomo de la Ciudad de Baiyu, era normal que él tuviera tales conexiones para reunir información.

–¿Gremio Boticario? ¿Podría ser que… El Maestro Zhang compró esta hierba medicinal allí?

Zhao Ya apretó su puño. Después de un momento de vacilación, apretó los dientes de jade y dijo: –¡Tío Yao, vamos a buscar a Maestro Zhang!

Si no le pasaba el dinero a la otra parte, se sentiría demasiado avergonzada para aceptar esta hierba.

Si alguien la tratara tan desinteresadamente, ella le haría lo mismo a él.

¿Cómo podría ella, Zhao Ya, consumir una hierba medicinal tan costosa con indiferencia ahora que sabía de su valor?

Pronto, llegaron al Gremio de Boticarios.

Ahora que estaban aquí, era fácil encontrar noticias sobre él. No pasó mucho tiempo para que el dúo encontrara a Wen Xue, quien todavía tenía una horrible expresión en su rostro.

–¿Quieres decir… que el Maestro Zhang está tomando los exámenes de aprendiz de boticario?

–¿Maestro Zhang? ¿Estás diciendo que el Playboy… Zhang Xuan es un Maestro?– Wen Xue estaba desconcertada. Después de un momento, ella se recuperó y asintió con la cabeza.

–¡Sí, actualmente está tomando el examen de aprendiz de boticario!

–¿Aprendiz de boticario?

Zhao Ya y Yao Han intercambiaron miradas.

La incredulidad fue especialmente evidente en la cara de Yao Han.

–Un aprendiz de boticario tiene que memorizar las propiedades de las hierbas medicinales y hay al menos cien mil que deben recordar para el examen. Sin varios años de estudio, es imposible pasar el examen…

Zhao Ya podría no saber demasiado sobre boticarios, pero como el mayordomo de la Residencia del Señor de la Ciudad Baiyu, Yao Han lo sabía muy bien. Naturalmente, comprendió la dificultad de convertirse en aprendiz de boticario.

¿Un maestro joven e incapaz fue a tomar el examen de aprendiz de boticario?

–Probablemente falló… sé que este examen es difícil…– Yao Han no pudo evitar preguntarle.

–¡Inicialmente, al principio, compartí tus pensamientos!– Al recordar el hecho anterior, Wen Xue todavía se sentía incrédula. Se mordió los labios y dijo malhumorada:

–Hay tres rondas para los exámenes de aprendiz de boticario. La primera ronda es Papel escrito y no solo pasó, incluso logró un puntaje perfecto. ¡Actualmente, está pasando por la segunda ronda!

–¿Puntuación perfecta?– El cuerpo de Yao Han se tambaleó.

El primer examen evaluó la comprensión de un candidato de los rasgos y propiedades de las hierbas medicinales. Muchas personas se encontraron detenidas por esta barrera. Sin embargo, este maestro a quien siempre había considerado una basura pasó con éxito el examen, logrando incluso un puntaje perfecto…

Para regalar casualmente a alguien una hierba medicinal por un valor de cien mil monedas de oro, inducir a la Joven Maestra a convertirse en su alumno tan voluntariamente y lograr una puntuación perfecta en la primera ronda del examen de aprendiz boticario…

¿Es él realmente la basura que cuentan aquellas leyendas?

Por primera vez, Yao Han dudó de los rumores que circulaban por el exterior.

Descarga: