RW – Capítulo 431

Modo Noche

Capítulo 431: Del Reino del Alba

Aparte de la nueva y mejorada ametralladora, Roland también planeaba desarrollar un rifle para largo y mediano alcance. No necesitaba fabricar muchos, 100 serían suficientes. El rifle tendría el mismo calibre que la ametralladora pesada, y podría transformarse fácilmente en un rifle de francotirador instalando solo una mira.

De esa manera, podría seguir fabricando armas tipo revolver y balas negras sin desperdiciar en variedad de productos..

Durante una batalla, los soldados podían usar la artillería de campo para suprimir fuerzas enemigas de entre 800 y 1000 metros, ametralladoras entre 500 y 800 metros, los francotiradores podrían ocuparse de los enemigos a menos de 500 metros, y los rifles de revolver podrían utilizarse para eliminar enemigos dentro de los 200 metros. Por lo tanto, en teoría, podía asegurarse de que cada centímetro del campo de batalla estaría cubierto.

Por supuesto, probablemente tomaría tres o cuatro meses equipar a su ejército con todo el arsenal de armas que planeaba fabricar. Probablemente no sería capaz de completarlo antes del ataque de primavera. Por lo tanto, necesitaba otra arma, un Barco cañonera de río poco profundo equipada con un cañón de 152 mm. Con uno bastaría para presionar a los enemigos cuando lanzara su ataque.

Roland sentía que tenía más responsabilidades sobre sus hombros que antes. Pensó acerca de la ceremonia después de los Meses de los Demonios, y en la unificación de toda la Región Oeste, así como la nueva población que tendría después de derrocar a Timothy. Incluso deseo que el tiempo no se fuera tan rápido y que los Meses de los Demonios no terminarán pronto.



El paisaje comenzó a cambiar en la Región Oeste.

Otto Luoxi alzó las persianas y miró por la ventana. El cielo y la tierra estaba completamente combinados. El cielo estaba cubierto por una densa nieve nieve que caía al suelo en remolinos por el viento y se mezclaban en el vasto lienzo de blancura.

Parecía que la nieve nunca cesaría. Donde quiera que miraba los últimos dos días solo podía ver montones de nieve cubriendo el suelo, rocas y bosques. Si no sintiera el movimiento del barco hubiese pensado que no seguían en el río.

“Baja las persianas.” El capitán le gruñó. “Sal a la cubierta si realmente quieres ver el paisaje. A nadie le importará.”

No se tomó personal las palabras del capitán, cerró las persianas y le preguntó: “Siempre se ve asi aqui?”

“Por supuesto, crees que estaba exagerando?” El capitán le dio sorbo a su botella de vino y dijo: “Cada año, durante los Meses de los Demonios, la Región Oeste queda completamente aislada por la nieve. No hay forma de llegar aquí excepto a través del río Agua Roja. Es más puedo usar mis dedos para contar cuántas personas en toda la Ciudad del Rey estarían dispuestos a traerte aquí con este terrible clima. Bueno, también tienen que tener un barco.” dijo, mientras dejaba escapar un eructo. “Así que cinco royales de oro es un buen trato. Entiendes?”

“Es un poco caro, pero no regatee contigo cuando pague”, dijo Otto sonriendo.

“Eso suena mejor”. El capitán le paso su botella y le dijo: “Bebe un poco. Te calentará.” Se limpió la boca y continuó: “Había una vez un comerciante que quería comprar mercancías de la región Oeste más rápido que nadie, pero no quería pagar un poco más por la tarifa, así que le pidió a las ratas de la Calle Negra que lo transportaran. Sabes que paso? Ese tipo fue asesinado a mitad del camino. Esos mercenarios que trajo con él eran basura. Todos terminaron alimentando a los peces.”

“Eso fue… muy desafortunado.” Otto tomó la botella, pero no bebió del vino. En vez de eso, se quitó los guantes y sostuvo la sostuvo en sus manos. Realmente no se sentía cómodo compartiendo tragos con otros de la misma botella.

“Obtienes lo que pagas. Es una regla universal. Siempre hay gente que cree que puede salirse con la suya. Nunca se le ocurrió que si las ratas le dieron un precio bajo, como es que nosotros seguimos en el negocio? Por cierto, cuál es su negocio en la Región Oeste? No me culpes por no recordárselo. Antes había joyas y pieles en este maldito lugar, pero ahora no puedes conseguir nada de eso.”

“En serio?” preguntó Otto, fingiendo estar interesado. “Hasta donde sé, no se ganaban la vida con esos negocios? Que paso, todas la personas de la región Oeste ahora se han convertido en bandidos?”

“Esto es noticia vieja” El capitán encendió su pipa con el fuego del carbón e inhaló profundamente. “Desde que el príncipe Roland tomó posesión de la Ciudad Frontera, la Región Oeste es extraña. Sabes que el pueblo es bien conocido por sus pieles y joyas, pero nadie sabe qué demonios está haciendo el principe en su territorio. Ahora sólo hay importaciones pero no exportaciones. Algunas joyas todavía se venden en la fortaleza Longsong, pero los nobles tiene sus maneras específicas de conseguirlas. No puedes meterte en esos asuntos.”

“Sólo importaciones pero no exportaciones?” No pudo creer lo que escuchaba, por lo que repitió atónito.

“Sí. Aunque no puedas comprar productos locales, las ventas son bastante buenas. Además puedes vender de todo, desde comida, ropa, telas y hasta artículos en general. Nadie sabe de dónde sacó el príncipe Roland tantos royales de oro.” El capitán exhaló un poco de humo y concluyó: “Es muy probable que regreses con las manos vacías esta vez.”

Otto puso una mirada despreocupada sin dar ninguna respuesta. De hecho, no le importaba realmente si ese viaje no era fructuoso, ya que su único propósito era conocer al Señor de Ciudad Frontera. Sin embargo, debido a la relación hostil entre Roland y Timothy, tuvo que ir disfrazado de comerciante para llegar a la frontera en secreto.

Antes de partir, ya había llevado a cabo una investigación exhaustiva de su destino.

Dado que era Ciudad Frontera era insignificante para los vecinos. Inicialmente solo había sido construida con el propósito de monitorear a las bestias demoníacas que quisieran atacar, pero más tarde se transformó en una ciudad donde los residentes se asentaron. De las observaciones en los territorios otorgados a los príncipes, se creía que el príncipe Roland era el menos favorito del rey, y había sido abandonado a su suerte en la frontera.

Sin embargo, la verdad es que no sólo logró establecerse en la Región Oeste, sino que también se convirtió en una gran amenaza para el nuevo rey. Eso fue lo que más tenía confundido a Otto. Si el príncipe Roland era un hombre capaz, en qué se basaba su infamia y cómo se había puesto en una posición tan desesperada?

Según su información, el ascenso de Roland Wimbledon había sido increíble.

De hecho, era como si el príncipe hubiera sido desterrado a Ciudad Frontera hace un año, sin estar acompañado por guardias y ministros. Hasta los caballeros enviados con él fueron encomendados por el rey. Por lo que era casi imposible que lograra forzar a la nobleza local a someterse a sus control con recursos tan inadecuados, sin mencionar la implementación de sus políticas. Por lo que mucha gente trato su llegada como una broma.

Sin embargo, el príncipe Roland derrotó al duque Ryan y conquistó la fortaleza Longsong, convirtiéndose en el verdadero gobernante de la Región Oeste en apenas seis meses.  Muchos rumores sobre la batalla se esparcieron entres las masas. Algunos creían que el duque fue asesinado durante una rebelión interna, mientras que otros creían que había caído de su caballo, razón por la cual los caballeros no pudieron competir contra un grupo de mineros.

Roland aseguró así su posición como gobernante de la Región Oeste. Las guerras inducidas por el Decreto Real sobre la Selección del Príncipe Heredero se intensificaron cada vez más. Con la muerte del Príncipe Gerald y la Princesa García en sucesión y la desaparición de la Princesa Tilly, las ciudades del Territorio Sur y la Región Este fueron devastadas por el caos constante. Sólo la Región Oeste logró mantenerse tranquila y pacífica.

Esto ciertamente no se debió a la benevolencia del nuevo rey, al contrario los ejércitos del rey Timothy nunca regresaron. Otto tenía curiosidad sobre lo que Roland había hecho para fomentar a esos feroces soldados.

“Capitán, Ciudad Frontera está justo en el frente.” El marinero abrió la puerta de la cabina y le informó “Ya casi llegamos.”

“Ah, por fin!” El capitán golpeó su pipa y gritó ”Bajen las velas, alcen la bandera y dile a los guardias que estamos aquí! Voy a ir a tomar a una taberna por un buen trago” Miró a Otto y le recordó “Oye no olvides tu equipaje. Te veo en una semana. No te esperaré si llegas tarde.”

Otto se encogió de hombros, sin mostrar objeciones.

De todos los rumores sobre el príncipe Roland, el que más importancia tenía era que el príncipe se había entregado al demonio y estaba contratando brujas en secreto. Se creía que esa era la verdadera razón por la que fue capaz de aplastar rápidamente al duque y ocupar toda la Región Oeste, la evidencia era la iglesia quemada en la fortaleza, el asesinato del sacerdote y la expulsión de los creyentes.

Llegó con la esperanza de reafirmar ese rumor.

A Otto no le importaba si el príncipe estaba a favor del demonio o contratando brujas, siempre y cuando el príncipe estuviera del lado opuesto de la iglesia.

En ese sentido, Roland era más benéfico para el Reino del Alba que Timothy.

La cabina se estremeció, el barco por fin llegó al muelle.

Descarga:
<