SOTR – Capítulo 36

Modo Noche

Capítulo 36: Quejarse con Su Majestad

 

El Tambor del Dragón Impactante fue martillado diez veces seguidas y la Campana del Dragón que Despierta resonó nueve veces delante del Salón Imperial Aurum.

Jiang Chen entró y se dirigió hacia el vestíbulo con grandes zancadas después de la ronda de sonidos de tambor y campana. Despejando el camino con el medallón del dragón grabado, los guardias ceremoniales le dejaron pasar sin problemas.

Bajo la mirada sorprendida y asombrada de una reunión entera de funcionarios civiles y militares, Jiang Chen dio grandes pasos frente al trono, y comenzó a llorar su inocencia después de pagar su adoración al rey: “Su Majestad, este servidor perseveró durante diez años y estudió diligentemente los temas civiles y militares. El cielo y la tierra pueden dar testimonio de mi corazón de pura lealtad. Por desgracia, este servidor se ha topado con los canallas de su vida, y así me han hecho sufrir una grave injusticia. Este servidor no tiene ningún otro lugar para pedir una reparación y sólo puede venir a Su Majestad para presentar su caso. Su Majestad es benevolente y moral, y seguramente puede tomar una decisión en nombre de este servidor.”

“Ministro Jiang, ¿Qué asunto le ha causado tal desolación? Cuéntanos de los males que ha sufrido.” A pesar de que Lu Oriental sabía que Jiang Chen estaba bajo sospecha de haber cometido un acto, Jiang Chen había sido puesto imperceptiblemente en el mismo barco que Lu Oriental dada la situación actual en la capital. Lu Oriental no tuvo más remedio que jugar un poco.

“Los hechos del asunto son, este sujeto…” Jiang Chen inmediatamente repasó todo el tema desde el principio hasta el final, y naturalmente no dejó de exagerar las cosas un poco en varias áreas cruciales. En general, la punta de lanza se dirigió a Du Ruhai.

Era irreprochable en este asunto y la razón estaba de su parte. Por lo tanto, él no sentía absolutamente ninguna presión en hacer un alboroto.

Lu Oriental meditó profundamente por un rato después de escucharlo, “Si es realmente como usted dice ministro Jiang, entonces usted ha sufrido de verdad una grave injusticia. Sabemos de este asunto ahora, pero como con todas las cosas, sería imprudente escuchar sólo un lado. También nos gustaría escuchar lo que el lugar de las Pruebas tiene que decir.”

“¡Su servidor está dispuesto a enfrentar a Du Ruhai cara a cara!”

La personalidad de Jiang Chen era la de que uno que siempre tenía que ganar algunos puntos, incluso si estaba siendo irrazonable, sin mencionar que estaba totalmente dentro de la razón esta vez.

Además, Du Ruhai realmente lo había enfurecido esta vez. Jiang Chen ya había determinado que lucharía hasta el último suspiro con Du Ruhai.

En este momento, Du Ruhai también entró a lamentarse. Él se estaba limpiando el moco con una mano y las lágrimas con la otra. Añadiendo la impresión de cinco dedos en su rostro, y que también convenientemente arrancó su moño en el camino para hacerse ver desaliñado y desvelado…

Le dio a otros una sensación muy desolada cuando entró así.

“Este Du Ruhai es un viejo zorro astuto, sus habilidades de actuación están un paso más adelante que las del niño Jiang Chen.” Algunos ministros y funcionarios pensaron en privado.

Uno tenía que admitir que la actuación de Du Ruhai era más consumada y exquisita que la de Jiang Chen. Ojos agraviados, movimiento desolado, y un cuerpo lleno de desordenado pelo y ropa. Todo su cuerpo era un acto.

“Su Majestad, este viejo sujeto ha sufrido injusticias.” La cabeza de Du Ruhai golpeó el piso, su trasero levantado en el aire mientras las lágrimas fluían abajo como un grifo abierto.

“Ministro Du, levántate y habla.” Lu Oriental no podía tratar bien a una persona y tratar a otra pobremente frente a sus súbditos reunidos.

Jiang Chen no se comportó atrozmente en el Salón Imperial Aurum. Se paró a un lado fríamente, observando a Du Ruhai poniendo un duro esfuerzo en su actuación. El corazón de Jiang Chen estaba lleno de frío desprecio y estaba lleno de desdén por los pequeños payasos locos como Du Ruhai.

“Su Majestad, este viejo sujeto desea demandar que este Jiang Chen está completamente sin ley y orden. Él causó una gran perturbación en el lugar de las Pruebas del Dragón Oculto, golpeó al organizador e incluso se atrevió a tentar a la princesa Gouyu para destruir las reglas establecidas por los antepasados. Su majestad, este mocoso ya había actuado salvajemente durante los Ritos de Culto Divino, y ahora insulta los escritos de los antepasados. Los crímenes de este padre e hijo de Jiang son realmente atroces, y su súbdito pide respetuosamente que Su Majestad apruebe un juicio para aniquilar al clan familiar Jiang.”

Dado que ahora estaba en su posición actual, Du Ruhai poseía algunos esquemas políticos en sus mangas. Él naturalmente sabía cómo alimentar las emociones, cómo generar la ira pública, cómo agregar sal a la herida, cómo enmarcar a otros, y cómo fijar una etiqueta en los demás, especialmente con el fin de dar los toques finales a la sentencia de muerte del padre e hijo Jiang.

Sin embargo, en la multitud de sus planes, nunca había calculado que Lu Oriental había catalogado desde hacía mucho tiempo al padre y al hijo de Jiang como parte del lado real.

Su actuación aquí no sólo no alimentó ninguna emoción correspondiente de Lu Oriental, sino que dio lugar a un poco de mayor precaución contra Du Ruhai.

Mientras que entre la multitud de funcionarios reunidos, las emociones de algunos viejos se habían vuelto un poco inquietas gracias a las maquinaciones de Du Ruhai.

Todos eran viejas antigüedades y ya se habían sentido bastante afectados por el hecho de que Jiang Chen, por suerte, había escapado de ser asesinado de la muerte después de su atroz comportamiento durante los Ritos. Pensaron que era un mal presagio.

Y ahora, Jiang Chen ni siquiera había lamido adecuadamente sus heridas antes de causar una gran perturbación en el lugar del las Pruebas del Dragón Oculto, y había desafiado los escritos de los antepasados. A sus ojos, esto era una alta traición y un crimen monstruoso.

“Su Majestad, el padre y el hijo de Jiang son demasiado presuntuosos, ¡Y su comportamiento no puede ser tolerado!”

“Yo también estoy de acuerdo, ¡No podemos facilitar el crecimiento de esas tendencias malsanas!”

Dos vejestorios con barbas blancas habían saltado rápidamente hacia fuera para hablar.

Jiang Chen echó un vistazo a estos dos vejestorios y luego miró al duque del Altísimo Dragón que estaba de pie pensando profundamente.

El duque del Altísimo Dragón llevaba una expresión tranquila e indiferente, como si este negocio no tuviera absolutamente nada que ver con él. Pero en realidad, Jiang Chen podía estar seguro de que debía haber estado controlando todo para que el asunto hubiera progresado a este estado.

Du Ruhai poniendo en un acto y quejándose, dos vejestorios que agregan el combustible a la llama, y un equipo de seguidores que juegan un rol hostigante.

Los presentes eran todos pesos pesados en el Reino Oriental. Si hubiera aquellos que pertenecieran al lado del duque del Altísimo Dragón, entonces definitivamente aquellos protestarían contra él.

“Su Majestad, este viejo sujeto siente que falta algo importante después de escuchar a Jiang Chen y Su Excelencia Du. ¿Por qué no darles una oportunidad para que ambos ofrezcan una explicación, respectivamente, y limpiar su propio nombre? Si Jiang Chen estaba equivocado, entonces la ley de la tierra no le perdonará. Pero si alguien verdaderamente se atreve a engañar y causar travesuras en las Pruebas del Dragón Oculto, ¿No es eso también un acto de provocación contra los escritos de los antepasados? Estos viejos súbditos sienten que no podemos causar el mal a un hombre bueno, y no podemos dejar a ningún villano escapar. Este asunto debe ser manejado de una manera justa y abierta para dar a ambas partes una explicación satisfactoria.” Esta persona era obviamente un firme partidario de la familia real y había dado un paso adelante para dar a Lu Oriental una mano.

“Sí, su servidor también piensa de esta manera. Al final del día, es una historia unilateral de ambos. Su servidor siente que debemos dejar que terminen sus palabras y les permitan defenderse.” Este era un funcionario que fue amable con la familia Jiang.

Lu Oriental pensó durante un momento y luego asintió. “Puesto que este es el caso, Ministro Du, empieza primero.”

Du Ruhai asintió con la cabeza, “Muy bien, entonces por favor permita que este viejo sujeto hable primero. Esta familia de Jiang había venido a mí dos veces antes de que comenzaran los tres exámenes fundamentales. La primera vez fue para darme seiscientos mil de plata. He sido bendecido con el favor real y mis responsabilidades son grandes, ¿Cómo podría ser alguien que acepta sobornos y dobla la ley? Inmediatamente rechacé la petición absurda de Jiang Feng de engañar y entregué la plata al tesoro nacional después del hecho.”

El padre y el hijo de Jiang una vez más me invitaron a su mansión por segunda vez. Cuando sus tácticas de persuasión fracasaron, este Jiang Chen me amenazó públicamente, diciendo que me arrepentiría de mis acciones tarde o temprano.

Este viejo sujeto es un personaje firme e inflexible. Tengo una conciencia clara sobre los muchos asuntos que he manejado para Su Majestad, ¿Por qué tendría miedo de las amenazas de la familia Jiang? Excepto que, ¿Quién habría pensado que este padre e el hijo de Jiang serían tan perversos y rabiosos que pudieran perturbar el lugar de las Pruebas del Dragón Oculto e incluso me golpearon cuando no pasó los exámenes? Su Majestad, los profesionales manejan muchos exámenes, y los funcionarios que leyeron los pergaminos de respuestas pueden atestiguar el hecho de que el pergamino de Jiang Chen entregado en para la evaluación era pura mierda irrelevante. En este caso, ¿Cómo podría haber mostrado favoritismo y engañado? ¿Destruir las reglas objetivas de las Pruebas del dragón Oculto? ¿Destruir los escritos tal como lo establecieron los antepasados?

El tono de Du Ruhai estaba gloriosamente elevado y ni siquiera hizo una pausa para respirar. A juzgar por su apariencia, era como si fuera imparcial e incorruptible como el juez Bao.

Uno tenía que concedérselo, su elocuencia era fantástica. Después de su ronda de palabras, muchos funcionarios neutrales sentían que esta familia de Jiang probablemente no era inocente.

Lu Oriental también sintió este asunto era muy difícil de manejar y miró a Jiang Chen.

“Su Majestad, su sujeto ha venido al Salón Imperial Aurum no para entablar un combate verbal con este Du Ruhai. Él ha sido un funcionario durante más de una década y desde hace mucho tiempo ha entrenado su elocuencia oficial a un reino perfecto e impecable. Incluso podría decir que un palo de paja es una barra de oro.”

“Había, de hecho, un asunto que involucraba seiscientos mil de plata, pero definitivamente no era de mi padre pidiéndole que engañara y me dejara pasar. Pero más bien, este hombre vino a mi mansión Jiang Han para solicitar un soborno, insinuando que mi familia Jiang podía comprar tranquilidad con dinero. Si no pagáramos los seiscientos mil, entonces él pararía mi progreso en los exámenes fundamentales.”

“Él aceptó el dinero, pero luego vino una vez más a mi familia después de recibir la presión de algunos duques. Indicó que había recibido el dinero, pero que aún detendría mi progreso en los exámenes fundamentales. Mi padre no pudo contener su ira y discutió un poco con él. De hecho, dijo que Du Ruhai ha aceptado el dinero, pero no ha hecho el trabajo correspondiente.”

“Si seiscientos mil pudieran comprar la paz, entonces nuestra familia de Jiang estaba dispuesta a dárselos a ese imbécil. Cuando todo esté dicho y hecho, podríamos volver a nuestro territorio y apretar nuestros cinturones por unos cuantos años de vida dura. Pero nunca anticipamos que este Du Ruhai, cargado del favor real, aceptara las amenazas de unos pocos duques e ignoraría por completo las regulaciones de los antepasados y descarriaría descaradamente las reglas de las Pruebas del Dragón Oculto. ¡Él empleó una mano ligera y cambió mi pergamino de respuestas! Los presentes son todos pesos pesados con nombres y reputación en el reino. Me gustaría preguntar cómo es posible que pudiese pasar los dos primeros exámenes, ¿Pero no pueda pasar el tercero que se basa en la memorización? ¿Está esto de sentido común?”

“¿Qué? ¿Cambió el pergamino de respuestas?”

“¿Este Du Ruhai tiene tales presunciones?”

“Nadie ha jugado con las Pruebas del Dragón Oculto a lo largo de los siglos. ¿Puede esta familia Jiang hacer una queja falsa?

“Lo que Jiang Chen dice tiene sentido. El tercer examen se basa totalmente en la memorización. ¡Incluso un niño de siete u ocho años podría pasar dado un tiempo!”

Los funcionarios sostuvieron acaloradas discusiones. De repente no sabían lo que era verdadero y lo que era falso.

Si se basa en la reputación habitual, el duque de Jiang Han, Jiang Feng, era de hecho un hombre firme y correcto.

Por otra parte, la reputación de Du Ruhai era más mediocre. Muchos en la capital habían oído que el hombre era codicioso y tenía sus dedos adentro y había obtenido mochos beneficios cuando él era funcionario.

Lu Oriental se frotó la frente y miró las hileras de sus súbditos. Él deseaba profundamente que la princesa Gouyu pudiera materializarse en este momento y ayudarle a realizar un juicio.

Excepto, que Gouyu no había aparecido ni siquiera ahora. ¿Con qué estaba ocupada?

Du Ruhai estaba saltando como un loco, “Jiang Chen, ¡Estás haciendo acusaciones infundadas y venenosas! Déjame decirte algo este es el Salón Imperial Aurum. Tus palabras deben estar respaldadas con evidencia, si no tienes ninguna, entonces puedo demandarte por el delito de difamación contra un funcionario importante.”

“¿Evidencia?” Jiang Chen dio una risa fría. Sólo hago una pregunta. Du Ruhai, dices que mi pergamino de respuestas es una completa mierda irrelevante. Entonces hagamos una apuesta en el Salón Imperial Aurum. Invoque a los funcionarios responsables de leer los pergaminos, voy a responder por ellos de nuevo, ahora mismo. ¡Veremos si mis respuestas son tan insoportables como tú dices!”

“¿Responder otra vez?” Du Ruhai plantó sus manos en su cintura y se rió. “Jiang Chen, ¿Quién te crees que eres? Las reglas establecidas por los antepasados nunca han sido modificadas. ¿Por qué deberían ser cambiados por ti?”

“Du Ruhai, te opones con todas tus fuerzas porque tienes una conciencia culpable.”

En este momento, todos los funcionarios y el pergamino de respuestas de Jiang Chen habían sido presentados a Lu Oriental.

Lu Oriental echó un breve vistazo y suspiró ligeramente. “Jiang Chen, este pergamino de respuestas tiene tu nombre en ella y esta escritura es la misma que la tuya. Necesitará más pruebas para demostrar tu inocencia.”

Jiang Chen no tenía miedo alguno mientras miraba a los cuatro sujetos: “Su Majestad, sería difícil para mí encontrar evidencia dada la situación actual. Sin embargo, recuerdo todo el contenido de los exámenes, así como recuerdo claramente mis respuestas. Solicito respetuosamente a Su Majestad que me dé la oportunidad de reescribir mis respuestas correctas. De esta manera, incluso si mi familia Jiang todavía pierde esta demanda y el ducado, yo, Jiang Chen, ¡Aceptaré y admitiré mi derrota!”

“En ese caso, saca los cuatro tesoros del estudio.” Lu Oriental inmediatamente dio su aprobación.

“¿Su Majestad, esto no viola los escritos de los antepasados?”

“Por favor, considérelo bien Su Majestad, ¿Cómo se pueden cambiar fácilmente las leyes de los antepasados?”

Lu Oriental sonrió débilmente, “Los reunidos no necesitan preocuparse indebidamente, simplemente deseamos ver las respuestas correctas de Jiang Chen, pero no dijimos que lo dejaríamos pasar si sus respuestas fueran correctas. Nuestras acciones se hacen para perseguir un juicio sobre el caso, y no para readministrar el examen. Ambas partes en el caso son importantes ministros, y no nos atrevemos a actuar descuidadamente.”

Los cuatro tesoros del estudio fueron rápidamente preparados y Jiang Chen avanzó con confianza y naturalmente. Su expresión facial era fresca y compuesta mientras empezaba a escribir.

Sin embargo, la atmósfera de la escena cayó en una extraña clase de ansiedad.

 

  • Luciano Rosselló Sosa

    9/10