SOTR – Capítulo 44

Modo Noche

Capítulo 44: Botín de la redada. Escoge tu recompensa.

“¿Eh? ¿La testaruda mujer en realidad escucha instrucciones?” La personalidad de Jiang Chen con su lengua de víbora se reveló tan pronto como vio a la Princesa Gouyu. “Parece que has accedido a creerme. Puedo decir que su condición es mucho mejor que hace unos días. A este ritmo, usted alcanzará los once meridianos de Qi Verdadero dentro del mes. Felicitaciones por adelantado.”

El tono de Jiang Chen era ligero, como si romper a través de once meridianos de Qi Verdadero era tan normal como comer y dormir, y nada para hacer un gran alboroto.

La princesa Gouyu había estado originalmente llena de expectación, esperando a Jiang Chen para felicitarla con unas palabras. Estaría bien incluso si se tratara de algún tipo de cumplido genérico, cosas como su extraordinario potencial o ser un genio raro en el dao marcial.

Pero, descubrió trágicamente, este tipo ni siquiera parecía saber que las mujeres necesitaban ser felicitadas.

Al ver que la princesa Gouyu le miraba con los ojos abiertos, Jiang Chen sonrió cansadamente. “Así que dime, ¿para qué me necesitas? Los últimos días me han agotado. Si no hay nada más, me voy a ir a casa a dormir.”

La princesa Gouyu se sentía enfurecida y divertida por su comportamiento.

“Jiang Chen, mirando cómo estás ahora, ¿Está bien tu padre?”

Jiang Chen le guiñó un ojo. “¿Quieres que algo malo le pase?”

“Por supuesto que no,” los labios de jade de la Princesa Gouyu se movieron rápidamente mientras ella parecía estar un poco exhausta por su ira. “¿Soy realmente tan nefasta en tu corazón?”

“Bien bien. Estamos todos en el mismo barco ahora. Tengo que aguantar mi nariz y coexistir con las partes buenas y malas de ti, ¿No? Bien, has venido a mi casa todos los días, ¿Qué urgencia hay?”

La princesa Gouyu realmente no sabía cómo tratar con este tipo y sólo podía responder con honestidad: “Por supuesto que tenía una razón cuando fui a encontrarte. Sígueme.”

“¿A dónde? No estás tratando de ser un roba cuna, ¿Verdad?” Una mirada cautelosa apareció en la cara de Jiang Chen.”

“¡Robar tu culo! ¿Por quién me tomas? La princesa Gouyu casi directamente le dio una bofetada en la cara.

“Hmm, eres tan feroz y te ves como poco femenina, acaso… ¿Te gustan las mujeres?”

La princesa Gouyu fue totalmente derrotada. Si las miradas pudieran matar, Jiang Chen habría muerto absolutamente al menos diez veces en este momento.

Siguió a la princesa Gouyu a lo largo del camino y los dos llegaron a un gran almacén rodeado por guardias fuertemente armados por todos lados.

Todos ellos hicieron sus respectivos saludos al ver a la princesa Gouyu.

“Jiang Chen, ven conmigo.”

Jiang Chen todavía le dio a la princesa Gouyu una cara delante de otros mientras él dócilmente entraba. Esto era en realidad un gran tesoro.

El oro, la plata y otros tesoros dentro se amontonaron en una pequeña montaña. Todo tipo de tesoros extraños y preciosos se amontonaban en los bastidores de sus dos lados.

“¿Qué crees que son?” Preguntó la princesa Gouyu.

“¿No es una tontería? No estoy ciego.” Jiang Chen respondió bruscamente.

“Todos estos fueron allanados desde la casa de Du Ruhai. Descansan aquí, intactos.”

“¡Ah! ¿Este perro oficial era así de codicioso?” Jiang Chen empezó a maldecir fuertemente cuando oyó que éstos eran el botín de Du Ruhai. “¿Así que paga mucho ser un funcionario en la capital? Tengo que pensar en mudarse a la capital y convertirme en oficial. ¿Cuál es la gran cosa en ser duque? Lucha contra las guerras todos los días, derramando sangre y sudor, y tener que enfrentar la supresión al final. Qué bonito es ser funcionario. ¡Un funcionario sin importancia y minúsculo como Du Ruhai podría acumular tanta riqueza! Digo, ¿Cuál es tu propósito al traerme aquí? ¿Estás intentando corromperme? Si ese es el caso, sólo tengo una frase: Ganaste, apúrate y mueve todas estas cosas a mi casa”.

La princesa Gouyu estaba tan divertida por su manera de completa seriedad que ella involuntariamente se quebró una sonrisa.

De repente descubrió que era bastante relajante estar con este condenable tipo de personaje. Este tipo siempre estaba dispuesto a usar un truco sucio cuando encontraba la oportunidad de hacerlo, y su optimismo de mente abierta siempre impregnaba su actitud aparentemente tímida.

“Jiang Chen, mi hermano real me ha instruido que usted puede tomar lo que desee de los artículos aquí.”

“¿De verdad planeas corromperme?” Jiang Chen no había pensado que la princesa Gouyu lo había traído aquí para este propósito.

“¿No puedes realmente querer todo eso?” Los ojos de la princesa Gouyu se abrieron de par en par.

“Si yo quisiera este oro y plata, no lo tomaría de la boca de funcionarios corruptos. Pero puedo considerar gastarlo en usted.” Jiang Chen dijo con una alegre risa. “Si recuerdo correctamente, ha habido inundaciones sucesivas en los últimos años en el territorio del ducado de Jinshan, y la gente ha caído en tiempos difíciles. Nueve de cada diez casas están desiertas. Si estos bienes robados pudieran ser usados para aliviar su sufrimiento, todavía puede ser considerado como caridad. Lo único desconocido es que, ¿Estará el gobernante de tu casa dispuesto a hacerlo?

“¿Estás… Hablas en serio?” La princesa Gouyu nunca había pensado que esas palabras salieran de la boca de Jiang Chen. Esto le permitió obtener una mejor comprensión de Jiang Chen.

Jiang Chen dijo con una cara grave: “¿Crees que voy a bromear con la vida de millones de víctimas de una calamidad natural?”

La princesa Gouyu sintió una ola de vértigo cuando la rectitud inspiradora de Jiang Chen la había empujado un poco sin aliento. Finalmente, sus ojos de fénix temblaron, “Está bien, voy a tomar la decisión en nombre de mi hermano real. ¿Si recuerdo bien, el ducado de Jinshan y el tuyo son viejos amigos?”

“Las víctimas de las inundaciones son un acto de benevolencia. Beneficia a la cara de su familia real. ¿Qué tiene eso que ver con la relación entre nuestras dos familias?”

La refutación de Jiang Chen hizo que la cara de la princesa Gouyu se ruborizara. Ella también sentía que sus palabras carecían de idoneidad y merecían amonestación.

Después de un momento de torpeza, la princesa Gouyu finalmente encontró un tema. “Jiang Chen, este Du Ruhai fue un ávido coleccionista de armas divinas. Estas armas están fuera de lo común, ¿Por qué no seleccionas un artículo o dos?”

“¿Oh? Seguramente no seré educado aquí. “Jiang Chen no se negó y llegó a los estantes llenos de armas.

Fue un poco exagerado llamar a estas armas mundanas armas divinas.

Jiang Chen pasó su mirada por el terreno. La mayoría de estos artículos eran pedazos de basura en sus ojos. Había algunos artículos que apenas merecía una mirada.

La mirada de Jiang Chen se detuvo en un sable de tres pies de largo. Este sable estaba escondido dentro de su vaina como un dragón escondido en el abismo. Parecía discreta desde el exterior, y no tenía ningún rastro de un brillo.

Pero los millones de años de recuerdos de Jiang Chen de su vida pasada le permitieron percibir ligeramente que algún poder latente y salvaje estaba oculto dentro de su exterior ordinario.

Era una especie de reserva que desdeñaba mostrar su ventaja en cosas mundanas y comunes.

Era una arrogancia que despreciaba revolcarse en la ciénaga con armamento común.

“¡Esa es!”

Jiang Chen había elegido este sable con su primera mirada. Se mantendría a una latencia sutil cuando era el momento de mantener un perfil bajo. ¡Cuando fuese necesario revelar su filo, sería absoluta y descaradamente, mostrando ese brillo incomparable!

Esta era la personalidad de Jiang Chen, y también era la personalidad de este sable.

La princesa Gouyu se sorprendió un poco al ver a Jiang Chen ignorar el corte de cuchillos afilados que estaban enviando brillantes rayos de luz, y eligió en su lugar un cuchillo con un exterior absolutamente ordinario.

“Jiang Chen, este es un pedazo cuero de plumas de cristal dorado y es un material magnífico para hacer armas. ¿Por qué no lo elegiste? La princesa Gouyu sólo podía morderse los labios y hacer una recomendación.”

Si Jiang Chen elegía sólo un sable, la princesa Gouyu sintió que esta recompensa sería realmente pálida en comparación con la ayuda que Jiang Chen le había dado.

“¿Oh? Pensé que sólo podía elegir uno. Entonces elegiré eso también. Pero tengo este sable y por lo tanto, temporalmente, no tengo necesidad de otras armas.” Jiang Chen hizo una pausa y de repente pensó en algo, sus palabras dando un giro.” Las Pruebas del Dragón Oculto están a punto de comenzar, por lo tanto, debo hacer algunos preparativos. ¿Tus conexiones son vastas en la capital? Ayúdame a forjar dagas voladoras con este material.”

“¿Forjar dagas voladoras?” La princesa Gouyu comenzó y sintió que tal material sobresaliente debía usarse para refinar armamento divino. Parecía un desperdicio usarlo para fabricar pequeñas armas como dagas voladoras.

“Sí, a juzgar por la cantidad material, forjar un conjunto de nueve dagas voladoras.” Jiang Chen no le importaba lo más mínimo acerca de desperdiciar cosas sin sentido. Para poder convertirse en sus dagas voladoras, esto era una buena fortuna para el cuero de plumas de cristal dorado.

Al ver que Jiang Chen era tan decidido, la princesa Gouyu naturalmente no iría en contra de los deseos de Jiang Chen. Ella asintió con la cabeza, “Voy a tratar de tenerlo listo para usted en los próximos dos días.”

“Mm. Ser tan amable y agradable es mejor, ¿No?” Jiang Chen tenía un tono como el de estar reprendiendo a una niña pequeña.

La princesa Gouyu ahora carecía de la fuerza para desafiar a Jiang Chen y rodó sus ojos hacia él. Repentinamente pensó en algo nuevo. “Oh, claro, Jiang Chen, el Jardín Rey Píldora tendrá una exposición de píldoras pasado mañana. Esto fue incluido en las noticias que he recibido. Este Jardín Rey Píldora tiene grandes ambiciones y probablemente tiene al Salón de Curación en su mira. Su familia Jiang tiene una asociación con el Salón de Curación, por lo que es mejor que esté en guardia.

“Heh heh, también he oído hablar de este asunto. Debe ser interesante.” Jiang Chen lanzó una sonrisa inofensiva e inocente, completamente sin pensar en nada de este asunto.

Estiró descuidadamente sus manos. Estaré en camino si no hay nada más.

La princesa Gouyu estaba extremadamente enojada al ver que Jiang Chen no le importaba. Pero sus pensamientos de repente tomaron un giro, ¿No era este tipo siempre así?

En la mansión del Altísimo Dragón, ¿No había sido completamente despreocupado?

¿Y cuál fue el resultado? Bai Zhanyun había sido castigado con una pelea, y ahora era dócil y obediente hacia Jiang Chen, como si fuera una persona completamente diferente.

“¿Podría ser que este chico no ha mostrado su cara por unos días porque ha estado preparando secretamente un buen plan?” Cuanto más interactuaba con Jiang Chen, más Princesa Gouyu entendía acerca de su estilo de actuación.

Cuando este chico mostraba una sonrisa inofensiva e inocente, tal vez era entonces cuando un complot se estaba gestando.

Teniendo en cuenta estos pensamientos, la princesa Gouyu no podía evitar sentirse anticipada, a pesar de que sentía que Jiang Chen no tenía la esperanza de ganar contra el Jardín Rey Píldora.

Pero este Jiang Chen a menudo realizó acciones asombrosas y chocantes ¿Quién sabía qué nuevos trucos se le ocurriría esta vez?

Al ver que la vista de la espalda de Jiang Chen estaba a punto de desaparecer, la princesa Gouyu finalmente recordó abruptamente algo. “Oh, bueno, Jiang Chen, la situación en la capital es compleja durante este tiempo. El comandante Tiandu ha decidido arreglar que un par de sus mejores hombres sean enviados a su mansión de Jiang Han que responderán a sus órdenes. Esto evitará que tenga una escasez de personas cuando las necesite.”

“Dejen que vayan mañana.” Jiang Chen agitó la mano descuidadamente, aprovechando a alguien pero fingiendo lo contrario. “Estoy diciendo esto primero, no me envíen sólo unos palos de madera, voy a rechazar las mercancías si no son buenas para usar.”

La princesa Gouyu realmente deseaba arrancar su zapato y golpear a este mocoso. Había sido amable con él, incluso le había enviado hombres y le había regalado artículos. ¿Cómo se atreve a no tener una sola cosa agradable que decir a cambio?

“Maldita sea, este mocoso es un bribón.” Un rastro de una sonrisa curvó ligeramente los labios de la princesa Gouyu mientras ella lo regañaba con pocas palabras.

La princesa Gouyu realmente no podía odiar a Jiang Chen cuando pensaba en los cambios que habían ocurrido en su interior durante los últimos dos días.

Porque los consejos para suavizar su Qi que Jiang Chen le había dado era simplemente demasiado útil. Añada a eso la ayuda de la prescripción de la medicina espiritual, y en apenas algunos días, la princesa Gouyu podía sentir que sus demonios internos estaban siendo disipados y resueltos con una velocidad que se podría observar con el ojo humano.

El Qi Verdadero dentro de su cuerpo también había cambiado lentamente de su estado salvaje original a un estado de poder ser controlado y manejado con facilidad, en comparación con la experiencia previa.

Toda su confianza, orgullo y fe que se habían perdido, se habían recuperado.

Lo más importante fue que cuando hizo todo esto, ese verdadero significado del dao marcial también reapareció naturalmente.

Once meridianos de Qi Verdadero…

Un fuerte sentido de deseo cubrió los ojos de la princesa Gouyu, ojos que eran tan brillantes como las estrellas.

 

  • Luciano Rosselló Sosa

    9/10