TDG – Capítulo 396

Modo Noche

Capítulo 396 – Cristales Ganges.

El Maestro Ancestral Daozang suspiró y habló más. Era imposible para él persuadir a Nie Li. Y lo que Nie Li dijo también tenía sentido. El problema fue, que la situación actual del universo no podría explicarse con dos o tres frases.

Nie Li se quedó en el vacío y firmemente anunció, “¡Puedo romper el sello del tiempo y el espacio, incluso sin su ayuda!”

A Nie Li no le importaba si el Señor Demonio había heredado el legado del Maestro Ancestral Daozang. ¡Todavía mataría al Señor Demonio y vengaría a Ye Zong!

Puesto que el Señor Demonio era una de las reencarnaciones, el plan para buscar las seis reencarnaciones ya no era posible. Sólo el Libro Temporal del Demonio Espiritual le podría ayudar ahora. Sin embargo, Nie Li no sabía dónde estaba el libro.

Nie Li suspiró por dentro. Afortunadamente, todavía tenía doscientos años por delante, por lo que podría tomar su tiempo para buscarlo.

El Maestro Ancestral Daozang anunció: “He elegido a uno para que obtuviera mi legado y pasé la página remanente de El Libro Temporal del Demonio Espiritual a usted. Mi misión se ha completado, y pronto mi intención se disipará. Usted ha elegido un camino peligroso del cual no tengo ningún control sobre él, así que has lo mejor. Una última cosa. Hay muchos tesoros escondidos aquí; tómalos si lo deseas. Pero recuerda que al menos decenas de millones de personas han muerto aquí. A pesar de que yo controlo el Vacío Irreal del Palacio Divino, yo no lo construí. ¡Piense bien!”

A medida que la voz habló, se alejó, y finalmente desapareció.

Nie Li se dio cuenta de que el Maestro Ancestral Daozang se había desvanecido. Se quedó en silencio mientras trataba de digerir toda la información que acababa de recibir. El sabía que el Sabio Emperador era poderoso, y que no le podría disuadir.

Se preguntó acerca de los tesoros todavía ocultos en el Vacío Irreal del Palacio Divino.

Nie Li decidió que iba a buscar los tesoros en primer lugar. De repente, una explosión de risa resonó en las paredes.

“¡Ahahahaha! ¡Ese Maestro Ancestral Daozang finalmente ha estirado la pata! ¡A partir de ahora, yo estoy a cargo!” Anunció la voz.

Las cejas de Nie Li se fruncieron. ¿Ese quién es?

Todo el mundo a lo largo del Vacío Irreal del Palacio Divino podía oír esa voz estridente como un trueno. Levantaron la cabeza hacia el aire vacío con expresiones de desconcierto. Nadie sabía lo que estaba pasando.

El Santo Hijo de la Llama Divina frunció el ceño por un momento mientras miraba hacia el espacio. Sus subordinados ya habían determinado la ubicación de la puerta de la vida, y que estaban actualmente en camino hacia ella. Sin embargo, esa voz le hizo vacilar. ¿Podría haber un experto supremo oculto en el Vacío Irreal del Palacio Divino?

Yan Yang y su grupo Acababan de llegar a la parte exterior del Vacío Irreal del Palacio Divino. Aparte de su Secta Llamas Celestiales, los otros también habían llegado, incluyendo la Secta Plumas Divinas y la Secta Nota Celestial.

Todavía no sabía cómo romper la matriz masiva dentro de la sala principal.

La voz se rió de nuevo. “Olvidé que no me presente. Soy el Vacío Irreal del Palacio Divino. Durante los últimos diez millones de años, poco a poco me formé mi propia conciencia. Nunca me he mostrado, debido al viejo pedorro del Maestro Ancestral Daozang. Pero ahora, he ganado mi libertad. ¡A partir de ahora, todo el mundo dentro del Vacío Irreal del Palacio Divino tiene que obedecerme!”

¡Y pensar que este Vacío Irreal del Palacio Divino en realidad había formado su propio intento de gran alcance! [N/T: Conciencia]

El Vacío Irreal del Palacio Divino chilló de risa burlona, y continuo, “He sellado todas las salidas. ¡Hay un total de veintitrés mil seiscientas setenta y dos personas atrapadas aquí! Ahora, vamos a jugar un juego. Ustedes tienen dos opciones. En primer lugar, morir y volver a casa. En segundo lugar, he escondido una gran cantidad de Cristales Ganges en el interior del palacio. ¡Las seis personas con más Cristales Ganges se les permitirá distribuir los tesoros entre ellos y dejar el palacio vivo! Tiene tres horas. El juego comienza… ¡ahora!”

La expresión del Santo Hijo Li Huo se volvió de piedra fría. Todavía no estaba segura de que acababa de pasar.

Incluso Yan Yang estaba desconcertado.

Nie Li permaneció en silencio, al sentir que algo estaba apagado. Sin embargo, las salidas habían sido selladas. Si quería obtener los tesoros, entonces tendría que luchar por los Cristales Ganges. De lo contrario, tendría que morir para volver a casa.

Pasillo exterior.

Todo el mundo estaba confundido acerca de los Cristales Ganges. ¿Donde se supone que deben estar? Entonces, de repente, decenas de miles de Cristales Ganges llovieron del cielo.

“¡Esos son los Cristales Ganges!”

Una figura voló hacia adelante y se lanzó sobre los Cristales Ganges. “Soy el Venerable Trueno Divino de la Secta Demonio Quinto Golpe. ¡Los que se oponen a mí morirán!”

“¡No podemos dejar que obtenga los Cristales Ganges!”

Los otros expertos de las Sectas divinas cargaron hacia la lluvia de cristales.

El Venerable Trueno Divino hizo un gesto con su mano derecha y dirigió un rayo de luz divina al experto que lo perseguía. “¡Les dije que no lucharan por ello!”

*¡Boom, Boom, Boom!*

Varios expertos Reino Estrella Celestial no lograron esquivar a tiempo. Ellos fueron bufados al instante en pedazos por el rayo.

“¡Es un Experto en el Reino Dao del Dragón!”

Las expresiones de todos cambiaron.

Los experto en el Reino Dao del Dragón rara vez aparecían en el mundo exterior. Los pasos de cultivo son así. Comenzando en el Reino Destino Celestial, sus Almas Destino comienzan a reunirse dentro de su cuerpo. Una vez que llegue al 9° destino, se puede morir un total de nueve veces. Por lo tanto, morir no fue un gran problema. Sin embargo, una vez que llegara al Reino Dao del Dragón, sus nueve destinos se convertirían en uno. Sería malo si usted muriera después de eso.

La gente por lo general aprecia sus vidas, especialmente los expertos en el Reino Dao del Dragón. La mayoría de ellos no estarían dispuestos a arriesgar sus vidas en el mundo exterior, a menos que tuvieran alguna técnica secreta bajo la manga.

Pero incluso si tuvieran una técnica especial para proteger su vida, aun tendrían que ser cautos.

La expresión del Venerable Trueno Divino era muy en serio. “¡Hum, hmph! ¡Los que traten de robar mis Cristales Ganges morirán!”

En el momento en que sus palabras cayeron en sus oídos, varios expertos Reino Eje Celestial cogieron algunos otros Cristales Ganges.

Incluso si el Venerable Trueno Divino era fuerte, él no sería capaz de detener a tanta gente. El venerable Trueno Divino también comenzó rápidamente arrebatar los Cristales Ganges.

Los otros tenían miedo de la fuerza del Venerable Trueno Divino, pero también persiguieron los Cristales Ganges como locos.

Había decenas de miles de Cristales Ganges. Unas pocas batallas surgieron, con la participación de cinco o seis mil personas, pero sólo dos o tres mil murieron en realidad.

A medida que la lucha se prolongó, el Vacío Irreal del Palacio Divino se aseguró de ‘misteriosamente’ soltar grandes cantidades de Cristales Ganges en lugares donde había más gente. Las luchas se intensificaron.

Un subordinado se volvió hacia el Santo Hijo Li Huo y le preguntó: “Hijo Santo, ¿qué debemos hacer? La gente en los pasillos exteriores ya están luchando por los Cristales Ganges. ¿Hay que unirse a ellos?”

¡Sin embargo, ya habían pasado por grandes esfuerzos para encontrar la puerta de la vida!

El Santo Hijo Li Huo se quedó en silencio, luego ordenó solemnemente, “Olvídate de ellos. Deja que luchen entre sí. ¡Todo el mundo, sígame a la sala principal!”

Dijo el Hijo Santo y luego se dio la vuelta y condujo a sus hombres a lo largo de la ruta.

A medida que esto ocurría, Yan Yang y sus miembros de la Secta Llamas Celestiales estaban en medio de una batalla. No solo habían arrebatado miles de Cristales Ganges, sino que también habían sufrido muchas pérdidas. Cientos de muertes se produjeron en tan sólo un breve momento.

Todo el mundo estaba en un frenesí de los Cristales Ganges