TAS – Capítulo 7

Modo Noche

Capítulo 7: El plan

“Bueno, ¿dónde estamos exactamente?”

Sophie empezó a indagar sobre la información que deseaba saber, después de que él sin problemas se apoderara del flujo de la conversación.

Las experiencias que tuvo en el juego fueron suficiente para tratar a los jóvenes delante de él como niños. Estaba exudando un aire de confianza que afectó a toda la gente que tenía frente a él, independientemente de si Freya estaba delante de él o de los que estaban detrás de ella. El centro del tema se había trasladado a Sophie sin que ellos se dieran cuenta.

Incluso los que se encontraban más lejos levantaron la cabeza y giraron hacia su dirección.

“Este lugar es el Bosque de Pinos Rojos. No te muevas.” La chica con cola de caballo respiró hondo mientras trataba de calmarle y responderle.

[Ella controla temperamento muy rápido eh. Como se esperaba de la Diosa de la Guerra, aunque ella todavía es ingenua-]

Sophie se quedó boquiabierta ante la futura diosa de la guerra en sopresa.

“Espera, el Bosque de Pino Rojo” repitió las palabras Sophie conmocionado. “¿Por qué estás aquí reunida?”

Recordó que el lugar se llamaba el “valle de los enanos” en el juego donde el nivel de los osos café rondaba por el nivel 14. Pero era la región sur de Bucce y la milicia no tenía razones para aparecer aquí.

“Venimos a buscarte.”

“En realidad, venimos a encontrar a la señorita Romaine, ella es una amiga de la capitana Freya”.

“También es miembro del tercer escuadrón de milicias.”

La gente detrás de Freya comenzó a hablar al mismo tiempo.

“¿Has vencido a la vanguardia de Madara?” Sophie hizo la pregunta más importante de su corazón.

“¿Cómo es eso posible?” Freya lo miró con perplejidad, su expresión le estaba casi preguntando por qué hacía ese tipo de pregunta tan tonta: “Los guardias de la ciudad se llevaron a los aldeanos, retirándose hacia el norte. Nos separamos del resto. Los monstruos en la carretera principal era cada vez más, y sólo pudimos avanzar hacia el sur. Además, yo también estaba preocupado por Romaine …… “.

“Por lo tanto, todos en tu escuadrón vinieron aquí?” Sophie sentía como su corazón se hundía.

La muchacha asintió como si fuera la cosa más natural, su larga cola de caballo saltó de arriba  abajo.

Entonces Freya se sintió de repente un poco extraña.

[Espera, no es el capitán Marden, ¿entonces por qué me siento como si estuviera hablando con alguien con un rango más alto?]

Sophie se tocó la frente pensativamente. No sabía si describir sus acciones como ingenuas o tontas. Ellos Ya tenían problemas para sobrevivir por su cuenta y todavía querían salvar a otros.

[No, tal vez tal vez podrían describirse como amables. Pero el campo de batalla no necesita bondad innecesaria; Sólo se están perjudicando a sí mismos.]

Sophie se quedó en silencio, pero su corazón languidecía en una espiral de lamentación. El había incendiado la casa del abuelo de Brendel para advertir al pueblo, pero la historia se repetía y continuaba recorriendo su camino original.

[Incluso hay personas aquí que son irremediablemente necias.]

Las expectativas originales de Sophie estaban completamente desvanecidas, lo que le dejó con una sensación de vacío. Era un duro golpe que lo dejó completamente desanimado. Suspiró en su mente. Las cosas que podía cambiar eran muy pocas. La rueda de la historia no podía ser detenida por una fuerza tan débil. Era absolutamente necesario que se fortaleciera, pero antes tenía que sobrevivir.

[Capitán Marden, parece que ni siquiera soy capaz de salvarte. ¿Por qué la rosa negra de Brumand, invadiría las fronteras antes de la celebración de la muerte eterna de la quinta luna? Bucce estaría en su máxima alerta después de todo. No, quizás tienen razones al atacar, ya que tuvieron éxito después de todo.]

Pero sólo poseía la fuerza de un hombre común; Había hecho todo lo posible.

“¡Brendel!”

Mientras él silenciosamente se quejaba en su interior, una voz exaltada resonó a su lado. Sophie giro la cabeza hacia atrás y vio a la joven comerciante con un rostro lleno de incredulidad y llena alegría, que se veía al otro lado del bosque. Había otra chica al lado de Romaine, llevaba un traje de armadura de cuero blanco grisáceo. Ella era probablemente la persona que fue a notificar a Romaine.

Romaine corrió como el viento al lado de Sophie y lo estudió cuidadosamente, como si tuviera miedo de que de repente desapareciera.

“¡ Yo lo sabía Brendel! ¡Sabía que estarías bien! “Dijo antes de que ella explicara con urgencia, como si tuviera miedo de que él se enojara:” Oh- lo siento. Freya se negó a dejarme volver a Bucce, yo … .. ”

“Está bien. Estoy bien. “Él respondió suavemente.

“¿En serio?”

“Sí.” Él asintió.

“Romaine, por favor, no lo muevas.” Sus heridas son graves. Las cejas de Freya se juntaron como si fueran a tocarse las dos. ¿Sabían estas dos personas cuán graves eran esas lesiones? ¡Estaba a un paso de conocer a la Madre Marsha!

“Está bien.” Aunque Romaine eso, ella sacó su lengua y se puso de pie.

Sophie sonrió. La personalidad de esta joven comerciante simplemente era así. Miró a las dos niñas bonitas y no pudo evitar admirar la escena.

Si no se teletransportara a este mundo, tal vez la joven comerciante habria encontrado el mismo destino que Brendel. Los invasores de Madara eran despiadados.

Miró a los demás.

Entre todos ellos, ¿quiénes sobreviviran al final de esta batalla? Recordaba claramente a los supervivientes de la milicia y los guardias, eran menos de uno de cada diez. Pero ahora que él estaba aquí y tal vez podría tomar un desvió en la historia. Había muchas cosas que él no sabía, pero al menos las personas a su alrededor tenían que ser salvadas. Estos jóvenes eran las futuras semillas de este reino.

“Muy bien, volvamos a los temas importantes. ¿Sabes lo grave que es la situación en este momento? El joven exhaló, tratando de no mostrar dolor. Sabía que necesitaba descansar desesperadamente, pero las circunstancias actuales le impedían hacerlo.

Su mirada aterrizó en todos, y Freya junto con la joven milicia parecieron sorprendidos. Romaine parpadeó con ojos juguetones.

“¿Huh?” Freya dijo.

Sophie tosió débilmente. Él dijo: “¿Qué vas a hacer ahora? Si no me equivoco, el ejercito no-muerto de Madara ha tomado el control de la carretera principal? ”

El silencio cayó sobre ellos.

“H, ¿cómo lo sabes?” Freya lo miró sorprendido.

[Por supuesto que sé, incluso lo viví.]

La mente de Sophie respondió. Pero las miradas sorprendidas lo hicieron un poco complacido.

Conocer el futuro tenía ventajas.

Pero ese sentimiento no podía cubrir la ansiedad en su corazón. Los ataques de Madara en el cuarto mes fueron rápidos y decisivos. Él Necesitaba crear un plan comprensivo para protegerse a sí mismo y a los jóvenes frente a él.

Los enemigos a los que Bucce se enfrentaba eran no-muertos un ejército de Madara. Liderándolos era un Incirsta, conocido como el infame ‘Señor Negro’ en el futuro. A pesar de que él era simplemente un principiante de veintitantos años, esta estrella en ascenso había comenzado a mostrar su destreza al comienzo de esta batalla.

[¿Y qué tengo ahora mismo? El cuerpo de una persona sin nombre en la historia, e incluso murió al comienzo de la guerra.]

La única ventaja que tenía Sophie era el conocimiento del futuro. Él sería capaz de manejar la serie de eventos, pero necesitaba hacer un buen uso de las oportunidades disponibles.

Sólo tenía dos opciones y su mente rápidamente elaboro los escenarios.

[La primera opción sería la ruta más segura al escogiendo ir al “Valle de las Rocas dentadas”. Tomó el Tarkus de un solo ojo, la mano derecha de Incirsta, diecisiete días para controlar esta región.]

Pero la distancia está muy lejos. Me preocupa que no alcancemos a llegar allí a tiempo para cruzar antes de que el enemigo rodee el lugar. A menos que haya caballos, por supuesto, pero ¿dónde los encontrarías para estas diez personas extrañas de aquí?

La otra opción es cruzar a través del “río de las dagas” antes de que se lleve a cabo la batalla entre los “fantasmas no-muertos” conducido por Vesa y los “caballeros blancos” por Ivanton.

[Actualmente, sólo hay un necromante que lidera un pequeño ejército de esqueletos que patrullando por allí.]

Se frotó el frío anillo en su dedo. Con el Anillo de la Emperatriz del Viento, ¿no era una tarea simple romper la línea de defensa compuesta de once soldados esqueléticos y un nigromante?

Sin embargo, necesitaba que todos en este equipo de la milicia obedecieran sus órdenes. También fue por eso que se presentó con tanta fuerza desde el principio.

Miro a todos de nuevo.

“Cualquiera que tenga un poco de conocimiento en estudios militares sería capaz de hacer una conclusión natural como esa. Sellaron la carretera principal para romper las comunicaciones y allanar el camino para su ejército. El siguiente paso es despejar las fuerzas restantes de Aouine de la región mientras que usan Bucce como el centro. ”

Hizo hincapié en sus palabras, se detuvo y continuó gravemente: “Nosotros…………..”.

*********************************

Se oyó un pesado silenciamiento y entonces sonaron los ligeros jadeos del ejército de la milicia.

“Y ahora te pregunto cuáles son tus planes? “ preguntó Sophie, cansado.

Se giraron y se miraron.

Había diez soldados esqueletos defendiendo la carretera principal de Bucce, y no podían forzar su salida. A pesar de que tenían una confianza imprudente en ellos y los enemigos no eran muchos, tenían sus energias reservadas cuando se trataba de una batalla de vida o muerte.

El rostro de Freya estaba lleno de preocupación. No había pensado demasiado en nada cuando tomó sus decisiones antes. A pesar de que era considerados como una milicia, eran simplemente un grupo de jóvenes inexpertos.

Aunque no dijo nada, su impotencia ya estaba escrito en su rostro.

Las miradas de todos había caído sobre Sophie desde hace un tiempo. Él parecía mostrar una actitud que exudaba experiencia y tranquilidad. Esta impresión tuvo una influencia sutil en ellos, haciéndoles sentir que era confiable durante tiempos de peligro.

“¿Brendel?” preguntó Romaine preocupada.

Sophie la miró de nuevo y le dirigió una pequeña sonrisa para tranquilizarla.

“Tenemos que planear para el peor resultado.” Él movió su cabeza hacia atrás en ellos. Él planeó romper su actitud ingenua.

Esto no fue algo que hizo por primera vez. Los novatos en su gremio siempre tuvieron algunos comportamientos optimistas cuando fueron a los campos de batalla por primera vez. Pero una vez que recibieron un golpe de un conmoción, entrarían en desorden y rápidamente serian aniquilados por los equipos veteranos.

En realidad, no había mucha diferencia entre los jugadores y la gente que tenía delante de él.

El factor clave era su mentalidad, y los jugadores veteranos como él estaban a cargo de dar inyecciones de inoculación a los novatos.

“¿Planear el peor resultado?”

Justo cuando Sophie estaba a punto de responder, hubo una serie de crujidos del bosque. Todo el mundo miró allí al mismo tiempo, excepto Freya quien se enfrentó a un grupo de arbustos y dijo: “¿Jonathon?”

“Soy yo, Capitán Freya.”

Todos suspiraron de alivio, pero Sophie le hizo un gesto en silencio a Freya con la mano, advirtiéndole que elevara su estado de alerta. Freya se sorprendió un poco por su gesto, pero inmediatamente se dio cuenta de que el entrenamiento de la milicia no les permitía abandonar sus puestos sin razón.

Sophie tenía fe absoluta en el entrenamiento de la milicia de Aouine. Estos jóvenes podrían ser ingenuos, pero eso no significa que se olvidarían de las reglas básicas de entrenamiento que habían hecho todos los días.

No debe haber ninguna negligencia en un campo de batalla.

“¿Ha sucedido algo, Jonathon?” preguntó mientras colocaba la mano en la empuñadura de su espada.

“Yo, lo siento, Capitán Freya, yo, me atraparon……”

Los arbustos se dividieron en dos con un crujido, había dos personas que salieron. Un joven llorando de rostro pálido con los brazos en alto, y el nigromante que lo seguía con el dedo apuntando hacia el joven. Las llamas verdes que bailaban en las órbitas de los ojos miraron a todos.

“Hehe, Atrape a un montón de ratas.”

Sus alientos fueron arrebatados.

“¡Jonathon!”

“Como pudiste…”

Y los gritos de incredulidad siguieron.