BEM – Capítulo 142

Modo Noche

Capítulo 142 – Archipiélago Pirata (2)

 

Dos días más tarde…

Sin saber acerca de la ansiedad de Theodore, los cinco barcos piratas avanzaron sin problemas a través de las olas. Fue una aterradora velocidad. Los barcos piratas con la desconocida ‘bendición’ siempre tenían sus velas infladas con el viento en sus espaldas, y las duras olas nunca lo detenían.

Theodore chasqueó su lengua mientras observaba.

Incluso los famosamente rápidos barcos del reino Soldun no serían capaces de alcanzar estos barcos piratas.

Era obvio para un marinero, pero la velocidad del barco era determinada por factores ambientales, más que el rendimiento del barco en sí. Esto significaba que era difícil avanzar con un viento en contra o en contra de un fuerte oleaje, incluso si era un buen barco. Por otro lado, un barco turístico podría ser capaz de moverse más rápido si era llevado por el viento y las olas.

Sin embargo, estos barcos piratas se movían mientras que mantenían condiciones óptimas. Era diferente en la tierra, pero él podía ver que estos barcos tenían la ventaja absoluta en el mar. Esto no era una velocidad que barcos humanos podían alcanzar.

Randolph también se dio cuenta de esto a pesar de no saber mucho acerca de la navegación, ya que se acercó a Theodore y murmuró, “Ah, es ridículamente rápido.”

“¿Lo notas?”

A diferencia de la tierra que tenía muchos indicadores, era difícil determinar la velocidad en el mar. No habían árboles, colinas o laderas. La única cosa que podría ser vista desde la cubierta era el horizonte extendiéndose en todas las direcciones.

Sin embargo, Randolph no dudó en asentir y responder, “La presión del viento, la posición de las nubes, el sol y el ángulo de la luz… Cualquier número de factores puede ser utilizado como una guía.”

“Ciertamente.”

Un veterano marinero podía hacerlo, pero Randolph era un monstruo que estaba a la mitad de estar lejos de los estándares humanos. Sus sentidos eran abrumadores a pesar de la falta de experiencia.

De hecho, él estaba en lo correcto. Ahora eran cinco días después de salir de Ramos y dos días después de su encuentro con los barcos piratas. Sin embargo, la distancia que pasaron en estos dos días fue mucho más que durante los primeros cinco días de viaje. Mediante cálculos sencillos, significaba que habían acelerado por más de dos veces y media.

Si sus cálculos eran correctos, debían llegar al destino dentro de poco.

“… ¿Eh?”

En este momento cuando las expectativas de Theodore se habían elevado, una extraña visión fue visible en el horizonte. Era la niebla de mar que era conocida por ser la muerte en las áreas de arrecifes. Este no era un fenómeno que normalmente se producía en el medio del océano, pero la respuesta de la tripulación fue rápida.

“¡Bajen las velas! ¡Rápido!”

“¡Paren los remos y esperen!”

“¡Reduzcan la velocidad! ¡Dejen las anclas solas!”

Como los miembros de la tripulación corrieron alrededor de la ocupada cubierta, la niebla se acercó a un ritmo rápido. Se sentía como si la niebla fuera una persona que se acercaba a ellos. Mientras Theodore fue sacudido por la extraña ilusión, los seis barcos entraron en la niebla aproximadamente al mismo tiempo.

Frío.

En ese momento, la intuición de Theodore se sacudió violentamente.

¡E-esto no es una niebla…!

Simplemente tenía la forma de niebla, pero ni una sola gota de humedad tocó su piel. Esta era una niebla que no podía ser eliminada con el viento y no iba a cambiar incluso cuando se aplicaba calor.

La niebla era un tipo de línea de límite, una protección que no permitía huéspedes no invitados. Theodore se dio cuenta de que era por qué los barcos piratas estaban arrastrando el barco de pasajeros con las cadenas. La velocidad a un lado, era una forma necesaria para pasar a través del encantamiento.

De lo contrario, el barco de pasajeros hubiera navegado a la deriva sin rumbo a través de esta niebla, para nunca ser visto otra vez. Theodore pensó que esta niebla podría ser la última barrera de protección del Archipiélago Pirata.

“… Jóven Maestro, ¿has venido a otro lugar peligroso?” Randolph también se dio cuenta de esto, y la siempre presente sonrisa había desaparecido de su rostro.

Incluso el usuario de aura de nivel maestro era inútil en esta niebla. Él podría ser capaz de romperla con aura, pero sería un gran reto. Además, podrían ser capaces de superar esta niebla, pero ¿podría superar al creador de esta niebla? Theodore redujo las probabilidades por debajo de 2%.

Mientras que las dos personas estaban tensas, la niebla se disipó.

“Ohh, ¿ese lugar….?”

“¡Ha pasado un largo tiempo…!”

Los pasajeros en la cubierta vitorearon con alegría. Algunos de los pasajeros admiraron el punto de vista del Archipiélago Pirata del que sólo habían oído hablar, mientras que otros se alegraron de volver. El Archipiélago Pirata, un espectáculo en el mar que algunas personas nunca conocerían…

La isla del pecado y el placer.

 

* * *

 

El procedimiento para entrar en el Archipiélago Pirata era sorprendentemente ordenado.

“Hagan una línea por como abordaron.”

Un musculoso hombre que llevaba un ajustado traje recibió a los turistas cortésmente. El machete colgando en su cintura era amenazante, y tatuajes cubrían su cuerpo. Por supuesto, él no era nada más que un payaso en comparación con la fuerza de Theodore y Randolph.

“Aún así, este es bastante bueno.”

“Sí, él está en el nivel de un mercenario de primera clase.”

La habilidad individual de los piratas era bastante buena, a pesar de su apariencia. En un duelo uno-a-uno, un caballero ordinario estaría muy presionado. Si este hombre fue utilizado para saludar a los turistas, las élites deben estar compuestas de gente muy talentosa. Nadie se atrevía a hacer un alboroto por temor a que sus cuellos fueran cortados.

Pronto llegó la hora para que el dúo bajara.

“Hay una cuota de admisión de 10 de oro por cada persona.”

Los 10 de oro que Belf mencionó se utilizarían aquí. Theodore sacó 20 de oro, incluyendo la parte de Randolph, y la colocó en la tosca mano del hombre. Entonces el hombre sonrió y se inclinó cortésmente. Sus palmas se frotaban entre sí como si tuviera intenciones siniestras.

Como era de esperar, empezó a hablar en lugar de moverse fuera del camino.

“¡Bienvenido! ¿Es esta su primera visita a la isla?”

“Eso es correcto.”

“Entonces, ¿qué piensa usted acerca de tomar un guía? Si agrega 1 de oro, ¡le presentare un buen guía!”

Un guía… Como visitante de la isla, Theodore pensó acerca de si él lo necesitaba.

Ellos no vinieron a esta isla por un propósito especial, pero es cierto que no estaban familiarizados con este lugar. No sería demasiado malo tener un guía que podría explicar todo. Además, el costo de 1 de oro era demasiado ligero para él.

*Ting.*

Una moneda de oro fue ligeramente lanzada de Theodore.

“Oh, ¡la recibí bien! ¡Déjame llamar a alguien!”

El hombre agarró las monedas de oro a una velocidad rápida y llevó a los dos hombres a otro lugar. Era un callejón no muy lejos del puerto donde el barco estaba atracado. Allí habían niños y niñas mal vestidos sentados y riendo. Tan pronto como el hombre se acercó, los niños se levantaron de un salto.

Sin embargo, el hombre gritó, sin mirarlos, “¡Jack! Si no apareces en 10 segundos, ¡se lo daré a alguien más!”

Una alegre voz fue oída en respuesta, “¡Ya voy!”

Simultáneamente, un niño saltó de entre la multitud. Él utilizó movimientos ligeros para bajar por una pared como un mono y aterrizó ante el grupo de Theodore. Tenía la piel oscura cubierta de hollín y brillantes ojos que brillaban con una sabiduría más allá de su edad. Claramente, él no era un chico corriente.

“Ellos son los clientes que acaban de llegar. Tu parte es del 50%, como siempre, y recibirás el pago tan pronto como la guía se complete.”

“Sí, ¡gracias!”

El hombre entregó al muchacho llamado Jack al dúo y se dirigió de vuelta al puerto. El resto de los niños se sentaron, dejando sólo a Jack de pie mientras él veía entre Theo y Randolph. A diferencia de sus traviesos ojos, se inclinó con cuidado y cortésmente se presentó a sí mismo, “¡Hola! Por favor llámenme Jack. Yo les guiaré a cualquier lugar que deseen ir.”

“… Sí, por favor hazlo bien”, Theodore aceptó el saludo a la ligera.

Él no había esperado que el guía fuera un niño.

Jack probablemente notó la duda de Theo ya que habló en una manera segura, “Nací y crecí en esta isla. Será difícil encontrar a alguien que la conozca mejor que yo. ¿Es esta su primera visita?”

“Eso es correcto.”

“Entonces, voy a hacer todo el recorrido. ¡Si hay un lugar en el que quieran parar, solo díganme!”

Después de decir eso, Jack empezó a caminar delante de ellos con una ágil marcha, una marcha que parecía pertenecer a los nativos de esta isla.

Al principio, los dos de ellos siguieron con extrañas expresiones, pero pronto se dieron cuenta de la habilidad del muchacho. Esta habilidad no era posible sólo por estar en el trabajo por un día o dos. Él debió haber trabajado como guía en el archipiélago durante al menos un par de años.

El primer lugar que Jack les indicó era un casino.

“Este es el lugar donde se encuentra la mayor cantidad de dinero que entra y sale de nuestro Archipiélago Pirata. Hay un total de 17 casinos.”

Mientras cruzaron varios puentes, hubo un sonido de monedas de oro frotándose la una contra la otra, así como el olor a alcohol, tabaco y perfume.

Los repartidores estaban interactuando con los invitados en atuendos medio desnudos. La mayoría de las estanterías en el bar estaban llenas de alcohol, y había gente borracha en el suelo, mientras que otros fueron capturados tratando de hacer trampa.

Era como una representación de la periferia de un mundo civilizado.

Jack vislumbró las expresiones de los dos hombres y empezó a explicar, “Por supuesto, este no es un casino ordinario. A diferencia de los casinos en tierra, no hay límite de apuesta, y cosas que no son fácilmente disponibles afuera pueden emerger como premios. Sin embargo, en el caso de trampa, usted tendrá que pagar 10 veces el monto como penalidad.”

“¿Y si no puedes?”

“… Es como eso.” Jack señaló a un hombre sin hogar, sin brazos.

Era obvio que los brazos solían estar allí, así que ambos brazos debieron haber sido cortados a cambio de la trampa. Las reglas del mundo eran sangrientas, pero este lugar era completamente despiadado ya que estaba más allá de los límites de la ley.

Sin embargo, los dos de ellos no mostraron ningún signo de querer entrar en el casino, así que Jack se trasladó con una expresión triste. Aunque era menor que la de los casinos, había un lugar que recibía un montón de propina.

“Supongo que ustedes dos no están interesados en esto.”

Sin embargo, ¿que tal sobre el próximo destino? Jack le dio una sonrisa retorcida.

“Hehe, entonces vamos a ir a ver a mis hermanas. Ambos son guapos y cincelados, así que les agradaran a todos.”

El Archipiélago Pirata no se llamaba la isla de placer por nada. Las prostitutas reunidas de todo el continente eran tan abundantes y de alta calidad como las de la tierra. Habían bellezas del Norte, el Centro y el Sur.

Era el instinto de los hombres ricos perseguir el poder y las mujeres. El Archipiélago Pirata apuntaba a esto, por lo que era natural visitar las bellezas si eran hombres.

La nariz de Randolph no pudo evitar moverse cuando lo escuchó.

*Bam.*

En ese momento, Theodore lo golpeó ligeramente.

“¿Q-qué?”

“Si te diriges en la dirección equivocada, voy a decirle a Rebecca.”

“¡Heok!” Randolph se restringió a sí mismo, y su expresión se volvió tan digna como la de su maestro.

Theodore sonrió antes de abrir su boca para decir, “No, no quiero ir a los burdeles.”

“¿Huh? Ah, no. Entonces, ¿a de dónde quieres ir?”

“Yo quiero saber acerca de un lugar especial.”

¿Lugar especial? Randolph y Jack ambos ladearon su cabeza por las palabras crípticas, entonces Theodore abrió su boca.

“¿Dónde está el gobernador de esta isla?”

Descarga: