XN – Capítulo 63

Modo Noche

Capitulo 63 : Poderoso.

“¡Rompete para mí! ¡Rompete! ¡Rompete! “La expresión de Pun Nanzi se volvió seria. Sus manos estaban constantemente en movimiento cuando la colina gigante golpeó contra la el pico.

Todas las personas en las ciudades y pueblos de los alrededores estaban muy asustados de salir a la
calle, por lo que se escondieron en sus casas. Las personas más valientes miraban por las ventanas y vieron una montaña flotando en el aire, que caía al suelo.

Otra pilar de jade blanco exploto y otro anciano en el Establecimiento de la base tosió una bocanada de sangre y cayó al suelo.

Pun Nanzi sacó una calabaza de color púrpura. Su mano formó un sello y entonó un cántico. La calabaza se estremeció y líquido rojo salió de ella. El momento que apareció el líquido, se encendió en llamas y envolvió a la colina.

“¡Rompete!” Pun Nanzi soltó un rugido y lanzó la colina en llamas hacia abajo. Con un estruendo, numerosas grietas aparecieron en la barrera de luz que comenzaron a extenderse.

Otros dos pilares de jade blanco se rompieron y dos ancianos más cayeron.

De los ocho pilares blancos, sólo cuatro quedaban. Aparte de los dos ancianos de la Formación del núcleo, las caras de los dos ancianos del Establecimiento de la base estaban completamente cenicientas y sus cuerpos temblaban. Claramente habían llegado a su límite.

Huang Long ya había traído a todos los discípulos internos aquí. Todos sus rostros se llenaron de sorpresa y miedo. Wang Hao también estaba entre ellos. Su cara estaba pálida. Cuando vio Wang Lin, que se acercó a él, se quedó sin habla, incapaz de decir una palabra.

La cara de Pun Nanzi era sombría mientras flotaba en el cielo. La fuerza de esta formación protectora estaba más allá de sus expectativas. El sabía que esta formación no estaba a su máxima capacidad. Si hubiera un cultivador de Alma naciente controlándola, sería mucho más poderosa.

En este momento, esta formación sólo podía defender y no hacer nada más, pero, sí un cultivador del Alma naciente estuviera controlándola, su poder sería aterrador.

Mientras el anciano de tez roja observaba a sus jóvenes del Establecimiento de la base caer uno a uno, Su corazón sangraba. Él gritó, “Anciano Pun Nanzi, su secta Xuan Zong Dao siempre ha tenido una buena relación con nuestra secta Heng Yue. ¿Realmente quiere exterminar a mi secta?”.

Pun Nanzi resopló y dijo, “Liu Wenju, usted pasó de ser sólo un junior, hace quinientos años, a ser el pilar de la secta Heng Yue habiendo llegado a la Formación del núcleo. Pero al final morirá manteniendo esta formación. Pero, si la abre, las cosas serán más fáciles para todos”.

El experto en la formación del núcleo, Liu Wenju, vaciló y la anciana gritó de repente, con una voz enfadada, “¡Anciano Pun Nanzi, no puedo obedecerle!”

Pun Nanzi dejó escapar una risa loca. Su rostro oscuro gritó. “¡Qué así sea! Esta formación protectora, caerá por mí!” Con eso, agitó la mano y la colina gigante se elevó en el aire. Su cara se puso roja mientras escupió más energía de Alma naciente y la colina se hizo aún más grande.

“¡Cae!” El Sello de las mano de Pun Nanzi cambió y le indicó a la colina bajar.

La colina zumbaba mientras caía.

Con un crujir, las grietas en la barrera de luz aumentaron y otro de los pilares blancos exploto y otro anciano del Establecimiento de la base cayó.

La colina gigante cayó otra vez, penetró dos centímetros en la barrera y el último anciano del Establecimiento de la base tosió una bocanada de sangre y cayó al suelo.

“¡Rompete!” Con el grito de Pun Nanzi, La colina gigante siguió presionado hacia abajo y avanzó cinco centímetros más. El pico del pino azul temblaba. Con un rugido atronador, toda la montaña se hundió decenas de metros.

El puente de piedra conectaba a la secta Heng Yue se partió en dos y cayó por el acantilado.

Mientras tanto, la formación protectora finalmente no pudo aguantar más y fue destrozada en pequeños pedazos y desapareció.

Los dos últimos pilares de jade blanco colapsaron y Liu Wenju y la anciana cayeron al suelo con expresiones amargas, incapaz de decir una palabra.

Pun Nanzi soltó un resoplido frío. Descendió lentamente y la colina gigante todavía flotaba en el aire, liberando una poderosa presión.

Después de que Pun Nanzi aterrizó, dijo, con una expresión fría, “¿Quién de ustedes es Wang Lin?”

Wang Lin ya había mezclado en la multitud de los discípulos internos. Nunca pensó que lo primero que este experto de Alma naciente haría era buscarlo.

Todas las miradas de los discípulos que lo rodeaban se volvieron hacia él. Pun Nanzi escanea el grupo y su mirada se posó en Wang Lin. Él levantó la frente y pensó que este debe ser Wang Lin. Antes, el anciano Ouyang había mencionado Wang Lin muchas veces y dijo que sus pérdidas fueron del todo debido a Wang Lin. Realmente quería reclutar a Wang Lin.

Pun Nanzi siempre había querido el territorio de la secta Heng Yue secta. Esta vez, pensó que, con Zhou Peng, iban a ganar con seguridad y se haría cargo de las tierras de la secta Heng Yue sin usar abiertamente la fuerza.

Pero la aparición de Wang Lin interrumpió su plan y lo obligó a aparecer y a la fuerza tomar la tierra.

“¿Eres Wang Lin?” Fríamente preguntó.

Wang Lin inhaló profundamente. Él juntó las manos y respetuosamente dijo, “Discípulo es Wang Lin, y él saluda al anciano Pun Nanzi”.

Pun Nanzi asintió con la cabeza. Se volvió a Liu Wenju y a la anciana y dijo, “todos los antepasados de Alma ​​naciente de la secta Heng Yue han muerto luchando en otro país. Ustedes ya no tienen la capacidad de mantener esta montaña. En lugar de dejar que otra secta la roben, ¿por qué no darla a mi secta Xuan Zong Dao?”

Liu Wenju dio la anciana una mirada amarga y dijo, “Anciano, por favor, considere la buena relación entre las dos sectas y no…”

Sin dejar que Liu Wenju termine de hablar, Pun Nanzi lo interrumpió y le dijo con impaciencia, “¡Basta! ¡Además de las personas, nada más puede dejar este lugar! Si me sigues molestando, no me importa exterminar a toda la secta!”

La anciana se puso furiosa y estaba a punto de hablar cuando Liu Wenju la detuvo. Tomó una respiración profunda y respetuosamente dijo, “Junior obedece, pero este pico ha sido de nuestra secta desde hace miles de años y junior no tiene el derecho darla. Junior sólo puede estar de acuerdo con un préstamo. Si en el futuro… ”

Pun Nanzi se burló. Una vez más se interrumpió y dijo, “¿Préstamo? Esta bien. Prestala a mi secta Xuan Zong Dao por cien mil años”.

Todos los discípulos internos estaban furiosos, pero ninguno de ellos se atrevió a mostrarlo. Todos ellos se sintieron muy deprimidos y se quedaron en silencio. Algunos de los discípulos comenzaron a pensar en sí mismos.

La mirada de Pun Nanzi barrió el área y aterrizó en Huang Long. El dijo: “Usted. Deja  la espada Luna purpura. Mi junior Ouyang tiene sus ojos en ella”.

Huang Long soportó la humillación y apretó sus manos. Miró hacia Liu Wenju y a la anciana. Cuando se vio con que sólo observaban, soltó suspiro, sacó la espada y la tiró al suelo.

Pun Nanzi agitó su mano derecha y la espada Luna púrpura fue a su mano. En el momento en que la espada entró en su alcance, un gas color púrpura salió de la espada y se transforma en un dragón gigante. ​