<- Actualmente solo registrados A- A A+

RMJI – Capítulo 287

Capítulo 287. Maestro Inmortal

 

Han Li, como cultivador del Establecimiento de la Fundación, naturalmente no prestaría atención a las píldoras medicinales de los mortales. Sin embargo, en ese momento no pudo rechazar la buena voluntad de la otra persona; por lo tanto, dudó un poco y luego la recibió con una expresión tímida.

 

“¡Ja, ja, ja, ja! Esta píldora protectora del corazón fue refinada a partir de la receta secreta del Hermano Hua; no es fácil de regalar a otras personas. Darla hoy como regalo de bienvenida es ser muy generoso”. Qin Yan sabía que Han Li no le daría mucho valor a este artículo, pero aún así trató de decir algunas frases agradables para su buen amigo, con la esperanza de que el anciano de apellido Hua quedara con una buena impresión de Han Li.

 

El anciano miró extrañamente a Qin Yan unas cuantas veces, sin saber lo que él y Han Li pretendían expresar al decir estas cosas delante de él.

 

¡Sólo había dado una píldora medicinal tan preciosa a este joven para mostrarle algo de dignidad a Qin Yan! ¿Cómo podría darle esta píldora tan cara a un extraño que acababa de conocer?

 

Justo cuando el anciano dudaba sobre si preguntar o no, un sonido agudo entró en la habitación:

 

“¡El Príncipe Xin ha llegado!”

 

La transmisión del sirviente hizo que todo el clamor en la habitación se calmara inmediatamente; toda la gente miró respetuosamente hacia una de las puertas laterales de la habitación.

 

Cuatro sirvientas salieron por primera vez por esa puerta, parándose a ambos lados del asiento principal. Entonces, un hombre y una mujer salieron tranquilamente, sentándose en la cabecera de la mesa.

 

El hombre tenía cuarenta años, era un hombre de mediana edad con barba de unos centímetros de largo. Su cara cuadrada y sus ojos de tigre exudaban una dignidad y un poder natural. La otra era una hermosa mujer de veintitrés años vestida con vestimenta de palacio, con su vestido largo en el suelo.

 

Viéndolos entrar, toda la gente sentada se levantó y presentó sus respetos al hombre y a la mujer:

 

“¡Príncipe, Dama, saludos!”

 

Debido a que esta joven mujer no era la esposa original del Príncipe Xin -ella era sólo la concubina a la que había favorecido más recientemente- estas personas sólo podían llamarla ‘Dama’.

 

“Todo el mundo es un buen amigo de este Príncipe; no hay necesidad de ser tan cortés. Vengan, siéntense todos”.

 

La forma en que el Príncipe Xin hablaba era muy diferente de la impresión que daba su rostro; era muy suave y directa, ¡lo que hacía que la gente tuviese una impresión favorable de él! La bella concubina a su lado, naturalmente, no dijo nada. Ella simplemente se quedó allí con una encantadora sonrisa.

 

Cuando los demás escucharon estas palabras, todos se miraron unos a otros y sonrieron antes de sentarse.

 

“Este Príncipe tiene una personalidad directa. Si tengo algo que decir, se lo diré a todo el mundo”. El Príncipe Xin habló con una sonrisa un momento después de sentarse.

 

Esta frase hizo que todas las personas que se encontraban frente a él comenzaran a hablar animadamente.

 

“Príncipe, si tienes algo que decir, por favor, dilo.”

 

“Sí, conocemos al Príncipe desde hace muchos años. Todo el mundo sabe el tipo de actitud que tiene el Príncipe”.

 

……

 

Era obvio que si bien había algunos que hablaban genuinamente, también había otros que hablaban simplemente para halagar al Príncipe Xin.

 

“La razón por la que he invitado a todos aquí hoy es porque la enfermedad de mi amada Qing’er ha sido completamente curada. ¡La alegría de este Príncipe dicta que tenga un poco de emoción y que celebre sin restricciones! Además, este Príncipe tiene un enorme pedazo de buena fortuna que quiero dar a todos. En cuanto a si alguien tiene suficiente karma para obtenerlo, eso dependerá de la suerte individual”.

 

Las palabras del Príncipe Xin superaron con creces las expectativas de todos; no pudieron evitar mirarse unos a otros.

 

¿Había reunido el Príncipe a esta gente sólo para darles un pedazo de buena fortuna? ¡Esto era demasiado inconcebible!

 

“Jeje, Qing’er, mira. ¿No está todo el mundo un poco sorprendido como yo esperaba?” No sólo no estaba enojado, sino que el Príncipe Xin en realidad dio una ligera risa mientras se dirigía a la bella concubina que estaba a su lado.

 

Al escuchar esto, la hermosa mujer llamada Qing’er se rió suavemente y luego respondió con una hermosa voz:

 

“¡Príncipe, tal vez cualquiera que escuchara estas palabras se sentiría un poco sorprendido! La respuesta de todos es natural”.

 

El Príncipe Xin se rió y se acarició su barba corta en su barbilla después de escuchar las palabras de esta mujer. Luego, se dio la vuelta y le explicó a la conmocionada reunión:

 

“¡No hay necesidad de que todo el mundo se quede perplejo! Es así: la extraña enfermedad de Qing’er fue curada por un experto recién llegado. Este experto puede llamar al viento, llamar a la lluvia, respirar fuego y escupir hielo, un verdadero y genuino Inmortal. Además, después de curar la enfermedad de Qing’er, este Inmortal viviente fue capaz de reconocer inmediatamente que el hijo pequeño de este Príncipe tiene raíces espirituales y puede comprender técnicas inmortales. Así pues, aceptó al hijo de este Príncipe como uno de sus discípulos; dentro de poco, mi hijo se embarcará en el camino de la cultivación”.

 

Habiendo hablado hasta este punto, el Príncipe Xin no pudo evitar revelar una expresión de alegría en su rostro.

 

Una persona con barriga en la multitud gritó inmediatamente:

 

“Cultivador Inmortal, ¿podría esta persona ser un cultivador Inmortal de las tradiciones?”

 

Esta frase provocó instantáneamente una conmoción entre todos los presentes en la gran sala.

 

Aunque los cultivadores eran considerados como extremadamente misteriosos por los mortales en el mundo secular, todas las personas que estaban sentadas aquí no eran individuos ordinarios; naturalmente, todos ellos habían escuchado más o menos de algo en ese sentido. Algunos de sus ancestros incluso habían hecho tratos con unos pocos cultivadores.

 

Incluso hoy en día, siempre circulaban rumores en el mundo exterior de que había cultivadores haciendo guardia en el interior del palacio imperial, lo que hacía que todo el pueblo venerara aún más a los cultivadores.

 

Ahora que los visitantes en la habitación habían escuchado que un Inmortal vivo había llegado a la mansión del Príncipe Xin, la mayoría de la gente en la habitación reveló instantáneamente expresiones de mucha emoción.

 

Al escuchar esto, Qin Yan se sorprendió inicialmente en su corazón, y no pudo evitar girar la cabeza para mirar a Han Li.

 

Sin embargo, Han Li a su vista no expresó nada, y su cara parecía ser normal.

 

Al ver esto, Qin Yan no se atrevió a hacer más preguntas; sólo podía girar la cabeza y escuchar las siguientes palabras del Príncipe Xin.

 

En ese momento, viendo que todos se habían quedado atónitos por sus palabras, el Príncipe Xin se rió y continuó hablando:

 

“Naturalmente, este príncipe también ha preguntado a este experto, y ha confirmado que es un cultivador inmortal. Además, bajo el serio impulso de este Príncipe, está dispuesto a quedarse unos meses más aquí y a enseñarle a este Príncipe formas de mantener una buena salud. Este Príncipe también descubrió que este Inmortal vino específicamente a aceptar algunos discípulos con el karma para ser un Inmortal. Al saber esto, este Príncipe pensó inmediatamente en todos ustedes. No sólo esto, sino que incluso les pedí a todos ustedes que llamaran a todos sus parientes más jóvenes porque este maestro Inmortal está dispuesto a aceptar discípulos tanto femeninos como masculinos. En un momento, invitaré a este Maestro Inmortal Wu a salir y presentarlo a todos. En cuanto a si tienen o no esta buena fortuna, dependerá de su karma”.

 

Si las palabras que había pronunciado antes sólo tenían la intención de despertar la envidia de todos los presentes, las siguientes palabras del Príncipe Xin eran naturalmente como un enorme panecillo que acababa de caer sobre las cabezas de todos, sorprendiéndolos. Instantáneamente, el sonido de la gente expresando su profunda gratitud comenzó a sonar.

 

¡Un cultivador inmortal! Este era un verdadero Inmortal caminando sobre la tierra. Mientras uno tenga éxito en el cultivo, podrá vivir unos pocos cientos de años e incluso sabrá cómo usar la magia y las técnicas inmortales. Si los hijos de estas figuras importantes tuvieran la suerte de convertirse en discípulos, ¡¿qué gran respaldo significaría eso?!

 

Cuando Han Li escuchó esto, un extraño sentimiento se elevó en su corazón aunque su expresión parecía ser de madera.

 

Inicialmente pensó que había encontrado el rastro del Dao Diabólico una vez que el Príncipe Xin habló del Inmortal viviente.

 

Pero al escuchar que el Inmortal quería aceptar discípulos sin motivo, algo no parecía correcto. ¿Cómo podrían los cultivadores que se infiltraron en otros países para causar problemas llamar la atención sobre sí mismos de esa manera? ¿No se estaban convirtiendo en un objetivo? A menos que este cultivador fuera…

 

Justo cuando Han Li estaba pensando en esto, en medio de toda la conmoción, el Inmortal viviente finalmente apareció en la habitación con una expresión arrogante.

 

Llevaba una túnica gris taoísta, su cabello y barba eran completamente blancos. Su cara era rubicunda como la de un niño, apareciendo completamente como un experto legendario. Este tipo de imagen hizo que la mayoría de la gente presente creyera instantáneamente en su identidad a pesar de que aún no había utilizado ningún tipo de magia.

 

Sin embargo, cuando Han Li vio a este ‘maestro inmortal’ que parecía que había salido directamente de un cuadro, se quedó sin habla durante bastante tiempo.

 

Esto no era más que un mero cultivador de quinta o sexta capa de la Condensación de Qi; si Han Li extendiera un dedo, tal vez fácilmente podría pellizcarlo hasta la muerte.

 

Pero este tipo de “experto” era suficiente para hacer que los mortales de alto rango se amontonaran a su alrededor, halagándolo y adulándolo incesantemente. Esperaban que este inmortal les concediera un favor y aceptara a uno de sus hijos o hijas como discípulo.

 

Cuando Qin Yan vio esto, no pudo evitar sentirse algo inquieto; el anciano que estaba detrás de él mostró una mirada aún más ansiosa. Ambos estaban preocupados de que si actuaban demasiado tarde, todo el karma sería quitado completamente por las otras personas.

 

Justo cuando Qin Yan estaba dudando, la voz de Han Li apareció repentinamente a su lado.

 

“¡Relájate, esta persona no es del Dao Diabólico! En cuanto a si quieres o no que tus descendientes lo tomen como su maestro, ¡eso depende totalmente de ti! ¡Sólo estoy aquí para garantizar la seguridad de tu Clan Qin! Sin embargo, el cultivo de este “maestro inmortal” es… ¡Ja Ja Ja!”

 

Mientras reía con frialdad, la voz de Han Li desapareció de repente.

 

Qin Yan se sorprendió; miró apresuradamente a su alrededor y descubrió que, aparte de él mismo, nadie parecía haber escuchado lo que le había dicho. Ese Hermano Hua todavía le preguntaba incrédulo por qué no se dirigía también hacia el maestro inmortal para permitir a sus descendientes probar su karma.

 

Al mismo tiempo, el Anciano Hua se dio cuenta de que esa era la razón por la que la extraña enfermedad que no tenía forma de curar fue curada instantáneamente por esa persona. ¡Fue porque se trataba de un cultivador!

 

Dicho esto, el anciano ya no se molestó en convencer a Qin Yan; del mismo modo, también se acercó al anciano de cabello blanco. Naturalmente, su nieto y su nieta le siguieron de cerca.


Capítulo semanal

¿Quieres mostrar tu apoyo? Según la donación publicare capítulos extras; anunciando al patrocinador.

Patrocinio: 6$ x 3 capítulos Facebook
Descarga:

7 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.