ATG – Capítulo 1655

Capítulo 1655: Su odio, sus pensamientos

El arca profunda pasó a través de muchas capas oscuras del espacio y regresó al Reino del Robo de Almas. Fue mucho más rápido que cuando llegó por primera vez.

Qianye Ying’er estaba de pie al costado del barco, el viento negro azotaba su cabello dorado en un hermoso frenesí. Por alguna razón, la oscuridad en sus ojos parecía un poco diferente a la anterior.

Una sombra negra apareció detrás de ella sin un sonido. Era Chi Wuyao.

“¿Ha despertado?” Chi Wuyao se acercó a Qianye Ying’er y le preguntó.

“Si. ¿Dónde estabas?” Qianye Ying’er respondió simplemente. Era casi como si acabara de notar la llegada de la primera.

“Fui a limpiar algunas pistas que no deberían dejarse atrás”, respondió Chi Wuyao antes de fruncir el ceño un poco. La pregunta inconsciente de Qianye Ying’er la hizo recordar el destello de esa aura que no pudo encontrar de nuevo sin importar cómo lo intentó.

Era casi la cosa más extraña que había encontrado en la Región Divina del Norte.

Una cosa era que el extraño hubiera tenido una capacidad de ocultamiento tan sorprendente que, en primer lugar, nunca lo había notado.

Pero el extraño habia logrado escapar. Ella debería haber podido atraparlo de inmediato. Ni siquiera una técnica de ocultación tan poderosa como la Cascada del Corte Lunar podría hacer que alguien desaparezca tan rápido y completamente tras la detección.

Por lo menos, ella no conocía a nadie que pudiera lograr tal cosa.

“¿Algo te esta molestando?” Qianye Ying’er le lanzó una mirada de reojo.

“Por supuesto.” Chi Wuyao le dio una sonrisa. “Soy la Reina Diablo de la Región Norte, la monarca del Reino del Robo de Almas y la cuidadora de muchos, muchos niños. Casi siempre me molesta algo.”

Qianye Ying’er sabía que estaba evitando la pregunta, pero no profundizó más allá de soltar un resoplido… su mente estaba en otro lugar de todos modos.

Chi Wuyao miró el cielo gris sobre sus cabezas y dijo: “El día terminará en quince minutos.”

“No quiero verlo ahora”, respondió Qianye Ying’er con indiferencia. “He llegado a la conclusión de que necesito pensar algunas cosas.”

“¿Eso significa que has reconocido lo que te dije antes?” Chi Wuyao preguntó con una sonrisa perezosa en su rostro. “Aún así, hay algunas cosas en este mundo que es mejor dejar de pensar. Solo crecerá cada vez más si lo intentas. Debes seguir con tu vida después de confirmar que existe o no.”

“¿Qué debo hacer si ‘existe’?” Qianye Ying’er, inconscientemente, se miró los pies. “Para alguien de mi posición…”

En realidad, estaba pidiéndole orientación a Chi Wuyao.

Finalmente entendió de dónde había venido su extraña hostilidad hacia Chi Wuyao, e incluso ahora todavía le desagradaba profundamente la mujer. Pero… ella parecía ser la única que estaba calificada para darle una respuesta en este momento.

“O lo remueves por completo u obedeces lo que tu corazón te dice que hagas”, respondió Chi Wuyao con facilidad. “Cualquiera de las dos opciones es mejor que la ignorancia, la abnegación y el estancamiento en el limbo.”

“Dicho esto, si fuera tan fácil de eliminar…” Chi Wuyao sacudió la cabeza y no continuó más.

“Heh…” Qianye Ying’er resopló burlonamente a sí misma. “Alguna vez, pensé que todos los hombres del mundo eran humildes moscas. Pensé que ninguno de ellos tenía el derecho de entrar en mi vista, mucho menos tocar un pelo en mi cuerpo. Quién hubiera pensado que caería tan bajo… qué broma… qué broma…”

“Siéntete libre de reírte de mí si lo deseas, Chi Wuyao.”

“¿Y por qué iba a hacer eso?” En realidad, había un poco de auto burla en la voz de Chi Wuyao. “Si estamos hablando de bromas, entonces yo soy una broma aún más grande que tú.”

Qianye Ying’er no había estado mirando nada todo este tiempo, por lo que no se dio cuenta de los ojos de Chi Wuyao ni prestó demasiada atención a su elección de palabras.

Después de todo, Chi Wuyao era una mujer que supuestamente subió a la cima sobre los cadáveres de los hombres al pisotear esos sentimientos. Estaba perfectamente en su derecho de llamarse a sí misma una “broma”.

“No entiendo. Lo odiaba y lo encontraba asqueroso. Le planté el Marca del Deseo de Muerte del Alma Brahma en él que lo torturó tanto que estuvo a punto de suicidarse, y él plantó la huella de esclavo que destruyó mi honor para siempre. Lo único que deberíamos tener en común es un mar de odio que nunca podría reconciliarse el uno con el otro…”

“Entonces, ¿cómo pasó esto?”

“¿Es realmente una pregunta tan difícil para ti?” Chi Wuyao preguntó. “Recordemos el momento en que tu único deseo era verlo muerto, el momento en que lo odiabas más que a nada en el mundo. Incluso entonces, no negarás que él es el hombre más especial y misterioso que jamás hayas encontrado en tu vida, ¿verdad?”

“…” Qianye Ying’er no lo negó.

“No hay nada más peligroso en el mundo para una mujer que los secretos de un hombre. Desde el momento en que deseas conocerlos, ya estás a un paso de cruzar el punto de no retorno. Y… cuando aún eras la Diosa del Monarca Brahma, dudo que haya algún otro secreto que quisieras saber más que el de Yun Che.”

“…” Los labios de Qianye Ying’er se separaron ligeramente. Se sorprendió al descubrir que esos recuerdos habían adquirido un tono completamente diferente antes de darse cuenta.

“Él fue el único en quien pensaste cuando estabas en el fondo de tu desesperación. Él estuvo a tu lado en el momento más doloroso de tu vida. Él fue el único rayo de luz que tenías cuando solo había oscuridad a tu alrededor, y él era quien sostenía tu mano cuando salieron del abismo juntos.”

“Antes de que lo supieras, él comenzó a ocupar tanto espacio en tu corazón que excedió incluso el odio que alguna vez pensaste que era todo en tu vida… tal vez incluso puedas sentir que tu odio ya no parece tan importante.”

“!!” Las pupilas de Qianye Ying’er temblaron violentamente.

En el momento en que la huella de esclava fue plantada dentro de ella y los días en que Yun Che la llamó “esclava Ying” deberían ser una marca de humillación que nunca podría lavar por el resto de su vida.

Pero hoy, se dio cuenta de que la sensación de humillación se había desvanecido de alguna manera.

Matar a Qianye Fantian debería haber sido la única obsesión que todavía tenía en la vida después de que la traicionó. Sin duda, ese era el único objetivo que la llevó hasta la Región Divina del Norte. Con ese fin, podría hacer un juramento para entregar todo, arrodillarse ante Yun Che e incluso rogarle que plantara la huella de esclavo dentro de ella.

Ella todavía quería venganza, pero…

Si resultaba ser un sueño imposible, si el único futuro que le quedaba era una eternidad de soledad en la Región Divina del Norte con Yun Che… estaba sorprendida de no haber rechazado el pensamiento de inmediato.

Sorprendida de que ella realmente estuviera esperando ese futuro un poco.

“Esto… realmente es la cosa más aterradora del mundo”, murmuró Qianye Ying’er.

Una vez, el Lobo Celestial Xisu había arriesgado literalmente todo por ella. Incluso renunció a su vida como resultado. En ese momento, lo único que tenía para ofrecer su devoción era el desprecio y el ridículo.

Hoy… ella lo entendió. Ella realmente lo entendió por una vez.

“Sé que todo esto te parece increíble, pero para mí, este es un resultado natural. Y no olvidemos que reclamó cada centímetro de tu cuerpo incluso antes de que te hubieras enamorado de él.”

Chi Wuyao miró a Qianye Ying’er antes de molestarla ligeramente. “La Diosa del Monarca Brahma es hermosa sin igual, y cualquier hombre que te atrape seguramente te disfrutará día y noche. Apuesto a que tu cuerpo se ha moldeado para adaptarse perfectamente a su forma, ¿estoy en lo cierto? Nunca escaparás de él mientras vivas.”

“Callate.” Qianye Ying’er miró hacia otro lado.

Chi Wuyao miró la vista lateral de la cara de Qianye Ying’er y sintió que la comisura de sus labios se alzaba un poco. “Si tu viejo y despiadado yo pudiera ganar el enamoramiento sin sentido de innumerables dioses y príncipes, incluso cuando los trataras como basura, entonces solo puedo imaginar cómo se sentirían si te vieran en este momento.”

“Chi Wuyao”, dijo Qianye Ying’er de repente. “Has experimentado innumerables hombres en tu vida. Probablemente conoces a los hombres mejor que la mayoría, ¿verdad?”

Chi Wuyao: “…”

“De todos modos, quiero preguntarte algo”.

Eso fue lo que dijo, pero estaba mirando en la dirección opuesta a la cara de Chi Wuyao, y estaba murmurando a diferencia de ella. “Crees que… crees que él…”

“¿Quieres saber si Yun Che siente algo por ti?” Chi Wuyao dijo sin rodeos en su lugar.

Qianye Ying’er se volvió aún más lejos y asintió casi imperceptiblemente.

“Por supuesto no.” Si Chi Wuyao fue contundente antes, entonces no fue nada comparado con su respuesta.

“…” Qianye Ying’er cerró los ojos por un momento antes de sonreír burlonamente a sí misma. “Ya me lo imaginaba.”

“Como esta ahora, no sentiría algo así por nadie. No se atrevería”, explicó Chi Wuyao. “Recuerda que perdió todo lo que dejó en un solo momento. No se permitiría ‘distraerse’ por nada hasta que se cumpla su venganza, e incluso entonces…”

“Es imposible saber si alguna vez saldrá de esa pesadilla…”

“… o si él incluso quiere”.

Chi Wuyao suspiró en voz baja.

Estaba segura de que Qianye Ying’er había notado el deseo de muerte que Yun Che escondió detrás de su odio.

Los ojos de Qianye Ying’er se volvieron distantes. Estaba tan distraída que ni siquiera se dio cuenta de que Chi Wuyao… conocía a Yun Che demasiado bien.

Qianye Ying’er comenzó a darse la vuelta y alejarse. Un gran peso se sentó en su mente.

“¿No vas a decir ‘gracias’?” Chi Wuyao preguntó.

Qianye Ying’er hizo una pausa por un segundo antes de responder en un tono frío: “Aun te desprecio, sabes.”

Chi Wuyao sonrió y no le prestó atención a su insulto en absoluto. En cambio, ella dijo algo que desconcertó a Qianye Ying’er. “Bueno, personalmente me gustaría darte las gracias por todo lo que hiciste.”

“??” Qianye Ying’er frunció el ceño, pero estaba lo suficientemente distraída que decidió seguir caminando y poner su confusión al fondo de su mente. Rápidamente desapareció de la vista de Chi Wuyao.

Se dirigía a donde estaba Yun Che.

Chi Wuyao levantó la barbilla y miró al cielo. Ni siquiera la niebla negra que cubría su rostro podía bloquear el brillo oscuro y encantador en sus ojos. Se dijo a sí misma: “Mientras el Emperador Dios del Cielo Eterno no haya perdido toda razón, hay un noventa y nueve por ciento de posibilidades de que no arriesgue todo y ataque la Región Divina del Norte por la fuerza.”

“Dicho esto, debería estar preparada incluso para las posibilidades más pequeñas.”

————

La habitación más baja del arca profunda de la oscuridad era excepcionalmente tranquila.

Yun Che se había acurrucado en una bola y se sentó en la esquina más estrecha de la habitación. Estaba sosteniendo las tres Piedras de Sonido Glaseado que Yun Wuxin le dio y frotando su dedo sobre ellas una y otra vez… era su forma de pasar tiempo con su hija en su decimoctavo cumpleaños.

…………

Wuxin, ¿sabías que Su Zhizhan me había pedido permiso para desposar a su hijo de dieciocho años, Su Hanlou, en el septuagésimo cumpleaños del abuelo?

En ese momento, el único pensamiento en mi mente era romperle la pierna y echarlo de la casa.

Como tu padre, no es mi derecho interferir con tu vida después de que te conviertas en una adulta.

Pero en el momento en que pensé que alguien podría alejarte de mí, simplemente no pude evitar sentir miedo, pánico, ira…

Hace mucho tiempo, una niña de quince años como tú me pidió mi mano, y su padre se volvió completamente furioso. En ese momento, todo en lo que podía pensar era en cuán desagradable se veía y qué loco estaba actuando.

Eso duró hasta el día en que Su Zhizhan me hizo esa pregunta, y me di cuenta de que incluso tú te casarías con alguien y me dejarías para vivir tu propia vida algún día…

Si ese día pasara, probablemente… escondería mi tristeza detrás de mi sonrisa como lo había hecho su padre.

Pero… pero yo…

Incluso dejo que algo tan precioso se fuera de mi alcancé, para siempre.

Wuxin, eres la mejor hija del mundo… no deberías haber tenido la desgracia de haber nacido del padre más inútil e indigno del mundo.

En este momento, mi mayor deseo es llegar al otro lado del mundo y compensarte… incluso si tengo que caminar a través de un mar de espadas y nadar a través de un mar de sangre para hacerlo.

Espérame… no te haré esperar demasiado.

…………

¡Bang!

De repente, la puerta se abrió bruscamente. Era Qianye Ying’er.

Yun Che levantó la vista e intentó decir algo, pero el portador del olor familiar de repente lo agarró y lo empujó al suelo.

¡Rip!

La ropa negra de Qianye Ying’er desapareció repentinamente por sí sola para revelar la piel perfecta debajo de ellas.

“…” Yun Che se congeló por un segundo antes de recuperarse. “¡No tengo ganas de cultivar hoy!”

“Yo tampoco tengo ganas.”

La máscara de Qianye Ying’er se cayó. Un semblante exquisito que podía eclipsar incluso la luz y el color más brillantes del mundo se reveló, y por primera vez, vio una mirada nebulosa en sus ojos que era tan hermosa que incluso lo aturdía. “¡De repente sentí las ganas de probar cómo se siente estar encima!”

Jie Xin y Jie Ling de repente sintieron algo al mismo tiempo y se miraron la una a la otra.

“Maestra, parece haber un ruido extraño en alguna parte”, dijo Jie Xin.

“Es la voz de Yun Qianying”, agregó Jie Ling. “¿Está herida?”

“Esta voz es…” Hua Jin escuchó atentamente el ruido antes de que un rosado antinatural apareciera en sus mejillas. “Espera… creo… creo que es…”

Chi Wuyao se dio la vuelta para mirar a sus tres brujas y sonrió. “No todos pueden escuchar los dulces e inmortales gemidos de la Diosa del Monarca Brahma, mis queridas, así que presten atención. Podrían arrepentirse de esto de por vida si se pierden incluso n instante.”

“…” Los labios de Jie Xin, Jie Ling y Hua Jin se abrieron. Les tomó un tiempo hasta que finalmente se recuperaron y escaparon como el viento.

————

ATG – Capítulo 1654

Capítulo 1654: Aplastamiento de almas

“…”

Zhou Xuzi no movió un músculo. Tenía la boca abierta, pero no salió ningún sonido de ella. Su entorno era oscuro y misterioso, pero sus ojos eran sorprendentemente blancos.

En este momento, no había nada más desesperado que la sangre ante sus ojos.

La verdadera desesperación no tenía color ni sonido.

Fue lo mismo que cuando la Estrella Polar Azul fue destruida justo en frente de Yun Che.

Lo único más terrible que la desesperación misma, era la desesperación creada por la muerte de la esperanza.

“Je… jeje…”

La risa baja sonó como el canto del diablo. Después de desechar la sangre sucia que se aferraba a su mano, Yun Che observó a su enemigo aplastado y ardió con absoluta satisfacción por primera vez desde el día en que se lleno de odio. “Entonces… ¿cómo se siente? ¿Perro viejo cielo eterno?”

“¿No se siente genial ver a la persona que más valoras morir horriblemente ante tus ojos? ¿¡No es así!?”

“¿¡Soy un diablo sediento de sangre, cruel, pecaminoso e inhumano cuya existencia fue negada por el mundo mismo, y decidiste creer lo que dije!?”

“¿¡ME creíste, estúpido perro viejo!?”

“Ja… jaja… jajajaja…”

“¡AHAHAHAHAHAHAHAHAHA!”

Se rió como si se hubiera vuelto completamente loco. Su cabello negro se balanceaba por todo el lugar. Sin embargo, era imposible pasar por alto el dolor desgarrador y la sangre detrás de su risa loca.

“…” Zhou Xuzi finalmente giró su cabeza lentamente hacia Yun Che y Chi Wuyao. Poseía el cuerpo de un emperador dios, pero su movimiento era tan lento y rígido que era como si fuera una marioneta mal hecha. Una pequeña voz crujió por sus labios.

“Tu…”

“La médula divina indomada es algo bueno”, dijo Chi Wuyao. “Pero mi deseo de reunirme contigo no fue nada comparado con el de Yun Che.”

“¿Cómo se siente soportar el dolor y la desesperación de Yun Che? Oh, qué digo…” Chi Wuyao sacudió la cabeza. “Todavía tienes tu hogar, tus subordinados, tu familia, tus hijos, tus nietos… ¿esto?”

“Esto es solo el aperitivo.” Chi Wuyao estiró su dedo meñique. “Solo has empezado a pagar todo lo que le debes.”

“Pero no te preocupes, es solo cuestión de tiempo. ¡Un día, pagarás todo lo que debes una vez, diez veces, más de cien veces!”

Se suponía que era el rencor de Yun Che, pero por alguna razón los ojos de Chi Wuyao también estaban mortalmente fríos.

“…” Zhou Xuzi comenzó a temblar sin control. De repente, la sangre comenzó a brotar de sus ojos, sus oídos, su nariz y su boca.

“¡AAAAAAAH!”

Zhou Xuzi, el más amable y gentil de todos los Emperadores Dios, gritó como un animal mientras su energía profunda explotaba como estrellas destrozadoras. A su alrededor, el mundo comenzó a desmoronarse a un ritmo asombroso.

¡El poder de un emperador dios desesperado no era nada de lo que burlarse!

Pero Chi Wuyao estuvo lista para esto desde mucho antes. Golpeó a Yun Che una vez en el pecho y lo derribó. Luego, balanceó una tira de tela negra hacia Zhou Xuzi con su mano izquierda.

El poder de dos emperadores dios colisionaron. El mundo oscuro a su alrededor instantáneamente sufrió enormes daños.

En este punto, Zhou Xuzi se había vuelto completamente loco. Gritó una y otra vez y lanzó su poder por todo el lugar como un niño.

¡¡Retumbar!!*

De repente, el sonido de una explosión antinatural cortó el espacio de destrucción entre los dos emperadores dioses, y Yun Che regresó con una energía profunda de color rojo sangre que cubría todo su cuerpo. Gritando aún más fuerte y más loco que Zhou Xuzi, cargó hacia este último y lanzó su gigantesca espada de color bermellón directamente hacia su cabeza.

“¡Viejo perro Cielo Eterno… muere… MUERE!

El poder máximo de Yun Che era comparable al de un Maestro Divino de nivel siete después de activar el Monarca del Infierno. Si Zhou Xuzi hubiera estado cuerdo en este momento, se habría sorprendido por el poder de Yun Che.

En el momento en que Zhou Xuzi sintió el aura de Yun Che, ignoró por completo el poder de Chi Wuyao y se abalanzó hacia Yun Che como un lobo desesperado que había captado el aroma de la sangre.

¡Retumbar!*

La tierra se puso boca abajo, e innumerables montañas se derrumbaron por el impacto. Aunque Chi Wuyao logró dejar una herida sangrienta en la cintura de Zhou Xuzi, el poder de este último aún golpeó directamente la Espada de la Aniquilación Celestial de Yun Che.

Yun Che había estado mejorando a un ritmo imposible, pero no había manera de que pudiera luchar contra un emperador dios furioso en este momento.

El impacto sonó como si el cielo mismo se estuviera rompiendo, o dos estrellas chocando entre sí. La sangre brotó de la garganta de Yun Che, y fue derribado como una rama marchita en un huracán. Sin embargo, a Yun Che le tomó solo un momento recuperar el aliento, tragarse la sangre en la boca, levantar la espada que no había soltado incluso después de que sus huesos se rompieron por el impacto y canalizarla con energía una vez más. Luego, se lanzó hacia Zhou Xuzi nuevamente.

Chi Wuyao suspiró dentro de su mente. Ella había previsto esto desde el principio. Esta fue la razón principal por la que había ordenado a Jie Xin y Jie Ling que la siguieran en este viaje.

Ella se elevó en el aire e hizo un sello manual diabólico, reuniendo la energía oscura a su alrededor para hacer retroceder a Zhou Xuzi. Al mismo tiempo, disparó un rayo negro de sus ojos directamente al alma de Zhou Xuzi. Era el alma del Emperador Diablo Nirvana.

El alma del Emperador Dios del Cielo Eterno tembló de miedo cuando su trauma de diez mil años volvió a la vida. Como resultado, Chi Wuyao logró recuperar tanto su poder como su persona. Sin embargo, el emperador dios todavía estaba arrasando y haciendo todo lo que estaba en su poder para llegar a Yun Che.

Una barrera apareció de la nada y tiró a Yun Che antes de que pudiera alcanzar a Zhou Xuzi. Entonces, dos figuras blancas aparecieron de la oscuridad e inmovilizaron a Yun Che con su poder.

Eran Jie Xin y Jie Ling. El poder combinado de dos Maestros Divinos de nivel diez era tan grande que Yun Che ni siquiera podía levantar un dedo, mucho menos lanzarse hacia Zhou Xuzi nuevamente.

“UAAAHH… LO MATARÉ… ¡LO MATARÉ! ¡AAAAAH!

Yun Che gritó como un loco mientras luchaba por liberarse. Cada vez que gritaba, salía sangre de su garganta.

Jie Xin y Jie Ling estaban completamente impasibles. Hoy, su única tarea era mantener a Yun Che bajo control.

Chi Wuyao estaba tranquila, y apenas le costó esfuerzo dañar el alma de Zhou Xuzi porque este estaba en un estado de locura. Sin embargo, el emperador dios parecía haberse vuelto completamente loco, y a pesar de los dolorosos rugidos que Chi Wuyao causó con sus ataques, continuó lanzándose hacia Yun Che desde todos los ángulos posibles que pudiera concebir. El odio en sus ojos era tan rojo como el de Yun Che.

Fue en este momento que una nueva aura se acercó desde la distancia. El honorable Tai Yu apareció rápidamente en la niebla negra.

Zhou Xuzi no le había enviado un mensaje, pero el choque entre dos emperadores dios era imposible de no detectar.

Un Zhou Xuzi enloquecido, un Zhou Qingchen desaparecido…

El Honorable Tai Yu entendió lo que había sucedido de inmediato. Lo único que podría conducir a su señor a la locura fue la muerte de Zhou Qingchen.

Pero esta era la tierra de la oscuridad, y la Reina Diablo no estaba sola hoy. Las dos brujas que mantenían a Yun Che bajo control eran sorprendentemente poderosas. Además de eso, otro Maestro Divino de nivel ocho se dirigía hacia ellos…

“¡Mi señor, tenemos que irnos!”

El honorable Tai Yu desgarró las capas de oscuridad que bloqueaban su camino y agarró el brazo de Zhou Xuzi. “¡Tenemos que irnos, ahora!”

¡Bang!

Zhou Xuzi lanzo su brazo como su persona.

El honorable Tai Yu regresó de inmediato a su emperador dios y le bloqueó el camino. Miró directamente a los ojos llenos de odio de Zhou Xuzi y dijo: “¡Mi señor! ¿¡Dejarás que Qingchen muera por nada!? ¡Tenemos que irnos! ¡Nos vengaremos después!”

El nombre de su hijo atravesó el alma de Zhou Xuzi como una aguja. El Emperador Dios del Cielo Eterno finalmente recuperó un poco de claridad.

Un poco de luz brilló de repente en la oscuridad que todo lo consumía. Casi el noventa por ciento del objeto brillante fue destruido por la terrible tormenta negra que lo rodeaba, pero lo que quedaba de él continuó brillando una luz blanca y brillante en los ojos de Zhou Xuzi.

Zhou Xuzi se congeló por un segundo antes de sostener el jade en su palma. Lo sostuvo con fuerza, aterrorizado de dañar el objeto más de lo que ya lo había hecho.

Era el Jade de Longevidad que había forjado personalmente para su hijo en su cumpleaños.

El jade no se había alejado del lado de su hijo hasta el momento en que murió.

La locura se desvaneció y las lágrimas cayeron por sus mejillas. Se dio la vuelta y se fue volando con el Honorable Tai Yu, con la espalda tan triste como una puesta de sol desvanecida.

“Yun Che… Chi Wuyao…”

El odio y la tristeza detrás de la voz de Zhou Xuzi podrían llenar todo el cielo. “¡Reuniré todo lo que el Reino del Dios del Cielo Eterno tiene… la Región Divina Oriental… e incluso las tres regiones divinas mismas… para destruir la Región Divina del Norte y convertirlos en cenizas!”

“¡Guh… aaah!”

El cielo se oscureció abruptamente. De alguna manera, Yun Che pudo distorsionar el poder combinado de Jie Xin y Jie Ling solo un poco usando la Calamidad de la Oscuridad Eterna y liberarse antes de que pudieran hacer algo. Se lanzo directamente hacia Zhou Xuzi, pero…

¡Rip!

Una sombra dorada cortó el espacio y envolvió a Yun Che como una serpiente espiritual, sellando todos sus movimientos por la fuerza.

Entonces, Qianye Ying’er apareció frente a Yun Che y lo agarró por los hombros. Ella dijo seriamente: “Guarda tu fuerza. ¡No puedes matarlo ahora!”

En la distancia, Zhou Xuzi y el Honorable Tai Yu finalmente desaparecieron por completo de la vista y la percepción espiritual de todos.

Yun Che tembló incontrolablemente mientras sus pupilas se encogían. Una lluvia de sangre estalló en sus labios, y sus ojos se volvieron quietos. Se derrumbó como si toda su energía y su alma fueran drenados de su cuerpo.

Su conciencia se hundió en el olvido.

Al matar a Zhou Qingchen justo en frente de Zhou Xuzi, finalmente pudo desahogar su ira. Pero eso fue todo.

La incapacidad de hacerle algo a Zhou Xuzi a pesar de que estaba justo frente a él, el odio hacia sí mismo que su impotencia le causaba… ese era el peor dolor y tormento.

Chi Wuyao se acercó y miró una vez al inconsciente Yun Che. Ella suspiró. “Actúa como un niño a pesar de que se ha convertido en un espíritu de venganza.”

Qianye Ying’er llevaba a Yun Che en sus brazos antes de decir en voz baja: “Tal vez todos hemos olvidado que solo tiene treinta años… es un niño,”

Chi Wuyao: “…”

Qianye Ying’er se dio la vuelta y regresó al arca profunda oscura. Se aseguró de caminar lenta y silenciosamente. Pasó un tiempo antes de que sus figuras fueran tragadas por la oscuridad.

“Ai.” Chi Wuyao sacudió la cabeza ligeramente. “Me pregunto si hice lo correcto.”

“Hua Jin.”

Chi Wuyao gritó, y la Bruja apareció frente a ella en una posición de rodillas.

“¿Cómo es?” ella preguntó.

Hua Jin levantó una perla negra y dijo: “Aquí. Tenemos que ‘agradecerle’ al Emperador Dios del Cielo Eterno porque todo fue como se planeó.”

Chi Wuyao aceptó la perla negra y la escaneó una vez con su conciencia. Una sonrisa apareció en sus labios. “Bien hecho.”

De repente, sus ojos cambiaron sin previo aviso cuando desapareció ante Hua Jin.

“…!?” Cogida por sorpresa, la Bruja casi dijo algo antes de cubrirse la boca. Luego, ocultó su aura y desapareció en nada como un fantasma.

Chi Wuyao atravesó el espacio de la oscuridad y reapareció afuera. Extendió su percepción espiritual a diez, cien, mil, diez mil kilómetros de distancia en un instante, pero un ceño apareció rápidamente en su rostro.

“¡Muéstrate!” Amenazó, dejando una onda de sonido permanente en el espacio.

Pero no pudo encontrar ningún aura o señal de que alguien hubiera estado aquí hace un momento, y mucho menos obtener una respuesta.

Chi Wuyao retiró su percepción espiritual y murmuró para sí misma. “¿He cometido un error?”

Ella exhaló en silencio antes de desaparecer en el aire.

¡Una respiración… dos respiraciones… tres respiraciones!

¡Desgarrar!*

Chi Wuyao apareció desde una grieta en el espacio y extendió su conciencia al máximo a la velocidad más rápida posible.

Tenía absoluta confianza en sus propios sentidos.

Pero aun así, no encontró nada en absoluto.

Esa pequeña y fugaz aura había escapado de alguna manera de su percepción espiritual en solo una fracción de instante.

Pero alguien así no existía en este mundo, ya no.

Entonces, ¿quién podría ser?…

ATG – Capítulo 1653

Capítulo 1653: Diente por diente

“¡Q-Qingchen!”

Los ojos del Emperador Dios del Cielo Eterno se abrieron tanto que parecía que podrían desgarrarse. Parecía que podría desmayarse en cualquier momento.

Los ojos de Yun Che brillaban con poder diabólico. Su cabello negro flotaba detrás de él, y su aura se agitaba como una violenta llama negra.

El odio en sus ojos se sentía como un par de espadas diabólicas que se habían sumergido en los charcos de sangre del infierno. Parecía que no podía esperar para desgarrar al Emperador Dios del Cielo Eterno en las partículas más pequeñas y bajas utilizando los métodos más dolorosos y crueles que se le ocurrieran.

La energía negra se elevaba de la mano que Yun Che solía sujetar alrededor del cuello de Zhou Qingchen. De hecho, la mitad del cuello de Zhou Qingchen ya se había convertido en carne carbonizada.

Levantados en el aire, los ojos del príncipe estaban rodando en sus órbitas, y su cuerpo temblaba violentamente de dolor. Sin embargo, el agarre de hierro alrededor de su cuello le impidió emitir ningún sonido.

“Yun Che…” Zhou Xuzi dio un paso adelante, pero rápidamente se detuvo en seco. Tenía la boca abierta y su voz sonaba increíblemente ronca.

Chi Wuyao paso junto a Yun Che y fusionó su energía en el aura de Yun Che. Un campo de fuerza invisible y oscuro estaba presionando el pecho de Zhou Xuzi y evitando que se acercara más a Yun Che.

La conmoción y la confusión que se agitaban en el corazón de Zhou Xuzi era como un tsunami gigante que amenazaba con abrumar el cielo. Sin embargo, no hubo error en la acción de Chi Wuyao. Entendió lo que había sucedido casi de inmediato.

“Tú… tú…” tartamudeó Zhou Xuzi. No podía imaginar cuán fea era su expresión en este momento.

¡¡Crack!!

El sonido de huesos rompiéndose de repente atravesó los tímpanos de todos como una flecha. Yun Che había apretado el cuello de Zhou Qingchen, rompiéndolo y causando que este último se pusiera rígido, un grito desagradable salió de su tráquea como el aire escapado de una tubería aplastada.

“¡Para!” Zhou Xuzi sintió como si un par de agujas envenenadas le apuñalaran los ojos. Lo que sea que intentara decir, todo se disolvió en un grito de miedo. Extendió los brazos como si el gesto lo salvara de alguna manera, pero sus piernas sabían que no debía dar ni un solo paso adelante. “¡No… no lo mates… no lo mates!”

La gente solía decir que los monarcas eran insensibles, pero Zhou Qingchen era más importante para Zhou Xuzi que su propia vida.

Qianye Ying’er no estaba bromeando cuando dijo que Zhou Qingchen podría ser la mayor y única debilidad de Zhou Xuzi.

Había roto sus propios principios y creencias para mantener a Zhou Qingchen lejos del mundo. Había entrado en la Región Divina del Norte para hacer un trato con la Reina Diablo. Le había ofrecido un valioso tesoro que solo era superado por la Perla del Cielo Eterno en el Reino de Dios del Cielo Eterno.

Parecía que Zhou Xuzi se desmoronaría si algo le sucediera a su hijo. Nadie creería que él era un Emperador Dios si lo vieran en este momento.

La mayoría de la gente se conmovería por su profundo amor por su hijo.

Desafortunadamente para él, todo lo que Yun Che y Chi Wuyao sintieron fue una profunda sensación de ironía.

“Tu amor por tu hijo es realmente conmovedor, Emperador Dios del Cielo Eterno. Incluso esta reina está casi conmovida hasta las lágrimas.”

Chi Wuyao dijo con una sonrisa antes de lanzar una mirada a su lado… tomó mucho tiempo, pero las cosas al final sucedieron como él quería.

Técnicamente, el plan de Chi Wuyao fue un éxito en el momento en que Zhou Xuzi le había traído a Zhou Qingchen. Después de eso, todo lo que ella hizo — la zanahoria, el palo, los ataques verbales, etc.— se estaba preparando para este momento.

¡El momento en que Yun Che secuestraba a Zhou Qingchen justo delante de los ojos de Zhou Xuzi!

Conseguir la Médula Divina Indomable fue genial, pero a lo sumo fue un bono decente.

Zhou Xuzi no podría imaginar que Chi Wuyao apuntara a su hijo, el niño que tenía absolutamente cero conexiones con ella, y no la Médula Divina Indomable.

Zhou Xuzi apretó los dientes hasta que sintieron que se romperían por la gran cantidad de fuerza que se les estaba aplicando. Se clavó las uñas en la palma de la mano y se obligó a calmarse con todas sus fuerzas.

Pero no importa cuánto lo intentó, simplemente no podía imaginar cómo o por qué la Reina Diablo había unido fuerzas con Yun Che.

La Reina del Diablo era una mujer astuta y cruel que odiaba las tres regiones divinas por encima de todo. Yun Che era una persona diablo nacida en la Región Divina Oriental y una bolsa de misterios y secretos. Finalmente, le dijeron que Yun Che había ofendido tanto al Reino del Robo de Almas como al Reino Yama.

No importa cómo lo mirara, Yun Che fue presa de Chi Wuyao en el mejor de los casos. ¡Las cosas nunca deberían haber resultado así!

Aún más desconcertante fue cómo Yun Che se recuperó de inmediato y le arrebató a Zhou Qingchen. Su poder y su alma deberían haber estado bajo el control completo de la Reina Diablo…

La vida de Zhou Qingchen estaba en juego aquí, por lo que había tratado todo con la máxima precaución. Habría actuado de inmediato si ese fuera el caso.

Pero ya nada de esto era importante. Había renunciado a la Médula Divina Indomable, pero no solo Zhou Qingchen seguía manchado por la oscuridad, su vida estaba en manos de Yun Che en este momento.

“Reina Diablo, ¿q-que significa esto? ¡Cómo… cómo te atreves a volver a tu palabra cuando este viejo ha entregado la Médula Divina Indomable! ¿No tienes vergüenza en absoluto?”

La voz de Zhou Xuzi sonaba relativamente tranquila, pero sus ojos traicionaron sus verdaderas emociones. Tenía un miedo mortal de que Yun Che matara a Zhou Qingchen por capricho.

“¿Oh? Esta reina no entiende lo que el Emperador Dios del Cielo Eterno dice en absoluto.”

Chi Wuyao se explicó lenta y perezosamente: “Esta reina te entregó a Yun Che primero, y tú, la Médula Divina Indomable. Luego, esta reina le ordenó a Yun Che que curara a Zhou Qingchen de su ‘aflicción’ de inmediato.”

“Esta reina ha seguido el acuerdo al pie de la letra, ¿verdad? Entonces, ¿por qué estás enojado? ¡Yo debería ser quien este enojada! ¡Cómo te atreves a acusarme de ir en contra de mi palabra! ¿Es así como se comporta un Emperador Dios de la Región Divina Oriental?”

Si la primera mitad de las palabras de Chi Wuyao estaban indignadas, la segunda mitad estaba claramente cargada de ira justa. Era casi como si el Emperador Dios del Cielo Eterno la hubiera calumniado con el peor crimen del mundo.

“¡¡Tu!!” La calma de Zhou Xuzi se hizo añicos antes de que pudiera mantenerse durante tres respiraciones.

“De nuevo, esta reina ha ejecutado nuestro acuerdo al pie de la letra. Lo que hace Yun Che no es asunto mío y, francamente, ¿por qué me importaría en primer lugar? Sus extremidades están en su cuerpo, no en el mío.”

“~! @ # ¥%…” El Emperador Dios del Cielo Eterno tuvo ganas de desmayarse de nuevo. Esta vez, incluso sus órganos internos temblaban de furia.

Había pasado mucho tiempo desde que se convirtió en el gran y respetado Emperador Dios del Cielo Eterno. ¡Nunca antes lo habían intimidado tanto!

Y no pudo hacer nada al respecto porque la vida de Zhou Qingchen estaba en sus manos.

“¡bien… esta bien! ¡Realmente mereces tu título como la Reina Diablo de la Región Norte!” Zhou Xuzi asintió lentamente. “Este viejo… admitirá que ha perdido esta vez!”

“La Médula Divina Indomable es tuya. Este viejo promete que… nunca dará un paso más en la Región Divina del Norte después de que regrese a la Región Divina Oriental con Qingchen.”

No era tan estúpido como para pensar que podría recuperar la Médula Divina Indomable en este punto. Sabiendo cuánto lo odiaba Yun Che, Zhou Qingchen probablemente sería asesinado en el momento en que hiciera la solicitud.

Zhou Xuzi tenía dos objetivos en mente cuando llegó a la Región Divina del Norte. El primero fue curar a Zhou Qingchen de la oscuridad.

El segundo, fue matar a Yun Che.

En su imaginación, después de que Yun Che curara a Zhou Qingchen de la oscuridad, él reuniría todo su poder y atacaría a Yun Che… a ese rango, no había forma de que Yun Che sobreviviera.

La profecía de que un “dios diablo” traería carnicería al mundo no había abandonado la mente de Zhou Xuzi desde el día en que la escuchó. El propio Yun Che había demostrado ser una gran amenaza cuando mató a dos de sus Guardianes, Tai Yin y Zhu Liu, y transformó a su hijo en una persona diablo.

Entonces, cuando contactó a la Reina Diablo, ¡ya estaba planeando matar dos pájaros de un tiro!

Una vez que matara a Yun Che, pasaría al curado Zhou Qingchen a los brazos que esperaban de Tai Yu y haría todo lo posible para detener a la Reina Diablo y sus Brujas.

Luego haría su propio retiro después de que el Honorable Tai Yu y su hijo hubieran dejado las fronteras por completo.

Si podía matar a Yun Che, no importaría incluso si las noticias de su visita en la Región Divina del Norte fueran expuestas.

La Médula Divina Indomable era increíblemente preciosa, pero si podía matar dos pájaros de un tiro, eso valía tanto como una Píldora Mundial Indomable.

Cuando Chi Wuyao hechizo a Yun Che y le dio una orden, pensó que todo iba según lo planeado. Pero solo tomó un segundo para que su imaginación se destrozara por completo.

Ahora sabía que él era quien estaba siendo engañado desde el principio… peor, el mejor escenario disponible para él ahora era que se fuera con Zhou Qingchen a salvo.

Qué triste resultado fue ese.

“¿Regresar a la Región Divina Oriental con Qingchen?” Yun Che finalmente habló, y cada palabra estaba impregnada de odio imposible. “¡Todavía debes estar soñando, viejo perro Cielo Eterno!”

“Porque en mis sueños… ¡Paso mi tiempo bebiendo tu sangre y matando a cada último miembro de tu asquerosa familia!”

Las puntas de los dedos de Zhou Xuzi se habían hundido tan profundamente en su palma que literalmente estaba tocando los huesos. Todo para mantener la calma en esta increíble situación. Tranquilizando su aura para que no se presentara como una amenaza en absoluto, hizo todo lo posible por hablar en un tono recto. “Yun Che, sé que me odias, pero Qingchen no tiene nada que ver con eso”

“¿¡Y qué hay de mi hija? ¿Qué pasa con mi familia!?”

El rugido furioso de una bestia desesperada hizo trizas las palabras del Emperador Dios del Cielo Eterno. Sus dedos seguían cavándose más y más en el cuello de Zhou Qingchen, teñiendo la mitad de la ropa del hombre con sangre negra rojiza.

“Viejo perro del Cielo Eterno… ¿sabes lo cerca que estuvo mi hija de morir cuando aún estaba en el vientre de su madre? ¿Sabías que yo no estaba allí cuando ella nació? ¿Sabías que la encontré cuando tenía once años… lo que significa que no había cumplido mis deberes como padre durante once años seguidos?”

Miró a Zhou Xuzi con ira y dolor sin fondo. “Y antes de que fuera capaz de compensar incluso una pizca de mis fallas… ¡Renunció a su mayor talento por mí! ¡Un talento que nunca podrá ser replicado nuevamente, solo para salvar mi vida inútil y sin valor!”

“…” Chi Wuyao se volvió y cerró los ojos.

“Je… jejeje…” Yun Che se estaba riendo, pero sonaba más horrible que el lamento de un fantasma. “Ella es… una deuda que nunca puedo pagar por completo… ella es… ¡mucho más importante para mí que mi vida! ¡¡Pero tú… tú!!”

Comenzó a temblar sin control. Su aura era tan caótica que era un milagro que aún no hubiera caído en ruinas. “Por ti, mi hija… mi familia… mi hogar… ¡todo!”

¡Crack!

Varios huesos del cuello de Zhou Qingchen se rompieron de nuevo. Si Yun Che continuaba perdiendo el control, el hombre moriria.

“¡P-para! ¡Para!” Zhou Xuzi rogó. “No fui yo quien destruyó la Estrella Polar Azul y mató a su familia e hija… ¡fue el Emperador Dios de la Luna! ¡Nada de lo que sucedió después fue lo que quería que sucediera!”

“¡Ella morirá! ¡Todos ustedes también merecen morir!” Yun Che gritó con toda la fuerza de sus pulmones, sus ojos tan rojos como la sangre del abismo.

De repente, una voz del alma entró en la mente de todos. “Yo… pagaré… la… deuda… de… mi padre…”

“Mátame…”

Los ojos de Zhou Xuzi se abrieron de par en par. Él gritó: “¿¡Qué tontería estás diciendo, Qingchen!? ¡Tu padre aún no está muerto! ¡No te corresponde pagar mis deudas!”

“…” Heladas, lágrimas sangrientas corrieron por las mejillas de Zhou Qingchen.

“Yun Che, por favor… por favor déjalo ir.” Zhou Xuzi rogó. No había rogado nunca tan lastimosamente, incluso cuando se enfrentó a la Emperatriz Diablo de la Aniquilación Celestial. “El pecado es todo mío. El no sabía nada, no hizo nada. Él… solo tenía admiración y respeto por ti, y… alguna vez fueron amigos, ¿no?”

No dijo cosas estúpidas como ofrecer su propia vida a cambio de la de Zhou Qingchen. Si se suicidaba, la muerte de Zhou Qingchen era casi segura.

No cortas la hierba y dejas las raíces intactas.

“Ai.” De repente, Chi Wuyao suspiró en silencio y dijo: “Yun Che, eso es suficiente. Es hora de devolverle a Zhou Qingchen. Si nos quedamos aquí más tiempo, seremos notados por el Reino de la Luna Ardiente y el Reino Yama.”

Zhou Xuzi fue tomado por sorpresa por las palabras de la Reina Diablo. Se sentía como si estuviera en un sueño.

Chi Wuyao se volvió hacia él y sonrió con ridículo. “Si Yun Che realmente quisiera matar a tu hijo, lo habría aniquilado a la nada en el momento en que le pusiera las manos encima. Ni siquiera hubieras tenido tiempo de arrodillarte y rogar.”

“Puede que posea energía profunda en la oscuridad ahora, ¡pero debes conocer su carácter mejor que nadie! No mata a personas inocentes. ¡Solo contaminaría su integridad y ensuciaría sus manos!”

Las lágrimas aparecieron en los ojos de Zhou Xuzi. Comenzó a temblar de nuevo, pero no por miedo o enojo, sino porque de repente había encontrado una leve esperanza en las profundidades del abismo.

Así es. Él conocía al viejo Yun Che. No había otro joven al que admirara, valorara y apreciara más que él en aquel entonces.

Antes de caer en la oscuridad, una vez llevó la luz más sagrada del mundo.

Podría haberse unido a la Región Divina del Norte, aún podría odiarlo hasta los huesos, pero nunca mataría a una persona inocente sin una buena razón.

Sus ojos podrían estar llenos de sed de sangre, su aura podría haberse corrompido por completo, y la profecía del dios diablo todavía se cernía sobre su cabeza… pero necesitaba ignorar todo eso en este momento. ¡Necesitaba recordar al niño que coronó como el “Hijo de Dios Mesías” antes de que todo se fuera al infierno!

Tenía que creer… tenía que creer… que Yun Che no mataría a Zhou Qingchen sin importar qué.

¡No lo haría! ¡No lo haría!

“Bien… bien.” Zhou Xuzi asintió repetidamente mientras temblaba como una hoja. Reunió toda la fuerza de voluntad que pudo reunir en sus ojos y rogó. “Yo, Zhou Xuzi, cometí un terrible error… un error imperdonable… pero Qingchen es inocente. Soy a quien odias y soy el que cometió todos esos errores. Sé que no lo matarás… así que por favor, déjalo ir. Si lo haces, puedo prometerte cualquier cosa… cualquier cosa.”

Chi Wuyao miró a Yun Che y dijo: “Es solo cuestión de tiempo antes de que te vuelvas lo suficientemente fuerte como para asesinar a Zhou Xuzi con tus propias manos. Solo te ensuciaras las manos y te humillaras matando a alguien que no tiene nada que ver con tu rencor. Vamos. Si no nos vamos ahora, será demasiado tarde.”

Pero Yun Che no se movió ni retiró la sed de sangre en sus ojos en lo más mínimo. ¡Viejo perro del Cielo Eterno, arrodíllate y póstrate tres veces ante mí! ¡Lo dejaré ir si haces eso!”

No había dioses verdaderos en este mundo. Por lo tanto, no había nadie en el mundo que mereciera una reverencia del mismo Emperador Dios del Cielo Eterno.

La boca de Zhou Xuzi se abrió y cerró varias veces mientras observaba el aura de Yun Che. El joven parecía que iba a estallar en cualquier momento. Al final, dijo con la voz más impotente que usó en su vida. “Pro… prométemelo.”

“Je”. Yun Che se burló de él. “No hay nada más que odio en este mundo que una persona que traiciona su palabra. ¿Crees que… rompería mi palabra como tú?”

¡Bang!

Las rodillas de Zhou Xuzi golpearon el piso sin poder. La orgullosa cabeza que nunca se había inclinado ni una vez incluso ante la Emperatriz Diablo de la Aniquilación Celestial golpeó el suelo oscuro bajo sus pies en voz alta.

Un destello cruel y ridículo brilló en los ojos de Chi Wuyao mientras lo miraba.

Goteo… goteo… goteo…*

La sangre y las lágrimas que goteaban de los pies de Zhou Qingchen coincidían con el sonido de la cabeza de Zhou Xuzi golpeando el suelo con irónica sincronía.

¡Bang!

La cabeza de Zhou Xuzi golpeó el suelo por tercera vez, y miró aturdido a Zhou Qingchen… incluso se olvidó de ponerse de pie.

“Bien… muy bien.”

Yun Che sonrió y aflojó su cagarre sobre el cuello de Zhou Qingchen.

¡¡Crrack!!

Las pupilas de Zhou Xuzi se dilataron hasta su límite. En lugar de volver a poner a Zhou Qingchen en el suelo, Yun Che había hundido un brazo en el pecho de su hijo.

BOOM.

La energía oscura brilló desde el brazo ensangrentado, y Zhou Qingchen explotó en un millón de pedazos.

Lo único que quedó en su visión bajo la lluvia de sangre fue la cruel y diabólica sonrisa de Yun Che desde el infierno.

Ya puedes leer el manhua de ATG en SkyManga.com

ATG – Capítulo 1652

Capítulo 1652: Cayendo en manos diabólicas

“…” Por supuesto, Yun Che, cuya alma había sido capturada, no respondió.

Las cejas de Zhou Xuzi se crisparon violentamente. Había escuchado durante mucho tiempo que la Reina Diablo de la Región Norte era tan hermosa y atractiva que parecía un súcubo en carne y hueso. Su seducción parecía arraigada en sus huesos y su habilidad para manipular a los hombres no tenía rival bajo los cielos. Sin embargo, todavía estaba completamente nervioso cuando presenció esta escena.

Si se atrevía a comportarse de una manera tan flagrante hacia un joven cuya alma había tomado en público, entonces uno podría imaginar cuán desenfrenada era normalmente su conducta.

Sin embargo, fue esta acción superficial y simple la que hizo que la boca del Emperador Dios del Cielo Eterno, que había sido azotada por miles de tormentas de la vida, se secara. Comenzó a sentir una sensación de ardor que se había extinguido hace mucho tiempo en su cuerpo. Pero esta sensación pronto se volvió intensa, ya que se extendió rápidamente por todo su cuerpo, muriendo en un sonrojo anormal.

Su corazón se sacudió violentamente… pero al mismo tiempo, para su sorpresa, una lujuria ardiente había nacido dentro de él. Era el tipo de lujuria en la que una persona quería simplemente hundirse, una lujuria que te hacía querer abandonar todo y ahogarse en sus placeres para siempre.

¡Bzzz!

Zhou Xuzi se mordió ferozmente la lengua mientras una energía profunda circulaba por todo su cuerpo y rápidamente reprimía esa aterradora agitación. Su expresión no cambió en absoluto y su voz permaneció baja e imperiosa. “Reina Diablo, una simple técnica hechizante como esa no es suficiente para sacudir el corazón de este viejo. No hay necesidad de que desperdicies energía.”

“Mientras más lo alarguemos, más probable es que suceda algo imprevisto. Has hecho un viaje tan largo aquí, así que no creo que quieras volver con las manos vacías, ¡¿verdad?!”

Chi Wuyao parecía no prestar atención a sus palabras y su mirada ya no parpadeó hacia la Médula Divina Indomable en las manos de Zhou Xuzi, “¡Oh, Dios mío! ¿Estás comenzando a sentirte ansioso? No importa, esta reina tiene mucho tiempo. Incluso si regreso a casa con las manos vacías, supongo que salí a respirar aire fresco. No es que esté perdiendo algo.”

Con calma giró la cabeza y miró hacia el inexpresivo Yun Che. Su voz se volvió más suave cuando dijo: “¿No es así, mi buen Che’er?”

El ceño del Emperador Dios del Cielo Eterno se frunció profundamente pero no dijo nada.

En el momento en que había sacado la Médula Divina Indomable, había sentido claramente la avaricia rapaz de Chi Wuyao saliendo de ella.

Había sufrido una derrota completa en su duelo de palabras y la presión ejercida por su espíritu.

Muchas cosas habían cambiado en los últimos diez milenios. Había envejecido mientras que la Reina Diablo solo se había vuelto más aterradora.

Sin embargo, sin importar la desventaja en la que se encontraba, incluso si su corazón estaba tan ansioso que se había convertido en cenizas, definitivamente no podía retroceder aquí.

Estaba convencido de que la ansiedad de Chi Wuyao no era menor que la suya. Porque si esta reunión se prolongara y los otros dos reinos rey lograran ratesrarla, ella podría olvidarse de quedarse con esta Médula Divina Indomable para ella.

Zhou Xuzi permaneció en silencio, mientras que Chi Wuyao ni siquiera le miro. Ella incluso había alejado su aura de su cuerpo. Debajo de esa bruma negra nebulosa, su cuerpo parecía estar fuertemente presionado contra el cuerpo cautivado de Yun Che.

Había varias mujeres emperador dios en las otras tres regiones divinas. Incluso el gran ancestro de su Reino de Dios del Cielo Eterno era una mujer. Si no lo hubiera presenciado personalmente, realmente le resultaría difícil creer que cualquier mujer que hubiera ascendido al puesto de emperador dios realmente se comportaría tan escandalosamente frente a otras personas.

“Che’er.” Su voz era suave y seductora mientras decía su nombre. Parecía tan seductora que casi derritió la mitad de los huesos de Zhou Xuzi en ese mismo instante. “Responde a esta reina. ¿Quién fue tu primera mujer?”

Yun Che movió sus labios. “Ling… Er…”

“Oh, hoh”, dijo Chi Wuyao cuando una mirada de realización cruzó por su cabeza. Su sonrisa se hizo aún más seductora. “Entonces, ¿quién crees que es la mujer más hermosa que jamás te hayas encontrado?”

“Shen… Xi…” Respondió exactamente con la misma expresión en blanco.

Cuando Chi Wuyao le preguntó a Yun Che, cuya alma había sido incautada, estas preguntas, ignoraron su voluntad y extrajeron esas respuestas directamente de su alma.

“Aiyah”. Chi Wuyao dejó escapar un pequeño pero exagerado grito antes de que ella comenzara a reír. “Pensar que todavía pensarías en la ‘Reina Dragón’ aunque ya tengas a la ‘Diosa’ a tu lado. ¡Ah, qué codicioso eres!”

“~!@#¥%…” Por un momento, al Emperador Dios del Cielo Eterno le resultó difícil respirar y su visión incluso comenzó a oscurecerse.

Cada ocasión de la que había formado parte en su vida era grandiosa, solemne o digna. Mientras estuviera alli, nadie se había atrevido a sobrepasar sus límites o comportarse de manera indigna.

Pero esta Reina Diablo de esta Región del Norte… Su comportamiento era simplemente demasiado frívolo y desenfrenado. Esta debería haber sido una reunión llena de hostilidad mutua, donde ambas partes cruzaron espadas. ¡Sin embargo, en realidad le estaba susurrando seductoramente a una persona cuya alma había sido cautivada!

¡Qué comportamiento tan corrupto y escandaloso!

¡Qué comportamiento tan frívolo y humillante!

“Escuché que el nombre de tu maestra es Mu Xuanyin.” Era como si Chi Wuyao se hubiera olvidado por completo de la existencia de Zhou Xuzi. De hecho, ella continuó haciéndole esas preguntas a Yun Che de una manera totalmente vergonzosa. Alguna vez hiciste eso…”

“¡Eso es suficiente!” Zhou Xuzi no pudo soportarlo más. Soltó un rugido bajo y extendió la mano que sostenía la Médula Divina Indomable. “Reina Diablo, entrégale a Yun Che a este viejo. Antes de que le des la orden, este viejo incluso te pasará la Médula Divina Indomable. ¡Esta es la última concesión que hará este viejo!”

“¿Concesión?” Chi Wuyao finalmente se giró para mirarlo. “Qué gran concesión es esta. Si el Emperador Dios del Cielo Eterno se desgarra un musculo debido a esto, esta reina no podrá responder por ello.”

Zhou Xuzi controlo su ira cuando dijo: “Incluso si Yun Che está en las manos de este anciano, si usted, la Reina del Diablo, no da una orden, no purgará la oscuridad del cuerpo de mi hijo. Sin embargo, una vez que tengas la Médula Divina Indomable en tus manos, ya habrás obtenido la ventaja absoluta.”

“Este viejo no es oponente para ti cuando se trata de un duelo de palabras, pero tanto tú como yo hemos venido a este lugar porque queremos algo el uno del otro. ¡Ya que este viejo ya ha hecho muchas concesiones, también debes saber cuándo es suficiente cuando estas por delante!””

“¿La ventaja absoluta?” Chi Wuyao dijo con una sonrisa seca. “¿Hay alguien en este universo que no sepa que Yun Che es la persona que más quieres matar? Si te lo entrego primero, puedes matarlo con un solo golpe de tu palma. En ese momento, ¿no se quedará esta reina sin nada?”

“De hecho, esta reina incluso sospecha que todo este asunto sobre querer salvar a tu hijo es una farsa. Y que tu verdadero objetivo es usar esta excusa para matar a Yun Che.”

“…” Una luz oscura que nadie percibió brilló en las profundidades de los ojos de Zhou Xuzi. Sus cejas se hundieron fuertemente cuando dijo: “El trato se está llevando a cabo en su Región Norte e incluso tienes a las dos Brujas más fuertes a tu lado. Pero este viejo ha venido solo.”

“Si todos me atacan juntos, no será demasiado difícil para ninguna de ustedes matar al hijo de este viejo.”

“Con tal amenaza sobre la cabeza de este viejo, ¿¡cómo me atrevería a tener ideas divertidas!?”

“Aiyah”, gritó Chi Wuyao con una voz hechizante. “No solo su hijo es guapo, incluso se ha convertido en uno de nosotros. Esta reina realmente se ha enamorado de él, así que, ¿cómo podría soportar matarlo?”

Justo cuando terminó de hablar, el cielo ya oscuro se volvió aún más oscuro.

Tanto Chi Wuyao como Zhou Xuzi levantaron la cabeza al mismo tiempo.

Esta era la parte más meridional de la Región Divina del Norte, por lo que se podía ver la figura borrosa de una luna gris oscura.

Cuando la luna se moviera hacia la mitad del cielo, significaría que este día había terminado.

El aura de Chi Wuyao cambió sutilmente y cuando volvió a abrir la boca, su voz perdió toda su indolencia y seducción anterior. Ahora era sorprendentemente fría y tranquila. “Olvídalo. Como ya es tan tarde, esta reina ya no tiene la intención de atrasar esto más.”

De repente, extendió la mano y Yun Che, que había estado parado a su lado, voló hacia Zhou Xuzi como un tronco de madera.

Zhou Xuzi agitó casualmente su brazo en el aire y Yun Che simplemente flotó suavemente frente a él.

Yun Che estaba justo frente a él y sus ojos carecían de luz… Mientras lo miraba desde una distancia tan cercana, Zhou Xuzi comenzó a recordar cosas del pasado. Recordó el obstinado orgullo de Yun Che durante la Convención del Dios Profundo, el increíble respeto que Yun Che le mostró cuando hablaron entre ellos, la amabilidad y compasión que Yun Che le mostró cuando lo ayudó a deshacerse del veneno diabólico, y su ojos, que parecían contener todas las estrellas en el universo, mientras se enfrentaba solo a la Emperatriz Diablo de la Aniquilación Celestial…

Todas estas cosas parecían haber sucedido ayer, pero todo había cambiado drásticamente.

Después de dar un suspiro, Zhou Xuzi desvió inconscientemente sus ojos de la mirada sin vida de Yun Che. Mientras agarraba el hombro de Yun Che con una mano, empujó suavemente la otra hacia adelante.

La luz púrpura brilló en el aire y el precioso tesoro que el Reino de Dios del Cielo Eterno había escondido durante docenas de milenios, lo que probablemente era la última Médula Divina Indomable que quedaba en toda la Dimensión del Caos Primordial, voló hacia la Reina Diablo del Norte.

Chi Wuyao extendió una mano para agarrarlo. Le echó un vistazo antes de guardarlo. Una leve sonrisa apareció en su rostro. “Muy bien. Parece que estuviste a la altura de tu palabra esta vez.”

A pesar de que había tomado esta decisión hace mucho tiempo, entregarle tan fácilmente el precioso tesoro dejado por su gran ancestro… a los diablos del norte era algo que le habia molestado más que nada.

Pero no lamentaría su decisión.

“Reina Diablo, da la orden.” Zhou Xuzi miraba al frente, su voz solemne y firme… Pero su corazón aún estaba lleno de ansiedad extrema.

Antes de hoy, solo había tenido una interacción con Chi Wuyao y eso había dejado una sombra oscura en su corazón que había durado diez milenios.

Para él, Chi Wuyao era definitivamente la mujer más espantosa y astuta de todo el universo. Así que cada segundo que pasaba enfrentándose a ella estaba lleno de tensión y todos sus nervios se ponían de punta.

Debido a que Chi Wuyao había sido quien había sugerido este método, definitivamente no estaría de acuerdo con él, sin importar cuán justo sonara. Definitivamente tuvo que cambiarlo o tener la última palabra.

Incluso ahora, cuando Yun Che ya había caído en sus manos, Zhou Xuzi, que ya había pasado la Médula Divina Indomable a Chi Wuyao, todavía estaba en guardia y vigilando cualquier posible accidente… Temía especialmente que Chi Wuyao simplemente huiría con la Médula Divina Indomable en este punto.

Después de todo, definitivamente había descubierto todos los secretos del cuerpo Yun Che y si pudiera robar el Legado del Dios Maligno o la Perla del Veneno Celestial, lo habría hecho hace mucho tiempo… Así que definitivamente era posible que Chi Wuyao se deshiciera del ya inútil Yun Che en este punto.

Sin embargo, los golpes repetidos y la presión constante de Chi Wuyao lo obligaron a regresar a su posición inicial, por lo que no le quedó otra opción.

“Yun Che”. Lo que más le preocupaba a Zhou Xuzi no sucedió cuando Chi Wuyao comenzó a hablar con calma. “Esta reina te lo ordena. Purga de inmediato la oscuridad que plantaste en Zhou Qingchen de su cuerpo.”

Zhou Xuzi sintió que algo de tensión lo desangraba.

Además, después de haber recibido la orden, Yun Che comenzó a avanzar hacia adelante. Se detuvo frente a Zhou Qingchen antes de levantar lentamente una mano hacia él.

Todavía no podía sentir ninguna vitalidad o energía del alma proveniente del cuerpo de Yun Che.

No importa si era su poder o su alma, todo había sido completamente reprimido por Chi Wuyao. Esto era algo de lo que Zhou Xuzi había estado convencido desde el principio y no encontró nada anormal al respecto.

Pero aun así, incluso hasta este punto, su energía todavía estaba conectada con Zhou Qingchen y la barrera protectora que lo rodeaba, no la había retirado ni una fracción de segundo.

Una onda imperceptible apareció en los ojos de Chi Wuyao por un solo instante…

En aquel entonces, fuera de la destruida Estrella Polar Azul, Mu Xuanyin había usado la mayor parte de su poder para proteger a Yun Che, incluso cuando se enfrentaba sola a un grupo de emperadores dioses.

Ahora, Zhou Xuzi, que se enfrentaba a la Reina Diablo y sus dos Grandes Brujas en un lugar oscuro y peligroso, también había utilizado la mayor parte de su energía para proteger a Zhou Qingchen. Si sucediera algo inesperado, no dudaría en sacrificar su propia vida para ver a Zhou Qingchen a salvo.

Je… Chi Wuyao lanzó una risita suave, pero fue bastante fría.

La barrera bloqueaba la mano de Yun Che, por lo que no había forma de que tocara a Zhou Qingchen.

Zhou Xuzi se movió e hizo un gesto con la mano. La energía de la barrera comenzó a fluir instantáneamente como una corriente de agua mientras cubría la mano de Yun Che y traía la mitad de su brazo dentro de ella. Pero al mismo tiempo, también se apegó al cuerpo y al poder de Yun Che.

Como tal, si hubiera alguna anormalidad en las acciones o el aura de Yun Che, él sería el primero en saberlo.

“Aiyah, el Emperador Dios del Cielo Eterno está siendo realmente cauteloso, ¿eh? Pero Yun Che es el niño más obediente al lado de esta reina, no se comerá a tu hijo”, dijo Chi Wuyao con una risa seductora.

Zhou Xuzi miró la palma de Yun Che mientras decía en voz baja: “Tendré que molestar a la Reina Diablo para liberar los grilletes de su poder.”

Chi Wuyao golpeó suavemente un dedo en el aire. La niebla negra que se enroscaba alrededor de Yun Che instantáneamente comenzó a disiparse, permitiendo claramente que el aura del poder de Yun Che saliera.

Cuando una persona era liberada de la represión de otra persona, les tomaría bastante tiempo despertarse y recuperarse, sin importar si fue su poder o alma lo que había sido reprimido.

Sin embargo, esto fue especialmente cierto cuando se trataba de la supresión del alma de uno. Haría que esa persona sintiera que de repente se había despertado de una pesadilla. Les tomaría mucho tiempo aclararse una vez que se hubieran liberado por completo del control de la otra persona.

Sin embargo… incluso antes de que la niebla negra se hubiera disipado completamente del cuerpo de Yun Che, una extraña luz roja como la sangre brilló de repente en sus ojos originalmente opacos y en blanco.

Zhou Xuzi notó instantáneamente esta extraña escena que no se ajustaba a ninguna de las reglas habituales, cuyos nervios ya estaban tensos. Sin embargo, antes de que pudiera hacer algo, un par de oscuros ojos de dragón aparecieron de repente frente a él. El rugido furioso de un dragón explotó instantáneamente dentro de su corazón y alma. Parecía que provenía simultáneamente de los confines más lejanos del universo y del abismo más profundo de la desesperación.

ROAAAAAAARRR ——————

Incontables vasos sanguíneos aparecieron instantáneamente en los ojos de Zhou Xuzi. Sintió como si el mundo frente a él se hubiera roto explosivamente en pequeños fragmentos, convirtiéndose en una mezcla caótica de tinieblas y luz cegadora.

El brazo de Chi Wuyao también se disparó en ese mismo instante. Una estrella de energía que era tan negra como el anochecer ardió en el aire, dejando un rastro de oscuridad a su paso. Instantáneamente atravesó la atadura de energía que conectaba a Zhou Xuzi con Zhou Qingchen.

¡¡Bang!!

La barrera se hizo añicos.

El cuerpo de Zhou Xuzi se balanceó violentamente, pero se obligó a mantenerse de pie. Docenas de milenios de sabiduría y su enorme voluntad le permitieron recuperarse a una velocidad insondable mientras sus ojos turbios recuperaban rápidamente su enfoque.

Sintió un dolor punzante en la cabeza y sintió como si miles de ondas se estrellaran en su cerebro… Pero este dolor era una pequeña fracción del shock que estaba sintiendo en este momento.

Porque vio un par de ojos rojo sangre mirándolo a través de su visión borrosa. El primer pensamiento que paso por su mente desorientada fue que había visto un verdadero espíritu maligno.

En cuanto a Zhou Qingchen… En este momento, la mano de ese diablo estaba envuelta alrededor de su cuello.

Ya puedes leer el manhua de ATG en SkyManga.com

ATG – Capítulo 1651

Capítulo 1651: Contacto tentativo

¡Clap! ¡Clap! ¡Clap!

Chi Wuyao aplaudió lentamente al Emperador Dios del Cielo Eterno. “Como era de esperar, mis hijas no pudieron esconderse de ti.”

Chi Wuyao no estaba sorprendida de que Zhou Xuzi notara a Jie Xin y Jie Ling. Estaban a solo unos pasos de distancia y no estaban tratando de ocultarse.

Pero estaba un poco sorprendida por lo rápido que las había descubierto. Después de que se mejoró la compatibilidad de Jie Xin y Jie Ling con la energía profunda de la oscuridad, su poder se había vuelto mucho mayor que antes. Para empezar, ahora eran mucho mejores ocultándose, sin mencionar que se encontraban actualmente en un entorno de oscuridad.

“Si a esta reina no le importara ocultar sus huellas y evitar que otros le robaran una parte de su pastel, habría movilizado la mitad del Reino del Robo de Almas antes encontrarse contigo. Después de todo, eres la persona más sagrada de las tres Regiones Divinas, y esta reina es la monarca malvada de los diablos. Me tomó toda la energía para mantenerme calmada y no sufrir un ataque al corazón.”

Zhou Xuzi no parecía molesto por las burlas de Chi Wuyao en absoluto. Su expresión parecía tan rígida como imponente. “Sabes que no podría compartir esto contigo solo si aparece el Emperador Dios de la Luna Ardiente o el Emperador Yama, así que ¿por qué debes mover tu afilada lengua asi? ¿Un momento de placer es realmente tan importante para ti?”

Estaba hablando con Chi Wuyao, pero su mirada seguía siendo atraída por el joven al lado de los pies de Chi Wuyao como un imán. Yun Che no había dejado de luchar desde el comienzo de la reunión, y cada vez que el joven miraba hacia arriba y se contaba con sus ojos… parecía que no podía esperar para dividirse en un millón de cuchillas sangrientas y cortar su cuerpo en un millón. piezas.

“Bien.” Chi Wuyao retiró su sonrisa como si aceptara la reprimenda del Emperador Dios del Cielo Eterno. Una presión que solo pertenecía a los Emperadores Dios lleno el espacio cuando preguntó: “Esta reina ha traído a la persona que estás buscando. ¿Has traído lo mío?”

Zhou Xuzi extendió un brazo solemnemente y abrió su palma. Una luz púrpura apareció inmediatamente ante los ojos de todos.

La luz púrpura no era particularmente fuerte ni cegadora, pero era más pura que incluso las estrellas más brillantes. Su brillo incluso penetró en la espesa oscuridad a su alrededor y tiñó el espacio distante en un tenue color púrpura.

Mezclado con la luz púrpura había una gran aura antigua que parecía capaz de contener al mundo entero en ella.

¡Era energía primordial!

Si Qianye Ying’er hubiera estado aquí, se habría sorprendido.

¡Fue porque Zhou Xuzi había traído una Médula Divina Indomable con él!

Según los registros de la Región Divina Oriental, la Médula Divina Indomable era un objeto sagrado que se había extinguido hace mucho tiempo.

Ella ya estaba bastante sorprendida cuando descubrió que la Región Divina del Norte tenía una Médula Divina Indomable.

Se necesitaba mucho para sorprender a la Diosa del Monarca Brahma. Naturalmente, nadie en toda la Región Divina Oriental, en las tres regiones divinas, sabía que el Reino de Dios del Cielo Eterno estaba ocultando tal cosa.

En retrospectiva, probablemente no fue tan sorprendente. Por supuesto, el Reino de Dios del Cielo Eterno haría todo lo posible para mantener esto en secreto para todos.

Transfigurado por la luz púrpura, Chi Wuyao no apartó la vista de la Médula Divina Indomable durante bastante tiempo. Su codicia y entusiasmo eran palpables incluso a través de la niebla negra que cubría su rostro.

“Tan hermosa. Incluso la oscuridad más bonita parece opaca ante su luz.” Chi Wuyao suspiró con emoción. Seguía mirando la Médula Divina Indomable como si su mirada se hubiera fundido con el objeto sagrado. Ella no quería separarse de eso ni siquiera por un momento.

De repente, la luz púrpura desapareció de la existencia. La Médula Divina Indomable de alguna manera había desaparecido de las manos de Zhou Xuzi.

No había nada más tentador que un cebo tan cerca que casi se podía sentir su aliento sobre su piel, y Zhou Xuzi lo sabía mejor que nadie. Hace diez meses, cuando envió a Tai Yin y Zhu Liu a entrar en el Reino de Dios del Principio Absoluto, ofreciéndoles incluso el Gran Caldero Vacío para maximizar sus posibilidades de éxito, fue robar el Fruto Divino del Principio Absoluto de los Dragones de Principio Absoluto y fusionarlo con la Médula Divina Indomable que ocultó del mundo entero. Tenía la esperanza de recrear la mítica Píldora del Mundo Indomable nuevamente.

Realmente no había nada que no gastaría en Zhou Qingchen.

Pero Tai Yin y Zhu Liu no solo no pudieron recuperar el Fruto Divino del Principio Absoluto, sino que también perdieron la vida y el Gran Caldero del Vacío. Según el Honorable Qu Hui, es probable que ambos artículos hayan caído en manos de Yun Che, lo que significa que la Médula Divina Indomable había perdido su valor.

Pero no hoy. Hoy, fue la mejor moneda de cambio que tenia para salvar a Zhou Qingchen.

No había nadie en el mundo que pudiera resistir la Médula Divina Indomable. Nadie. Especialmente porque podría ser la ultima en todo el Caos Primordial.

“Me dijiste que Yun Che tiene el poder de eliminar la energía oscura dentro de mi hijo”, dijo Zhou Xuzi. Nunca habría tomado un riesgo tan grande y vendría aquí de otra manera. “Espero… no me estés engañando.”

“Emperador Dios del Cielo Eterno, ¿no habías probado personalmente mis poderes de robo de almas hace muchos años? ¿Me estás menospreciando?”

Chi Wuyao repentinamente agarró la cabeza de Yun Che y envió una cantidad aterradora de energía negra a su cuerpo. Las luchas y gritos de este último cesaron al instante.

Chi Wuyao levantó a Yun Che en el aire como una muñeca. Lentamente se enderezó, pero sus brazos colgaban sin fuerzas a los costados. La energía negra que cubría su cabeza antes se estaba disipando rápidamente, pero a sus ojos les faltaban las pupilas y la luz habitual.

“Yun Che, dime”, preguntó Chi Wuyao, “¿quién merece morir más que nadie en este mundo?”

Yun Che respondió rígida y robóticamente: “El Viejo… Perro… Cielo… Eterno…”

La expresión de Zhou Xuzi no cambió, pero retiró los dedos ligeramente.

“¿Eres tú quien transformó a Zhou Qingchen en una persona diablo?” Chi Wuyao preguntó de nuevo.

“Sí”, respondió Yun Che.

“¿Eso también significa que sabes cómo devolverlo a la normalidad?”

“Si.”

La respuesta de Yun Che fue ronca y robótica, pero fue la respuesta que Zhou Xuzi quería escuchar incluso en sus sueños.

Sorprendentemente, Zhou Qingchen, la víctima que debería estar más emocionada por esto, apenas reaccionó a la revelación, como si aún no se hubiera despertado de las palabras hechizantes de la Reina Diablo.

Despues de que desaparecieran sus dudas, Zhou Xuzi se relajó como si le hubieran quitado mil millones de toneladas de los hombros. Cada poro de su cuerpo temblaba de alegría.

El aura de la Reina Diablo cubría cada centímetro del cuerpo de Yun Che, por lo que no tenía dudas de que el joven estaba actualmente bajo los efectos de su técnica de “Robo de Alma”, lo que significa que todo lo que dijo durante la duración del hechizo solo podía ser la verdad.

Él y Qianye Fantian habían luchado juntos contra Chi Wuyao decenas de miles de años atrás. “Miedo” ni siquiera comenzó a describir cuán terrible era su poder.

Todos sabían que Yun Che tenía un alma de dragón poderosa, pero aun asi fue afectado por la Marca del Deseo de Muerte del Alma Brahma de Qianye Ying’er hasta que Shen Xi la eliminó.

Además, el propio Qianye Fantian dijo que el poder del alma de Chi Wuyao era mucho mayor que el suyo, y era extraño de una manera que era imposible de comprender.

Ni siquiera el Emperador Dios del Cielo Despejado pudo escapar de una “muerte súbita” hace decenas de miles de años. Era demasiado fácil para esta Reina Diablo controlar a alguien al nivel de Yun Che.

“¿Entonces? ¿Es esto lo suficientemente claro para ti?” Chi Wuyao preguntó.

En este momento, Yun Che definitivamente estaba siendo controlado por el poder de Chi Wuyao. No fue un acto.

De lo contrario, sería imposible engañar a alguien al nivel de Zhou Xuzi.

Sin embargo… eso no significaba que Chi Wuyao tuviera todo el poder.

El noventa y nueve por ciento del alma de Yun Che fue “robada” por Chi Wuyao, pero todavía había un uno por ciento que le pertenecía a él y solo a él. De hecho, el uno por ciento era todo lo que necesitaba para romper el hechizo si lo deseaba… ¡porque tenía la Calamidad de la Oscuridad Eterna!

La Calamidad de la Oscuridad Eterna podría controlar cualquier cuerpo de oscuridad. ¡Naturalmente, eso incluía almas oscuras y diabólicas también!

Como era un poder que excedía incluso el reconocimiento de los Dioses Verdaderos, era imposible para Zhou Xuzi ver a través de esto.

La Médula Divina Indomable apareció nuevamente en la mano de Zhou Xuzi, teñiendo la oscuridad en misterioso color púrpura una vez más. Zhou Xuzi dijo solemnemente: “Ordena a Yun Che que elimine la oscuridad que habita el cuerpo de mi hijo. ¡Te daré la última Médula Divina Indomable del mundo una vez que se complete el proceso!”

Chi Wuyao entrecerró los ojos antes de reírse seductoramente. “¿Crees que soy una ingenua Emperador Dios del Cielo Eterno? ¿Realmente me darás la Médula Divina Indomable después de que tu hijo esté curado?”

El Emperador Dios del Cielo Eterno declaró con indudable solemnidad. “¡Este viejo es el Emperador Dios del Cielo Eterno, y mi palabra será tan sólida como un mandato del cielo! Con los cielos como testigos, ¡juro que no me retractare de mi promesa, incluso si eres la Reina Diablo de la Región Norte!”

No fue un reclamo presuntuoso. En las tres Regiones Divinas, nadie cuestionaría la capacidad del Emperador Dios del Cielo Eterno para cumplir una promesa.

Pero Chi Wuyao de repente se echó a reír, no la risa o la risa que solía usar, sino la risa incontrolable cuando alguien escuchaba un chiste gracioso, en voz alta. “¿Tu palabra es tan sólida como un mandato del cielo? Jajajaja Emperador Dios del Cielo Eterno, ¿estás seguro de que aún eres confiable?”

“Mira detrás de mí. Míralo y dime otra vez lo confiable que eres.” El acto de rectitud, compostura y orgullo de Zhou Xuzi se hizo añicos en un millón de piezas en el momento en que escuchó esto. No pudo decir nada durante mucho tiempo.

Yun Che cayó en manos de Chi Wuyao. Ella habría descubierto todos sus secretos, y él roto su promesa a Yun Che tenía que ser su recuerdo más profundo y odioso de todos. No había forma de que Chi Wuyao ignorara esto.

Su reputación como el emperador dios más moral del mundo, el elogio de que su promesa valía su peso en el cielo… no era más que una broma frente a Chi Wuyao.

“¿Qué pasa? ¿Te ha comido la lengua el gato?” Chi Wuyao se burló de él antes de continuar. “Yun Che los salvó a todos en ese entonces, y no solo estoy hablando de sus vidas. Sin él, habrías perdido incluso las raíces debajo de tus pies.”

“Pero en el momento en que reveló su energía profunda oscura inmediatamente te volviste contra él y fingiste como si nunca hubiera salvado sus lamentables vidas. Apuesto a que restringiste las noticias de que él salvo al mundo, ¿verdad? Eso no es todo. ¡Tú eres quien alentó a las tres regiones divinas a cazarlo en todo el mundo, y eres la razón por la que ni siquiera quedó una mota de su planeta de origen!”

El rostro del Emperador Dios del Cielo Eterno cambió una y otra vez… pero no estaba sorprendido. Chi Wuyao tenía el alma de Yun Che, por lo que era natural que ella supiera tanto.

“Tu hijo también es portador de la energía profunda de la oscuridad, pero en lugar de matarlo y limpiar al mundo de su inmundicia como el santo que res y odia los diablos, escondiste la verdad como si tu vida dependiera de eso, corriste hacia el Región Divina del Norte y trajiste la única Médula Divina Indomable que la Región Divina Oriental tiene para hacer un trato conmigo. Yo, un emperador diablo… Aiya, aiya.”

“Por un lado, tenemos un mesías que no solo salvo sus vidas, sino el destino mismo del reino de dios. Por otro lado, tenemos alimañas que consumieron innumerables recursos y no aportaron nada al mundo. Pero esta discriminación… ¿Estás seguro de que no cometiste un error? ¿Tal vez los has mezclado o algo así? Sin embargo, no podrías haberlo hecho, porque uno de ellos es tu hijo… ¡Tu hijo! Jajajaja Emperador Dios del Cielo Eterno, llamarte hipócrita desvergonzado sería demasiado amable, ¿y quieres que crea en tu “palabra”?”

“La Región Divina Oriental debe ser un lugar horrible si adoran a un odioso emperador dios como tú como su santo.”

Zhou Xuzi sabía que Chi Wuyao estaba tratando de llevarlo a un rincón desfavorable, pero sus palabras aún atravesaban su corazón como agujas. Tomó varios bocados de aire antes de que finalmente se calmara un poco. “¿Qué quieres, Reina Diablo?”

No quería molestarse con eso. Ni siquiera quería defenderse. Todo lo que quería era no volver a escuchar una sola palabra sobre eso.

“Oh, es muy simple”, dijo Chi Wuyao. “Esta puede ser la Región Divina del Norte, pero esta reina no se aprovechará de ti. Ambos colocaremos los artículos en nuestras respectivas barreras. Luego, fusionaremos las barreras. Finalmente, retiraremos nuestra energía al mismo tiempo y reclamaremos lo que deseamos.”

“De esta manera, la barrera se mantendrá incluso si uno de nosotros está planeando algo y “accidentalmente” retira su poder más tarde de lo esperado. Nadie obtendrá lo que quiere a menos que desbloqueemos la barrera juntos. Es un intercambio justo, ¿no te parece?”

“¡No no!” Zhou Xuzi rechazó su sugerencia de inmediato. “La Médula Divina Indomable es un objeto inanimado, ¡pero no Yun Che! Una vez que la Medula Divina Indomable entre en tu posesión, es tuya y solo tuya. ¡Pero si Yun Che entra en mi posesión, todavía se vería afectado por tu hechizo!”

“Debes estar bromeando.” Chi Wuyao se burló débilmente. “Si libero mi hechizo ahora, ¿crees que Yun Che salvará a tu hijo? Prefiere morir un millón de veces primero.”

“Pero si no dieras la orden, mi hijo no sería salvado, y este viejo aún perdería la Médula Divina Indomable. Esto no es justo.” dijo Zhou Xuzi. “Puedes desconfiar de mí, pero tampoco hay razón para que este viejo confíe en ti.”

“Entonces podemos esperar. Puedo hacer esto todo el día.” Chi Wuyao no estaba preocupada en lo más mínimo. Girándose para mirar a Yun Che, ella curvó sus labios ligeramente y tocó su rostro con la punta de sus dedos. Entonces, ella comenzó a acariciarlo coquetamente.

“Qué buen chico”, dijo con una voz derretida y amorosa. “Si puedo extraer su poder de origen del Dios Maligno para mí, a esta reina no le importaría perder ni siquiera un millón de Médulas Divinas Indomables.”

“De hecho, esta reina está bastante preocupada de que ese viejo te lastime o incluso te mate una vez que te entregue. Sería un resultado muy lamentable, ¿no te parece?”

Ella exhaló en voz baja mientras su voz se volvía más suave y lenta. Luego se acercó a Yun Che, separó los labios, reveló sus dientes nacarados y su lengua rosada… y le lamió el cuello.

 

Ya puedes leer el manhua de ATG en SkyManga.com

ATG – Capítulo 1650

Capítulo 1650: El encuentro entre dos emperadores

La frontera de la Región Divina del Norte.

Este lugar era la región de oscuridad más cercana en la Región Divina del Norte a la Región Divina Oriental. Debido a que estaba tan cerca de la Región Divina Oriental, el aura oscura en este lugar era excepcionalmente delgada. No había gente diablo dentro de los quinientos kilómetros completos de esta área e incluso las bestias diablo eran una vista extremadamente rara.

Al otro lado de la frontera, la región estelar más cercana a la Región Divina del Norte era la región estelar donde se encontraba el Reino de la Canción de Nieve.

Zhou Xuzi estaba de pie fuera de la frontera de la Región Divina del Norte y miró hacia la tierra de oscuridad que estaba a su alcance. Zhou Qingchen estaba de pie junto a él y tenía una expresión sombría en su rostro.

La esperanza de su salvación parecía estar a la mano, pero no parecía demasiado emocionado o nervioso por todo el asunto.

Por supuesto, a los ojos de Zhou Xuzi y el Venerable Taiyu, esto se debió indudablemente a la influencia de la oscuridad en la mente de Zhou Qingchen.

Hace diez milenios, Zhou Xuzi y Qianye Fantian habían mordido el anzuelo de Chi Wuyao y la habían perseguido en esta tierra de oscuridad. Creó una conmoción tan grande que accidentalmente atrajo a la Reina del Reino de la Canción de Nieve Mu Xuanyin, quien acababa de ingresar al Reino Maestro Divino.

En ese momento, había entrado en la oscuridad para perseguir a la Reina Diablo, por lo que incluso si el mundo lo supiera, no tenía nada que ocultar.

Pero hoy…

“Mi señor, actuemos”, dijo el Venerable Taiyu. “Me quedaré atrás y protegeré esta área. No dejaré que nadie se acerque a este lugar ni detecte nada. Si sucede algo en el otro lado, me apresuraré de inmediato. No necesitas preocuparte.”

Zhou Xuzi y Taiyu; uno era el Emperador Dios del Cielo Eterno, y el otro era el líder de los Guardianes del Cielo Eterno. Las dos personas más importantes en el Reino de Dios del Cielo Eterno se estaban preparando para llevar a cabo la mayoría de las transacciones tabú y lo ocultaban minuciosamente al resto del mundo.

Taiyu miró profundamente a Zhou Qingchen antes de dar un suspiro suave y enviarle una transmisión de sonido. “Qingchen, tu padre traicionó sus principios por el bien de sus creencias al romper la promesa que le hizo a Yun Che. La culpa y el dolor que sentí al hacer tal cosa casi lo destruyen. Pero hoy, incluso está dispuesto a dejar a un lado sus creencias, solo para salvarte.”

“Si te salvas, definitivamente debes convertirte en el Emperador Dios del Cielo Eterno más grande y magnánimo en el futuro. Esa es la única forma en que podrás vivir a la altura del sacrificio y el esfuerzo minucioso de tu padre para salvarte.”

Zhou Qingchen levantó la cabeza y cerró los ojos, su cuerpo estaba temblando suavemente.

A los ojos de Taiyu, Zhou Qingchen estaba teniendo dificultades para controlar sus emociones porque el sacrificio de su padre lo había conmovido. Sin embargo, no sabía que los pensamientos que reverberaban en el corazón de Zhou Qingchen eran exactamente lo contrario de lo que él creía que eran.

Si todo había estado desde el principio…

Si sus creencias y convicciones hubiesen sido distorsionadas en primer lugar…

¿Quién fue el verdadero salvador del mundo? … ¿Quién fue el que realmente hizo algo malo? … ¿Quién realmente creó todo este desastre? … ¿Quién fue el que realmente no podía ser perdonado? …

Por qué me dejaste ver la oscuridad tan claramente…

¿Por qué no pudiste permitirme seguir siendo cegado por la luz, permitirme permanecer ignorante y delirante…

Yun Che, has logrado vengarte.

No me mataste, pero me hiciste… lamentar profundamente la forma en que he vivido, me hiciste lamentar profundamente que soy… el hijo del Emperador Dios del Cielo Eterno.

Pensar que el halo de luz que solía admirar, y la gloria de la que me enorgullecía, en realidad eran cosas completamente enredadas y retorcidas en un millón de años de pecado y suciedad.

Qué ridículo… ¡Qué ridículo es todo esto!

“Qingchen es hora.” Cuando miró a Zhou Qingchen, la bruma oscura que cubría la cara de Zhou Xuzi desapareció. Le dedicó una sonrisa cálida y gentil mientras decía: “No te preocupes, si no tuviera suficiente confianza, tu padre no te traería a este lugar. Una vez que este día haya pasado, todo habrá terminado.”

“Mn.” Zhou Qingchen asintió con la cabeza. Después de eso, siguió a Zhou Xuzi y caminó hacia la tierra oscura frente a él.

————

El arca profunda oscura finalmente se detuvo.

Yun Che fue el primero en salir del arca profunda, pero no hizo nada más. En cambio, se quedó quieto donde había aterrizado mientras miraba directamente a la oscuridad frente a él. Permaneció inmóvil durante un largo período de tiempo.

Dada la velocidad deliberadamente lenta a la que Chi Wuyao había estado viajando, Zhou Xuzi definitivamente había llegado hace mucho tiempo. Estaba en algún lugar frente a ellos, justo fuera del alcance de su percepción espiritual.

“Hua Jin”, Chi Wuyao le llamo.

Hua Jin asintió suavemente con la cabeza. Su cuerpo de sauce giraba ligeramente en el aire mientras desaparecía silenciosamente en la oscuridad sin dejar ningún rastro.

“Jie Xin, Jie Ling. Solo tiene una misión. Todo lo que suceda además de eso no es de tu incumbencia. ¿Lo entiendes?”

Chi Wuyao rara vez repitió sus órdenes, pero esta vez lo había repetido para enfatizar su punto.

Dos pares de hermosos ojos revolotearon inconscientemente en dirección a Yun Che. Pero después de eso, asintieron seriamente con la cabeza antes de volar en dos direcciones diferentes y también desaparecieron en la oscuridad.

El arca profunda oscura no se guardó, sino que se dejó flotando donde estaba.

Qianye Ying’er estaba a punto de salir del arca profunda, cuando Chi Wuyao apareció de repente frente a ella y le bloqueó el paso.

“Yun Qianying, deberías quedarte aquí.”

“…¿La razón?” Qianye Ying’er preguntó fríamente en lugar de explotar de rabia.

Chi Wuyao respondió: “No es conveniente que participes en este evento, porque tu presencia muy probablemente revele una falla en nuestro plan. Permitir que nos sigas aquí es lo más lejos que puedo llegar.”

“¿Yo? ¿Una falla?” Parecía que Qianye Ying’er acababa de escuchar una gran broma cuando su mirada se volvió fría y oscura al instante. “Chi Wuyao, déjame advertirte una última vez. No intentes burlarte o provocarme de nuevo. Porque será demasiado tarde una vez que pierda la paciencia. ¡Incluso arrodillarse ante mí será inútil!”

Chi Wuyao no parecía en absoluto enojado. Ella comenzó a avanzar lentamente mientras miraba a los ojos fríos de Qianye Ying’er, su imponente pecho casi rozando el de Qianye Ying’er. “Por supuesto, la que solía ser la Diosa del Monarca Brahma no nos preocupará. Porque una vez que se ha fijado en un objetivo, usará toda su astucia y todos los métodos disponibles para obtenerlo. Ella no permitirá que nada la distraiga de eso, especialmente algo como la emoción.”

“¿Pero la actual Yun Qianying sigue siendo la Diosa del Monarca Brahma que era en el pasado?”

“…” El aliento fragante de Chi Wuyao rozó suavemente los labios y la cara de Qianye Ying’er. Sin embargo, Qianye Ying’er no retrocedió esta vez. Sus ojos se volvieron aún más fríos cuando dijo: “¿¡Qué tipo de broma estas tratando de hacer!?”

“Por supuesto que no entiendes. Porque si realmente entendieras, no te habrías vuelto así.” Chi Wuyao dio una risa seca. “Después de todo, eres la Diosa del Monarca Brahma en todos los demás aspectos. Pero en ‘cierto aspecto’, eres una chica que ni siquiera se puede comparar con una mujer común.”

Qianye Ying’er dijo: “Tú …”

“Espero que piensen bien en estas dos cosas”, continuó Chi Wuyao. “Lo primero es algo que has mencionado una y otra vez. Esa venganza fue la razón por la que decidiste caer en la oscuridad y fue todo por ti.”

“Tal vez realmente fue así al principio. Pero, si lo piensas detenidamente, ¿es la venganza lo que más ha estado en tu corazón y mente últimamente?”

“…” Los ojos de Qianye Ying se congelaron de repente.

“Lo segundo es esto. Siempre que se trate de cierto tema, hablarás sin ningún pensamiento o prudencia, y perderás tu genialidad y todo sentido de propiedad. Esta es también la razón por la cual esta reina te prohíbe seguirnos. Porque Yun Che considera este asunto con demasiada importancia y deseo. Si no es perfecto, o si es arruinado de alguna manera… sería una pena.”

Qianye Ying’er estaba de pie en su lugar. Ella no pudo pronunciar una sola respuesta. Sus ojos dorados parecían estrellas rotas debajo de su máscara mientras temblaban salvajemente.

Chi Wuyao se dio la vuelta y dijo: “Por supuesto, si insistes en ir, esta reina tampoco podrá detenerte.”

Sus pasos fueron ligeros y elegantes mientras se alejaba lentamente de Qianye Ying’er.

Qianye Ying’er los siguió. No dio un solo paso adelante, ni siquiera después de que las figuras de Chi Wuyao y Yun Che habían desaparecido en la lejana oscuridad.

Ella era la única figura que quedaba en este mundo vacío y lleno de oscuridad.

Esta fue la primera vez que Yun Che había desaparecido por completo de todos sus sentidos desde que se habían encontrado en la Región Norte.

Y su alma de repente se sintió vacía.

————

Zhou Xuzi había esperado seis horas enteras.

Sin embargo, no se había puesto ansioso ni había intentado aventurarse más en la oscuridad. La Región Divina del Norte había sido presionada en una pequeña y patética jaula por las otras tres regiones divinas, por lo que ahora que Chi Wuyao finalmente había tenido esta oportunidad con la que solo podía soñar, como la Reina Diablo de la Región del Norte, ¿cómo podría dejar pasar tan increíble oportunidad para ventilar su ira?

Finalmente, Zhou Xuzi comenzó a moverse nuevamente cuando levantó la cabeza y estiró un brazo. El poder ilimitado de un emperador dios surgió y envolvió a Zhou Qingchen, formando una barrera a su alrededor que podría repeler diez mil montañas.

Retiró el brazo después de que se había formado la barrera, pero un hilo de energía los ató a los dos.

Si fuera alguien además de… él, no podrían pensar en la razón por la cual Chi Wuyao intentaría matar a Zhou Qingchen de repente. Después de todo, para Chi Wuyao, esta moneda de cambio debería ser un billón de veces más valiosa que matar a su hijo para mostrar su fuerza y desahogarse.

A menos que se hubiera vuelto loca.

Sin embargo, no sería tomado con la guardia baja.

Chi Wuyao se dirigió hacia él desde dentro de una densa niebla negra. Después de su llegada, la tierra de oscuridad ya siniestra y sombría se hizo aún más opresiva.

Zhou Xuzi sintió como si el cielo oscuro estuviera siendo presionado y la atmósfera se volviera tan sofocante que apenas podía sentir su corazón latir en su pecho.

La luz gris se reflejó en los ojos de Zhou Xuzi y la mujer frente a él estaba bañada en una fina capa de niebla negra. Sin embargo, ni sus ojos ni su percepción espiritual podían atravesar esa niebla.

Aunque su figura era nebulosa y su rostro estaba oculto, Zhou Xuzi había estado convencido de que ella era la Reina Diablo de la Región Norte desde el primer momento en que apareció.

Porque nunca olvidaría esta aura de oscuridad, ni siquiera hasta el día de su muerte.

Sin embargo, su mirada giró inmediatamente hacia la figura que seguía a Chi Wuyao. Al ver a esta persona, sus pupilas se contrajeron ligeramente.

¡¡Yun Che!!

Zhou Qingchen finalmente también levantó la cabeza.

La figura de Yun Che salió lentamente de la niebla negra.

Estaba vestido con ropa negra hecha jirones y su cabello era salvaje y despeinado. La sangre cubrió su cuerpo, un cuerpo encerrado en una capa de niebla negra. Esto definitivamente no era su propio poder. Era claramente un poder oscuro que se había originado de la Reina Diablo.

Sus pasos eran pesados y fuertes mientras atravesaba la niebla negra, pero su cuerpo parecía tan duro como el fuerte acero. Sus ojos estaban claramente un poco borrosos y desenfocados, pero aún irradiaban una malicia diabólica.

En el momento en que vio a Zhou Xuzi, todo el cuerpo de Yun Che se puso rígido. Sus ojos brillaron con la luz roja sangre de odio mientras gruñía, “¡Viejo… Perro… Cielo… Eterno!”

Cada palabra contenía un odio penetrante, lleno de dientes rotos y sangre. Se tambaleó un paso hacia adelante antes de cargar hacia Zhou Xuzi como un loco. Parecía un espíritu maligno cuya alma había sido atravesada por miles de cuchillas.

Chi Wuyao golpeó ligeramente el aire, haciendo que la niebla negra golpeara a Yun Che y lo presionase violentamente contra el suelo. Todas sus extremidades se retorcieron violentamente en el aire, pero no pudo ponerse de pie. Lo único que podía hacer era soltar roncos rugidos de dolor.

Su ira, su odio, sus heridas, su sangre y la mirada en sus ojos. Todo fue real.

Chi Wuyao había suprimido y sellado por completo su fuerza profunda y poder del alma… Sin embargo, podía escapar de esta supresión en cualquier momento.

Chi Wuyao ni siquiera le dedicó a Yun Che una sola mirada mientras hablaba de manera lánguida e indolente: “Emperador Dios del Cielo Eterno, han pasado diez mil años. Pensar que has envejecido tanto. Si esta reina hubiera sabido que esto sucedería, no habría desperdiciado tanto esfuerzo hace tantos años. En unos años más, te habré sobrepasado.”

“Je je. Alguien mucho mejor que este viejo tomará mi lugar mucho antes de que mi vida se marchite, así que me temo que los deseos de la Reina Diablo serán difíciles de cumplir.”

Zhou Xuzi dijo esas palabras con una leve sonrisa en su rostro. Su cabello y barba ondeaban ligeramente en el viento, dándole el aire de un verdadero inmortal.

“¿Es este tu hijo menor?” La mirada de Chi Wuyao cayó sobre Zhou Qingchen. Ella permitió que permaneciera en él cuando su voz de repente se volvió suave y algodonosa. “Es realmente un niño muy guapo. Ya que él comparte ese destino con mi raza diablo, ¿por qué no dejas que esta reina se quede con él? Dejaré que sea mi “Niño del Cielo Eterno” y las relaciones entre nuestros dos reinos serán reparadas. ¿No sería eso perfecto?”

Todo el cuerpo de Zhou Qingchen quedó flácido cuando sus ojos se volvieron instantáneamente incoloros. Una gota de baba goteó por la comisura de sus labios.

¡Buzz!*

Zhou Qingchen sintió como si millones de campanas hubieran explotado en su cabeza mientras su cuerpo se balanceaba y sus ojos recuperaban su concentración. Sin embargo, todo su cuerpo ya estaba cubierto de sudor frío… Zhou Xuzi presionó una palma contra su pecho, empujando a Zhou Qingchen detrás de él. Su voz se hizo más profunda cuando dijo: “Reina Diablo, tanto tú como yo queremos algo. ¡Si nuestro acuerdo fracasa, este viejo garantiza que nunca se te dará otra oportunidad como esta!”

“Aiyah.” Chi Wuyao lanzó un suave grito de disgusto mientras retiraba el poder de su alma. Ella sonrió alegremente y dijo: “Esta reina solo decidió hacer una pequeña broma después de ver lo guapo que era este niño. Como emperador dios, no hay necesidad de que seas tan mezquino. Sin embargo…”

Ella dio un solo paso adelante. “Esta reina nunca imaginó que vendrías solo… Oh, pero no es de extrañar, el distinguido sucesor al trono del Cielo Eterno se ha convertido en una persona diablo. Y usted, el gran y distinguido Emperador Dios del Cielo Eterno, en realidad llegó hasta esta tierra oscura para rogar a esta reina. Si algo de esto saliera a la luz, sorprendería tanto a todos los hombres santos en las tres regiones divinas que sus ojos saltarían de sus cuencas. Sería una noticia tan impactante que todo el mundo se reiría hasta que se les cayeran las mandíbulas, así que ¿cómo podrías reunir una gran fuerza especial para esto? Jajajaja…”

Sabía que la Reina Diablo definitivamente lo ridiculizaría, por lo que Zhou Xuzi permaneció impasible. Él dijo: “Reina Diablo, realmente piensas muy bien de este viejo. Incluso has traído a otras dos brujas contigo esta vez.”

“Las dos grandes brujas que se dice que son las más poderosas de todas.” Sus viejos ojos parpadearon brevemente. “Parece que la Reina Diablo no está tan tranquila como parece cuando se trata del objeto en las manos de este viejo”.

Ya puedes leer el manhua de ATG en SkyManga.com

ATG – Capítulo 1649

Capítulo 1649: Alma del Emperador Diablo

Qianye Ying’er estaba de pie al otro lado del arca profunda. Estaba mirando una región estelar diferente pero igualmente vasta de oscuridad.

Chi Wuyao hizo una pausa por un momento cuando se acercó y vio a Qianye Ying’er.

Su cabello dorado y la banda de la falda revoloteaban ligeramente en el aire. El mundo secular a menudo usaba el lenguaje “tan hermosa como una pintura” para alabar a las mujeres hermosas, pero incluso la vista lateral de esta mujer en particular nunca podría ser capturada o descrita por algo tan simple.

La Diosa del Monarca Brahma era una creación perfecta en la que los cielos gastaron toda su energía y creatividad para crear. Pero hoy, se había convertido en la herramienta personal de un diablo lleno de venganza… probablemente no había nadie que no se entristeciera por esto.

“Normalmente, ella no se alejaría un metro de él cuando esta reina esté cerca. Pero hoy, ella está parada a más de cien pies de distancia de él. Qué vista tan rara es esta,” se burló Chi Wuyao perezosamente.

Qianye Ying’er ‘resopló fríamente en respuesta. “Su estado de ánimo es peor cada año hoy. No puedo molestarme en provocarlo en este momento.”

Le lanzó a Chi Wuyao una mirada de reojo. “No parece que te preocupe que esta operación falle. Nuestro oponente es el Emperador Dios del Cielo Eterno, ¿no es así?”

“Esta reina nunca subestima a su oponente-” Chi Wuyao sonrió. “Ella misma, menos aún. Además, el Emperador Dios del Cielo Eterno es la razón por la que tengo tanta confianza.”

“Estás hablando de su moneda de cambio.”

“Así es.” Chi Wuyao se pasó una mano por el pelo y la niebla negra que cubría su rostro se diluyó permanentemente lo suficiente como para revelar el contorno de un semblante de ensueño. “En su opinión, su moneda de cambio es algo que ni esta reina ni nadie podría rechazar.”

“Para ser honesta, esta reina todavía está sorprendida de que él regalaría algo tan valioso.”

Qianye Ying’er se burló. “Je. Excluyendo el asunto de Zhou Qingchen, está rompiendo un terrible tabú con solo visitar la Región Divina del Norte para tratar contigo. Él tiene todas las razones para querer que este acuerdo tenga éxito la primera vez, así que no me sorprenderé sin importar lo que ofrezca.”

Chi Wuyao la miró y dejó escapar una exclamación de sorpresa. “¿No vas a preguntarme qué me ofreció?”

“Si quieres hablar de eso, entonces habla”. Qianye Ying’er dijo sin expresión sin mirar a la Reina Diablo. No había forma de que le siguiera el juego a Chi Wuyao.

Los labios de la Reina del Diablo se curvaron en una sonrisa. “Aiya, qué niño desobediente.”

“Si quieres jugar con un ‘niño obediente’, deberías buscar a tu juguete.” Qianye Ying se burló.

“¿Juguete? Jejejeje…” Chi Wuyao estalló en una risita. “Cuando el Reino de Dios del Cielo Claro todavía existía, la mayor parte de su poder fue heredado de mis hombres. Pero durante mi reinado, todos sus herederos eran mujeres.”

“Además, ¿sabes lo que esta reina valora más cuando seleccionas a sus Brujas? Sus miradas. Para mí, pesa más que cualquier talento o experiencia.”

Qianye Ying’er: “…”

“La belleza de mis brujas es una en mil millones, literalmente. Desde Jie Xin hasta Chanyi, la primera hasta la novena, todas tuvieron que pasar por un minucioso proceso de selección. Ni siquiera la concubina favorita del Emperador Dios de la Luna Ardiente podría sostener una vela ante mis Brujas.”

“¿Puedes adivinar la razón por la que pasé por todo esto?”

“…” Una ola de incomodidad repentinamente se apoderó de Qianye Ying’er. Frunciendo el ceño inconscientemente, preguntó: “¿Qué estás tratando de decir?”

“Lo que esta reina está tratando de decir es …”

Chi Wuyao de repente sonó mucho más cerca, así que Qianye Ying’er subconscientemente miró de reojo para ver lo que estaba haciendo. Se sorprendió al descubrir que la cara de la Reina Diablo estaba a solo unos centímetros de la de ella, tan cerca que incluso podía sentir su cálido aliento rozar sus labios. Parecía haber estrellas disparando a través de las pupilas detrás de la niebla negra. “Si alguna vez te cansas de los hombres, quizás encuentres mujeres más de tu agrado algún día.”

Qianye Ying’er retrocedió un paso y observó a Chi Wuyao con aprensión. Cada hueso de su cuerpo se estaba derritiendo contra su voluntad.

“¡Jajajaja!” Chi Wuyao se rió a carcajadas cuando se dio la vuelta.

La siguiente persona que fue a ver fue Yun Che.

Una tormenta de oscuridad sopló persistentemente contra su cuerpo, pero la mente de Yun Che permaneció tan tranquila como un charco de agua muerta. No se dio la vuelta cuando sintió que Chi Wuyao se le acercaba por detrás.

“¿Qué es esta anomalía que sentí en tu alma?” preguntó de repente.

Chi Wuyao se detuvo solo cuando estaba parada hombro con hombro con Yun Che. Separando sus labios ligeramente de una manera coqueta, dijo: “Esta reina está sinceramente sorprendida de que hayas esperado tanto tiempo para preguntar.”

Estaban increíblemente cerca el uno del otro, por lo que su voz diabólica llegó hasta el fondo de su alma.

Si hubiera sido otro hombre, si hubiera sido su antiguo yo, dudaba que pudiera permanecer de pie.

“¿Responderás la pregunta, o no?” Yun Che preguntó con frialdad.

“Si esta es tu pregunta, entonces lo haré.” Chi Wuyao le sonrió tiernamente. Ahora que estaba sola con Yun Che, actuaba más como una súcubo que la Reina Diablo.

Yun Che: “…”

“Probablemente lo habrás descubierto tú mismo. Después de todo, eres el único que tiene el poder de detectarlo,” dijo Chi Wuyao. “Como sospechabas, tengo cierta alma dentro de mí. Pero a diferencia de ti, no tengo tanta suerte como para obtener un alma completa. Es tan pequeña que casi no puedes verla. Hace mucho tiempo, esta alma pertenecía a…”

“El Emperador Diablo Nirvana.”

Yun Che frunció el ceño ante la revelación. “Ya me lo imaginaba.”

El Emperador Diablo Nirvana fue uno de los cuatro antiguos Emperadores Diablo. Estaban al mismo nivel que la Emperatriz Diablo de la Aniquilación Celestial.

De vuelta en Cielo del Alma, cuando Chi Wuyao se había dirigido personalmente a los tres demonios Yama, el aura de su alma había causado un poco de miedo en su Alma del Dios Dragón.

El Dragón Azure Primordial era el emperador de los dragones. En aquellos días, era una clase superior a casi cualquier dios verdadero.

Por lo tanto, el alma que podía generar miedo en el alma del Dios Dragón tenía que ser una clase superior a la suya. ¡Tenía que ser el alma de un Dios de la Creación o el alma de un Emperador Diablo!

Gracias a la confesión de Chi Wuyao, ¡ahora sabía que ella poseía una pequeña parte del alma de un Emperador Diablo!

¿Quién hubiera pensado que había otras reliquias del pasado que sobrevivieron hasta nuestros días además de la Emperatriz Diablo de la Aniquilación Celestial?

¡Podría ser solo la brizna de un alma, pero seguía siendo el poder de un Emperador Diablo!

No es de extrañar que fuera capaz de escalar hasta la cima a pesar de ser una mujer común al principio. No es de extrañar que haya podido dejar una sombra duradera en los corazones de Qianye Fantian y Zhou Xuzi, incluso si habían pasado decenas de miles de años desde que se enfrentaron.

Incluso podría ser la fuente de su aterradora visión e inteligencia.

“Eres el único que sabe esto además de mí.” Chi Wuyao sonrió ligeramente. “Eres el único en este mundo al que no puedo mirar desde arriba. De hecho, lo que poseo es casi inútil en comparación con lo tuyo. Sería una tontería tratar de esconderte esto.”

“Hmph. ¡No hay nadie en el mundo que tenga derecho a menospreciar el alma de un emperador diablo!” Yun Che dijo.

Pero Chi Wuyao sacudió la cabeza y dijo en voz baja: “Lo que heredaste es el poder del Dios de la Creación, las Venas Profundas del Dios Maligno, y el poder de la Emperatriz Diablo, la sangre de origen de la Emperatriz Diablo de la Aniquilación Celestial. Incluso cultivaste sus artes profundas únicas.”

“Pero el alma del Emperador Diablo en mí es tan pequeña como un grano de arena. No solo es completamente incomparable con lo que tienes, lo máximo que puede hacer…” Miró a Yun Che extrañamente. “… es jugar un truco o dos de vez en cuando.”

“De lo contrario, no habría quedado atrapada en esta prisión.”

Yun Che de repente la miró con una expresión fría. “¿Cómo te enteraste de las Venas Profundas del Dios Maligno?”

Al borde del Caos Primordial, él había revelado su secreto frente a todos para apaciguar a la Emperatriz Diablo de la Aniquilación Celestial. Sin embargo, solo dijo que tenía el poder de origen del Dios Maligno. Nunca reveló el hecho de que tenía las Venas Profundas del Dios Maligno.

Mu Xuanyin le había advertido más de una vez que mantuviera en secreto las Venas Profundas del Dios Maligno, incluso si llegara el día en que no tuviera más opción que revelarlo. El poder de origen, especialmente el poder de origen de una Dios de la Creación, parecía imposible de robar, por lo que no era lo peor. Pero unas venas profundas completas era una historia diferente. Incluso si fuera imposible quitárselas a Yun Che, sus ladrones estarían dispuestos a intentarlo de todos modos.

Además de sus amigos y familiares cercanos, nunca reveló el hecho de que tenía las Venas Profundas del Dios Maligno a nadie. Ni siquiera en la Región Divina Oriental, a un amigo cercano suyo en aquellos días. Por eso apenas podía creer lo que escucho cuando Chi Wuyao habló como si fuera un secreto a voces.

“…” Chi Wuyao en realidad parecía sorprendida por un segundo. Luego, separó sus labios ligeramente y susurró: “A todos les gusta saber un secreto, y los secretos son el mayor activo de una mujer. ¿Por qué no adivinas y ves si estaría dispuesta a decirte uno de los míos por ti?”

“Para que lo sepas, la misma regla se aplica a los hombres también.”

¡Desgarrar!*

Una corriente de aire de repente cortó el espacio entre Chi Wuyao y Yun Che. También cortó la conexión entre sus ojos por completo.

Qianye Ying’er había aparecido entre el dúo como un fantasma para mirar a Chi Wuyao con frialdad. “¡Si te gusta revelar tus secretos tanto, puedes hacer que tus mujeres lo supliquen a tu gusto! ¡Pero Yun Che y yo no estamos. Interesados. En. Jugar. Tus. Juegos!”

Chi Wuyao retiró su mirada y miró hacia otro lado con una expresión triste. Ella suspiró. “Es verdad. Han pasado varios meses desde que has venido a los terrenos sagrados, pero ninguno de los dos intentó vislumbrar mi verdadera apariencia ni una sola vez. Tu crueldad es realmente triste.

“Je”. Qianye Ying se burló de ella. “Chi Wuyao, siéntete libre de jugar tus trucos humildes a esos hombres todo lo que quieras, pero no pienses ni por un segundo que funcionará en Yun Che. ¡Solo te traerás vergüenza!”

“Además, no digas que no te lo advertí.” La mirada y la voz de Qianye Ying’er se volvieron aún más frías. “Pero desde el primer día en de nuestra alianza, que no tuvieras pensamientos tontos. ¡No querrás un enemigo como Yun Che y yo!”

Con la espalda hacia Qianye Ying’er, una sonrisa enigmática cruzó los labios de Chi Wuyao. “Qué chica tan sensible. Estás creciendo positivamente en mí, Yun Qianying.

Qianye Ying’er: “…!?”

El arca profunda oscura comenzó a detenerse en este momento. Hua Jin aterrizó silenciosamente al lado de su maestra y dijo: “Maestra, llegaremos en una hora. ¿Te gustaría que Hua Jin explorara adelante?”

“Está bien”, dijo Chi Wuyao. “Nuestro ‘amigo’ es el que debería preocuparse de que esta reunión se torne mal, no nosotros.”

“Bueno. Hua Jin lo entiende.”

La Bruja desapareció, y el arca profunda oscura volvió a su velocidad normal. Se acercaban rápidamente a la frontera de la Región Divina del Norte.

Ni una sola vez Chi Wuyao se preocupó por el hecho de que otros pudieran ver a través de ella.

“Estamos a una hora de nuestro destino”. Chi Wuyao se dio la vuelta para mirar a Yun Che y Qianye Ying’er. “¿Quieres capturarte personalmente, o quieres hacerlo tú mismo?”

Yun Che se dio la vuelta y se golpeó en el plexo solar justo después de que ella terminó de hablar.

¡Bang!

Toda la nave tembló por el impacto.

Las heridas y la sangre se extendieron por todo el cuerpo de Yun Che como las raíces de los árboles, empapando la mitad de su ropa negra en un abrir y cerrar de ojos. Estaba sangrando por todos los orificios, y la sangre brotaba de la esquina de sus labios.

“Tú …” Qianye Ying’er dio medio paso adelante antes de obligarse a detenerse.

Un destello de oscuridad más tarde, la sangre se volvió seca y oscura. Parecía que tenía varios años al menos.

“No necesitabas llegar tan lejos.” Chi Wuyao miró hacia otro lado. “Es muy poco probable que Zhou Xuzi lleve a alguien con él además de Zhou Qingchen. A lo sumo, traería a su mejor Guardián, Tai Yu.”

“Si vino solo, entonces mucho mejor.”

“Es por eso que esta reina trajo a Jie Xin y Jie Lin hoy. Aunque no hay nada que podamos hacer a Zhou Xuzi y Taiyu, forzarnos a matar a Zhou Qingchen no debería ser un problema en absoluto… ¿estás seguro de que quieres hacerlo tú mismo?”

“…” Yun Che no le respondió. Pasó junto a Chi Wuyao y se paró al frente del arca profunda, con odiosas gotas de sangre goteando sin parar por sus puños cerrados.

Qianye Ying’er caminó junto a Chi Wuyao y se burló de ella. “No pensé que preguntarías algo tan estúpido. ¿Y te llamas a ti misma la Reina Diablo?”

Chi Wuyao le devolvió la sonrisa. “Muchos hombres a quienes les gustan las mujeres inteligentes, pero a nadie le gusta una mujer que es demasiado inteligente para su propio bien. Actuar como una tonta de vez en cuando hace que sea más fácil ganarse el corazón de un hombre… ¿qué te parece?”

“Heh, así es como la Reina Diablo del Norte escalo hasta la cima. Muy visionario. Pero puedo entender por qué funcionó para ti… después de todo, los hombres de la Región Divina del Norte son un montón de basura que están satisfechos con estar atrapados en una prisión.”

Qianye Ying’er replicó cortante y sin piedad antes de darse la vuelta… pero por alguna razón, no pudo olvidar lo que Chi Wuyao dijo.

Ya puedes leer el manhua de ATG en SkyManga.com

ATG – Capítulo 1648

Capítulo 1648: La fecha de la reunión

Región Divina del Norte, Reino del Robo de Almas.

Yun Che permaneció impasible en el medio de la región sagrada del Reino del Robo de Almas. Estiró un brazo, y su palma apuntando hacia un hombre fascinantemente hermoso que estaba sentado en el suelo con los ojos cerrados.

Este era el Lord Espiritual de los veintisiete Espíritus del Alma, Sheng Shiyan.

Unas pocas docenas de personas lo rodeaban en silencio. Si alguien viera quiénes eran estas personas, quedarían completamente estupefactos.

¡La Reina Diablo Chi Wuyao, las Nueve Brujas y los veintisiete Espíritus del Alma!

¡Los treinta y siete miembros principales del Reino de Robo de Almas estaban reunidos en este lugar, y eso incluía a la Reina Diablo! Ninguno de ellos estuvo ausente.

Los veintisiete Espíritus del Alma estaban a cargo de su propia región estelar y las Nueve Brujas rara vez estaban en el reino. Era una cosa extremadamente rara para todos ellos reunirse en un solo lugar. De hecho, fue un evento que incluso podría no ocurrir una vez cada milenio.

Yun Che retiró su brazo y después de que la luz negra se desvaneció, el refinamiento oscuro del último Espíritu del Alma se completó perfectamente.

Sheng Shiyan abrió los ojos y comenzó a circular su energía profunda. A pesar de que había sido testigo del renacimiento de todos y cada uno de los Espíritus del Alma, toda su sangre comenzó a agitarse de emoción cuando comenzó a sentir el cambio de ensueño que había ocurrido en su cuerpo.”

No se puso de pie. En cambio, se arrodilló y le hizo una fuerte reverencia a Yun Che. Después de eso, habló con gran emoción en su voz: “Este Shiyan agradece al Joven Maestro Yun por esta bendición celestial… Al principio, este Shiyan tenía ojos pero no podía ver y le ofendí groseramente. Asi que, el Joven Maestro Yun puede tratar conmigo como quiera, este Shiyan no dirá una sola palabra.”

Había logrado una compatibilidad perfecta con la energía profunda de la oscuridad en su cuerpo. Este era un pináculo de oscuridad que ninguno de los anteriores Emperadores Dios de la Región Divina del Norte había alcanzado.

Incluso las dos palabras “bendición celestial” no fueron suficientes para describir tal regalo.

Este fue un verdadero milagro divino, pero Yun Che parecía ser capaz de realizarlo sin ningún esfuerzo… De hecho, ¡incluso había producido este milagro en masa!

Cuando cualquiera de ellos incluso comenzó a reflexionar sobre esta noción, se dieron cuenta de que la emoción que más sentían no era admiración o reverencia… Era un miedo que hizo temblar sus cuerpos.

Hoy, sin importar si fueron las Brujas o los Espíritus del Alma, ninguno de ellos quedó desconcertado por la actitud de la Reina Diablo hacia Yun Che.

Si el Reino de Dios de la Luna Ardiente o el Reino Yama supieran sobre esta habilidad de Yun Che, vendrían al Reino del Robo de Almas mendigando de rodillas.

Yun Che no reaccionó cuando se dio la vuelta.

Para él, todo en el Reino del Robo de Almas no era más que una herramienta. Los usaría y ellos lo usarían a él. Era tan simple como eso y no sentía absolutamente nada hacia ellos. Todos los esfuerzos que estaba haciendo hoy fueron para su propio beneficio futuro… De hecho, esperaba obtener una recompensa varias veces más por lo que hizo.

Ahora, cada una de las Nueve Brujas y veintisiete Espíritus del Alma habían experimentado este refinamiento y habían logrado su renacimiento.

En otras palabras, solo ahora se habían convertido en verdaderos diablos de la oscuridad.

“Los tres mil seiscientos Asistentes de Alma son los siguientes”, dijo Yun Che con voz aburrida. Era como si estuviera hablando de un asunto simple y cotidiano.

Pero esas palabras fueron tan impactantes que cada uno de los veintisiete Espíritus del Alma estuvo a punto de caer de rodillas.

Incluso cuando los Espíritus del Alma del Reino del Robo de Almas que poseían el poder de un Maestro Divino obtuvieron este tipo de bendición fue algo con lo que solo podían soñar. Pero… ¡¿en realidad incluso quería otorgar este regalo a todos los Asistentes del Alma?!

Esto fue una locura… Esto fue una locura, ¿cierto?

¿¡Qué clase de monstruo era este hombre llamado Yun Che? ¿Era la reencarnación de uno de los Dioses Diablo primordiales!?

Chi Wuyao dijo: “Todos los asistentes del alma ya comenzaron a reunirse. Puedes comenzar mañana.”

“Maestra”, dijo Qing Ying de repente, “Hay tres mil seiscientos asistentes de almas después de todo. Si todos se reunieran en un solo lugar, es posible que nuestras acciones se expongan rápidamente.”

“¿No es mejor si somos expuestos?” Chi Wuyao dijo con una leve sonrisa en su rostro.

“¿Ah?” Qing Ying no podía comprender las palabras de la Reina Diablo y una expresión de desconcierto cruzó su rostro.

“Sin embargo”, continuó Chi Wuyao mientras su tono cambiaba una vez más, “antes de terminar ese asunto, de hecho es mejor ocultarlo por el momento. Solo para evitar complicaciones innecesarias.”

“Antes de encontrarnos con el Emperador Dios del Cielo Eterno, todos los Asistentes del Alma serán confinados a la región sagrada. Así que no tendrás que preocuparte por eso.” Había dicho esas palabras principalmente para el beneficio de Yun Che y Qianye Ying, pero al mismo tiempo, también estaba dando una advertencia a los veintisiete espíritus del alma aquellos que controlaban a los asistentes del alma.

“Reina Diablo, por favor no se preocupes”, respondió Sheng Shiyan solemnemente. “Sin la orden de la Reina Diablo, si una sola palabra de esto fuese a filtrarse, yo, Sheng Shiyan, me mataré para expiar mis crímenes.”

“Muy bien”, dijo Chi Wuyao. “A partir de mañana, envía a cien personas aquí todos los días. Completaremos el renacimiento de todos los Asistentes de Alma dentro de un mes.”

“Enviar personas es un asunto pequeño, pero estoy seguro de que todos ustedes son conscientes del significado detrás de esta acción… ¡Este asunto concierne mucho más que el destino de nuestro Reino del Robo de Almas!”

El tono de Chi Wuyao no era fuerte en absoluto, pero provocó un violento estremecimiento en los corazones de todos los Espíritus del Alma.

Incluso después de que se habían ido, torrentes de emoción seguían estrellándose en sus corazones como maremotos.

Después de que los veintisiete Espíritus del Alma recibieron sus órdenes y se fueron, Ye Li dio un paso adelante y dijo: “Maestra, nosotras y el resto de los espíritus del alma, hemos logrado una compatibilidad perfecta con la oscuridad. Solo falta la Maestra.”

Justo cuando Ye Li había terminado de hablar, una voz fría y apática resonó en el aire. “Ella no lo necesita.”

“…?” Ye Li se sorprendió por esa revelación y el resto de las Brujas también se sorprendieron.

Qianye Ying’er de repente miró a un lado, sus elegantes cejas se fruncieron ligeramente.

Una pequeña sonrisa cruzó la cara de Chi Wuyao, pero ella ignoró sus reacciones y dijo: “Yun Che, los tres años de tiempo que has establecido es demasiado corto para los amados hijos de esta reina. No podrán crecer mucho en este período de tiempo.”

“Sin embargo, esta reina cree que definitivamente tienes una manera de acelerar rápidamente su crecimiento, ¿verdad?”

Sus cejas se arquearon perversamente mientras le disparaba a Yun Che una mirada extremadamente amorosa y seductora.

“Por supuesto que sí”. Quien respondió no fue Yun Che, fue Qianye Ying’er. Sus ojos se entrecerraron malvadamente cuando dijo: “¿Quieres oírlo?”

Todas las brujas volvieron sus miradas hacia Qianye Ying’er con expectación. Debido a que todas las cosas que habían pensado que eran imposibles habían sido realizadas por Yun Che, por lo que ahora creían que podía hacer realidad cualquier cosa.

Después de todo, hace tres años, Qianye Ying’er había sido simplemente un Soberano Divino medio lisiado, pero ahora podía enfrentarse cara a cara con la Cuarta Bruja Yao Die.

Sin embargo, Chi Wuyao se dio cuenta del “método” del que estaba hablando casi al instante. Ella se rió seductoramente cuando su voz diabólica se volvió algodonosa, “¿Qué tal si lo olvidamos? Ese es un “método” solo te pertenece a ti. ¿Cómo pueden las hijas de esta reina ser tan maleducados como para compartirlo contigo?”

“Oh, no, en realidad lo agradezco mucho.” Qianye Ying’er combinó la hermosa sonrisa de Chi Wuyao con una de las suyas. “Sería mejor si las nueve lo hicieran juntas, así puedo echar un buen vistazo a la verdadera belleza de las Nueve Brujas del Reino del Robo de Almas. Definitivamente será una fiesta para los ojos.”

“???” Las Nueve Brujas intercambiaron miradas, pero todas estaban completamente desconcertadas por este intercambio de palabras. Era como si de repente hubieran sido arrastradas a un laberinto brumoso.

Los hermosos ojos de Chi Wuyao se entrecerraron y parecía intrigada y un poco sorprendida por la reacción de Qianye Ying’er. Sin embargo, ella pareció darse cuenta de algo después de eso mientras sus labios se curvaban en un arco seductor y fascinante. “Oh, así es como es. Divertido… Qué verdaderamente divertido es esto. Una diosa cuyas alas han sido cortadas. Por lo tanto, no hay forma de que pueda tolerar ver a otras personas exhibir sus hermosas alas.”

“¿De qué está hablando la Maestra?” Yu Wu envió con cautela una transmisión de sonido.

“No lo sé.” Chanyi sacudió la cabeza. “Probablemente sea… sobre el hecho de que la profunda fuerza de Yun Qianying había sido paralizada antes. ¿Entonces la Maestra debe haber estado tocando la oscura sombra que este evento dejó en su corazón?”

“¿Ah?” Yu Wu se confundió aún más.

“…” El corazón de Qianye Ying’er se apretó de repente mientras apretaba ligeramente sus dientes de jade. Ella no dijo nada, pero la mirada que dirigió hacia Chi Wuyao ahora tenía una peligrosa frialdad.

“Diles a las nueve que me sigan”, dijo Yun Che de repente.

El duelo silencioso de Chi Wuyao y Qianye Ying’er fue interrumpido por esas palabras. Chi Wuyao se volvió hacia Yun Che, con sus labrios ligeramente separados. Ella torció la cara con una expresión exagerada de sorpresa y asombro “No puede ser que realmente vayas a ayudarlas a… elevar… su… cultivación… ¿verdad?”

“Si tomas las nueve a la vez, ¿no temes no poder… ser capaz de durar?”

Yun Che la fulminó con la mirada y dijo: “De hecho, tengo un método para ayudarlas a crecer rápidamente. Pero no es aquí ni ahora.”

“¿Oh?” Sorpresa apareció en los ojos de Chi Wuyao cuando su mirada se volvió pensativa.

“¿No estas muy interesada en la ‘Calamidad y Desgracia’?” Yun Che comenzó a hablar lentamente, cada palabra suya era oscura y pesada. “¡Así que por primera vez, los dejaremos ser el medio para esta oscuridad!”

Esta no era una pregunta, era un dictamen.

La Formación de la Calamidad y Desgracia’, la formación del diablo oscuro que se registró en la parte media de la Calamidad de la Oscuridad Eterna. Sin embargo, incluso hasta este día, Yun Che todavía no tenía confianza en poder controlarla libremente. Como resultado, nunca había tratado de usarla en Qianye Ying’er, ya que no podía garantizar su seguridad en el proceso.

Esta fue la primera vez que decidió usarla y esta vez, la probaría con los cuerpos de las Nueve Brujas.

El Arte del Dios Maligno impulsaba el cuerpo de su usuario, permitiendo que su usuario rompa instantáneamente sus límites sin ninguna restricción y permitiéndole mostrar un poder insondable.

Mientras que la Calamidad de la Oscuridad Eterna se centraba principalmente en controlar a otras personas… y esto incluía todas las formas de oscuridad.

Como poderes en el mismo nivel, en un mundo sin Dioses Verdaderos, eran poderes que desafiaban el cielo en sus propios dominios.

Por la respuesta de Qianye Ying’er, estaba claro que incluso ella no sabía acerca de la existencia de la “Calamidad y Desgracia”. Así que era obvio que Yun Che nunca la había usado en ella antes. Dada la astucia e inteligencia de Chi Wuyao, ¿cómo podría no darse cuenta de que Yun Che estaba planeando usar a las Nueve Brujas… las nueve personas más importantes a su lado, para llevar a cabo un experimento?

Sin embargo, ella no se negó. En cambio, una extraña luz negra brilló en sus ojos. Aparte de Yun Che, ella era la única otra persona en el mundo que realmente entendía lo que significaban las palabras “Calamidad y Desgracia”.

El poder milagroso que había perfeccionado la compatibilidad de las Brujas con la oscuridad era solo uno de los poderes básicos de la Calamidad de la Oscuridad Eterna.

Sin embargo, la Calamidad y Desgracia era uno de sus poderes intermedios, por lo que uno se podría imaginar cuán poderosa era.”

“Bien”, dijo Chi Wuyao con voz alegre. “Ya que has mostrado tanto interés, ¿cómo puede esta reina rechazarte?”

Se volvió hacia sus Nueve Brujas y dijo: “A partir de hoy, las palabras de Yun Che son las mismas que las de esta reina. Todas ustedes deben obedecerlo como lo harían conmigo.”

Cuando dijo esas palabras, todos, incluido Yun Che, estaban tan conmocionados que se congelaron en su lugar.

Aunque acababa de pronunciar esa línea corta y simple, sin duda le había entregado el control de todo el Reino del Robo de Almas a Yun Che.

Entender a una persona era algo extremadamente difícil de hacer, y confiar en una persona era algo aún más difícil que eso. Tanto Yun Che, cuya vida había sido arruinada por el Emperador Dios del Cielo Eterno, como Qianye Ying’er, que había sido abandonada por el Emperador Dios del Monarca Brahma, estaban muy conscientes de este punto.

En cuanto a la insondable y enigmática Chi Wuyao, ella siempre estaba en guardia cuando se trataba de tratar con otras personas.

Así que ella fue la última persona que esperarían que tomara una decisión tan audaz que casi parecía una locura.

“¿Oh? ¿Tienen alguna pregunta?” Chi Wuyao preguntó con una leve sonrisa en su rostro.

“No, obedeceremos las órdenes de la Maestra”. Jie Xin y Jie Ling fueron las primeras en hablar.

“Pero… ¿qué es exactamente esta Calamidad y Desgracia?” Ye Li preguntó con una expresión grave y seria.

“Lo descubrirás muy pronto”, dijo Chi Wuyao con una misteriosa sonrisa en su rostro. “El día que puedas controlar libremente ese poder será el día… en que podremos pisotear al Reino de la Luna Ardiente y el Reino Yama.”

Las palabras de Chi Wuyao disiparon instantáneamente todas las dudas y pensamientos extraños en los corazones de las Brujas, dejando solo una determinación decidida.

————
El tiempo fluyó rápidamente y pasaron cien días en un abrir y cerrar de ojos.

Nadie sabía cómo fueron las negociaciones entre Chi Wuyao y Zhou Xuzi, pero al final, la fecha establecida fue la fecha que Chi Wuyao había elegido inicialmente, el día que fue “cien días después”.

Su predicción había sido tan precisa que daba escalofríos.

Acababa de pasar una hora después de la medianoche. Yun Che, que había estado descansando un poco, abrió los ojos. Una luz negra salvaje los sacudió y le tomó varias respiraciones hacer que desapareciera lentamente.

Hoy era el día en que Chi Wuyao y Zhou Xuzi iban a llegar a un acuerdo.

Si Yun Wuxin todavía estuviera viva, hoy habría sido su decimoctavo cumpleaños.

“Vamos”, dijo Qianye Ying’er, que estaba a su lado.

Yun Che se puso de pie y avanzó lentamente. Una tenue energía oscura se enroscaba alrededor de sus pies con cada paso que daba.

Abrió las puertas del salón y encontró a Chi Wuyao allí de pie. Ella ya había estado allí por algún tiempo. Cuando vio a las dos personas salir, giró su cuerpo hechizante. “Vámonos. Esta reina ha estado esperando el próximo espectáculo durante demasiado tiempo. Me pregunto cuánto ha crecido Zhou Xuzi en los últimos diez mil años.”

Un arca profunda oscura que tenía más de trescientos metros de largo y ancho descendió al suelo. La Gran Bruja Jie Xin y Jie Ling, y la Séptima Bruja Hua Jin ya los estaban esperando en el arca profunda. Parecía que también los acompañaban en este viaje.

El arca profunda despegó y voló hacia el sur. Fue un viaje extremadamente largo desde aquí hasta las fronteras de la Región Divina del Norte, pero el arca profunda volaba a una velocidad moderada. Después de todo, quien estaba realmente ansioso era Zhou Xuzi.

Yun Che estaba parado en la cola del arca profunda mientras observaba fríamente el vasto e ilimitado mundo de oscuridad ante él. No pronunció una sola palabra y tuvo las manos en puños apretados durante el viaje. No las había relajado ni una sola vez.

El Emperador Dios del Cielo Eterno Zhou Xuzi…

La persona que había destruido todo lo que tenía, la persona que lo había sumergido en esta pesadilla cruel y llena de dolor… Después de tres años, finalmente lo volvería a ver.

Claramente era demasiado rapido, claramente no era la mejor oportunidad que podían aprovechar, ¡pero ya no podía contenerse, ya no podía controlar sus propias emociones!

Ya puedes leer el manhua de ATG en SkyManga.com

TDG – Capítulo 487

Capítulo 487 – Mover

Edición por Paris_117

“¡No fue idea nuestra!” La cara del Dragón de Tierra de Niebla Negra se hundió mientras continuaba, “¡Fue nuestro Ancestro!”

Incluso el Pájaro de Escarcha Profunda mostro una sonrisa amarga mientras hablaba: “¡Nunca habíamos invadido la Ciudad Gloria en todo este tiempo, y solo lo hicimos porque fue una orden de ese Ancestro!”

“¡Nie Li, deja de hablar y deshazte de ellos!” Lu Piao resopló mientras una formidable aura barrió en dirección al Dragón de Tierra de Niebla Negra y el Pájaro de Escarcha Profunda.

En este momento, Lu Piao era una potencia en el pináculo del Reino Dao del Dragón, por lo que solo una pequeña muestra de su aura es más que capaz de hacer que las dos bestias demoníacas se sintieran intimidadas de pavor.

“¿Ancestro? ¿Es ese Ancestro tuyo del Reino Ruinas Dragón? ¿Qué tan alto es su cultivo?” Nie Li frunció el ceño.

“¡Ese Ancestro ya ha llegado al legendario Reino Destino Celestial!” El Pájaro de Escarcha Profunda respondió honestamente.

“¿Qué? ¿Reino Destino Celestial?” Lu Piao no pudo evitar reírse mientras continuaba, “¡Y yo que pensé que era una poderosa bestia demoníaca! ¡Así que solo es un pequeño camarón en el Reino Destino Celestial!”

El Dragón de la Niebla Negra y el Pájaro Escarcha Profundo se miraron el uno al otro. Desde su punto de vista, el Reino Destino Celestial ya era una existencia más allá de su alcance.

“Hey pequeños polluelos. ¿Saben cuál es nuestro nivel de cultivo?” Lu Piao sonrió.

Al escuchar su pregunta, el Dragón de Tierra de Niebla Negra y el Pájaro de Escarcha Profunda sacudieron la cabeza. En su opinión, el Reino Destino Celestial ya estaba más allá de su alcance, sin mencionar nada por encima de ese Reino.

“Por encima del Reino Destino Celestial está el Reino Estrella Celestial, Eje Celestial, Dao del Dragón y el Reino Ancestro Marcial. Todos nosotros aquí estamos en el Reino Dao del Dragón. ¿En cuanto a ese llamado Ancestro solo se encuentra en el Reino Destino Celestial? ¡Solo miren cómo lo capturaré!” Lu Piao sonrió cuando sus ojos estallaron con ferocidad mientras una intención que salió disparada y rápidamente escaneo los alrededores.

En solo un momento, su intención se enfocó en una bestia demoníaca en el Reino Destino Celestial, una serpiente gigante: el Ancestro Serpiente Carmesí.

El Ancestro Serpiente Carmesí estaba esperando a que el Dragón de Tierra de Niebla Negra y el Pájaro de Escarcha Profunda se deshicieran de la Ciudad Gloria para poder completar su misión. Sin embargo, nunca esperó que fuera atrapado por un aura tan horrible.

Sintiéndose mal, instantáneamente quiso huir, pero dos auras lo sujetaron con fuerza y lo arrastraron en dirección a la Ciudad Gloria.

En este momento, era igual a un pez en una tabla de cortar sin poder resistirse.

Por tanto, el Ancestro Sapiente Carmesí fue arrastrado a Ciudad Gloria.

Girando para mirar al Dragón de Tierra de Niebla Negra y al Pájaro de Escarcha Profundo, Lu Piao preguntó: “¿Es este gusano el «Ancestro» del que están hablando?”

“¡S-s-sí!” Tanto el Dragón de Tierra de Niebla Negra como el Pájaro de Escarcha Profunda estaban a punto de mojarse. A sus ojos, era insondable que el poderoso Ancestro Serpiente Carmesí fuera arrastrado ante sus ojos sin siquiera poder resistirse.

Después de un breve momento de reflexión, Nie Li hizo dos movimientos con su mano derecha, y envió dos intenciones a las bestias demoníacas.

Al mirarlos, Nie Li habló: “Los he marcado a los dos con un [Sello de Encantamiento Intencional]. A partir de hoy, ustedes dos son responsables de proteger Ciudad Gloria. Si alguno de ustedes se atreve a mostrar alguna intención de traición, ¡puedo encender el sello con solo un pensamiento para matarlos a los dos! ¿Entienden?”

“¡E-entendido! ¡Protegeremos Ciudad Gloria con nuestras vidas!” Las dos bestias demoníacas prometieron de inmediato. En este momento, no se encontraban en posición para objetar. Después de todo, ¡Podían considerar una fortuna seguir con vida, sin mencionar que sus vidas estaban en las manos de aquellas deidades!

“¡Considérenlo! ¡Si pueden proteger bien a Ciudad Gloria, definitivamente serán recompensados!” Lu Piao resopló.

Después de resolver el asunto, Nie Li se volvió para mirar al Ancestro Serpiente Carmesí y rugió: “¡Quién te envió aquí!”

Aunque el todo de Nie Li era alto, era similar a un rayo atronador a los oídos del Ancestro Serpiente Carmesí que casi lo destrozó.

“R-r-respondiendo a los Señores…” El Ancestro Serpiente Carmesí tembló mientras continuaba, “Fui enviado por la Secta del Dios Demonio.”

“¿Por qué la Secta del Dios Demonio te envió aquí?” Nie Li continuó interrogando.

“¡La Secta del Dios Demonio me envió a aniquilar a toda la raza humana en el Mundo Diminuto!” El Ancestro Serpiente Carmesí tembló cuando su cabeza casi se abrió de golpe con esa voz retumbante. En este momento, no tenía idea de lo que estaba diciendo, ni se atrevió a mentir.

¿La Secta del Dios Demonio quiere aniquilar a toda la raza humana en el Mundo Diminuto?

Cuando el corazón de Nie Li se congeló, y una ligera intención asesina cruzó por sus ojos.

Afortunadamente, había llegado a tiempo. De lo contrario, la Ciudad Gloria ya habría sido masacrada.

¡Nunca esperó que la Secta del Dios Demonio fuera tan despiadada!

Mientras Nie Li lo pensaba, la intención asesina en su corazón creció.

“Nie Li, ya que la Secta del Dios Demonio es tan despiadada, ¡entonces erradíquenoslos!” Lu Piao habló.
[Paris_117 ajajaja a alguien ya se le subió a la cabeza su fuerza]

La intención asesina también surgió en los corazones de Du Ze y el resto mientras todos miraban a Nie Li, “¡Nie Li, seguiremos tus instrucciones!”

“Ir a la Secta del Dios Demonio es solo cuestión de tiempo, pero tienen varias potencias en el Reino Ancestro Marcial, sin mencionar las potencias de Rango Deidad. Por el momento, ¡todavía no podemos tratar con ellos!” Nie Li respondió.

“Entonces, ¿qué debemos hacer?” Todos miraron a Nie Li, esperando que tomara una decisión.

Después de un breve silencio, Nie Li habló: “¡Movamos a todos en Ciudad Gloria a la Secta Plumas Divinas!”
[Paris_117 ¿y entonces para que dejas a los otros dos cuidando edificios vacíos…? Como que el autor le está poniendo menos atención a lo que escribe… eso o improvisa sobre la marcha]

“¿Moverlos a la Secta Plumas Divinas?” Du Ze y el resto se congelaron.

“Creo que esta es una buena sugerencia.” La voz de Ye Ziyun sonó.

“Estoy de acuerdo.” La voz de Xiao Ning’er hizo eco mientras analizaba: “Si los movemos a la Secta Plumas Divinas, estarán a salvo y también pueden tratar de absorber elixires para impulsar su cultivo.”
[Paris_117 ok esta la entiendo, tiene como 100 capítulos que el autor explico que si una persona que aun no llegaba al Reino Destino Celestial, ósea los que están en el Reino Destino Terrenal explotarían… pero bueno…]

Si cientos de miles se unieran a la Secta Plumas Divinas y absorbieran con éxito el Elixir Sagrado junto con poderosas técnicas de cultivo, definitivamente serian de gran ayuda para ellos.

Todos en Ciudad Gloria eran definitivamente confiables, ya que se enfrentaron a la destrucción varias veces, y habían atravesado situaciones entre la vida y la muerte juntos.

Al escuchar la conversación entre el grupo de Nie Li, Yang Xin y el resto le los ciudadanos comenzaron a emocionarse. Todos sabían qué tipo de lugar era el Reino Ruinas Dragón.
[Paris_117 ¿en qué momento se enteraron? Aaaaa WTF autor xD]

Dándose la vuelta para mirar a la Ciudad Gloria hecha jirones, el corazón de todos se lleno de una pena infinita. El hogar que protegían ahora estaba lleno de destrucción y desolación. Pero valió la pena alegrarse ya que todos ellos todavía estaban vivos a pesar de la destrucción de su ciudad.

“Sí, vayamos juntos a la Secta Plumas Divinas.” Nie Li asintió con la cabeza con un destello frío parpadeando en sus ojos, “Además, es hora de que me enfrente a la Secta del Dios Demonio.”

¡Su mirada estaba puesta sobre el Ancestro Serpiente Carmesí, ya que debería tomarlo como un avance hacia la Secta del Dios Demonio!

ATG – Capítulo 1647

Capítulo 1647: La apuesta del cielo eterno

Región Divina Oriental, Reino de Dios del Cielo Eterno, en la parte inferior de la Torre del Cielo Eterno.

Todo el lugar era un mar de color gris, solo había unos pocos destellos tenues de luces provenientes del jade profundo en el área.

No se limitaba solo a la luz, todo en este lugar estaba aislado del mundo exterior, incluido el sonido e incluso el aura.

Este era el lugar más importante de entre todos en el Reino de Dios del Cielo Eterno. Sin el permiso personal del Emperador Dios del Cielo Eterno, no podrían entrar, sin importar quiénes fueran. Sin embargo, en este momento, una barrera tras otra estaba siendo abiertas.

Zhou Qingchen se sentó en silencio en el centro de este oscuro y oscuro espacio. Este era el día doscientos veintinueve que había pasado allí.

Podía recordar el tiempo que había pasado aquí con demasiada claridad. Porque cada día que había pasado en este lugar se sentía mucho más largo que cualquier otro en sus mil años de vida.

En el pasado, cada vez que comenzaba un entrenamiento en aislamiento que duraba varios años, había podido pasar el tiempo meditando en silencio. Sin embargo, estos pocos meses le habían hecho darse cuenta de cuán terriblemente lento podría ser el flujo del tiempo.

Buzz.*

Un sonido resonó en el aire, y vio que la gran puerta que había estado sellada durante mucho tiempo se abría lenta y cuidadosamente. El sonido suave que había sonado en el aire al principio ahora también se había disipado por completo.

Cuando la puerta se abrió, un rayo de luz brilló en el área. No era demasiado brillante, pero causó que Zhou Qingchen levantara inconscientemente su mano y se protegiera la cara.

Después de estar confinado en este lugar durante tanto tiempo, claramente anisaba ver la luz. Sin embargo, un rayo de luz tan débil le parecía tan deslumbrante.

Porque, el actual él se había convertido en un diablo.

“Padre real”. Zhou Qingchen se puso de pie e hizo una reverencia formal.

Zhou Xuzi entró lentamente. En solo unos pocos meses, parecía haber envejecido más. Sin embargo, esa sonrisa suave y gentil aún permanecía en su rostro. “Qingchen, ¿cómo has estado?”

Zhou Qingchen respondió: “Informando al Padre Real. Durante el último medio mes, la energía profunda de la oscuridad dentro de mi cuerpo no se ha agitado en absoluto y este hijo también ha estado mucho más tranquilo.”

“Eso es bueno.” Zhou Xuzi sonrió y asintió con la cabeza. “La situación es mucho mejor de lo que había imaginado. Esto también significa que nuestro ancestro te ha estado protegiendo desde las sombras. Por lo tanto, debes creer que definitivamente habrá un día en que la energía profunda oscura sea purgada de tu cuerpo.”

Esta vez, Zhou Qingchen no dio la misma respuesta que siempre. En cambio, de repente dijo: “Padre Real, este hijo ha estado pensando constantemente algunas cosas y de repente pensé en algo… que tal vez ni siquiera debería estar pensando y no sé si debería preguntarle Padre real al respecto.”

“Je, je, no hay necesidad de callar nada. Siéntete libre de preguntarme cualquier cosa”, respondió Zhou Xuzi. Él fue la verdadera causa de todo lo que le había sucedido a Zhou Qingchen. Debido al dolor en su corazón y la profunda culpa que sentía hacia él, era más blanco con Zhou Qingchen que nunca.

“Este hijo suyo quiere preguntar…” Zhou Qingchen todavía dudó incluso después de haber comenzado a hablar. Pero al ver la mirada cálida y gentil de su padre, finalmente logró hacer la pregunta. “¿Es la energía profunda de la oscuridad realmente tan inaceptable?”

“¿Oh?” Zhou Xuzi comenzó a fruncir el ceño, pero aún mantenía una cálida sonrisa en su rostro cuando respondió: “La energía profunda de la oscuridad es un símbolo de energía negativa. Si la energía profunda de la oscuridad desaparece de este mundo, también significará que ya no habrá poderes pecaminosos en este mundo. Esto es especialmente cierto para aquellos que hemos heredado el legado de los dioses, exterminar toda la energía profunda de la oscuridad en el universo es un deber que se ha transmitido de generación en generación. Un deber que reconocemos sin necesidad de hablar de ello.”

“¿Por qué de repente hiciste tal pregunta?”

Desde que Zhou Qingchen comenzó a cultivar el camino profundo, había escuchado a Zhou Xuzi y a muchas otras personas decirle exactamente estas palabras innumerables veces. En el pasado, nunca las había dudado. Porque para él, simplemente había sido sentido común, al igual que el agua y el fuego no podían mezclarse.

Mientras miraba a los ojos de su padre, finalmente dijo la duda que se había formado en su corazón. “Los diablos que poseen energía profunda de la oscuridad, erradicarán su humanidad. Se volverán crueles, sedientos de sangre y violentos. No dudarán en hacer nada, cometerán cualquier delito para su propio beneficio… La energía profunda de la oscuridad es una herejía en este universo y, como practicantes profundos del Reino de Dios, debemos hacer todo lo posible para destruirla, sin importar si existe en la forma de diablos, bestias diabólicas o espíritus diabólicos.”

“Entonces, desde que me convertí en un diablo, siempre me ha aterrorizado que mi humanidad se vea erosionada lentamente por la energía profunda de la oscuridad dentro de mí, que me haya convertido en un monstruo despiadado e inhumano.”

Zhou Xuzi, “…”

Levantó ambas manos y mientras la energía profunda circulaba dentro de su cuerpo, una capa de energía negra apareció lentamente sobre sus palmas. Sus dedos no temblaron y sus ojos y voz permanecieron tranquilos. “Ya han pasado más de siete meses y la energía profunda de la oscuridad en mi cuerpo se ha estado manifestando cada vez con menos frecuencia. Mi cuerpo ya se ha adaptado completamente a su existencia y, comparado a como era antes, ahora me he convertido en un verdadero diablo.”

“Pero…” cerro lentamente los ojos, “¿por qué es que no estoy volviéndome en algún tipo de bestia? Mi sentido de la racionalidad, mi sentido de lo correcto y lo incorrecto sigue siendo claro. Las cosas que nunca había estado dispuesto a hacer en el pasado, las cosas que nunca podría hacer en el pasado, no han cambiado ni un poco. Sigo sin querer hacer esas cosas, y aun no puedo hacerlas.”

“El único cambio negativo que realmente he notado es que mi estado de ánimo se volverá violento y agresivo cada vez que mi energía profunda de la oscuridad comienza a descontrolarse…”

Levantó las manos aún más alto mientras la energía profunda de la oscuridad cubriéndolas se volvía más densa. “Padre real, ¿podría ser que la energía profunda de la oscuridad no es tan terrible? ¿Podría ser que lo que siempre hemos sabido sobre la energía profunda de la oscuridad, sobre los diablos… haya sido erróneo desde el principio?”

“¡Suficiente!”

Esa reprimenda furiosa le robó todo el calor a la cara de Zhou Xuzi. Como el emperador dios más recto del universo, el emperador dios que vivía para destruir todas la oscuridad y el pecado, no pudo creer ni aceptar tales palabras. Y en realidad provenían de su propio hijo, el hijo que él personalmente había elegido como sucesor del trono del Reino de Dios del Cielo Eterno.

¿¡Qué tipo de comportamiento vergonzoso fue este!?

Zhou Xuzi, que rara vez perdió los estribos, estaba a punto de abofetear a su hijo, con los ojos encendidos de ira… Pero en el momento en que vio la energía oscura en la palma de Zhou Qingchen, sus ojos temblaron y reprimió con fuerza la rabia que había brotado en su interior. En cambio, extendió una palma e instantáneamente dispersó la energía oscura que Zhou Qingchen había liberado.

“Qingchen, ¿cómo puedes decir algo así?” Zhou Xuzi mantuvo con fuerza su expresión tranquila, pero su voz siguió temblando al decir esas palabras. “¡La energía oscura es una herejía que no debería existir en este mundo! ¡Siempre ha sido así! ¡Son las enseñanzas de nuestros ancestros! ¡El camino del cielo!”

Cuando Zhou Xuzi lo reprendió, el normalmente respetuoso y obediente Zhou Qingchen de repente retrocedió un solo paso. Cuando comenzó a hablar de nuevo, su voz se había vuelto mucho más grave. “Si la oscuridad es realmente un pecado que no se puede tolerar, entonces ¿por qué… por qué la Emperatriz Diablo de la Aniquilación Celestial se sacrificó a sí misma y a todos sus parientes para salvar el mundo?”

“¿Por qué el Dios de la Estrella de la Matanza Celestial, quien controlaba la Rueda de las Miles de Tribulaciones del Infante Maligno, se expuso a la posibilidad de ser atrapada y aniquilada haciendo una aparición en el Muro del Caos Primordial? ¿Por qué ayudó a sellarlo?”

“Por qué Yun Che, que claramente poseía energía profunda de la oscuridad, se enfrentó a la Emperatriz Diablo de la Aniquilación Celestial solo para salvar este mundo…”

“¡Cállate!”

PAH!

La manga larga de su túnica voló mientras golpeaba a Zhou Qingchen con tanta fuerza que lo envió a volar. El cabello y la barba de Zhou Xuzi se pusieron de punta mientras todo su cuerpo temblaba. “Qingchen, ¿¡S-sabes siquiera lo que estás diciendo!? ¡Ya te has vuelto loco! ¡La energía profunda de la oscuridad ya ha comenzado a devorar tu razón, y erosionar tu propia naturaleza! ¡Despierta!”

“Ke… ke, ke”. Zhou Qingchen se apoyó contra una pared mientras se levantaba lentamente. Usó un dedo para limpiar la sangre que goteaba de la comisura de sus labios y agachó la cabeza. Comenzó a hablar lentamente: “Una persona cuya mente no está clara solo gritará y delirará como un lunático. Hablará solo tonterías. Sin embargo, lo que este hijo acaba de describir son cosas que tanto el Padre Real como yo hemos presenciado y experimentado personalmente…”

“¡Creí decirte que te callaras!”

¡Bang!

Toda la sangre de Zhou Xuzi se precipitó a su cabeza cuando el jade profundo bajo sus pies explotó en polvo fino y voló por todas partes.

El largo cabello de Zhou QIngchen se había desordenado y su respiración era violenta y pesada. Se arrodilló lentamente en el suelo, con su cabeza profundamente inclinada. “Este hijo suyo ha hablado precipitadamente y te ha ofendido con sus palabras… Le ruego al Padre Real por su perdón.”

Sin embargo, para Zhou Qingchen, estos últimos doscientos veintinueve días, los días más oscuros de su vida, también se habían convertido en el período en el que su mente había estado más clara.

Fue solo después de que la oscuridad habitara en él que realmente llegó a comprender la oscuridad.

Quizás, este fue realmente el aspecto más cruel del primer acto de venganza de Yun Che contra el Cielo Eterno.

No solo había destruido el cuerpo de su sucesor, también había borrado sus creencias y convicciones arraigadas.

La sangre goteaba lentamente de la esquina de los labios de Zhou Qingchen, y cada gota que salpicaba el suelo apuñaló el corazón de Zhou Xuzi. Toda su ira pronto se transformó en un dolor penetrante. Soltó un largo suspiro y avanzó lentamente. Cuando tocó un dedo en el aire, una luz profunda brilló débilmente y la marca roja en la cara de Zhou Qingchen comenzó a desvanecerse.

“Qingchen”, dijo lentamente, “no te preocupes, ya he encontrado una manera de ayudarte a recuperarte. No importa qué, no importa qué precio tenga que pagar, definitivamente lo hare realidad.”

“Esto es algo que yo, tu padre, le he jurado a su hijo más importante.”

“Este hijo… cree en el Padre Real”, respondió Zhou Qingchen suavemente. Sin embargo, su cabeza seguía inclinada bajo su cabello despeinado y no la levantó para mirarlo.

Zhou Xuzi se dio la vuelta y salió de la habitación. Sus pasos no hicieron un solo sonido, pero sintió como si fueran tan pesados como una montaña.

Mientras caminaba a través de las capas de barreras, Zhou Xuzi no salió de la Torre del Cielo Eterno. En cambio, fue al piso más bajo de la torre, el lugar más secreto en el Reino de Dios del Cielo Eterno.

Ahí era donde estaba la Perla del Cielo Eterno.

Era solo que sus pasos eran erráticos. A veces, eran pesados y fuertes, y otras veces, eran ligeros y rápidos.

“Las enseñanzas de nuestros ancestros… la voluntad del Cielo Eterno… algo que he seguido toda mi vida… algo a lo que he dedicado la mitad de mi vida… cómo podrían estar mal, cómo podrían estar mal…” murmuró una y otra vez.

Durante todo este tiempo, había venido a consultar al espíritu de la Perla del Cielo Eterno con la esperanza de poder encontrar una manera de salvar a Zhou Qingchen entre sus recuerdos antiguos. Pero recibió la misma respuesta cada vez, y fue que “si Yun Che pudiera inyectarlo por la fuerza en su cuerpo, entonces también podía purgarlo de su cuerpo… y esa es la única forma posible.”

Justo cuando quería entrar en el área prohibida donde yacía la Perla del Cielo Eterno, una transmisión de sonido de repente sonó en su mente.

Esta transmisión de sonido hizo que se detuviera repentinamente. Su cuerpo tembló violentamente mientras giraba sobre sus talones y salía rápidamente de la torre.

Cuando salió de la Torre del Cielo Eterno, el Venerable Taiyu ya lo estaba esperando en la sala principal. Zhou Xuzi aterrizó frente a él y habló con voz grave: “Taiyu, ¿lo que dijiste es verdad?”

“Estoy absolutamente seguro.” El Venerable Taiyu levantó lentamente la cabeza. Dada su posición, si no estuviera absolutamente seguro, incluso si pudiera decirlo con noventa y nueve por ciento de certeza, aún no usaría las cuatro palabras “Estoy absolutamente seguro.”

“¿Tienes algún detalle?” Zhou Xuzi dijo.

El venerable Taiyu negó con la cabeza, “Es difícil encontrar detalles. Yun Che ha caído en manos de la Reina Diablo del Reino del Robo de Almas y el Reino Yama incluso trato de obtenerlo de ellos.”

“¿El Reino Yama?” Zhou Xuzi frunció el ceño.

“Mnn.” El Venerable Taiyu dijo: “Aunque Yun Che posee energía profunda de la oscuridad, la gente de la Región Divina del Norte todavía lo ve como alguien de la Región Divina Oriental. Debido a los antiguos rencores y enemistades que existen entre ambos reinos, naturalmente lo verían como una herejía que debería ser extinguida una vez que descubrieran su identidad.

“También es posible que los reinos rey de la Región Divina del Norte hayan escuchado sobre el Legado del Dios Maligno y la Perla del Veneno Celestial. Asi que, Yun Che definitivamente no lo pasara bien en la Región Divina del Norte una vez que su identidad haya sido expuesta.”

“La razón por la que incluso apareció en el Reino de Dios del Principio Absoluto en primer lugar fue probablemente porque su identidad había sido expuesta. Entonces huyó al Reino de Dios del Principio Absoluto para esconderse de las personas que intentaban perseguirlo. Pero después de dañar a Qingchen y exponer su paradero, se vio obligado a huir nuevamente a la Región Divina del Norte.”

“Además, antes de caer en manos de la Reina Diablo, parece que ya la había ofendido profundamente. En cuanto al Reino Yama, parece que mató a una persona importante. Dadas las circunstancias actuales, parece que Yun Che todavía está rodeado de enemigos, a pesar de que se ha vuelto extrañamente fuerte.”

Nadie se sorprendería de esta noticia si la escucharan. No importa si se debió a la identidad de Yun Che o los secretos que poseía.

Zhou Xuzi cayó en sus pensamientos por un breve momento antes de decir: “¿Cuándo ocurrió esto?”

“Debería ser hace aproximadamente un mes”, respondió el Venerable Taiyu. Después de eso, frunció el ceño y dijo: “La Reina Diablo claramente hizo un acuerdo con nosotros al principio. Sin embargo, después de que lo capturo, no hizo nada durante un mes entero. Es muy posible que no tenga la intención de usar a Yun Che para negociar un “acuerdo” después de que lo capturó. Después de todo, ¿cómo podría ignorar los secretos que posee Yun Che?”

“No”, respondió Zhou Xuzi mientras sacudía lentamente la cabeza. “Un secreto, al final, sigue siendo un secreto. No se puede ver ni percibir. Sin embargo, la moneda de cambio que he puesto sobre la mesa es una que no puede resistir. Además, mi única condición es que obligue a Yun Che a expulsar la oscuridad en el cuerpo de Zhou Qingchen y he jurado que no intentaré matarlo o llevarlo de regreso a la Región Divina Oriental… Así que tiene menos razones para rechazarlo.”

“Debe haber estado segura de que recibiría esta noticia tarde o temprano. Así que definitivamente está esperando a que la contacte primero.”

Venerable Taiyu dio un suave suspiro. Sabía que incluso si Zhou Xuzi se pusiera completamente a la defensiva, definitivamente se doblegaría a sus demandas.

“La reina de los diablos es astuta y rapaz. Cuanto más ansiosa parezca, mayor será el precio que exigirá… Sin embargo, Qingchen no puede darse el lujo de esperar. La oscuridad ya ha comenzado a corroer su mente. Le está transformando lentamente, día a día. Si esperamos demasiado, me temo que podría llegar al punto de no regresar. Ai.” Zhou Xuzi parecía completamente exhausto. “Sin embargo, lo bueno es que realmente logró capturar a Yun Che.”

El venerable Taiyu miró a Zhou Xuzi antes de decir: “Sin embargo, mi señor no parece estar demasiado preocupado por este acuerdo.”

Zhou Xuzi miró fijamente el espacio frente a él mientras decía lentamente: “Esa moneda de cambio es algo que es imposible de rechazar para ella. De hecho, es imposible… que alguien lo rechace.”

El Venerable Taiyu frunció el ceño profundamente cuando preguntó: “Mi señor, ¿qué moneda de cambio va a utilizar exactamente?”

Pero en el momento en que esas palabras salieron de su boca, de repente pensó en algo y su expresión cambió de inmediato. Tartamudeó alarmado, “P-podría ser…”

Zhou Xuzi cerró los ojos, pero no dijo nada.

Esa mirada de conmoción se congeló en el rostro del Venerable Taiyu y le tomó mucho tiempo recuperar la compostura. Soltó un suspiro largo y prolongado antes de decir: “Mi señor ha dedicado la mitad de su vida al Cielo Eterno y al mundo. Finalmente estás viviendo para ti solo esta vez.”

Zhou Xuzi dijo lentamente: “Una vez que termine este asunto, ya no seré el Emperador Dios del Cielo Eterno. Asi que Qingchen tendrá que pagar esta deuda él mismo.”

“Taiyu… gracias por esas palabras”, dijo con voz sincera. Aunque el Venerable Taiyu acababa de decir esas breves palabras, habían consolado enormemente su corazón y su alma.

El Venerable Taiyu se rió entre dientes mientras sacudía la cabeza. “No hay necesidad de tales palabras entre nosotros. Solo hay una cosa que me preocupa. Esa Reina Diablo no solo es extremadamente astuta, su poder del alma también es terrible y extraño. Ya lo experimentamos una vez. Así que debes tener cuidado.”

“No te preocupes”, dijo Zhou Xuzi. “Si no hiciera los preparativos adecuado, ¿cómo me atrevería a entrar en las fronteras de la Región Norte? Antes de que esto suceda, lo más importante es cómo puedo ocultar mis acciones y cubrir mis huellas… Taiyu, tendré que dejártelo a ti.”

“No te preocupes, mi señor.”

Taiyu se fue después de retirar su barrera de aislamiento. Hasta donde podía recordar, esta era la primera vez que Zhou Xuzi había actuado verdaderamente de manera egoísta desde que se convirtió en emperador.

Y tal vez solo Zhou Qingchen podría hacerlo comportarse de esa manera.

 

Ya puedes leer el manhua de ATG en SkyManga.com