<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 165

Libro 2 – Capítulo 48. Coincidencia

Capítulo extra, Patrocinador por: ¡El Legendario Jóse López! ¡Muchas Gracias!

Richard marcó un nuevo lugar en su mapa, indicando la ubicación proyectada de los otros invasores. Aunque no sabía de qué plano habían venido, definitivamente no eran fuerzas amistosas. Durante una guerra era más peligroso unir fuerzas con otro invasor que aliarse con los propios nativos.

Habiendo deducido varios caminos posibles a tomar, Richard cayó en un ataque de vacilación. Pase lo que pase, tenían que perder su base. Esta posición había sido expuesta hace mucho tiempo, y quedarse implicaría un riesgo de muerte.

Sin embargo, sólo habían regresado a empacar provisiones, confundiendo a sus oponentes mientras esperaban un tiempo. La vacilación de Richard no fue por eso; se preguntaba si debían permanecer en las tierras de Forza por un período de tiempo más largo. Si pudiera dar un fuerte golpe a los refuerzos de Jayleon, entonces las tierras del Barón tendrían sus puertas abiertas de par en par para darle todo lo que quisiera. El castillo definitivamente no sería capaz de detenerlo a él y a su feroz grupo.

Pero había un gran riesgo en quedarse, el tipo de peligro que se presentaba si uno permanecía en una posición demasiado tiempo en la guerra de guerrillas. Los oponentes descifrarían la amenaza de sus fuerzas, analizando y prediciendo sus movimientos. Después de todo, sólo era un intruso en Faelor. Incluso si venía de un plano más fuerte con un mejor camino para llegar al poder, no tenía aliados.

Ahora mismo, lo más importante era determinar la fuerza de las tropas que vinieron a ayudar a Forza. Sacó otro mapa, uno que marcaba las facciones y los poderes en el Ducado de Roca Blanca. Bajo éste Ducado había un marqués, tres condes mayores, dos menores y más de cincuenta barones. El propio Jayleon tenía un vizconde, cuatro barones, un poderoso caballero y dos grandes magos a sus órdenes.

Y cuando Richard vio información sobre Piersage, sus ojos se estrecharon un poco. El Barón Piersage era similar a Sir Menta; ambos individuos poderosos que también podían dirigir ejércitos. Piersage era un general famoso en todo el ducado, y si fuese él quien dirigiera a los refuerzos, sería imposible derrotarlos de un solo golpe.

El ejército de Richard definitivamente estaba en desventaja. Incluso si los soldados regulares fueran sacados de la ecuación, Piersage estaría seguro de tener sus propias élites. Una pelea con el barón solo terminaría en una amarga victoria que acabaría con parte de su ejército, a menos que pudiera encontrar un campo de batalla adecuado y dividir las fuerzas del hombre. Sin embargo, la probabilidad de que algo así ocurra es demasiado baja. Piersage era un líder muy superior a Forza, lo que significó que Richard perdió su ventaja tanto en las élites como en el liderazgo.

Richard suspiró aliviado, desechando la idea de derribar el castillo de Forza. La cantidad de riqueza que el barón habría acumulado era tentadora, pero no importaba cómo lo pensara, no tenía muchas posibilidades contra los refuerzos. Si Piersage fuese realmente el que les liderase, no tendría ninguna oportunidad.

Así que cogió su mapa y empezó a mirar las rutas que iban hacia el noroeste, trazando muchas de estas rutas con sus dedos. Seguió por la intersección entre la Tierra del Caos y el Reino Sequoia del Duque Direwolf, antes de entrar en las desoladas pero caóticas Tierras Manchadas de Sangre.

Las Tierras Manchadas de Sangre constituían un área donde humanos, bárbaros, y la gente del desierto se mezclaban. Había zonas de tierra árida y fértil, con un terreno bastante accidentado. Había una constante escasez de comida, convirtiéndola en una guarida de ladrones, criminales y asesinos que era una pesadilla para el hombre común. Muchos cabecillas criminales y traficantes de esclavos operaban fuera del lugar, tratando a todas las criaturas como presas parecidas a las hienas.

El lugar era caótico y teñido de sangre, pero se adaptaba a las necesidades actuales de Richard. En cuanto a las tierras de Forza, la semilla ya había sido plantada. Podía cosecharla cuando estuviera listo, y ese momento no era necesariamente muy lejano.

……

Richard no sabía que una batalla extremadamente intensa había ocurrido cerca. Fue donde marcó la llegada de los otros invasores, a una distancia considerable de su ruta de viaje.

A decenas de kilómetros de las Tierras Manchadas de Sangre, un extraño y alto portal se erguía mientras destellaba con una vibrante luz. La gravedad estaba distorsionada, muchos objetos pequeños flotaban en el aire mientras que otros se hundían profundamente en la tierra. Muchas imágenes destellaban en la grieta formada por el portal, pareciéndose a varias bestias mágicas. Sin embargo, cuando estas imágenes se distorsionaron y desaparecieron, resultaron ser meras ilusiones.

El portal era tan enorme que el espacio-tiempo alrededor estaba deformado. Grietas negras flotaban por todas partes, fisuras extremadamente peligrosas en el tejido del espacio que incluso podían cortar a un santo guerrero de Norland por la mitad.

El portal se expandió y se contrajo cuando varios caballeros con una pesada armadura negra saltaron. Cada uno de ellos tenía una gran complexión, con un aspecto extremadamente malévolo. Incluso los caballos que montaban eran muy extraños, ya que en su totalidad eran negros. Su pelaje era largo y grueso, con dos caninos a los lados de sus mandíbulas.

Los alrededores del portal no eran nada tranquilos, sino un campo de batalla vicioso lleno de gritos y estocadas. Guerreros y paladines nativos ya habían rodeado el portal, haciendo todo lo posible para destruir a los caballeros negros que estaban aquí para invadirles. Detrás de los guerreros había decenas de sacerdotes y clérigos, lanzando hechizos incesantemente mientras sus manos brillaban con luz divina, mejorando a los guerreros debajo de ellos.

Las mejoras equivalían a un nivel extra para estos guerreros, y coreaban alabanzas para sus sacerdotes y lanzaban maldiciones a los enemigos. Incluso si el oponente clavaba dos espadas en sus cuerpos y podían sentir el frío de las hojas perforando sus órganos, aún así seguían empuñando sus armas contra estos caballeros negros. Todo valdría la pena siempre que pudieran herir a estos oponentes al menos un poco.

Fueron valientes hasta la muerte, y junto con su gran número, su valentía tuvo un gran efecto. Los caballeros negros fueron forzados a bajar de sus caballos, asesinados por un enjambre de guerreros. Sin embargo, cada muerte de un caballero también supuso diez pérdidas de su lado, y esos caballos de guerra también fueron extremadamente brutales. Incluso cuando sus dueños no estaban sobre ellos corrían libres, pisoteando y cargando por el campo de batalla. Sus pezuñas y dientes afilados eran armas fatales, ¡y uno de ellos incluso le arrancó la cabeza a un oponente y comenzó a comérsela en medio de la batalla!

Esta aterradora visión asustó a los cobardes, pero la mayoría estaba completamente enfurecido. Un paladín gruñó fuertemente mientras chocaba contra el flanco del caballo de guerra, hundiendo profundamente su espada en su corazón. Los caballos de guerra negros tenían una capa de piel extremadamente gruesa que podía rivalizar con la defensa de un oso terrible, pero el ataque impávido era algo que el pelaje no podía evitar. El caballo de guerra relinchó ruidosamente como una bestia salvaje, mientras una docena de armas más se enterraban en su cuerpo. La mayoría sólo penetró una docena de centímetros, pero algunos lograron llegar a su interior.

El azotado caballo de guerra se retorció, usando sus últimas sobras de fuerza para avanzar y morder a un paladín. Las mandíbulas de la criatura tenían un poder aterrador, desfigurando la armadura del caballero y destrozando la mitad de la coraza y una hombrera hasta hacerla añicos mientras él gemía en agonía.

Aun cuando cada guerrero dio su vida por la causa, los caballeros negros permanecieron inquebrantables como un arrecife en una corriente. Salieron sin cesar del portal, sus líneas frontales se extendieron para formar una línea defensiva. Con el paso del tiempo, esta línea comenzó a avanzar.


Lista de Capítulos Donación: 5 Capítulos patrocinados x 10 $ Facebook

Capítulo 3-3…

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.