<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 173

Libro 2 – Capítulo 56. Las Tierras Ensangrentadas (2)

Este mundo estaba teñido de rojo, amarillo y marrón. Pequeñas formaciones rocosas estaban por todas partes, formando un bosque de piedras erosionadas. Un sinfín de cañones y cuevas conforman un terreno complejo con numerosos escondites, un número desconocido de peligros escondidos en las sombras.

Esta tierra era estéril, sin casi nada que contemplar más que roca y arena. Ocasionalmente, había algunos arbustos para observar al pie de una roca, pero no existía un río en esta vasta tierra que fluyera a lo largo del año. Numerosos arroyos pequeños fluían durante las lluvias, pero se secaban al llegar el verano. Un puñado de oasis decoraban la tierra como perlas, convirtiéndose en centros de poder.

Había unas pocas partes de las Tierras Ensangrentadas ricas en recursos, pero todas ellas estaban cerca de los planos espirituales ancestrales bárbaros en el oeste. Innumerables batallas habían convertido en estéril la una vez fértil tierra, pintándola con sangre.

Richard respiró hondo cuando una ráfaga de viento sopló en su camino, sintiendo inmediatamente un calor seco subiendo por su nariz junto a unos pocos granos de arena gruesa. Dos soles abrasadores colgaban en el cielo, su ardiente luz derramando fuego sobre la tierra seca. Si uno miraba a lo lejos, los pilares rojos de piedra se veían como antorchas encendidas.

Justo el día anterior, estaban luchando con la oscuridad y la humedad del bosque. Y ahora que habían dejado las montañas, entraron en un mundo completamente diferente.

Innumerables villanos, pandillas y ladrones vivían en esta tierra, las manos de los esclavistas estaban manchadas con la sangre de varias razas. La mayoría de las Tierras Ensangrentadas eran estériles, pero el lugar también estaba lleno de oportunidades. La mayoría de los productos especiales de las planicies bárbaras podrían venderse a precios astronómicos en la sociedad civilizada, con atractivos tesoros alquímicos y productos mágicos que se podrían encontrar.

Se rumoreaba que existían varias misteriosas zonas letales en las Tierras Ensangrentadas, lugares donde el tejido del espacio-tiempo estaba distorsionado. Exóticas criaturas foráneas vagaban por la tierra, pero también había ruinas con valiosos tesoros enterrados en su interior. Si bien el distorsionado espacio-tiempo suponía un poderoso oponente, un sinnúmero de aventureros permanecieron atraídos por las perspectivas de esos tesoros.

Era mediodía, y media hora después de entrar en el desierto, Richard estaba sudando mucho. Los demás también parecían cansados, así que tuvieron que buscar un lugar sombreado debajo de un acantilado para descansar mientras esperaban a que el calor disminuyera.

Los caballos se volvieron extremadamente importantes en las Tierras Ensangrentadas. Todos los caballos que habían arrebatado al Barón Forza fueron enviados junto a la vanguardia, cruzando con éxito el Reino de Sequoia para llegar a las Tierras Ensangrentadas. La vanguardia tenía dos raptors con ellos, y a través de estos, Richard podía vigilar la ubicación de la vanguardia.

Una vez que estuvieron bajo la sombra del pico, el grupo se desplomó inmediatamente para tomar agua y descansar un poco. Richard salió de la sombra, entrecerrando los ojos ante los dos soles que parecían inmóviles en el cielo. Agitó la cabeza impotente, volteándose para gritar: “¡Descansemos! ¡Parece que tendremos que esperar hasta la noche para partir!”

Así, todos los hombres lucharon por levantarse y arreglar un terreno llano en el que descansar. Término Medio luego instaló una vajilla sencilla, comenzando a cocinar para todos ellos. Richard se limpió el sudor de la frente, regresando a la sombra y abriendo un mapa para estudiar.

Este mapa era muy sencillo y deficiente, ni siquiera delineaba la totalidad de las Tierras Ensangrentadas. Fue dibujado a mano por pícaros, de modo que aunque indicaba la ubicación de varios oasis y campos bien conocidos, no podía considerarse preciso. Si lo utilizaran como base de sus movimientos, acabarían desviándose una gran distancia de su destino.

Sin embargo, este sencillo mapa fue un premio obtenido por la aniquilación de la Iglesia del Valor. En este plano, los mapas no tienen precio.

Las Tierras Ensangrentadas estaban llenas de peligros impredecibles. Aparte de los oasis y de algunos campamentos neutrales permanentes, una gran parte del área estaba completamente en blanco. Había sólo unos pocos términos simples en el mapa, algunos señalando lugares bien conocidos y otros incluso nombrando a los lugareños. Los verdaderos mapas estaban en manos de los esclavistas, que habían estado navegando por el lugar durante años.

Richard ya había marcado un camino en la esquina del mapa, completando detalles del terreno alrededor de las partes que ya habían cruzado. La Precisión le permitía dibujar complicadas formaciones mágicas con facilidad, así que la cartografía no representaba demasiado problema.

Olar corrió hacia el lado de Richard, preguntándole: “¿Qué vamos a hacer ahora, mi Señor?”

Richard señaló un símbolo de campamento en el mapa, “Empezaremos por reunirnos con la vanguardia. Una vez que tengamos los caballos, podemos probar suerte en el Campamento Piedra de Sangre. Necesitamos encontrar un guía familiarizado con esta área y ver qué podemos hacer”.

Olar estaba desconcertado: “¿Probar suerte?”

Richard sonrió: “Nos instalaremos en este lugar. Los extranjeros, la escoria, y la basura de todas partes permanecen aquí, y se convertirán en aliados naturales. Aquí, a nadie le importará de dónde venimos siempre y cuando tengamos las capacidades”.

“¿Incluyendo a los bárbaros?”, preguntó el elfo bardo con cautela, aunque su expresión era algo antinatural.

Richard le dirigió una extraña mirada, “¡Por supuesto!”

La expresión desagradable fue seguida de una cara pálida. Richard se preguntó qué había experimentado el hombre que dejó un trauma tan grande contra los bárbaros.

Después de enviar a Olar lejos, Richard se acercó a Tiramisú y le dio una palmadita en la espalda, “Necesito que transcribas unos cuantos pergaminos mágicos más. Escuché que eso es exorbitante en este plano, así que potencialmente podríamos hacer una fortuna. También ayudará a que crezca tu reserva de maná.

“Hablando de eso, ¿cuándo esperas subir de nivel?”

Tiramisú se rascó la cabeza: “Estaré en el nivel 10 en aproximadamente un mes”.

Los trolls eran diferentes de los humanos, más débiles en magia al mismo nivel. Un mago troll de nivel 10 era casi igual que un humano de nivel 8.

Richard asintió, “¡No está mal! ¡Realmente espero el día en que llegues al nivel 12!”

Es probable que los trolls experimentaran una mutación en el nivel 12, desarrollando otra cabeza o alguna habilidad rara en la línea de sangre. Incluso la cabeza adicional más común sería genial, ya que el mago sería capaz de lanzar hechizos con mayor velocidad de esa manera.

Después de dar vueltas y hablar con todos, Richard encontró un lugar para sentarse. Sacó un trozo de piel y siguió dibujando una runa inacabada. Algo de entrenamiento le había permitido dibujar runas en cualquier ambiente, ya sean en las mesas especiales de alquimia enana en el Deepblue o en el pequeño escritorio en la isla Archeron. Incluso la piedra plana que tenía ante él no importaba, no afectaba en absoluto a la precisión de sus formaciones.

Esta runa específica era la Fuerza Elemental, siendo elaborada para Gangdor. Richard podría conseguir un aumento del 30% dados sus materiales actuales, haciendo que la fuerza de Gangdor sea equivalente a la de Menta. Eso también aumentaría enormemente sus capacidades de combate.

Flowsand estaba sentada al lado de Richard, observando cómo elaboraba la runa. “No es fácil liderar, ¿verdad?”, preguntó.

La pluma no se detuvo, la línea permaneció plana y prolija, “Sí, necesito considerar todo y a todos, y entender sus pensamientos. Todavía necesitaré a cada uno en el futuro, debo ganarme la confianza de ellos en lugar de depender del contrato que los une. Además, aunque quisiera, no me quedan contratos de esclavos”.

Continuó terminando una curva, guardando su pluma mientras decía pensativamente: “Pero la confianza parece difícil de ganar.”

Flowsand sonrió un poco, “Tú ya has ganado la mía.”

El respondió, “Pero aún faltan los demás”.

Flowsand peinó su largo cabello, “Eso es fácil. Sólo tienes que conducirlos a la victoria en unas cuantas batallas más”.

Richard asintió, “Es verdad”.

“Pero pareces haber olvidado a alguien”, ella le recordó.

“¿Quién?”

“Waterflower”.

“¿Waterflower?” Richard lo encontró extraño al principio, pero inmediatamente lo entendió. Sus almas estaban conectadas, permitiéndole conocer la ubicación de la chica y llamarla cuando él quisiera, pero esto no significaba que supiera lo que ella estaba pensando, si estaba feliz o deprimida. La había descuidado durante mucho tiempo.

“¡Ahora lo entiendo, gracias!”

Flowsand sonrió un poco, “No tienes que agradecerme. Todavía espero el día en que nos lleves de regreso a Norland.”

Él respondió profundamente: “Estoy deseando que llegue el día previo”.

Flowsand quedó atónita por un momento, pero luego puso una larga cara antes de irse con un resoplido. Esa mirada de sorpresa le dio a Richard una pequeña sensación de logro.


Lista de Capítulos Donación: 5 Capítulos patrocinados x 10 $ Facebook

Capítulo Pendiente 3-3…

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.