<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 27C

Capítulo 27C. El poder de cambiar el mundo

 

La respuesta de Richard hizo que Fayr le mirara detenidamente. Sin embargo, el viejo gran mago finalmente negó con la cabeza: “Esa no es tu verdadera razón, puedo verlo en tus ojos… Olvídalo, no debo interferir. Quiero que sepas esto: éste es el Deepblue, y todo aquí pertenece a Su Excelencia. Si algo te molesta, puedes acercarte a mí o a Sharon.

El Deepblue es también un mundo de magos, y el poder laico no puede extenderse hasta aquí. Si las disputas en las que te encuentras involucran demasiado al mundo exterior, entonces puedes decírselo a tu padre. El poder de la Familia Archeron ha provocado temor en muchas personas, y el propio Marqués Gaton ha comenzado a establecerse en Fausto, la capital de las leyendas. Eso significa que tiene suficiente poder para estar en la cima del mundo laico.”

La mirada de Richard se apartó. Le tomó un tiempo hablar, “No quiero tomar prestada la fuerza del Marqués Gaton.”

La sabiduría de los años permitió a Fayr encontrar el pequeño secreto de Richard en su discurso del hombre. Sin embargo, esto no le sorprendió; todos los que llevaban el apellido Archeron tenían un carácter fuerte. Por supuesto que había otras familias así en Norland, como los descendientes de Santo Peter y Wisma, Agarest, Solam, Julius y otros.

Fayr asintió con la cabeza y habló en voz baja: “De hecho, tengo una duda más… El arte de asesinar excede con creces los límites de este dominio, siendo esto lo que te permitió ver las posibilidades. Sin embargo, fusionar los 46 temas rúnicos fundamentales es algo que ni siquiera un genio puede hacer. Eso requiere diligencia y sabiduría; verdadera sabiduría, no inteligencia. Tú, Richard, no eres el más sobresaliente del Deepblue en términos de sabiduría. Pensé que sólo serías capaz de crear tus propias runas una vez que cumplieras quince años, pero lo has hecho a los doce. Eso no tiene sentido…”

Mientras preguntaba esto, Fayr sabía que no habría una respuesta al respecto. El hecho es que Richard había dado el paso más importante para todos los maestros de runas, y ya que cumplía con los requisitos, el argumento no importaba.

Habiendo estudiado la filosofía de la magia intensamente, Fayr sabía que existía una razón detrás de esto. Si no podía saberlo por ahora, sólo significaba que no era capaz de verla todavía, y no que no existía. Norland tenía demasiados secretos, y los numerosos universos con sus innumerables planos nunca podrían ser completamente explorados. No sería absurdo si algún dios aburrido de la nada, repentinamente le otorgase a Richard el conocimiento completo para la creación de runas. Incluso Santo Peter, que hizo el equipamiento sagrado, reveló antes de su muerte que la mayor parte de su inspiración había venido de los dioses.

Fayr se puso de pie y escondió la runa: “No importa, no perdamos tiempo en asuntos triviales. Cualquiera que sea la razón, gran parte de tu avance se puede atribuir a la suerte, pero la suerte se convierte en un factor mayor de fuerza cuanto más lejos llegue”.

El gran mago Fayr se detuvo un momento y continuo: “Richard, tal vez todavía no tengas idea de lo afortunado que eres. Este es un secreto a voces, así que no hace falta que te lo oculte: Su Excelencia tiene el hábito de tener un solo aprendiz en cada dominio, para seguir transmitiendo sus conocimientos. Sus estudiantes son perlas deslumbrantes en la corona de la magia, y eso es especialmente cierto para los maestros de runas”.

“¿Así que…?” Richard de repente comprendió la malicia que provenía de Steven y Minnie, así como la razón del complot que planeo Randolph para matarlo a pesar de que no tenían nada que ver el uno con el otro antes de eso.

“Por lo que sé, Steven está interesado en convertirse en un maestro de runas, y parece muy decidido. Sin embargo, ya estás por delante de él dando el paso más importante. Esa es la razón por la que te dije cómo resolver disputas que no pueden ser resueltas. Recuerda cuidarte también”.

Richard podía decir lo que Fayr estaba insinuando, pero permaneció incrédulo, “¡Pero éste es el Deepblue!”

El gran maestro Fayr se rió: “Por muy poderosa que sea la ley, sólo puede controlar a las personas racionales”.

Esto hizo que Richard inclinara su cabeza en consideración. Finalmente pareció entender el significado de las palabras.

El viejo mago empacó todo para entonces, y algunos estudiantes que convocó se apresuraron en venir: “Ahora, ven conmigo, muchacho afortunado, y te mostraré cómo los maestros de runas crean milagros. Estoy seguro de que ver esto te dará una mejor comprensión del mundo de los maestros de runas, que aquellos dichos a medias y las viejas leyendas”.

Una hora más tarde, Richard y Fayr estaban sentados en un laboratorio mágico situado fuera del Deepblue. El lugar era gigantesco y al aire libre, lo que permitía probar magia a gran escala o incluso hechizos legendarios. También se utiliza normalmente como escenario para peleas de bestias, así como también para probar nuevas bestias mágicas o nuevas invocaciones.

Un violento, caballo de guerra acorazado fue llevado a la arena del laboratorio bajo la mirada de Richard. Este era un tipo de bestia mágica local del Deepblue, mucho más grande que los caballos de guerra normales, con una capa de escamas tan dura como el acero cubriendo su espalda. La bestia resultaba difícil de domar, sus pezuñas metálicas podían aplastar el cráneo de un oso polar mientras que su velocidad y altura de salto podían compararse a los Ciervos Maers. Todos estos factores se resumen para proporcionarle pocos depredadores naturales.

La parte más valiosa del caballo de guerra acorazado eran las escamas metálicas en su espalda. Era mucho más fuertes que otros metales en producción, pero tan livianas como plumas. Además de eso, se acostumbraron fácilmente a la magia, sin necesidad de un proceso complicado para unir las runas.

Para evitar que estas bestias mágicas tiránicas se volvieran repentinamente locas, tuvieron que pasar por un camino muy largo, angosto y oscuro. En el momento en que el caballo acorazado entró en el laboratorio, el espacio abierto de repente hizo que se detuviera. Se trataba de un área enorme con una circunferencia de más de mil metros, con todo tipo de terreno. Después de tantos experimentos, los densos restos de maná y las numerosas manchas de sangre de las bestias mágicas a lo largo de los años hicieron que estuviera con precaución.

En el momento en que el caballo de guerra se detuvo, Richard se percató que una parte de las escamas de su pecho habían sido removidas. La runa de agilidad elemental había sido colocada allí, y esto obviamente no era una simple incrustación. La piel de la bestia había sido recortada y tratada, y se plantó en el lugar correspondiente con sumo cuidado.

Los sonidos del caballo de guerra acorazado se volvieron más bruscos, y la runa en su pecho empezó a parpadear. Esto era una señal de que la runa había absorbido el maná de la bestia, comenzando a activarse.

¡Estimulado por la sed de sangre, el caballo se volvió completamente loco! Se levantó sobre dos patas y soltó un largo relincho, y empezó a desplazarse como un rayo una vez que sus pezuñas tocaron el suelo. Parecía que quería saltar sobre dos pilas de troncos en su camino, atravesando las vallas fronterizas para recuperar su libertad.

Justo cuando el caballo acorazado saltó, la runa de pronto emanó una luz deslumbrante. El caballo mostró una habilidad fascinante   cuando uno de los saltos lo llevó asombrosamente lejos, cruzando la primera pila pero chocando contra la segunda. ¡Este salto, solo representaba un incremento apenas de la mitad y sin embargo logro saltar el doble!

Los residuos de madera volaron por todas partes, y los pesados troncos se movieron rodando por el impacto. Un tronco de medio metro de largo fue el más afectado por el impacto, ¡Casi estaba partido por la mitad!

El caballo de guerra se mareó con el golpe, su cabeza daba vueltas y no podía determinar su ubicación. Comenzó a galopar hacia cualquier dirección, la runa en su pecho brillaba a medida que aumentaba su velocidad.

Sin embargo, esto evidentemente sobrepasó el límite de control del caballo. A veces galopaba demasiado lejos, o calculaba mal la distancia y se estrellaba contra la valla. Debido a que saltaba demasiado alto o demasiado lejos, haciendo que perdiera el equilibrio en el aire y cayera boca abajo.

Sonaban pequeños golpes por doquier, y trozos de madera, barro, y piedra caían por todo el lugar. El gigantesco cuerpo del caballo de guerra prácticamente se convirtió en un fantasma negro mientras galopaba a velocidades inimaginables, impactando contra los obstáculos. Con su peso corporal y velocidad, el propio caballo se había convertido en un arma terrorífica, el menor de los impactos causaba daños aterradores.

Viendo al caballo acorazado galopando por el laboratorio como un relámpago, Richard sólo podía mirar boquiabierto. Estaba bastante familiarizado con este tipo de bestia avistada a menudo, pero nunca pensó que podría alcanzar tales velocidades. Al ver el aterrador poder que tenía el caballo después de  acelerar… ¡Era como ver una nueva especie!

¿Éste era el poder de un maestro de runas?

El pequeño Richard de repente se quedó sin aliento. Se sintió como si fuera un bebé que había agarrado una espada de metal, queriendo usarla como juguete, pero sólo después de blandir la espada descubrió que tenía el poder de destruir todo lo que observara.


Donación: 2 Capítulos patrocinados x 5 $ Facebook

 

 

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.