<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 303

Libro 2 – Capítulo 186. Indemnización

 

El poder del hechizo Estallido no se desvaneció hasta un tiempo después de que terminó con sus hechizos. El aumento del flujo de maná se combinó con su runa de vitalidad, restaurando rápidamente su reserva de mana. Solo cuando se llenó un tercio, los efectos del hechizo desaparecieron.

El mago promedio normalmente podría usar solo un tercio de su mana en una batalla. Una vez que las reservas de uno caen por debajo del 50%, las posibilidades de fracaso comienzan a aumentar exponencialmente. Cuando cae por debajo de un tercio, sería difícil lanzar incluso los hechizos más débiles. Por lo tanto, la mayoría de los magos consideraban que su maná estaba agotado cuando solo les quedaba un tercio. Sin embargo, el hechizo Estallido realmente superó este problema y virtualmente aumentó el poder de batalla de cada mago a la mitad.

“Flowsand”, Richard preguntó seriamente, “¿Cuántas veces puedes lanzar Estallido en un día?”

“¿En un día? ¡Eres bastante optimista! El hechizo me exige mucho, así que por ahora… solo puedo usarlo una vez a la semana.”

“Una vez a la semana…” Richard estaba un poco decepcionado, pero cuando pensó las cosas tenía sentido. Un hechizo tan poderoso definitivamente tendría sus propios límites. Cuanto más poderoso era algo, más tocaba el poder de las leyes. En adición, uno necesitaba usar más maná. Flowsand era una simple clériga de nivel 10; ya estaba saltándose rangos para usar lo que parecía ser un hechizo de grado 6.

“¿Pueden otros usar Estallido?” Esta fue otra pregunta crucial.

Flowsand negó con la cabeza, “No. El hechizo requiere que coordine el poder del Libro del Tiempo con la Lente del Tiempo. Puedo prescindir del Libro del Tiempo una vez que sea más fuerte y tenga el poder divino, pero la Lente del Tiempo seguirá siendo necesaria.”

<< Nota: Objetivo del Tiempo cambia a Lente del Tiempo. >>

Solo entonces Richard comprendió que se trataba de un hechizo exclusivo de Flowsand. Por supuesto, eso era a menos que pudiera elaborar esa runa de grado 4. Sin embargo, incluso cuando se convirtiera en un santo maestro de runas en el futuro, no podría crear todas las runas de grado 4 existentes. Además de la gran cantidad de investigación requerida para cada una, muchas runas especiales tenían restricciones sobre ellas. Por ejemplo, los conjuntos de runas divinos de Santo Peter necesitaban que el creador fuera alguien de fe fuerte.

Y así, Flowsand pasó de ocupar una posición central en el grupo a ser irremplazable.

Una vez que comenzaron a despejar el campo de batalla, un recuento le dijo a Richard que un total de 206 soldados de caballería los habían atacado, todos muertos actualmente. Debajo de las capas de ocultamiento había una excelente armadura de placas, articulada en torno a una fuerte coraza con las partes restantes unidas por cadenas. El diseño era único y el trabajo complejo, permitiendo una mayor agilidad sin comprometer la protección. Aunque la armadura no tenía insignias ni otros patrones de identificación, Richard ya estaba bien versado sobre la familia de Zim. Sabía a primera vista que estos hombres pertenecían a las Águilas Doradas del Duque Grasberg.

Richard no llevaba mucho tiempo en Faelor, pero ya había experimentado docenas de batallas tanto grandes como pequeñas. Todos sus seguidores tenían amplia experiencia en la limpieza de campos de batalla. Despojaron a la caballería de todos los objetos valiosos, sin dejar siquiera la armadura interior. Esto se consideraba irrespetuoso en una batalla entre nobles, pero como fingían ser bandidos, morirían como tales. Por eso no les había preguntado por su identidad al principio.

Todos los cuerpos fueron apilados en algunos de los carruajes, mientras que las armaduras y las armas recuperadas lograron llenar bien cuatro de los carruajes. Las hachas de los lanzadores también fueron recogidas; cada lote estaba hecho completamente de acero inoxidable, y era bastante caro. Una sola hacha valía más que treinta flechas afiladas. Otra gran cosecha llegó en forma de cincuenta caballos ilesos. En cuanto a su bando, Richard perdió menos de diez guerreros del desierto.

No pasó mucho tiempo para que el campo de batalla fuera saqueado en su totalidad. Luego, los carruajes dieron marcha atrás, regresando al territorio de Richard. Se dejó una gran cantidad de cadáveres de caballos, mientras que los lanzadores tampoco regresaron de inmediato.

Olar se volteó y le preguntó a Richard detenidamente, “Maestro, ¿por qué no vienen los lanzadores?”

“Necesitan alimentarse”, dijo Richard con calma.

Olar sintió temblar todo su cuerpo. Aunque la palabra ‘alimentarse’ parecía benigna, ocultaba muchos otros significados.

Los lanzadores parecían más maliciosos que los troggs. Si no fuera por sus impensables niveles de disciplina, incluso los seguidores de Richard creerían que son monstruos. Normalmente no vivían en la misma zona que los soldados normales, por eso nadie se preocupó por lo que comían. Parecía que consumían muy pocas raciones.

El solo hecho de alimentarse de cadáveres de caballos no era muy aterrador. Sin embargo, si Richard intencionalmente no dejaba que todos lo vieran, eso en sí mismo invitaba a la reflexión. ¿Y la próxima vez? Si estuvieran en una situación desesperada, ¿qué comerían estas criaturas?

Los lanzadores de élite ya habían estimado el número de cadáveres, enviando a Richard un informe mental. Esta sesión de alimentación mantendría sus necesidades normales de supervivencia durante una semana completa.

Habiendo recibido esta noticia, Richard comenzó a pensar en ello. Incluso en el nivel 4, los lanzadores eran solo un poco más débiles que los lobos de viento en combate cuerpo a cuerpo. Sus ataques de larga distancia eran comparables a los de nivel 8, mientras que las élites podían incluso compararse a los de nivel 10. Otra característica especial era que una buena sesión de alimentación les duraría una semana, mientras que los lobos de viento solo podían durar de dos a tres días. Esto significaba que los lanzadores necesitaban menos suministros, aumentando aún más su valor. Si él pudiera superar su propia repugnancia y les permitiera a ellos o a los lobos del viento alimentarse de los enemigos muertos, sus reservas de fuerza aumentarían sin límite.

‘¿Podría esto considerarse una ventaja de las tropas de la madre cría?’, Se preguntó Richard.

———

Al día siguiente, el ejército victorioso regresó al territorio de Richard. Gangdor se acercó y señaló los cuerpos de los soldados de caballería muertos, preguntando, “¿Cómo deberíamos lidiar con los cuerpos, jefe? Hace calor aquí, sin un hechizo que los proteja, comenzarán a apestar en una tarde.”

“Lo mismo que hicimos en Agua Azul”, Richard respondió, “Limpiarlos con antiséptico y levantar estacas en nuestra frontera con el territorio de Fontaine. Pongan los cuerpos allí – ¡rectos! Recuerda ser cuidadoso y manejarlos con cuidado. No dejes que nadie vea algo como sus escudos de armas o insignias.”

“¡No hay problema, jefe!” Gangdor mostró estar de acuerdo en voz alta, pero de repente recordó algo y le preguntó a Richard, “Por cierto, jefe, su líder en realidad no es débil. Parecía estar en el nivel 13 o algo así, ¿debería dejárselo a Zendrall? Ese montón de costillas fruncidas podría sacarle a otro guerrero de la oscuridad.”

“¡No es una mala idea!” Richard asintió. Era necesario utilizar todos los recursos posibles en una campaña planar. Afortunadamente, Richard tenía a Flowsand, a la madre cría, y a Zendrall. De esta manera, cada parte del enemigo, cuerpo, fe y alma, podría aprovecharse al máximo.

La suerte también formaba parte del poder de uno. Normalmente era el factor más importante en una batalla planar prolongada. Aquellos que ascendieron a través de los rangos dependieron de la gran suerte. La de Richard no era nada especial; cualquiera que pudiera elevarse entre las llamas de la batalla entre millones era increíble.

Gangdor ordenó a sus soldados que sacaran el cuerpo del capitán caballero. Había otros dos caballeros de nivel 11 en el ejército atacante, lo suficientemente poderosos como para ser titulados, pero entre las Águilas Doradas no eran más que líderes menores. Esta legión era evidentemente bastante poderosa.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.