<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 327

Libro 2 – Capítulo 209. Deseos (2)

 

Esa oscura premonición era como una pedazo de plomo en el corazón de Richard, instándolo a crecer lo más poderosamente y rápido como le fuera posible. Tenía que regresar a Norland.

El poder en su mano crecía rápidamente, pero cuanto más caminaba por este camino, más claramente comprendía cuán fuertes eran realmente Sharon y Mountainsea. Él había sabido antes que Sharon era poderosa, pero no poseía la capacidad de medir el alcance de su habilidad. Era como un mortal contemplando el cielo estrellado, sabiendo que era vasto pero no tanto.

Ahora sentía que tenía una ligera idea, pero eso solo le dejaba claro que estaban separados a leguas de distancia, con un vasto océano entre ellos. En cuanto a Mountainsea, ella caminó un sendero completamente diferente al poder que aún no podía ver.

De vuelta en la posada, lo primero que hizo fue ingresar al sótano. El lugar se había convertido en una sala de interrogatorios temporal, la gran sala en el centro conectada a una docena de celdas pequeñas. Numerosos instrumentos de tortura fueron colocados en el centro, la mayoría de los cuales habían sido tomados prestados de la Bandera de Guerra Dorada.

La mayoría de los prisioneros aquí eran enanos, con algunos líderes de la caravana de segunda clase del Cosaco Rojo. Unos siniestros torturadores semidesnudos estaban actualmente arrastrando a un enano que estaba en su ultimo aliento fuera del potro.

<< Nota: Potro; Aparato de tortura en el que se sentaba e inmovilizaba a los procesados. >>

De pie a un lado, César rápidamente hojeó el tomo santo en sus manos. Una voz suave tembló por el canto de un hechizo de curación, un rayo de luz santa que sacaba al enano casi muerto de la puerta de la muerte. El joven parecía pálido, evidentemente, tenía dificultades para manejar la sangrienta escena. Sin embargo, esa dificultad no hizo nada para afectar sus hechizos.

Una sombra del difunto Barón ahora yacía sobre su rostro. Su don para lo divino era evidente: no le había llevado mucho tiempo llegar al nivel 3, donde podía comenzar a lanzar hechizos de curación. Él calificaría para ser un clérigo completo en cualquier iglesia en Faelor ahora.

Olar estuvo a cargo de todo el procedimiento. Sus hermosas y femeninas facciones habían sido deformadas por la furia, sus ojos proyectaban un resplandor frío y cruel.

“¡Cuélguenlo y pónganlo sobrio con unos cubos de agua helada! ¡Veamos si puede recordar la ruta de regreso al Yunque de Rayo entonces! “Gritó el elfo enfurecido.

Dos torturadores colgaron al enano y le echaron agua directamente en la cara. El tipo inconsciente gritó mientras recobraba la conciencia, todas las heridas en su cuerpo palpitaban de dolor. No pudo evitar gemir, pero cada gruñido estaba lleno de maldiciones. Las muchas rondas de tortura no lo habían quebrado.

Prácticamente no había ningún trozo de piel en el cuerpo del enano que todavía estuviera en buenas condiciones. César constantemente lanzaba curaciones menores para preservar su vida, pero el clérigo aún no tenía la capacidad de reparar las heridas. Eso era algo que solo alguien en el nivel de Flowsand podía lograr.

Los ojos de Richard recorrieron la habitación en el momento en que entró, y su rostro se distorsionó de inmediato en un ceño fruncido. “¿Qué?” Le preguntó a Olar, “¿Todavía no están dispuestos a hablar?”

“Estos tipos son como… No, son lo mismo que los enanos en casa”, Olar sonrió amargamente.

El bardo, que ya era cruel y despiadado, había aprendido muchos métodos de tortura de Richard. Además de eso, tuvo la ayuda de un clérigo. Y, sin embargo, después de un día y una noche entera, todavía no podía forzar a estos enanos a entregar la información más importante – la ubicación de su tribu.

Había que tener presente que la presencia de un clérigo aumentaba en gran medida la crueldad de la tortura. Por supuesto, el alcance de eso dependía del nivel del clérigo – incluso si uno se equivocaba, un sumo sacerdote podía devolver a alguien del borde de la muerte.

Las cejas de Richard se arrugaron aún más, “¿Todavía insisten en lo que dijeron?”

“Sí, Maestro.” Olar sonrió amargamente, secándose el sudor en la frente, “Han firmado un contrato con Cosaco Rojo, atestiguado por su dios. Apoyarán al Cosaco Rojo durante treinta años, negándose a ir contra su juramento. Estos enanos son muy tercos, necesitamos tiempo para desgastarlos.”

Richard miró a los prisioneros y preguntó, “¿Les dijiste claramente lo que eso significa?”

Su tono era extremadamente frío, hasta el punto de que incluso Olar no pudo evitar temblar. “Ya les advertí que aliarse con Cosaco Rojo los convertiría en nuestro enemigo y que nunca somos indulgentes con nuestros adversarios. Saben que cooperar es su única posibilidad de supervivencia, pero-”

“¡Los enanos del Yunque nunca traicionarán un juramento a nuestro dios!”, Sonó un rugido áspero, interrumpiendo las palabras del elfo. Era un pistolero rudo, con un bigote tan grueso que parecía la melena de un caballo.

Richard se dirigió a la jaula del enano y se agachó, hablando con calma, “No necesito que traiciones a tu dios. Solo dame la fórmula de tu pólvora y te dejaré ir. Si quieres seguir apoyando al Cosaco Rojo después de eso, haz lo que quieras. Sin embargo, déjame recordarte que el Cosaco Rojo es un objetivo que debo exterminar. No me contendré si veo a los de tu clase a su lado.”

“¿Quieres la fórmula para el Fuego del Dios del Trueno? ¡Sigue soñando!”, Gritó el pistolero, escupiendo a Richard.

La expresión de Richard se volvió fría. El aire se disparó cuando su barrera mágica se agitó, enviando la saliva de vuelta para pegarse en la cara del enano. No tenía la paciencia para perder el tiempo con el enano, dirigiéndose hacia los capitanes de la caravana, “¿Y ustedes? ¿Alguno me dirá lo que quiero saber?”

La mayoría de ellos estaban en silencio, solo un hombre de mediana edad escupía con desprecio mientras decía ferozmente, “Te atreves a robar los bienes del Cosaco Rojo y matar a nuestra gente… ¡Espera a tu muerte! Una vez que llegue nuestro ejército, debes orar para que mueras en la batalla. ¡Si no lo haces, hombres corpulentos de todas las razas te estarán esperando! A tus mujeres no les irá mejor… Serán cogidas al menos cincuenta veces por día-”

Richard se levantó, un hechizo silenciador cortó las palabras del hombre. “¿Por qué es que todos los que conocemos son malolientes y obstinados?” Frunció el ceño, “¿No hay alguien en el Cosaco Rojo con miedo a la muerte?”

Su voz era tranquila, pero Olar se estremeció una vez más. No tenía idea de cómo responder, pero tampoco podía quedarse callado. La atmósfera era sofocante en el silencio.

“Maestro… Podríamos haber tenido mala suerte esta vez”, dijo cuidadosamente.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.