<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 58

Capítulo 58. Una batalla fatídica

Este conejo nival estaba obviamente mutado. No sólo tenía colmillos y garras afiladas, sino que las escamas habían cubierto muchas partes de su cuerpo. Además, el área que no estaba cubierta de escamas también estaba protegida por un meticuloso equipo.

Blackgold saltó al verlo, exclamando: “¿Qué es eso? ¿Puede usar equipo?”

“¡Es un conejo nival! ¡Muy bien todos, silencio! ¡Empieza rápido!” Sharon bostezó con una mano sobre su boca.

Steven miró fervientemente a la legendaria maga, sintiendo que Sharon seguía estando predispuesta hacia él. Los Solams habían preparado todo tipo de explicaciones en caso de que investigarán a su conejo blindado, pero su participación se mantuvo. Sharon lo dejó a un lado en el momento en que Blackgold lo mencionó. Fue una lástima, sin embargo, ella no escatimó ni una sola mirada a Steven, como si algo más estuviera en su mente. Era obvio que no tenía ningún interés en ver esta batalla.

El lobo de invierno lanzó un leve aullido resonando por toda la arena, agachándose hacia el suelo. Este era un enemigo con el que nunca se había encontrado, así que decidió ser cauteloso y observador. Como un macho adulto, era feroz y astuto.

Por otro lado, el conejo de nieve mutado estaba evidentemente algo asustado, incluso antes de que el lobo liberara su aura depredadora. Saltó torpemente en círculos, intentando abandonar la arena. Fue esta oportunidad que el lobo aprovechó para golpear.

El lobo se lanzó detrás del conejo de un solo salto, mordiendo la parte trasera del conejo. Sin embargo, también había una armadura que protegía la parte trasera del conejo, protegiendo su vulnerable trasero. La mordedura del lobo era lo suficientemente fuerte como para deformar el acero galvanizado, pero no lo suficiente como para matar al conejo.

El intenso dolor desencadenó el lado feroz del conejo, y dio una patada lo suficientemente fuerte en la cabeza del lobo como para dejar una marca inesperada en su camino. Soltó un aullido bestial antes de saltar sobre el lobo, cogiendo un gran trozo de su carne del hombro. Sin embargo, los propios instintos bestiales del lobo entraron en juego y se defendió.

Los más atentos entre el público ya habían visto las runas de Agilidad Elemental y Fuerza Elemental inscritas en el conejo, pero todavía dependía de sus escamas y armadura. El acero galvanizado era el mismo material que se usaba en la armadura de un caballero rúnico, pero fue modificado para adaptarse a la fuerza y al cuerpo del conejo. Aún así, esto superaba el pelaje natural y a las escamas de otras bestias, requiriendo que el lobo de invierno lo mordiera repetidamente antes de que se desgastara.

Los conejos que Steven había criado eran tan fuertes como los perros de caza, y este en particular fue el mejor de cientos. Por eso podía llevar dos runas en su cuerpo, su capacidad de lucha se encontraba ligeramente por encima del lobo de invierno por la misma razón. Además, sus escamas fueron creadas para ser resistentes al frío, por lo que el aliento de escarcha del lobo invernal se debilitó enormemente. Por un momento, pareció que ambas bestias estaban igual en fuerza.

Todos los Solam estaban aguantando la respiración, y Steven se aferraba con fuerza a la barandilla que tenía ante él, sudando tanto que sus palmas podían deslizarse en cualquier momento. Cada mordida que el lobo le hacía al conejo le hacía estremecerse, como si el daño no fuera al cuerpo del conejo sino al suyo.

El lobo invernal ya estaba hecho un desastre, debido a que gran parte de su carne había sido arrancada por los incesantes ataques del conejo. Sin embargo, su propia naturaleza bestial había sido llevada al extremo, sus ataques eran cada vez más amenazadores. El contraste entre las dos criaturas comenzó a mostrarse, el depredador puro que era el lobo dominando al conejo que nunca había cazado en su vida. El conejo sólo mordió y desgarró para sobrevivir, pero no sabía en absoluto cuáles eran las zonas vitales. Con sólo dos generaciones de cría era imposible criar la inteligencia de una especie de forma significativa. Aunque algunas runas podían aumentar la inteligencia, todas ellas eran por lo menos de grado 4 con pocos maestros de runas capaces de hacerlas. Ni siquiera un lobo alpha invernal podría soportar eso, y mucho menos un conejo nival.

El lobo exhibía su malvada astucia. Circundó al conejo nival, cada uno de sus ataques apuntando a los puntos vitales del mismo. El cuello, el trasero, el abdomen y las articulaciones estaban en el punto de mira, y a medida que el lobo se familiarizaba con la armadura durante la batalla, aprendió a desgarrarla y a apuntar a las zonas más débiles. Incluso logró arrancar muchas de las escamas naturales del conejo.

Aunque el lobo estaba bañado en heridas en ese momento, las heridas en su mayoría eran superficiales. No se había debilitado en absoluto, mientras que al conejo ya le habían mordido una de sus patas traseras, dificultando enormemente su movilidad. La mayor parte de su armadura, especialmente en la espalda, también estaba desgarrada, revelando puntos vitales.

Con esto, muchos podrían decir el resultado de esta batalla. Como era de esperar, el lobo terminó todo saltando sobre el conejo, usando su peso para voltear a la criatura más pequeña y darle un mordisco fatal en su tierno cuerpo.

“Aww!” Steven suspiró decepcionado. El conejo todavía no era rival para el lobo a pesar de estar mutado y tener colmillos. Pero también estaba aliviado, porque el lobo también sufrió heridas importantes. Si los conejos nivales de ambos lados no podían derrotar al lobo, entonces el resultado sería juzgado basado en la cantidad de heridas causadas.

Richard no tenía un conejo nival mutado en el que los Solams habían invertido tanto, lo que significaba que resultaba imposible que soportara dos runas. Si un conejo con dos runas no puede vencer a un lobo invernal, entonces sería imposible para un conejo con sólo una. Santo Klaus ya había mencionado que era imposible para un conejo nival vencer a un lobo invernal con sólo ranuras de runa elementales.

El lobo herido volvió a su jaula, mientras que los magos de Deepblue recogieron el cadáver del conejo mutado para examinarlo y asegurarse de que todas las runas estaban hechas por Steven. Después de una limpieza, un nuevo lobo invernal adulto fue introducido a la arena. Ahora era el turno de Richard.

Steven dio un suspiro de alivio al ver a este lobo, pero también se sintió algo abatido. Este lobo era casi idéntico al que enfrentó en términos de tamaño y fuerza, mostrando la naturaleza imparcial del Deepblue. Se sintió triste porque el sesgo de Sharon tenía sus límites y era impredecible. Podía ser una fuente de luz cuando había perdido toda esperanza, pero también podía desaparecer cuando estaba más esperanzado.

Si un conejo mutado estaba bien, ¿por qué no le diste a Richard un lobo alfa?



Lista de Capítulos Donación: 2 Capítulos patrocinados x 5 $ Facebook

 

 

Descarga:

1 Comentario Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.