<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 728

Libro 5 – Capítulo 64. Mi Rey

 

La puñalada con forma de serpiente nunca llegó al cuerpo de Richard. Cuando el santo asesino finalmente se reveló, no se veía diferente de un soldado local ordinario, todo lo que vio fue la cara fría de una chica con armadura de cuero blanco, que parecía un lobo solitario herido que estaba mirando a su presa.

Una expresión de asombro cruzó los ojos del hombre. Apenas había notado que la joven se interponía en el camino de su golpe, pero no había forma de mover su espada a tiempo. Mirando esa expresión contundente que no revelaba ira ni dolor, sintió un escalofrío correr por su espina dorsal. Era alguien del mismo tipo que él, pero mucho más cruel y brutal.

El santo intentó retraer su espada por instinto, pero simplemente no se movió. La chica había agarrado el arma con su mano izquierda, la sangre manchando la cuchilla.

Entonces, ¿qué hacía su mano derecha? Esta pregunta apenas surgió en la mente del hombre antes de que el Pastor del Descanso Eterno se abalanzara, casi invisible a simple vista. Su muñeca pareció moverse rápidamente, la cuchilla no dejó rastro cuando cruzó su cuello, ¡pero al momento siguiente su cabeza de repente se disparó al cielo y cayó a una docena de metros de distancia! ¡La sangre brotó como una fuente!

Sin embargo, los locales de piel roja sólo se volvieron más feroces ante la vista. No sabían que se trataba de un santo, y demasiados de sus compañeros ya habían sido asesinados para que otro hiciera la diferencia. Por otro lado, ¡uno de los enemigos había sido herido de gravedad y ahora tenían la oportunidad de matarla!

Varias lanzas apuñalaron hacia Waterflower al mismo tiempo. Intentó levantar su espada para defenderse, pero su cuerpo se sacudió de repente y el Pastor del Descanso Eterno volvió a caer. El golpe a toda potencia de un santo asesino no era un problema menor; era una maravilla que incluso pudiera aguantar.

Frente a las espadas y las lanzas, los ojos de Waterflower brillaron con una extraña mezcla de soledad y satisfacción. Sin embargo, un rugido familiar hizo que su mirada se llenara de luz una vez más.

“¡MUERAN!” Gangdor cayó desde arriba, chocando contra dos soldados con sus rodillas mientras su hacha gigante se extendía horizontalmente para bloquear todos los ataques. El asqueroso crujido de los huesos que tenía debajo le hizo sonreír.

Richard finalmente se dio la vuelta y vio la espada incrustada en el abdomen de Waterflower. Sus ojos se estrecharon repentinamente mientras la miraba profundamente a los ojos por un momento, llenándose con más locura. “¡CUIDA DE ELLA!” Le gritó a Gangdor antes de continuar corriendo.

Una ola de sangre pasó por el Plano Orquídea en Reposo en medio de la noche, conducida por un orbe mágico que servía de faro en la oscuridad. Richard no sabía cuánto tiempo le tomó, pero de repente sintió que la presión comenzaba a disminuir. Para cuando recuperó el control total y miró a su alrededor, todo lo que vio fue a sus seguidores y caballeros a su alrededor, con una fortaleza brillantemente iluminada visible en la distancia. Su mirada se centró por un momento, revelando numerosos soldados fuertemente armados que salían corriendo a la batalla como un escorpión.

De repente, miró hacia abajo, solo para encontrar la Muralla Impasable bajo sus pies.

“Mi Rey, ¿qué debemos hacer ahora?” Preguntó un caballero rúnico a su lado, con la cabeza gacha y una rodilla en el suelo.

Al ver a este caballero, todos los demás asumieron la misma posición. Fuera de los que aún se protegían de los pocos enemigos temerarios que quedaban, incluso sus seguidores bajaron uno tras otro mientras miraban hacia él. Los caballeros de la lanza sombra de élite solo tenían una inteligencia rudimentaria, pero después de un momento también cayeron al suelo con un plop sincronizado. Flowsand le sacó la lengua a Richard desde un ángulo oculto antes de arrodillarse. Nyra ya había bajado antes, y Io la siguió a regañadientes a pesar de su sorpresa.

En tan solo unos momentos, Richard fue el único que quedó en pie en la Muralla Impasable, un verdadero río de sangre fluía de las numerosas heridas en su cuerpo, mientras que la bola de luz aún flotaba sobre su cabeza. De repente comprendió que finalmente tenía el reconocimiento de los Archerons. Se había declarado a sí mismo como el patriarca en el Castillo Blackrose, pero sólo con esta victoria era realmente su rey.

Por un momento, permaneció arraigado en su lugar. Se sentía como si todo su cuerpo se hubiera incendiado, y no solo por las interminables heridas. Su maná se había agotado hasta el punto de que la sequedad era más insoportable que el dolor, y su aliento olía a sangre espesa de sus propios órganos internos. Podría caerse en cualquier momento.

Y sin embargo, él estaba más confiado que nunca en su fuerza. Realmente se sentía como el gobernante del mundo. Sólo ahora comprendió por qué los trece caballeros trabajarían bajo Gaton a pesar del bajo salario. No era puramente por su relación, sino porque él lideraría la carga en primera línea y ellos podrían seguirlo.

“Mi Rey, ¿qué debemos hacer ahora?” Preguntó el caballero rúnico de nuevo.

Esta vez, Richard tuvo la energía para responder, “Envía una señal a la Paladín de Sangre, ¡estamos comenzando el ataque!”

Lina lanzó una hermosa bola de fuego a cientos de metros en el cielo nocturno, la explosión tan brillante que se podía ver a lo largo de docenas de kilómetros.

……

Estacionada en el otro extremo del puente, Senma estaba parada tranquilamente en la oscuridad. Los innumerables guerreros detrás de ella eran como lobos sedientos de presas, esperando el momento en que fueran desatados. Cuando la bola de fuego floreció en lo alto del cielo, un brillo carmesí apareció en la punta de su lanza cuando la levantó en alto. La energía parecía fluir y refluir a medida que se acumulaba en esta punta, el brillo se hacía más y más denso hasta que se veía como sangre fluyendo. Y entonces…

*¡BOOM!* Una fuerte explosión sacudió el puente cuando la lanza apuntó hacia delante, dirigiendo a los soldados hacia la Muralla Impasable. Un pesado tambor de guerra comenzó a sonar en la parte trasera, elevando la moral mientras los guerreros se apresuraban a enfrentarse a los enemigos contra los que habían estado luchando durante mayor tiempo.

La oscuridad fue desgarrada por la luz mágica cuando numerosos orbes de magia derribaron a los Norlandeses, pero los magos de Senma rápidamente mitigaron el impacto de estos ataques. Toda la legión de magos se centró en buffear o proteger a los soldados en lugar de desperdiciar maná en las poderosas defensas mágicas del enemigo. Bolas de fuego y orbes de escarcha cayeron justo en medio de la formación de carga, pero no consiguieron mostrar ni la mitad de su potencia prevista. Peor aún, los defensores descubrieron que la armadura de los invasores había sido reemplazada completamente por conjuntos intrincados y resistentes.

Senma disminuyó la velocidad al principio, suspirando aliviada, pero luego su caballo repentinamente tomó velocidad y se convirtió en un rayo carmesí que atravesó las líneas enemigas. Ella fue la primera en llegar a las puertas de la fortaleza, gritando fuertemente mientras saltaba directamente hacia las almenas y destrozaba a los arqueros. Su caballo iba tan rápido que no pudo detenerse, chocando tan fuerte contra las puertas que terminó con huesos rotos.

Las otras potencias del ejército le siguieron rápidamente, pero contrariamente a las expectativas, la resistencia fue bastante débil. Se encargaron rápidamente de los guardias antes de abrir la puerta, lo que permitió que el resto de sus hombres continuaran avanzando.

Un profundo chillido de repente resonó en el campo de batalla, y los veteranos experimentados comenzaron a temblar de inmediato. Sabían que este era el sonido de una carga de balistas, algo que incluso los santos no querrían enfrentar de frente. Algunos incluso encontraron la fuente del ruido, mirando a una gran balista dirigida al tumulto.

Era demasiado tarde… Esta idea cruzó todos los corazones de los soldados en un instante. Sin embargo, inmediatamente se sumergieron de nuevo en la batalla, dejando su vida y su muerte al destino. Las balistas definitivamente matarían a más locales debido al tumulto, pero a estos maniacos no les importaría cambiar múltiples vidas por la muerte de un solo Norlandes. Los afortunados vivirían y los desafortunados morirían. Así era la guerra.

Sin embargo, cuando el proyectil silbó por el aire y un fuerte grito envolvió el campo de batalla, los ojos de los Archerons se abrieron de sorpresa. La muerte no había sido de un Norlandes, sino de un guardián en la segunda línea de defensa. ¡El proyectil había sido disparado desde la Muralla Impasable!

Richard saltó de la balista, sacando las dos cuchillas que habían sido enterradas en el suelo, “¡Ahora, mostrémosles el abismo!”

Un ruido atronador resonó en la Muralla Impasable cuando los caballeros con armaduras negras treparon y la bloquearon de punta a punta. Con la puerta cerrada, la única salida para aquellos en el resto de la fortaleza era correr por la muralla o saltar desde el puente. Ahora mismo, ambos significaban una muerte segura.

La delgada fila de figuras estaba siendo atacada desde ambos lados, pero sólo pintaron las paredes con más sangre. Parecían ser pocos en número, pero la bola de luz seguía brillando con fuerza en la noche.

La Muralla Impasable había caído.


Capítulo semanal (15/14)

Descarga:

7 Comentarios Comentar

  1. Nicro

    Lector

    Nivel 3

    Nicro - hace 5 meses

    Por un momento pense que obtendria otro nombre relacionado con Reyes :v Hubiera estado bien

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.