<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 747

Libro 5 – Capítulo 83. Orgullo y Honor

 

Richard mantuvo su comportamiento calmado, pero su corazón comenzó a latir con fuerza. Después de haber luchado contra Ensio antes y haber visto cómo hacía retroceder a la Legión de Pesadillas a través del portal de invocación, sabía lo poderoso que era este mago. Para que casi lo mate alguien…

Pero, por otra parte, sólo tales potencias calificarían para convertirse en enemigos de Sharon. Considerando su fuerza, ella diezmaría a cualquiera más débil. Sin embargo, eso también significaba que la carga que los del Deepblue tenían que soportar era mucho más pesada también. Si incluso Ensio fue abatido después de una pelea, ¿qué pasará con las siguientes? ¿Quién vendría en su ayuda?

“Haré… lo mejor que pueda,” fue todo lo que pudo decir.

“Entonces te deseo suerte,” dijo Ensio con un suspiro, “Sin embargo, ten cuidado con Voidbones. No le hice mucho daño, así que podría reaparecer pronto. Bien, tengo que irme. ¡Poder mirar la hermosa bahía es verdaderamente una bendición!” Se levantó y miró una vez más el Deepblue y Floe Bay antes de desgarrar directamente el espacio y marcharse.

Richard no tuvo la oportunidad de presenciar la llegada de Ensio, por lo que se sorprendió por la forma en que se fue el joven. ¡Incluso al borde de la muerte, estaba completamente tranquilo y podía atravesar el vacío! Permaneció en silencio en la terraza por unos minutos, tratando de apreciar la vista de Floe Bay, pero finalmente negó con la cabeza y caminó hacia abajo. No era la misma persona que Ensio, y no todas las potencias eran modelos a seguir.

Unos minutos más tarde, todos los magníficos magos presentes se reunieron en la sala de reuniones. Después de recibir información sobre el funcionamiento del Deepblue en los últimos meses y asegurarse de que estaban preparados para cualquier crisis— un proceso que tomó medio día debido al tamaño de la organización— duplicó su financiamiento a ocho millones e hizo los arreglos necesarios para reclutar magos con talento en la creación de runas. Dejando a los profesores con instrucciones de observar los movimientos de sus principales enemigos, como los duergar y los hombres bestias, prometió que sus caballeros rúnicos siempre estarían listos para ayudar antes de girarse para subir las escaleras.

Sin embargo, uno de los magos del Deepblue se precipitó repentinamente a la sala de reuniones, ignorando por completo a los magníficos magos mientras gritaba, “Señor Richard, tiene una carta de la familia imperial. ¡Es de máxima prioridad!”

¿Máxima prioridad? Todos los magníficos magos comenzaron a susurrar entre ellos, mientras que el propio Richard estaba aturdido. Dicha redacción sólo se utilizó como precursor de acontecimientos tan masivos como las guerras a gran escala. ¿Qué estaba pasando ahora que requería que se le enviara un mensaje así?

Richard inmediatamente tomó la carta del mago y la miró, examinando el sello de la familia imperial y asegurándose de que no fuera una falsificación. Al mismo tiempo, un pequeño estallido de maná se extendió desde la carta y brilló sobre su cuerpo, verificando su identidad antes de convertirse en llamas. La carta se quemó por completo, formando un pequeño orbe de luz blanca que flotaba entre las cejas de Richard.

La expresión de Richard se congeló de inmediato.

“¿Qué pasa?” Preguntó Blackgold, incapaz de contener su curiosidad.

“La situación en la Tierra del Anochecer se ha deteriorado. Muchas potencias daxdianas han entrado en el campo de batalla y sus expertos se están extendiendo. Algunos han atado a Su Majestad en el Fuerte del Amanecer, y todavía no hay un claro ganador en su batalla. Otras potencias están apresurándose hacia nuestras tres fortalezas restantes para conquistarlas.”

“¿Qué?”

“Peor aún, saben que la Ciudad del Sol Desmontado tiene las defensas más débiles de todas. Más y más de los Daxdianos están apuntando al lugar, y las bajas están aumentando. Los rumores dicen que un tercio de los Daxdianos más poderosos se han reunido en la Tierra del Anochecer, y los otros imperios humanos también están en graves problemas. Ellos no pueden brindarnos ninguna ayuda.”

La Alianza Sagrada era la más joven de los tres imperios humanos, y como tal también tenía menos expertos. Al ocupar dos fortalezas enteras, sus defensores estaban muy ocupados. Los Daxdianos solo estaban sondeando por ahora, pero una vez que estuvieran listos para comenzar el ataque completo, sin duda atacarían la Ciudad del Sol Desmontado. Después de todo, podían moverse libremente dentro de la Tierra del Anochecer; no tendrían problemas para descubrir qué tan fuerte era cada fortaleza.

En general, esto no fue un problema. Los tres imperios podrían reunir suficientes potencias para mantener a raya a Daxdus. Sin embargo, eso no garantizaba una defensa exitosa de la Ciudad del Sol Desmontado. Esto no fue una crisis para Norland en general, pero fue un gran problema para la Alianza Sagrada. Si la situación se saliera de control, tendrían que pedir ayuda a las otras razas, incluyendo a sus némesis en el imperio élfico de Lithgalen y a los bárbaros de Klandor. Tradicionalmente, ¡eso significaría ceder una fortaleza a uno de estos países!

Si bien no tenía ningún valor monetario poseer fortalezas en los campos de batalla de la desesperación, eran un punto de referencia para las potencias de cada bando. Eran la fuente de mayor orgullo y honor. El antiguo imperio élfico que se había extendido por todo Norland había decaído precisamente porque habían perdido seis fortalezas en un campo de batalla de la desesperación, cayendo a un solo fuerte y portal. El golpe a su reputación había sido tan grande que las otras razas en ciernes finalmente se impusieron, declarando su independencia.

Los elfos continuaron condescendiendo a las otras razas al principio, pero los humanos formaron una alianza que inició múltiples escaramuzas en las fronteras de los elfos. Lentamente siendo erosionados desde fuera y dentro del plano, el imperio finalmente tuvo que reconocer la soberanía de estas razas. Se les otorgó el derecho de participar en los campos de batalla de la desesperación y ganar su propia gloria.

Las diversas razas en ciernes habían inundado las puertas como una tormenta. La sangre se derramó sin parar mientras lograban recuperar fortaleza tras fortaleza para Norland, esta vez manteniéndolas para sí mismos. El imperio élfico perdió rápidamente su punto de apoyo en esa época en la que incluso aquellos en el nivel 16 lucharon desenfrenadamente y se desvanecieron en la oscuridad.

Richard estaba siendo convocado como el maestro de runas real para ayudar en los esfuerzos de guerra. La Alianza Sagrada esperaba que él pudiera ingresar a la Ciudad del Sol Desmontado y apoyarlos con lo mejor de sus habilidades para la creación de runas, crear y reparar las runas de las potencias. Con él cerca, la fuerza de la ciudad se vería impulsada para la guerra que se avecinaba.

La carta había venido directamente del propio Emperador Philip, con su firma infalsificable en la parte inferior. Eso hablaba mucho de lo necesaria que era su presencia.


Capítulo semanal (4/14)

Descarga:

3 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.