<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 771

Libro 5 – Capítulo 107. La Esencia De Una Runa

 

“Así que estás ayudando a tus amigos, ¿eh? ¿Qué es esto, Su Excelencia Rompe Sueños es amiga tuya ahora? ¿Y ella no puede permitirse arreglar sus propias runas?” Lawrence se mofó.

“Ese es por dinero, es bueno tener un poco para el viaje.”

“¿Viaje?”

Una vez terminada la reparación, Richard sonrió y se estiró, “Me voy al Fuerte del Amanecer. ¿No crees que ese lugar me sienta mejor?”

“¡¿Tú qué?! ¡Ese lugar ni siquiera tiene una barrera completamente funcional todavía! ¡No, de ninguna manera! ¡Es demasiado peligroso, los Daxdianos se acaban de ir y pueden atacar en cualquier momento!¡La Ciudad del Sol Desmontado es mucho mejor!”

“Me gustan los lugares peligrosos,” comentó Richard mientras ponía la runa en una caja.

“¡No me jodas, chico, simplemente no te gusta estar aquí!” Lawrence suspiró con exasperación.

“Tal vez,” fue una suave respuesta.

El viejo se puso serio, “Richard, Rundstedt puede ser testarudo, pero es justo. Es un buen hombre.”

Richard se dio la vuelta para mirar a Lawrence a los ojos, “No lo culpo por sus decisiones, pero no hay manera de que pueda vivir en la misma ciudad que Hasting. El Mariscal tomó su decisión, así que ahora yo tomo la mía.”

“Pero—”

“No hay tal cosa como lo mejor de ambos mundos. La decisión de Rundstedt tiene sus consecuencias, al igual que para cualquier otra persona. Además, realmente creo que el Fuerte del Amanecer me conviene más. Prefiero vivir con una amenaza a mi vida que con una a mi dignidad.”

Lawrence suspiró, haciendo pucheros mientras se daba la vuelta.

“¿Vendrás?” Richard preguntó de repente.

“No, chico. He vivido aquí durante muchos años, estoy acostumbrado al lugar. Pasaré el resto de mi vida aquí.”

“Entonces te visitaré a menudo.”

“Está bien…” Lawrence de repente pensó en algo y sonrió, “Pero, ¿qué hay del favor que me debes?”

Richard inmediatamente se sintió incómodo, sintiendo una cierta cantidad de miedo ante la sonrisa intrigante, “¿Qué quieres?”

“Solo quería darte un regalo de despedida, ¿por qué estás tan asustado?” El viejo resopló, corriendo y regresando con una polvorienta caja de sellado mágico.

Richard lo miró por un segundo, resistiendo el impulso de limpiar la cosa con magia mientras la abría. Sin embargo, sus cejas inmediatamente se levantaron en sospecha cuando vio más de una docena de runas dentro. Todas eran intrincadas y estaban bien hechas con un bajo requerimiento de capacidad, pero la tímida sonrisa de Lawrence solo hizo que esta caja que bien valía una ofrenda de primer nivel pareciera una trampa.

Escogió una de las runas para examinarlas y decodificarlas, su mirada lentamente se apagó mientras seguía estudiando las matrices individuales. Nunca antes había visto algunas de estas matrices, y ni siquiera podía imaginar sus efectos o cómo funcionarían juntas. “Esto es…”

“Puede hacer tantas cosas. Mira, esta parte puede aumentar un poco la velocidad del usuario, y esta puede…” Lawrence comenzó a babear un poco mientras enumeraba una docena de funciones, dejando a Richard aún más confundido. Las runas estándar fueron diseñadas para impulsar algunos aspectos de sus portadores, pero ésta voló justo en contra de esa lógica. Cada función que se superponía comprometía su utilidad, dejando caer su valor inmensamente. Lo único que la salvaba era que esta runa podía ser utilizada por casi cualquiera.

A medida que se acercaba al final de su explicación, Lawrence se entusiasmó cada vez más, “Además, puede usarse para paralizar al usuario cuando esta función está activada. Jejeje…

“Esta matriz es la clave de todo. Modifica esta parte, repara estas tres cosas aquí, y luego actívala con tu línea de sangre y un fragmento de alma. Inmediatamente se limitará a su uso. Esta otra parte también bloquea la runa al portador, impidiendo que nadie más que usted la retire. Cualquier otro maestro de runas que intente desmontar la runa causará un gran dolor y herirá permanentemente a su portador. Tampoco es necesario quitarla; una verdadera potencia no necesita la capacidad extra, y los que realmente se preocupan por ella serían incompetentes de cualquier manera.”

La explicación del viejo fue bastante extraña, pero Richard se congeló de inmediato al entender cuán poderosas eran esas dos últimas funciones. Realmente eran dignas de ser llamadas la obra maestra de un santo maestro de runas, y ya se le ocurrían docenas de maneras de incorporarlas a sus propias obras. Eventualmente entró en un estado de aturdimiento, absorbiendo casualmente las enseñanzas de Lawrence mientras pensaba en una nueva línea completa de runas.

“Viejo, es—”

“No, no, no. Te lo dije, solo hazme un pequeño favor.” Lawrence sacó un trozo de papel arrugado del bolsillo de su pecho, el mismo que contenía los nombres de las mujeres de hace cincuenta años. Sin embargo, esta vez se habían añadido algunos nombres nuevos, también de esa época.

“Si realmente quieres agradecerme, pon estas runas en la gente. Es mejor si puede ser en algunas de estas mujeres aquí, pero cualquiera servirá. ¡Esa muchacha Waterflower será un buen comienzo!” El viejo estaba sonriendo de oreja a oreja.

“Umm… De acuerdo, haré lo mejor que pueda.” Richard se guardó el papel en el bolsillo.

Lawrence inmediatamente gritó de alegría, comenzando a golpear a Richard en el hombro. Sin embargo, una voz grave interrumpió su alegría, “Maestro Richard, ¿está usted presente?”

“¿Hmm? ¡Ah, sí! ¡Adelante!” Richard inmediatamente aprovechó la oportunidad para escabullirse, observando cómo dos de los guardias personales del Mariscal entraban en el patio, cada uno cargando un enorme cofre.

Richard reconoció a uno de los dos entre los que habían participado en la requisa de Blacklight, pero no dijo ni una palabra. Por muy humillante que fuera ese incidente, no se rebajaría a culpar a los que solo seguían órdenes. Por su parte, el guerrero también era extremadamente respetuoso, inclinándose profundamente a pesar de la carga. En parte, esto se debió al espectáculo de un magnífico mago siendo capturado por la garganta mientras estaba bajo la protección de un mago legendario y dos guerreros santos, pero la razón principal fue el gran número de bajas de Richard en la batalla contra los Daxdianos.

El guerrero le entregó una lista, “Maestro Richard, la compensación por luchar en la guerra ha sido tabulada. Esto es lo que queda después de deducir los costos de mantener el almacén público y la formación de la Gloria Eterna. Por favor, eche un vistazo.”

Richard examinó la larga lista que describía un total de 87 ofrendas menores, totalizando un valor neto de aproximadamente 3 ofrendas de primer nivel. Asintiendo con aprobación, despidió a los guerreros y volvió al trabajo.

La lista era una prueba de su poder; era el guerrero mejor pagado de la ciudad, solo ligeramente por detrás de Beye y algunos otros santos celestes. A estas alturas, más de la mitad de los santos de la Ciudad del Sol Desmontado lo veneraban como ningún otro.


Capítulo semanal (6/14)

Descarga:

3 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.