<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 829

Libro 6 – Capítulo 55. Batalla Decisiva

 

El silencio reinó sobre la arena, tanto que el anciano apenas podía creer lo que estaba oyendo mientras corría a toda velocidad sin tener en cuenta la apariencia. Sin embargo, cuando finalmente llegó a la arena, también se quedó en un silencio mortal.

Solo se oía una voz en el campo de batalla, los jadeos de una bestia exhausta. Esa bestia era Richard.

Richard seguía de pie; a duras penas, pero seguía de pie. Carnicera estaba enterrada en el suelo mientras se apoyaba en ella, sangre fluyendo desde casi todas las partes de su cuerpo hasta la espada dentada para unirse a la ya existente en el filo. Estaba inhalando bruscamente y desesperadamente, como un pez que había sido arrojado a tierra, pero incluso al toser sangre se podía ver el fuego en su aliento.

Parecía que ya no podía levantar un solo dedo, pero detrás de él, estaba Martillo de Sangre en el suelo. La mayoría de la parte superior de su cuerpo y de su cabeza habían desaparecido, ¡las entrañas marcaban un camino a veinte metros de distancia! ¡Parecía que el cuerpo mismo había explotado!

¿Un magnífico mago envenenado que luchó en combate cuerpo a cuerpo estaba vivo, pero un guerrero totémico de alto rango estaba muerto? El anciano se negó a creerle a sus ojos por un momento.

Los que realmente habían visto la batalla estaban mucho, muchísimo peor. Richard había levantado su cuchilla hacia el cielo cuando comenzó la batalla, irradiando una intención asesina tan espesa que los más débiles de voluntad incluso se sintieron como si estuvieran cubiertos por una columna de sangre. Se había apresurado a enfrentar a Martillo de Sangre de frente, y con una ráfaga de velocidad a tiempo había dejado un corte en las costillas del guerrero antes de despegarse.

Martillo de Sangre se había puesto rígido, inclinando lentamente la cabeza para mirar las heridas de forma extraña antes de que repentinamente estallara en una niebla ensangrentada. Casi parecía como si una fuente estuviera llenando el cielo; ¡resultaba difícil imaginar que pudiera haber tanta sangre en un solo cuerpo!

A diez metros de distancia, Richard había caído al suelo como un viajero que acababa de sobrevivir al desierto. Había pasado casi diez minutos enteros jadeando y poniéndose de pie. Todos notaron que el golpe le había quitado mucho, hasta el punto de que sangraba por todas partes sin siquiera sufrir un solo golpe, pero a pesar de eso, Martillo de Sangre había muerto tan terriblemente de un solo golpe. Muchos de ellos habían dejado de respirar inconscientemente durante minutos.

“Richard… gana,” dijo el árbitro finalmente. A pesar de su incredulidad, no podría haber ningún cambio en los resultados.

El silencio en la audiencia finalmente se rompió, y una ráfaga de voces estalló cuando la gente comenzó a discutir la lucha casi desesperadamente.

“¿Es esa espada? ¡Me hizo sentir aterrorizado!” Preguntaban muchas personas.

“¡No! Esa espada es muy poderosa, pero esto se debió a una poderosa técnica.” La respuesta vino de múltiples lugares también, pero los números fueron relativamente menos. Estos eran todos guerreros con suficiente experiencia y visión para darse cuenta de lo que había sucedido.

“¡De verdad … aterrador!” Dijo alguien, su voz cortando el ruido para silenciar a todos por un momento. Ninguno de los bárbaros se rió del joven que había perdido la voz; todos sabían que no les habría ido mejor en el lugar de Martillo de Sangre.

El ataque de Richard había sido tan lento que cualquiera podía verlo, y Martillo de Sangre también lo hizo. Sin embargo, por alguna razón no había manera de esquivar esta extraña espada. Muchos de ellos encontraron que la espada no parecía temblar en lo más mínimo; esto no significaba nada para los laicos, pero para alguien hábil significaba que tenía el control absoluto sobre su arma. Hubo varias escuelas de pensamiento con respecto a las artes marciales en el Santuario, pero se aceptó que el control era uno de los aspectos más fuertes y más difíciles de aprender. A menudo hubo generaciones en las que nadie se centró en ello simplemente porque era casi imposible alcanzar la destreza que Richard había demostrado.

La mayoría de los bárbaros se enfocaban en el templado físico en lugar de la velocidad, por lo que no era raro que en algún momento fueran golpeados por un oponente. Sin embargo, un pequeño corte había destruido casi por completo el cuerpo de Martillo de Sangre; esta fue sin duda su mayor debilidad. Este ataque fue increíblemente poderoso, y parecía tener un gran impacto en su usuario, pero a pesar de la apariencia de Richard, no había ninguna garantía de que no pudiera usar esta cuchilla nuevamente.

Cuando escuchó el anuncio del árbitro, Richard convocó a la espada élfica para que sirviera de bastón mientras bajaba cojeando del escenario y se sentaba a meditar. Él había usado todo el poder de las cinco Perdiciones de la Vida y Carnicera en ese ataque, y la energía concentrada había causado una explosión de sangre dentro del cuerpo de Pangun, pero tal ataque tenía su costo. Con su reserva de maná deteriorándose, no tenía la energía para alimentar a Perdición de la Vida por completo. La mayoría del poder de ese golpe había venido de su fuerza vital.

En silencio evaluó sus heridas y mostró una sonrisa impotente. Tres años de fuerza vital como mínimo, desaparecidos por completo. Algunos considerarían un acuerdo justo perder tres años de vida para eliminar a un enemigo tan poderoso, pero Richard estaba preocupado por sus propios problemas. Tres años de vida no significaban nada para él, pero la carga física que lo afectó lo debilitó tanto que reunir esa fuerza una vez más era casi imposible. La próxima vez que usara este ataque, moriría.

De repente se echó a reír, convenciéndose a sí mismo de que matar a otro estaría perfectamente bien. Cuantas más personas matara bajo los ojos de estos ancianos, más serían humillados. Por ahora, eso sería suficiente. Se calmó y lentamente trabajó con el veneno en su cuerpo, tratando de eliminar todo lo que pudo.

……

Dentro de una pequeña habitación en el santuario que daba al campo de batalla, dos hombres miraban por la ventana.

“Este Richard es una gran variable. Afortunadamente, estaba preparado. ¿Todavía crees que podrías haberle derrotado sin problema?” Dijo Hendrick con voz chillona, ​​girándose hacia el Sexto Príncipe.

“Esa cuchilla no necesariamente me derrotaría. Incluso si no pudiera esquivarlo, mis fuertes defensas habrían debilitado enormemente el golpe. Richard sigue siendo un magnífico mago al final, es imposible para él conducir tales ataques con la fuerza de un santo.”

Hendrick negó con la cabeza, “Esas no son todas sus cartas.”

“¿Oh?” Uriel se sorprendió, “¿Ya está herido, pero todavía tiene más trucos?”

“Debería,” dijo Hendrick con tristeza, “Mira sus ojos, todavía puedo ver esperanza.”

Uriel se encogió de hombros, “No podrá superar la próxima pelea.”

……

Richard sintió como si una docena de varillas de acero al rojo vivo estuvieran vagando alrededor de su cuerpo mientras trataba de combatir el veneno. Se las arregló para retrasar un poco los efectos, pero ya había perdido otro nivel durante este tiempo.

“¿Cuánto tiempo vas a descansar?” Una voz ronca resonó por la arena, despertándolo de su trance, “Yo soy tu oponente.”

Richard levantó la vista para encontrar a un guerrero bárbaro típico con un atuendo bárbaro típico, los numerosos cortes en su cuerpo indicaban que acababa de experimentar una feroz batalla. Las lesiones más graves habían sido envueltas en algún tipo de hierba, mientras que las más pequeñas se habían dejado expuestas.

“¡Soy Muzha!” Gritó el musculoso, “Recuerda mi nombre, es lo último que aprenderás antes de tu muerte. Devolveré tu cuerpo a Norland, ¡cualquiera que tenga quejas puede venir a buscarme!”

Richard sacó a Carnicera y se levantó, caminando lentamente hacia el campo de batalla. Parecía tan débil que podía caer en cualquier momento, pero por alguna razón, Muzha sintió que su corazón latía cada vez más rápido.

Descarga:

4 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.