<- Actualmente solo registrados A- A A+

CoS – Capítulo 932

Libro 6 – Capítulo 158. Una Razón Para La Guerra

Capítulo extra, Patrocinador por: ¡El Santo Luis Montes (LuisMP)! ¡Muchas Gracias!

 

Una vez que comprendió cómo acercarse a las estrellas que capturaba, Richard puso una de sus mentes a trazar nuevas órbitas constantemente. Algunos cálculos preliminares le dijeron que cinco cuerpos en órbita le proporcionarían la misma cantidad de recuperación que cuando tenía el pozo de estrellas activo ahora, duplicando su tasa de recuperación de maná. Extendiendo estos cálculos, 81 cuerpos acelerarían su recuperación hasta el punto de igualar la producción total de un magnífico mago normal. En otras palabras, podría luchar con la producción total de un magnífico mago sin parar.

El pensamiento fue emocionante por un breve momento, pero no duró mucho. Calcular ese número de órbitas era una tarea comparable a dominar las leyes de un plano; en el momento en que lo hiciera, estaría al menos unos pocos niveles en el reino legendario y no tendría la necesidad de luchar en ese nivel.

Ahora, con la posible adición de nuevos senderos en el futuro, tuvo que escoger sus fuentes de poder. La mejor opción era naturalmente la energía de origen de un plano, pero eso era extremadamente raro y difícil de controlar. Aun así, la energía de las Tierras Altas de Piedra no le convenía mucho y sería un desperdicio de un precioso espacio cuando terminara de mapear la cuarta órbita; preferiría mucho más mirar al Valle del Flujo Dorado y a la energía orientada hacia el maná allí. Aparte de eso, la energía astral pura era la mejor opción, ya que también podría fortalecer sus líneas de sangre.

Richard pasó unos días más observando las Tierras Altas de Piedra y las posibles minas, esperando que ingresaran más tropas. Una vez que llegaron más de un centenar de sus caballeros de confianza, los dejó para que actuaran como oficiales de rango medio entre las tropas antes de regresar con sus caballeros rúnicos y zánganos. Rae se quedó a cargo por ahora, pero pasaría a desempeñar un papel más de asistencia una vez que Olar fuera transferido de Faelor.

……

Por alguna razón, Richard sentía que la atmósfera en Fausto era bastante extraña. Sin embargo, parecía no haber nada malo; no hubo noticias de ningún cambio significativo, y tampoco pudo señalar la fuente de la rareza. Incluso fue a encontrarse con Noelene, pero ella le dijo lo mismo; con sus propias fuentes y la Iglesia diciendo que todo estaba bien, nada importante pudo haber sucedido. Sin embargo, todavía seguía sintiéndose incómodo durante todo el día.

Mientras preparaba a sus grifos para el vuelo, Nyris se enteró de su llegada y corrió hacia allí. El Cuarto Príncipe estaba cubierto de pies a cabeza con una armadura ajustada, con una máscara de plata pura y cubriéndose con una capa. Parecía bastante extraño.

“¿Estás buscando luchar contra los Espadas Plateadas?” Preguntó de inmediato.

“Sí… Mis soldados ya casi están ahí, necesito ir a guiarlos. Fenlier no es un problema en absoluto, pero quien lo respalde podría hacer un movimiento detrás de escena.”

Nyris se quitó la máscara, revelando su hermoso rostro, “¿Qué pasa si no sacas a sus promotores?”

“Entonces acabaré con los peones. Puedo tomarme el tiempo para destruir a Canaán también.”

Nyris frunció el ceño, “¿Cómo lo explicarás?”

“Je. La historia siempre ha demostrado que cualquier guerra puede librarse sin razón. Solo hay que buscar una después.”

“Suena profundo, pero necesitas ganar primero.”

Richard se echó a reír, “Mis soldados son poderosos, están bien equipados y son leales. ¿Realmente crees que perdería?”

“Déjame ir contigo,” el príncipe le dio una palmada en el hombro.

“¿Hmm? ¿Estás sin nada que hacer?” Richard lo miró con suspicacia.

“Estoy de mal humor en este momento. Además, puedo aprender de ti algunas cosas sobre el liderazgo.”

Mientras seguía hablando, Nyris no le quitó la mano de los hombros a Richard. Sintiéndose un poco incómodo, Richard le agarró la mano y la estrechó, “No me importa, pero no hay nada que puedas aprender de mí ahí.”

“¡Eh, basta de charla! ¿No dijiste que te ibas? ¡Vámonos!”

Richard asintió, dejándolo escapar por un momento mientras ataba sus bolsas al grifo. Al ver que Nyris regresaba con una sola bolsa pequeña, frunció el ceño, “¿Esto es todo lo que traes?”

“Sí, sólo un poco de ropa. Obtendré cualquier otra cosa que necesite de ti.”

Sintiéndose un poco extraño, Richard asintió y saltó. Afortunadamente, había comprado nuevos grifos de alta calidad recientemente; incluso cargados como estaban, todavía podían acomodar a Nyris también. Seis criaturas rápidamente se elevaron a los cielos, dirigiéndose al oeste.

“Entonces, ¿por qué el mal humor?” Richard sondeó a lo largo del camino, pero Nyris permaneció en silencio y se negó a responder la pregunta. En su lugar, el príncipe hundió su cabeza en el pelaje del grifo y continuó volando hacia delante.

……

Incluso con un breve descanso, Richard y Nyris alcanzaron a las tropas en dos días. Este conjunto marchaba a toda velocidad, compuesto por 50 caballeros rúnicos, 200 lanza sombra, 100 lanzadores de jabalinas y 800 hombres de caballería. Phaser y Tiramisú estaban a la cabeza, con el Pensador a su lado. Incluso sin Richard, este grupo podría tomar el control de un condado entero, y con Richard como con el poderoso Cuarto Príncipe ayudando, la victoria estaba garantizada.

Pasaron medio día más de marcha antes de que llegaran al territorio Espada Plateada, una estrecha coalición de muchos nobles de la familia que ocupaban tierras en la periferia occidental. La familia era antigua y como tal había impedido los intentos de muchas otras familias de expandirse en las cercanías; eran una de las únicas potencias en el extremo oeste de la Alianza Sagrada.

Si los soldados de Richard no hubieran viajado tan rápido, el Conde Fenlier habría logrado reunir más de 10.000 soldados. Sin embargo, incluso ahora tenían 7.000 hombres listos para “dar la bienvenida” al ejército entrante. Richard no se molestó en matar a sus exploradores, así que cuando se acercó a las fronteras del territorio se encontró con un muro de soldados bloqueando la carretera principal.

Richard barrió con la mirada a las tropas contrarias y asintió levemente, “No está mal.”

Nyris también intervino, “Se trata de una antigua familia que logró arraigarse en las fronteras de la Alianza. ¿Sientes el calor ahora?”

“¿El calor?” Richard se rió y señaló hacia ellos, “No veo ningún caballero rúnico. ¿Y tú?”

El príncipe suspiró, “¿Y quién sería tan tonto como para alimentar a tus caballeros de la lanza sombra con sus preciosos caballeros rúnicos?”

“Entonces, ¿dónde está el calor?” Richard instó a su unicornio hacia delante, avanzando solo para encontrarse con unos cuantos nobles del otro lado.

Los miró por un momento antes de preguntar, “¿Dónde está Fenlier?”

Un noble de mediana edad se inclinó ligeramente, “Mi padre tiene otros asuntos que atender, no está en el territorio en este momento. Estoy a cargo de los asuntos internos hasta su regreso.”

“Eso significa que eres el Vizconde Fouen, ¿el primer heredero de tu familia?”

“El único heredero,” corrigió Fouen.

Richard se echó a reír, “Entonces, ahora me dirijo a ti. Dile a tus tropas que salgan de mi camino.”

Fouen frunció el ceño por un momento, pero la ira pareció desvanecerse cuando sonrió agradablemente, “Este es territorio de la Familia Espada Plateada, mis hombres tienen derecho de pararse donde les plazca.”

“Oh, así que solo tenemos que desviarnos. Lo tengo.” Richard se dio la vuelta y comenzó a marchar hacia el ejército. Sin embargo, las caras de los nobles de Espada Plateada cambiaron de inmediato. La mayor parte de la tierra era plana, por lo que Richard podía fácilmente salir de la carretera y dirigirse a donde quisiera. ¿Y si marchaba directamente hacia Ciudad Viento de Espada?”

“¡Espera!” Fouen lo llamó, “¡Este es el territorio de la Familia Espada Plateada! ¡No puedes entrar, por favor devuélvete!”

Richard se detuvo de repente y sonrió, “Así que estás diciendo que quieres declarar la guerra a los Archerons.”

Fouen se rió fríamente, “¿Declarar la guerra? ¡Solo deseamos proteger nuestro territorio! Señor Richard, le aconsejo que no atormente a los demás solo por su estatus.”

“Estás bloqueando mi camino para abrir nuevos terrenos para la Alianza; ¿qué es esto si no una declaración de guerra? Como una de las catorce de Fausto, no he oído hablar de ninguna familia que no tome represalias cuando es provocada.”

“Señor Richard, no entiendo lo que quiere decir. Tiene muchas otras opciones para expandir su territorio para su ducado.”

“Pero esta es la que elegí. ¿No es esta la periferia de la Alianza Sagrada? ¿No se me permite expandir mis tierras aquí? ¿Cuándo se convirtió este lugar en propiedad privada de tu familia?”

Fouen no pareció molestarse por la postura de Richard, “Sea lo que sea este lugar, no se te permite entrar en el territorio de la Familia Espada Plateada.”

Richard lo miró con seriedad y se echó a reír, “No sé si realmente no le tienes miedo a la muerte o simplemente eres demasiado estúpido para entender lo que está pasando. Escucha, pasaré sin importar si tus tropas se hacen a un lado o no. Veamos cuán fuerte es realmente tu resolución.”


Capítulo Patrocinado (6/8)

Descarga:

2 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.