<- Actualmente solo registrados A- A A+

MNU – Capítulo 12

Capítulo 12: Lo que no se puede hacer por esfuerzo se hace por amor

Al tanto de lo que le pasaba a mi amigo Red, me fue relatado lo siguiente:

Red se encontraba amarrado y escondido en alguna parte, pero sentía algo que le levantaba la sospecha de donde podría estar, por el ambiente helado. Solo había un lugar en donde podía encontrarse, dada sus sospechas de quien lo secuestro:

—Red Gules, señor del estrecho de Norg, y de los dominios del Rey Cevilíco, lugar que nadie quiso tomar, el bastardo ahora es el poseedor de las aguas que contienen la puerta al mar nuboso, y el desierto de las lamentaciones.

Esa voz la conocía, Red se reía porque sabía de quien se trataba.

—Oh, vieja Gorsa mentirosa, me tendiste una trampa.

La vieja se paseaba por sus aposentos esperando uno de sus cómplices,

— Y dime, me has traído a tu santuario, pero no has dicho ¿qué es lo quieres de mí?

Red en su poca visibilidad vio como esa masa negra estaba muy ansiosa, caminando de un lado a otro, miraba por la ventana donde reinaba solo un manto blanco de nieve, y de montañas inmaculadas coronadas con nubosidades, Red por supuesto sentía esa ansiedad y le preguntó

— ¿a quién esperas?

Gorsa se ríe y decide perder tiempo con él.

—Tu ganas Red, te diré lo que quiero, quiero tu puesto con los Spirrow’s, y como no puede ser cedido, solo se puede obtener si te mató— pregonó la vieja pero Red le contestó con una advertencia clara y muy concisa

— Que idiota eres, mi mujer heredaría mi cargo.

—Oh, no te preocupes por ello, no lo estoy haciendo sola, hay alguien que se está encargando de ese problema—, Red escucha como alguien entra y de inmediato Red reconoce la voz

— ¿Eres tú, Gambal Drawn? —él se ríe y le dice — Red, bastardo, ya despertaste, que bueno ahora podrás unirte a la fiesta —Gorsa le pregunta.

— ¿Enviaste el mensaje?

Gambal se recuesta y con una gran preocupación le dice

— Si, pero no ha respondido.

Red no sabía a qué se refería pero él pensaba que era claro que tenían otro cómplice, él no podía ver nada y les dijo:

— ¿Por qué no me quitan este velo? Sé que estoy en las gélidas tierras de Agrtha, díganme, ¿después de matarme cómo piensa cubrir esto?, los diez se reunirán en poco y cuando vean que estoy ausente iniciaran una investigación, y descubrirán que fueron ustedes —ellos se ríen en conjunto, la vieja le dice,

— Mentir es mi especialidad, y además hay otra alternativa para obtener el puesto. Sé que ayudaste al Dark del que tanto hablan en islas negra, lo ayudaste a pasar desde el océano hasta la comunidad, de seguro fue él quien mató el civilíco y tú solo te quedaste con el crédito, a mí no me puedes engañar bastardo de sangre manchada, le mentiste a tu esposa diciéndole eso, pero ahora que yo descubrí tu secreto, le comenté a Gambal lo que planeabas.

Gambal se acerca a Red y lo golpea varia veces con un rencor y odio

—Vaya, vaya, con que eres un mentiroso… repugnante— y los igue golpeando repetidamente en el rostro hasta que le sale magulladuras en sus nudillos.

—Eres un estafador, tu no merecías ese puesto maldito traidor bastardo manchado, Gorsa me dijo que si manifestabas tu deserción y lo ofrecías, el consejo Maltuino te nombraría por recomendación, tienes que confesar traidor de que trajiste a un Dark a la comunidad, si aprecias a Qnty ahora tu mujer, debes hacerlo, por el contrario, la veras sufrir de la manera más agonizantes posible, puede que hasta… la disfrute tal como tú lo haces, es una manera de negociar sin que te opongas a ello.

Red se ríe tan estrepitosamente y tan seguro de sí mismo que Gambal le tocó golpearlo, aun con toda esa sangre en su boca le escupe y le dice

— ¿Crees que Qnty se dejara engatusar por ustedes? se está tardando demasiado… ¿no creen?, además tu vieja mentirosa también le estas mintiendo, se… que le mataras, tu sola quieres ese puesto y hacerte con el cargo de reina peiraoo ¿no es así?.

Gorsa mantenía un aspecto de verdad preocupante y le dijo:

— Tu bastardo manchado, nosotros de casta pura éramos los más merecedores de ese puesto, tú y Qnty han deshonrado la comunidad, encubriendo al Dark Assas, deberías entenderlo, si dices a la corte tu deserción yo guardaré tu secreto, o si prefieres y confiesas te recomendare con la más mínima penalidad de la corte que es el exilio, convencerás a tu mujer si es que no está muerta de que cooperes con nosotros— Gambal mira por la ventana y nota algo muy extraño, y sale para verificar algo

— Oye vieja, algo está mal, los Ereisers no están, había uno hace un momento en las montaña— la vieja Gorsa se dirige a Red y le dice.

—Tu mujer, es muy tenas tiene su reputación como mujer dura, aun me pregunto ¿cómo le hiciste?, pero… lo hiciste, sabes que la pena de muerte se da a quienes ayudan a un Dark, y tu mujer te encubrió, no sé si por amor, o por algún beneficio, pero sea lo que sea los dos morirán, yo te evitaré ese dolor si te confiesas, tu no lo harías por sí mismo, por eso te traje, porque si muero, morirás también y jamás podrás encontrarte con ella, reconsidéralo, aunque seas un maldito desgraciado de la casta manchada, eres mi hermano de comunidad y como hermana te daré una oportunidad, acepta los cargos por traición, y velaré por ti.

La vieja mentirosa, de casta blanca pura, no se le dio ese título por nada absurdo. Si no porque era una manipuladora, llamó a Gambal y a Merlín el casto para que cooperaran, ella conocía el secreto de Merlín razón de que le ayudara, aun sin encontrar su trágico final. La vieja Gorsa tenía tres ases bajo la manga: una seria que, sí, él no confesaba, le mataría y mataría a su mujer  para luego presentarlos como traidores y espías, así como que dejaría un hueco en el consejo, ella lo ocuparía por estar considerada por tal acto, la segunda opción  sería que confesara y diera el puesto, para luego aconsejar su muerte y la de su esposa, y tercero, drogarlo y presentarlo como traidor, así se quedaría con el crédito por capturarlo y presentarlo a juicio, de cualquier forma, se tendría que revelar su traición a la comunidad, y ellas estando presente tomaría el mérito como propio.

En acto instante, la ventana detrás de Red se rompió, un fuerte golpe la destruyo, y no podían creerlo, era la cabeza de Merlín el casto, las mujeres a cargo de Qnty rodeaban su casa, y los hombres de Red mataron los pocos hombres contratados por Merlín y por Gambal, el pueblo se sacudió y sus aldeanos se escondieron en sus casa por miedo a que una guerra iniciara, pero la guerra y la batalla ya había sido ganada en número por Qnty.

Gorsa tomó el cuchillo para matar a Red pero una flecha entro por la ventana hiriéndola en brazo izquierdo, Gambal no sabía pelear, así que se entregó muy fácilmente.

Qnty lo ve semidesnudo y va tras él con esas ansias de esposa desesperada y por falta de ver a su hombre, con una manta, pega su frente a la frente de su marido y deja salir un suspiro de alivio, una de las mujeres tenía el cuchillo en la garganta de la vieja Gorsa y mira con horror a Merlín porque nunca dudó de que le pudieran derrotar, pero ahí estaba su cabeza rodando y vista por ella, Gambal le dice a su cómplice

—Ahí van tu plan de reserva, vieja Gorsa inútil.

Qnty se toma su tiempo mientras abrasa a su esposo y le besa con esa excitación, y se acuerda de esa vieja y saca su espada para matarla, cuando lanza el golpe la silla donde estaba Red, se interpone en su camino y él le dice

— ¡No la mates!—. Gritó Red.

Ella con ese respeto y con la cara de intriga le grita confundida

—ella intentó matarte, ¿cómo le permites vivir?—Red le explica.

— Qnty, mi querida Qnty, ahora sangre de mi sangre, mi todo, mi fuerza y mi paz, sé que ella lo quiso hacer, pero dejo que las fuerzas autoritarias se encarguen de ella, la corte decidirá su destino, y yo también me entregaré, traicioné la corte y ahora debo enfrentar las consecuencias.

Su mujer se levanta precipitada

— No, no lo hagas, ellos te ejecutaran, si les cuentas, no quedara de otra si no matarte y si es así… yo que ahora te estoy empezando amar, quedaré sola, me mostraste que eres capaz de grandes cosas, tú que eres lo más correcto, no creo conocer un Maltuino más merecedor del título Spirrow que mi marido, quien mató al rey civilíco, Spirrow, y ahora también candidato a ser el Peiraoo, podemos matarla y decir que era una espía de la corte Berserker, o Redgroouk, no me importa solo no digas nada, te lo ruego.

Red la miraba y la abraza, la consuela pasando su mano por la cabeza acariciando delicadamente esa corona.

—Eres la mujer más fuerte que haya conocido, pero ¿Quién sería yo si no te mostrara, mi fuerza de soportar las adversidades, o ejemplo de mi conducta? Estaré bien, partiremos a Islas negras y presentaré el caso, de la vieja Gorsa y de Gambal, de nuevo te agradezco, pero es imposible evitar lo inevitable.

Las tierras heladas de Agrtha, son una extensión de hielo en el norte del ese mundo, es feudo de la casta blanca manchada, aunque prefieren que no los denominen una casta, ya que su raza no reclama corona ni trono.

Todo aquel que nace como White, permanecen para servir a las castas dominantes, como concejeros, maestros, kapters, monjes, o simplemente, electores, aunque no tienen rey o reina que los gobierne, si poseen una autoridad jerárquica, la Matriarca, son escogidas al igual de como escogen a un rey por el concilio de los electores, cuando una mujer no alcanza su blancura en sus ojos o en su cabello, buscan barones que lo logren, por lo cual son llamados patriarcas, en la capital de Agrtha, Bonia está ubicado su templo. Los Saanbala es así como son denominados los hombre de casta blanca, Gorsa de la casa Weib, era una matriarca, pero fue expulsada de su puesto por haber manchado su título con otro Saanbala, le tomó rencor por haberla enamorado, y lo mato, huyo con los Maltuinos y se congregó como una mentirosa en haber negado el asesinato de su esposo, ya que los monjes no le comprobaron su culpabilidad, y, sin razón del exilio le permitieron su vivencia en Goi una ciudad muy inhóspita en los bosques helados. Allí tomó tierras para plantas medicinales que crecen en ambientes extremos, la vieja Gorsa no convivía con nadie, y ninguna otra persona fuera de los Maltuinos le dirigían palabras, en sus últimos intentos demostró que era apta para ser una Spirrow, pero desgraciadamente y para fortuna para muchos, no lo pudo ser, ya que se rumoreaba que si lograba dicho título, mataría a los manchado dentro de los aspirantes, no se sabe que tiene contra ellos, pero los más probable fue que su esposo era uno, aunque ese rumor se disipó muy rápido porque todos sabían que era un monje de casta pura blanca, y de nuevo se envuelve de misterio ¿porque a la vieja Gorsa no le gustaban los manchados?

Red Gules y su esposa, se alistaron para bajar las montañas frías, y pasar entre los bosques helados, donde solo se cubría de nieve todo el valle, y el horizonte. Red miraba el mapa y pregunta a su mujer como logro llegar a Agrtha.

— Fue gracias a tu torner Wgind, él interceptó un mensaje enviado por Gorsa a Merlín, vio en él cielo un Silones blanco, una especie que solo habita lugares fríos, lo vio un par de días después de que la elección terminara, no sospechó al principio pero  luego vió el Garzo de Merlín volar, tenía muchas duda acerca de eso, y decidió matar el Silones antes de que llegara a la comunidad, yo por otra parte buscaba en los puertos y dentro de los mercados si alguien te había visto, pero fue inútil, así que le comenté a los Spirrows de tu desaparición y optaron por enviar mensajes a todos los chaca, Wgind llegó y me mostro un mensaje, que decía <<bien oculto, bosques helados>> concluimos al instante que quien lo tenía habitaba ese lugar, y ¿Quién era la única que vivía en los nevados más apartados de Agrtha?, era ella, sin embargo no podíamos comprobarlo, hasta que le indagamos a Merlín el casto, lo encontramos en Tuonela. Como sabes Maltuinos de sangre sucia que habitan ciudades antes Dark, encubrían a Merlín, pero les hicimos hablar, no fue muy difícil hacerlo, Merlín estaba en la ciudad de Vendemo, apunto de zarpar.

Cuando lo encontramos, luchamos enseguida con él, sabía que lo buscábamos, y no dudo en  atacarnos, no nos dijo a donde iba, aun después de que le corte 3 dedos, siguió sin hablar, así que le dejé, pero el muy canalla intentó apuñalarme por detrás, una de mis mujeres le corto la cabeza apenas vio su malicia, amenazamos al hombre a cargo de la nave y nos dijo que su ruta era directa hasta Agrtha, le pagamos al hombre más de lo que Merlín ofreció y nos llevó a ella, justo ahora  Wgind, nos espera en las isla del sur en Telos, subimos aquí por los Bersa blancos, nos situamos en Bonia, para planear el asalto, los Bosnios nos dieron información de la zona donde vivía la vieja, y nos mostraron caminos secretos.

Red mientras la escuchaba hablar, de verdad entendió que le empezaba amar, después de un tiempo en que ella le consideraba un bastardo repúgnate.

Ella hablaba y hablaba de como mataba a los hombres, pero él solo sonreía de que tuviera una amante, una esposa, una guerrera, una aliada inquebrantable que daría su vida por él, entonces este le dijo:

— Qnty, gracias, ahora podre tomar riendas en esta comunidad, voy a ser el Peiraoo, pero necesito tu ayuda— Qnty prestaba atención.

—Yo, decidí decir la verdad porque es la única manera de poder demostrar de que soy digno, expondré mi relato de los sucedido, y perdonaré la vida de la vieja Gorsa, no por vanidad ni por estrategia si no por justicia, si algo sucede quiero que busques al Dark, él es el único que me puede ayudar, él me dijo que buscaba a su esposa, y yo le creí, no quiero morir antes de faltar a mi palabra de esperarlo, tu que ahora eres mi vida y mi razón de luchar, mostraré que puedo gobernar esa isla.

Qnty le centellaba los ojos de admiración y de amor puro hacia él, de pronto cuando llegaron donde sus bestias, las mujeres que custodiaban a Gorsa, miraron a su al redor y vieron personas escondidas en los árboles.

Era una emboscada.

Red y Qnty que dirigían la caravana cuesta abajo por las montañas y el bosque, vieron como una gran cantidad de personas le apuntaban con arcos y flechas, un hombre gritó

— ¡Liberen a la vieja mentirosa!—Grito un hombre misterioso, desde las colinas cubiertas musgo y nieve.

Red les vio y les dijo:

— Bajen sus armas, no somos hostiles.

El hombre le grita

—Ya lo sabemos, pero no pueden llevarse a esa mujer.

Red mira con cautela la cantidad y ve entre hombres y mujeres vestidos de blanco, Qnty le advierte que son ciudadanos de Bonia personas que le ayudaron a buscar caminos a la aldea donde estaba Gorsa

—Solo la queremos a ella, no les haremos daño si nos la entrega.

Red no entendía

— ¿Por qué?—gritó preguntando

— Ella es una Maltuina, la escoltamos a islas negras para tratar temas de intereses no concernientes a ustedes —dijo Red mientras contaba disimulada mente la cantidad de personas apuntándoles, el hombre que estaba en la colina tomó un arco y lanzó una flecha a los pies de Red, su mujer quería atacar también, pero este le detiene.

— Esa vieja, tiene asuntos en estas tierra, y ustedes la han sacado para su juicio, nosotros también la juzgaremos—gritó el hombre, Red se desconcertó al saber de qué ellos sabían sobre el juicio de ella y preguntó.

— ¿Cómo sabe usted eso?

— Red Gules, le conocemos, y sabíamos que ella lo había secuestrado, y dimos pistas a sus hombres para que la encontraran.

Red no sabía la razón de su actuar y preguntó nuevamente

— ¿Qué asuntos tienen con ella?

El hombre de nuevo apunta su arco a ellos y le responde

— Ella, es una asesina, los Maltuinos nos impedían tocarla, pero ahora ella está siendo juzgada, qué más da si muere por nosotros o por sus manos.

—Ustedes no pueden decidir eso— responde red, —ella tiene que ser juzgada por la corte, yo soy uno de la corte a quien secuestro.

— ¡Hombres alisten sus armas!— grito con bravura el comandante de la arquería, mientras que todos allí en los arboles ajustaban sus arcos y flechas para el disparo, Red gritó.

— No, no lo hagan —Su mujer Qnty le gritó a las mujeres bajo su mando.

— ¡prepárense!

— ¡Disparen!— Gritó el hombre.

todos ellos dispararon donde estaba Gorsa, hirieron a la mujer que la custodiaba, cayendo herida por una flecha en su lomo, Gorsa se desplomó también y rodó por la montaña, Red corrió por ella mientras otros disparaban sus flechas a Gorsa.

Las mujeres atacaron a los hombres, pero estos no se defendieron, Qnty ordenó no matarlos por palabra de Red que perseguía a la vieja, el hombre también se echó a correr para alcanzarlos,  Qnty inmovilizó a cuantos pudo y también se inició a la persecución, había mujeres esperando abajo y dispararon a la vieja que aprovechaba para huir.

Red le gritó, —espera, te mataran si no regresas.

Ella corría con dificulta por entre la nieve, y de alguna manera esas flechas solo le pasaban rosando, a Red no le fue difícil alcanzarla y logró atraparla, el hombre desconocido, que llevaba pieles blancas como ropa, muy abrigado, se tapaba la cara con una capucha, (este espacio relatado me hizo recordar algo muy parecido con la vestimenta esquimal, cosa que se me pasaba en la mente cuando Red me lo contaba).

Este hombre que parecía muy airado, sacó un garrote que era destinado a la cabeza de Gorsa, pero fue eludido por Red que desvió el golpe, y ayudó a la vieja a cubrirse, este luchaba y cambió su garrote por un chuchillo, la vieja tomó camino a un arroyo que se perdía en un boscaje con arroyuelos, de piedras quebradas y hielo fundido con la tierra, Red y el hombre, se mantenían en el forcejeo mientras discutían, Red le decía;

—déjala, ella tiene su juicio con nosotros.

—ella es una White Saanbala, sus crímenes cometidos es nuestro problema, la casta de los blancos trata sus propios asuntos, los Maltuinos se han apropiado de eso, tú no te metas en esto.

Red golpea al hombre en su rostro, mientras el huye para alcanzar la vieja que se escondía en el bosque.

Algunos hombres disparaban a Red, mientras que Qnty ayuda a que ellos no dispararan.

Las mujeres rompían los arcos, y los bajaban para custodiarlos.

Red buscaba pero el rastro de ella había desaparecido, en los ambientes fríos Gorsa tenía una ventaja con la vegetación, Red pasaba troncos podridos, y alfombras verde de matorrales, el agua helada se disponía a invadir los cuerpos de aquellos incautos que resbalaran por los bordes de las rocas, o de los puentes naturales. Muchos cuando entraron al bosque denso y frio, se dispersaron, el hombre que fue golpeado por Red dirigía la búsqueda de los dos, tenía a hombres apuntando cualquier cosa que se moviera, tenían que tener cuidado por los Wndells, una especia de alce de pelaje marrón oscura, con un cuello muy largo parecido a una jirafa, y muy agresivo, si se encuentra te perseguirá hasta matarte, las advertencias que se me relataba fueron extraordinarias, a pie de que lo que pasaba era muy arriesgado, con los hombres de aquel aguerrido coraje persiguiendo a la traidora, que después sería arrancada de su pueblo, andaban en total silencio, de uno que huía y otro que perseguía, la vieja Gorsa, estaba muy bien oculta, Red tenía mucha experiencia cazando, porque antes de ser un Maltuino su padre le havia enseñado como ser un cazador experto y le enseño todo lo que se podía trasmitir por las generaciones de su familia y de lo que su padre y el padre de su padre perfeccionaron, de grandes conocimientos como el rastreo de animales, y de lugares para orientarse, el sigilo, la paciencia, la resistencia y la supervivencia.

El hombre que dirigía la caza vio algo que le llamó la atención, y le dijo a uno en señas que le prestara el arco, él estira la cuerda mientras aprieta sus dedos con la flecha apuntando algo que podría ser o no ser… lo que busca, pero se decide a todo con lo que ve, porque su vista no lo engaña y dispara.

No le dio, pero si era lo que buscaba, la vieja sale echada a correr con toda sus fuerzas de anciana, su paso lento le hace un blanco fácil, y la vieja que no paraba de correr no se atisbó con el tiro de dónde provenía. Cuando el hombre disparó su segundo tiro, Red la atrapa y caen al suelo, el hombre les apunta y Red le suplica que no la mate, una mujer a cargo de Qnty apunta al hombre y Red se da cuenta, él se abalanza al cuerpo de ese hombre pero él dispara por accidente, y rosa su pierna mientras la otra flecha rosa su brazo, salvando su vida, y este hombre que se conmociona por el hecho, se levanta y detiene el ataque del que estaba escoltando.

Red le dice:

—ven con nosotros, podrás ser un testigo en la corte, si quieres justicia ven con nosotros.

Aquel hombre de ojos blancos, y de cabello blanco y de aspecto muy sabio que no sobrepasaba más de los 40 años, (cosa que invento porque en realidad el tiempo  aquí no sienta a estos seres, parecen ser más longevos, y decir que viven 40 años no aplica para alguien que puede vivir 200 años en este mundo, cosa que para ellos es muy poco, su percepción de tiempo es diferente, así que para no revolver conceptos de mi mundo con este diré que ese hombre pasaba de la madurez), porque después de que recorrió los bosques aun tenia vigor, era vivas y ágil con las manos.

Ese hombre al darse cuenta de su honor, detuvo el ataque y concordó acompañarlo, este le dijo:

—está bien, te acompañaré, has demostrado que darías tu vida por demostrar que no hay justicia vana si es por la verdad, ella asesinó a mi hermano, ha matado a muchos aquí, no sabemos por qué, pero ha traído estragos en esta ciudad.

Gorsa grita —tú no puedes demostrar nada, la muerte de tu hermano y de esos niños, solo fue algo muy desafortunado, no me culpes por cosas de los dioses.

El hombre agitado se acerca a golpearla pero Red lo detiene.

—eres una maldita, tú los envenenaste, fueron tu remedios, tus artilugios y no solo eso, todos fuimos testigos de cómo mataste a ese hombre, le envenenaste.

Ella no tenía como defenderse ya que había muchos testigos.

Red se levanta y Qnty le recibe, castiga a la mujer que le disparó al hombre pero fue Red quien es perjudicado por una buena acción, y Qnty toma rencor contra el hombre que no se presenta, este les dice.

—me presentaré cuando sea necesario, por el momento yo los guiaré a las islas donde anclaron, disculpen mi descortesía, y perdonen la vida de mis hombres que siguieron las palabras de su matriarca, ella aunque muy joven decidió matar a la traidora, si quieren venganza pueden tomar mi vida, y seguir con el juzgamiento— Red pregunto confuso —quieres decir que ¿fue la Matriarca de todos los monjes y cabeza de la casa White Saanbala ordenar su muerte?

—Si— respondió aquel hombre que arrodillado mostraba su cérvix para que le mataran como reverencia de disposición.

—Explícate— dijo Red.

—La matriarca es una niña, ella lidera a todos los Saanbala, y decidió terminar la vida de la traidora Garsa por decisión propia, y aprovechó la información de su secuestro para argumentar su muerte, ella es ahora Ysviel, yo me dispuse a sus órdenes y estoy aquí para dar justo final a su vida

Red le dijo:

|         —envía un mensaje a Ysviel, dile que daremos razón a su decisión y traeremos justicia a su pueblo.

En un recorrido largo, que llevaba un día o dos llevados por Bersas, se dirigían a Shanbaala, una ciudad que lleva a la isla de Telos. Wgind con parte de su tripulación, le recibió; ellos llevaban a Gorsa de nuevo amarrada, y a Gambal que la fastidió en todo el camino echándole en cara su plan fallido, Wgind le recibe con agrado y ve a su Spirrow con algunos hombres desconocidos.

—este hombre viene con nosotros, y algunos de ellos le escoltaran, por favor recíbanlos y atiéndalos, yo entraré con Qncy a mis posadas.

Wgind le advierte una cosa antes de que descanse.

—mi señor hay algo que debo informarle—Red espera el mensaje de su torner, camina a su aposentos del barco seguido de su esposa y de Wgind, cuando se sienta en la cama con el cuidado de ella, Wgind le habla:

—mi señor, me enviaron noticias de Islas negras, el Imperatus murió, y llamaron a Dangor para su sucesión, los Maltuinos Spirrows de Islas negras han hecho el llamado para la selección antes de que Dangor marche a Kenkana.

Red se sorprende por tal noticia, y mientras es atendido por su esposa en vendar la pierna y el brazo, Red le dice:

—Esto será muy complicado, envía una carta y diles de mi posición y de mi marcha a islas negras, relata la situación con Gorsa, Gambal, y Merlín el casto, zarparemos ahora mismo.

El torne alista la tripulación para marchar y se dispone en ayudar a las mujeres que faltaban para que subieran.

Red le comenta a su esposa.

— Que Dangor se convierta en un Imperatus Imperio, complica las cosas con los Maltuinos, ellos están seguros de que les rechazara, porque ahora su vida le pertenece a la comunidad, aunque puede traicionar su casta, y convertirse en el rey de los Peiraoo… esto me treae un mal augurio, no amonestemos en su deserción y preparémonos para la audiencia— su esposa le tranquiliza,

—Yo votaré por ti, entraré ayudarte en el juicio por el Dark, pero ten por seguro que no van a matarte, antes tendrían que matarme a mí.

Red se acerca y la toma de su mentón y le dice

—No digas eso, si lo hacen, tendría que destruir a los Maltuinos por vengarte y eso sería poco, no conocerían mi ira.

Ella lo besa como si fuera la última vez que lo vería, y antes para él la besa con la seguridad de que es la última vez.

Terminado ese lapso de tiempo de que Red fue rescatado por su esposa, y por la poca intromisión de Rjos que viaja a Islas negras con Rdall, todas las chacas viajan para decidir el futuro del mundo.

*                                                                *                                                    *

Yo embarcado a otra aventura, me topé con la más grande sorpresa jamás encontrada, de que había encontrado  a una Dark muy mal herida y demarcada por el hambre y los golpes recibidos en esas tierras enemigas.

Yo la llevé a mi guarida, en los canales subterráneos, cerca de los posos de almacenaje,  viendo su cuerpo muy maltratado, la acosté y le di un poco de agua de manantial.

Cuando ella lo bebe, me agarra la mano para tomarse con esas ansias la sabrosa agua que nunca se entíbiese, ella cae en sueño y yo espero para que despierte.

Pasan más de 1 hora, y empieza a despertar, yo me encontraba pelando una kolka, que recogí en bosques altos. Ella abre sus ojos grandes y de pupila negra,  su cabellera negra y muy corta, daba la sensación de que era un hombre, pero por sus pechos ya sabía que era una niña.

Y recalco en este punto, la sorpresa tan grande con que esa chica me ve, fue para darme más bien un susto a mí, paso un tiempo de media hora o algo así, reamente no sé cuánto duró sin parpadear aquella joven que no se movió del asombro, si no supiera que era una persona yo la pasaría por un maniquí.

Yo creo que al encontrar otro igual que ella se llenó de asombro.

Se me acercó con ese cuidado, como una pequeña gatita mirando si su amo es hostil, o como un perro que se acerca con mucho cuidado a algo que no le es conocido, de cualquier manera se me acerca para medir la veracidad de lo que ve, y me toca el cabello negro que tengo desordenado, porque algo que si me caracteriza es mi cabello rebelde, que no tiene un sentido de dirección sino que se levanta como una melena desordenada. No es lizo ni ondulado, es desordenado; ella lo toca y ve su fuerte tonalidad oscura, y ve mis ojos negros que brillan en la poca luz que cupido iluminaba en esos túneles, ella se me acerca tanto a mí que podría besarla si solo me moviera un poco, pero en lugar de eso me abraza y llora amargamente.

—creí que era la única… creí ser la última descendiente de los Dark Assa, vi como moría mi raza, vi como los exterminaban, vi como gritaban, como eran asesinados, como mataban a los niños, a los bebes, y a las mujeres, como incendiaban cada rincón de mi pueblo, cada casa, cada cultivo, cada barco, cada plaza, y cada estadio… yo era muy joven y no entendía por qué hacían eso, yo no podía expresar mi miedo, de ver como mataban a mi madre y a mi padre y mi hermana, y ver como mi hogar ardía en llamas, ¿porque teníamos que ser nosotros?, nunca hicimos nada que manchara la alianza, ¿porque se nos discriminaba?, a pesar de ayudarlos, nos maltrataban, ¿porque creían en historias falsa?, ¿por qué daban su fe a la mentira?, si nosotros éramos un pueblo bastante gentil y tranquila, honorables, pasivos, victoriosos, mi corazón arde de una pena y una confusión tan fuerte que ni el más mortal de los golpes podría dolerme, siento en mi pecho una ira inextinguible, que arde por todos los Socs, siento que se acrecienta en mí, ahora en estos momentos en que te abrazo, sea quien seas joven Dark, sangre de mi sangre, mi todo, mi fuerza y mi paz, ahora puedo compartir esta llama que quema mi ser, alivianas mi peso, te puedo tocar, te puedo oler, te puedo sentir, siento como esos ojos negros y esa cabellera que por tanto tiempo se ha maldecido por boca de nuestros enemigos, es ahora una bendición de los dioses, ojo a los dioses, ojo a los dioses, estás conmigo, no creí poder abrazar otro Dark, eres un Dark, que tranquila me siento.

Yo sentía como su alma descansaba en alivio.

Antes no podía pensar en venganza por que no era mi guerra, quería y no quiera involucrarme. Era una lucha por ser y hacer, lo que bien me parecía. Pero de todas maneras estando en este mundo tenía que tomar parte del asunto, tarde que temprano aunque no quisiera o que no lo eligiera tendría que decidir, esta doble moral de vengar o no vengar me desesperaba, me hacía un vacío en el corazón.

Y le susurré

—no te preocupes, he venido para vengar nuestra raza, soy el hijo de Eos, traigo la guerra y la destrucción a aquellos que destruyeron nuestra familia, ya nunca más serán sus corazones reposados de paz, que en albedrio descarado han blasfemado nuestro nombre, y repudiaron nuestra existencia, es nuestro momento de levantar lo poco que se ha salvado para avasallar  contra ellos que han olvidado aquella revancha injusta que por traición han ganado, de un Joven Dark a otro Joven Dark yo prometo traer paz a las memoria de nuestra familia.

Esa joven se le inundaban los ojos de destello ardiente de venganza y vividas de quien ha sido revivido de su olvido, para atormentar las casa que fueron contra ellos, esos ojos negros tan hermosos como la gran infinita sombra que se aferra a la vida de una luz.

Ella me dice su nombre

—mi nombre es Victoria Black, de la casa Black, hija de Dark Nero Black, señor de tierras negras y todo más allá de los dominios oscuros,  mi madre fue Hitamia Noir reina de las valquirias, y capitana del ejercito de mujeres Ereiser de las Musas, mi hermana Darkira Black la sucesora al trono, mi padre y mi madre y mi hermana gobernaron el reino de Black por ecos, soy la última de los Black y ahora heredera al trono, Domina oscura, ahora, joven Dark es hora de que te presentes.

—Eso fue demasiado largo— dije yo, —mi nombre es Raynard Boldorg— ella abre sus ojos y dice.

—Y que significa tu apellido, nunca lo he escuchado, y tu nombre es un tanto extraño.

Yo me sentía un poco simple con esa pregunta, en este mundo los nombres y los apellidos llevan muchos nombres de colores y significados, y decirle a ella que no sabía sería algo muy decepcionante por qué mi nombre es un misterio hasta para mí, no sé quién me lo dio, si mi madre, o mi padre, o simplemente la mujer que me recibió en el orfanato, de todas maneras nunca indague el significado.  Y hasta ahora que ella me lo pregunta, me sentí un poco perdido y fuera de mí, no sé, si me lo tenía que inventar algo o simplemente decir la verdad.

— ¿De dónde vengo?… en realidad no sé qué significa, no tuve padres así que no sé quién me coloco ese nombre.

Ella me mira y dice:

—No importa ahora, provienes de Eos joven Dark, y todos los Dark somos hijos de ella, ahora dime ¿qué harás ahora, como reconstruiremos el legado de nuestra raza?— me miraba fijamente con le exaltación encima.

—Victoria, yo provengo de un mundo diferente de este, y vengo por otra diosa, que vino a este mundo, ella es hija de Calipso, mi esposa— la joven Dark se indigna y levanta su voz reclamándome.

—Eso es inaudito Raynard, tu eres mío como yo soy tuya, no necesitas unirte con la hija de Calipso, esa es la diosa de los Golden Berserker nuestros enemigos, tu ahora me tienes, podremos preservar la raza si estamos juntos.

Eso me hizo ruborizar, ninguna chica antes se me había declarado, y escuchar eso de una chica que resaltaba no tanto por su delicadeza pero si por su disposición a estar conmigo. Entre más cerca estaba ella, mejor la veía, y ya no me parecía tan muchacho como se veía cuando la conocí, a pesar de estar un poco maltratada por el tiempo, su piel era muy pálida, eso resaltaba más su cabellera negra, era delgada, pero no demarcaba tanto su enflaquecimiento, tenía una muy buena constitución física, deducía que se mantenía en movimiento y se ejercitaba, una mujer baja pero atrayente, su estilo de cabello corto de nuevo me hacían verla más atractiva, sus harapos y su desliñes no daban otra impresión de que se mantenía en las calle sobreviviendo, ella me miraba y esperaba mucho de mí, aun yo tenía sentimientos fuertes hacia aquella mujer que me trajo a este mundo, de cabello azul y de ojos tinturados de negro, que leía todas las tarde en esa biblioteca.

Yo tome aire y le expliqué.

—Ella fue hecha para mí —lo dije con mucha seguridad y sin tartamudear.

— Y tú para mí— me respondió ella.

—Esa mujer es mi futura esposa.

—Y tu mi futuro marido.

No hallaba yo como decirle que no podía traicionar esa promesa que le hice de guardarme a ella, sin embargo me ganó ella en darme un fuerte argumento de por qué ella debería estar a mi lado

—Tú eres un Dark y yo también lo soy, no se ha creado dos gotas de agua más perfectas como dos almas unidas y encontradas, yo te daré mi ser a ti, te daré cada parte por lo más mínima que sea, para que estén a tu disposición,  toma de mi lo que necesites, no escatimes en sacar todo de mí, cuanto te beneficies de lo que yo pueda ofrecerte por que desde ahora soy tuya, estaré hasta tu muerte, hasta que tus ojos encuentren el final de la existencia, hay estaré yo, yo soy una Dark orgullosa la última de las mujeres, y tú el último de los hombres, no hay destino más afable  donde se cierne la obligación de una mutua procedencia y de igual condición que comparte los mismos orígenes, en nosotros yace proteger esos lazos que tanto se mantenido en los ecos, mi amor estará siempre contigo, desde ahora y hasta que mi alma encuentre el final, por favor no rechaces estos momentos que los dioses han traído, acéptame, como yo ya te he aceptado.

Yo me quedé frio de los nervios, no logré pensar algo, porque su argumento fue tan poético que me resultó muy difícil de negar, si estuviera en este mundo por otra razón, me entregaría ella para gobernar, pero como dije antes, cuando la encuentre  a ella y me dé su respuesta, daré por terminada mi labor y tomare responsabilidad de lo que me depare el destino.

—Entiende que mi propósito solo es buscarla a ella, mi Dios pensó en mi cuando la hizo a ella, yo cumpliré con mi destino y lo terminaré, yo pertenezco a otro mundo, no a este, pero daré a este su orden, y tu estarás conmigo cuando eso suceda, solo puedo darte a ti mi tiempo y mi fuerza, todo lo demás me es prohibido.

Ella no se rinde y me toma de la mano

—Tú, no decides eso.

Y me soltó con un ligero toque de ira, ella se aleja y me pregunta.

—Está bien, sé que ahora tu corazón esta con ella, pero yo no me resignare a estar contigo… por ahora ¿qué vas hacer?.

Yo me levanté y le dije.

—Tengo que pasar de Hong a Ruogen.

Ella se sobresalta y se dirige a los canales para mirar las calles, que aun en esa oscuridad se podía escapar.

—Ojo de los dioses tienes tú, tengo un escondite muy cerca de las fronteras, en los campos, pero llegar allí nos tomara tres noches, Hong es muy grande para ser pasado por los túneles, es mejor acampar en uno de mis escondites, salgamos ahora que los Ereiser se alejaron.

Yo la seguí, y salimos por las calles desoladas y oscuras, porque donde estábamos hasta donde nos faltaba llegar, solo era la entrada, Hong se divide en 5 partes: existían grandes casa, que no se separaban, más aún se unían, estos lugares servían como prostíbulos, esa se une a la zona 2 donde los palacios se mesclaban en grandes canales que regaban los jardines, habían construcciones dignas de emperadores, palacios de erudición, escuelas de arte y de música, estadios donde los Ereiser entrenaban, comercios tan grandes que solo una plaza podía ser un pueblo, grandes cantidades de comida se desplazaban a gente rica en sus festejos, campos se regaban por el centro de la ciudad, se repartían entre llanuras, bosques, montañas, y de nuevo se encontraba con murallas que dividían las zonas del norte a sur y de oriente al occidente, en el centro de ella había un enorme castillo rojo como la más fina de los escarlatas, cerca de ella, castillos que se unían en una perfecta figura poligonal, los nobles que podían tomar posesión del trono vivían ahí, como la mocosa de cabello rojo Rubí. Las fronteras y los caminos que dirigían a tierras Berserkers y Redgroouk eran amplias, se disponía de dos salidas, una subterránea y otra que conectaba a la ciudad de forma normal, para cruzar la ciudad de par a par solo se tenía que surcar los bosques para llegar de zona a zona, y poder llegar a la salida que da al camino de  Ruogen, lo primero era salir y pasar las calles para llegar al bosque, cruzarlo y luego llegar a las casas unidas que se repartían a lo alto y ancho de toda esa zona.

Cupido iluminaba todo, llegamos a una casa desocupada, y muy apartada de las demás que en poco tiempo corriendo pudimos ocupar para pasar la noche.

Ella saca de un árbol un tipo de sabana, y arma en un parpadeo un tipo de colchón que escondió muy bien de unos matorrales. Cuando se dispuso a dormir, me dijo:

—Aquí podemos dormir los dos perfectamente.

Yo la mire y no vi de otra que acomodarme, la luz de cupido entraba por la ventana, y el cielo estaba despejado; podíamos ver las estrellas.

Ella me abrasa y yo siento sus pechos pegar a mis costillas. Yo no quería ofenderla ni yo desacomodarme, sea como sea no pasaría de ahí, solo compartiríamos nuestro calor, ella me dice con esa tranquilidad que acompañábamos

— Oye Raynard, ¿cómo es tu mundo?

— ¿Cómo es mi mundo?— dije desconcertado, ¿Cómo describirlo?, ella se apoyaba en mi pecho y esperaba que le dijera algo, pero, ¿decirle por lo que hemos pasado?, las guerras, las indiferencias, el hambre, los desastres naturales, las plagas, la contaminación, la inseguridad, la corrupción, las indiferencias, las inconformidades, el desespero,  el sufrimiento, la desigualdad, la discriminación, las injusticias.

Sentía como su corazón latía muy serenamente y yo le dije

—Mi mundo es mucho más grande que este— ella sonreía, y me decía.

— ¿Más grande?

—Si —le respondí.

— Tiene palacios muchos más grandes, y se extienden hasta donde la vista pierde el horizonte, rosando los cielos… yo provengo de un pueblo, muy parecido a las tierras Dark, su nombre es Fig hill es muy bonita, tiene campos verdes y montañas muy altas, tiene muchos árboles —ella se quedaba dormida a medida que le contaba.

—En nuestro mundo, no hay Imperatus o Dominas, hay hombres que rigen su poder por decisión del pueblo, aunque ha resultado menos efectivo esa manera de gobernar. Existen aparatos que pueden conectar a las personas, a eso le llamamos tecnología —y no se durmió a pesar de que sus ojos se estaban cerrando, prefirió escucharme.

—Cuéntame más —me susurró entre sueños, —Hay naves muy grandes que surcan los cielos, sin necesidad de globos o piedras de montaña —ella se levanta y mira con admiración.

— ¿En verdad?

— Oh si, y enormes barcos, que surcan los océanos, y grandes carretas que se mueven por ciencia ¿y quieres escuchar algo sorprendente?, en mi mundo hay más Dark que cualquiera de casta, roja o dorada, o koumen, la cabellera negra y los ojos negros están en todo el mundo.

Y me mira sorprendida, — ¿Enserio?— yo le acentuó con la cabeza.

—En ese mundo hay muchas cosas que tú no conoces, cosas sorprendentes, cosas que tu imaginación no alcanzaría a concebir.

Ella que parecía mi mujer acostada a mi lado solo se acuesta pensando en ese mundo de fantasía que le relataba.

— Tu mundo es increíble.

Pero yo tenía que quitarle esa fantasía

—Si, a simple vista así se ve, pero no es lo que parece, en mi mundo hay guerras constantes también, injusticias, yo… preferiría quedarme en este mundo que volver, pero ella me obliga actuar por hacer lo correcto.

—Entonces quédate—dijo ella, y prosiguió —Si tu mundo no te conforma quédate conmigo en este y gobernemos juntos.

Yo le acaricie su liso cabello negro y le conteste — yo no pertenezco aquí, tengo que estar en mi mundo con ella, es donde pertenecemos.

Ella deja de abrazarme y se duerme, yo solo suspiro y miro las estrellas hasta quedarme dormido.

*                                                              *                                                         *

A la mañana siguiente

—Al fin, encontraste una chica grandiosa, es mejor que esa flacuchenta, oye, ¡porque no te quedas con esta!, es mejor que te prepares esto está de juerga, ¡la morena te tiene ganas, he! —es mi conciencia de nuevo, aparece cuando menos la necesito, esa voz interior me despertó.

Ella ya no estaba, pensé que avía huido por haberla rechazado, pero de inmediato llega y me dice.

— los Ereiser están buscando casa por casa, tenemos que irnos, ven sígueme—

Yo tomo mi bolso y a Parom, ella me guía por los pasillos, y escaleras.

La calle estaba abarrotada de personas manchadas, pero estaban borrachas, ella no sintió el peligro, me llevaba de la mano a toda prisa pasando entre esos desconcertados ebrios, las calles se bifurcaban, y corríamos en huida, pasando entre manchados, ellos obviamente se asustaban de vernos, pero no gritaban, parecía que estaba acostumbrados en verla a ella, existía una puerta en la muralla que daba a los bosques, un campo que se abría entre onduladas colinas, y enormes rocas, salimos, hacia allá y nos perdimos en el bosque, corrimos tanto que ya no sentíamos que pudieran encontrarnos.

Ella descansa y se quita su poca ropa para bañarse enfrente de mí, era muy sugestivo de verdad, mi amigo el de abajo no quería que se levantar, así que me aleje de ahí y la deje que se refrescara, y ella gritaba mi nombre para que la acompañara, pero me negué y le conteste con una constante negativa.

Ella sale desnuda y se posa enfrente de mí, yo saque mi uniforme y se lo di, pero le queda muy grande, entonces solo le deje mi camisa.

Ella toma su falda y se la coloca.

— Tengo amigos en el puente, son de casta manchada, ellos podrían ayudarnos a pasar a Ruogen, hay alguien en la siguiente zona, solo tenemos que pasar el campo y llegar a la muralla, ella cuida a los niños de los manchados… y también hay algo que quiero darte más allá de este rio, tengo otro escondite, ven conmigo.

Yo me llenaba de alegría porque había alguien en quien podía confiar, y era reconfortante encontrar alguien parecido a mí, parecía que poco a poco empezaba a gustarme, pero como dicen muchos el primer amor es el que vale.

Yo la seguí rio abajo donde había mucha vegetación, teníamos que cortar con Parom los enredados matorrales y monte que se acomodaba e invadía todo ese lugar, el rio llevaba a una cascada, y tuvimos que bajar para seguir. El paso era demasiado largo, seguimos el rio, y nos llevó a unos canales construidos para el despliegue de acueducto a la siguiente zona, vimos la muralla, nos costó casi medio día pasar esa llanura, y divisar la segunda zona, Helios estaba en su atardecer, caminamos por los ductos para entrar, en las grandes tuberías, y llegar al desagüe, ella comentaba algo respecto a Parom y mis cosas, de seguro madrugó e inspeccionó mis cosas.

— Esa arma tuya ¿Cómo la conseguiste?

— Un amigo que me ayudó me la obsequió, y me ha servido de muchas maneras, por ella es que estoy contigo.

— Me fue difícil maniobrarla, creo que esta mejor en tus manos.

Y saco ella un cuchillo y me lo mostró.

— Esto era de mi padre, le llamaba dorsal, está hecho de la roca que no sede, después se fundido con calito, su filo es inquebrantable, y su cabo ondulado es muy moldeable a las manos, así puede ser maniobrable en la lucha, se vertió sangre negra de los legendarios Gargamers, por eso su color, mi padre mismo lo hizo y mato a muchos rojos y dorados con esta. Que me dices de lo demás, esa cosa negra que omite sonidos y tu extraño papiro.

La misma pregunta de todos.

—Es un aparato para escuchar música, y el libro es de ella, cuando la encuentre se lo daré—. Cuando avanzamos, me comentó algo muy curioso.

— ¿Ella al menos sabe que te está buscando? —quede frio y sin respuesta, nunca me pregunte eso.

Cuando ella saltó yo aún estaba escondido detrás del árbol pensando en que decirle, y ella no se había dado cuenta de mi presencia. Es la primera vez que me detengo a pensar si de verdad me espera, si ella se lanzó fue para suicidarse… o… eso creo, pero cuando llegó aquí, ¿Qué habrá sido lo primero que se le cruzo por la mente cuando llego a este lugar?, si a mí me cautivo de cierta manera. De hecho he pensado que si hubiera llegado de otra manera me quedaría a vivir aquí y olvidarme de mi  mundo, ese mismo caso le resultaría ella y más aún cuando le revelaron la profecía de las tormentas de media noche de que ella es una diosa enviada por Calipso la mayor, ¿qué pensaría?, ¿se emocionaría?, ¿se aturdiría?, ser venerada como una deidad. Eso no la pasa a muchos… Una reina y una diosa… tal vez no quiere ser encontrada, tal vez pierda mi tiempo, puede que la encuentre pero ella no desearía venir conmigo de nuevo a nuestro mundo, si es así ¿Qué hago ahora?, la Dark me dio de que pensar.

Ella se queda mirándome como adivinando mis pensamientos.

—Tu diosa de seguro no quiere que la encuentres —expresó mientras salíamos del ducto de agua, yo me callé, y continuamos por los túneles mirando el estado de las calles, estando tanto tiempo en las profundidades, no notamos que había ya oscurecido, y pasamos un día cruzando a la segunda zona. Victoria no hablaba mucho después de esa conversación, yo me quede muy pensativo, me deprimí por un buen rato pensando que perdía mi tiempo, pero al ver a esta mujer, me detuve a pensar enserio por un segundo que si ella me rechazaba podría vivir con Victoria, era hermosa a su manera, y desde luego que estaría conmigo hasta mi muerte, eso fue lo que ella dijo, y sonreí pensando en esa posibilidad. Victoria que vigilaba las calles sale a decirme

—Ya es de noche, podemos movernos he ir donde ella.

Cuando salimos, nos abrimos paso como sombras y llegamos a una casa en los lugares más oscuros y solitarios, yo vigilo en que nadie nos esté mirando, y una mujer abre; una mujer joven, de cabello revuelto entre rojo blanco y castaño, y de ojo marrones con manchas rojas, vestía igual a como andaba Victoria, ella la miro y me miro a mi muy anonadada, ella dijo:

—Es otro Dark, ¿Cómo es posible? Pensé que todos estaban muertos.

Ella nos deja entra y nos comenta.

— Pensé que tú eras la última de los Dark.

Victoria nos presenta

— Raynard ella es Ncy es hija de manchados, vino a esta ciudad por su hermana, es una contrabandista en Ruogen—yo le estire mi mano, y ella no entendía el gesto, ella solo se quedó mirando.

— Es el hijo de Eos, un semidiós, viene de otro mundo por la diosa calipso.

Cuando Victoria lo dijo ella se espanta, se mueve hacia atrás como quien ve un demonio, y cae al suelo horrorizada.

—Él es el dios que traerá la destrucción.

Victoria la calma y le dice que no temiera, pero la mujer nos dice

—Han enviado la palabra de los dioses con las susurrantes de las tormentas, para informarnos de su llegada, colocaron un aviso con la palabra de los dioses en una tormenta de media noche: de la luna mayor la hija de calipso bajará, y cumplirá su reinado desde los reinos, traerá paz y alegría, pero no solamente la hija de calipso si no el hijo de Eos también bajará, para traer guerra y muerte, su luz será roja como la sangre, y negra como la profunda noche, el viene a reclamar la hija de calipso para llevársela nuevamente en donde están los dioses, y la guerra entre castas y dioses se desatara, probando la ira del hijo de Eos, y una nueva era será puesta sobre esta tierra.

Era lo mismo que la susurrante proclamó en torres altas, entonces mi corazón se sobresaltó de la emoción

— ¿Entonces sabes de ella? Me puedes decir donde esta—ella se sienta temerosa de lo que yo podía hacer, pero al ver que no era tan peligroso como algunos Ereiser habían proclamado para la búsqueda, se sentó y me contó.

—Se dice que está en la ciudad de Oru, los electores se desconcertaron por su color de cabello y su color de ojos, y la pusieron a prueba con el elemento.

— ¿El elemento?— dijo Victoria muy sorprendida, yo le pregunte.

— ¿Qué es eso?

— El elemento es una roca especial, se dice que cayó del cielo y que pertenece algún lugar del palacio de los dioses, su forma es larga y de un color cristalino dorado, cualquiera que la toca recibe una descarga de rayos, es imposible para cualquiera de nosotros poder tocarla.

— Pero ella lo tomó sin ningún problema—dice Ncy, Victoria no responde y me mira, cuando la mujer termina de hablar, Victoria se torna a ella, — ¿Ncy cuando anunciaron el resultado de la elección de la diosa?

Ella dice apresuradamente

— fue hace 3 iczex.

Victoria pensaba en algo que después lo expresa.

— Eso quiere decir que ha pasado tiempo en que descubrieron que era una diosa, y mandaron a pedir alguna palabra de los dioses en torres altas.

— En las calles se dice que la diosa es muy hermosa, de cabello azul, sus ojos marcado de negro, de piel muy pálida, de ropas extrañas, se disponen a llevarla al Imperio para que anuncien su reinado, de traer paz y alegría, el concilio ha puesto en consideración que se case con alguien de casta dorada, para que la diosa deje su semilla… — Victoria gira su cabeza para mirarme, mientras que yo tenía mi rostro enfurecido y ensombrecido, después de eso no recuerdo cómo fue que ellas dos retrocedieron al verme así, Ncy le volvió el temor y se apartó, Victoria se acerca y me dice.

—Tu diosa, no durara por mucho en este mundo—quería imaginármela a ella rechazar la oferta pero sin saber que piensa, yo estaba en desventaja.

— ¿Has escuchado algo más?— pregunté, —crearon un escuadrón para erradicarte, buscan al dios que traerá la destrucción, para matarlo.

Ella era la razón, no vendría aquí por nada, y ya ha pasado un mes desde que vine a este lugar o eso creo, mi camino en mi búsqueda hasta ahora empieza, todas las cosas por las que he pasado son hasta ahora, la primicia, la puerta de entrada al sendero oscuro.

Victoria me dijo

—Espera aquí, traeré algo de beber y  comer—, Ncy y Victoria entran a otro cuarto, y preparan comida, Victoria entra en secreto con su amiga y le pregunta.

— ¿Has guardado la caja que te di?— Ncy saca de un agujero escondido por una alfombra una caja grande y de madera

—Sí, la he protegido desde aquella vez.

Victoria la toma y la deja mientras preparan un pedazo de carne, fruta y agua, Ncy se sienta con nosotros, esa casa era pequeña y casi vacía, aunque tenía su cama muy bien arreglada, de algo parecido a la paja, tenía bastante comida en el otro cuarto, el piso era liso como mármol, era frio, aunque no se sentía tan fuertemente gracias al fogón que calentaba la habitación, sus paredes se revestían de un tipo de barro muy endurecido, todo la casa se desplegaba en tres cuartos, la cocina que era amplia, con sus utensilios, caldero, y platos, tenía agua de manantial en una roca, esta también tenía una pequeña chimenea, el cuarto donde dormía, y el cuarto de estar, donde se acomodaba una pequeña mesa donde comíamos, y algunos asientos. Afuera era muy peligroso, por eso la puerta estaba muy asegurada con troncos que trancaban la entrada, estábamos en un total silencio, la zona donde residía nuestra amparadora era de las más alejadas a los distritos urbanos, el lugar se compartía por manchados de sangres sucia, las casas estaban en su total desalojamiento y por tal razón nada pasaba por ahí, ella era la única que vivía en ese distrito.

Comí en total calma, y rodeado por mujeres, Victoria hablaba con ella con tanta naturalidad que me dio envidia, me ignoró totalmente, aunque con ese sentimiento escuché su charla: al parecer la hermana de Ncy fue salvada por Victoria, no era muy claro el motivo, pero después de eso se ganó una aliada, Ncy en agradecimiento ayuda en lo que puede a Victoria convirtiéndose en una amiga leal, Victoria no la involucra demasiado, porque cuando la hallé a ella, estaba en constante movimiento de un escondite a otro buscando comida y como relaté anteriormente la ciudad de Hong es muy prospera, vivía perseguida de todo mundo algo muy parecido a lo que me pasó a mi cuando llegué.

Yo pregunté cómo se hicieron amigas y Ncy dijo

—De muy niñas mi hermana y yo andábamos en los puentes subterráneos, contrabandeando Ardens para pasarlos a las ciudades Golden, pero fuimos descubierta por guardias imperiales que ejecutaron a todos los contrabandistas, mi hermana me dio tiempo de salir, pero ella fue capturada, cuando iba ser asesinada, de la nada Victoria sale y mata a los Ereisers, como no quedaron testigos, el Imperio cree que fueron lo manchados de sangre sucia que hicieron ese acto hostil, algunos aprovechamos y huimos. Yo me quede en Hong para trabajar con los nobles mientras  mi hermana aún sigue contrabandeando Arden y Killdebel, desde ese momento cuando conocimos a Victoria nos hemos vuelto muy buenas amigas.

Yo sonreía, porque me pareció que tantos rumores sobre los Dark que cubrían la poca esperanza que se tienen sobre ellos como raza asesina, no fueran a mostrar un destello de luz que contradijera sus creencias de esa raza, Victoria se mostraba muy amena en compañía de esa muchacha.

*                                                    *                                                   *

Entrada la noche donde Cupido estaba en su ciclo de luna llena, Ncy nos hizo un pequeño colchón en el estar, yo no me sentía con sueño, Victoria se acercó con la caja y la abre y me dice

— Esto le perteneció a mi padre, era su vestimenta de batalla, en toda la guerra nunca se probó este traje, fue dado por su padre, como también el padre de su padre, ha pasado de generación en generación—yo lo veía era esplendido, parecía de mi talla, el traje era un tipo de hanfu negro de manga angosta, y con armadura, llevaba también unos pantalones negro con bordados de plata con el dibujo de una flor muy rara, el hanfu lleva  un cuello abierto, de paño negro entero hasta los tobillos, su armadura se componía de una hombrera de cactolium, muy ornamentado de flores también y un gorjal muy bien diseñado para la envoltura del cuello y la garganta no sufriera daño, llevaba una capa también del mismo color, todo era muy bien diseñado, como majestuoso —mi padre no se sentía digno de usarla, es por eso que me la dejó, en cambio mi madre murió  con ella… quiero que tú la tengas—

Sentía muy dentro de mí que tenía que ponérmela y solo salió de mi pecho un —gracias.

Nos fuimos a dormir, y en un buen rato yo empecé a sentirme mal, muy mareado, sudaba mucho, mi corazón latía muy rápido, y me inundaba un sentimiento de poder y euforia en mi cuerpo, sentía como la sangre me hervía en mis venas, el mundo me daba vueltas, mis ojos no se cuadraban a la profundidad, llamé a Victoria pero esta no respondía, me levanté y mi cuerpo se condujo por si solo afuera, aún era de noche, y vi con perfecta claridad, y gran nitidez algo fuera de lo común, porque lo que vi afuera me dejo sin aliento, una mujer de cabello negro muy largo y brillante, tanto que la luz se reflejaba en ella como un espejo, ese cabello largo ondulaba por el viento como una bandera puesto en la más alto, era una mujer de pechos grandes muy madura, alta pero esbelta en todo su esplendor, no había mujer más hermosa que yo haya visto antes en toda mi vida,  su cuerpo eran bien defino por sus curvas, apenas si podía contenerme para no parpadear, ella voltio a mirarme, su rostro limpio y sonrosada sonrió y vino hacia mí, —Es el momento para consumar, hoy cupido nos muestra toda su luz, la luna de los enamorados y los recién casados, es mejor no desaprovechar el momento.

No entendía que decía, pero desde ese momento olvide por completo mi deber.

Cuando desperté, estaba acostado y Victoria durmiendo a mi costado desnuda, yo me sentía descansado y aliviado, con muchas energías, la vi a ella dormir tan plácidamente que olvide que hice anoche, me tenía un poco inquieto que ella estuviera desnuda, Ncy aun dormía. Yo me había levantado muy temprano, tenía esa sensación de que lo que vi esa noche era un sueño, ella también se despertó, y la mire mientras bostezaba, yo le pregunté.

— ¿Sabes algo sobre una mujer Dark?, no sé si fue un sueño o fue real, pero era mayor y de cabellera negra muy larga, parecía mayor que yo, la vi afuera observando las lunas

— Ella reía complacida.

—Era yo.

yo abrí mis ojos, y expandí mis facciones, porque estaba más que sorprendido, me había sentido mal antes de eso, pero después mi mente se revolvía en una oscuridad misteriosa, cosa que solo era una laguna mental, trataba de recordar algo pero era inútil, mi mente estaba perdida en ese lapso de tiempo en que encontré esa mujer y cuando despierto, ella me dice.

—Soy mayor que tu Raynard, he llevado demasiados Socs encima, mi verdadera forma se revela en las noches de cupido cuando es momentos de consumir el matrimonio, cuando es la hora en que todas la mujeres se casan para tener su momento y quedar embarazadas, y en las lunas llenas de Eos mi cuerpo adulto se queda de forma temporal.

Yo sudaba frio, esperaba que Victoria no me afirmara lo que yo creía

—Espera, nosotros…— Victoria me miraba con esa cara de inocente y muy tierna, eso me excitaba un poco, pero no era momento de pensar en eso.

— ¿Qué hicimos anoche Victoria?

—No es para asustarse Raynard, la luna afecta a todos por igual, yo revele mi verdadera forma para cupular, y tú solo hiciste lo que tenías que hacer, fue algo esplendido—Me quedé frio, tuve relaciones con Victoria, y no recuerdo como fue, no entendía cómo funcionaba eso de que la luna afecta a todos por igual, ella me paso un poco de agua del lago y me dijo —toma esto, es el agua que encontré en tu bolso— lo bebí y lo sentí un poco raro, me calmé y le dije —oye, no sé lo que pasó de verdad, pero si de verdad hice lo que hice sin mi conciencia…

…oh no tío, yo estaba en mis cien anoche—me respondió ella en mi mente.

—No digas nada de esto a nadie Victoria, no estaba en mis cabales.

—Sin tus cabales, es que estuviste salvaje, maravilloso—Me respondió ella.

Tome a Parom que estaba envuelta y mi mochila.

—Es mejo salir de aquí y dirigirnos ahora a la última zona para llegar a Ruogen— le desvié el Tema, Ncy salió y nos dijo interrumpiendo — ¿Cómo lo pasaron anoche?, escuché mucho ruido, ¿no me digan que aprovecharon la luna? —Ncy nos acompañara— dijo Victoria, yo me sentía muy incómodo y le dije —está bien salgamos pronto—. Victoria miraba a su amiga muy satisfecha.

Ncy ya no vestía de manera vulgar ahora llevaba puesto un vestido muy distintivo blanco, con manchas cafés, al parecer gracias a esta agua del lago que me permite comunicarme y entender lo que dicen, muchas palabra se comparten sin necesidad del agua, es muy raro que hayan cosas que no entendían, fue así como concluí que habían cosas que podían ser palabras compartidas entre ambos mundos, eso me daba la idea de que los colores que yo pronunciaba ellos lo entendían como propios, si de alguna manera no tomara el agua podría hablar con ellas sobre medida de distinción como los números o los colores, que eran muy bien compartidas, Ncy entendía que su vestido llevaba manchas cafés porque no tenía otra manera de entender de qué color llevaba su vestido, eran pequeñas cosas que tomaban valor y se unían a los grandes misterios de este mundo.

Yo me ocultaba con mi capucha al igual que Victoria que llevaba la ropa que me dio la vieja Orga, no me atrevía a verla, no sé si por vergüenza o por no recordar lo de anoche, ella sentía de verdad lo que pasaba por mi mente, y me tomo del brazo, yo no hice nada, deje que todo transcurriera, en ese momento Ncy nos advierte

—Para llegar por el puente subterráneo tenemos que pasar esa puerta que está siendo custodiado por Ereiser de la corte, yo podré pasar, pero, ustedes tendrán que tomar otro camino, el más cercano es que entren por los túneles, al otro lado hay un túnel que lleva a los bosques, de ahí yo los esperaré en el lago, hay una camino que lleva a la muralla, yo después los conduciré por un pasaje secreto para llegar al puente subterráneo, tomen el túnel por el lado Ap de la ciudad, hay también Ereiser pero será más fácil para ustedes deshacerse de ellos.

Hicimos como nos pidió Ncy, fuimos al túnel y peleamos juntos, yo me sentía más rápido y más fuerte, y cuando digo fuerte era algo poderoso, un solo golpe los derribaba, no sabía que pasaba, de igual manera Victoria era rápida, yo me vine dando cuenta de nuestro poder fue después cuando salimos en el pequeño y oscuro bosque, era un antiguo canal que fue construido para desviar el agua del rio, y ser llevada a la ciudad, la puerta estaba envuelta en enredaderas y plantas trepadoras , la abrimos a la fuerza y salimos en un paraje desconocido, yo me miraba la mano y sentía un poder desconocido, y Victoria también lo sentía, bajamos por toda la arboleda de helechos, y llegamos a un pantano, tuvimos que rodearlo para llegar a otro bosque que conducía al lago, yo le sonreía de felicidad a Victoria y yo era correspondido por su sonrisa, en ese instante un rugido despertó nuestra viveza y nos pusimos en guardia, un oso apareció por nuestras espaldas, Victoria gritó

— ¡un Bersa!

Un tipo de oso que tenía sus extremidades largas, podía pararse como un hombre y era alto, yo saqué a Parom y lo golpee tan fuerte que le rompí varias costillas al pobre animal, Victoria fue tan rápida que apenas podía divisar su existencia, se subió en su lomo y lo remató con su cuchillo en su cabeza.

—Soy más fuerte, y más rápido—exclamé, —yo también, parece que estar juntos nos beneficia.

Yo me sonrojé y di continuidad a la marcha.

Cuando llegamos al lago, vimos a mucha gente pasar el camino a las fronteras de Hong y Ruogen, nuestra amiga nos esperaba y le contamos por todo lo que pasamos. Nos desviamos del camino y tomamos un camino al bosque de nuevo, ella nos mostró en la muralla unos árboles y en los arboles una grieta que daba a la pared, esta grieta estaba escondida con rocas y matorrales, bajamos por ella a una gran profundidad, como 30 metros, en ellas había también túneles y desviaciones, Ncy prendió un cuerno y nos llevó a los caminos subterráneos donde habían mucha gente también desplazándose a la otra ciudad.

Ncy sabía muy bien por donde iba, mientras que yo y Victoria andábamos confundidos por ese laberinto de túneles, ella nos dijo

— Estos Ereiser fueron sobornados para dejarme pasar, mi hermana está del otro lado esperándonos, pero si me encuentran con ustedes podrían dar aviso a otro escuadrón y arruinarían el plan, yo los distraeré y ustedes trataran de entrar.

Ella corrió con su cuerno y nos dejó en la oscuridad, hablaba con los Ereiser y parecían muy entretenidos, un soldado se percató de una mujer que llevaba algo, aprovechamos que la detuvieron para nosotros movernos a la multitud, Ncy hacia todo lo que podía y llamaba la atención gritando, no podía escuchar con claridad lo que gritaba pero su estrambótica voz llamaba la atención de todos, Victoria y yo pasábamos, y cuando logramos pasar la frontera con la distracción, la mujer que detuvieron gritó, yo vi que le quitaron de sus brazo a un bebe, ellos la empujaron y trataban de tirar al bebe por las fosas de agua que recorrían el túnel subterráneo, yo me devolví con mi traje negro que me fue obsequiado y oculté mi rostro, cuando vi que lo iban a tirar, lo tome del hombro y le muestro mis ojos, él se espanta y trata de atacarme pero yo de un solo golpe lo envió a las profundidades oscuras, rescatando al bebe, los demás Ereisers vienen, pero fueron repelido por la velocidad de Victoria que me protegía, le dije a la mujer que se apresurara y pasara la frontera mientras los hombres llamaban a sus refuerzos, yo me sentí heroico con el nuevo traje, Victoria se sentía altamente orgullosa de que lo usara, y demostrarle que era un hombre de confiar, todas las personas me veían y se arrodillaron por temor, otros más jóvenes se alegraron y me ayudaron para escapar, mi capa desfilaba en el pasillo y me movía con gracia sin darme cuenta, y todos presenciaban como los Dark Assas raza extinta surgían de nuevo para traer un cambio, los más jóvenes que no conocieron las historia y que nunca les fue relatada no temían de nosotros, es más, algunos amigos de Ncy que la esperaban al otro lado saludaron a Victoria como una amiga más, su hermana quedó con la boca abierta al ver otro Dark, la otra mujer que venía con su bebe saludó  a otro hombre que estaba cerca de los contrabandistas era un jefe de la banda que contrabandeaba, la hermana de Ncy le gritó a su hermana.

— ¡Ncy cuidado!

Unas flechas se dirigía a todos los que corrían a la ciudad, Victoria corrió y salto tan alto que pudo repelerlos, pero otras flechas que no pudo recortar se dirigían a ella, yo salte también, y salte tan alto que la tome entre brazos y me protegí con la capa desviando las flechas, en los ojos de todos ellos, yo me movía a una velocidad que en percepción solo quedaban rastros de un espejismo de mi persona, la hermana de Ncy se petrifico de mi poder que yo aún estaba manejando.

Cuando llegamos donde ella, Ncy les dijo

— Él es el hijo de la diosa Eos—todos al escucharlo, se arrodillan también y muestran reverencia, yo los obligué a levantarse porque en mi caso no era digno de ser venerado, mis bases cristianas me obligaban arrodillarme solo a un Dios verdadero, el nombre de la hermana de Ncy era Mera, ella salió con nosotros apurados antes de que la guardia llegara, nos llevan a sus bases secretas, fuimos tan apurado que no hablamos en todo el camino, su base secreta estaba en uno de los callejones del centro, en un edificio de placeres, en ella habían muchos manchados, al llegar en una gran caravana de Ardent y Killdebel, Mera habla con su hermana, y le dice exactamente lo mismo que cuando Ncy nos recibió en su morada.

Yo estaba con Victoria descansando del recorrido cuando un Hombre de cabello rojo y marrón, con un parche en su ojo vestido con un camisón y de pantalonetas negras me dice

— Oye tú, mi esposa me contó lo que hiciste por ella, y como cuidaste a mi hijo, los Ereiser sabían que mi esposa pasaría con mi hijo, y por venganza intentaron matarlo, pero tú le protegiste, si necesitas algo no dudes en pedírmelo, aunque sea imposible cuanta conmigo joven Dark.

Mera se acerca y dice

—Raynard, mi hermana también me contó que eres el hijo de Eos, no sé lo que significa pero sin dudas traerás problemas, sin embargo eres amiga de Victoria, y vi también como peleaste por el hijo del jefe, espero con ansias trabajar contigo.

No dudaron de mí y me tratan por igual, algo que me hace muy feliz y que no he sentido desde que llegué a este mundo, desde que ayude a Orga no me había sentido así, porque todos los que conocían querían matarme,  venderme, o simplemente juzgarme. Todos cerca mío se sentían de alguna manera protegidos, el hombre comentaba en un discurso

—Escuchen hermanos, tengo algo que decir… los nobles de casta pura nos humillan, matan a los hijos de los sangre sucia, nos quitan lo poco que tenemos y nos obligan a trabajar para ellos, y a eso me refiero los Golden y los Redgroouk, ellos son los que han destruido nuestro linaje, nos arrinconaron, nos envían a la ciudad de las tormentas para que paguemos nuestra deudas, esclavizan a nuestros hijos y prostituyen a nuestras mujeres, lo única que nos queda a nosotros es sobrevivir, nuestras cabezas sumisas miran arriba como ellos se ríen y escupen su comida para que nosotros la traguemos, las tormentas de media noche dicha por la susurrante hace un par de iczex,  que la hija de calipso venía a traer felicidad, son patrañas, eso solo beneficiara a los de casta pura, su reinado lleno de abundancia y tranquilidad era el tiempo antes de que la diosa bajara. Pues yo digo que su tiempo ha llegado a su fin, el hijo de la errante Eos, dios de los Dark, ha bajado en busca de ella, más que emisaria de la paz es la causa de que trajera a su contraparte, la muerte y la destrucción, la guerra, el filo oscuro de la justicia, el que trae balance, este Dark aquí presente, si la hija de calipso trajo para ellos su paz y su tranquilidad, el Dark trajo consigo, nuestra paz y nuestra venganza, no olvidemos lo que han hecho con nosotros, manchados reivindíquense ahora, es nuestro turno de devolver el golpe, con más poder del que ellos pudieron herirnos.

La gente presente alzaba su voz y me aclamaban, yo grité

— ¡Detengan esto, cállense!

Ellos de una vez pararon de gritar, Victoria se sorprendió, pensaba que resaltaría y me uniría a ellos pero eso se borró de su mente.

—Yo … yo solo vine por ella, ella es mi razón de ser, de mi presencia en este lugar, he pasado por muchas cosas como para iniciar una revuelta, no me quedare por mucho en este mundo yo vine por mi esposa, mi mujer, mi novia, mi amiga, mi compañera, por ella, por la mujer que hizo que mi ser se estremeciera, yo he fallado una vez, he dudado una vez, he manchado mi promesa, pero no lo volveré hacer, si me veo envuelto en guerra, en guerra me levantaré, pero no quiero que se ilusionen. Yo he pensado en traerles retribución, y venganza, también para los Dark, porque he visto las barbaridades que les han cometido, todos sus muertos… Por eso yo no quiero irme sin traerles justicia, pero no ahora, no lo puedo hacer sin antes hablar con ella, ¿en que es lo que piensa?, o ¿qué quiere hacer?, si los nobles me niegan ese derecho daré por iniciada la guerra, solo díganme ¿dónde está?

El hombre se acongoja pero me respeta demasiado para sentirse ofendido.

—Oh joven Dark cuanto lo sentimos, no fue nuestra intención sobrecargar tu búsqueda, así que perdónenos, todos dicen que está en los palacios dorados de Oru,  pero para llegar a allá tendrás que pasar esta ciudad, mañana se anunciara el juego de Rodoolckan y grandes nobles de la capital asistirán con sus Arion, ellos podrían decirte donde está, y podrían llevarte a ella.

—O mejor podrían llevarte a ella sin necesidad de pelear —dijo Mera la hermana de Ncy, —explícate —grité, —cualquiera que gane el juego de Rodoolckan se le concederá cualquier deseo, por imposible que este sea, desde ser un noble si eres un sangre sucia, poseer reinos, o gobernar, solo uno puede ganar, sin embargo este juego está arreglado, si el Arion de un noble gana, el deseo se traspasa por obligación a su amo, pero si alguno logra pasar las preliminares, y no tener un patrocinador, su deseo se haría propio, si te presentas y ganas el juego, tu deseo podría ser que te lleven a ella, pero te advierto, es un juego del que solo uno vive y gana.

Yo me mostraba muy escéptico de que me permitieran jugar, ya que como he visto antes, cuando ven a un Dark se tira a matar, sin esperarse a que se les hable o le supliquen, si yo iba sabría que no me dejarían ni entrar ni jugar, más bien tratarían de matarme y llevarse el crédito por matarme.

—No seas ingenua Mera, a un Dark no se le permitiría jugar, lo mataría antes de que lo anunciaran en el juego por los escuadrones, aunque el juego no restringe el ingreso de cualquier raza, las leyes de los nobles obligan que cualquiera que vea a un Dark lo mate enseguida, si se aparece allá sería prácticamente entregar su vida—dijo Victoria defendiéndome

— ¿Por qué no nos infiltramos y esperamos una oportunidad?—dijo Ncy, yo me mostré abierto a esa idea, y todos también.

—Es buena idea, mañana nos agruparemos en varias cuadrillas y vigilaremos las entradas, buscaremos una manera de entrar y nos mesclaremos en el estadio para observar— dijo el hombre que se presenta con el nombre de Smonca. Dejé que todos se liberaran un poco de su estrés y me bajé de donde estaba para encontrarme con Victoria, ella mencionó algo que nunca se me olvidara y testeo tal como lo dijo

—Ella estará muy feliz cuando se entere de que luchaste por ella, a mí me dejaría total y perdidamente enamorada, incluso si no es por mí tu batalla yo ya lo estoy—, eso me hizo feliz y lo único que hice fue sonreírle.

*                                                   *                                                        *

El día siguiente llegó como si me esperara, porque siendo de muy de madrugada los hombres de Smonca  salieron para mirar que tanta multitud había para entrar, el hombre que dirigía la operación me dijo.

— Joven Dark, cuando te de la señal pasa por la calle a la plaza de mercado y mézclate, podrás pasar cuando iniciemos una distracción.

Yo acentué mientras Victoria se unía también a un escuadrón de reconocimiento de 4 hombres, Mera y Ncy también me ayudaron porque ellas venían para escoltarme y guiarme en mi trayecto, cuando miré a los lados las personas que pasaban a mi lado ignorando mi vestimenta y que andaban cerca de un Dark, se arrodillaban, los Ereiser pasaban por la multitud abriendo paso a la realeza, Mera y Ncy me obligaron arrodillarme mientras una caravana de porteadores llevaban a mi mujer, cuando vi que era nada más ni nada menos que ella, alce mi cabeza para verla, ella no me notó porque estaba entre toda esa multitud pero yo la vi tan claramente como la primea vez que la vi en la biblioteca, cuatro manchado la llevaban en una altar palanquín, ella sentada en su lujosa litera llevaba un vestido blanco y azul muy hermoso también en estilo Hanfu, con todo eso en su cabello entre arreglos florales y diademas de coronas, su mirada estaba apagada y muy triste.

Cuando los Ereiser pasaban dándole un espacio de 3 metros mientras caminaban los porteadores, le dije a mis escoltas.

—Tengo que entrar, sea como sea—Ellas se veían entre sí esperando a que no hiciera una locura, cuando la multitud se levantó yo esperé la señal mientras ella se perdía con todos sus escoltas imperiales. La pandilla inició una trifulca,  aproveché y me refundí entre todos para llegar a la puerta, uno de los Ereiser notó que venía, no se imaginaba que era un Dark, pensaba que era un revoltoso como ellos, pero yo de un solo puño lo envió directo a la pared rompiéndola, la multitud aprovecha y entra por la pared rota, muchos Ereiser llegan y controlan el desorden que produje al entrar, Victoria, Mera, Ncy y Smonca me siguen, el hombre me oculta mientras los soldados buscan el responsable, yo me oculto y la busco a ella, nos esperamos en un balcón por 30 minutos mientras los organizadores esperaban que los guardias reorganizaran la gente, después del revuelo y que ya no dejaban entrar más muchedumbre, el réferi inicia

—Nobles y manchados de cada casta, sean bienvenidos al juego más esperado por ecos y Socses, ¡el Rodoolckan!

La algarabía no se hacía esperar, la muchedumbre inicia el griterío de júbilo por los juegos.

Un juego donde solo uno puede sobrevivir, como saben solo 4 castas pueden presentar su Arion para el juego, entre los Redgroouk, los Berserker, los Browm, y los Manchados, pero antes de hacer la presentación demos la bienvenida a cada cabeza suprema de cada raza, como saben cada cabeza trae consigo algunos nobles y virtuosos de sus casas que han patrocinado el juego, iniciemos primero  dando gracias a su casta por ser el anfitrión de estas arenas rojas de Ruogen; demos un gran grito de júbilo al Dominato Dominaciones ¡Myleron Rot!, el más poderoso de todos los rojos, sus llamas son capaces de consumir hasta el cactolium más duro, no se inmuten, no se contengan porque ¡el Dominato está aquí!.

Y la tribuna estalla de griterío.

El siguiente es nada más ni nada menos que uno de los hombres que manejan el rayo y el trueno, después de la muerte de su antecesor, y rechazado por otro dorado a su sucesión el siguiente en la línea del esterio imperio es ¡Zastrozz Gold! el nuevo Imperatus Imperio, ¡griten! y ¡sufran plebeyos!

Y de nuevo el griterío se esparce de euforia, sobre todo las mujeres que se emocionaban por ver al Imperio.

— ¡Un gran grito para su poderoso Imperio, es el general más fuerte jamás conocido en su casta, su rayo parte las montañas en dos y si por el fuera las fulminaría. No lo provoquen, no lo reten, ¡es el imperio!

La algarabía se seguía escuchando.

El siguiente es el hombre de la tierra. Nunca antes se había manifestado un sucesor más digno que este, después de ecos a los Brown se les consideraba pro su tremenda capacidad de  mover las tierras produciendo terremotos y sismos, aun siendo joven es capaz de destruir ciudades con el solo movimiento de sus manos he aquí al gran Majestuos Solemno, ¡Neron Canelo!

—Que la tierra se mueva, y que el mundo se parta ya está aquí el Majestuoso, ¡Solemno! Que se escuche que le aman, Koumens, y manchados.

Aun sin que el anfitrión lo pidiera, el público ya estaba enaltecido.

Ahora un representante de los manchados, es uno de los grandes nobles de la casa Brown y White, él es Stained Bai, él aporto muchos basilos para la competencia y también dueño de los grandes estadios de este juego, démosle la grande honras por el maravilloso trabajo que ha realizado en estos estadios.

Y seguían las masas gritando y moviéndose, agradeciendo a Stained Bai.

Ahora sin más preámbulos presentemos a los Arion, pero antes de eso tenemos otro anuncio más para ustedes;

Ninguno de los hombres que se presentaron pasaron las preliminares, como se es acordado en las regla uno de entre muchos lucha en las arenas en determinado tiempo con nuestros Arions pero desafortunadamente nadie participó, como consecuencia nadie aparte de estos 4 participara, cuando grité sus nombres Arion preséntense a las arenas: El primero de la casta Berserker, ¡Raknar!

El hombre salió, de armadura dorada, con un mazo enorme también dorado, de poca cabellera pero se denotaban esos ojos oro, muy grande y corpulento, saluda con ovación la multitud y hace una reverencia a su Imperatus.

—El siguiente de la lista…  de la casta Redgroouk! Bewolf Lihhoyd! hombre de cabellera roja, de ojos rojos y de armadura roja, es igual de alto al berserker, de abundante cabellera, y muy enjuto, llevaba una espada muy fina y larga también roja, hizo reverencia a su Dominato.

Nuestro siguiente participante de la casa Brown, ¡Herrumb el indestructible!

No llevaba armadura, solo un traje marrón dorado, se postró a su Solemno, su cabellera era también abundante pero era recogido por un moño, sus ojos cafés pálido pasaba casi a gris, su arma es una lanza

—Nuestro último participante se hace llamar, el corazón bendito, él es ¡Van Wllas! Un hombre de aspecto muy dejado, tampoco tenía armadura solo un traje blanco, sus ojos eran blancos y su cabello un marrón claro, su arma es un arco.

Cuando terminaron las presentaciones, los nobles que patrocinaba a sus Arions se sentaron junto a los gobernantes, en ese momento traen a mi chica, y dice el locutor.

—Y como sorpresa para todos ustedes, la presencia de la diosa calipso.

La multitud se arrodilla y los gobernantes junto con el anfitrión hacen su reverencia de adoración. Y el anfitrión retoma:

Ha venido para presenciar la fuerza de las castas, tomen asiento y disfruten del ju…—.

— ¡Yo entraré al juego, tomare el puesto del que no pudo asistir!

Me bajo a la arena mientras el gran bullicio aparece para maravillarse de que un Dark entra en escena, el locutor grita del susto y dice:

— ¡un… un… un… Dark Assas!— Gritaron, todos.

Los Arion se preparan para atacar. Yo desenvaino a Parom y la miro a ella, y ella también me ve, vi como esos ojos azules se abrían con el máximo gozo, llenándose de vida, se baja de su asiento y se acerca al balcón para verme mejor, mi traje negro hace gala de mi poderío, saco el libro y se lo muestro como señal de que soy yo, y ella me corresponde mostrando también mi libro absurdo que tenia de título «la vida de los caracoles», me alegré que lo tuviera todo ese tiempo, me daba esperanza de que aún se acordaba de mí, sentía más fuerza y yo le grité.

—vine por ti.

Los reyes miraban con asombro como teníamos ese tipo de relación y la gente en su asombro no creían eso posible.

Yo aliste mi arma, y me preparé.

 

 

Descarga:

1 Comentario Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.