<- Actualmente solo registrados A- A A+

MNU Volumen 2 – Capítulo 12

Capítulo 12, vol 2:

Capítulo 12

Mátenlos a todos.

Esa mañana estaba despejada, las brumas que obscurecían la ciudad se habían ido como una ilusión, y el día se presentaba para darme esperanzas de mi futuro. Mire con mucha atención la portada del libro y sonrío porque ya sabía que esperar.

Y recordé una canción que canta sobre el sol, y la tatarateaba  porque estaba tranquila, sin importar lo que pasara no desfallecería, el tiempo ya no me oprimiría, ahora todo era una quietud reconfortante que pareciera que todo se hubiera detenido.

Lo que hice para probar que era una diosa ante este concilio lo valió, por que fuere lo que fuere el resultado, gobernaría  a como dé lugar.

Pasó un tiempo de 10 minutos y Mlroise abrió la puerta, ella me indica que entrara y escuchara lo que el concilio me tenía previsto.

Todos estaban puestos en sus lugares.

Yguest dice:

— Alizes, se nos fue recomendado hacer una votación unísono por petición del octavo,  los votos fueron 4 a favor y 3 en contra. Pero como el concilio tiene que dar una decisión unánime para declarar una sentencia, recurriremos a la última instancia de este concilio, y es dejarlo en manos del octavo, octavo por favor preséntese a este concilio y denos su última palabra.

Yo no sabía quién era el octavo, la noche anterior no le pude ver así que no sabía quién podría ser.

Pero luego la gran sorpresa fue que el hombre de hábito negro subió al estrado y se sentó en el octavo asiento.

— ¿Todo este tiempo fue usted, el octavo hombre?— dije muy confundida al estrado.

El octavo me mira y se queda pensando y luego resuelve esto de una vez por todas.

—He visto todas las cosas que has hecho conforme se te ha pedido para tu evaluación, pero serás puesta bajo otra prueba y esta vez será la ultima, tomaras el elemento. Nadie ha podido tocar el elemento, la leyenda dice que solo los dioses pueden tener accesos a ella, así que si tú en verdad eres una diosa deberías poder tomarla sin ningún problema.

— No sé qué es el elemento— Respondí.

— Tu incertidumbre me es muy sorpresiva, aun así probaremos si eres o no lo que dices ser.

El hombre de hábito negro manda a traer el elemento, una roca de aspecto hermoso de color ámbar, de unos 20 o 30 centímetros, traído en una jaula de madera,  y sacado cuidadosamente por una pinza cubierta de espuma y colocado en un atril  de piedra.

Yo le veía muy desconcertada porque no sabía qué hacer.

— Toca el elemento— Dice el hombre. — No lo haré, no lo haré aquí, no quiero hacer esto en secreto, quiero que todos me vean— Eso no será posible, tu lugar de elección es aquí, no en otro lugar.

El hombre me miraba muy seriamente, pero yo no temía.

— Si confían tanto en que no soy una diosa, podrán lincharme por hacerme pasar por una diosa y ustedes no perderían nada, si lo hacen aquí forzosamente perderían la oportunidad de desprestigiarme frente a todos, además el octavo solo tiene el derecho de decidir cuál será mi prueba pero no tiene el derechos de escoger el lugar, ¿no es así Imperatus Oromus?

El hombre se indigna y ve el rostro indeciso y estimulado del Imperato. Sabía, que si  el concilio tenía razón, él podría violarme las veces que quisiera,  y no quería perder esa opción, así que dijo:

—Si ella quiere humillarse sola, que mejor que hacerlo en público.

El octavo vuelve la mirada a mí y dice:

— Es muy descarado de su parte poner condiciones, pero como el Imperio lo aprueba se hará conforme como usted ha dicho, se hará en la ciudad de Oru, partiremos todos mañana cuando helios se asome por el horizonte, quiero avisarte que Mlroises ira a tu habitación para la purificación, si vas hacer esto lo harás bien, puedes retirarte.

Todos se levantan y se van, Mlroise me deja en mi habitación y me dice que espere a su llegada.

Yo me espero en mi cama para la llegada de Mlroise pero es Zastrozz quien llega primero.

Y dice un poco inquieto:

— Mi diosa aun me pregunto ¿para que me necesitabas?— Zastrozz me pregunta y entra para sentarse cerca a la puerta y se alivia un poco porque me tocó probar el elemento.

—    Zastrozz, esto aún no ha terminado,  quiero que te quedes hoy en mi cuarto después de que Mlroise venga, presiento que va a pasar algo.

Zastrozz se queda mirándome con intriga y mira el libro que tengo en mi mesita, y vuelve mi mirada, preguntándose qué era lo que tenía en mente.

— Mi diosa ¿qué es? … ¿qué es, lo que? … ¿qué es lo que la tiene tan preocupada?, su confianza me ha inspirado en fortalecer mi fe a ti, pero veo que no confías en nadie mi diosa.

— Zastrozz ¿qué es el elemento?

El me ve con más desconcierto, y se queda mirando mi espalda, porque yo me levanto y me poso delante de él dándole mi revés: miro el cielo, mis vestidos blancos que me cubrían y mi cabello azul se acentuaban en un enigma para Zastrozz.

— Nadie puede tomar el elemento, incluso nosotros los Berserker que manejamos el trueno— Dice Zastrozz —Este elemento es demasiado para nosotros, es por eso que se encuentra en una caja de madera,  y se toma con una pinza acolchada. El elemento ha estado en este mundo desde antes de los inicios de los dioses, la historia cuenta que una gran bestia del tamaño de una montaña resguardaba el elemento, y destruía ciudades con ella, pero entonces en una época oscura cuando la guerra de los dioses comenzaron, este elemento se perdió, y el único registro que se ha tenido de ella fue de los Dark, y los Berserkers en un libro que se encuentra en lo profundo de la biblioteca canopia.

Eso es todo lo que sé de ella, los grandes eruditos han estudiado por ecos ese libro pero no han encontrado gran cosa, si tomas ese elemento sin mayor dificultad probaras que eres la diosa que hemos esperado.

— Eso espero, por ahora Zastrozz tienes que estar conmigo.

— ¿Crees que mi hermano o el Imperato vengan a aquí  hacerte daño?

— Si— Respondí mirándole muy seriamente.

— Mi hermano sería incapaz, fuimos criado para seguir la tradición de nuestra diosa Calipso, y su fe incluso sobrepasa por mucho la mía, no  conozco nadie más devoto que mi hermano.

—Eso lo veremos— Dije.

La puerta suena y Mlroises entra, Zastrozz habilidosamente y con esa rapidez que los identifica se escondió en el baño a petición mía.

Ella pone la butaca que encontró cerca de la puerta donde antes se había sentado Zastrozz y me indicó que me sentara, baja una cubeta con agua y saca unas tijeras, me pone un manto blanco en mi cuello y empieza a humedecer mi cabello para cortar mejor.

Yo no me podía resistir mucho y dejé que lo cortara, esta me hace un buen corte de cabello y se retira.

Deja en mi mesa blanca ropas nuevas y hermosas, que cuando las desdoblo me quede pasmada por lo sublime que se veía. Y junto a esa ropa una caja con una diadema.

Zatrozz salé y dice:

— Su divinidad, ese vestido le quedara hermoso.

Pero entonces nuevamente la puerta se abre y Zastrozz se esconde de nuevo, la vieja Mlroise me ve y hace seguir al Imperio Oromus, y a Goud que no tenía su armadura.

este le dice:

— Déjanos un buen tiempo Mlroises.

Mlroise cierra con llave mi habitación y se va con una sonrisa.

El rey se acerca y me toma de la cintura y con ese aliento asqueroso a alcohol me habla.

— Bueno y como lo prometido es deuda, cumpliré mi palabra, lo haremos aquí y ahora.

Yo buscaba desesperadamente mi cuchillo, pero este se encontraba en el lugar donde yo lo había escondido, ya me era imposible atacarlo.

Sus manos arrugadas tocaban todo lo que quería, Goud miraba como el Imperato me manoseaba y dijo:

— Su Imperato no se afane, aún no se ha dado el veredicto final, usted mismo lo dijo: “¿por qué no hacerlo en público?”

— Goud parece que eras más depravado que yo, pero tranquilo ya llegará tu momento— Dice el Imperato cuando voltea a mirarlo.

Yo esperaba que Zastrozz se percatara de la situación y me ayudara, pero la puerta no se abría, así que cuando la mano del Imperato estaba bajando, yo con todas mis fuerzas luchaba para quitármelo de encima, pero no rivalizaba mi fuerza con la de él, que manoseaba mis pechos y lamia mi cuello.

Cuando sentía que sus dedos tocaban ya mi abdomen bajo y seguía a mi zona intima, sentí algo caliente en mi pecho.

Un líquido bajaba por la túnica blanca y me preguntaba que era.

De inmediato sentía como cesaba el manoseo y mire al Imperato.

Su rostro fue desformado por la hoja de una espada que lo penetraba desde su nuca, y sentía  más liquido caliente en mi abdomen  que resulto ser la sangre del Imperato que mancho mis ropas. La mano de Goud sobre salía por su abdomen y este al verme retira su espada y su brazo por detrás de Oromus y su mano roja goteaba a chorros y dice:

— Dije que no se afanara Imperato.

El cuerpo de Oromus yacía en el suelo inundando mi piso de sangre y manchando mis vestidos.

Yo le miraba anonadada y con mi pecho inflándose muy rápido transpirando y con un ataque de pánico.

Yo me sostenía de la mesita y no sabía que hacer porque Goud se acercaba mientras caminaba por esa alfombra de sangre.

Y me toma de los hombros con esa fuerza, y le observo tranquilo.

Este se acerca y siente mí aliento sobre su cara y me dice:

— Eras demasiado para él mi diosa, lo que tú necesitas es alguien como yo.

Yo quería gritar pero estoy tan endeble que no me salía ningún grito.

Su mano izquierda ensangrentada acariciaba mi rostro, y bajó su mano a mi pecho, y empezó a besarme mi cuello y bajaba lentamente a mi pecho izquierdo, pero yo retome valor y lo golpeé en la cara con mi rodilla y me libro de él.

Pero su mano me agarró, y yo grito para que alguien pudiera escucharme, y este me empuja a la pared y hace golpear mi cabeza con esta y caigo al suelo aturdida.

Goud me toma de mi cuello y me alza haciendo que mis pies no tocaran el suelo.

Y me estrangulaba con su mano derecha, pero cuando perdía conciencia, escucho un golpe y vi a Zastrozz como se imponía ante su hermano menor.

— Eres un bastardo hermano, esa no es la manera de tratar a nuestra diosa— Dice Zastrozz.

Goud se ríe con ironía y dice:

— ¿Todo este tiempo has estado aquí hermano?

Él me observa.

— ¿Eso quiere decir que desde el principio preferiste a mi hermano, eres una… eres una… eres como las mujeres del Imperato. Hermano sabes que te respeto, ¿por qué no lo hacemos entre los dos? Compartiré contigo hermano, esa mujer puede darnos mucha diversión a los dos, hmmm ¿Qué dices? Ella no lo vale tanto ¿Qué dices?

— Tienes razón hermano, podría darnos mucha diversión—  Dice Zastrozz, y yo le veo muy angustiada y con enojo.

Goud sonríe porque sabe que su hermano quería hacerlo también, pero este le reprocha.

— Hermano tienes toda la razón, pero solo lo haría si ella me lo pide, pero lo que estás haciendo ahora es violación, eso es herejía… ¿qué te paso hermano?  Tú eras el más consagrado a nuestra diosa, ¿Qué fue lo que te hicieron?

— Este bastardo me quitaba todas las mujeres que conseguía, no podía tener nada serio con ninguna mujer sin que antes el maldito se las tirara, nunca pude concebir el matrimonio porque siempre pensaba en que el Imperatus se cogiera a mi esposa, ahora ya no puede hacer nada… y todo este tiempo he aprendido que las mujeres tarde o temprano caerían, no importaría que tan orgullosas, duras,  o rudas fueran, el Imperato siempre las doblegaba, no pude aguantar más hermano, solo la quiero a ella… si, a ella, es lo único que te pido hermano, sabes muy bien que nunca te he pedido nada en toda mi vida pero esta vez solo te pido que me dejes estar con ella.

— No Goud, cálmate primero y hablemos.

— ¿Sabes lo desesperante que es  escuchar en todo momentos los gemidos de las mujeres, como se rompen, como caen en un vacío de lujuria sin fin? Te cambia hermano, el Imperato siempre disfrutó de ese lujo, no se le permitía a nadie más, yo quiero tenerlo, yo quiero ahora doblegarlas, atestigüé como sucumbían, veía ese rostro perdido… — Goud cambio su mirada.

— Te propongo algo hermano, toma tú el trono, te ayudare a tomarlo, haré lo que sea por ti pero permíteme tenerla a ella ahora, a mí no me interesa el Esterio Imperio, solo quiero tener eso que el Imperato tenía, juraré lealtad a ti hermano y haré todo lo que me digas hasta que muera, pero solo déjame estar con ella.

— Hermano te diría que sí, si fuera con otra mujer, pero esta mujer no es cualquier mujer, ella es la descendiente directa de calipso.

— Entiendo hermano, la quieres para ti ¿no es así? me imagino que ya la hiciste tuya, eso ya no me vale para mí.

Goud saca de nuevo su espada dorada y la pone contra su hermano.

— Ya me cansé hermano de ser el bueno, siempre te veía con las mujeres que te gustaban, y me abstenía de no hacer lo mismo que tú, podías ofender  las tradiciones de Calipso pero nadie te decía nada, y yo que todo lo obedecía, no obtenía nada, me sentí inútil y muy bajo, ahora que hecho algo realmente bueno en mi vida que fue matar a este maldito, tu entre todas las personas se atreve a negarme el único deseo que tengo.

— Hermano puedes follarte a todas las mujeres del Imperato, no te detendré, pero a esta mujer déjala en paz.

— No, eso ya lo hice, esas malditas siempre lo prefirieron a él o a su guardias, a mí me echaba a un lado, ellas son unas malditas también, me ocupare de ellas luego, lo único que quiero es a una virgen como ella, si es que aun lo es,  es lo único que pido, y tu hermano me estas estorbando, así que por última vez te pido  que te quites, no quiero matarte.

Zastrozz saca su espada y dice:

— ¿Crees que puedas matarme? Es mejor que lo demuestres.

Yo le miraba muy asustada por que cuando se callaron para enfrentarse, truenos salían de sus cuerpos, y mi cabello empezó a erizarse.

Goud dijo:

— Tolls.

Y se sintió un gran estruendo que hizo explotar el cuarto, y retumbo tan fuerte que quede parcialmente sorda. Cuando me recompuse de esa explosión,  vi que Goud se reía porque había asentado un golpe a Zastrozz que lo había mandado muy lejos, aunque no pude ver qué tanto.

Este se acerca para agarrarme del cabello, pero Zastrozz llega a una velocidad imperceptible y golpea a Goud en su rostro enviándolo directamente a  los jardines que Mlroises cuidaba.

Muchos clérigos y monjes salieron para ver que fue esa explosión, y miraba con gran asombro el enfrentamiento de los dos hermanos.

— ¿Te atreviste a utilizar Tolls contra mi hermano?, ¿la técnica que nos enseñó papa?, eres un maldito bastardo.

Zastrozz salta desde la torre a donde se encontraba su hermano, en el jardín de la ciudad que da salida a los campos de los arboles flameantes.

Zastrozz se pone en guardia con su espada dorada, y Goud aunque sin armadura, no dudaba en enfrentarlo.

Ambos hacen que su espada brillara y echaran chispas, y es entonces cuando se mueven.

Zastrozz corre y empieza su ataque, pero estos no surten efecto en su hermano que utilizaba el mismo poder.

Yo solo estaba en shock, no porque me intentaran matar, ni mucho menos porque querían violarme dos veces en este día, más bien era cavilarme la idea de que ellos estaba peleando con truenos y rayos, cosa que es imposible, o que solo ocurre en la ciencia ficción. Y aquí dos semihumanos luchaban a muerte con rayos y truenos, la lógica en este mundo no funcionaba, y no trataría de buscársela, porque era suficiente con ver esa pelea, que lo que sucedía, para mí era absurdo.

Zastrozz gritaba una palabra para que de su espada salieran látigos de luz, —Luxus— El trueno que se expande por la espada de Zastrozz golpea con fuerza a Goud y le deja una quemadura en su pectoral izquierdo, quemando esa parte de su ropa, y enviándolo a una estructura del castillo, como una columna.

Pero Goud se levanta como si nada y sus ojos empiezan a destellar electricidad, y ríe mirando a mi dirección.

— Espera ahí Alizes, mataré a mi hermano he iré por ti.

Mira a su hermano y le grita:

— ¿Eso es todo lo que tienes hermano?, Luxus es la técnica de mamá, hahahahahaha da mucha pena que utilices ese nivel de energía con Luxus.

Goud también hace que su espada se ilumine y se expanda, y grita lo mismo— ¡Luxus!— Y este manda una ráfaga de energía tan grande que destella y emblanquece el lugar, yo me ciego ante tal resplandor y el lugar tiembla.

El látigo de rayos golpea a Zastrozz y crea una hendidura en el suelo y quema las flores cercanas a la pelea.

Los monjes cercanos que atestiguaban la pelea gritaban de dolor, unos se quemaron y otros quedaron ciegos.

Goud se ve altivo y orgulloso, y espera saber que ha pasado con su hermano, pero el polvo producido por ese poder se desvanece y muestra lentamente la silueta de un hombre que ha sido golpeado por algún poder aterrador. Zastrozz se mantiene de pie pero con su armadura estallada, los hombrales dorados se explotaron y parte de su coraza estaba hecha añicos,  un tipo de fuerza repulsiva se formaba en forma de domo y distorsionaba la luz, manifestándose a la vista, como un campo energético.

Este campo evito que el golpe le matara, y Zastrozz se erige y dice:

— Hermano, ya no tendré compasión.

— Muéstrame que es lo que tienes, todos las técnicas de nuestra familia las sé también, no hay nada que no sepa, ¡NADA!— Dice Goud.

— Entonces déjame mostrarte la invocación que padre nos enseñó, sobre el cielo demoledor.

— Si es así déjame ayudarte— Dice Goud y grita— ¡Tolls!

Y envía una ráfaga de aire caliente producido por su poder y lo envía al cielo.

Las nubes negras se forman poco a poco, cada vez que Goud lanzaba esas ráfagas calientes, y Zastrozz le veía muy enojado, porque sentía como le subestimaba.

Un monje de casta blanca viene a mí.

— ¡Alizes vámonos de aquí, estás muy cerca a la pelea, es muy peligroso!

Yo tome el cuchillo envenenado que había ocultado y me fui de ahí con el viejo de cabellera blanca.

Todos corrían para salvarse del cielo demoledor que produciría Zastrozz.

El ambiente frio en la atmosfera y las ráfagas calientes produjo una tormenta, yo me solté de la mano del viejo que quería llevarme a fuera donde estaba los demás huyendo de la pelea. Yo no quería ocultarme; mi intención era ayudar a Zastrozz.

Corrí pasillo abajo con mis vestidos manchados de sangre, para encontrarme con la última planta del castillo y buscar los jardines donde todo ocurría. Los truenos estallaba en los cielos, y los rayos empezaban a electrificar  todo lo que estuviera cerca.

Dentro del castillo la estática comenzaba a molestarme y la electricidad en forma de rayo azul se movía en todas las direcciones. Yo corría buscando desesperadamente encontrar una salida que me llevara a los jardines.

Entonces vi una ventana que estaba temblando por los impactos de rayos que estaba explotando a fuera, y decidí romperlo para salir más rápido por ahí, y caí en unos arbustos que tenía 2 metros de altura. Y me escondí en un arbusto podado que daba justo por detrás de la espalda de Goud.

Yo saqué mi cuchillo y pensaba en apuñalarlo por detrás, pero veía la peligrosidad de Zastrozz, porque aún no lanzaba su famoso Cielo demoledor.

Por detrás de Zastrozz los rayos amarillos se movían en las nubes, un sinfín de truenos y relámpagos se sacudían como hilos que vibraban y resplandecían, los ojos de Zastrozz brillaban, era como dos bombillas y entonces dijo Zastrozz:

— ¡Cielo demoledor!

Y juntó todos esos rayos en un solo punto que es donde se encontraba su hermano, y al caer estalló tan fuertemente que me sacó volando por la fuerza inducida en la explosión y caí cerca a unos árboles, y destruyó todo el jardín, y toda la torre donde estaban los electores y algunos monjes, carbonizo arboles flameantes y empezaba a quemar los arboles donde yo me encontraba, y la onda de choque que aún se conservaba en la explosión me enviaba más lejos.

Retumbó tanto la explosión, que quedé un poco sorda de nuevo, solo un agudo chillido se sentía en mi mente, abrí mis ojos y estaba un poco perdida, la tierra cubría mi cabello y mi rostro, entonces me levanto y  me caigo de nuevo por que  no podía mantener mi equilibrio, y poco a poco escuchaba voces, y el ruido invadía mis oídos.

Sentía calor, cuando mi vista dejaba de ver solo luz blanca, comprendí lo que estaba pasando:

Los árboles que me cubrieron de esa explosión estaban negros y emitía humo y calor, todo estaba quemado.

Yo caminaba apresuradamente para no quemarme los pies y vi que Goud estaba aún de pie, ese maldito había resistido ese poder abrumador.

Yo estaba muy lejos, pero emprendía mi camino hacia él, y una ligera llovizna calmaba el calor del suelo que había soportado adura penas el inmenso estallido del cielo demoledor. Y entre más me acercaba el perfil de Goud no parecía que hubiera resistido ese estallido, más bien cuando llegué de nuevo al jardín que ya no era jardín, vi cómo se las arreglaba para una estar de pie.

El cielo aún se mantenía oscuro, y la lluvia creaba un ambiente incómodo para respirar ese carbón en el aire. Zastrozz también estaba cansado por ese poder que había liberado, entonces Goud dice:

— Ven hermano,  esto aún no ha terminado.

Zastrozz corre contra él y lo enviste, pero los dos escudos se repulsan entre si y se envían el uno al otro en direcciones opuestas, y Goud se levanta primero y empieza a flotar en el aire para decir a toda voz:

— ¡Lluvia de oro!

Y un poder muy contrario a cielo demoledor liberó Goud contra su hermano, pero no se juntaban como uno solo, sino que se dispersaban y destruía todo a su paso, y mil rayos caen en el lugar de Zastrozz que estaba muy cerca de las torres, las albarranas, los miradores, y los matacanas estaban siendo destruidos por los rayos, y Zastrozz no podía defenderse de esos ataques.

Yo corrí con mi daga para apuñalarlo, pero la fuerza de su escudo impide incluso tocarlo, él me ve de reojo sin voltear su cuello, y envía una pequeña ráfaga de electricidad que me pega en mi mano y me tumba. Zastrozz  luchaba para que los rayos se desviaran de él, y expulsaba de nuevo esa barrera que lo protegía, y  flotó como Goud y lo derribó cayendo muy cerca de mí. Goud se levanta y lo patea lanzándolo al bosque quemado.

Y de nuevo lanza esa lluvia de rayos, y Zastrozz cae, Goud grita ¡Tolls! y golpea a Zastrozz.

— ¿Qué es lo que puedes hacer contra mí?, es mejor que te doblegues ahora y no sufrirás demasiado.

Entonces Zastrozz le grita a su hermano — Tolls, malnacido.

Y una gran bola de energía notoria, golpea a Goud que lo enviste  sin poder hacer nada al respecto, y lo incrusta a una pared.

Yo tomo lo que parece una varilla en el suelo medio caliente y lo aviento al aire, Zastrozz se percata de mi idea y utiliza de algún modo su poder telequinetico o magnético, y lo envía a Goud, pero este lo repele mientras sale de la pared donde había quedado, y Zastrozz como hizo aquella vez corre muy rápido y golpea a su hermano en la cara, pero este le resuelve dándole un cabezazo a su nariz, y un izquierdazo, Zastrozz no declina y mueve sus brazos para defenderse y manda jabs a su cara, y un buen gancho a su estómago.

Entonces Goud llama a su espada y esta llega a sus manos, y de un solo golpe con su pie en el pecho de Zastrozz se lo quita de encima, y Zastrozz no veía la suya por ningún lado, es cuando Goud lanza su primer golpe con la espada que la hace electrificar, y Zastrozz que mantenía sus fuerzas hizo que una gran cantidad de rayos cayeran apropósito en él para canalizarla en su puño, y pelea contra el Luxus potente de Goud, y este rompe su espada con su puño y Goud grita— ¡Tolls!,  y Zastrozz también grita —¡Tolls!

Y los dos Tolls se estallan enfrente de ellos, y salen volando, Zastrozz cae a mi dirección y Goud traspasa las paredes y cae donde estaban los monjes que se apartaban de la pelea.

Pero no se detienen y los dos se lanzan a toda velocidad y se dan un puñetazo, se golpean por igual y lanza sangre por la boca, Goud da algunos rodillazos en su abdomen y lo deja un poco afectado, pero Zastrozz se recompone  y da golpes en su mejilla y lanza un cabezazo en su frente. Goud también invoca los rayos en su puño y golpea lo que queda de su armadura para luego hacerlo caer en una ridícula pirueta en el aire.

Me percato donde estaba la espada de Zastrozz y salgo corriendo para tomarla, Goud apaleaba a su hermano mayor, y es entonces cuando nota mi presencia y sale disparado hacia mí, y llega y toma la espada. Pero su hermano Zastrozz no lo deja ni siquiera hablarme y lo agarra por detrás y lo lanza violentamente por el suelo, para luego chocar contra la columna de una capilla.

El cielo estaba lejos de despejarse, y un viento fuerte atravesaba todo el campo quemado donde estábamos, y Zastrozz enviaba su último rayo; el más grande y destructor, y lo impacto sobre su hermano.

La capilla se destruyó completamente.

Le entregué la espada a Zastrozz y este la toma esperando que su hermano se levantara, Goud sale herido y quemado de ese lugar aunque no se notara tanto, pero sale muy herido caminando hacia nosotros.

— ¿Eso es todo lo que te queda?, que triste hermano pensé eras más fuerte, pero fuiste una total decepción— Dijo Goud.

— Hermano no te quiero matar, me estoy conteniendo contra ti, porque si fuera enserio, antes de que dijeras Tolls ya estarías muerto.

Y el cielo tronó y una nubosidad alumbraba, la tormenta aún no se calmaba, Goud tenía otra forma de lazar un trueno y Zastrozz me dijo:

— Corre, huye de aquí.

Y yo me aleje de él y me dirigí al castillo para protegerme y mire algo muy útil.

Goud gritó:

— Esto no te le enseño papá, ¡lanza del trueno demoledor!

Y cae un rayo el doble de grande al que invocó Zastrozz, y lo golpea tan rápido que no me fije en que momento lo había alcanzado,  y  el suelo empieza derretirse a su alrededor y se crea magma en los pies de Zastrozz y el grita, pero su barrera lo protege del rayo pero su calor lo alcanza en su brazo.

Goud no se había dado cuenta lo que yo estaba haciendo, y me abalanzo contra él, y siente como le penetro una varilla en su cuerpo, desde su espalda a su pecho. El me mira y se saca esa varilla como si nada y se acerca a mí, yo retrocedo, pero Zastrozz toma la espada de él que estaba cerca y penetra la espalda de Goud y deja que el rayo le impactara para que se condujera a su cuerpo y enviarle toda esa energía a la espada y quemara  a Goud, aplicaba el mismo principio de cuando atrajo todos sus rayos a su mano.

Goud quería soportar el impacto y Zastrozz invoca más rayos pero menos energéticos que el que atrajo Goud, y más se juntaban para quemar a Goud, y Goud invocó su barrera y trataba de quitarse la espada.

Yo saco mi daga para lanzársela a Goud, y llega a su  pectoral izquierdo, mismo lugar donde tenía quemado por causa de Luxus de Zastrozz.

Entonces el veneno llega a su sangre, y empieza a votar sangre, Zastrozz detiene su ataque y cae echando humos, y muy cansado. Goud podía quemar el veneno de su torrente sanguíneo pero tenía que ralentizar sus movimientos. Así que quedó acostado en el suelo mirando el cielo y muy caliente.

Yo me acerco a él, y saco la daga de su cuerpo, me arrodillo y alzo mi brazo para clavarle el cuchillo en su cabeza.

— No lo mates diosa Alizes, déjalo vivir, mi hermano podría aprender de su lección—dijo Zastrozz

Yo reflexiono. — Este hombre ya está perdido, he visto estos ojos antes, nadie le podrá cambiar de nuevo, ni lo detendrá como lo hiciste tú, ni estando en prisión cambiara su objetivo. El ya no puede ser salvado por la locura de la lujuria.

Y penetro su cráneo con la daga y se lo dejo clavado. Zastrozz me ve y llora.

Goud muere con una sonrisa y con sus ojos viéndome maliciosamente.

Todos los monjes que estaban a salvo de la pelea en el castillo empiezan a recoger a los heridos, atienden a Zastrozz que queda inconsciente y recogen el cuerpo de Goud y el del Imperato Oromus. Yo camino con mi cuchillo y mis túnicas rasgadas y ensangrentadas y negras del carbón por todos los pasajes llenos de persona que corren para auxiliar, al lugar donde se encontraban los electores.

Ellos estaban en la calle, todos reunidos y siendo atendido, y me ven llegar.

Yguest se levanta y grita:

— ¿Qué es lo que ha pasado, porque se enfrentaron los hermanos?

Mlroises me cachete y dice:

— fuiste tú, debiste ser tú la que provocaste que los hermanos se enfrentaran, les pusiste en contra, y de seguro también hiciste que mataran a Imperato Oromus.

— Entonces si hablas, y ves perfectamente— Respondí, mientras me sobaba el cachete.

— Si, y todo lo hice para que no pudieras ser la diosa.

— ¿Por qué lo harías, que te hecho yo?

— No eras lo que esperábamos, eres una total decepción.

Mlroises ve mi cuchillo y alega que lo que tenía en mi mano era prueba suficiente para que fuera una traidora enviada por los Maltuinos. Los electores se levantan y Yguest dice:

— ¿Es cierto eso? ¿Para que tenías un cuchillo? Tienes que decirnos toda la verdad.

— ¿La verdad dicen?, ustedes intentaron desprestigiarme desde el principio, Mlroises hizo que el Imperatus entrara a mis aposentos para violarme, junto con Goud, pero Goud mató al Imperato, porque no quería que él me violara primero, entonces Zastrozz llegó para defenderme de su hermano.

— Mientes, mientes, yo cerré con llave la puerta, él no hubiera podido entrar fácilmente— Dijo Mlroise cayendo en la trampa de mi mentira.

— !Entonces, si aceptas que me encerraste con ellos para que me violaran!

— ¡Mlroises que es lo que has hecho!— Reprocha Yguest, pero ninguno otro le reprocha, era algo extraño para mí.

— Cállate Yguest, tu desde el principio aceptaste sabotear a esta mugrosa mujer, no te hagas el inocente en todo esto.

— ¡Ya basta!— Grita el octavo hombre. — No nos dividiremos ahora, seguiremos con la elección, con o sin el Imperato, somos el concilio de electores, nuestro objetivo siempre ha sido escoger a los de la mejor tonalidad en las castas, sin importas sus elecciones el único que nos puede sacar de este apuro es el elemento… aunque haya provocado este incidente no se librará de su juzgamiento.

El barco dorado que nos trajo se aparece en los cielos, y se acomoda en las torres que sobrevivieron a los estallidos de la pelea.

Como no podía estar siempre en la cúspide de la torre cuando nos trajeron, aparcaron en los puertos de la ciudad de Enemet muy a las afueras del castillo.

El barco surca muy cerca de las barbacanas, y un oficial del barco con el cargo de Torner baja y se presenta  ante mi arrodillándose, yo subí para recibirle y dejo a los electores para hablar en secreto con el hombre.

— ¡Mi diosa escuchamos las explosiones, vinimos lo más rápido posible para la ayuda! ¿Qué ha pasado?

El guardia que estaba como Torner, era el mismo que hablo con migo de su problema con su novia, era un buen hombre así que decidida de dejar todo atrás, y le dije:

— Goud y Oromus han muerto, Zastrozz está herido, así que yo quedaré a cargo de esta nave.

— ¿Come es eso posible?— Me respondió él.

Saco mi cuchillo y lo tiro a los pies del Torner, él ve desconcertado mi acción y me mira con sorpresa.

— ¿Aun están las mujeres en esta nave?

— Si, su divinidad.

— ¿Con cuántos hombres fieles como tú, cuento en esta nave?

—  Somos 30 mi diosa, todos Ereiser, los demás son nobles y consejeros que le sirven al rey, ellos están contra suya.

— ¿Y dónde están ellos ahora?

— Están en las salas del rey con las mujeres.

— ¿Y cuantas mujeres hay?

— 62 mujeres, algunas son hijas, hermanas o esposas de los hombres que le son fieles a usted su divinidad.

— ¿Y vinieron por su cuenta o fueron obligadas por el Imperato?

— Me temo que ya todas se han perdido en su propio placer, hace mucho que ya no son las mismas.

— Ya veo, sabía yo que su raza dorada no serían tan perfectos, muy bien, entonces… recoge ese cuchillo.

Él hombre toma el cuchillo, y yo le digo.

— Mátalas sin excepción, y si imploran piedad, recuerda que ninguna de ellas tuvieron piedad cuando lo hacían enfrente de ustedes con el Imperato.

El hombre sonríe con alivio,  se arrodilla y pone su cuchillo en su pecho jurándome lealtad, y es entonces cuando el hombre le cuenta a los demás lo que tenía planeado y ellos se arrodillan también, y llamo a 16 soldados para que me acompañaran y me los llevo.

Llego donde estaban los electores. Algunos estaban siendo vendados por raspaduras, o quemaduras, el octavo grita. — ¡¿Qué significa esto Alizes!?

— Mátenlos a todos,  menos a la vieja y a esos 3, y lleven a Zastrozz a sus aposentos en el barco, cuídenlo bien.

Los ancianos que formaban parte del concilio pedían explicaciones pero eran degollados por los soldados que envié, los monjes de casta blanca y clérigos que estaban asustados se inmovilizaron del miedo y no gritaron, los únicos que quedaron fueron, Belvet, Yguest, el octavo hombre, y Mlroises.

Escuchaba los gritos de las mujeres en los barcos, y es entonces cuando una canción llego a mi cabeza, y la cantaba muy despacio mientras miraba a los que quedaban, y le dije a uno que trajera a la vieja Mlroises.

— Sáquenle los ojos y córtenle la lengua a esa vieja.

— No por favor, piedad, piedad su divinidad Alizes, por favor no haga eso, yo no tuve elección ellos me obligaron.

— ¿Ellos te obligaron a que metieras a dos hombres en mi habitación para que me violaran?

— Si, ellos me obligaron, también me obligaron a que fingiera ser una ciega y una muda, para poder espiarte mejor.

Yo no la escucho y mando hacerlo.

Ella grita mientras hacen eso y miro a los otros hombres, Belvet se orina encima, y Yguest se asusta de mí, el octavo hombre ni se inmutaba y les digo:

— Ustedes me acompañaran a la elección y anunciaran mi procedencia, seguiremos con el plan, tomare el elemento y les demostrare quien soy, así que no perdamos tiempo y suban al barco, partiremos ahora a Oru.

Los soldados escoltan a los hombres al barco y dejan a Mlroises sin lengua y sin ojos, pero me pudo mi humanidad y no la dejo así, y mande a un soldado para que la matara.

Llore un poco porque me dolió  lo que hice y me abstuve a no hacer un espectáculo y dejo de llorar, y veo como la vieja queda acostada y muerta.

Me dirijo  a mis aposentos destruidos y tomos mis prendas nuevas de vestir y mi diadema.

Y me dirijo a todos los monjes que me temían por mis actos.

— No dirán nada hasta que sea elegida como su diosa, así que pues reconstruyan y esperen mi llegada.

Y me retiro, subo al barco y canto esa canción que tanto resonaba en mi mente:

“Hello darkness, my old friend
I’ve come to talk with you again
Because a vision softly creeping
Left its seeds while I was sleeping
And the vision that was planted in my brain
Still remains within the sound of silence

In restless dreams I walked alone
Narrow streets of cobblestone
‘Neath the halo of a street lamp
I turned my collar to the cold and damp

When my eyes were stabbed
By the flash of a neon light
That split the night
And touched the sound of silence”

And in the naked light I saw
Ten thousand people, maybe more
People talking without speaking
People hearing without listening

People writing songs
That voices never share
And no one dare
Disturb the sound of silence

Fools, said I, you do not know
Silence like a cancer grows
Hear my words that I might teach you
Take my arms that I might reach to you
But my words like silent raindrops fell
And echoed in the wells of silence

And the people bowed and prayed
To the neon God they made
And the sign flashed out it’s warning
In the words that it was forming

And the sign said
The words of the prophets
Are written on the subway walls
And tenement halls
And whispered in the sound of silence

 

Simon & Garfunkel  (The sounds of silence).

Y toda esa matanza sucedía mientras la melodía se paseaba por los más oscuros sueños que tenía en mi mente, las mujeres corrían huyendo de los que querían acabar con ellas, y la sangre escurría por la cubierta, mientras yo murmuraba la canción.

Los electores estaban invadidos por el terror, menos el octavo que se mantenía calmado ante tal situación, y las mujeres desnudas que no veía escapatoria se arrodillaban a los que alguna vez fueron sus esposos o novios, o sus hermanos, pero la espada atravesaba sus cuerpos y caían arrepentidas de haber sucumbido a la maldad de un hombre.

Algunos soldados perdonaban la vida de algunas mujeres, porque tenían sus hijos con ellas que también participaba en sus actos, pero otros que veían ese acto de debilidad en ellos terminaban el trabajo que no pudieron hacer y lo hacían sin piedad.

¿Era eso maldad lo que yo estaba ejerciendo? Mujeres que no tenían oportunidad de ser salvadas, ¿Por qué tenían que hacer todo lo que el Imperatus decía?, entendía su posición, pero algunas que eran desechadas podían regresar a sus vidas, hubieran podido superar ese trauma, o eso pensaba. La violación es una marca psicológica, y funciona de forma inversa a una mujer, las que pierden su virginidad y prueban por primera vez el sexo, quedaban perdidas con aquellos que indujeron su vicio a la delicia. Una droga que ahoga al que no lo pide, solo las fuertes superan ese vicio, ellas eran de admirar, pero estas que desarrollan un gusto por la violación tenían que ser sacrificadas para que no contaminaran al resto, como era el caso de la madre que obligo a la novia del guardia para tener relaciones con el Imperato.

O aquellas amigas que inducían a hermanas de guardias, o esposas, o hijas, un mal que se propagaba por el Imperio Berserker y que era culpa del mismo concilio de electores, que eligieron a Oromus para gobernar, y que dejaban que hiciera eso, esa maldad que rompió la mente de un hombre devoto como Goud.

Eso era imperdonable, así que mis actos aunque no se justificaban para los moralistas, eran necesarios, no mataría aquellas que se opusieran y que aún se mantiene fuerte a la violación, o a la perdición de su juicio, ella seria galardonada por mí, pero las que no le importaba nada, solo por disfrutar ese fruto erótico con quien fuera y en el lugar que fuera morirían sin piedad.

Cuando volamos en la lluvia para dirigirnos al reino de Oru, la canción calma la oscuridad que tenía dentro de mi alma.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.