<- Actualmente solo registrados A- A A+

RW – Capítulo 565

Capítulo 565. Un Retraso

 

La recepción de bienvenida no comenzó hasta el anochecer.

Los invitados fueron recibidos calurosamente en el salón del palacio por Deegan Moya, el primer hijo del Rey del Alba.

Era la primera vez que Yorko asistía a un banquete tan exquisito. Todo el salón, brillante como el día, estaba iluminado por numerosas velas y lámparas de aceite que deslumbraban como estrellas. Había un tragaluz abierto al lado de cada uno de los candelabros que colgaban del techo, lo que disminuyó la humedad de la habitación.

Las mesas cubiertas con telas blancas estaban dispuestas en forma de escaleras llenas de todo tipo de cristalería. Había vinos tintos que brillaban a la luz de las velas y resplandecían como rubíes. El salón estaba tan suntuosamente repleto de espejos de plata y orfebrería que parecía tan magnífico como el palacio del Reino de Graycastle.

Sin embargo, lo que más llamó la atención de Yorko fueron esas nobles damas que deambulaban entre los caballeros.

Algunos eran jóvenes e inocentes, mientras que otros eran corpulentos y maduros. Todas las damas, ya sea con el cabello recogido o no, tenían un mechón de cabello llamativo debajo de los accesorios. Yorko pensó en Denise y se dio cuenta de que era un estilo que estaba de moda entre las nobles del Reino del Alba.

Además de su cabello, la mayoría de las damas llevaban vestidos de seda ajustados que mostraban perfectamente sus elegantes cuerpos. Destellos de luz fugaz centellearon cuando caminaron por la habitación. A diferencia de los vestidos que las chicas normalmente usaban en el Reino de Graycastle, estos vestidos estaban fuera del hombro y cortados sobre las rodillas, seductores y cautivadores.

Yorko estaba encantado. “Ciertamente fue la elección correcta venir aquí.”

En comparación con las reservadas damas nobles en el Reino de Graycastle, las del Reino del Alba se mostraron excepcionalmente cordiales.

Sin embargo, solo mostraron afecto a jóvenes y caballeros guapos, no a simples nobles como él. Pero esto nunca fue un problema para Yorko, ya que jamás confió en su apariencia para atraer a las mujeres.

“Bienvenido al Reino del Alba.” Un joven ligeramente pálido, escoltado por una gran multitud, se le acercó. “He leído la carta de presentación de Roland Wimbledon y el documento emitido por él. Así que, ¿ahora ha unificado todo el Reino de Graycastle?”

No hace falta decir que este hombre fue el anfitrión del banquete, el Príncipe Appen Moya.

Yorko puso su mano sobre el pecho. Como representaba a la familia real del Reino de Graycastle, no estaba obligado a arrodillarse. Yorko estaba un poco sorprendido cuando él hizo una reverencia. Era comprensible que el rey le pidiera a su hijo mayor que fuera el anfitrión del evento, ya que podría verse envuelto en algunos asuntos políticos. Sin embargo, fue un poco descortés dejar que su hijo leyera directamente la carta de Su Majestad Roland. Y lo que es más grave, podría considerarse incluso como una maniobra diplomática malintencionada.

Yorko respondió a la pregunta del Príncipe Appen y luego preguntó de muy mala gana, “Bueno, cómo está tu padre…”

“Está enfermo, muy enfermo.” Appen suspiró. “Por eso no pudo recibirte en persona.”

“Lamento mucho escuchar eso.”

“No te preocupes… Todos en la Ciudad de Glow saben que el rey ha estado enfermo. Colapsó durante un banquete hace un mes y medio y ha estado enfermo desde entonces. Sólo está consciente dos o tres horas al día e inconsciente el resto del tiempo.”

Hace un mes y medio… Eso fue más o menos al mismo tiempo que él partió de la ciudad del rey. “Estoy seguro de que Su Majestad se pondrá mejor. Por favor, no te preocupes demasiado por eso.” Yorko le consoló.

“Gracias.” El príncipe se las arregló para sonreír. “Diviértete. Le pediré al oficial ceremonial que se encargue de su alojamiento más tarde.”

“Gracias.” Cuando Appen estaba a punto de irse, Yorko de repente pensó en el verdadero propósito de su viaje. Se aventuró rápidamente. “Su Alteza, ¿qué hay de la alianza entre el Reino del Alba y el Reino de Graycastle?”

“Yo también he oído hablar de este asunto. Pero mi padre se encuentra demasiado débil para lidiar con asuntos políticos. Esperemos hasta que se mejore.”

Yorko se sintió un poco aliviado después de que el príncipe y sus compañeros se marcharon.

Parecía un embajador bastante competente por naturaleza. No cometió errores notables durante su primer encuentro con un miembro de la familia real de alto rango, aunque las cosas no salieron tan bien como había esperado. Sin embargo, en realidad no le molestó, porque de todos modos viviría en la ciudad durante mucho tiempo y Moya IV no podría permanecer enfermo durante los próximos años.

En cambio, él aprovecharía esta oportunidad para prestar más atención a las bellezas en el salón.

“Nos volvemos a ver, Señor Embajador.” Mientras Yorko reflexionaba, escuchó una voz familiar que venía de atrás.

Sorprendido, se dio la vuelta abruptamente y encontró a Denise Payton, la mujer de negocios con la que había pasado mucho tiempo en el camino hacia aquí.

“Cómo es que…”

“Te dije que nos volveríamos a ver.” Sonrió mientras levantaba una copa de vino tinto. “Salud, por nuestro reencuentro.”

Yorko miró apresuradamente a su alrededor para asegurarse de que ningún noble estuviera mirando en esa dirección.

“¿Estás buscando a mi marido?” Denise levantó las cejas. “Relájate. No tiene derecho a asistir a esta recepción.”

“Eso quiere decir…”

“Soy yo quien maneja a la Familia Payton, no él,” dijo Denise sin rodeos, “y hay más que suficientes sirvientas para que él pueda disfrutar. No tiene permitido buscar placer afuera sin mi permiso.”

Esa es la razón… El corazón de Yorko se aligeró. Parecía que Denise era la verdadera heredera de la Familia Payton. Para heredar la familia, la hija normalmente buscaría una pareja, a menudo un noble decaído, para que viviera con ella. Debido a la gran diferencia en estatus, generalmente era el hombre quien cambiaba su apellido.

“Deberías habérmelo dicho antes.” Yorko puso una mirada de alivio. “No quiero separar a una pareja tan amorosa e interferir en su relación especial.”

“¿De verdad?” Denise sonrió. “No fue especial cuando me tendiste la mano.” Ella hizo una pausa y luego preguntó, “¿Tienes planes para después del banquete?”

“Bueno, supongo que no,” contestó Yorko mientras enrollaba un brazo alrededor de su delicada cintura, “si me invitas.”

“Entonces conozco un buen lugar.”

“Todo depende de ti, cariño.”

*******************

Después del banquete, Otto apartó al Príncipe Appen hacia un lado, luciendo bastante confundido. “No lo entiendo, Su Alteza. Incluso si Su Majestad está enfermo, todavía puede establecer una alianza con el Reino de Graycastle, ya que esto es lo que su padre tiene la intención de hacer. ¿Por qué quieres dejar de lado el asunto? Con la iglesia presionándonos, no es una buena idea luchar solos.”

“¿He oído que papá te pidió que te reunieras con Timothy Wimbledon en vez de con Roland Wimbledon?”

“Nos estamos aliando con el Rey de Graycastle. El embajador también ha confirmado que Roland es el nuevo rey.”

Appen Moya asintió. “Hiciste un gran trabajo en el viaje confidencial al Reino de Graycastle. Pero tengo mis propios pensamientos sobre la alianza. Déjamelo a mí.”

“¡Su Alteza!”

“No lo entiendes.” Appen interrumpió. “Es por el bien del Reino del Alba…”

“¡Es por la seguridad del Reino que necesitamos a alguien que nos ayude a detener los ataques de la iglesia!”

“¡He dicho que me lo dejes a mí!”

Appen no pudo evitar levantar la voz.

“Lo siento. Perdí la compostura.”

Como el príncipe insistió, no tuvo más remedio que aceptarlo. Justo cuando se dio la vuelta, Appen lo cuestionó de repente. “Somos amigos, ¿no?”

Otto guardó silencio por un momento y luego respondió, “Sí. Andrea, Belinda, Oro y yo… todos somos tus amigos.”

“Si padre no lo logra,” dijo Appen lentamente, “me ayudarás a subir al trono, ¿verdad?”

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.