<- Actualmente solo registrados A- A A+

RIW – Capítulo 10

Capítulo 10: Insensible

 

Han Qingwu solo se dio cuenta de que Yuan Chuling estaba aquí cuando escuchó su voz.

Viendo que había traído su mesa y su silla, soltó una risa con una sonrisa fascinante en su cara. Su redondo y amplio pecho también se movía hacia arriba y abajo, haciendo que los ojos de Yuan Chuling formasen una línea recta.

“Mientras el Maestro Hu lo permita, entonces naturalmente te daré la bienvenida”. Después de mirar a Yuan Chuling durante un breve momento, Han Qingwu se giró para mirar a Tang Xiu al costado y asintió con la cabeza con una ligera sonrisa: “Tú y Tang Xiu id al fondo del aula para sentaros, os presentaré a todos”.

Viendo que Han Qingwu estaba dispuesta a aceptarlo, Yuan Chuling fue incapaz de contener su alegría mientras entraba rápidamente en el aula.

Después de que Tang Xiu y Yuan Chuling se establecieron en sus asientos, Han Qingwu comenzó a presentarlos a la clase.

Cuando Han Qingwu presentaba a Tang Xiu, se podía escuchar un silbido en el aula mientras todos se susurraban unos a otros durante el debate.

Claramente escuchando la discusión, hizo oídos sordos, pero la cara de Yuan Chuling se puso verde de ira. Si no fuera por Tang Xiu tirando con fuerza de la esquina de su camisa, habría saltado de rabia.

Afortunadamente, Han Qingwu era fuerte en el manejo de situaciones; con una ligera tos, el aula volvió a su serenidad anterior. Miró disculpándose con Tang Xiu antes de pedirle a la clase que sacara su examen mensual y lo revisara.

Sin embargo, lo que asombró a Tang Xiu fue que Han Qingwu en realidad estaba usando el inglés para dirigir su clase sin siquiera usar media palabra china, hasta el punto de que no entendía ni una sola palabra de lo que estaba diciendo incluso después de unos minutos de la lección.

No era que el inglés de Tang Xiu fuera deficiente, o que su audición tuviera problemas, sino simplemente porque no estaba acostumbrado a ello, y que no esperaba que algún profesor utilizara el inglés para impartir sus clases en la escuela secundaria.

Yuan Chuling también estaba perplejo después de escucharlo. Él quiso cortar la lección de Han Qingwu por un tiempo, o preguntarle al estudiante a su lado qué estaba pasando, pero viendo que todos estaban prestando atención a la lección, no pudo evitar forzarse a prestar más atención también.

Después de tres minutos, Tang Xiu había dejado de escuchar la lección y decidió sacar su diccionario de inglés para leer. Esto se debía a que, aunque era capaz de escuchar claramente cada palabra que Han Qingwu estaba diciendo, era incapaz de entender algo de lo que había dicho, por lo que se dio cuenta de que la cantidad de vocabulario que conocía era muy limitada, decidió aprender más primero para llenar su conocimiento de vocabulario.

Cuando Yuan Chuling vio que Tang Xiu no estaba concentrando su atención en la lección sino leyendo el diccionario, estaba encantado e inmediatamente imitó lo que estaba haciendo sacando un diccionario de Oxford muy grueso, y comenzó a hacer un acto de lectura.

Aunque Han Qingwu estaba explicando las soluciones a la prueba de papel, su atención siempre se centró en Tang Xiu. Cuando Han Qingwu se dio cuenta de que Tang Xiu no podía persistir más de diez minutos y dejó de escuchar la lección, su cara reveló involuntariamente una expresión desanimada cuando su espíritu inicial cayó al punto más bajo.

A lo largo de toda la lección y hasta que terminó, había mirado a Tang Xiu, pero este había enterrado su cabeza en el diccionario todo el tiempo y ni una sola vez la levantó, causando que Han Qingwu se sintiera totalmente decepcionada.

Cuando sonó la campana para el final de la clase, Han Qingwu salió precipitadamente del aula casi al mismo tiempo.

Tras la partida de Han Qingwu, el aula, antes tranquila, se llenó de vida inmediatamente.

“Escuchar la lección de la Profesora Han es tanto un dolor como un placer. No podíamos entender lo que ella estaba explicando, pero tenemos que actuar como si entendiéramos para no decepcionar a la Profesora Han”.

“Tienes razón, aunque no podamos entender nada de lo que acaba de decir, escuchar la voz de la Profesora Han es una especie de placer. Además, aún tenemos la oportunidad de ver la maravillosa figura de la Profesora Han”.

“¡Yi, por qué estos dos bastardos son tan insensibles al no prestar atención cuando asisten a la lección de la Profesora Han!”

Los estudiantes de la clase 10 todavía estaban discutiendo sobre el ‘Arte de escuchar en clase’ cuando vieron involuntariamente que tanto Tang Xiu como Yuan Chuling en realidad sostenían su diccionario de inglés para leer, enojándolos mientras los rodeaban indignados, uno por uno.

Yuan Chuling había querido participar en la conversación cuando escuchó a sus compañeros hablar del ‘arte de escuchar en clase’, pero nunca habría pensado que los estudiantes de la clase 10 se meterían de repente con él y Tang Xiu, y sintió que lo apuñalaron por la espalda a pesar de que estaba acostado.

“Recién llegado, estamos hablando de ti, ¿por qué te haces el sordo?”.

Yuan Chuling abrió la boca y estaba a punto de reconocer su error, ya que estaba en un nuevo entorno y no quería causar ningún problema, pero antes de que pudiese pronunciar una palabra, una peculiar voz resonó junto a su oído cuando el diccionario de inglés que tenía en la mano fue golpeado contra el suelo.

“¡Tú!”Yuan Chuling ya estaba de buen humor al principio y no soportaba este tipo de actitud, lo que le hizo ponerse de pie, respirando con dificultad.

El estudiante que provocó a Yuan Chuling claramente no esperaba que su temperamento se encendiera tan fácilmente, porque cuando se puso derecho, su estatura supresora hizo que el estudiante se tambaleara y retrocediera unos pocos pasos. Si no fuera porque alguien se paró detrás de ese estudiante para sostenerlo, ya se habría caído sentado en el suelo.

“Gordito, no olvides las cosas que me dijiste cuando estabas en el pasillo”. Justo cuando Yuan Chuling quería matar al pollo para advertir al mono destrozando adecuadamente a ese estudiante, la tranquila voz de Tang Xiu resonó repentinamente junto a su oreja.

“Oye cobarde, te están intimidando y tú sigues esquivando, ve y pelea si tienes agallas”. Justo cuando Yuan Chuling estaba preparado para detener sus acciones, una voz penetrante resonó una vez más en el aula. Esto hizo que Yuan Chuling, que acababa de enfriarse, volviera a enfurecerse.

Sin embargo, Yuan Chuling tenía una extraña expresión en su cara cuando miró a la persona que gritaba, y miró perplejo a Tang Xiu.

Esto se debió a que la persona que se burló y ridiculizó a Tang Xiu no era un extraño sino su primo Su Xiangfei.

Yuan Chuling ya lo habría abofeteado si fuera otra persona, pero como la otra parte era el primo de Tang Xiu, naturalmente necesitaba buscar la opinión de Tang Xiu.

Sólo cuando Tang Xiu vio a Su Xiangfei recordó que él estaba estudiando en la clase 10. Viendo la rabia en la cara de Su Xiangfei, Tang Xiu no pudo evitar reírse: “Su Xiangfei, ¿estás seguro de que quieres seguir jugando a este juego? Si crees que sería más interesante de esta manera, entonces no me importa seguir jugando este juego contigo”.

Escuchando esas palabras, el cuerpo de Su Xiangfei tembló de manera incontrolable mientras recordaba inconscientemente la escena en la que fue llevado a la comisaría de policía ayer por la tarde.

En ese momento, Tang Xiu parecía haberle dicho exactamente las mismas palabras antes de que el incidente se volviera incontrolable, lo que provocó que toda su familia fuera llevada a la comisaría de policía.

Su Xiangfei quiso responder, pero bajo la mirada aguda de Tang Xiu, se quedó inmóvil y no se atrevió a decir una palabra. El incidente de ayer por la tarde había dejado una profunda experiencia traumática en él.

“¿Por qué siguen ahí parados, pidiendo una paliza?” Un claro y fuerte grito resonó repentinamente detrás de Su Xiangfei mientras dudaba si seguir luchando con Tang Xiu.

“¡Cheng Yannan, yo no te provoqué esta vez, así que no te metas en los asuntos de los demás!” Su Xiangfei contestó como un reflejo condicionado mientras escuchaba la voz desde su espalda.

“Si no me provocaste, ¿qué hacían la escoba y el recogedor encima de la puerta del aula? ¡No creas que no puedo adivinar que fuiste tú!” Cheng Yannan agarró rápidamente por la espalda el cuello de Su Xiangfei y le dio un resoplido frío.

Su Xiangfei no esperaba que Cheng Yannan tomara medidas sin decir nada más, ya que su cara se volvió blanca cuando le agarraron el cuello, y dijo en voz alta: “Cheng Yannan, si sigues tocándome, encontraré gente en la sociedad para que se ocupe de… ahhhhhh…”

Antes de que Su Xiangfei pudiera completar su sentencia, escuchó un frío resoplido de Cheng Yannan, y después, su cuerpo fue lanzado al aire mientras volaba incontrolablemente hacia atrás.

Después de unos segundos, Su Xiangfei cayó pesadamente al suelo con un fuerte ruido sordo y polvo volando por todas partes.

“¡Cheng Yannan, perra, me tiraste junto al cubo de la basura otra vez!” Justo cuando a todo el mundo le preocupaba que Su Xiangfei resultara herido por la caída, se escucharon dos sonidos ‘pui pui’ de él cuando empezó a insultarla.

“¡Si tu boca sigue soltando palabras tan degradantes, no me importa volver a tirarte a la basura la próxima vez!” Dijo con dureza Cheng Yannan mientras miraba fríamente a Su Xiangfei.

Al escuchar las palabras de Cheng Yannan, Su Xiangfei parecía como si le estrangularan por el cuello con la cara enrojecida, sin atreverse a pronunciar una sola palabra.

Con Su Xiangfei, su líder, siendo atendido, el resto de los estudiantes se enfurecieron pero no se atrevieron a decir nada; las miradas en sus ojos cuando observaban fijamente a Cheng Yannan eran como si escupieran fuego.

Cheng Yannan parecía estar satisfecha con los efectos de matar a una gallina para advertir a los monos y barrió su mirada a través del resto de los estudiantes mientras decía en voz alta: “Cada uno de ustedes aquí, mejor que lo recuerden, Tang Xiu y Yuan Chuling son mis buenos amigos. Así que si alguien se atreve a confrontarlos o burlarse de ellos la próxima vez, definitivamente iré a una buena ronda de combate en su contra”.

Cuando terminó de decir su pieza, Cheng Yannan le dio una palmada casual en el hombro a Tang Xiu y le dijo con voz clara: “¡Como hombre, debes ser más agresivo, o no podrás sobrevivir en la sociedad!”.

“Pero no se preocupen, mientras yo esté por aquí, les garantizo que nadie en clase los intimidará a los dos. Si hay alguien que los intimida o ridiculiza, siéntanse libres de decírmelo y definitivamente les ayudaré a ajustar cuentas”. Cheng Yannan volvió a hablar sola, incluso antes de esperar la respuesta de Tang Xiu y Yuan Chuling.

Las palabras de Cheng Yannan fueron como un dolor de muelas para Su Xiangfei mientras miraba a Tang Xiu con los ojos llenos de celos.

Su Xiangfei no podía entender por qué siempre había gente ayudando a Tang Xiu cuando tenía problemas.

Cuando Tang Xiu no tenía salida en su propia casa ayer por la tarde, la policía vino a ayudarlo; cuando su padre quería expulsar a Tang Xiu de la escuela, la Profesora Han estaba allí para protegerlo; incluso esta vez, cuando Tang Xiu fue transferido a su propia clase hoy y quería darle una lección inolvidable, Cheng Yannan realmente se destacó por él.

La farsa vino y se fue como el viento. Cuando sonó la campana para el comienzo de la lección, los estudiantes que rodeaban a Tang Xiu y Yuan Chuling se dispersaron y regresaron a sus asientos. En ese momento, Yuan Chuling aún no había reaccionado a lo que estaba sucediendo.

“Hermano Mayor, ¿me he vuelto un poco más guapo otra vez? Si no, ¿por qué Cheng Yannan sobresalió para salvarnos?” Después de un buen rato, Yuan Chuling comenzó a tirar del brazo de Tang Xiu con una expresión narcisista.

“Espera y ve al baño cuando la lección termine y sabrás si te has vuelto más guapo o no”. Tang Xiu le disparó a Yuan Chuling en un ojo mientras respondía con un tono de asco.

Había una sonrisa en la cara de Yuan Chuling después de escuchar esas palabras, y justo cuando quería contraatacar, se dio cuenta de que Tang Xiu había vuelto a llevar su atención sobre el diccionario de inglés, así que sólo podía renunciar a ese pensamiento.

 

 

Descarga:

10 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.