<- Actualmente solo registrados A- A A+

SM – Capítulo 20

 

Capítulo 20: Batalla Contra un Simio Blanco.

 

—Lástima que no he encontrado ningún engendro demoníaco en la octava etapa, son los únicos que valen millones de píldoras de convergencia de energía.

Yang Qi suspiró y guardó el núcleo de la araña caza diablos. —«Mientras más engendros demoníacos enfrente, más podré ayudar al clan. Sin mencionar que me ayuda a entrenar. Ya mi base de cultivo está en el nivel de las Armas de Energía, ya no tengo que preocuparme por expertos en la séptima etapa. Solo aquellos en la octava pueden causarme problemas. Dicho esto, si me encontrara con un grupo de engendros demoníacos en la octava etapa podría terminar muerto.

De momento no temía enfrentar a los engendros demoníacos en uno contra uno. ¿Pero un grupo grande? Esa era otra historia. Por ejemplo, había estado bien luchando contra la araña caza diablos de la séptima etapa. Pero de haber estado enfrentando a diecisiete o dieciocho de ellas, no habría tenido más opción que escapar.

Al fin y al cabo, las arañas caza diablos podían disparar su seda al aire y hasta atrapar a las poderosas águilas y tumbarlas al suelo.

—No tiene caso preocuparse. Simplemente me adentraré más en las montañas. Si consigo a un engendro demoníaco en la octava etapa que valga millones podré aliviar gran parte de la presión de mis hermanos mientras intentan restaurar los activos del linaje.

Apretó los dientes y se siguió adentrando en el bosque.

Mientras tanto, seguía lloviendo, y se escuchaban los tronidos ocasionales a lo lejos, los cuales sacudían las montañas. De vez en cuando un relámpago caía a algunas porciones de ellas y desataba más inundaciones. A estas alturas, Yang Qi ya estaba bien adentrado en las Montañas Cadáver Negro. Solo los expertos al nivel de Maestros de Energía se atreverían a adentrarse tanto.

¡ROOOOOOAAAR!

Repentinamente se escuchó el sonido de alguna bestia enorme desde un área inundada cercana.

—¿Qué es eso? Suena bastante fuerte. —Las ondas sonoras causadas por el rugido dejaron los oídos de Yan Qi zumbando.

Entonces entró en acción, convocó sus artes energéticas y logró avanzar cientos de pasos con un solo movimiento. Procedió con cuidado de evitar los rápidos hasta llegar a un risco con una enorme cascada. El sonido de la caída del agua sobre las rocas sonaba como un enorme ejército de hombres y caballos marchando.

Sorprendentemente, Yang Qi pudo ver de inmediato a un engendro demoníaco que estaba al fondo de la cascada, parecía estarse bañando.

Pero la verdad… era que la criatura estaba practicando posturas marciales.

Esa era la fuente del rugido que acababa de escuchar.

Era un gigantesco simio, tenía la altura de tres humanos juntos, con un pelaje blanco y ojos verdes. Casi parecía algún tipo de fantasma maligno, estaba de pie sobre una gran roca bajo la cascada y practicaba puñetazos que hacían salpicar el agua por todos lados.

Ya que la cascada tenía trescientos metros de altura, era fácil imaginarse lo poderosa que era la fuerza del agua que caía abajo. Probablemente suficiente para destruir pequeñas montañas, pero la energía que salía de las palmas de este simio blanco era más que suficiente para hacerle frente.

¡ROOOOOOAAAR!

En cuando Yang Qi vio a la bestia, esta se sacudió como si hubiera sentido algo. Entonces volteó por encima del hombro, y sus ojos se fijaron directamente hacia dónde se ocultaba Yang Qi.

Era casi como si nada pudiera ocultarlo de él.

En ese instante, Yang Qi sintió una fuerza misteriosa que se fijaba en su alma; sabía que, aunque escapara mil kilómetros, no podría quitarse de encima a este simio blanco.

—«¿Fijación de Alma de Mil Kilómetros? ¡Joder! Este simio no es cualquier cosa. Sus artes energéticas y su base de cultivo han llegado casi a la perfección. Probablemente está muy por encima de mi padre, sin mencionar mi propio nivel. ¡No soy rival para él! ¿Me pregunto si estará al nivel de un Maestro de Energía?»

Claro, no tenía interés en comprobar su teoría, así que se volteó para partir.

Sabía que no podría encargarse de esta criatura, de hecho, ni siquiera su padre podría. Un oponente capaz de usar la Fijación de Alma de Mil Kilómetros era simplemente demasiado poderoso. Era una técnica que solo se podía usar tras alcanzar la cumbre de las artes energéticas, hacía que uno fuera extremadamente sensible a las fluctuaciones de energía, tanto que se podían fijar los sentidos en un enemigo y seguirle el rastro por decenas de cientos de kilómetros.

Solo los expertos en la novena etapa, o quizás en la cumbre absoluta de la octava podían usar tal habilidad. Era un nivel muy por encima de Yang Qi. Quizás se habría arriesgado de haber estado ya en la séptima etapa. Pero estando apenas en la sexta, estaba totalmente seguro de que terminaría muerto.

Más que eso, este no era un humano. Era un simio gigantesco, tan enorme que su energía verdadera probablemente era tres o cuatro veces más que la de un experto promedio al mismo nivel.

Lamentablemente, aunque Yang Qi solo se quería ir, al parecer el simio tenía otros planes.

La bestia dejó salir una palmada mientras rugía, y envió una corriente de energía hacia las aguas del lago a su alrededor. En ese instante, el agua y la energía se juntaron y se convirtieron en un dragón que daba vueltas y se lanzaba hacia Yang Qi con las fauces bien abiertas. Este llegó sobre Yang Qi en apenas unos instantes, quien estaba a tres mil metros de distancia.

—¡Oh no!

Yang Qi se puso en movimiento al instante, como una piedra lanzada por una catapulta.

Tras otro momento, la “boca” del dragón de agua se cerró sobre el árbol en el que había estado parado y lo hizo añicos.

Yang Qi podía ver claramente que, si esa “boca” le hubiera golpeado, sería él quien habría terminado hecho añicos.

—«¿Un solo ataque avanzó tres mil pasos?» —pensó conmocionado—. «¡Qué artes energéticas tan increíbles!»

El supuesto Puño Divino de Cien Pasos recibía su nombre por ser una habilidad usada para proyectar su energía destructiva a una distancia de cien pasos. Pero después de dicha distancia, la energía verdadera simplemente se disipaba.

Con las artes energéticas y la base de cultivo actual de Yang Qi, era de hecho capaz de golpear cosas a quinientos pasos de distancia, ese era su límite. Pero tres mil pasos era una distancia demasiado enorme como para siquiera contemplarla. Este simio blanco realmente estaba lejos, pero lo había atacado de manera aterradora con sus artes energéticas.

—¿Hmm? —el simio blanco claramente estaba sorprendido de ver que Yang Qi había logrado evadir su golpe. Pero solo sonrió de manera feroz y reveló un montón de colmillos espeluznantes. El pelaje blanco de su cara también pareció elevarse, el agua no le hacía nada.

Luego se lanzó por el aire y salió volando de la cascada, un par de alas dorados que lo hacían ver como un enorme Ruc[i] aparecieron en su espalda. Estas eran mucho más grandes que las Alas de la Grulla Blanca, y claramente eran más poderosas también.

—¿Artes energéticas de Ruc?

El simio blanco ya estaba descendiendo sobre él, casi antes de que pudiera reaccionar, sus puños desataban unos niveles impresionantes de energía.

El aire alrededor de Yang Qi empezó a dar vueltas repentinamente en un vórtice que lo dejó atrapado como si de ataduras se tratasen, parecía como si fuera un pequeño bote a remos ante una enorme ola inescapable.

La muerte y la destrucción estaban por golpearlo de frente.

Lo que era peor, sabía que sus propias artes energéticas no eran nada comparadas a las del simio. De hecho, si este simio apareciera en Fuerte Yan, el único que podría hacerle frente sería el Magistrado de la Ciudad Yan Gufeng.

—¡MUERE! —gritó Yang Qi con su espíritu combativo en alza. Sabía bien que la única opción en este momento era apostarlo todo en la batalla. Sus músculos se tensaron, convocó la Fuerza del Mamut Divino Supresor Infernal, y un aura como la de un dios diabólico hizo erupción, algo tan monstruoso que atemorizaría incluso los corazones de demonios y fantasmas.

Su Lanza de la Deidad Infernal se materializó en su mano y la dirigió directamente hacia la garganta del simio blanco.

El simio blanco quedó claramente impactado; podía sentir muy bien la naturaleza destructiva de la Lanza de la Deidad Infernal, la cual contenía una energía verdadera que pesaba directamente sobre su alma.

Un flujo de agua hizo erupción en su mano al instante y formó un garrote que usó para enfrentar la Lanza de la Deidad Infernal.

Cuando las dos armas chocaron, la fuerza empujó a Yang Qi hacia atrás y deshizo su lanza. El poder del enorme garrote también entró a sus meridianos y perforó su mar energía, cosa que lo hirió seriamente e hizo que se escucharan sonidos de crujidos desde el interior de su cuerpo.

—«¡Mamut de relámpagos!» —gritó en su mente. En ese instante, el poder del mamut de relámpagos recorrió su cuerpo para reparar sus meridianos.

Debido a la increíble presión bajo la que estaba, fue justo en ese momento que la cuarta partícula en su interior finalmente despertó, para que su Fuerza del Mamut Divino Supresor Infernal ascendiera una vez más. En apenas un parpadeo, sus extremidades y sus huesos empezaron a pulsar con la bendición del poder de cuatro antiguos megamamuts.

—¡Lanza! —gritó. Su Lanza de la Deidad Infernal apareció una vez más. Y al mismo tiempo, su mar de energía empezó a arder mientras surgían vórtices infernales para darle poder a su lanza. Entonces atacó sin vacilar, la lanza se movió como una simple figura borrosa con una velocidad diabólica hacia el pecho del simio.

El simio blanco jamás se hubiera imaginado que su oponente ascendería justo en medio de su combate, y que sus artes energéticas incrementarían de manera tan masiva. Aun así, no tenía intenciones de dejar ir a Yang Qi. Claramente veía a Yang Qi con mucho valor; las artes energéticas que el simio cultivaba le requerían absorber la energía verdadera de personas como esta.

Y su comprensión del cultivo sobrepasaba por mucho a los humanos ordinarios.

Su garrote de aguas repentinamente se retorció como bajo los vientos de tormenta y volvió a impactar a la Lanza de la Deidad Infernal. El ataque fue bloqueado, pero un aura como proveniente del infierno se vertió al alma del simio blanco y desestabilizó su energía verdadera.

Yang Qi aprovechó la oportunidad para volver a atacar y convocó una decena de Lanzas de la Deidad Infernal para crear un despliegue que mandó disparado hacia el simio blanco.

También se elevó por el aire como un ave y desató seis movimientos del Puño del Rey Invencible, cada uno iba contra una de las áreas vitales en el cuerpo del gran simio.

¡ROOOOOOAAAR!

Al parecer este simio nunca había experimentado una humillación como esta. Dejó salir un rugido furioso, levantó el garrote y desató sus artes energéticas para convocar una masa interminable de aguas que crearon una especie de muralla formada por numerosas capas. Las Lanzas de la Deidad Infernal entonces golpearon la muralla y destruyeron una capa tras otra, por lo que el muro entero se estremeció. Pero estaba hecha combinando elementos suaves y duros, por lo que a pesar del poder de las lanzas, estas terminaron disipándose sin poder terminarla de destruir.

—¡Montaña! —aulló el simio. Su energía se avivó y envió grandes cantidades de agua por el aire hasta formar una montaña que envió hacia Yang Qi.

Era una montaña tan enorme que Yang Qi no tenía la más mínima esperanza de evadir el ataque.

—Muy bien, —dijo Yang Qi—, veamos que más puedes hacer. —Extendió sus manos sin inmutarse y convocó la Fuerza del Mamut Divino Supresor Infernal para enfrentar la montaña que se avecinaba.

 


[i] El Ruc es un ave mitológica que aparece en muchas culturas asiáticas, es básicamente como un águila gigante, pero como en toda mitología, hay muchas versiones.


Donación. Frozzy. Sage Monarch
Descarga:

9 Comentarios Comentar

  1. Tadeo_MTZ

    Lector

    Nivel 22

    Tadeo_MTZ - hace 3 semanas

    Justo cuando me estoy quejando de que todo me parecía sencillo y sin emoción …😞
    Llegan con un simio 🐒 blanco gigante, con poderes de RUC 🦅, además de un maestro en agua control 🐳orgulloso y come humanos 😈…

    …🤐 Me cerró la boca señor ….
    .
    .
    .
    Gracias por el capítulo 😊

  2. Nelson Chavez

    Lector

    Nivel 1

    Nelson Chavez - hace 3 semanas

    Gracias por los capitulos Sr Frozzy, lastima que ya estoy al dia v’:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.