Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

SM – Capítulo 219

 

Capítulo 219: Asesinato Descarado.

 

—Muy bien. Entonces colocaré la Pagoda del Gran Emperador dentro de ti. Si tan solo tiemblas de manera extraña, la detonaré y te destruiré. —Después de entrar a la pagoda, hizo que se redujera de tamaño hasta ser una diminuta partícula, luego flotó hacia la frente de Muchosríos Zar de la Plaga.

Este se estremeció, sabía bien que ahora estaba completamente bajo el control de Yang Qi.

Con la Pagoda del Gran Emperador en su cabeza, si explotaba erradicaría su alma, y de verdad perdería su vida. Aún sin la Pagoda del Gran Emperador, sabía bien que no era rival de Yang Qi. Era un Legendario de Espacio y Vacío, pero no podía llevar a cabo teletransportaciones mayores, por lo que si se prolongaba una pelea contra Yang Qi eventualmente terminaría perdiendo.

Suspiró, se elevó fuera del agua y entonces empezó a dirigirse hacia la isla móvil del Templo de Peste Sombría.

En algún lugar de ese continente diminuto había un templo antiguo decorado con oro y jade espectaculares, con suelos hechos de un cristal resplandeciente, sin la más mínima mancha o polvo. Allí había una mujer hermosa vestida en ropas casi transparentes; era obvio que el maestro de este lugar se permitía todo tipo de vicios y lujos.

El neófito sagrado Huang Hou de la Sociedad del Príncipe Heredero estaba allí, al igual que Lei Tao y Xie Feng, y el grupo se encontraba discutiendo con un joven. Ese joven estaba sentado en un trono con dos mujeres hermosas y coquetas a su lado que le estaban masajeando el cuello y los hombros. Tan solo ver la escena era suficiente para incitar envidia y celos en la mayoría de los hombres.

El joven parecía emitir algo vil. Sus ojos resplandecían con malicia y ferocidad, y también parecía rebosar con el poder de las cinco fases. De hecho, lo rodeaban varias capas de formaciones de hechizos que hacía que fuera imposible emboscarlo. Obviamente era un Legendario de las Cinco Fases.

Desde la perspectiva de Huang Hou, el hombre parecía como si se moviera constantemente de un lado a otro entre diferentes capas del espacio. Era imposible fijar su posición aún con voluntad divina, lo que quería decir que atacarlo era prácticamente imposible.

Esta obviamente era la persona más poderosa del Templo de Peste Sombría, el señor del templo.

—Muchasombras Zar de la Plaga, —dijo Huang Hou—, este acuerdo entre nuestras organizaciones involucra una suma enorme. Voy a tener que darte todos los núcleos demoníacos que hemos acumulado a cambio de piedras espirituales. De hecho, el Príncipe Heredero incluso viajó a un reino de diablos demonios para matar a un conde. Sabes lo valioso que es el núcleo demoníaco de un diablo demonio de Estrella Astral. Además de eso, tenemos unos trescientos núcleos demoníacos de varios niveles Legendarios. Y si se trata de núcleos demoníacos de Usurpación de Vida, son prácticamente incontables.

—Ya veo, —dijo Muchasombras Zar de la Plaga mientras se lamía los labios y su aura demoníaca pulsaba. Apenas y podía aguantarse las ganas de atacar a estos tres estudiantes cuando mencionaron el núcleo demoníaco de un Legendario de Estrella Astral. Pero temía demasiado al Príncipe Heredero, quien era básicamente la persona más poderosa del mundo después de los Grandes Sabios. —No me digan que el Príncipe Heredero no tiene nada mejor que eso. ¿Qué hay del núcleo demoníaco de un Legendario de Perpetuidad?

—También los tiene, —respondió Huang Hou—. Pero primero tenemos que ver si puedes proveer algo de igual valor. El Príncipe Heredero se encuentra en este momento en el reino de los diablos demonios cazando a un grupo en ese nivel.

Muchasombras Zar de la Plaga respondió sorprendido, —El Príncipe Heredero es un Legendario de Perpetuidad. ¿Me estás diciendo que puede matar por sí solo a un grupo de oponentes en su mismo nivel?

—Qué, ¿acaso te sorprende? —dijo Lei Tao—. El Príncipe Heredero no escaparía de la batalla ni aunque se tomara con un Gran Sabio. Piénsalo. Incluso se enfrentó al Joven Maestro Velo Celestial, los reyes demoníacos de las setenta y dos grutas, y a un enorme grupo de vizcondes diablos demonios, incluso con una formación de hechizos de Sabio Demonio. Hizo falta todo eso para tan solo herirlo un poco. —Por su tono de voz, era obvio lo orgulloso que estaba. Después de todo, los miembros de la Sociedad del Príncipe Heredero de verdad consideraban al Príncipe Heredero como una entidad invencible.

—Por supuesto. Bueno, el primer cargamento de piedras espirituales llegará dentro de poco.

—Hay otra cosa que necesitamos discutir, —dijo Huang Hou—, el incidente en Mongoltar. Muchos de tus expertos del Templo de Peste Sombría fueron asesinados allí, y sabemos quién lo ha hecho.

—¿Ah? ¿Quién fue? —dijo Muchasombras Zar de la Plaga con un resplandor de ansia asesina en sus ojos.

—Yang Qi.

—¿Yang Qi? ¿No fue ese el que se llevó el primer lugar en vuestra Competencia de Artes Marciales Entre Institutos, pero luego fue aplastado por el Príncipe Heredero? ¡Qué indignante! —Muchasombras Zar de la Plaga repentinamente pareció dudar—. ¿De verdad es tan fuerte? ¿Todos nuestros Legendarios estacionados allí fueron asesinados por él?

—¡Se encuentra en posesión de la Pagoda del Gran Emperador! —respondió Huang Hou fríamente—. Señor del Templo, estoy seguro de que ha oído hablar de los poderes de ese tesoro, ¿cierto?

Los ojos de Muchasombras Zar de la Plaga se iluminaron con codicia. —¿Tiene la Pagoda del Gran Emperador? ¿El mismo tesoro mágico forjado hace tanto tiempo por el Gran Emperador Abundancia Exuberante y qué es capaz de controlar la esencia del continente mismo? ¿Acaso eso no lo hace invencible?

—Por eso nos gustaría sugerir unir fuerzas para matar a Yang Qi y acabar con su clan. Debemos golpear como el rayo. Es una lástima que Yang Qi sea miembro del Instituto Semi-Inmortal, igual que nosotros. Si lo matáramos personalmente seríamos denunciados. Por eso necesitamos de su ayuda.

—Matar a Yang Qi es un asunto trivial, —continuó Muchasombras Zar de la Plaga—, Y si dices que posee la Pagoda del Gran Emperador, yo mismo me encargaré. ¿Pero qué hay para nosotros? ¿No me digan que nos dejarán conservarla así nada más?

—Lamentablemente no. Para ser sinceros, Señor del Templo, el Príncipe Heredero ya ha adquirido el legado del Gran Emperador Abundancia Exuberante por lo que requiere la Pagoda del Gran Emperador. Pero está dispuesto a compensarlo muy bien a cambio de ella, con tres núcleos demoníacos de Perpetuidad. Además, cuando se convierta en Gran Emperador Abundancia Exuberante, le impartirá personalmente una habilidad divina que mejorará considerablemente su posición dentro de la Iglesia de la Legión de la Plaga.

Muchasombras Zar de la Plaga se puso de pie. —¿En serio? ¿El Príncipe Heredero me ayudará tanto?

—El Príncipe Heredero nunca se retracta de su palabra. Es un dios de los Cielos que ha descendido al mundo mortal, ¡el futuro Hijo de los Cielos! ¿Has escuchado que rompa sus promesas? No. Mientras le entregue la Pagoda del Gran Emperador, ¡le ayudará a llegar a la séptima transformación y a convertirse en Legendario Dios-Fantasma!

—¡Muy bien! De acuerdo. Tenéis razón, el Príncipe Heredero siempre cumple sus promesas. Estoy seguro de que será igual conmigo. Qué tal esto: acabemos primero con el asunto por el que han venido. Luego iremos a Fuerte Yan, mataremos al chico y tomaremos la Pagoda del Gran Emperador. De hecho, pueden venir conmigo si quieren.

—Por supuesto que nos uniremos, —respondió Huang Hou—. Incluso te ayudaremos a lidiar con él. Siempre que hagas público que todo fue hecho por el Templo de Peste Sombría, estaremos bien. Solo queremos evidencia que “demuestre” que habéis sido vosotros los responsables. Como sabrás, Yang Qi tiene muchos hermanos jurados de grandes sectas y organizaciones. Si todos vinieran por el Príncipe Heredero en un mal momento, podría ser problemático.

—Lo entiendo. ¡La Pagoda del Gran Emperador será suya! —Muchasombras Zar de la Plaga se rio ferozmente y añadió—, Pero saben, ¿no hay otra persona importante en el Clan Yang? Cierto, Yang Susu, con su Cuerpo de Hada de Siete Aperturas. Si pudiera usarla como recipiente de cultivo me ayudaría mucho con las técnicas que cultivo.

—Bueno, eso no hace falta mencionarlo. —Si te interesa, podemos acordar la oportunidad apropiada. La próxima vez que salga del instituto para entrenar podemos llevárnosla. Además, una vez que el Clan Yang sea exterminado tendrá un rencor irreconciliable con la Sociedad del Príncipe Heredero, así que lo mejor será encargarnos de todo de antemano. —Ni se molestaba en ocultar lo despiadado que era.

—Brindemos por nuestra maravillosa alianza, —dijo Muchasombras Zar de la Plaga—. ¡Traed alcohol!

Justo cuando Muchasombras Zar de la Plaga estaba a punto de iniciar las festividades, un sirviente entró de prisa. —Señor, el exaltado Muchosríos Zar de la Plaga acaba de llegar. Está esperando en la puerta principal.

—¿Oh…? ¡El Hermano Menor Muchosríos ha llegado rápido! Vamos, ¡traedlo! Con su ayuda podremos exterminar al Clan Yang más rápido. Es un Legendario de Espacio y Vacío con una comprensión única del dao del espacio. Debería hacer que sea más fácil atrapar a Yang Qi y lidiar con la Pagoda del Gran Emperador. Además, el hermano menor era el que estaba escoltando el primer cargamento de piedras espiritual. Lo que quiere decir que nuestro primer acuerdo comercial se puede sellar de inmediato.

Mientras hablaba, Muchosríos Zar de la Plaga entró a la habitación con un saco de cuero en su mano.

—¡Hermano mayor! —dijo riendo fuertemente—. ¡Nos encontramos de nuevo! Aquí tengo las piedras espirituales, ¿pero qué es esto que escucho de acabar con el Clan Yang? ¿Me contarías la historia?

Muchasombras Zar de la Plaga respondió sin la más mínima sospecha de nada, —Ven, trae las piedras espirituales para que podamos terminar el acuerdo con estos expertos de la Sociedad del Príncipe Heredero. Después de eso tenemos que ir a exterminar un clan, matar a un genio, y llevarnos a una belleza. Incluso pondremos nuestras manos en la Pagoda del Gran Emperador.

—¿¡La Pagoda del Gran Emperador!? —respondió Muchosríos Zar de la Plaga claramente impactado—. ¿Desde cuándo está involucrado ese tesoro? —Fue entonces que se acercó a entregarle la bolsa de cuerpo a Muchasombras Zar de la Plaga.

Muchasombras Zar de la Plaga jamás habría estado tan cómodo con otras personas, ni dejaría que se acercaran tanto.

Pero este era un rostro familiar, por lo que no estaba en guardia en lo absoluto.

Muchasombras Zar de la Plaga se rio, sujetó la bolsa y se preparó para dar más detalles sobre la situación con Yang Qi y su clan. —De hecho, la Pagoda del Gran Emperador…

Pero fue justo en ese momento que un aura poderosa hizo erupción repentinamente desde el cuerpo de Muchosríos Zar de la Plaga. Y sin la más mínima advertencia, una gigantesca pagoda salió de la nada y golpeó la cabeza de Muchasombras Zar de la Plaga.

¡Crack!

El espacio a su alrededor se resquebrajó y el poder de las cinco fases estalló y lo destruyó todo en el gran salón.

Antes de que pudiera ocurrir algo más, Muchosríos Zar de la Plaga desató un ataque feroz contra el pecho de Muchasombras Zar de la Plaga.

—¿¡Estás loco Muchosríos Zar de la Plaga!? —rugió Muchasombras Zar de la Plaga, ya salía sangre por su boca mientras intentaba defenderse. Pero entonces una gran lanza apareció repentinamente detrás de él, a manos de Yang Qi.

Yang Qi abrió su Ojo del Señor y una luz ardiente recorrió y cubrió a Muchasombras Zar de la Plaga. —La Pagoda del Gran Emperador está justo aquí.

Una luz deslumbrante llenó el aire y se escucharon palabras de alabanza hacia el Señor. Su gloria, Su luz, Su majestad inundó completamente el área.

Yang Qi era un Legendario con la Complexión del Señor Soberano y la Pagoda del Gran Emperador, su Ojo del Señor podía atacar directamente el alma de su enemigo.

Muchasombras Zar de la Plaga se convirtió en una antorcha humana en apenas un parpadeo, y estaba a punto de ser absorbido dentro de la Pagoda del Gran Emperador.

 


Donación. Frozzy. Sage Monarch
Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.