<- Actualmente solo registrados A- A A+

SM – Capítulo 53

 

Capítulo 53: El Corazón del Mar.

 

Al día siguiente, el viento de otoño se sentía tan desolado como siempre y acompañaba a Yang Qi en su camino al este, ya muy, muy lejos de la Ciudad Hoja Roja. En el camino pudo ver la confusión generada por el caos de la guerra. Muchos magistrados de ciudades estaban fundando naciones y preparando sus tropas para dirigir campañas por todo el territorio. Las guerras ya habían iniciado, y las personas comunes eran las que sufrían.

Las ciudades vasallas eran como una bandada de dragones sin líder, y no había piedad en las batallas que se libraban por doquier.

Yang Qi viajó durante tres días y tres noches, y durante ese tiempo pudo presenciar más de cien batallas. Los saqueos y pillajes se veían por todos lados.

Fuerte Yan estaba ubicado en una región relativamente remota y no había sido verdaderamente afectada por las llamas de la guerra. Al fin y al cabo. El Continente Abundancia Exuberante era un territorio descomunal, con grandes ciudades por doquier. Algunas eran diez veces más grandes que Fuerte Yan, y contaban con tantos expertos de artes energéticas que eran difíciles de contar.

Yang Qi pudo sentir a Maestros de Energía uniendo su energía con las nubes en más de una ocasión.

En vez de volar, viajaba la mayor parte del trayecto a pie; y recurría a sus Alas del Demonio Diabólico solo cuando se topaba con un peligro extremo.

Después de todo, los expertos abundaban, y ya no se encontraba en Fuerte Yan. Si alguien descubría de lo que era capaz, podría haber complicaciones.

Yang Qi ya había tomado la decisión de no usar la Fuerza del Mamut Divino Supresor Infernal cuando llegara al Instituto Semi-Inmortal, no al menos que fuera absolutamente necesario. Dada la cantidad de expertos que tendría alrededor, podría ser un problema si las personas empezaban a discernir pistas sobre su ser.

Un arte energética de clase divina. ¿Qué era lo que eso implicaba? Implicaba una conexión con los espíritus divinos de los Cielos, algo que hasta el Instituto Semi-Inmortal anhelaría.

Y en este momento, Yang Qi tenía el poder de diez de esos antiguos megamamuts, lo que significa que hasta los movimientos más sencillos que usara con sus artes energéticas estarían respaldados con un poder interminable, era prácticamente imbatible en combate.

Una vez que llegara al nivel de Maestro de Energía, y empezara a cultivar realmente el Crisol del Fuego Infernal, entonces podría fundir y refinar todo tipo de energías verdaderas. Entonces, cualquier arte energética, arte marcial o disciplina consumada que se encontrara podría ser adquirida y dominada fácilmente.

La mayoría de las personas solo podían cultivar un puñado de artes energéticas antes de correr el riesgo de encontrarse con un conflicto entre dos de ellas, cosa que podía dañar o hasta destruir sus meridianos.

Yang Qi apartó esas ideas de la mente y se centró en el camino; aún faltaban otros dos meses para que llegara al Instituto Semi-Inmortal.

Afortunadamente, no era ningún viaje aburrido. El escenario era espectacular e incluía muchos sitios históricos importantes. Cuando tenía tiempo también se dedicaba a estudiar un poco el anillo azul.

Su continua examinación solo le sirvió para confirmar que era un objeto muy peculiar. Sin importar como intentara enviar su energía verdadera en su interior, esta desaparecía como si se arrojara una roca al océano. Parecía ser inconmensurable por dentro, como si no fuera de jade sino algo de otro mundo.

Con el paso del tiempo, siguió jugueteando con el anillo buscando maneras de distintas de usar su energía verdadera, pero de nada le sirvió.

Aun así, cada vez quedaba más convencido de que era un tesoro valioso, simplemente era que no sabía cómo desbloquear sus secretos todavía.

Quizás si se lograba convertir en Maestro de Energía, las transformaciones resultantes a su energía verdadera le permitirían descifrar los secretos del anillo.

—¿Qué será esta cosa de todos modos? ¿Cómo es que no puedo entrar con mi energía verdadera?

Si se trataba de su base de cultivo, se podía decir que ya había llegado a la cumbre absoluta de la octava etapa. Su alma ya se estaba conectado a su energía verdadera, y por las fluctuaciones resultantes ya estaba seguro de que estaba a punto de alzarse a la novena etapa.

A medida que viajaba, se aseguraba también de seguir cultivando su energía verdadera, así como las diversas disciplinas marciales que tenía a su disposición. A estas alturas, ya había llevado sus tres técnicas de cara al público a la perfección.

De esas tres, el Puño del Rey Invencible y la Muralla de la Campana Dorada se podían considerar técnicas duras y firmes, mientras que la Esgrima de las Cuatro Estaciones era amplia y funcional.

Yang Qi ya podía ver que, debido a esas tres artes energéticas, la energía verdadera que fluía por sus meridianos era un poco heterogénea. Si seguía concentrando en esas artes, terminaría por perder el control de ellas.

Era solo gracias al cultivo de la Fuerza del Mamut Divino Supresor Infernal que sus meridianos y su mar de energía habían podido aguantar hasta ahora.

Tener todo tipo de artes energéticas a la disposición no era necesariamente bueno; la pureza solía ser el mejor camino.

Por esa razón fue que después de adquirir la Esgrima de las Cuatro Estaciones, Yang Zhan había vaciado la energía verdadera del Puño del Rey Invencible de su interior. Luego se concentró por completo en la nueva técnica. Mantener la pureza de su energía le aseguraba no experimentar ningún problema que pudiera llevar a un verdadero espasmo de energía.

Por razones similares, Yang Qi se estaba esforzando por progresar con su Crisol del Fuego Infernal. SI lograba fundir y refinar todo tipo de energías verdaderas, entonces podría usar cualquier técnica que adquiriera, y cualquier tipo de artes energéticas. Fuertes y firmes. Suaves y femeninas. Frío glacial. Calor ardiente…

—El Instituto Semi-Inmortal… Me pregunto cómo será. No puedo esperar a descubrirlo. Ya estoy de camino Tía. ¡Y voy por ustedes Yun Hailan y Song Haishan!

Los ojos de Yang Qi brillaban con un resplandor incisivo.

Tomando en cuenta sus habilidades milagrosas, y la Fuerza del Mamut Divino Supresor Infernal, estaba seguro de que podía ganarse un nombre en el Instituto Semi-Inmortal y lograr cosas asombrosas.

Emergió de una posada en una gran ciudad al amanecer. Tras pagar su estadía, se puso en movimiento y se desvaneció sin dejar rastro.

Ya no estaba conteniendo para nada su velocidad.

Después de otro mes, y múltiples experiencias en el camino, finalmente alcanzó el Instituto Semi-Inmortal, el cual estaba ubicado en la zona más próspera de las Planicies del Ancestro Sabio, justo en el centro del Continente Abundancia Exuberante.

A cada lado del sendero se veían extensiones interminables de tierra. Había nueve ríos que recorrían esas planicies, y creaban un patrón complejo que rodeaba a una enorme ciudad.

Esa ciudad era el lugar más ajetreado en todo el Continente Abundancia Exuberante, la capital imperial, la Ciudad del Ancestro Sabio.

Este era el hogar de la Dinastía del Ancestro Sabio, la cual estaba a la cabeza de la veneración de miles y miles de estados vasallos.

A lado opuesto de la Ciudad del Ancestro Sabio había un conjunto de edificios antiguos y majestuosos que se extendían por cientos de kilómetros a la redonda. Estas edificaciones irradiaban la sensación de cultura y aprendizaje, así como un aura noble y honrada que llenaba toda el área.

Este conjunto de edificios era nada más y nada menos que la fuente de la civilización.

¡El Instituto Semi-Inmortal!

—«¡Que Majestuoso! —pensó Yang Qi cuando vio por primera vez el instituto y la ciudad. Literalmente era como un simple pueblerino que miraba por primera vez las potencias más grandes de estas tierras, y no pudo evitar voltear el cuello para ver de un lado a otro. Todos los senderos de la Dinastía del Ancestro Sabio llevaban a este sitio, y a medida que se acercaban, el tránsito no cesaba nunca, sin importar la hora del día. El área entera incluso estaba iluminada con fuegos y lámparas durante la noche.

Era un contraste muy marcado con el caos de la guerra que Yang Qi había visto en el camino.

Ya que la Ciudad del Ancestro Sabio y el Instituto Semi-Inmortal estaban ubicados aquí, había más que suficiente poder militar para mantener la paz a decenas de miles de kilómetros a la redonda.

Yang Qi se aseguró de ocultar sus artes energéticas en lo profundo de su ser, y se hacía ver como una persona normal. Luego entró a la Ciudad del Ancestro Sabio, encontró una posada y se quedó para pasar la noche. A la mañana siguiente se dirigió a la entrada del Instituto Semi-Inmortal.

Era como un templo enorme, con incontables estructuras por un lado y otro, tan extenso que no se podía ver todo de un vistazo. También era tan impresionante y solemne que nadie se atrevería a irrumpir.

Por supuesto, Yang Qi se dirigió directamente a la sala reservada para recibir a nuevos estudiantes.

Afuera había una gran plaza construida con losas de piedra blancas y traslúcidas, una plaza tan grande que cientos de miles de personas podrían caber allí.

Por otro lado, el edificio que albergaba la sala de entradas era tan alto que uno podría acalambrarse el cuello intentando mirar la cumbre. Estaba tan adornado con oro y jade que parecía completamente santo y dignificado.

Se podían ver bastantes individuos de rodillas en varios lugares por toda la plaza. Había personas jóvenes, personas de mediana edad y hasta ancianos. Algunos ricos, otros pobres.

Esta era la entrada al Instituto Semi-Inmortal.

Yang Qi había preguntado por la ciudad la noche anterior, y sabía que venían personas diariamente a la entrada principal, con la esperanza de ser aceptados como estudiantes.

Algunos eran tan devotos que permanecían de rodillas durante nueve días y nueve noches.

Hasta se decía que algunas personas caían muertas de vez en cuando por tanto esperar.

Este era el establecimiento educativo más prestigioso de estas tierras, por lo que ser parte de él implicaba una posición social increíble. Yang Qi hasta pudo ver a algunos expertos en la octava etapa que permanecían de rodillas en silencio.

Cuando Yang Qi simplemente apareció y empezó a caminar hacia la entrada, muchos de los que estaban de rodillas en la plaza se percataron y empezaron a comentar entre ellos.

—Ese tipo tiene agallas. ¿Se cree que puede simplemente entrar caminando al Instituto Semi-Inmortal?

—No va a entrar. Las personas que intentan entrar al Instituto Semi-Inmortal sin invitación son asesinados al instante.

—¿Está loco?

—Cálmate. Hay muchos locos que intentan entrar al Instituto Semi-Inmortal con la esperanza de hacerse famosos. Hace apenas unos días vinieron varios jóvenes y desafiaron a los expertos de aquí. Al final fueron apaleados con un solo ataque. ¿Ves a esos estudiantes principiantes en las puertas? Todos tienen artes energéticas extremadamente profundas.

En cuanto Yang Qi llegó lo bastante cerca, alguien gritó repentinamente con una voz que sacudió los alrededores. —¡Alto ahí! No puedes simplemente entrar al Instituto Semi-Inmortal. Si quieres unirte, debes ponerte de rodillas afuera como todos los demás y esperar la buena fortuna.

Un joven con un uniforme del instituto salió y observó a Yang Qi con una postura imperiosa. Al parecer no pensaba que nadie aquí fuera siquiera digno de que se le dirigiera su palabra.

De hecho, estaba actuando exactamente igual que el joven de azul del Instituto del Dios Marino.

Así era como actuaban a menudo las personas de los institutos, como si existieran en un nivel más alto que todos los demás. En el Continente Abundancia Exuberante, había muchas organizaciones como el Templo de Primavera y Otoño que no podían ser llamados institutos. Eran considerados en un nivel inferior, y en cierto modo hasta se les tomaba como grupos disidentes opuestos a los institutos, los cuales eran los practicantes ortodoxos de las artes energéticas.

Solo los cuatro institutos representaban verdaderamente la cultura, la civilización y los grandes daos.

De pie frente al largo corredor que llevaba al instituto estaban estos estudiantes que tenían la labor de vigilar la entrada casi como si esperaran una invasión.

Yang Qi sabía que a pesar de que estos eran los estudiantes del más bajo rango, los principiantes, de todos modos, serían tratados con el mayor honor y respeto a dónde fueran.

Yang Qi respondió con un tono ni servil ni arrogante, —Tengo una carta aquí con instrucciones de que me reporte.

Entonces sacó la carta de su tía, Yang Susu.

Afuera del sobre estaban estampadas las palabras Semi-Inmortal, con una escritura de apariencia antigua. Quien la viera podría discernir de un vistazo que la carta venía del instituto.

Una expresión solemne apareció en el rostro del estudiante al ver la carta. Ni siquiera la abrió, solo asintió y dijo, —Espera aquí un momento mientras le reporto el asunto a mis superiores.

 


Donación. Frozzy. Sage Monarch
Descarga:

9 Comentarios Comentar

  1. Avatar

    Lector

    Nivel 3

    carpato2019 - hace 2 semanas

    mínimo unas 3 mujeres se van a enamorar de ela pero nomas 1va a tener el honor de estar a su lado

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.