<- Actualmente solo registrados A- A A+

SR – Capítulo 107

Tomando el Control de la Sala de Forja de Artefactos

En lo profundo de una montaña, a unos cientos de kilómetros de la Ciudad Piedra Helada, había siete valles. Los siete valles estaban dispuestos en forma de la Osa Mayor, y contenía una especie de magia que llamaba al cielo y a la tierra.

En un valle donde la energía Yin era un poco más espesa, había un estanque helado y frío. El agua del estanque era cristalina, y una densa niebla flotaba sobre su superficie.

En ese momento, había una figura atractiva con ropa delgada sentada en medio del estanque.

A medida que la energía espiritual giraba, el agua que la rodeaba se reunía para formar muchas gotas del tamaño de un globo ocular. Todas y cada una de las gotas de agua eran cristalinas, y la energía espiritual dentro de ellas era espesa y pura.

Mágicamente rodeándola, las gotas giraban dentro del estanque de cristal.

En medio de la niebla blanca como la leche, se concentró en cultivar su arte espiritual y en hacer circular su energía espiritual. Cuantas más gotas de agua recogía, más fuertes eran las olas que emanaban de su cuerpo.

La figura de Lu Li llegó en silencio.

Con un vestido verde jade, una expresión indiferente y un par de ojos fríos, miró al estanque por un momento antes de decir: “De hecho, tus talentos de cultivo son mejores que los de tu hermana”.

La niebla se disipó, y sin las ataduras de la energía espiritual, las gotas de agua volvieron a convertirse en agua helada y se derritieron en el estanque.

Ling Yushi abrió los ojos; su apariencia tranquila y sobrenatural mientras sonreía y decía: “Buenos días, Hermana Mayor”.

“Estas son las píldoras que la Maestra me envió para que te diera.” Justo cuando Lu Li dejó la botella, inmediatamente frunció el ceño y dijo: “No escondas más píldoras en secreto. Puede que la próxima vez no te cubra. Se lo diré a la Maestra. Tiene mal genio…”

Sentada en medio del estanque, Ling Yushi suspiró en silencio: “Lo siento, Hermana Mayor. Las píldoras que la Maestra me envió son simplemente demasiado para mí; nunca puedo terminarlas todas. No quiero desperdiciarlo”.

“¿No quieres desperdiciarlos?” Lu Li mantuvo una fría expresión: “Como discípulo directo de la Maestra, podemos darnos el lujo de ser derrochadores con nuestros materiales de cultivo. Incluso si consumiéramos más de esas píldoras, definitivamente no causaría ninguna molestia a nuestros cuerpos”.

Después de una pausa, ella resopló y dijo: “¿De verdad crees que no sé adónde fueron tus píldoras escondidas?”

Ling Yushi bajó la cabeza y no discutió.

“Ese mocoso de Qin Lie no puede seguir tu ritmo. En circunstancias normales, pasarán decenas de años antes de que pueda entrar en el Reino de la Manifestación y entrar en fuerzas como el Valle de los Siete Demonios y el Salón del Asura Oscuro”. Lu Li no se detuvo en absoluto mientras continuaba con frialdad: “Y esto asumiendo el mejor de los casos. Si se mete en un accidente o es herido durante la batalla, tardará aún más en entrar en el Reino de la Manifestación. Además, el avance desde el Reino Apertura Natal hasta el Reino de la Manifestación no es fácil; algunas personas pasarán toda su vida sin cruzar esa línea”.

“¿Vas a esperarle para siempre?” Exclamó suavemente Lu Li.

“¿Qué cree que debería hacer, Hermana Mayor?” Ling Yushi levantó su cabeza con un aspecto completamente natural; no se vio afectada por sus palabras.
NT: (Me olvide de aclararlo arriba, dice Senior Sister, sería algo como Hermana Señor, u otro derivado, pero lo deje como Hermana Mayor)
“Olvídalo”, contestó Lu Li.

Ling Yushi sonrió suavemente y agitó la cabeza suavemente. “¿Y si no puedo olvidar?”

“¡Entonces matarlo también está bien!” Lu Li dijo con una expresión fría: “Con tus talentos y cualificaciones, tu futuro será ilimitado. ¡No dejes que un hombre perturbe tu mente! Si yo fuera tú, lo mataría y gastaría toda mi energía en la ascensión de mi reino. ¡Me pondría la meta de perseguir los pasos de la Maestra!”

“No importa. No insistamos más en este tema”. Ling Yushi estaba estupefacta. En sus ojos, Lu Li era una mujer loca; una loca de la cultivación que sacrificaría cualquier cosa por la ascensión de su reino. “Hermana mayor, muy pronto estarás representando este valle en la Cordillera Ártica. Por favor, hazme un favor y ayúdame a ver cómo está la Familia Ling. Además, si es posible, ayúdame a echar un vistazo a Qin Lie también. Quiero saber cómo le va…”

“¡No tienes remedio!” Exclamó Lu Li con expresión fría. Esa fue la última de sus palabras mientras se daba la vuelta y se alejaba.

Ling Yushi sonrió ligeramente, y después de que Lu Li se fue, sólo entonces susurró en voz baja: “Eso es porque la Hermana Mayor nunca se ha enamorado de un hombre. Por eso no puedes entender y por eso tu corazón puede ser tan firme como el acero…”

Pabellón de la Nebulosa.

Qin Lie se dirigía hacia la Sala de Forja de Artefactos, pensando cómo podría tomar prestado el horno de Yao Tai para poder refinar la Bomba Profunda Terminator.

Había permanecido en Tienda de Li durante más de un mes y construyó con éxito los diagramas espirituales compuestos necesarios para la Bomba Profunda Terminator sobre una tabla espiritual. Li Mu había dividido el núcleo de la Pitón Alma de Hielo en diez pequeñas piezas como materiales reales para su intento.

— ¡El intento de crear realmente la Bomba Profunda Terminator!

Ahora todo estaba listo, y lo único que quedaba era el proceso de forja. Por eso necesitaba que le prestaran el horno de la Sala de Forja de Artefactos.

Decidió comunicarse con Yao Tai.

No había estado aquí por un tiempo. Ni siquiera entrando en el pasillo, ya escuchó los regaños de Liu Ting: “No puedes hacer esto, no puedes hacer aquello. Entonces, ¿qué puedes hacer en realidad? El Pabellón de la Nebulosa ls ha alimentado y le ha dado tantos materiales espirituales para forjar artefactos, y sin embargo ni siquiera pueden arreglar mi Espejo de Mil Ilusiones. ¿Para qué más estás aquí?”

“Mi pequeña abuelita, te lo he dicho muchas veces. Los componentes de su Espejo de Mil Ilusiones están en conflicto entre sí, y no importa cuántas veces se fije, aún así se romperá fácilmente. Este es un problema de estructura, y no puedo repararlo completamente. ¿Qué es lo que realmente quieres que haga?” Dentro de la sala, la voz de Yao Tai era débil y endeble. “Además, he estado enfermo debido al exceso de trabajo, y por poco tiempo no podré arreglar artefactos espirituales para nadie. Aunque quieras que lo arregle, tendrá que esperar hasta que me recupere”.

“¿Cómo estás de cansado? ¿Reparar un simple artefacto espiritual es suficiente para cansarte hasta el punto de enfermarte? ¿Y qué hay de nosotros? Acabamos de regresar de las afueras de la Cordillera Ártica. ¡Todos hemos luchado con bestias espirituales y estamos arriesgando nuestras vidas! ¿Te molesta sentarte dentro del pabellón y arreglar un artefacto espiritual?” Liu Ting gritó con voz fría.

Qin Lie agitó la cabeza y entró mientras se tapaba los oídos. Inmediatamente vio a Yao Tai sentado en su sitio con una tez oscura. Liu Ting, Wei Li y algunos otros jóvenes se reunieron a su alrededor.

“¡Du Heng!” Su mirada se extendió hacia atrás, y de repente Qin Lie dio un suave grito mientras su cara se oscurecía un poco.

“¡Qin Lie!” La mirada de Du Heng también se había vuelto fría mientras lo miraba salvajemente, como una bestia atada, como si fuera a apresurarse a luchar contra él con su vida.

De vuelta en la Ciudad Ling, Qin Lie había atacado a Du Heng, infligiéndole muchas heridas graves delante de numerosos practicantes de artes marciales del Pabellón de la Nebulosa. Du Heng lo vio como una terrible humillación y el punto más doloroso de toda su vida.

Para matar a Qin Lie, Du Heng había hecho un gran esfuerzo mientras cultivaba durante más de un año, y ahora que había entrado en el noveno nivel del Refinamiento, había estado buscando una oportunidad para vengarse.

“No te precipites, Du Heng.” El hijo de Wei Xing, Wei Li, le detuvo en silencio antes de mirar de reojo a Qin Lie. Con frialdad, dijo, “Es un exitoso gigoló que se las arregló para salir con una mujer del Departamento de Asuntos Internos en el Salón del Asura Oscuro. No sólo consiguió entrar en el Reino Apertura Natal, sino que la mujer incluso le dio diez mil puntos de contribución como dinero de bolsillo. Pero eso es asunto suyo. No podemos compararnos con él”.

“Sí, es genial cuando se trata de este aspecto. De vuelta en Ciudad Ling, también se enrolló con la señorita e incluso consiguió un compromiso. Heh, después de que sus intenciones fueron descubiertas y disolvieron el compromiso, una vez más besó a Tu Ze y vino al Pabellón de la Nebulosa. Poco después de llegar al Pabellón de la Nebulosa, volvió a conectarse por arte de magia con esa mujer del Salón del Asura Oscuro. Esta clase de habilidad, hombre… realmente me avergüenza”.

“Qin Lie, no creas que eres el único que puede entrar al Pabellón de la Nebulosa tan temprano.” La cara de Du Heng era oscura. “He conseguido un logro en la Cordillera Ártica, y también puedo convertirme en miembro principal del Pabellón de la Nebulosa de antemano. Nuestro rencor…. ¡se resolverá en el Pabellón de la Nebulosa en el futuro!”

“¿Conseguiste un logro?” Qin Lie sonrió fríamente. “Ese falso tío tuyo… tu verdadero padre. ¿A cuánta gente envió para ayudarte? ¿Cuántos créditos falsificó en tu nombre para que finalmente pudieras entrar en el Pabellón de la Nebulosa?”

Ignorando la expresión lívida de Du Heng -como si quisiera comérselo vivo- se volvió y miró a Wei Li con un relámpago en los ojos y dijo con una expresión fría y severa: “Un puñado de tontos que confían en sus padres para que vivan, como si todos ustedes tuvieran derecho a burlarse de mí…. ¿Crees que no vivirás más de un año en el Pabellón de Nebulosa si tus padres no están?”

Mientras estaba amenazado, una conciencia formada por la intención de matar en la mente de Qin Lie brotó de sus ojos.

Cuando Wei Li le vio a los ojos, Wei Li de repente sintió frío de arriba a abajo, y su cuello parecía como si un afilado cuchillo le hubiese atravesado. Con una cara pálida, Wei Li dio un paso hacia atrás continuamente, pareciendo avergonzado hasta el extremo.

“¿Crees que una basura como tú tiene derecho a ridiculizar a alguien?” Qin Lie sonrió fríamente.

Una pequeña sorpresa brotó en su corazón. De repente se dio cuenta de que su conciencia mental tenía un uso maravilloso, lo que le permitía suprimir a los practicantes marciales de bajo nivel con su aura.

“¡No creas que puedes hacer lo que quieras en el Pabellón de la Nebulosa sólo porque has entrado en el Reino Apertura Natal!” Liu Ting frunció el ceño y dejó salir un humph. “Una vez que este asunto en la Cordillera Ártica haya terminado, mi padre se convertirá en el nuevo Maestro del Pabellón en el Pabellón de la Nebulosa. El tío de Du Heng, el Anciano Du Haitian, se convertirá en el nuevo Vice Maestro del Pabellón. Cuando eso suceda, espero ver cuánto tiempo tú y este inútil Artífice pueden quedarse en el pabellón”.

“¡Vamos!” Liu Ting abrió el camino y se dirigió hacia afuera.

El avergonzado Wei Li y los pocos otros jóvenes también la siguieron fuera de la puerta.

Du Heng fue el único que se quedó. Su expresión era salvaje, y había una terrible enemistad parpadeando en sus ojos. Apretó los dientes y dijo: “Qin Lie, tú y toda la Familia Ling morirán”.

“¿Familia Ling?” Qin Lie sonrió fríamente. “Ling Yushi y Ling Xuanxuan ya han entrado en el Valle de los Siete Demonios y aún quieres acosar a la Familia Ling. ¿Realmente quieres morir?”

“¡Ya verás!” Du Heng lanzó esas palabras maliciosas antes de salir de la Sala de Forja de Artefactos.

Qin Lie frunció el ceño y no pudo evitar preocuparse por dentro por el Ling Feng, Ling Ying y los demás de la Familia Ling. Por el tono de Du Heng, parecía que Du Haitian tenía un plan para tratar con la Familia Ling.

Ling Feng, Ling Ying, Ling Xing y los demás habían luchado con él en la Montaña del Lobo Celestial, y antes de salir de la Ciudad Ling, fueron también Ling Feng y ellos los que habían venido a consolarlo, a beber con él, a ayudarlo con sus penas….

Puede que tenga una opinión en contra del Patriarca de la Familia Ling y de Ling Chengzhi, pero le gustaba mucho Ling Feng y ellos. No quería que les ocurriera ninguna desgracia, así que estaba un poco preocupado.

“Ha pasado mucho tiempo; deberían haber dejado la ciudad hace mucho tiempo. Espero que estén bien.” Qin Lie pensó para sí mismo.

“Hace tiempo que no vienes.” Mientras reflexionaba, Yao Tai dijo débilmente: “He estado ocupado reparando artefactos espirituales últimamente, y esta vez, supongo que estoy completamente quemado. Lo más probable es que no pueda hacer nada en poco tiempo”.

Miró a Qin Lie con los ojos ligeramente iluminados. “Felicitaciones por su gran avance en el Reino Apertura Natal. Después del asunto de hoy, finalmente he comprendido que la ascensión de la forja de artefactos también está relacionada con el reino de un practicante de las artes marciales. Si mi reino es lo suficientemente alto, entonces no gastaría tanta energía en reparar artefactos espirituales. No drenaría completamente mi energía espiritual, ni estaría tan completamente exhausta….”

Últimamente, mientras los practicantes de las artes marciales luchaban contra las bestias espirituales en la Cordillera Ártica, muchos practicantes de las artes marciales dentro del pabellón habían dañado sus artefactos espirituales, y todos ellos vinieron a Yao Tai para repararlos.

El Maestro del Pabellón, Tu Mo, también había instruido a Yao Tai para que hiciera lo mejor que pudiera.

Así que cada vez que su energía espiritual se recuperaba, inmediatamente se hundía en la reparación de artefactos espirituales. Esto continuó durante unos meses, independientemente del día y la noche, y finalmente, Yao Tai, cuyo reino de cultivo no era alto en primer lugar, no pudo manejarlo más y se derrumbó.

Qin Lie se había estado preocupando por una forma de preguntarle a Yao Tai acerca de tomar prestado el horno de la Sala de Forja de Artefactos. Al oír sus palabras, se apresuró a decir: “Has trabajado demasiado, Gran Maestro. ¿Por qué no te vas a casa y te tomas unos días de descanso mientras yo vigilo la Sala de Forja de Artefactos? Le garantizo que no habrá ningún problema. ¿Qué opinas, maestro?”

“Muy bien. Ya es hora de que me tome un descanso temporal”. Yao Tai asintió.

“No se preocupe, Gran Maestro, yo me encargo.” Qin Lie se golpeó el pecho y se lo prometió.

Descarga:

9 Comentarios Comentar

  1. Fortuine

    Lector

    Nivel 10

    Fortuine - hace 4 meses

    Y así es como Yao Tai perdió su trabajó como artífice jajaja.
    Gracias por el capítulo.

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.