<- Actualmente solo registrados A- A A+

SR – Capítulo 174

Refinamiento de Cuerpo en el Estanque de Sangre

Los bosques detrás de la Secta del Armamento estaban envueltos en nubes de sangre.

Había charcos de sangre de varios tamaños divididos entre las partes del bosque. La sangre en los charcos era espesa mientras burbujeaban y producían una neblina sanguinolenta nociva.

Había practicantes marciales de diferentes etapas de cultivo en cada charco de sangre. Había hombres y mujeres, y el género no parecía importar.

Bajo la guía de Ying Xingran, Qin Lie entró en el terreno de alto nivel de la Lanza de Sangre y se sintió impactado por el hedor penetrante de la sangre.

Las expresiones de todos los que estaban en los estanques eran terroríficamente retorcidas mientras resistían la corrosión de la sangre mientras sus ojos exudaban locura.

Muchos practicantes de artes marciales vestidos con túnicas color sangre se reían extrañamente con sonrisas crueles en sus rostros.

Cuando descubrieron que Ying Xingran había entrado, estas personas reprimieron sus expresiones de crueldad y se volvieron respetuosas. Se inclinaron y dijeron: “Saludos, Maestro de las sectas”.

“Estoy buscando a Lang Xie”, dijo simplemente Ying Xingran.

“El Señor está dentro”, contestó respetuosamente una persona, inclinándose y guiando a Ying Xingran y Qin Lie más profundamente.

A lo largo del camino, muchos practicantes de las artes marciales de la Lanza de Sangre y la gente en los charcos de sangre se sorprendieron cuando vieron a Qin Lie aquí.

Esta persona rápidamente llevó a Ying Xingran y Qin Lie a un lugar lleno de huesos blancos. Esto estaba en lo profundo del bosque, y huesos rotos cubrían el área. Algunos esqueletos eran transparentes y brillantes, y otros aún tenían manchas de sangre.

En ese momento, un Lagarto Cuerno Dorado Ala Metálica de Tercer Rango estaba atrapado en una jaula y acababa de ser apuñalado hasta la muerte por dos practicantes de artes marciales de Lanza de Sangre.

La sangre se hinchó del abdomen de ese Lagarto Cuerno Dorado Ala Metálica de Tercer Rango y fluyó en un gran cubo de madera. El cubo grande estaba lleno de sangre espesa que desprendía un olor fuerte y nauseabundo.

A un lado, había seis charcos de sangre. Cada charco de sangre tenía el tamaño de una habitación.

Los dos practicantes de artes marciales de la Lanza de Sangre que estaban desangrando al lagarto cambiaban los cubos una vez que se llenaba un cubo grande y vertían la sangre brillante en uno de los estanques.

Cuando la sangre dentro de los estanques entró en contacto con la sangre de la bestia del Tercer Rango, emitió un calor asombroso como si fuera agua hirviendo.

Lang Xie estaba sentado en silencio entre los seis charcos de sangre.

A su lado había otra persona con la que Qin Lie estaba familiarizado: Feng Rong.

Qin Lie había visto a Feng Rong en la casa de bambú de Mo Hai antes. A diferencia de las otras chicas que estaban desnudas, Feng Rong llevaba ropa de cuero que abrazaba la piel mientras estaba inmersa en una de las piscinas y parecía estar cultivando.

En ese momento escuchó los pasos de Ying Xingran y Qin Lie cuando se acercaron y se le abrieron los ojos.

“Saludos, Maestro de la Secta, Saludos… Futuro Maestro de la Secta,” Feng Rong sonrió a Qin Lie.

“Lang Xie, te lo he traído”, gritó Ying Xingran en voz baja.

Lang Xie finalmente abrió los ojos. Se inclinó hacia Ying Xingran y luego miró profundamente a Qin Lie.

¡Un aura espesa y sedienta de sangre se extendió repentinamente sobre Qin Lie como un río inundado!

El aura aterradora parecía apoderarse del mundo. Los ojos de Qin Lie mostraron conmoción, y se sintió como si estuviera entre las fauces sangrientas de una bestia viciosa y aterrorizado (se refiere al prota) como si estuviera situado en un mar interminable de sangre.

Suprimiendo por la fuerza el temblor de su cuerpo, Qin Lie usó su fuerza mental para canalizar sus Artes de Escarcha y usó el concepto de escarcha para resistir el impacto del aura.

Rápidamente se formó hielo sobre su cuerpo. Sus ojos se volvieron de color blanco plateado, y su rostro se volvió inexpresivo mientras mostraba su estado de absoluto frío y sin emoción.

Sin embargo, el aura viciosa y la espiga sanguinolenta y nociva parecían pasar a través de su cuerpo y directamente a su mente y a la parte más profunda de su alma.

Parecía que por mucho que intentara defenderse o resistirse, su mente y su cuerpo se corroerían por las olas de sangre y se convertiría en un montón de huesos.

Trató de enfocar su mente y formar capas de defensas dentro de su mente para hacer todo lo posible para resistir el ataque de la sangrienta presencia mientras luchaba dolorosamente…

De repente, la sangrienta y viciosa presencia que lo había inundado instantáneamente se retiró como la marea e instantáneamente desapareció.

El cuerpo entero de Qin Lie fue congelado como si hubiera pasado por siglos de tortura. Concentrando su mente, encontró que su sangre no fluía suavemente, sus extremidades se habían adormecido y su cuerpo estaba completamente exhausto.

Miró sorprendido a Lang Xie y pensó: “¡Tan poderoso!”

Sólo la intrusión de una pizca de energía sanguínea le hizo incapaz de resistirse, como si se estuviera ahogando en un mar interminable de sangre y fuera incapaz de liberarse.

Este sentimiento de terror le hizo reconocer su debilidad y entender que su fuerza actual y su reino de cultivo no era nada frente a alguien que fuera verdaderamente fuerte.

“Lang Xie, ¿cómo está? ¿Estoy en lo cierto?” Preguntó Feng Rong con una sonrisa.

“¿No está mal?” Lang Xie asintió y luego señaló a uno de los charcos de sangre cercanos. Ordenó a Qin Lie: “Desnúdate y sumérgete en ese charco de sangre”.

“¿Desnudarme?” Qin Lie levantó una ceja.

Lang Xie asintió con indiferencia.

Feng Rong se rió y luego dijo burlonamente mientras se tapaba la boca: “He estado más de tres décadas en Lanza de Sangre y he visto demasiados cuerpos desnudos. No tendrás algo extra que nadie más no tenga, así que no te avergüences y escucha sus órdenes”.

Qin Lie miró a Ying Xingran.

Ying Xingran parecía incómodo. “No me mires a mí. En la parte trasera de la montaña, debajo de las nubes de sangre, hasta yo escucho a Lang Xie.”

Qin Lie no habló y se quitó la ropa delante de todos. Antes de que pudieran reaccionar, saltó al charco de sangre que Lang Xie había señalado.

“¡Glug glug!”

La sangre dentro del charco de sangre hirvió repentinamente. También se ondulaba al liberar un calor asombroso.

“¿Mn?” La expresión de Qin Lie cambió ligeramente.

La sangre entró por todos los poros de su cuerpo y de repente se convirtió en miles de millones de pequeños insectos que masticaron su carne y bebieron la sangre dentro de su cuerpo, causándole dolor en todas partes, haciéndole sentir que estaba siendo consumido lentamente.

El dolor era débil al principio y se profundizó gradualmente. Después de varios minutos, Qin Lie sintió como si miles de millones de insectos hubieran entrado en sus huesos y vasos y hubieran empezado a masticar sus órganos. No había un lugar en su cuerpo donde no sintiera dolor.

Su frente estaba muy arrugada. Bajo los ojos de Lang Xie, Feng Rong y Ying Xingran, experimentó en silencio el enorme dolor que sentía su cuerpo, pero sus ojos no cambiaron.

El dolor de este grado era mucho más débil que el trueno del Noveno Cielo.

Con su Cuerpo Sagrado del Trueno Celestial, no era muy difícil tolerar el dolor de este grado.

Especialmente cuando sentía que parecía haber algún tipo de calor dentro de la sangre cuando estaba experimentando el dolor que lentamente estaba siendo absorbido por su carne.

Rápidamente comprendió que esta sangre era muy beneficiosa para él.

Así que no tenía preocupaciones y enfocó su mente para que su cuerpo físico absorbiera más de este fluido beneficioso de la sangre.

“¿Cuál es el grosor de la sangre espiritual en este charco? ¿Para qué nivel de practicantes de artes marciales es?” Ying Xingran observó durante un rato y de repente preguntó.

Porque descubrió que, con el paso del tiempo, las miradas de Lang Xie y Feng Rong se convirtieron gradualmente en miradas de sorpresa al mirar a Qin Lie.

“El espesor de la sangre espiritual no es alto, es para las últimas etapas del Reino Apertura Natal, para los nuevos participantes como Pang Feng y Yi Yuan”, explicó Feng Rong.

Ying Xingran se sorprendió. “¿No ha sido diluido?”

“No.” Feng Rong agitó la cabeza y dijo seriamente: “No hay dilución, no he ajustado el grosor de la sangre espiritual para él. Pang Feng y Yi Yuan habían llegado hace nueve días. Yi Yuan había llorado y lamentado en este charco de sangre mientras Pang Feng se sometía a esto sin hacer ruido”.

“Pang Feng viene de la Montaña del Cielo Nublado y practica el Arte Piedra Dorada. Enfatiza el refinamiento del cuerpo, así que, ¿cómo puede Qin Bing compararse con él?”

La expresión de Ying Xingran cambió repentinamente cuando gritó: “¡Qin Bing! ¡No te esfuerces! La sangre de los estanques está compuesta principalmente de sangre de bestias espirituales y ha sido mezclada con más de setenta tipos de líquidos medicinales. Puede fortalecer rápidamente el cuerpo, pero no es algo a lo que una persona promedio pueda adaptarse rápidamente. ¡Es mejor si vas despacio!”

“Salga”, dijo Lang Xie.

Qin Lie era un poco reacio, pero aún así salió de la piscina y se quedó desnudo frente a él.

Ying Xingran suspiró aliviado.

“Te subestimé”, dijo Lang Xie. “No es adecuado para usted usar piscinas con bajo espesor de sangre espiritual. Ve a esa piscina.”

Una vez más señaló una piscina que era aún más brillante.

Antes de que Ying Xingran pudiera gritar conmocionado, Qin Lie saltó de nuevo a la piscina a la que apuntaba Lang Xie.

Cuando entró en la piscina, un dolor enorme que era más de tres veces más fuerte se extendió por todo su cuerpo casi instantáneamente.

Ese terrible dolor hizo que Qin Lie se sintiera como si hubiera bestias salvajes rasgando su carne y que estaba a punto de ser despedazado y tragado en pedazos.

Las pupilas de Qin Lie se contrajeron. Respiró hondo y reprimió por la fuerza el lamento que iba a salir de su boca.

Los charcos de sangre con más sangre espiritual contenían aún más calor en la sangre. Los hilos que contenían un extraño poder se metieron en sus huesos, músculos, venas y órganos.

Podía sentir un ardiente dolor punzante y la incomodidad de su corazón y pulmones, pero también tenía una maravillosa sensación de ser nutrido.

Empezó a apretar los dientes y a aguantar. Como si estuviera cultivando la Erradicación del Trueno Celestial, tenía una actitud seria y trató de usar su fuerza mental para resistir el dolor penetrante dentro de su cuerpo.

El tiempo pasó en segundos.

La cara de Ying Xingran era oscura cuando cambió entre mirar a Qin Lie y Lang Xie. Él dijo: “Te lo he dado, pero no siento que puedas tratarlo con bondad. ¡No quiero que le ocurra ningún accidente!”

“El cuerpo del Maestro de la Secta se está volviendo cada vez más débil, y tu tolerancia se está volviendo débil con él. Si el Maestro de la Secta no puede mantener su paz mental, por favor vuelva a la secta.” El tono de Feng Rong se preocupó al decir sinceramente: “No te preocupes, yo cuidaré de él. No pasará nada, te lo garantizo”.

“¿Dártelo a ti?” La expresión de Ying Xingran cambió, “¡Instructora Feng! ¿El número de personas que murieron en sus manos ha sido pequeño? Si no cambiaras tu personalidad de repente y te acercaras a A’Hai, habría aún más aprendices que morirían bajo tu vigilancia”.

Feng Rong se rió, “Ahora soy diferente. Ya casi nunca dosifico a los estudiantes con medicamentos fuertes. Además, los que murieron bajo mi entrenamiento fueron escogidos entre los delegados. Ya que a los Maestros de la secta no les importa su vida, para poder elegir rápidamente a las personas más aptas para Lanza de Sangre, no podemos hacer nada contra la muerte de unas cuantas personas”.

“¡Pero Qin Bing definitivamente no puede estar bajo tu cuidado!” Ying Xingran resopló fríamente. Claramente no creía en la garantía de Feng Rong.

“Qin Bing, sal.” En ese momento, Lang Xie volvió a hablar y señaló a otro charco de sangre. Él le dijo: “Prueba éste. Esta vez, no te fuerces. Si no puedes soportarlo, puedes saltar sin necesidad de mi permiso”.

Una vez pronunciadas estas palabras, las expresiones de Feng Rong y Ying Xingran cambiaron. Incluso las expresiones de los dos practicantes marciales de la Lanza de Sangre que estaban desangrando la sangre de las bestias espirituales habían cambiado.

Antes de que pudieran reaccionar, Qin Lie gritó y saltó al charco de sangre que Lang Xie estaba señalando.

Descarga:

7 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.