<- Actualmente solo registrados A- A A+

SR – Capítulo 61

Vino fuerte

Li Mu entró en la pequeña habitación de Qin Lie.

En el interior de la habitación, se colocaban desordenadamente trozos de tablas espirituales deshechas. Muchas tablas espirituales se habían roto en pedacitos. Algunos incluso estaban quemados de negro carbón y tenían un olor desagradable.

“Tú…” Li Mu puso una mueca de dolor. “Este lugar está más sucio que antes de que vinieras aquí. Dijiste que ibas a limpiar la tienda por mí, así que, ¿qué es esto?”

La cara de Qin Lie estaba llena de torpeza. “Estaba ocupado, así que no me las arreglé bien. Estará mejor después de un tiempo”.

Li Mu asintió. “Mn, cuando uno dedica toda su atención a algo, no presta atención a otros detalles. La mayoría de los Artífices que son competentes en lo más mínimo tienen este extraño hábito que tú tienes. Una vez que empiecen… estarían completamente inmersos, perderán las otras cosas de la vida, y no se verían afectados por ningún otro asunto.”

“¿El Tío Li también entiende de forja de artefactos?” Qin Lie se sorprendió.

Sacudiendo la cabeza, Li Mu continuó: “No, pero conozco a un Artífice. Ese tipo tiene muchos malos hábitos y parece tener una obsesión con la limpieza en la vida diaria. Necesita limpiar todo y bañarse muchas veces al día, pero cuando empieza a forjar, se ensucia hasta un grado espantoso. No comerá ni se bañará durante varios días y sólo volverá a la normalidad cuando deje de hacerlo”.

“Entonces, ese señor debe ser extraordinario.” Qin Lie de repente sintió respeto.

Li Mu sonrió, pero no confirmó ni rechazó las palabras. “Recientemente te has encerrado en tu habitación para inscribir diagramas espirituales, olvidándote de la comida o el descanso. Tu concentración y persistencia no es menor que la de ese tipo, pero… este definitivamente no es el método más eficiente. A veces, tomar descansos apropiados, ajustar su estado de ánimo y esperar hasta que esté fresco y relajado antes de continuar puede darle resultados inesperados”.

La expresión de Qin Lie se volvió seria cuando dijo: “Tío Li, por favor, guíame”.

“Esto no es una guía, sólo estoy hablando de un hábito de mi amigo con la esperanza de que puedas ganar un destello de inspiración.” Li Mu se quedó en silencio un momento y luego comenzó de nuevo: “Mi amigo Artífice, cuando se encuentra con una barrera mientras inscribe diagramas espirituales y no puede atravesarla después de repetidos intentos, la dejaría por completo por un período de tiempo”.

Miró a Qin Lie y continuó: “Ese tipo saldrá y gritará con el corazón contento, beberá licor, encontrará una mujer que lo libere y olvidará por completo el difícil problema que tenía. Después de varios días de dejarlo ir, toda su presión y su cansancio se aliviarían. Sus nervios tensos también se relajaban…”

“Luego comenzaría de nuevo con su artefacto y volvería a poner toda su atención en el problema con el que estaba luchando. A través de esto, con frecuencia rompía con los problemas que tenía y encontraba la solución óptima, pasando fácilmente por alto sus problemas”.

Li Mu sonrió un poco y dijo: “Su método es extremadamente efectivo. Puedes intentar aprender de él y tener un éxito inesperado”.

“Cambiar la atención para liberarse temporalmente, olvidando por completo todo lo relacionado con la falsificación de artefactos. Volviendo la mente a un estado normal y pacífico después de liberar toda la presión acumulada y luego empezar de nuevo…”

Qin Lie lo pensó en silencio, y sus ojos se iluminaron gradualmente. Sintió que la guía de Li Mu era muy profunda.

“Gracias, Tío Li”, agradeció sinceramente a Qin Lie.

Haciendo un gesto con la mano, Li Mu señaló que no necesitaba ser tan educado. Luego invitó a Qin Lie. “Ven al patio y bebe un poco de vino. Un amigo vendrá pronto. También puedes acompañarme y tener una pequeña charla”.

“Genial.” Qin Lie dejó la tabla espritual y salió con él al patio.

Había un gran árbol en medio del patio con una mesa de piedra y algunos bancos debajo. Ya había algunos platos de acompañamiento y vino en la mesa, que desprendían un aroma fragante y apetitoso.

Li Mu hizo que Qin Lie se sentara y luego le levantó un tazón de vino, diciendo: “Ven, bebamos y hablemos”.

“¿No tenemos que esperarle?” Preguntó Qin Lie, sorprendido.

“No es necesario.” Li Mu sonrió débilmente y bebió un tazón primero. Entonces exhaló el olor del vino en el placer, diciendo: “¡No seas educado, ven, bebe! Este vino es muy bueno”.

Qin Lie obedeció y se tragó algunos. Con eso, empezó a toser en voz alta, con la cara enrojecida.

¡Nunca antes había bebido un vino tan fuerte!

Cuando el trago de líquido llegó a su garganta, fue como una bola de fuego ardiente deslizándose hacia abajo. La siguiente sensación fue en su estómago, y era como metal fundido fluyendo dentro de él. Era tan abrasador que casi gritó.

“¡Cough cough cough cough este vino, este vino es tan fuerte!”
N/T: (Cough= tose, etc… Pero lo deje como Cough ya que le da algo más de esencia a la escena)
El cuerpo de Qin Lie ardía, su estómago sentía un dolor abrasador y su cara se ponía roja como la sangre.

“Es así cuando bebes por primera vez. Estará bien cuando te acostumbres”, se rió Li Mu. “Si no puedes soportarlo, puedes diluirlo con un poco de agua. Cuando tu estómago se acostumbre, puedes tomar pequeños sorbos lentos”.

“Entonces, diluyámoslo con agua…” Qin Lie no fue terco e instantáneamente se rindió, volviéndose en busca de agua. Después de un tiempo, volvió con una gran jarra de agua.

Li Mu estaba aún conmocionado, luego le sonrió, pero no dijo nada.

Qin Lie levantó la gran jarra de agua y se preparaba para diluir su bebida cuando su mirada de repente se llenó de asombro, lo que le hizo detenerse en el lugar.

El dolor ardiente en su abdomen había cesado, y una sensación cálida y placentera se extendió gradualmente por todo su cuerpo. Ese olor espeso y fuerte del vino también se extendió por su esófago como el aire y le hizo saborear su indescriptible belleza. Esta sensación al beber vino… nunca lo había experimentado antes.

Una sensación de mareo y medio intoxicado era un placer para él.

“Buen, buen vino…”

Después de hacer una pausa, eructó y dejó la jarra de agua. Con la cara roja, volvió a tomar el tazón de vino y tomó un pequeño sorbo. Instantáneamente cerró los ojos, sintiendo en silencio la picante entrada del vino en su garganta, el calor ardiente en su estómago, y lo saboreó. Una sensación de intoxicación apareció en su cara.

Li Mu mostró una ligera conmoción y recordó a Qin Lie con buenas intenciones: “Este vino… es un poco fuerte, tu cuerpo podría no ser capaz de soportarlo cuando bebes por primera vez. Será mejor que añada un poco de agua para que no le haga daño a su cuerpo”.

“No hay problema, está bien, todavía puedo tolerarlo.” Dijo Qin Lie con una embriaguez aturdida.

Sólo fueron dos sorbitos, y ya estaba un poco borracho. Se había intoxicado mucho más rápido, y era mucho más fuerte en comparación con cuando bebió diez tazones de licor en la Ciudad Ling.

“Entonces no diré nada más. Toma nota de tu condición y mantente dentro de tus límites”. Li Mu lo miró profundamente, sonrió un poco, y dijo mientras asintió, “Pequeño Hielo está llegando…”

Justo cuando Qin Lie estaba asombrado, un gran perro lobo que era completamente blanco como la nieve entró desde afuera.

Este gran perro lobo tenía alrededor de un metro de largo, su pelaje era brillante como la seda y sus ojos casi humanos, brillando con inteligencia…

Cuando llegó, se dirigió directamente al otro banco y se sentó en él como un humano, su pata agarrando el tazón de vino y se sirvió un tazón.
N/T: (Jajaja, me lo imagine bien cómico)
Rápidamente terminó un gran tazón de vino fuerte, y sus ojos mostraron gran placer mientras eructaba.

Qin Lie miró al gran perro lobo que de repente apareció en shock. Preguntó: “Tío Li, ¿esto es…?”

“Este es el amigo al que me refería.” Li Mu sonrió y luego felizmente acarició el pelaje blanco del gran perro lobo. El gran perro lobo parecía muy cómodo bajo su tacto, sus ojos entrecerrados mientras se agachaba en silencio.

“Qin Lie, si quieres convertirte en un verdadero Artífice, no puedes simplemente practicar la inscripción de diagramas espirituales”, dijo Li Mu. Luego pensó un poco y continuó: “Sí, los diagramas espirituales son el verdadero núcleo de los artefactos espirituales y su esencia, el factor que decide el nivel de los artefactos espirituales”.

Miró a Qin Lie. “Pero para ser un verdadero Artífice, necesitan saber cómo fusionar y refinar todo tipo de materiales espirituales para hacer un ‘artefacto’. Sólo cuando hay un ´artefacto´ se pueden inscribir diagramas espirituales en el ´artefacto´. Lo que está practicando ahora es el último paso del proceso de forja de artefactos, ¿pero no parece estar familiarizado con la descomposición, mezcla, fundición y precipitación de materiales para hacer un ‘artefacto’?

“Es justo como dijiste”, contestó amargamente Qin Lie con una cara honesta. “Sólo soy un aficionado, no un verdadero Artífice. No tengo a nadie enseñándome a fundir materiales para hacer ‘artefactos’. Sólo conozco algunos diagramas espirituales, así que sólo puedo empezar por ahí”.

“Así que así son las cosas.” Li Mu hizo un sonido y luego dijo: “Deberías ir al Pabellón de la Nebulosa y pedir ser el asistente de Yao Tai. Yao Tai es un Artífice del Pabellón de la Nebulosa, su habilidad en diagramas espirituales es… muy normal, pero tiene cierta habilidad en combinar materiales y fundirlos para convertirlos en “artefactos”. Puedes ir y aprender de él.”

La expresión de Qin Lie cambió ligeramente. Pensó cuidadosamente y luego preguntó: “Los Artífices sólo transmiten su conocimiento de la forja de artefactos a sus discípulos e incluso ocasionalmente se lo ocultan. Ese Yao Tai… ¿me enseñará? ¿Me enseñará a fundir materiales en ‘artefactos’?”

“Haha lo que los Artífices protegen con su vida son sólo los diagramas espirituales centrales. La mayoría de las veces, no eran muy cuidadosos con el arte de la fundición. Esta parte sólo requiere observación y experimentación. No necesita mucha orientación para ser dominada gradualmente. Los verdaderos secretos centrales de cada Artífice son los diagramas espirituales que ellos inscriben. Eso es lo que no divulgarían fácilmente, ni siquiera a sus discípulos”.

Li Mu lo miró con una sonrisa. “Y para esta parte, no necesitas aprender de él, ¿verdad?”

“¿Estaría dispuesto a aceptarme?” Los ojos de Qin Lie se volvieron brillantes. Había sido convencido por Li Mu. “La mayoría de los Artífices son muy orgullosos, excéntricos y difíciles de relacionar. Además, hay muchos compitiendo por ser asistentes, no sé si ese Yao Tai está dispuesto a aceptarme…”

“Lo sabrás cuando lo intentes.” Li Mu sonrió con sentido.

“Genial, mañana me reportaré al Pabellón de la Nebulosa y veré si puedo pedir que me trasladen a la casa de Yao Tai”, dijo con firmeza Qin Lie en su estupor de borracho.

“Qin Lie, el mundo exterior es muy grande y tú acabas de empezar. La juventud… es muy buena”. Li Mu suspiró emocionalmente.

“Tío Li, ¿conoces el mundo exterior? ¿Puedes contarme tus experiencias?” El pensamiento de Qin Lie se alejó.

“Vagué por ahí cuando era joven, fui a algunos lugares, me encontré con algunas personas, sabía de algunos asuntos…” Li Mu asintió. Tomó otro trago, con los ojos ligeramente rojos mientras continuaba en voz baja: “Sólo hablando de este continente bajo nuestros pies llamado Marea Escarlata, tiene por lo menos cien fuerzas de rango de Piedra Caliza como el Pabellón de la Nebulosa y la Mansión de Hielo Destrozada. Fuerzas similares al Salón del Asura Oscuro y el Valle de los Siete Demonios que son fuerzas clasificadas como Hierro Negro, hay más de diez”.

“Y por encima de eso, sólo hay dos fuerzas clasificadas en Cobre… estas dos fuerzas clasificadas en Cobre han dominado el Continente de la Marea Escarlata durante siglos y se han apoderado de los mejores recursos de cultivo. No sólo eso, poseen las minas de mejor calidad, gobiernan las múltiples fuerzas clasificadas en Hierro Negro como el Salón del Asura Oscuro y el Valle de los Siete Demonios, y controlan a todos los seres de este continente, capaces de decidir si los practicantes de artes marciales de bajo rango viven o mueren”.

Li Mu se detuvo, miró profundamente a Qin Lie, y luego sonrió levemente. “En el Reino Espiritual, hay muchos continentes como la Marea Escarlata. En el Continente de la Marea Escarlata, aquellos en el rango más alto están sólo en el rango de Cobre, pero en otros continentes, ¡hay fuerzas clasificadas de Plata e incluso fuerzas clasificadas de Oro! Esos continentes son aún más vastos que la Marea Escarlata, más prósperos, e incluso poseen maravillas que ni siquiera puedes soñar o imaginar”.

La sangre de Qin Lie brotó mientras escuchaba como si viera una vasta imagen, su mente flotando hacia los otros hermosos continentes.

“Tío Li, ya que sabes tanto, ¿no deberías haber viajado a muchos lugares?” Preguntó Qin Lie admirado.

“Sí, fui a muchos lugares, vagué y tropecé la mitad de mi vida, pero al final, al final, todavía… suspiro.” La cara de Li Mu era solitaria. No terminó de hablar y suspiró. Se tragó el vino fuerte en el cuenco y pareció recordar.

……

Descarga:

10 Comentarios Comentar

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.