AWE – Capítulo 1236

Capítulo 1236: Lluvia Funeraria

No había tiempo para preguntarle a Bai Xiaochi quien era le Imperatriz Consorte Inmortal. Simplemente tenía la piel de gallina ante la impresionante demostración de la vieja fantasma. Estaba claro que había aumentado su presión al desatar ese sorprendente mar de llamas negras que no había usado hasta ahora.

Extrañamente, ese mar de llamas no parecía contener ni una pizca de calor, pero su sentido divino le indicaba que definitivamente podía quemarlo todo a su paso.

Eso en sí mismo ya era suficiente para hacerlo escapar por su vida. Afortunadamente, esa vieja fantasma no parecía muy estable en ese estado, y en realidad no podía perseguirlo.

Así escapó volando durante tres meses, sin bajar la velocidad ni un instante. Siempre que recordaba lo sucedido, su expresión se mostraba miserable por la frustración y la decepción.

Bai Xiaochi no dijo mucho durante esos tres meses, pero de vez en cuando miraba hacia atrás por encima del hombro con una expresión de dolor y frustración.

Hasta que Bai Xiaochun no pudo evitar preguntarle, —Xiaochi, ¿quién es esa Imperatriz Consorte Inmortal de la que hablas?

Bai Xiaochi le gritó en una rara muestra de ira, —¡¡No tienes permitido manchar a la Imperatriz Consorte Inmortal siquiera nombrándola!!

Bai Xiaochun quedó sorprendido y observó que los ojos rojos de Bai Xiaochi brillaban con dolor mientras miraba al vacío. Después de un buen rato, finalmente murmuró, —La Imperatriz Consorte Inmortal era la pareja Daoísta de milord…

—Jamás la vi en persona. Pero milord solía observar una pintura suya. Siempre pude ver el dolor en sus ojos y lo mucho que la extrañaba. Ya que también observé mucho su pintura, terminé grabándome su imagen en mi memoria…

—Esa joven que vimos antes era la Imperatriz Consorte Inmortal, y milord era el Imperator Inmortal. —Su voz sonaba cada vez más baja mientras hablaba. Pero seguía mirando hacia atrás como si pudiera ver ese mar de llamas, y a la mujer con la púa en su frente. La Imperatriz Consorte Inmortal.

Bai Xiaochun sabía que el «lord» al que Bai Xiaochi se refería, no era él, sino el soberano del Mundo Inmortal. El hecho de que la vieja fantasma tuviera un origen tan impresionante finalmente le daba una pista de por qué era tan poderosa.

—La pareja Daoísta de un soberano… alguien la mató, ¿y ni siquiera él pudo resucitarla? Me pregunto… ¿quién pudo haber hecho tal cosa? —Allí se quedó sentando… pensando en que a pesar de todo el tiempo que llevaba viajando dentro de este vacío, y a pesar de todas las ruinas que había visto, jamás había visto a nadie vivo.

Dentro de este vacío que alguna vez había sido un cielo estrellado, solo quedaban los Dominios Inmortales Eternos. Era el único lugar con vida, rodeado por pura muerte y escombros…

Esto llevó sus pensamientos a lo que había mencionado una vez el dueño original del abanico, el soberano del Mundo Inmortal que lo había dejado atrás… ¡que una gran catástrofe había llegado al cielo estrellado!

Y eso a su vez lo llevó a pensar en el enorme soberano que acechaba sobre los Dominios Inmortales Eternos, ¡esa feroz entidad que dormía y que definitivamente no estaba muerta!

—Aquí hay un gran misterio. Un misterio… que ya he empezado a desenmarañar. —Bai Xiaochun se sentó de piernas cruzadas sobre el abanico y se quedó mirando al vacío, se preguntaba si el Emperador-Santo y el Emperador-Vil sabían la verdad. Independientemente de cual fuera el caso, dadas las pistas que ya había conseguido, estaba empezando a formarse la idea por sí mismo.

Algún experto incomprensiblemente poderoso había masacrado todo el cielo estrellado. Todas las personas, toda la vida, todos los demás expertos poderosos. ¡Y ese era nada más y nada menos que la enorme figura que existía sobre los Dominios Inmortales Eternos!

En aquella batalla final sobre los Dominios Inmortales Eternos, el Archi-Lord, el Lord-Santo y el Lord-Vil, tres soberanos, habían sacrificado sus propias vidas para sellar a ese enemigo, y lo colocaron en ese estado que había perdurado hasta hoy.

Aún había muchas cosas que Bai Xiaochun no entendía. ¿Quién era ese experto tan inconmensurablemente poderoso? ¿Por qué quería masacrar toda la existencia? ¿Por qué dejó los Dominios Inmortales Eternos para el final? ¿Y cómo es que un experto tan poderoso pudo haber sido sellado por solo tres soberanos?

Uno pensaría que una entidad tan poderosa como para exterminar a todo el cielo estrellado, incluyendo a tantos otros soberanos y a su gente, no sería tan débil como para ser sellado por solo tres soberanos.

De momento, no tenía ninguna respuesta para estas preguntas. Después de quedarse un buen rato mirando el vacío, regresó a trabajar con la fórmula de la llama de veintiocho colores. Mientras tanto, el peso de ese vacío tan desolado parecía estarle afectando.

Quizás la batalla con la vieja fantasma había terminado con la destrucción de su cuerpo de papel. Pero cualquiera que fuera la razón, esta no volvió a aparecer, por lo que Bai Xiaochun finalmente suspiró aliviado.

Así pasaron sesenta años enteros. Durante ese tiempo, regresaba de vez en cuando a los Dominios Inmortales Eternos y pasaba tiempo con Dabao, Xiaoxiao, Song Junwan y Zhou Zimo. También ayudó al Rey Nueve Serenidades, al Rey Adviento Espiritual, así como a los semidioses del norte y del este, a llegar al Reino Celestial.

Ahora la Dinastía del Archi-Emperador poseía ocho celestiales, lo que los hacía aún más poderosos dentro de los Dominios Inmortales Eternos. Aunque tratándose de Dominios Inmortales no controlaban el mayor territorio, eran lo bastante poderosos para que su dinastía realmente formara un verdadero balance de poder triple.

El único inconveniente, era que a excepción de Gongsun Wan’er, todos estaban en el Reino Celestial inicial. Si lograban que alguien llegara al Reino Celestial avanzado, entonces finalmente podrían considerarse la nación más poderosa con respecto al poder de sus celestiales.

Bai Xiaochun hacía tiempo que había dejado que el abanico siguiera su propio camino.

Durante esos sesenta años, pudo ver una ruina tras otra y escombros interminables. En este vacío no había la más mínima señal de vida, se sentía cómo un viajero en el tiempo que presenciaba los restos de una destrucción cataclismica.

Lentamente comprendía mejor los mundos que alguna vez habían poblado el antiguo cielo estrellado. Bai Xiaochi también respondía detalladamente a muchas de las preguntas de Bai Xiaochun.

Además de todo eso, Bai Xiaochun finalmente logró conjurar la llama de veintiocho colores. Ahora su base de cultivo estaba en el gran círculo del Reino Celestial, por lo que estaba extremadamente cerca de convertirse en un arcaico. Era una brecha muy pequeña, pero también gigantesca. Al menos que consiguiera el golpe de buena fortuna y la oportunidad apropiadas, no podría cruzar tal brecha.

Aún así, su poder de batalla era más alto que nunca, y controlaba mucho mejor su abanico. Ahora podía convocar a los dos esclavos arcaicos, y los dos podían salir del abanico durante el tiempo que tardan en quemarse dos palillos de incienso.

Su Luminiscencia Arcaica también había mejorado mucho. Ahora tenía cincuenta disparos más, por lo que ahora le sería posible derrotar en combate a otros arcaicos, ¡aunque él realmente no lo fuera!

Por supuesto, Bai Xiaochun no estaba simplemente contento con el estado de las cosas. Al menos que fuera un verdadero arcaico, no podría resucitar a sus subordinados si morían, por lo que sus celestiales eran como árboles que no tenían dónde echar raíces. Podían ser arrancados de la noche a la mañana si llegaba una tormenta.

El poder de batalla de un arcaico era la verdadera columna vertebral de una dinastía imperial, ¡y la habilidad divina para resucitar era la única manera de mantener viva la dinastía a largo plazo!

Desgraciadamente, sin importar lo que intentara, no conseguía ningún método para cerrar esa brecha final. No solo eso, las llamas multicolor tenían mucho que ver con su base de cultivo. A estas alturas, se había dado cuenta de que solo podría terminar la fórmula de la llama de veintinueve colores cuando tuviera una base de cultivo en el Reino Arcaico.

Un día finalmente abandonó sus pruebas y sus planes, y decidió calmar su corazón. Se deshizo de todos sus pensamientos y se quedó mirando al vacío, hasta que eventualmente… se le abrieron los ojos de par en par y se puso de pie. Bai Xiaochi apareció justo al lado de él, y cuando miró hacia allí, murmuró, —Nos encontramos de nuevo. Esta es la novena vez que las veo…

Allí en el vacío a la distancia, había un sinfín de luces resplandecientes, incontables lámparas cristalinas que parecían iluminar eternamente… ¡a los ataúdes sobre los que descansaban!

Eran demasiados ataúdes como para contarlos, quizás millones. Vagaban por el vacío de un modo que los hacían ver casi como una lluvia…

El abanico bajó la velocidad lentamente hasta detenerse, y Bai Xiaochun se quedó allí al borde observando la majestuosa escena. A medida que pasaban los incontables ataúdes, podía ver que adentro de ellos estaban preservados los cuerpos tanto de mujeres como de hombres…

Lamentablemente, habían existido por tanto tiempo que muchos ya habían empezado a descomponerse, parecían estar cerca de desaparecer finalmente… Era una lluvia funeraria que continuó por un buen tiempo. Cuando el último ataúd finalmente pasó, Bai Xiaochun se quedó de pie en silencio, sabía que este era uno de los muchos pueblos que se habían visto involucrados en la antigua masacre del cielo estrellado. Antes de su muerte, habían enviado esta lluvia de ataúdes al vacío en forma de homenaje.

 


Capítulo regular, Sábado 23-03-2019


Patrocinar: 6$ x 2 Capítulos

AWE – Capítulo 1235

Después de erguirse nuevamente, se elevó por el cielo. El flujo temporal tan caótico de este lugar había sido muy inquietante cuando llegó por primera vez. Pero ahora que había dado sus primeros pasos en el control de la Esencia del tiempo, ya no le molestaban para nada.

No importaba como cambiaran los flujos temporales, no podían afectar al reloj de arena en su mente. Ese reloj de arena estaba anclado a su consciencia, ninguna influencia externa podía afectarlo, así como el viento no podía afectar a una gran roca.

Se elevó volando hasta que eventualmente se encontró de vuelta en el vacío, ¡y luego hacia su abanico!

Justo en ese momento exacto, Bai Xiaochi se sentó de piernas cruzadas y estaba a punto de cerrar sus ojos para meditar. Así que quedó muy sorprendido, saltó y le gritó, —¿¡Qué pasó!?

Extendió su sentido divino, revisó el área y también ese tesoro valioso, el reloj de arena. En tanto, Bai Xiaochun le devolvió asombrado la mirada.

Luego mostró una expresión irritada. Dado todo el tiempo que se había ido, al menos esperaba que Bai Xiaochi lo extrañara un poco. Pero repentinamente sentía algo extraño.

—¿Por qué el alboroto…? —le preguntó—. ¿Cuánto tiempo estuve en el mundo del reloj de arena?

—¿Cuánto tiempo? —Bai Xiaochi se le quedó mirando de manera confundida—. ¿Eh? ¿No lo sabes? ¡Pero si acabas de entrar! Solo han sido… quizás el tiempo de cuatro o cinco respiros. Simplemente te vi entrar, y ya estabas saliendo antes de que siquiera me sentara. —Fue entonces que Bai Xiaochi se dio cuenta de algo. Se le abrieron los ojos de par en par, apuntó a Bai Xiaochun y dijo, —Espera… ¿no me digas que el tiempo pasó de manera distinta para ti?

Bai Xiaochun quedó conmocionado. Pensaba que ya no podían ocurrirle cosas como esta después de haber dado sus primeros pasos para el dominio de la Esencia del tiempo.

—¡No puede ser! Por lo que siento, debí haber pasado décadas adentro. ¡Quizás incluso un siglo! Pero… ¿¡aquí solo pasó el tiempo de unos respiros!? —Bai Xiaochun miró sus alrededores un rato, pero confirmó rápidamente que las cosas eran tal y como Bai Xiaochi había dicho. Entonces quedó boquiabierto y le regresó la mirada al mundo de los relojes de arena.

Ya Bai Xiaochi había entendido y también se quedó impactado mirando al mundo de los relojes de arena.

Entonces Bai Xiaochun se dio cuenta de que sus suposiciones con respecto al mundo exterior habían estado erradas. Con relación al mundo exterior, el tiempo que había pasado dentro del mundo del reloj de arena no era casi nada.

El mundo del reloj de arena… no existía en el mismo plano que el vacío en el que estaba ahora. Era casi como algo trascendental, de hecho, solo había una palabra que se le ocurría a Bai Xiaochun para describirlo.

—¡Eterno! —murmuró con un resplandor de esperanza en sus ojos.

—¡¡La Esencia del tiempo es demasiado misteriosa!! —Una vez más sintió la necesidad de juntar sus manos e inclinarse profundamente hacia el mundo del reloj de arena. Después de un buen rato, se volteó, retomó el control del abanico y salió volando a lo lejos.

Bai Xiaochi también sentía una extraña sensación de admiración. Pero estaba ansioso por seguir con su camino, por lo que ayudó lo más posible para avanzar a toda velocidad con el abanico por sobre el vacío.

Bai Xiaochun seguía sin poderse calmar aún después de un tiempo. Bai Xiaochi no estaba seguro de qué decir sobre las cosas tan impresionantes que le había contado. Así viajaron en silencio durante varios meses, hasta que un día, Bai Xiaochun abrió los ojos tras su meditación.

¡Luego extendió su mano derecha y apuntó firmemente su dedo hacia una dirección particular en el vacío!

Incluso antes de que Bai Xiaochi pudiera reaccionar, el área a la que Bai Xiaochun había apuntado empezó a ondular y distorsionarse, ¡luego a hundirse hasta convertirse en algo así como una versión en miniatura del tesoro que era el mundo del reloj de arena!

En realidad, Bai Xiaochi no podía verlo, pero podía sentir la fuerza gravitacional. A medida que esa área hundida se expandía, ¡esa fuerza gravitacional se hacía más y más fuerte!

Y conforme ocurría eso, el flujo temporal empezaba a ralentizarse. En tanto, se pudo escuchar un aullido enfurecido proveniente de justo esa área que había afectado la gravedad. Pero extrañamente, el sonido estaba distorsionado, como prolongado.

Luego apareció la vieja de papel, se materializó justo en esa área distorsionada y sus ojos resplandecían con lo que parecía asombro.

Bai Xiaochi también quedó sorprendido, y por primera vez volteó a ver a Bai Xiaochun con una expresión de veneración. Bai Xiaochun no solo había detectado la llegada de la mujer de antemano, incluso había creado un área similar a la de ese tesoro reloj de arena. Aunque solo era parecido, Bai Xiaochi podía percibir fácilmente que esta… ¡era una magia Daoísta de Esencia!

En otras palabras… ¡era una magia Daoísta de nivel soberano!

—¿Qué tanto miras Bai Xiaochi? ¡Usa el brazo del soberano, rápido! —El que esa vieja fantasma los persiguiera constantemente hacía tiempo que había llenado de furia a Bai Xiaochun. Y aunque no quería salir y enfrentarla por sí solo, le parecía una excelente oportunidad para ralentizarla y usar el poder del abanico para propinarle un poco de miseria.

Dicho esto, extendió su sentido divino un poco e hizo que un gran número de rayos de Luminiscencia Arcaica salieran disparados hacia la vieja. Incluso convocó al esclavo arcaico, el cual salió al vacío para luchar.

El esclavo arcaico no podía pasar mucho tiempo fuera del abanico, pero ahora que la base de cultivo de Bai Xiaochun había mejorado, al menos podía aguantar el tiempo que tarda en quemarse un palillo de incienso. Mientras tanto, ¡Bai Xiaochi envió rápidamente el brazo del soberano hacia la vieja!

Esta era la primera vez que Bai Xiaochun intentaba contraatacar tan fuertemente a la vieja de papel. Esa respondió con un aullido, ondeó su lámpara y salió un mar de llamas negras.

El hecho de que las llamas no parecieran verse desestabilizadas por la zona de influencia temporal de Bai Xiaochun no era porque su habilidad divina fuera débil, sino que la base de cultivo de esta vieja fantasma… ¡era demasiado alta!

Aun así, el área afectada por su Exterminación Gravitacional perduró por el tiempo de varios respiros, más que suficiente para que varios disparos de la Luminiscencia Arcaica golpearan a la vieja. Aunque esta parecía como existir en una dimensión distinta, y los rayos de luz pasaron de largo, aun así, salió herida debido a la zona de influencia temporal.

En cuanto se escuchó su grito, el esclavo arcaico y el brazo del soberano llegaron. Y en ese momento, las llamas negras seguían quemando la zona de influencia temporal de la Exterminación Gravitacional, la vieja atrapada realizó un gesto de conjuro. Eso a su vez hizo que el mar de llamas negras tomara la forma de una lámpara negra, y esa salió disparada hacia el brazo del soberano.

El choque de ambas cosas generó un estallido ensordecedor que sacudió toda el área. El esclavo arcaico tosió una gran bocanada de sangre, y el brazo del soberano salió volando dando vueltas, de regreso al abanico, no estaba dañado, pero en este momento no podría tomar más acción. El esclavo arcaico también regresó al abanico.

Aun así, la vieja fantasma tampoco estaba en buenas condiciones. Se le veía el cabello enmarañado y se veía tan arruinada que empezaba como a disiparse. Sus ojos estaban repletos de locura, rugió y generó aún más llamas negras que salieron disparadas para formar otro mar de fuego. A medida que este se extendía, Bai Xiaochun y Bai Xiaochi voltearon el abanico aterrados y empezaron a escapar a toda velocidad.

El mar de llamas seguía extendiéndose detrás de ellos, acompañado por los aullidos de la vieja fantasma. Hasta que eventualmente era tanto fuego el que salía por allí… que lo que se veía detrás de ellos era una mujer distinta.

Era una mujer hermosa, con ropas lujosas y ojos de fénix que contenían una dignidad inconmensurable. Sin embargo, había una púa de fuego negro ensartada en su frente, ¡cosa que convertía toda su elegancia y belleza en una ferocidad malévola!

Pero Bai Xiaochi gritó casi por instinto apenas vio a esa mujer, —¡¡Imperatriz Consorte Inmortal!!

 


Capítulo regular, Viernes 22-03-2019


Patrocinar: 6$ x 2 Capítulos

AWE – Capítulo 1234

Capítulo 1234: Una Cuarta Habilidad Divina

Las Esencias son naturalmente obtusas y difíciles de comprender. En todo ese vacío que alguna vez había sido el cielo estrellado, muy pocas personas habían dominado alguna vez tales cosas. ¡Después de todo, quienquiera que pudiera hacerlo sería considerado un maestro Daoísta que había comprendido todas estas cosas y llegado al Reino Soberano!

Los Soberanos eran muy escasos, tan difíciles de encontrar como plumas de fénix o cuernos de qilin. Quienquiera en un grupo de personas que pudiera llegar a ser un soberano sería el orgullo y la gloria de tal grupo. Y si ese grupo era capaz de dar a luz a dos soberanos, ¡no habría nada que pudiera meterse en su camino!

Por supuesto, Bai Xiaochun aún estaba muy, muy lejos de ese nivel. Ni siquiera había llegado todavía al Reino Arcaico. Pero eso no era un obstáculo para comprender y alcanzar la iluminación sobre las Esencias.

Las Esencias eran profundas y misteriosas, sin mencionar el hecho de que aquellas relacionadas al tiempo eran ya algo exaltado entre todos esos grandes Daos. De hecho, en todo este cielo estrellado, solo un soberano había tenido éxito en comprender la Esencia del tiempo.

¡Y ese era el dueño de este valioso reloj de arena!

Bai Xiaochun quedó boquiabierto y sus ojos se iluminaron con la luz de la comprensión. Ahora que había encontrado la respuesta que había estado buscando, empezó a sumergirse en un estado vacuo que envolvía tanto sus pensamientos como su forma física.

Ya había visto evidencia que apuntaba al hecho de que la curvatura del espacio a su alrededor era debido a su presencia, y su efecto sobre la gravedad también causaba variaciones en el flujo temporal.

Sin embargo, a medida que parecía alcanzar ese estado vacuo, su cuerpo perdía peso, casi como si se hiciera transparente, como si no existiera.

No estaba desapareciendo realmente de la existencia. Pero era como si ya no estuviera allí con relación a sus alrededores y el mundo que lo rodeaba. Y aunque técnicamente aún estaba allí sentado de piernas cruzadas sobre el gran reloj de arena, la fuerza de la gravedad a su alrededor se desvaneció, y el enloquecido flujo temporal se calmó. Regresó al mismo estado en el que había estado previo a su llegada, relativamente calmado.

En ese estado, la consciencia de Bai Xiaochun permanecía allí, y su alma divina parecía flotar fuera de él y mirar hacia abajo. Pudo ver incontables relojes de arena, algunos grandes, otros pequeños. Pudo ver la arena cayendo sin cesar. Y cada vez que su mirada se centraba en un reloj de arena, su flujo temporal cambiaba.

Era un ciclo interminable. A medida que su mirada pasaba de un reloj de arena al otro, perdió totalmente la noción del tiempo y hasta perdió la noción de su propia existencia.

En tanto que el tiempo fluía a su manera dentro del mundo de los relojes de arena, Bai Xiaochi estaba afuera. Dejó salir un suspiro de alivio después de que Bai Xiaochun entrara a ese lugar. Y casi de inmediato, los distintos flujos temporales en ese mundo hicieron que su visión se nublara y le fuera imposible ver lo que sucedía. Sin embargo, podía sentir que Bai Xiaochun no estaba herido.

—Me pregunto cuanto tiempo estará allí. Con suerte no será mucho tiempo. Será un gran problema si el espíritu autómata despierta. —Suspiró y decidió sentarse de piernas cruzadas a esperar. Después de todo, si Bai Xiaochun tardaba mucho, podía simplemente entrar y recordarle que no perdiera mucho tiempo.

Allí adentro del mundo de los relojes de arena, la comprensión de Bai Xiaochun continuaba. A medida que observaba, los incontables relojes de arena y los distintos flujos temporales empezaron a envolver todo su ser.

Era como si ya no pensara. Simplemente estaba allí sentado con una expresión vacía mientras observaba los relojes de arena y grababa en su memoria hasta el más mínimo aspecto de ellos. Después de un tiempo, uno de los incontables relojes de arena que se estaba memorizando se desvaneció.

Otro desapareció poco después de eso, y luego otro. Desaparecían uno tras otro, y aquellos que permanecían se sumergían más profundamente en la mente de Bai Xiaochun.

Ni siquiera Bai Xiaochun sentía lo que sucedía. Los relojes de arena se desvanecían uno tras otro… hasta que un día… ¡solo quedaba uno!

No era muy grande, solo del tamaño de una persona promedio. Pero parecía como si fuera parte de Bai Xiaochun, una parte de su alma, una parte de su cuerpo carnal, una parte de su Semilla Dao… se había fusionado con él completamente, ¡hasta en el más mínimo aspecto!

Tampoco podía erradicarse o destruirse. De hecho, en cierto modo, ¡¡este reloj de arena era como una segunda Semilla Dao!!

Cuando ese reloj de arena solitario se convirtió en lo único que quedaba, Bai Xiaochun se estremeció, sus ojos cerrados temblaron un poco, y empezó a respirar rápidamente. Al mismo tiempo, empezaron a aparecer símbolos mágicos sobre la superficie del reloj de arena en su mente. Aunque no los reconocía, se originaban de su propia imaginación.

Contenían su comprensión del tiempo, así como su comprensión parcial de las Esencias. Eso cubría al reloj de arena en forma de símbolos mágicos, y luego empezaron a brillar con una luz intensa. Bai Xiaochun se estremeció aún más y empezó a respirar aún más rápido, hasta que llegado a cierto punto, el resplandor de los símbolos mágicos hizo que moviera su mano derecha aún en su estado inconsciente.

Ese gesto simple hizo que el aire a su alrededor colapsara y que el tiempo mismo se curvara hacia él. ¡La gravedad surgió, y cambió instantáneamente el flujo temporal en su área!

Bai Xiaochi pudo sentir lo que sucedía desde afuera y casi se le salen los ojos.

—¿¡Magia Daoísta de Esencia!?

Y eso era exactamente lo que era, una magia Daoísta de Esencia. Aunque no era más que su forma embrionaria, una pequeña fracción de lo que podía llegar a ser, aun así hizo que el tiempo alrededor de Bai Xiaochun cambiara. Entonces tembló aún más y sus ojos cerrados empezaron a temblar más rápidamente… como si estuviera por despertar en cualquier momento.

Repentinamente levantó la cabeza y recobró la lucidez, como si estuviera emergiendo de un sueño. Las transformaciones en el aire y el área a su alrededor se desvanecieron, pero todo lo que había experimentado dentro de ese «sueño» quedó atrás con él.

—¿Qué acabo de…? —Sus ojos titilaban con incredulidad mientras miraban su mano. Volvió a extenderla después de un instante, tocó ese reloj de arena interno con su sentido divino, y luego movió la mano.

Ocurrió lo mismo que hacía unos momentos, el corazón de Bai Xiaochun se llenó de emoción. Se puso de pie, cerró sus ojos y examinó el impresionante poder de esta nueva habilidad divina.

—Puedo cambiar el flujo temporal en una pequeña área… Si tuviera que volver a luchar con el Emperador-Vil, ya no tendría que depender de la Luminiscencia Arcaica. Podría ralentizar el tiempo a su alrededor y mantenerlo igual alrededor mío. Desde el punto de vista del Emperador-Vil… ¡¡sería como si yo fuera inimaginablemente rápido!!

Llevó a cabo más pruebas con emoción para asegurarse de que su evaluación fuera correcta. Después de eso, decidió darle nombre a esta cuarta habilidad divina tan inmensamente poderosa que acababa de crear…

—El tiempo está conectado a la gravedad, —murmuró con un resplandor en sus ojos—. Por tanto, llamaré a esta habilidad divina… ¡la Exterminación Gravitacional! —Aunque nunca le habían gustado las peleas y matanzas, ahora sabía bien que la única manera de mantener a salvo a la Dinastía del Archi-Emperador… era ser más fuerte que todos los demás. ¡Necesitaba que las personas lo respetaran! Esa era la única manera de detener realmente las peleas y las matanzas.

—Poseo los símbolos mágicos del Sutra del Pasado. Tengo las Puertas de la Vida y la Muerte del Sutra del Presente. Tengo al lirio pāramitā de mi Sutra del Futuro. Y ahora tengo mi cuarta habilidad divina, la Exterminación Gravitacional… ¡podría amenazar a un arcaico incluso sin mi Luminiscencia Arcaica! —Estaba lleno de confianza, revisó su base de cultivo, y encontró maravillado que lo que experimentó ya lo había llevado al gran círculo del Reino Celestial.

Pero no salió de inmediato del mundo de los relojes de arena. Usó su nuevo control sobre el tiempo para pasar con éxito el punto en el que había quedado atascado con respecto a la conjuración de la llama de veintisiete colores. Una vez terminada su fórmula, se puso de pie y miró los relojes de arena que lo rodeaban con un poco de anhelo y lamentos. ¡Luego juntó sus manos y se inclinó profundamente!

Le estaba ofreciendo sus agradecimientos a este mundo, y a ese misterioso soberano de cuyo Dao se había beneficiado tanto. Gracias a toda esa buena fortuna que había recibido, abandonó cualquier idea de apoderarse del tesoro. ¡Sabía que no estaba cualificado hasta que se convirtiera en soberano!

 


Capítulo regular, Jueves 21-03-2019


Patrocinar: 6$ x 2 Capítulos

AWE – Capítulo 1233

Capítulo 1233: Un Soberano de la Antigüedad.

Al principio fue algo muy tenue y difícil de escuchar, como si hubiera estado vagando hasta este punto tras incontables años. Sonaba como la voz de un hombre, pero sin importar lo mucho que Bai Xiaochun se concentrara, le era imposible distinguir lo que decía.

Sin embargo, esa simple voz hizo que su Códice de Tiempos Inmemoriales diera un brinco con un vigor insólito. Hasta el flujo temporal a su alrededor parecía haber cambiado.

Pero lo más notable y asombroso, era que Bai Xiaochun podía sentir que esa voz hacía que la gravedad cambiara.

Aunque no podía claramente esa voz… ¡estaba convencido de que contenía la respuesta que tanto buscaba!

En cuanto abrió sus ojos, estos claramente brillaban con determinación y firmeza. Se puso en movimiento… ¡y se fue directo a un reloj de arena de 600 metros de altura!

Allí, ¡el flujo del tiempo era veinte mil veces más rápido!

Aquí era aún más fácil ver las fluctuaciones gravitacionales, y la voz también se percibía aún mejor, pero aún no lograba distinguir lo que decía. Luego se movió a un reloj de arena de 900 metros de altura. Después a uno de 1.200, y a uno de 1.500…

Poco a poco llegó a un reloj de arena de 2.400 metros de altura, la voz era cada vez más clara. Bai Xiaochun estaba totalmente obsesionado, llegó junto al reloj de arena de 3.000 metros de altura, allí… ¡el flujo temporal era 100.000 veces más rápido!

Mientras tanto, la voz sonaba cada vez más clara, pero seguía sin poderse distinguir lo que decía. Pero para cuando se encontró con el flujo del tiempo que iba cien mil veces más rápido, se dio cuenta de que la gravedad del área no era algo tan rígido. De hecho, parecía responder a su presencia, ¡un descubrimiento que le hizo seguir con la búsqueda!

A un reloj de arena de 6.000 metros, de 9.000 metros. De 12.000 metros…

Bai Xiaochun estaba obsesionado y buscaba con locura relojes de arena más y más grandes. Eventualmente llegó a un reloj de arena de 30.000 metros de altura, allí, el flujo del tiempo era 1.000.000 de veces más rápido. Pero aún seguía sin poder entender lo que decía la voz.

Aunque cada vez se escuchaba con más claridad, era como si hubiera una barrera, por lo que sin importar lo fuerte que se escuchara la voz, no podía distinguir bien sus palabras.

No podría… ¡al menos que esa barrera se rompiera! ¡O cuando llegara a un reloj de arena con el potencial para romperla!

Bai Xiaochun seguía su increíble investigación junto a esa vaga voz en sus oídos. 90.000 metros. 180.000 metros. ¡Con el tiempo llegó frente a un reloj de arena de 240.000 metros de altura!

En ese reloj de arena, el flujo temporal alcanzaba un increíble nivel de 8.000.000 de veces más rápido. Debido a eso, los tres meses que pasó buscando la iluminación adentro apenas contaban por un instante.

Lamentablemente, le seguía siendo imposible determinar si el tiempo realmente fluía de acuerdo a su perspectiva local, o a una perspectiva externa. Por lo que el potencial peligro que enfrentaba seguía creciendo.

Si terminaba escogiendo un reloj de arena en el que el flujo del tiempo fuera revertido, ¡un instante para él serían tres meses afuera!

Bai Xiaochun casi se volvía loco en su intento de entender los poderes de gravedad. Así siguió intentando comprender con los relojes de arena superiores a 30.000 metros, siempre tenía cuidado de pasar poco tiempo con cada uno. Y si la voz no se hacía más clara, salía de inmediato.

Era algo muy peligroso, pero progresaba de manera increíble. La voz seguía sin ser ininteligible, ¡pero ya comprendía la gravedad de un modo completamente distinto!

—La gravedad se crea cuando el espacio de una zona se curva. Y el espacio no se curva debido a ningunas condiciones preestablecidas, sino… ¡que es debido a mi presencia!

—En cuanto me acerco a los relojes de arena, su diferencial del tiempo cambia. Si no me acerco, ¡¡esa diferencia permanece inmóvil!!

—Al curvar el espacio y generar la gravedad, ¡cambia la velocidad del tiempo!

—Claro, la causa principal de eso no soy yo, sino la naturaleza fundamental de los relojes de arena. Poseen estructuras distintas y contienen dimensiones distintas, incluso sus propios cielos estrellados únicos. ¡Por lo que la gravedad y el flujo del tiempo dentro de ellos es distinto! —Sus ideas pasaban como un rayo a través de su mente, y respondía las preguntas con su incesante búsqueda. De momento, estaba de pie sobre un reloj de arena de 240.000 metros de altura y observaba el mundo a su alrededor. Desde ese punto, pudo ver que había un reloj de arena aún más grande que aquel en el que estaba parado.

Desde lejos, y justo en el centro del mundo… ¡había un reloj de arena de cientos de miles de metros de altura!

Bai Xiaochun no tenía manera de saber que tan rápido fluía el tiempo en ese reloj de arena. ¡Pero sabía que no podía haber un mejor lugar en este mundo para intentar escuchar las palabras de esa voz!

En vez de seguir buscando otros relojes de arena, la mejor opción, y quizás la más peligrosa, era ese reloj de arena en particular.

Pero después de pensarlo un poco, salió disparado con los ojos inyectados de sangre, iba de cabeza hacia ese descomunal reloj de arena. Y una vez que llegó. Quedó totalmente conmocionado por el flujo temporal que poseía…

Era tan indescriptiblemente poderoso, que de no ser por su poderosa base de cultivo, su increíble cuerpo carnal, y los poderes regenerativos de su Códice Imperecedero, ¡probablemente habría sido aplastado hasta la muerte en apenas un instante!

Pero aguantó la incomodidad y rugió mientras iba disparado hacia la cima del reloj de arena. Luego respiró con dificultad, y se sentó de piernas cruzadas arriba, grandes venas sobresalían en su rostro y su cuello, ¡pero cerró sus ojos y extendió su sentido divino para intentar alcanzar la iluminación!

Pudo escuchar el susurro casi de inmediato, pero esta vez era distinto. Ya no se escuchaba como algo apagado o tras una pared, sino que era claro, ¡como si alguien estuviera sentado a su lado hablándole!

Se concentró en esa voz de inmediato, y entonces se estremeció, ¡grandes olas de asombro impactaban su mente!

El que hablaba si era un hombre, tenía una voz cálida y sincera, como si estuviera instruyéndole el Dao a sus aprendices.

—Renegado Mortal, Daoísta Terrenal. Escuchadme bien… ¿Qué es la Esencia? Para hablar de la Esencia, primero debéis comprender las leyes naturales. Las leyes naturales son las que forman la estructura invisible del cosmos en el que existimos. Las técnicas mágicas y habilidades divinas son básicamente maneras de manipular o utilizar esa estructura.

—En cuanto a lo que forma esa estructura, pues bien, allí es dónde hablamos de la Esencia. Es algo sin forma, invisible e intangible. Pero es solo su misteriosa construcción la que permite que todas las incontables técnicas mágicas y habilidades divinas existan…

—¡Las Esencias son básicamente la base de todo!

—Esto nos lleva a otra pregunta. ¿Qué es la Esencia del tiempo…?

—Bueno, pues eso es simple. Primero que nada, se debe comprender que el tiempo y la gravedad están conectados. Desde una perspectiva externa, mientras más fuerte la gravedad, más lento el flujo del tiempo. Pero en lo que respecta a la Esencia del tiempo, su verdadera manifestación no viene a través de la gravedad… ¡sino a través de la relatividad!

—La relatividad es lo que forma el verdadero núcleo de la Esencia del tiempo. Si entienden la relatividad, entonces podrán comprender… ¡la Esencia del tiempo!

—Recuerden… ¡todo depende de la relatividad!

—Renegado Mortal. Daoísta Terrenal. ¿Lo entendéis?

La voz golpeó la mente de Bai Xiaochun como unas grandes olas de asombro. No estaba seguro de quienes eran el Renegado Mortal y el Daoísta Terrenal. ¡Pero tan solo escuchar ese corto discurso le permitió alcanzar una comprensión insólita!

Era como si se hubiera encendido una luz en su mente, ¡y todas las pistas que había reunido hasta ahora repentinamente encajaban gracias a esa voz!

—Relatividad. ¡Exacto! Todo es relativo… Sin un mundo externo al cual compararme, ¿¡cómo podría siquiera saber que hay una diferencia con el flujo del tiempo!? —Bai Xiaochun levantó la cabeza y empezó a reír con fuerza. Aunque aún había cosas de las que no estaba claro, ¡ahora estaba totalmente seguro de entender por qué podía escuchar esa voz que acababa de hablarle!

Esa voz le pertenecía a alguna entidad increíblemente poderosa de hace incontables años pasados, el cual le había estado hablando a sus aprendices acerca de las Esencias. La razón por la que su voz había sido capaz de perdurar todos estos años era precisamente que su Dao correspondía a nada más y nada menos que la Esencia del tiempo. ¡Y ya hasta se había convertido en una parte de las leyes naturales del cosmos que los rodeaba!

Por tanto, ¡el flujo temporal aumentado de este lugar permitía que su voz retumbara por toda la eternidad!

 


Capítulo regular, Miércoles 20-03-2019

AWE – Capítulo 1232

Capítulo 1232: La Iluminación Gravitacional.

Bai Xiaochun se quedó allí de pie mirando de manera pensativa a los incontables relojes de arena a su alrededor. Eventualmente recordó lo que Bai Xiaochi había dicho sobre comprender la Esencia del tiempo.

—Mi Códice de Tiempos Inmemoriales sin lugar a dudas tiene algo que ver con la Esencia del tiempo, —murmuró.

Bai Xiaochun había oído hablar sobre la Esencia hacía mucho, pero no comprendía bien lo que era. Después de encontrarse con el abanico dañado y con Bai Xiaochi, poco a poco había empezado a entender más. Eventualmente se convirtió en el dueño del abanico y cultivó frente a la Torre Daoísta de la Vida y la Muerte dentro de la cara del abanico. Entonces logró completar gradualmente su comprensión.

Aun así, aún no era capaz de expresar en palabras ese entendimiento.

En este momento, sentía como si estuviera parado sobre un verdadero tesoro, un tesoro rodeado de la Esencia. Pero su comprensión seguía siendo demasiado básica e incompleta, por lo que no podía entender realmente su significado. Era como si le faltara alguna clave muy importante.

Después de un momento de silencio, levantó la mirada y un resplandor de concentración y determinación pasó por sus ojos.

—Si no puedo buscar directamente la comprensión, ¡simplemente tendré que bañarme en ella! —Respiró hondo, y caminó hacia un reloj de arena en particular que tenía más o menos su misma altura. Claro, no se atrevía a acercarse demasiado, lo examinó con su sentido divino, y descubrió que el flujo del tiempo en este lugar era tres veces más rápido de lo normal. Allí se sentó de piernas cruzadas y empezó a meditar.

Aunque este lugar no se le hacía inherentemente peligroso, en realidad Bai Xiaochun sabía que estaba repleto de crisis potenciales, ¡esos mismos relojes de arena lo eran!

Algunas de las magias Daoístas más poderosas que existían involucraban el flujo del tiempo. Si no era cuidadoso, podía terminar topándose con un reloj de arena cuyo tiempo fluyera millones o hasta billones de veces más rápido que en el mundo exterior. En ese caso, podría pasar una eternidad para él, pero no sería más que un instante afuera.

Quizás una situación como esa no sería gran cosa. ¿Pero y si ocurría lo contrario? ¿Y si entraba en un reloj de arena por apenas un instante, pero pasaba un año entero afuera?

En primer lugar, podía ser muy peligroso para la Dinastía del Archi-Emperador si pasaba demasiado tiempo lejos de los Dominios Inmortales Eternos. En segundo lugar, no tenía ni la menor idea de cómo afectaría a su longevidad una experiencia como esa. ¿Acaso su longevidad estaba vinculada a los Dominios Inmortales Eternos? ¿O dependería de sus experiencias locales?

Probablemente sería más fácil de juzgar para objetos inanimados. Pero Bai Xiaochun era un celestial, una existencia profundamente atada a los Dominios Inmortales Eternos. No tenía manera de saber si salir de su mundo por mucho tiempo podía afectar de algún modo a su Semilla Dao, o quizás hasta dañarla.

Por lo que tenía que tener mucho cuidado con sus elecciones en este lugar.

Allí cerró los ojos y se concentró en el paso del tiempo. Al principio se le hacía muy difícil entender exactamente sus diferencias con el flujo del tiempo afuera. Pero a medida que transcurría el tiempo, empezó a darse cuenta gradualmente de lo que parecían ser… los vestigios de algo. Lamentablemente, no estaba muy seguro de qué eran esos vestigios.

Lo que era peor, eran demasiado pocos. Abrió los ojos después de varios días. Aunque se sentía mucho más cerca de entender la clave de este mundo, seguía muy lejos de tener éxito.

—Acaso esos eran… ¿los vestigios del tiempo? —pensó con dudas, preguntándose sobre esos vestigios aparentemente ilusorios. Por algún motivo, le daba la sensación de algo curvándose o distorsionándose cada vez que los miraba.

A estas alturas ya estaba lleno de curiosidad, y hasta se había olvidado de que su meta principal al entrar en este mundo había sido buscar una manera de apropiarse del tesoro valioso que lo albergaba. Su mente simplemente estaba repleta de pensamientos sobre esos vestigios que había visto, luego encontró otro reloj de arena dónde el flujo del tiempo era diez veces más rápido, y empezó a meditar.

Después de varios días abrió los ojos, y se veía un poco confundido. Aquí había más vestigios, pero aún no podía verlos claramente. Así que apretó los dientes frustrado.

—¡Me niego a creer que no pueda lograrlo! ¡Esos vestigios tienen que ser la Esencia del tiempo! —Esta vez buscó un reloj de arena en el que el tiempo fluía cien veces más rápido de lo normal. Allí se sentó, se le quedó mirando con atención y empezó a buscar nuevamente la iluminación.

Esta sesión en su búsqueda de la iluminación fue uno de los más dramáticos que habría experimentado. Se estremeció y hasta le costaba respirar, poco a poco se daba cuenta de que lo que pensaba que eran los vestigios del tiempo eran mucho más numerosos en este reloj de arena.

No solo eso, se dio cuenta de que el espacio alrededor de los vestigios parecía haberse distorsionado o colapsado en cierto modo. ¡Como si los vestigios en sí fueran la evidencia de algún tipo de poder único y extraño!

Por lo que veía, ¡ese poder era lo que causaba la distorsión o la curvatura que había sentido antes!

Pero no era el poder del tiempo, era algún otro tipo de poder con el que en realidad estaba bastante familiarizado. A medida que lo revisaba más y más, esa familiaridad solo creció, hasta que sus ojos se abrieron de par en par; ¡casi no podía creer lo que sentía!

—¿Gravedad? —dijo asombrado—. Cómo… ¿¡cómo puede ser!?

Aunque no conocía técnicas mágicas en el mundo del cultivo que estuvieran relacionadas específicamente a la gravedad, ¡sí que había muchos objetos mágicos que usaban ese poder!

Bai Xiaochun había entrado en contacto con el poder de la gravedad hacía ya muchos años; apenas empezando su cultivo una vez ofreció la fórmula de una píldora a la ribera norte de la Secta Corriente Espiritual a cambio de un conjunto de alas espirituales magnéticas y una perla protomagnética. La vieja lord de la cima del Pico Pétalo de Lirio le había contado que si alguna vez tenía la oportunidad, podía usar esos objetos para comprender el poder protomagnético, ¡y así aprender la Repulsión Gravitacional Arcana de la Secta Corriente Espiritual!

Por ese mismo motivo Bai Xiaochun había pasado mucho tiempo investigando este camino, ¡y eventualmente había desarrollado una esfera de repulsión gravitacional capaz de hacer pedazos la ropa de las personas alrededor!

No solo eso, ¡el gas tóxico que eventualmente se convirtió en sus Píldoras de Fantasía había tenido que controlarlo al principio con su comprensión de los poderes de gravedad y repulsión!

Lamentablemente, sus investigaciones nunca habían podido llevarlo muy lejos y eventualmente las abandonó. Cómo iba a haberse imaginado que después de tantos años, y tan lejos de los Dominios Inmortales Eternos, en medio del interminable vacío… encontraría el valioso tesoro de un soberano en el que existía la Esencia del tiempo, ¿¡así cómo los misteriosos poderes de la gravedad!?

Aunque había diferencias entre el tiempo y la gravedad, ¡esas diferencias eran pequeñas!

Después de respirar hondo varias veces para controlarse, volvió a cerrar los ojos para buscar la iluminación. Hasta que eventualmente abrió los ojos, y se veía aún más conmocionado que antes.

—¡De verdad es la gravedad! ¡No estaba equivocado! —Estaba totalmente impactado al descubrir que lo que asumía que era el tiempo, en realidad era la gravedad. Nunca antes había pensado en relacionar el tiempo y la gravedad, ¡pero ahora parecía que las dos cosas se superponían justo frente a él!

—¿¡Qué diablos pasa aquí…? —pensó confundido. Al final se puso de pie, ya determinado a comprender la conexión entre el tiempo y la gravedad.

Que el tiempo pasara simplemente cien veces más rápido no era suficiente. Así que fue a buscar un reloj de arena en el que el tiempo fluyera quinientas veces más rápido de lo normal. Después de eso fue mil veces más.

Así fue como siguió aumentando el flujo del tiempo en busca de sus respuestas. De mil veces, a tres mil veces. Cinco mil veces. Ocho mil veces…

Hasta que finalmente se puso de pie y sus ojos brillaban intensamente.

—¡¡La gravedad puede cambiar el flujo del tiempo!! —Aunque se veía emocionado, la determinación en sus ojos era cada vez más clara. Se volteó, y buscó de nuevo los relojes de arena en dónde el tiempo fluía diez veces más rápido, allí confirmó su investigación. ¡Después de poco tiempo logró entender completamente la relación entre la gravedad y el tiempo!

—Mientras más fuerte la gravedad, ¡más lento el flujo del tiempo! —Era una realización emocionante. A estas alturas, ya se había olvidado de intentar encontrar la «clave» de este lugar, y había caído en el mismo estado en el que caía a menudo cuando investigaba sus píldoras medicinales. Cada pregunta que lograba responder lo llevaba a nuevas preguntas.

—¿Pero de dónde viene la gravedad? —A Bai Xiaochun siempre le había intrigado esa pregunta, y ahora estaba determinado a encontrar la respuesta en este mundo extraño. Una vez más empezó a trabajar con los relojes de arena.

Los días pasaron en su búsqueda de pistas, hasta olvidarse de cuantos. Estaba agotado, sus ojos llenos de ojeras, peros seguía buscando la fuente de la gravedad.

Un día observó uno de los relojes de arena de 300 metros de altura, en el que el tiempo se movía diez mil veces más rápido.

No se hubiera a atrevido a investigar ese reloj de arena tras su llegada a este mundo. Pero ahora estaba obsesionado, ¡y no vaciló ni un segundo!

Se sentó de piernas cruzadas al frente, se estremeció, ¡y se dio cuenta de que apenas podía escuchar algo que parecía una voz hablándole!

 


Capítulo regular, Martes 19-03-2019


Patrocinar: 6$ x 2 Capítulos

AWE – Capítulo 1231

Capítulo 1231: Mundo de Relojes de Arena

A Bai Xiaochun se le iluminaron los ojos. Aunque no había detectado de aura de la Esencia, su base de cultivo sí que se avivó, y el Códice de Tiempos Inmemoriales se activó automáticamente.

Estaba claro que este mundo era como un dulce brebaje para un viajero sediento, y su corazón empezó a latir con fuerza al instante.

Sin embargo, después de lo sucedido con la vieja fantasma, ahora estaba completamente en guardia contra cualquier tipo de peligro, y sin dudas no actuaría imprudentemente. ¡Lo primero que hizo fue enviar su sentido divino para observar los relojes de arena que formaban este mundo!

Mientras tanto, su expresión cambiaba, y una mirada atónita se apoderó eventualmente de su rostro.

—Oye pequeño autómata… mira ese mundo… puedes ver… ¿¡puedes ver esa área rara de allá!?

A estas alturas, ya Bai Xiaochi se había recuperado en su mayor parte de su asombro previo. Después de mirar hacia el mundo de abajo, encontró el área a la que Bai Xiaochun se refería, pero no podía ver nada tan claramente como Bai Xiaochun podía. Aun así, ¡de allí venían unas fluctuaciones que se veían increíblemente poderosas!

Bai Xiaochun también sintió esas fluctuaciones, y estas hicieron que su cuerpo se estremeciera.

—¡Un aura soberana! ¡Allí hay un aura soberana! —Bai Xiaochun y Bai Xiaochi se miraron asombrados el uno al otro. ¡Y ya Bai Xiaochun estaba empezando a especular un poco lo que sucedía!

—Me pregunto si… si esta área hundida del vacío en realidad es un enorme reloj de arena… Y ese mundo es el centro del reloj de arena. ¡Quizás el área extraña en realidad es la otra mitad del reloj de arena!

—Si tengo razón… ¡entonces este reloj de arena debe ser el tesoro valioso de un soberano! ¡Y en este momento no tiene dueño! —Tan solo pensar eso le iluminó intensamente los ojos y le aceleró el corazón. Entonces salió volando del abanico con la intención de darle unas vueltas a la zona, para ver si podía llevarse consigo ese valioso reloj de arena.

A Bai Xiaochi se le abrieron los ojos de par en par.

—¡No causes más problemas Bai Xiaochun! ¡Este probablemente es un objeto mágico similar a mí! Y no está dañado ni incompleto. ¡Estaremos acabados si lo haces enojar!

Bai Xiaochun se aclaró la garganta y respondió de manera casual, —No te preocupes, ¡tengo bastante experiencia con este tipo de cosas!

La mente de Bai Xiaochi empezó a dar vueltas en cuanto se dio cuenta de que Bai Xiaochun había dicho exactamente lo mismo hacía no mucho. Luego se dio cuenta de lo que Bai Xiaochun quería decir cuando decía que tenía experiencia en alguna situación, y sus ojos empezaron a arder con ira.

Sin embargo, después de un momento, dejó salir un suspiro de alivio al darse cuenta de que Bai Xiaochun en realidad no tendría manera de conseguir ese reloj de arena.

Por su parte, Bai Xiaochun se sentía angustiado con la situación. Después de todo, el reloj de arena era distinto al abanico dañado. La única razón por la que había conseguido con éxito el abanico era que ya estaba dañado, mientras que el reloj de arena no tenía el más mínimo daño.

Era obvio que era un tesoro precioso que seguramente tendría su propio espíritu autómata. Y ya que era un importante legado, no podía ser tomado a la fuerza excepto quizás por alguien con el poder de un soberano.

Pero no estaba dispuesto a rendirse tan fácilmente, pensó un poco el asunto y luego sacó su wok de tortuga. Pero ni siquiera un refuerzo espiritual parecía servir de nada.

Eventualmente se dio cuenta de cuál era el problema. No era que los refuerzos espirituales no funcionaran sobre el reloj de arena. Era que el objeto era simplemente demasiado poderoso. Un refuerzo espiritual no servía de nada, y si intentaba llevar a cabo más, probablemente provocaría la ira del espíritu autómata del reloj de arena.

Cuando Bai Xiaochi se dio cuenta de lo que estaba intentando, le gritó, —¡Alto! ¡¡Ya para!! Escúchame Bai Xiaochun. El espíritu autómata de ese tesoro está hibernando. ¡Si tus refuerzos espirituales lo despiertan estaremos condenados!

Bai Xiaochun vaciló por un momento mientras analizaba la situación. Eventualmente llegó a la conclusión de que intentar forzar los refuerzos espirituales sobre el reloj de arena muy probablemente incitaría una tormenta de consecuencias mortales. Después de dudar un poco, simplemente suspiró y abandonó la idea. Pero aún no estaba dispuesto a rendirse con todo esto.

Mientras tanto, Bai Xiaochi estaba al borde de las lágrimas. Los últimos años viviendo con Bai Xiaochun habían sido demasiado angustiantes… No… ¡demasiado peligrosos! Bai Xiaochi nunca se había topado con problemas durante todos los años que había vagado solo en el abanico. Pero desde la llegada de Bai Xiaochun, se topaban con un peligro tras otro.

La vieja de papel ya había sido bastante terrible. Si terminaban con un tesoro precioso repleto de Esencia intentando perseguirlos para matarlos… bueno, Bai Xiaochi no quería ni imaginárselo.

—No puedo con esto. Ese bastardo a veces es un cobarde, ¡y a veces es un psicópata! Tengo que pensar un modo de distraerlo, sino terminará enfureciendo al tesoro… —Alzó sus ojos como pensando por un momento, y luego su mirada se iluminó.

—Milord, mire allí, ¡ese mundo del reloj de arena es sin dudas el mejor lugar para comprender la Esencia del tiempo! ¡Será muy beneficioso para usted si hace eso!

—Además, pude ver antes que la técnica que cultiva tiene algo que ver con la Esencia del tiempo. ¡Este lugar es básicamente una tierra sagrada para usted!

—¿Acaso no se ha topado con un problema en su conjuración de llamas? Si comprende la Esencia de este lugar, seguramente le ayudará a encontrar el camino que necesita. Esta es la oportunidad perfecta ya que el espíritu autómata está hibernando. Después de todo… ¡no volverá a tener la misma oportunidad después de que se despierte!

—No se preocupe milord. Estaré como protector Dharma para usted. ¡No dejaré que ocurra nada peligroso mientras intenta alcanzar la iluminación! —Como por temor a que Bai Xiaochun no confiara en él, hasta desató su sentido divino de manera dramática y potencialmente peligrosa, y las habilidades defensivas y de detección del abanico se activaron al máximo.

La sugerencia de Bai Xiaochi tenía sentido para Bai Xiaochun. Especialmente considerando que hasta su Códice de Tiempos Inmemoriales parecía brincar por la anticipación. Y estaba en un punto muerto con su llama de veintisiete colores. Después de darle otro buen vistazo al reloj de arena, decidió que intentar comprender un poco probablemente sería más fácil que adquirir todo el objeto. Y aunque no lograra comprender nada, seguramente tendría algún beneficio de todos modos.

Una vez llegado a este punto en sus ideas, y al ver que Bai Xiaochi realmente estaba dándolo todo, suspiró y asintió con aprobación hacia el espíritu autómata. Después de enviar su sentido divino hacia abajo para asegurarse de que no hubiera nada raro, salió volando hacia el mundo del abanico.

Bai Xiaochi finalmente pudo dejar salir un suspiro de alivio. También empezó a pensar que Bai Xiaochun era potencialmente peligroso en situaciones como esta…

Mientras tanto, Bai Xiaochun se acercaba más y más al mundo del reloj de arena. No había nada que se interpusiera en su camino, y en poco tiempo empezó a descender sobre el mundo.

En ese momento, su expresión cambió un poco y se dio cuenta de que el flujo de tiempo aquí era completamente distinto. De hecho, parecía como si tiempo fluyera de manera distinta en las diferentes áreas del mundo.

En algunos lugares se ralentizaba tanto que casi parecía pararse. En otros quedaba asombrado al ver que se movía diez veces más rápido, o hasta cien, o mil veces más…

A medida que avanzaba a través de este increíble mundo, pudo ver incontables relojes de arena de todo tipo de tamaños. Algunos tenían decenas de miles de metros de altura, otros eran del tamaño de su mano.

Se dio cuenta rápidamente de que el tiempo tan caótico de este mundo era una función de esos relojes de arena. Cada uno de los relojes de arena tenía un flujo temporal distinto.

—Distintos mundos, distintas leyes naturales… En el mundo de esa vieja fantasma, las técnicas mágicas y las habilidades divinas no funcionaban, la carne y la sangre se convertían en papel. ¡Aquí las leyes también son distintas! —Ya había experimentado y visto muchas cosas en su travesía por el vacío, por lo que había conseguido muchas perspectivas distintas de la vida.

En este momento, sabía que cada uno de esos relojes de arena contenía las leyes naturales de este mundo y podían influir en su ambiente. Con cada momento que pasaba, se sentía más y más asombrado.

—¿Pero qué pudo haber creado estas diferencias en el tiempo?

 


Capítulo regular, Lunes 18-03-2019


Patrocinar: 6$ x 2 Capítulos

AWE – Capítulo 1230

Capítulo 1230: Tesoro Precioso Reloj de Arena

A pesar de haberse sacudido con éxito a la vieja, Bai Xiaochun aún no se sentía completamente tranquilo. Apretó los dientes firmemente y siguió volando velozmente por otros meses.

Después de eso, le dio un vistazo al desanimado Bai Xiaochi y se frotó la nariz de manera incómoda.

—Eh… oye Pequeño Bai, por qué no descansas un poco. ¡Ya han sido tres largos años!

Bai Xiaochi le dirigió una mirada furiosa y pensó en calmarlo un poco. Pero de momento, estaba demasiado agotado y simplemente se desvaneció.

Después de ver que el espíritu autómata se fuera a hibernar, Bai Xiaochun dejó salir un suspiro de alivio. Después de todo, sabía que había sido su culpa. De no haberse puesto tan codicioso, no habrían tenido que lidiar con tres años de persecución.

Sin embargo, las ganancias que había logrado tras esos tres años le iluminaron los ojos al pensarlo. Bajó la mirada, ¡y recordó el vasto número de almas que ahora existía en su bolso de almacenamiento!

¡Esta vez sí que gané bastante! ¡Ahora tengo bastantes ingredientes para llamas multicolores! —Ya que ya no estaba la amenaza de peligro inminente, dejó que el abanico siguiera en piloto automático y buscó un buen lugar para entrar en reclusión y empezar a conjurar llamas.

Ya hacía tres años que había terminado la fórmula para la llama de veinticinco colores, pero no tenía almas para llevar a cabo pruebas. Ahora que había recuperado su suministro, no había nada que lo retuviera.

Un fracaso no sería gran cosa, ni tampoco dos. Ni siquiera diez le harían pausar un segundo. Esta vez, no le tomó mucho tiempo llevar a cabo todos los experimentos necesarios y resolver todos los problemas con la fórmula. Entonces finalmente logró conjurar una llama de veinticinco colores.

Su rostro mostró una gran sonrisa de inmediato, especialmente por el hecho de que aún tenía bastantes almas.

Dicho esto, procedió a trabajar con llama de veintiséis colores, mientras avanzaba su cultivo. Tres años pasaron a medida que viajaba por el vacío.

Durante ese tiempo, logró completar su fórmula inicial y también refinó considerablemente su base de cultivo. Bai Xiaochi eventualmente despertó y asumió el control del abanico, por lo que empezó a avanzar aún más rápido.

Más o menos cuando Bai Xiaochun estaba por iniciar su primer intento de conjurar una llama de veintiséis colores, el abanico se estremeció repentinamente. En medio del asombro de Bai Xiaochun y Bai Xiaochi, una voz familiar llegó repentinamente a sus oídos, fue un aullido enfurecido.

—¡¡No puede escapar!!

A Bai Xiaochun se le abrieron los ojos de par en par y chilló, —¡¡Es esa vieja fantasma de nuevo!!

Extendió su sentido divino y pudo ver a la misma vieja de papel con la lámpara en su mano.

Bai Xiaochun sentía que estaba por volverse loco y Bai Xiaochi quedó boquiabierto del asombro, la determinación obsesiva lo dejó conmocionado. A Bai Xiaochun se le inyectaron de sangre los ojos en cuanto la vio acercarse, ¡y empezó a potenciar el abanico junto a Bai Xiaochi para ir volando a lo lejos!

Bai Xiaochun no estaba dispuesto a dejarse amedrentar fácilmente, así que tomó la llama de veintiséis colores que llevaba a medias en su mano, y la arrojó detrás de él, como con la esperanza de hacer cenizas a la vieja de papel. ¡Pero esta simplemente se tragó las llamas!

Eso le puso los vellos de puntas a Bai Xiaochun y ya no se atrevió a probar más cosas. Así que el abanico simplemente siguió volando a lo lejos, otra larga persecución por el vacío empezó.

Bai Xiaochun tenía una expresión miserable, no quería pasar todo su tiempo escapando, pero no tenía más opción. Era obvio que no podía luchar con la vieja fantasma. Eso lo había aprendido bien en la persecución previa; nada de lo que le arrojaba había servido de nada.

Esta persecución duró otros tres años… Hasta que la vieja de papel finalmente empezó a bajar la velocidad y la distancia entre ambos se agrandó. A estas alturas, ya Bai Xiaochun se había acostumbrado completamente a sus rugidos y aullidos.

Para Bai Xiaochun, lo más deprimente de toda la situación era que tenía concentrar toda su energía en darle poder al abanico, por lo que no podía practicar su conjuración de llamas. Lo bueno era que, ya que usaba el poder de su base de cultivo constantemente, estaba avanzando firmemente durante todo este tiempo.

Bai Xiaochun eventualmente se dio cuenta de que la vieja parecía estar completamente obsesionada con atraparlo, y probablemente lo volvería a encontrar de nuevo, aunque se la quitara de encima. Así que envió al abanico en una dirección completamente distinta con la esperanza de conseguir tiempo. Eventualmente logró sumergirse nuevamente en su conjuración de llamas.

Así pasaron los años. Ni siquiera importaba lo rápido que escapara, o dónde había perdido a la vieja de papel.

Esta lo encontraría de nuevo en tres años como mucho. Ya estaba habituado a la situación, pero aun así tenía que darlo todo en su escape cada vez que los alcanzaba. Y cada vez que llegaba, parecía ir más rápido que la última vez, por lo que Bai Xiaochun estaba al borde de las lágrimas, y también cultivaba como loco cada vez que podía.

Gracias a toda esa presión, su base de cultivo avanzaba constantemente y ya estaba muy cerca del gran círculo del Reino Celestial.

Siempre que la vieja fantasma no estaba cerca, empezaba a conjurar llamas. Con el paso del tiempo, llegó eventualmente a poder conjurar una llama de veintiséis colores.

Con cada llama que colocaba en la marca que tenía al dorso de su mano, el aura de Bai Hao se fortalecía y las fluctuaciones se volvían más y más claras.

Lamentablemente, se quedó atascado en su progreso con la fórmula de la llama de veintisiete colores. A diferencia de las fórmulas anteriores, las cosas no parecían encajar, y eventualmente llegó a tal punto que no tenía ni la menor idea de cómo proceder.

Solo podía seguir dedicándole tiempo a sus análisis y augurios. Diez años pasaron eventualmente. Bai Xiaochun estaba allí de pie al borde de su abanico, y miraba al vacío con su cabello enmarañado. Bai Xiaochi lo ayudaba a su lado dándole poder al abanico para ir lo más rápido posible.

¡La vieja de papel los perseguía aullando desde atrás, y su lámpara enviaba un resplandor por todos lados que convertía todo en papel!

—¿Cómo es que esta vieja fantasma siempre aparece! ¡Nunca la había visto antes! —Era un verdadero dolor de cabeza. Siempre aparecía de la nada y Bai Xiaochun solo podía terminar en una situación pasiva. La mujer eventualmente volvió a perder la velocidad y lograron sacudírsela.

Dejó salir un suspiro de alivio con el ceño fruncido. Y Bai Xiaochi quien estaba al lado se veía tan molesto como siempre.

—¡Todo es tu culpa! ¿¡Por qué tuviste que provocar a una cosa tan aterradora!? Pudiste haber escapado antes, ¡pero no! —Bai Xiaochi estaba claramente nervioso al ver que la vieja de papel los perseguía constantemente.

Bai Xiaochun suspiró, pero no estaba de humor para consolar a Bai Xiaochi. Mientras pensaba en cómo lidiar con la vieja fantasma, Bai Xiaochi dijo repentinamente, —¿¡Eeeh!?

Bai Xiaochun quedó sorprendido y extendió su sentido divino para ver de dónde había salido la vieja fantasma esta vez. Pero entonces su expresión cambió.

En vez de ver a la mujer, vio algo aún más extraño; ¡el vacío que los rodeaba parecía estarse como hundiendo!

Técnicamente, el vacío no tenía direcciones como arriba, abajo, izquierda o derecha. Pero en este momento, el área que los rodeaba claramente parecía estarse hundiendo, como formando algo que parecía un gran embudo, ¡un vórtice giratorio!

Quizás podrían habérselo atribuido a algún extraño fenómeno natural. Pero fue entonces que Bai Xiaochun se dio cuenta de que justo allí al fondo del área hundida, había otro mundo… ¡Su sentido divino le reveló un mundo lleno de incontables relojes de arena!

Había grandes y pequeños, y llenaban el mundo entero, no había ni uno dañado. Todos operaban y las arenas fluían a través de ellos. Realmente era un escenario extraño y sorprendente.

—Qué… ¿qué es este lugar?

En cuanto las palabras salieron de su boca, a Bai Xiaochi se le abrieron los ojos de par en par y exclamó. —¡La Esencia del tiempo! ¡No puede ser! ¡¡Ese lugar contiene la Esencia del tiempo!

 


Capítulo regular, Domingo 17-03-2019


Patrocinar: 6$ x 2 Capítulos

AWE – Capítulo 1229

Capítulo 1229: Vieja de Papel

Bai Xiaochun nunca antes había estado en una situación así, y era aterrador. No solo eso, ¡esta era la primera vez que había sentido verdadero peligro en el vacío!

Las personas de papel no eran preocupantes por sí solas. Eran difíciles de manejar, pero estaba seguro de que al final podría aplastarlas. A pesar de que sus habilidades divinas no funcionaban sobre ellas, sus Píldoras de Convergencia de Almas le daban suficiente ventaja para derrotarlas.

Pero el mundo tan extraño era como una cuchilla colgando sobre su cabeza. Si las cosas seguían de este modo, parecía que él mismo podría terminar como una personal de papel.

Los rostros de las viejas en el cielo eran aún peores, así como la entidad misteriosa que lo había empujado en primer lugar. Todo eso le ponía la piel de gallina por el temor.

En este momento, solo quería una sola cosa: ¡salir de este sitio tan rápido como pudiera!

Por tanto, contactó al abanico y convocó diez disparos de la Luminiscencia Arcaica, todos al mismo tiempo. Allí afuera en el vacío, el abanico se iluminó con una luz deslumbrante y diez rayos de luz salieron disparados rápidamente hacia el pozo que ya se estaba desvaneciendo.

El mundo se llenó de estruendos y la Luminiscencia Arcaica descendió, esto era el equivalente a un experto arcaico atacando diez veces seguidas. De hecho, ¡era una fuerza tan poderosa que abrió un agujero en el cielo!

Frente a eso, todas las personas de papel y las almas dejaron salir aullidos punzantes. ¡Pero ese agujero empezó a cerrarse casi tan pronto se abrió! ¡Estaba claro que el daño sería reparado muy rápidamente!

Bai Xiaochun no iba a dejar pasar esta oportunidad, así que convocó todo el poder de su base de cultivo y aceleró hacia la abertura, usaba sus Píldoras de Convergencia de Almas para abrirse paso entre las personas de papel y las almas que se metían en su camino.

Gracias a su velocidad tan increíble, logró llegar frente al agujero en muy poco tiempo. Y el aura del vacío de afuera entraba hacia el mundo de papel a través de ese agujero, eso le permitió usar sus habilidades divinas una vez más, y recurrió a la Restricción Imperecedera y a su Embestida Sacude Montañas para conseguir otro impulso de velocidad. ¡Se veía tal como una estrella fugaz que iba disparada desde el agujero justo antes de que se cerrara! A estas alturas, el treinta por ciento de su cuerpo ya se había convertido en papel. Afortunadamente, después de llegar al vacío, su Códice Imperecedero empezó a reparar el daño.

Antes de poder dejar salir un suspiro de alivio, pudo escuchar el sonido de alguien tosiendo detrás de él, ¡así como unos aullidos apagados!

A Bai Xiaochun se le pusieron los vellos de punta… se dio cuenta al instante de que esa tos tenía que haber venido de la misma persona que lo había arrojado al pozo. Lo primero que hizo fue intentar escapar, y en ese momento, una enorme mano se extendió hacia él, ¡la mano se veía tan marchita que parecía pertenecer a un cadáver!

El corazón de Bai Xiaochun latía con locura; aunque la mano no le daba la sensación de que pertenecía a un soberano, si parecía la cumbre del Reino Arcaico.

¿¡Qué diablos es esa cosa!? —pensó casi llorando. Luego convocó sus cinco disparos restantes de la Luminiscencia Arcaica sin siquiera dudarlo y las envió hacia la enorme mano.

Los rayos de la Luminiscencia Arcaica golpearon la gran mano junto a grandes estruendos y la hicieron detenerse. Luego Bai Xiaochun aprovechó las ondas de choque generadas por el impacto para abrir su distancia con la mano. En tanto, Bai Xiaochi envió el abanico hacia Bai Xiaochun. Este regresó sobre el abanico en apenas unos momentos.

Apenas su pie tocó el suelo, la enorme mano se recuperó y empezó a moverse hacia el abanico de manera aún más amenazante que antes.

Bai Xiaochi gritó atemorizado e intentó esconderse dentro del abanico tan rápido como pudiera. Mientras tanto, Bai Xiaochun se puso pálido por el miedo, dejó salir un grito y tomó control del abanico, pero no para salir volando lejos, ¡sino que iba directo hacia la mano!

Se pudo escuchar un estallido ensordecedor cuando ambas entidades chocaron. La gran mano fue empujada hacia atrás de inmediato y el abanico salió volando en dirección opuesta dando vueltas.

Si eso hubiera sido todo, quizás Bai Xiaochun hubiera ordenado al abanico simplemente escapar. Pero fue entonces que otra mano igual de marchita se materializó súbitamente y salió disparada al abanico.

—¡Hora de apostarlo todo! —gritó. No había tiempo para miedos o dudas. Sabía que, si no usaba todo su poder, el peligro simplemente se volvería aún más crítico.

El abanico empezó a emanar una luz deslumbrante, el brazo del soberano salió una vez más de la cara del abanico. ¡Una vez más Bai Xiaochun y Bai Xiaochi cooperaban para defender al abanico! Incluso apareció el esclavo arcaico, ¡usó el poder del brazo del soberano para salir del abanico y salir disparado hacia la amenaza!

El brazo del soberano hacía temblar el vacío circundante a su paso. Mientras tanto, la mano marchita se dejó de mover repentinamente, como impactada de ver algo a este nivel. Lamentablemente para la mano, no había tiempo de retirarse antes de que el brazo del soberano la golpeara.

Por primera vez, se pudo escuchar una explosión y la mano marchita finalmente terminó dañada y empezó a desmoronarse. Sin embargo, el brazo del soberano también salió herido y el esclavo arcaico hasta tosía sangre. Los dos simplemente se dieron la vuelta y regresaron a la cara del abanico.

Todo esto tarda un poco en describirse, pero ocurrió en apenas unos instantes. Bai Xiaochun intentaba comandar el abanico a escapar mientras temblaba.

—¡Maldita sea! —chilló Bai Xiaochi—. ¡Todo esto es tu culpa! ¡Te dije que teníamos que habernos ido! ¡fuiste demasiado codicioso! —Lamentablemente, el peligro aún no pasaba. Mientras Bai Xiaochun y Bai Xiaochi escapaban sobre el abanico, ¡se pudo escuchar un rugido de ira que venía desde el pozo!

Para la total incredulidad de Bai Xiaochun, el pozo empezó a hacerse más grande, empezó a distorsionarse y retorcerse… ¡hasta convertirse en una enorme lámpara!

¡El pozo en realidad no era más que la parte de arriba de la lámpara! En cuanto la lámpara se mostró completamente, surgieron unas fluctuaciones en el vacío, y apareció algo vastamente más grande que la lámpara. Era… ¡una vieja gigantesca hecha de papel!

Llevaba ropas de entierro también hechas de papel y había un resplandor feroz en sus ojos.

—¡No puedes escapar! —aulló con una voz que sonaba como si incontables personas hablaran al mismo tiempo. Luego empezó a caminar hacia el abanico a través del vacío, y hacia Bai Xiaochun.

Bai Xiaochun quedó tan impactado que parecía que sus ojos se saldrían de su cara y hasta quería llorar.

—¡No puede ser! —dijo—. Solo estaba reuniendo algunas almas. ¿¡Cómo terminé provocando a una cosa como esta!?

Bai Xiaochi gritaba igual de fuerte e instaba a Bai Xiaochun a escapar lo más rápido posible.

—No es una soberana, ¡pero es casi como si lo fuera! —el corazón de Bai Xiaochun golpeaba duramente su pecho, y de verdad estaba considerando retirarse a los Dominios Inmortales Eternos.

De hecho, ya lo había intentado estando adentro del mundo de las personas de papel, pero no había funcionado. Ahora que estaba sobre el abanico, estaba bastante seguro de que funcionaría. Pero no podía tan solo dejar a Song Que y a Bai Xiaochi en medio de tal peligro. Además, eso también cortaría por siempre el sendero en el que andaba, y no estaba dispuesto a eso.

Así que apretó los dientes con determinación, y decidió que no se rendiría al menos que no tuviera la más mínima alternativa. Afortunadamente, el abanico era capaz de una velocidad increíble, y aunque la vieja podía seguirle el ritmo, en realidad no era capaz de alcanzarlo.

Mientras tanto, Bai Xiaochun estaba totalmente concentrado en mantener la velocidad al máximo, sabía que, si se equivocaba en lo más mínimo, esa persona los atraparía y masacraría.

Estaba al borde de las lágrimas, seguía volando a toda velocidad. Así pasaron quince días en un parpadeo, y durante ese tiempo, la mujer los perseguía sin cesar.

Pero esa persecución… ¡duraría tres años!

Durante ese tiempo, Bai Xiaochi se la pasaba quejándose y refunfuñando.

Bai Xiaochun eventualmente se habituó a la situación. Aunque ya no estaba particularmente aterrado, sí que se estaba quedando exhausto, tanto que tenía el cabello enmarañado y sus ojos inyectados de sangre mostraban dos enormes ojeras oscuras.

Después de tres años, la vieja finalmente parecía estar bajando la velocidad. Bai Xiaochun se animó, se tragó algunas píldoras y aceleró aún más. Después de unos meses logró finalmente sacudirse a la vieja.

—¡Que tacaña! Son solo unas almas, ¿¡me persiguió tres años enteros solo por eso!? —Tan solo pensar en esos tres años tan amargos lo deprimía.

 


Capítulo regular, Sabado 16-03-2019

AWE – Capítulo 1228

Capítulo 1228: ¡Mundo de Papel!

Sacudió su mano como si nada y dijo, —¡No te preocupes! ¡Tengo mucha experiencia con este tipo de cosas!

Se sentó a esperar, lleno de emoción por la idea de conseguir tantas almas.

Al principio, las lámparas llegaban cada varios días. Pero después de unos meses, esa frecuencia se redujo a una cada varias semanas.

Eventualmente, terminaron pasando cuatro meses enteros sin que llegara ninguna lámpara, cosa que lo decepcionó mucho. Además, el estanque estaba empezando a titilar de manera extraña, como si estuviera por desaparecer en cualquier momento.

Por cómo se veían las cosas, probablemente ya no estaría allí el próximo mes. Bai Xiaochun no estaba dispuesto a rendirse, y finalmente centró su atención sobre el pozo.

—¡Esta cosa es demasiado misteriosa! Me pregunto qué diablos será. Y me pregunto si volveré a encontrar algo así… —De verdad estaba indeciso, en conflicto entre su deseo de conseguir más almas, y su temor por los peligros potenciales.

Hasta que llegó a la conclusión de que, ya que llevaba por aquí tanto tiempo sin ver nada peligroso, lo mejor sería llegar un poco más lejos. Entonces aceró el abanico y activó la habilidad que tenía el abanico para consumir otras cosas.

—¡Sería perfecto si pudiera absorber todo ese pozo dentro del abanico!

Bai Xiaochi objetó, pero no hizo nada para interferir. Así que el abanico terminó golpeando directamente al pozo.

Pero extrañamente, no hubo ningún estruendo intenso como Bai Xiaochun y Bai Xiaochi se esperaban. Era casi como si el pozo existiera en otra dimensión, o fuera transparente; ¡el abanico simplemente le pasó a través!

Bai Xiaochun quedó boquiabierto del asombro. Esta era la primera vez que se encontraba una situación que el abanico no era capaz de manejar. Después de pasar a través del pozo, Bai Xiaochun le regresó la mirada, y se quedó dudando un buen rato sobre su próximo paso. Podía simplemente rendirse, pero a la vez, no podía dejar de pensar en todas las almas que quizás existían dentro de ese pozo. Al final decidió echar a un lado sus miedos.

—Darle un corto vistazo no debería ser un problema… —¡Apretó los dientes con determinación y envió al abanico hacia la entrada del pozo!

Después de acercarse, desató el poder de su base de cultivo y extendió un poco su sentido divino. Pero el pozo parecía poder aislarse de su sentido divino, por lo que le era imposible saber lo que había adentro. Solo podía acercarse físicamente.

Nada parecía indicar peligro en esta situación, y aunque eso lo hizo suspirar de alivio, no bajaba su guardia. Su corazón empezó a latir con fuerza y entonces asomó la cabeza sobre el pozo.

Lo que vio allí le abrió los ojos de par en par.

¡¡Era un mundo completamente distinto!!

Era como si la entrada al pozo fuera el cielo de ese mundo. Lo que era aún más sorprendente, ¡el mundo entero parecía estar hecho de papel!

Las tierras, las montañas, los ríos, los edificios; todo era de papel. Sobre la superficie de todos esos papeles se podían ver incontables almas, una cantidad que desafiaba cualquier cosa que Bai Xiaochun hubiera podido imaginarse…

El mundo se veía muy ordenado. Las almas estaban estrictamente separadas por nivel, y eso incluía las almas de devas, semidioses y celestiales. ¡Incluso había un grupo de personas de papel amontonadas alrededor de un alma arcaica!

Todo parecía completamente increíble. Pero fue entonces que Bai Xiaochi gritó súbitamente, —¡Detrás de usted milord! Allí…

Antes de que Bai Xiaochi pudiera siquiera terminar de hablar, una mano marchita se extendió desde la nada en el aire detrás de Bai Xiaochun, ¡y lo empujó!

La mano no se movía particularmente rápido, pero Bai Xiaochun ni siquiera tuvo la oportunidad de voltear, o reaccionar de algún modo. Cualquier resistencia era inútil.

Una fuerza descomunal lo golpeó, hizo que saliera un grito de sorpresa, ¡y terminó cayendo directamente al interior del pozo!

Al mismo tiempo, apareció una figura, era una vieja mujer jorobada que sostenía una lámpara en su mano. En cuanto Bai Xiaochun cayó dentro del pozo, esta se quedó de pie al borde mirando al abanico que tenía detrás.

A Bai Xiaochi se le pusieron los vellos de punta frente a esa mirada, y activó todas las defensas del abanico, incluyendo el aura del brazo del soberano.

En el arrugado rostro de la vieja se podían ver dos ojos con una mirada opaca, y titilaban con una luz misteriosa. Repentinamente sonrió, era una sonrisa feroz llena de dientes amarillos. Luego se volteó y se desvaneció.

Mientras tanto… Bai Xiaochun caía gritando hacia el mundo de papel que había dentro del pozo. Eventualmente logró controlar su cuerpo y se detuvo. Allí se quedó flotando, observó sus alrededores y luego al cielo, allí arriba de él, ¡pudo ver nueve rostros!

Todos esos rostros eran de mujeres viejas, todas con las mismas facciones faciales, con sus ojos cerrados, pero con la boca abierta. Por lo que veía Bai Xiaochun, parecía que acababa de caer por una de esas bocas.

—¿¡El estanque era una de sus bocas!? ¿Quién me empujo? ¿Una vieja! ¿¡Qué base de cultivo tiene!? —Respiró hondo, se preparó para pensar en un modo de salir, pero algo ocurrió antes de siquiera empezar a pensar.

Su cuerpo… ¡¡empezó a convertirse repentinamente en papel!!

De hecho, sus manos ya eran completamente de papel…

¡Su mente empezó a dar vueltas al darse cuenta de que esta era la situación más mortal que se había topado desde la fundación de la nueva Dinastía del Archi-Emperador!

Incluso su batalla contra el Emperador-Vil había estado bajo su control, pero esto era distinto. No había tiempo de pensar o planear nada; desató de inmediato todo el poder de su base de cultivo, así como los poderes de regeneración de su Códice Imperecedero. Pero aunque podía ralentizar el proceso, no podía detenerlo por completo. ¡Era como si las leyes naturales del mundo demandaran que todo ser viviente que entrara se convirtiera en papel!

—Maldita sea. ¡MALDITA SEA! —maldijo Bai Xiaochun con los ojos rojos. No tenía la más mínima intención de convertirse en una persona de papel con ojos rojos, así que empezó a rugir y a intentar escapar del mundo.

Lamentablemente, fue entonces que todas las demás personas de papel de este mundo alzaron la mirada hacia el ahora impactado Bai Xiaochun. Todas las almas que tenían atadas a ellas mostraban auras frías y siniestras, y aullaron y empezaron a arremeter hacia él.

Se le acercaron en un parpadeo, y desataban incontables habilidades divinas y técnicas mágicas.

Sus técnicas mágicas tomaban la forma de trozos de papel, cada uno rebosaba el poder de las leyes naturales de este mundo. Lamentablemente, ni siquiera el Códice Imperecedero de Bai Xiaochun podía hacer mucho para protegerlo. A estas alturas, ¡ya su brazo entero era de papel!

—¡¡Esto es un abuso!! —gritó. Para su total frustración, ninguna de sus habilidades divinas parecía servir de nada, ni siquiera el Sutra de la Pāramitā Futura. Apretó los dientes y usó el brazo que aún no era de papel para sujetar un montón de Píldoras de Convergencia de Almas y arrojarlas detrás de él. Estas absorbieron todas las almas cercanas en cuanto explotaron, y eso parecía quitarles la fuerza vital a las personas de papel, simplemente quedaban flotando hacia el suelo.

Eso quizás lo hubiera dejado contento, de no ser porque él mismo se estaba convirtiendo en papel, y hasta miraba este sitio como una tierra sagrada. Pero estaba demasiado ansioso como para estar contento. Empezó a arrojar Píldoras de Convergencia de Almas a diestra y siniestra y recolectaba las esferas de almas en cuanto se formaban, y a medida que lo hacía, salió disparado hacia las bocas de las mujeres que había en lo alto del cielo.

Lamentablemente, eran demasiadas personas de papel. Incluso había un grupo de almas celestiales encabezadas por un alma arcaica. En cuanto se acercaron, Bai Xiaochun se llenó de una sensación de crisis mortal, e intentó contactar de inmediato al abanico. ¡A pesar de que a duras penas logró establecer el vínculo, al menos fue suficiente para convocar un rayo de Luminiscencia Arcaica!

 


Capítulo regular, Viernes 15-03-2019


Patrocinar: 6$ x 2 Capítulos

AWE – Capítulo 1227

Capítulo 1227: Lámpara Blanca

Pasaron diez años en un abrir y cerrar de ojos.

Una suave luz rodeaba el abanico mientras iba disparado a través de la oscuridad. Por donde pasaban dejaba un rastro resplandeciente detrás, se veía casi como una estrella fugaz.

Bai Xiaochun estaba sentado de piernas cruzadas sobre el brazo del soberano en el interior de la cara del abanico. De vez en cuando abría sus ojos para observar el vacío con un resplandor en su mirada.

Casi parecía como si el negro fuera el único color allí. Pero durante los diez años que había pasado viajando en el vacío, había encontrado ocasionalmente ruinas o escombros, y así había reunido un buen número de almas.

Aunque estaba ansioso por lograr su meta, no podía hacer más nada para acelerar las cosas. No solo eso, el abanico claramente estaba siguiendo un sendero específico. Aunque podía cambiar su velocidad, y podía hacerlo cambiar de dirección temporalmente, siempre terminaba eventualmente de vuelta en su curso.

Tomando en cuenta que aún no tenía ningún destino específico en mente, finalmente abandonó la idea de ajustar la dirección y simplemente permitió que siguiera volando normalmente. Y se sentó de piernas cruzadas a meditar mientras tanto, estaba trabajando en la fórmula para la llama de veinticinco colores.

Bai Xiaochi estaba adulándolo constantemente, hasta que Bai Xiaochun finalmente empezó a considerar dejarlo cambiar su nombre.

Bai Xiaochi estaba muy emocionado con eso. Además, se había acostumbrado a elogiar constantemente a Bai Xiaochun, tanto que ya lo hacía casi por instinto…

De momento, estaba de pie detrás de Bai Xiaochun, le masajeaba los hombros y ocasionalmente revisaba su expresión facial.

—¿Estoy siendo muy brusco milord? Acabo de investigar nuevas técnicas de masaje hace poco y quería probarlas.

Bai Xiaochun estaba muy contento con este nivel de adulación. Simplemente recompensaba a Bai Xiaochi con una sonrisa cuando estaba de buen humor, y el pequeño espíritu autómata pasaba el resto del día emocionado.

De momento, solo le era posible convocar a un esclavo arcaico. Pero ahora el rango de ese esclavo arcaico no estaba limitado al mundo en la cara del abanico. Ahora podía salir de ese mundo y pararse en la superficie del abanico. A pesar de no poder salir del abanico, al menos ahora podía defenderlo mucho mejor. Si de algún modo el Emperador-Vil los lograba encontrar, ya no sería tanto problema.

Y si se trataba de lidiar con cualquier fuerza amenazante externa que se consiguieran, ya el abanico tenía bastantes mecanismos de defensa por sí mismo, todos muy formidables. De hecho, había pasado a través de ruinas o escombros más de una vez durante los últimos diez años.

Así fue como prosiguió la travesía de Bai Xiaochun por el vacío. Tres años transcurrieron volando… Ya casi terminaba su investigación de las llamas de veinticinco colores. Dado el número de almas que ya había reunido, había podido llevar a cabo dos pruebas ya, pero ambas habían sido un fracaso.

Un día mientras permanecía sentado de piernas cruzadas en meditación, se estremeció repentinamente. Por lo general se la pasaba con su sentido divino extendido para detectar objetos en el vacío a su alrededor. En este momento, sus ojos se abrieron y se iluminaron intensamente mientras se acercaba al borde del abanico para mirar a la oscuridad.

Bai Xiaochi se dio cuenta de lo que sucedía y se materializó a su lado, allí también miró con emoción al vacío.

¡Allí a lo lejos había un punto de luz blanca!

A medida que se acercaba… ¡quedó claro que era una gran lámpara!

Tenía 3.000 metros de altura y parecía simplemente estar flotando en el vacío. A cierto punto, a Bai Xiaochun se le abrieron los ojos de par en par y se dio cuenta de que a la lámpara… ¡la seguían un sinfín de almas!

Por lo que podía ver, tenían que ser cientos y cientos de millones de ellas. ¡Todas totalmente inexpresivas y pulsando con el aura de la muerte!

De verdad era un espectáculo impresionante.

Después de todos los años que había pasado viajando a través del vacío, esta era la primera vez que Bai Xiaochun veía algo así. Entonces se emocionó y bajó la velocidad del abanico.

—¡Tantas almas! —exclamó mientras se lamía los labios. En todos los años que había estado buscando almas, este era sin duda el mayor número que se había encontrado.

—¿Habías visto alguna vez algo así Bai Xiaochi? —le preguntó.

Aunque a Bai Xiaochi aún no le gustaba su nombre, estaba tan emocionado por lo que veía que simplemente sacudió la cabeza de inmediato, —Milord, aunque he pasado mucho tiempo hibernando, también he pasado muchos años despierto. Nunca antes vi algo así. Estas almas… ¡cielos! ¿A dónde están yendo?

Bai Xiaochun estrechó los ojos y se quedó observando; era una situación extraña y no quería tomar ninguna acción imprudente.

Era aún más extraño considerando que las almas no parecían haberse dado cuenta del abanico. Le emitió una orden con cuidado al abanico y lo envió a seguir las almas, con la esperanza de entender lo que sucedía.

Y así las siguió por varios años… El abanico intentó regresar muchas veces a su trayectoria principal, hasta que Bai Xiaochun finalmente se quedó sin paciencia y empezó a usar sus Píldoras de Convergencia de Almas para embaucarse lentamente las almas.

Los Confeccionadores Oscuros habían estado confeccionando Píldoras de Convergencia de Almas día y noche, así que tenía muchas a su disposición. Eventualmente logró apoderarse de esos cientos y cientos de millones de almas…

Con tantas almas, solo necesitaría algunas pruebas más para tener éxito con la llama de veinticinco colores, después de lo cual podría seguir investigando la llama de veintiséis colores.

Aunque estaba tentado a simplemente dejar volver el abanico a su curso original, aún tenía curiosidad sobre el destino al que intentaba llegar la lámpara. Por lo que sabía, podría haber más almas allí.

Ese lugar se acercó después de unos meses. Cuando Bai Xiaochun vio eso, su mente empezó a dar vueltas. Justo allí en medio del vacío, frente a la lámpara… ¡había un enorme pozo!

¡Tenía 30.000 metro de diámetro y pulsaba con una niebla ondulante que llenaba toda el área! Por otro lado, ¡la lámpara voló directamente hacia el pozo!

Lo más sorprendente fue que podía ver claramente que otras lámparas se acercaban desde otras direcciones, más de diez de hecho. Y cada una entró al pozo.

—¡Tantas almas! —exclamó con emoción. Sin embargo, era una escena tan extraña que vacilaba si intentar capturar las almas o no.

—¡Cielos! ¿¡Qué es este lugar!? —exclamó Bai Xiaochi claramente impactado, no tenía la menor idea de que era lo que estaba mirando.

Bai Xiaochun se quedó esperando indeciso sobre qué hacer. Pero mientras miraba las lámparas desapareciendo dentro del pozo, simplemente no pudo soportarlo más.

—Ese pozo misterioso probablemente es peligroso, —dijo entre dientes—, pero este lugar es una oportunidad demasiado buena como para desaprovecharla. Simplemente esperaré aquí a la próxima lámpara. ¡Una sola! ¡Todo debería estar bien si no me acerco demasiado al pozo! —No podía dejar pasar esta oportunidad, especialmente dada la cantidad de almas que necesitaba para poder seguir con su trabajo con la llama de veintiséis colores, así que se sentó a esperar.

Después de unos quince días, pudo ver otra lámpara que flotaba hacia el pozo. Sus ojos se iluminaron y envió el abanico a acercarse, luego salió volando y empezó a arrojar Píldoras de Convergencia de Almas. Se pudieron escuchar varios estallidos y Bai Xiaochun se llevó rápidamente las almas.

—¡Soy rico! —exclamó. Regresó de prisa al abanico y se sentó nervioso a ver si ocurriría algo. Pero después de unos días, empezó a ganar más coraje.

—¡Jajaja! ¡No pasó nada después de todo! ¡Este lugar es una tierra sagrada para Bai Xiaochun! —Sus ojos se iluminaron más y decidió esperar a la próxima lámpara.

Esta llegó después de unos días…

Y así fue como Bai Xiaochun empezó a recolectar almas como loco, y simplemente limpiaba todas las lámparas que se acercaban

Sin embargo, Bai Xiaochi ya tenía un muy mal presentimiento con todo esto, y le advertía constantemente a Bai Xiaochun.

—Milord, debería retirarse ahora que ha ganado. Tengo un muy mal presentimiento…

 


Capítulo regular, Jueves 14-03-2019


Patrocinar: 6$ x 2 Capítulos