SOTR – Capítulo 168

Capítulo 168: El Maestro Ye con el Aura Invencible

“Hermano menor Jiang, fuiste demasiado impulsivo.” Tian Shao suspiró cuando los hombres del primer príncipe se fueron. “No debiste haber aceptado la demostración.”

“Jiang Chen, Xin Wudao es uno de los diez generales de la Guardia Dragonteeth. Su entrenamiento es el más destacado entre los diez generales. Ha tenido muchos y maravillosos giros de fortuna en su camino en el dao marcial, ya ha irrumpió en el Reino Espiritual. Se encuentra entre los mejores expertos de la generación más joven de la capital.” Afirmó Ye Rong, preocupado. “Si hace un desafío más tarde, encontraré una excusa para rechazarlo. Diez años no es demasiado tarde para que un caballero vea su venganza.”

“¿Diez años?” Jiang Chen agitó la cabeza. “Un caballero no puede ser acobardado fácilmente. Aunque yo, Jiang Chen, no soy un caballero en particular, sé que las pérdidas no se pueden sufrir de la noche a la mañana. ¿Diez años por venganza? No puedo esperar tanto.”

“Hermano menor Jiang, esta es una trampa obvia que te han preparado y están esperando para que saltes en ella.” Tian Shao todavía quería persuadir a Jiang Chen de que dejara el reto.

“La distinción entre genios y mediocridad radica en que, aunque sabiendo muy bien que hay una trampa allí, los genios saltarían sin vacilar, mientras que la mediocridad se encogería y huiría. Jiang Chen, es tu elección si eres un genio o simplemente mediocre.” Lin Qianli, que había estado callado todo el tiempo, de repente habló.

“¿Oh? Hermano Lin, ¿qué elegirías si fueses tú?” Preguntó Jiang Chen de manera bastante significativa.

Lin Qianli dijo con orgullo:”Qué pregunta tan inútil.”

“Puedo responder a esta pregunta en su nombre.” El cuarto príncipe Ye Rong de repente abrió la boca. “Qianli es una persona extremadamente testaruda en su camino de dao marcial. Nunca deja una salida para sí mismo.”

“Ja, ja, no está mal, no está mal. Hasta el cuarto príncipe ha hablado. Lin Qianli, estoy empezando a admirarte un poco.”

Jiang Chen y los demás ya habían seguido al príncipe Ye Rong al patio interior mientras charlaban.

Aquí era donde el banquete de cumpleaños se celebraba realmente. Todo estaba ya preparado en el espacioso patio interior, sólo se esperaba que los jóvenes genios del Reino de Skylaurel tomaran asiento.

Todo había sido arreglado para un banquete de este nivel. Cuántas invitaciones por enviar, cuántos asientos para organizar, la disposición de asientos, todo había sido previamente arreglado.

Por lo tanto, la posibilidad de luchar por los asientos no existía.

Como hijo real, el rango de Ye Rong entre los príncipes era el número cuatro. Por lo tanto, su asiento arreglado era el más cercano al centro.

Las mesas de este banquete eran largas, rectangulares y se colocaban a ambos lados del patio.

La primera fila de asientos en ambos lados eran naturalmente los del primer príncipe Ye Dai y el segundo Ye Qiao.

Ye Rong había sido arreglado para sentarse en la segunda fila. El tercer príncipe Ye Zheng estaba en la mesa a la izquierda, Ye Rong estaba en la mesa a la derecha y se sentaban uno frente al otro.

Dan Fei se acercó a la mesa principal después de que todos se hubiesen sentado. Sus ojos de almendra escudriñaron el área y su piel era como un impecable jade blanco. Parecía encantadora y conmovedora.

Sus dientes perlados se mostraron levemente, Dan Fei sonrió: “Estoy muy contenta de que en este día, cada año, pueda a ver a los jóvenes genios de mi Reino Skylaurel reunirse bajo un mismo techo. Veo su crecimiento y sus cambios cada año, veo cómo se transforman de jóvenes verdes a hombres que pueden realizar tareas solos. El honrado Maestro se mantiene distante del mundo y desde hace mucho tiempo ha ignorado los asuntos de la vida humana. ¿Por qué desea celebrar su cumpleaños cada año? No porque al honrado Maestro le guste un bullicio animado, sino porque desea que en cada generación aparezca un talento de habilidad excepcional y que el alumno supere al maestro. Desea que los jóvenes del Reino de Skylaurel sean cada vez más fuertes en cada generación. El reino sólo tiene esperanza cuando los jóvenes son grandes y poderosos.”

Las palabras de Dan Fei eran sonoras y contundentes, pero aún conservaban un rastro de ternura suave y única. Hizo que los corazones de los jóvenes bajo la mesa principal palpitaran con emoción.

Los jóvenes presentes habían recibido más o menos la tutela del Tutor Ye. Excepto que, algunos de ellos eran menos afortunados y habían tenido menos oportunidades de recibir enseñanza. No eran como los príncipes de la familia real que podían recibir el entrenamiento personal del Tutor Ye todos los días.

Recibir la tutela del Tutor Ye era una gloria, era un objetivo preciado que todos estos jóvenes rogarían incluso en sus sueños. Había también otro punto clave, el cual era poder estar cerca de la Hermana Dan Fei. Era una mujer que llenaba la mente de los jóvenes con sueños y enviaba volar sus hormonas.

Mirando las reacciones de los jóvenes de abajo, Dan Fei sonrió levemente pero no dijo nada. Por muy lista que fuera, ¿cómo no iba a conocer los pensamientos de estos niños?

“Muy bien, todo el mundo silencio ahora, el honorable Tutor está llegando.”

Dan Fei se inclinó un poco y gritó respetuosamente: “Maestro.”

Un anciano de pelo blanco y barba blanca con una túnica suelta entró caminando. Un sentimiento como de un inmortal mitológico emanó de su frente, dando a los demás el sentimiento espiritual de alejarse del mundo mundano.

Este anciano era la figura protectora del Reino de Skylaurel, el Tutor Ye Chonglou.

El ritmo de Ye Chonglou no era rápido, pero cada paso suyo le daba a Jiang Chen la idea equivocada de que una gran montaña que se estaba moviendo.

Don… don… don… don… don…

En ese instante, el “Oído del Zephyr” de Jiang Chen realmente escuchó todo tipo de sonidos de tambores. La frecuencia de estos sonidos en realidad se estaba volviendo cada vez más y más rápida.

Obviamente esto no era ningún sonido de batería, era el sonido de los latidos del corazón.

Ye Chonglou, a cada paso, hizo que los latidos de los que le rodeaban se acelerasen en consecuencia.

“¡No está estimulando su aura a propósito y no está usando un fuerte poder espiritual para suprimir la escena! El Tutor Ye se limita a utilizar el ritmo de sus pasos para crear opresión y afectar los latidos del corazón de todos.” Jiang Chen se sorprendió vagamente. Originalmente no había pensado mucho en el Tutor Ye, pero de repente comprendió por qué todos en todo el Reino de Skylaurel veneraban a esta persona como un tótem.

Incluso el Chu Xinghan de ese día probablemente encontraría imposible no verse afectado por este anciano, mucho menos Liu Can y Xin Wudao, esos practicantes del reino espiritual de primer nivel.

En este momento, el “Corazón de Piedra” de Jiang Chen comenzó a mostrar su propósito. Calmó los diversos pensamientos en su corazón con un poco de esfuerzo y controló su mente, inmóvil como una montaña, como si fuera una roca.

Aunque los pasos del Tutor Ye parecían estar impregnados de algún tipo de magia, por muy fuertes que fuesen esos latidos del corazón, se esforzaría con todas sus fuerzas por ser tan inmóvil como una montaña.

Excepto que, bajo una influencia tan fuerte, era difícil para Jiang Chen ser tan inmóvil como una montaña.

Así como no pudo aguantar…

“Ja, ja, no está mal, no está mal. No nos conocemos desde hace un año, pero ustedes no han dejado de entrenar. Siéntense todos, no nos quedemos en ceremonia.”

“Estudiante Ye Dai saluda al Tutor Ye. Que el honorable Tutor viva una larga vida, con muchos felices regresos de este día a la eternidad, proteja para siempre las montañas y las aguas de mi Reino de Skylaurel y transmita su legado a través de los siglos.”

“Ye Qiao saluda al honorable Tutor. Que la felicidad del honrado maestro sea tan inmensa como el mar del este, la viva tanto como el monte Tai y permanezcas para siempre sin edad.”

“Ye Zheng, Ye Rong, Ye Hao… saluda al honorable Tutor.”

Los príncipes tomaron la iniciativa en salir y avanzar para hacer sus arcos y gestos.

Sólo entonces los hijos, discípulos de los otros nobles, hasta los duques se levantaron y respetuosamente hicieron sus saludos, ofreciendo palabras de bendición.

Mientras estas ceremonias fueron observadas, Ye Dai rompió el hielo y sonrió: “Hermana Dan Fei, ya es hora. ¿Debemos presentarle nuestros regalos al maestro?”

Dan Fei sonrió alegremente, “Ye Dai, estás tan ansioso. Parece que has preparado algo bonito este año y quieres salir ganando.”

“La hermana Dan Fei es la hermana Dan Fei, está bien, pudiste ver a través de mi pequeño truco.” Aunque Ye Dai poseía una manera sofisticada, era bastante educado delante de Dan Fei, trató con todas sus fuerzas de crear el papel de un hermano menor para sí mismo.

Él era muy consciente de que Dan Fei servía al lado del Tutor Ye, ella era la favorita del Tutor. Mientras que él adulara a Dan Fei, seguramente dejaría una buena impresión con el Tutor Ye también.

Tener a Dan Fei hablando unas pocas palabras buenas al Tutor Ye era algo que miles de oro encontraría difícil de comprar.

Dan Fei miró hacia atrás para echar una mirada de indagación a Ye Chonglou cuando vio las expresiones emocionantes de la gente joven que deseaba probar.

El amo no parecía tan entusiasmado y su interés estaba escondido entre sus cejas.

“Dan Fei, ven aquí”. Llamó con su mano.

Dan Fei caminó tranquilamente y puso su oreja hasta la boca del amo.

Sus labios se movieron un poco, parecía estar murmurando algo. Los ojos almendrados de Dan Fei parpadearon mientras bailaban sus cejas, luego asintió con la cabeza.

“Todos, el amo, ha dicho que se añadirá otro segmento antes de presentar los regalos en el banquete de cumpleaños de hoy. Todos, por favor estén mentalmente preparados. El segmento es que si alguien puede resolver este difícil problema, el amo les deberá un favor.”

“¿Qué?” Todos los nobles discípulos bajo la mesa principal quedaron conmocionados.

¿Quién era el honorable Tutor? Él era el monte Tai y la Estrella del Norte, el tótem sin edad del Reino de Skylaurel. ¡Un favor de él era definitivamente una medalla que era una exención absoluta de la muerte!

Ni siquiera sería una exageración decir que un favor del honorable Tutor era aún más útil que uno del propio rey.

Después de todo, el favor del rey sería indudablemente fama o riqueza. Los nobles descendientes presentes no eran pocos y estas cosas se podían ganar.

Sin embargo, el Tutor Ye era un personaje legendario. ¡Su favor superaría absolutamente la gloria mundana y el esplendor!

Incluso el corazón del primer príncipe Ye Dai se aceleró mientras la alegría florecía en su rostro. Había recibido un poco de inteligencia de antemano, así que había hecho los preparativos completos antes de las celebraciones de este año. Cuando escuchó las palabras de Dan Fei, ¡más o menos adivinó que los preparativos que había hecho eran el juego correcto!

En cuanto al cuarto príncipe Ye Rong, sintió vagamente que se le había pasado algo por alto cuando escuchó a Dan Fei decir que el Tutor tenía algo que le preocupaba últimamente.

Cuando escuchó las palabras de Dan Fei, ese sentimiento pensativo se profundizó. Entonces miró hacia el sentimiento de excitación que el primer príncipe no podía ocultar completamente entre sus cejas, sus sentimientos reflexivos se hicieron aún más fuertes.

“Esto es malo, Ye Dai debe haber recibido algún tipo de aviso previo esta vez y debe estar preparado para este asunto de antemano. ¡Debo haberme perdido algo! ¡Esta vez me van a atrapar con el pie equivocado!”

Ye Rong se arrepintió un poco, pero no quiso aceptar su pérdida al mismo tiempo. Sus conexiones en la capital aún tenían una brecha con el primer príncipe.

Era obvio sólo por este asunto. ¡Qué la inteligencia del primer príncipe podría llegar hasta el Tutor Ye!

“La Hermana Dan Fei me trata bien y definitivamente no estaría predispuesta hacia Ye Dai y le daría información en privado. La familia de la madre de Ye Dai tiene gran poder, amplias redes y muchas conexiones.” Ye Rong se sentía cada vez más y más estúpido a medida que lo pensaba.

Poner un pie mal significaba que todos sus pasos estaban mal.

¡Un favor del honorable Maestro era algo que ni siquiera su padre, el rey, podía obtener fácilmente!

Si el primer príncipe también se aprovechara de esa ventaja, sería como un tigre con alas. Habría recibido sutilmente el apoyo del honorable Tutor. Ye Dai ya tenía una ventaja en la lucha por el título de Príncipe Heredero, ¡su ímpetu como gobernante descendente sería aún más irresistible entonces!

Ye Rong estaba profundamente preocupado de corazón y también estaba orando en silencio, “Espero que incluso Ye Dai sea incapaz de resolver este problema. De lo contrario, si este favor cae sobre su cabeza, el resto de los príncipes no encontraremos ninguna base en la capital.”