Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 174: Desafío de supervivencia.

Capítulo 174: Desafío de supervivencia.

Alexey no pudo evitar temblar al darse cuenta de las criaturas que se encontraban a los alrededores.

Su traje de combate tenía una modalidad de sigilo, pero no era completo.

Reducía su presencia, pero su aroma y el ruido seguía siendo peligroso.

Tenían un tiempo determinado para realizar su misión y ese tiempo hizo que cada vez que tenía que dar un rodeo se pusiera tenso.

La forma que Érica, Nicole, Leslie y Vanessa se tomaban ese desafío hizo que él, empezara a verlo de manera real.

Sin embargo, Alexey se tranquilizó respirando hondo mientras avanzaba volando entre los árboles.

Necesitaba terminar su misión y no arruinarla, fue elegido por que fue uno de los mejores estudiantes entre los Rangos B.

Pero eso no fue por su fuerza, sino que se trató de su personalidad.

Frank que estaba entre los estudiantes de Rango B, era alguien más experimentado, pero al final Alexey fue elegido.

Cumplía los requisitos de experiencia, personalidad tranquila y por supuesto fuerza.

Ahora hizo uso de esa personalidad para calmarse y tomar rienda de su ansiedad.

Volando rápidamente, avanzo con agilidad mientras tenía preparado algunos hechizos.

“¡Gaa!”

Un rugido de jaguar llego cuando, un felino lo ataco en medio de su vuelo y Alexey agito su varita lanzando varias cuchillas de agua.

Esas cuchillas cortaron la boca y la cara de la criatura, algunas se adentraron en el cuerpo del jaguar.

“Gahhhh…”

Rugiendo ferozmente, el jaguar cayó al suelo todavía vivo, pero Alexey se movió de nuevo lanzando flechas de agua a una alta velocidad.

La magia de agua era versátil, teniendo las ventajas de otras magias, pero sin fortaleza… Claro, cuando se hablaba de los hechizos de bajo nivel.

En este mundo no había magia débil, sino que mago con poco conocimiento.

Las flechas fueron rápidas y la precisión de Alexey, fue espléndida logrando derribar a ese jaguar.

Sin relajar su postura, continúo avanzando.

Los minutos pasaban y el lugar a donde se dirigía lo hizo sentir como si estuviera muy lejos, pero no se arriesgó.

Un asunto era actuar imprudente y otro asunto se trataba de la impaciencia de una persona… Alexey había aprendido sobre la paciencia en su práctica a mitad de año.

Al gremio japonés en donde fue, le enseñaron a cazar criaturas marinas y su superior lo llamaba ‘pescar’.

“En la pesca siempre hay que tener paciencia, como cualquier tema de la vida…” Murmuro Alexey recordando sus palabras.

Su paciencia lo recompenso cuando llego al lago del mapa.

Era un lago ligeramente pequeño y el alga que se encontraba en lo profundo era su objetivo.

“Bien, es hora de demostrar que sé bucear…” Murmuro Alexey dando una sonrisa al recordar las palabras de Clémentine.

La pesca que hablaba su superior, no era la tradicional.

Era pescar bestias marinas que se encontraban en el mar y aquellos que realizaban esta tarea, usaban su cuerpo como ‘caña de pescar’.

Su traje de combate tenía capacidades anfibias debido a que su ventaja era el agua, así que Alexey lo activo.

Su ropa cambió de a un color azulado y Alexey realizo un hechizo para respirar bajo el agua y luego otro para ayudarlo a nadar con mayor rapidez.

El primer hechizo creó dos pequeñas burbujas en su nariz que permitía convertir el elemento agua en el oxígeno que un humano necesitaba.

En lo profundo de un lago, mar o rio el elemento agua siempre era más elevado.

El segundo hechizo creo una capa de agua alrededor de su cuerpo y bajo sus pies, pero su efecto solo se demostraría en el agua.

“Bien, vamos…” Dijo Alexey instándose a sí mismo y creando plataformas en el suelo se lanzó al lago.

Con salto espléndido, Alexey se adentró al agua.

Gracias a su traje de combate que creo una fina barrera alrededor de su cuerpo, Alexey pudo observar con tranquilidad.

El alga que buscaba siempre se encontraba en lo profundo del lago, teniendo un color brillante.

Preparándose mentalmente descendió mientras que a sus pies el agua se agitaba empujándolo con una gran fuerza.

No era mentira que sabía bucear, en sus prácticas lo hizo mucho.

Bajando a una alta velocidad no le tomo demasiado tiempo encontrar e identificar su objetivo, pero Alexey no fue brusco al sacarla.

Lanzando un pequeño hechizo se cortó con unas pequeñas cuchillas de agua la tierra alrededor del alga tratando de no dañar sus raíces y luego lo guardo en su anillo espacial.

Solo necesitaba una, pero se arriesgó a sacar a otra a pesar de que sentía las fluctuaciones del agua.

Las algas normales no tenían raíces, pero esta era una característica de esa alga.

El lago era profundo y a su favor había algo de luz, pero mayormente era oscuro.

Tras sacar la segunda alga con sus raíces intactas, directamente trato de abandonar el lago.

“Ughh…”

Un rastro sé electricidad se extendió y cuando Alexey miro a la criatura que había sentido acercarse, su expresión cambio.

A su espalda se encontraba varias anguilas eléctricas, pero su tamaño y apariencia era notable

Eran ligeramente más ancho que un muslo de un humano promedio y median cerca de tres metros de largo, pero lo que resaltaba era la densa electricidad que liberaba y se extendía por los alrededores.

Agregando que se potenciaban entre ellas, tres anguilas eléctricas se convirtieron en un peligro instantáneo para Alexey.

La barrera empezó a volverse inestable debido a la cantidad de electricidad que se extendía continuamente por el agua y Alexey cuando estuvo por salir agito su varita con fuerza.

*BOOM*

Una onda se extendió bajo sus pies logrando empujar una gran cantidad de agua hacia las anguilas retrasándola, mientras que él salió disparado al cielo.

A diferencia de un pez que saltaba en el mar, Alexey miro cautelosamente mientras usaba su artefacto de vuelo para estabilizarse.

No deseaba ser como esos peces que terminaban siendo tragados en sus saltos.

Al final, cuando llego a tierra respiro hondo y con un suspiro, empezó a volver.

“Espero que los otros lo estén haciendo bien…” Murmuro Alexey, pero al instante se rio y comento. “Creo que yo debo aumentar mi cautela… No quiero arruinarlo.”

******

Nicole se escondió en unos matorrales y miro su objetivo.

Su objetivo era un hongo que crecía en la base de un gran árbol utilizando excremento de serpiente como fertilizante.

Era fácil de sacar, así que no necesitaba tantas habilidades para tomarlos, pero el nivel de peligro era alto.

Eso era por la ‘Anaconda gigante’, un nombre simple pero cuando uno miraba a una enorme serpiente entrelazado a un árbol hizo que ese nombre tuviera sentido.

Tan gruesa como el torso de un humano adulto, su largor superaba los diez metros y eso que eran Rango B.

Esa clase de criatura era salvaje y sin inteligencia, teniendo su tamaño como única fortaleza.

Sin embargo, Nicole no la subestimaba.

Tal vez no tuvieran veneno, pero un coletazo de sus colas o una mordedura de sus colmillos lograrían atravesar su cuerpo si estaba en una mala posición.

Y si la atrapaban, entonces empezarían a rodear su cuerpo para estrangularla, tal como había visto en los videos de animales.

Aun así, Nicole pensó detenidamente en los medios para actuar.

Era una luchadora y le gustaba ir de cara al combate, pero no era tonta.

Amar su forma de luchar, no era lo mismo que actuar como un idiota e imprudente… Aurora le enseñaba a pensar durante el combate.

A ver la forma de ganar, de planear sus movimientos y aprender de sus oponentes analizando su situación.

Su padre fue quien le enseño lo básico, pero quien la pulió fue Aurora, es por eso que tenía un estilo muy similar al de ella.

Pensando rápidamente, al final Nicole respiro hondo terminando su plan.

No solo tenía que sacar esos hongos, sino que después tenía que ir a un lugar cercano, la habitad de unas arañas.

¡Esa tarea era la más complicada debido a que tenía que tomar los ojos de una araña!

Lo peor era que ambos grupos habitan en grandes grupos y eran extremadamente territoriales.

Eso quería usar a Nicole y para su lamento, significaba que tendría que demostrar toda su destreza que había aprendido.

“Bien… Bien… Muy bien…” Murmurando tres veces mientras agitaba sus manos, Nicole respiro hondo y cargo.

Las anacondas habían sentido algo y miraron hacia su objetivo.

Había alrededor de veinte anacondas gigantes todas enrolladas en grandes árboles.

“¡Vamos!”

Nicole gritó con todas sus fuerzas liberando su aura como si fuera un invasor que vino al territorio para reclamarlo.

Esta técnica en un juego sería considerada una habilidad de ‘provocación’ y al ver su efecto, Nicole no dudo de que era una habilidad.

Las serpientes sisearon y atacaron a Nicole abriendo su gran boca.

“¡!”

Las anacondas chocaron entre ellas cuando Nicole empezó a saltar y realizar piruetas a una alta velocidad mientras continuaba hacia adelante.

Usando el cuerpo de la anaconda como soporte, usando los árboles o creando plataformas a sus pies, Nicole demostró una gran agilidad que nadie había visto en el torneo.

Admiraba a Aurora y por eso le pidió que la ayudara a entrenar, y esto era lo que había aprendido.

Tal vez tenía la rapidez de un luchador promedio, pero entreno su agilidad y evasión a todo lo que pudo, aprendiendo a usar sus alrededores para evitar los ataques.

Tras pasar la primera oleada, Nicole se dirigió a la anaconda que tenía de objetivo y esa serpiente ataco.

Nicole pudo ver su gran boca siendo disparada hacia ella, pero Nicole se retorció mientras sus manos atrapaban ambas partes de su gran boca.

“¡HA!”

Liberando un rugido sus guantes liberaron una gran cantidad de relámpagos que se adentraron a la boca de las serpientes logrando que su resistencia disminuyera debido al daño.

En ese momento Nicole uso toda su fuerza para tirar ambas partes de la boca de la anaconda logrando que la sangre saliera de la boca de la criatura, mientras esta agitaba su cola para todas partes desesperada.

“…”

Partiendo la boca de la anaconda y tirándola al suelo, hubo un silencio aterrador cuando Nicole termino asesinando a esa anaconda… En el hogar de su grupo.

Ese breve momento fue tomado por Nicole para tomar todos los hongos posibles en su anillo espacial y luego sin darle importancia empezó a correr.

*BOOM*

Una enorme anaconda cayo de lo alto de un árbol tratando de aplastar a Nicole, pero ella rodó por el suelo y volvió a correr mientras que atrás los siseos y ruidos se escuchaban.

¡Todas las anacondas gigantes estaban enojadas!

¡Entro a su territorio, asesino a una de las suyas y luego escapo!

Para criaturas salvajes como estas que eran territoriales, la acción de Nicole fue como una declaración de guerra.

*BOOM*

Un árbol se rompió cuando una gran serpiente cargo con fuerza a través de los árboles.

La líder era una criatura de Rango A y era una serpiente verdaderamente gruesa y larga, con una alta velocidad para deslizarse y peor aún, con una capacidad de salto aterrador.

Peor que la carga de un rinoceronte, esa enorme serpiente guio a sus compañeras para atacar a Nicole.

Sin embargo, Nicole estaba respirando aliviada y a pesar de que tenía que esquivar cada salto que daba, todo estaba yendo perfectamente y la siguiente parte era la más difícil.

Liberando su aura de luchadora de Rango B, hizo parecer como si se estuviera burlando de esas serpientes lo que llevo a que ellas cargaran con mayor fuerza.

Fue en el momento que la gran anaconda jefe salto para atraparla cuando se reveló los árboles y una gran cantidad de tela de araña.

Con una risa entretenida Nicole creo una plataforma bajo sus pies para usarlo como base y realizar un medio salto.

*BOOM*

La fuerza de esa gigante anaconda era demasiado alta y a pesar de que la tela de araña de las arañas amazónicas era resistente, los arboles a la cual se sostenían no lo eran.

*BOOM*

Dos árboles cayeron y las arañas que estaban en lo alto también lo hicieron mientras la gran anaconda de Rango A trataba de romper la tela de araña que se pegaron a su cuerpo.

Y como si eso fuera poco, cerca de quince anacondas también saltaron para cargar en contra de Nicole, cayendo en medio del nido de las arañas.

Mirando a su líder que estaba enrollado por arañas y notando a las arañas que bajaban de los árboles… ¡Todo se convirtió en un desastre!

Las arañas amazónicas eran gordas y de patas peludas, las de Rango B eran tan altas como un niño mientras que la de Rango A era tan alta como un adulto promedio.

Al lado de esas serpientes eran ‘pequeñas’, pero su número era mayor.

Los ataques de tela de araña empezaron a caer por todas partes mientras Nicole trataba de esquivarlas en el aire.

Las arañas descendieron de sus árboles y las serpientes clavaron sus colmillos en aquellas que habían caído.

*BOOM*

La anaconda de rango A que estaba atrapada se desató y uso su cola para quebrar los árboles.

Esos árboles eran gigantes, pero solo eso dejaba ver la fuerza tras esos coletazos.

En medio de todo eso estaba Nicole que esquivaba y saltaba para todas partes, teniendo como enemigos a las arañas y las serpientes, ambas que deseaban destrozarla.

A pesar de que sus movimientos eran fluidos estaba al punto máximo de su tensión y su carga mental era abrumadora.

Sus ojos no solo tenían que centrarse en los ataques de las arañas o los saltos de las serpientes, sino que tenía que buscar su objetivo para escapar.

Las arañas empezaron a caer primero y la mayor razón era que las escamas de las serpientes eran difíciles de penetrar.

Los golpes de sus grandes patas peludas eran notables, pero no causaba gran daño a esas anacondas gigantes.

Los dos Rango A de ambos grupos empezaron a chocar mientras uno intentaba clavar sus colmillos y la otra buscaba usar la tela de araña a su favor.

En ese punto, Nicole noto dos cadáveres de arañas que estaba en medio de todo el desastre y respirando hondo desactivo sus plataformas en el aire.

Había estado en el aire tratando de esquivar ambos ataques y reducir su presión, pero ahora descendió como un meteorito.

*BOOM*

Cayendo a la espalda de una gran anaconda, Nicole aplasto su cuerpo y ensucio su cuerpo hasta sus tobillos cuando destrozo la espalda de esa serpiente.

Sin darle importancia a la suciedad, esquivo a otros ataques de las arañas y luego toco el cadáver de una araña, entonces el cadáver desapareció.

“Haha…” Sin poder evitarlo, Nicole se rio al ver que su plan había funcionado.

Si bien vaciaron sus anillos espaciales, no le quitaron su anillo espacial que podía almacenar grandes criaturas.

Así que eso uso a su favor.

En vez de tratar de sacar los ojos directamente, ¡dejaría que un experto lo haga!

Guardado otro cadáver por las dudas, Nicole miro sus alrededores.

Las serpientes lo miraban desde el suelo, mientras que en los árboles se encontraba las arañas y a pesar de que varias seguían luchando, ahora al estar en el centro, ella era un objetivo perfecto.

Sin embargo, Nicole dio una sonrisa y activo su habilidad de ‘parpadeo’ de su traje de combate.

No solo servía para acortar distancia, sino que también para alargarla.

En tan solo un instante, llego a cien metros de distancia y Nicole ocultando su cuerpo se retiró mientras escuchaba el desastre a su espalda.

******

Bajo unos árboles en unos matorrales, los alrededores empezaron a distorsionarse y Leslie se reveló cuando su sigilo holográfico dejo de activarse.

Su armadura se había mimetizado con los alrededores, pero eso no era todo.

Su aroma no podía ser detectado debido a que era una armadura de cuerpo completo que evitaba esas peculiaridades.

En ese sentido, sus capacidades de sigilo eran muy altas.

Sosteniendo su rifle de francotirador ‘Justicia’ en su modo de rifle de asalto, Leslie miro detenidamente la situación.

Su objetivo eran unos frutos que crecían en lo alto de unos de los árboles más altos de la zona.

El problema era que estos frutos eran la comida principal de unos los primates más aterradores de la zona.

Ojos grandes y saltones, esas pequeñas criaturas de medio metro podían llegar a ser adorables si no fuera porque podían comer humanos y causaron ciento de miles de muertes en poco tiempo.

Eran carnívoros y su única razón para comer este tipo de frutos, era porque ayudaba a que se reproduzcan más rápidos… Llevando a su reproducción similar a los conejos, a un nivel mayor.

Convirtiéndose en una criatura que fue conocida por asaltar ciudades enteras con su número abrumador.

No había que menospreciar su tamaño, eran débiles de Rango C e incluso D, pero si uno no podía causar una herida, entonces diez lo harían y si eso no funcionaba, entonces cien.

Así de aterrador eran y ahora Leslie tenía que tomar sus frutos y escapar, pero sin atraerlo a donde estaba su grupo.

Ese era el mayor problema, pero Leslie reviso sus balas y su equipo.

Debido a que era una maestra de armas, ella tenía un gran número de armas y algunas eran armas pesadas como un lanzagranadas o granadas de alto poder.

Tenía permiso para ‘armas de guerra’ y debido a su padre, podía conseguir ese tipo de armas.

Lamentablemente debido al contexto del desafío fue limitada dejándole sus pistolas y su rifle de francotirador junto a varios módulos y algunas granadas de humo.

Sus balas también tenían un límite, pero Leslie solo respiro hondo y se preparó.

Guardo su rifle en su anillo espacial y saco sus dos pistolas, activando un módulo de silenciador al mismo tiempo.

Este módulo permitiría ocultar sus disparos por completo y debido a que estaban encantados con magia de aire, no dejaría salir ningún ruido.

Guardando una pistola en sus fundas, Leslie miro a los árboles que tenían esos frutos.

Estaban en el centro de donde habitaban los Aotus y eso significaba que tendría que entrar profundamente para sacarlo y luego salir.

Para Leslie la mayor dificultad estaba en salir, debido a cuando entraba sorprendería a los Aotus y le facilitaría llegar a su objetivo.

Organizando su plan rápidamente en su mente y chequeando sus radares con la ayuda de su inteligencia artificial, Leslie identifico los objetivos con sus radares de calor.

Mirando el lugar a donde tenía que ir uso su capacidad de movimiento de su armadura de combate y llego a la copa del árbol en donde los frutos crecían.

“¡HAIAAA!”

Tomando todos los que podía con rapidez, un chillido resonó en su oído y Leslie empezó a correr para escapar.

“¡HAIAAa!”

Los chillidos de los Aotus se empezaron a extender en números y entonces, esas pequeñas criaturas de ojos saltones empezaron a aparecer en los árboles.

Debido a su armadura de combate, Leslie tenía la fuerza física de un luchador de Rango B y le permitió correr rápidamente mientras las plataformas se creaban a sus pies.

“¡HAIAaa!”

Los Aotus se sorprendieron al ver al enemigo correr tan rápidamente, pero los chillidos se hicieron más intensos y entonces saltaron para atrapar a Leslie.

“Tch…”

La sorpresa de los Aotus y su reacción tardía le ayudo a llegar a la mitad del camino de salida, pero todavía está en una mala situación.

Esquivando los Aotus con la agilidad de un luchador, ella continuó corriendo y cuando empezó a sentir la presión, saco sus pistolas y disparo.

*Bang*

Desactivando sus silenciadores, hizo que el sonido fuera muy notable en este lugar junto a los chillidos de los Aotus.

Más y más se empezaron a acercar a los árboles y por un momento Leslie noto que llenaron los grandes árboles mientras que otros saltaban y trataban de adelantarse para acorralarla.

Eran muy numerosos y sabían usar sus números, pero Leslie siguió disparando sin retroceder.

Uso la capacidad de movimiento de su armadura de combate al entrar y ahora estaba en enfriamiento.

Sin embargo, Leslie no se asustó.

“¡HAIAaa!”

Desde adelante se acercaron otro gran grupo de Aotus atraídos por el chillido de sus compañeros y Leslie solo disparo, mientras sus movimientos se retrasaban.

Con su Inteligencia Artificial podía ver todo a su alrededor debido a la capacidad de su armadura de combate y con su fuerza de rango B, le permitió a su cuerpo seguir sus reflejos.

“HAIaaa!”

*Bang*

Los chillidos y los disparos se fusionaron logrando que juntos atrajeran más Aotus.

Las balas de Leslie daban en sus objetivos en movimiento y algunas veces se deslizaban por el aire golpeando algunos Aotus que se ocultaban.

Un cargador se vació y Leslie solo tuvo que acercar su pistola a su cintura para que otro cargador lleno lo remplazara magnéticamente.

Poniendo su mente en un sobreesfuerzo, su maestría de armas brillo cuando empezó a sentir la presión de sus enemigos.

Los Aotus saltaban y arañaban su barrera antes de morir por un disparo en su cabeza, pero Leslie pudo ver como decenas de Aotus miraban desde los árboles.

Esas decenas se convirtieron en cientos, llenando sus alrededores de enemigos dejándola completamente rodeada y sin poder moverse, todo mientras decenas de ellos cargaban como locos.

La ventaja de números se demostró y en ese momento Leslie dio una sonrisa bajo el casco.

Con una mano enfundo su pistola y saco una granada de humo en su anillo espacial, tirándola bajo sus pies.

Su casco cambió a visión térmica revelando a los Aotus que estaban a su alrededor, pero Leslie uso su movimiento de parpadeo que ya había recargado.

¡Por eso lo uso para entrar y no para salir!

Necesitaba que recargara rápido.

En un instante, se encontró a cien metros de distancia, pero incluso en este lugar se encontraba cinco Aotus.

“¡!”

Antes de que los Aotus pudieran chillar y llamar a sus compañeros, Leslie disparo a una gran velocidad.

Su última víctima fue alguien que estaba escondido tras un gran árbol, pero la bala rodeo el árbol y golpeo la cabeza de esa criatura.

Al final no quedaron enemigos a su alrededor y cuando recién estuvo a salvo, ella se mimetizó con los alrededores desapareciendo sin que nadie se diera cuenta.

Dejando solo chillidos de ira a su espalda se retiró a su grupo.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.