Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 193: Mensaje.

Capítulo 193: Mensaje.

Desde que entramos, nuestro grupo se dispersó y quede solo, en un lugar extraño.

Árido y seco, todo parecía muerto.

Cuando llegamos nos encontramos con la noche, todo estaba oscuro y lo peor era que había demasiados monstruos.

Gracias a nuestros artefactos de comunicación pudimos ponernos en contactos y reagruparnos.

Tras realizar el ritual a la diosa para avisar de nuestra exitosa llegada, nos escondimos tratando de planear nuestro objetivo y al final tras debatirlo, decidimos explorar.

Entonces, el día llego.

Eso nos gustaría creer, ya que todo parecía gris y oscuro como si hubiera estado cubierto por densas nubes.

Los monstruos se volvieron más salvajes y comenzaron su ataque desenfrenado.

No eran inteligentes y eso nos permitió avanzar, pero entre más explorábamos más nos dábamos cuenta del ‘Caos’.

Llegamos a áreas completamente corrompidas en donde las plantas habían cobrado vida y atacaban a cualquier cosa que veían.

Raíces grotescas como tentáculos de alguna criatura vil se agitaban por todas partes.

En cada momento era difícil realizar un ritual debido a que cada vez que lo intentábamos, los monstruos sentían el aura y se acercan para detenernos.

No tienen inteligencia, pero son salvajes e instintivos atacando a todo lo que se encuentren a su paso.

En la noche hacia mucho frío, pero a veces es imposible descansar.

Lo peor es que el tiempo se siente diferente… ¿Cómo lo digo?

¿Cuántos días han pasado en la tierra?

En ese momento nosotros llevamos tres días y varias horas aquí, si es que mi sentido del tiempo no me falla.

El lugar es grande, nuestro mago espacial dice que no se siente como una pequeña dimensión debido a que este lugar es muy estable.

No entendemos nuestra razón de estar aquí, no hemos captado ninguna señal y no hemos logrado encontrar nada más que tierra contaminada y monstruos.

¿Por qué se crearon los portales abismales?

No lo sabemos y al final creo que los dioses no nos dirán.

Nuestro primer objetivo es encontrar la salida para preparar nuestros siguientes movimientos.

Ya sea recibir refuerzos o retirarnos, todo depende de este primer paso.

Si es posible y somos capaces de realizar un ritual, trataremos de mantenernos comunicado.

-Líder de la primera expedición en los Portales Abismales.

******

Aurora leyó la carta con una expresión solemne.

Esta era una copia de la carta que le había llegado a la Iglesia del Orden que estaba a la espera en los alrededores de los portales abismales.

Usando a la Diosa del Orden para comunicarse los que estaban dentro pudieron enviar una ‘carta’ en forma de pensamientos que el sacerdote obtuvo gracias al poder de su diosa.

Esa ‘carta’ como era la forma de comunicación fue enviada a las autoridades y a Grecia, logrando que Urfin se la enviara a ella.

Esta era información que se considera confidencial y su distribución estaba estrictamente prohibida.

A pesar de que en la carta trataba de parecer normal, Aurora pudo sentir una ligera ansiedad de la otra parte.

Lo peor era que los portales abismales en este momento estaban auto sellados y no dejaban que refuerzos entraran ni que nadie saliera.

¿Esta era otra calamidad?

Esa pregunta llegó a su mente.

“Oh, es buena…”

“Si, bastante notable. Uno que otro defecto, pero tiene talento. Me gusta la forma en la que usa su aura de combate.”

Dos voces sonaron cerca de ella y Aurora dejo de pensar en esas cosas y miro a sus dos ancianos maestros mirando el combate de Nicole.

Estaban repitiendo los combates de Nicole en todo el torneo internacional.

Tal vez debido a que este lugar blanco ilimitado no parecía tener nada y su anciano maestro solo parecía meditar, su anciana maestra estaba animada al ver algo de diversión.

Aurora dejó la carta de lado, ya que sabía que no podía hacer nada más que esperar, como gran parte del mundo y miro a su anciana maestra.

Mirando los combates, su anciana maestra señalo varios errores que cometió Nicole desde la forma de moverse, formas de controlar su cuerpo hasta la forma de usar su energía mágica y ahora su aura de combate.

Solo estaba viendo una proyección y básicamente era un espectador, pero así de capaz era para encontrar todos esos detalles con una mirada.

“¿Y qué tal?” Pregunto Aurora con un tono curioso y una mirada expectante cuando todo termino.

“Es buena… Bueno, lo suficiente buena como para ser alguien que hace un año fue una inexperta.” Dijo su anciana maestra y mirando a Aurora, dio una sonrisa y comento. “Se lo quieres, pero es difícil que pueda dártelo.”

Aurora no se sorprendió al saber que conocía su intención, no era como si sus maestros pudieran mirarla como lo hizo su sistema, pero era muy evidente.

Esta era la primera vez que le mostraban los detalles de otro estudiante e incluso cuando se hablaba de su anciano maestro.

“¿Por qué?” Pregunto Aurora sinceramente mirándola fijamente.

Si alguien dijera que se estaba rebajando para mirar a su anciana maestra como un cachorrito que pide comida, entonces sin duda lo negaría, aunque en realidad fuera lo contrario.

Su anciana maestra se acercó… En realidad, llamarla ‘anciana’ era solo para estar igual con su maestro, pero la mujer era bastante admirable.

Su pelo era blanco canoso, pero media dos metros y con un físico esculpido que dejaba ver sus músculos, la mujer tenía una apariencia mayor pero muy bien cuidada.

Aurora tuvo que levantar su cabeza para mirar a su anciana maestra.

“Estoy dentro de una dimensión en medio de…” Dijo su anciana maestra y se detuvo como si no recordara el lugar.

“África…” Murmuro su anciano maestro sin cambiar su expresión.

“Si, de ese lugar. ¿Crees que puedo enseñarle bien a alguien?” Comento la anciana y cruzándose de brazos miro a Aurora y declaro. “Tampoco me gusta tomar a cualquiera como mi aprendiz.”

Al escuchar esas últimas palabras Aurora no pudo evitar señalarse a sí misma.

Como si dijera que ella era cualquiera y la respuesta de la anciana fue…

“Sí, aprendo de mis errores.” Dijo la anciana asintiendo tensamente y al ver que la expresión de Aurora temblaba se rio y comento. “Antes de elegir mi siguiente aprendiz, deseo verla cuidadosamente antes de actuar por aburrimiento.”

Aurora no supo cómo sentirse ante esas palabras.

Parecían una broma, pero a la vez eran tan sinceras, que logro que su anciano maestro soltara una risa muy bien oculta.

Había tantos problemas y defectos con la actuación de sus dos maestros, que Aurora tenía muchos temas para elegir.

Desde su abrumadora fuerza, destreza y capacidad que era desconocida en la tierra o simplemente este lugar tan ‘diferente’ en múltiples maneras.

“Dicho esto, esa niña me agrada, pero…” Dijo la anciana y señalando al anciano en silencio que estaba sentando meditando, agrego. “Ya sabes, estamos en este lugar y blablablá…”

Ni siquiera trato de seguir con su ‘trasfondo’, básicamente dijo que no deseaba molestar al anciano y por eso se detuvo.

Ambos habían mantenido esta mentira durante muchos años y Aurora verdaderamente respetaba a su maestro y lo admiraba a pesar de los secretos, pero tal vez era esa razón por la cual ninguno deseaba revelar la verdad.

Saber que era una mentira y que ambos lo intentaran mantener a pesar de que había demasiados defectos, era una forma de mantener su relación de la misma forma.

Al igual que mantenían su relación con su sistema… Quizás mayor ya que si un secreto se revelaba entonces los demás secretos tendrían que salir a la luz.

Eso significaba que, si hablaba con su maestro seriamente, entonces su relación con su sistema tendría que salir a la luz.

“Si bien respeto al anciano, me gusta verlo enfadarse, así que por ahora veré a la jovencita. Si me llega a gustar totalmente… Bueno, tal vez las cosas cambien.” Declaro la anciana y dando una carcajada, anuncio. “Hay que tener mucho coraje para tratar de detenerme.”

Aurora al mirar a esa mujer teniendo que levantar la cabeza para mirarla, asintió como un pollito estando totalmente de acuerdo.

Como alguien que había probado sus puños y su fuerza, estaba seguro de que su maestro sufriría las consecuencias de enfrentarla.

“Por ahora solo dile que intente condensar aún más su aura de combate en su armadura. Si ahora es como un colchón, ¿por qué no hacerla tan dura como una pared de acero? ¿Y luego una montaña? Sus oponentes dudarían en enfrentarse en alguien con tal defensa.” Dijo la anciana de forma simple y dando una sonrisa por la mirada impactada de Aurora, declaro. “En cuanto a su estallido de fuerza, es peculiar, pero puedo notar que ese no es su límite. Tiene que practicarlo y controlarlo, luego empujar aún más su límite.”

Aurora asintió recordando todos esos consejos y encontrándole sentido.

Cuando golpeo a Nicole, su ‘armadura’ como ella lo llamaba era como un ‘colchón’ y eso significaba que si bien reducía el impacto no causaba daño.

Armas cortantes o armas punzantes podrían tener reducida la velocidad, pero otras podrían atravesar esa defensa.

Sin embargo, la situación cambiaba cuando se transformaba en una pared de acero como su maestra mencionaba.

Incluso un luchador que golpeara directamente tendría entumecido sus brazos y ni hablar de un espadachín, su espada se podía detener antes de que tocara la piel de Nicole.

Si a esa defensa se le agregaba la resistencia innata del cuerpo de un luchador, entonces Nicole verdaderamente sería un ‘tanque’.

“En cuanto a su técnica, solo ayúdala y entrena como tú lo haces conmigo.” Declaro la anciana de forma seria.

La expresión de Aurora tembló y mirando la expresión seria de su maestra, pregunto. “¿Hasta qué reciba una paliza?”

Esa era la ‘forma’ que entrenaba… Aurora llegaba a este lugar recibía una paliza de su anciana maestra y luego otra paliza más metódica de su anciano maestro.

Siendo más dolorosa paliza de su anciana maestra debido a que básicamente era como si la estuviera usando como un saco de boxeo.

Claro, Aurora entendió que de esta forma se estaba trabajando en los instintos, la respuesta rápida y la memoria muscular al defenderse.

La técnica era importante, pero también era evidente que había luchadores capaces de ser aterradores solo usando sus instintos… De la misma forma, que algunas bestias mágicas eran aterradoras por sus agudos instintos.

“Exacto. Un espadachín usa su espada y tratan de convertirla en un tercer brazo, pero para nosotros todo nuestro cuerpo es un arma. Templar nuestro cuerpo e instintos es afilar nuestra espada.” Anuncio la anciana y dando una sonrisa, agrego. “Por eso nos llamamos luchadores y no artistas marciales.”

No estaba menospreciando las artes marciales, pero al igual que un espadachín, esos artistas marciales debían poner énfasis en sus técnicas.

Un luchador solo debía centrarse en su cuerpo para resistir los golpes y usar sus instintos para compensar la técnica.

Claro, Aurora entendía que este camino no era el único, solo era el camino que habida tomado su anciana maestra y ese era el camino que enseñaba.

Muy diferente a su anciano maestro que le enseñaba la técnica y el arte en busca de que la apreciara.

“Gracias maestra por su enseñanza.” Dijo Aurora inclinándose sutilmente y mirando a ambos, declaro. “Y gracias a ambos por ayudarme.”

El anciano solo abrió sus ojos y golpeando su katana, asintió sin decir demasiado.

Por su parte la anciana solo sonrió como si no fuera un tema preocupante.

Aurora al verlo, solo desapareció y llego a la habitación del hotel.

Lamentablemente los consejos que había obtenido Aurora iban a tener que esperar, debido a que en este momento se estaban por acercar las semifinales.

******

Llegando a la puerta de una habitación, Aurora miro a Cithrel y Venali que la acompañaban.

“¿Está bien para ti?” Pregunto Aurora con curiosidad.

Estaba señalando un documento que estaba en sus manos y en el que se encontraba la carta.

Pasar estos documentos estaba prohibido y si bien Aurora lo recibió por la simple razón de que trabajaba para Urfin, se tomaba con seriedad su distribución.

No era por el miedo a las leyes, sino que para no meter en problemas a Urfin.

Las autoridades de Zerzura ya lo habían obtenido por medio de la Cardenal Brousseau y ahora ella deseaba revelarlo al Anciano Kernen.

“Si, nadie se quejara incluso si lo descubren.” Respondió Cithrel y dando una sonrisa casual, acerco su rostro y murmuro. “Aunque me gustaría ‘cobrarte’ por mis servicios…”

Su tono llevaba un toque de ambigüedad y cuando Aurora miro sus ojos tembló sutilmente al sentirse un conejito al frente de un depredador.

Sin su amiga a su lado ella estaba indefensa ante las tácticas del caballero galante.

Entonces, cuando el caballero galante se acercó a su rostro llegando a estar a centímetros acaricio sus orejas rojas y declaro. “Si, te ves linda avergonzada. Mejor que esa expresión seria que llevas últimamente.”

Aurora que se había estado avergonzando por la cercanía y por la caricia tan encantadora del caballero galante, se congeló al escuchar sus palabras.

No podía negar que ante tan hermosa mujer todos caerían ante su encanto, pero ahora solo la miro sin saber que decir.

“Estoy interesada en ti, no lo niego… De una forma que no imaginas.” Anuncio Cithrel y con una sonrisa cordial, agrego. “Pero eres mi amiga. Si te hace sentir bien revelar estos documentos, si te hace bien que te ponga en contacto con Urfin, entonces lo haré.”

Tomando distancia y dejando ver una expresión seria, comento. “Cuando llegas a mi posición, es muy difícil tener amigos. O tienes interesados en el poder, riqueza, autoridad a través de mi amistad, desean meterse en mi alcoba por el futuro título de emperador o me tratan como su ‘señor’.”

“Es por eso que eso que aprecio mis amistades. Mis verdaderas amistades.” Agrego Cithrel y al ver que Aurora tenía una mirada seria de otro tipo, añadió. “Claro, tú también puedes tratar de meterte en mi alcoba.”

La expresión de Aurora tembló y sin poder resistirlo se rio.

Sus últimas palabras eran una broma que entremezclaba algo de verdad en ellas, pero fueron dichas para reducir la seriedad de su discurso y que perdiera fuerza.

Que Venali estuviera presente bajando la cabeza queriendo mimetizarse a los alrededores para no ‘molestar’ a su ‘señor’, no ayudo al ambiente.

“No gracias, no deseo hacerle competencia a Taqiyya.” Agrego Aurora medio en broma y medio serio, tocando la puerta.

Cithrel se acercó a su oído rápidamente y susurro. “No te preocupes, Taqiyya no se molestará… Hasta se puede unir.”

Al escuchar ese susurro tan atractivo en su oído y esas palabras tan ambiguas, los oídos de Aurora se volvieron rojos mientras que sus mejillas se calentaban.

Aunque no lo pareciera, ¡ella todavía era una dama!

Había priorizado tanto su trabajo y sus objetivos que su primer acercamiento romántico ocurrió con su ‘acosador’… Y tal como todo estaba yendo con sus juegos de rol, sin duda no era nada ‘normal’.

“…”

La puerta se abrió y el Anciano Kernen se quedó en silencio al ver su expresión.

Aurora trató de toser para alejar su timidez, y el Anciano Kernen controlo su expresión y comento. “Pasen, pasen, los estamos esperando.”

Entrando y agradeciendo al Anciano Kernen por su amabilidad, Aurora no pudo evitar darle una mirada seria a Cithrel quien estaba dando una sonrisa como si estuviera disfrutando esta situación.

“Oh, ¿Aurora estás enferma?” Pregunto Rupert al notar sus mejillas sonrojadas y dudando un momento, comento. “¿Hace calor afuera? Ven, come algo te recuperarás.”

Cithrel se rio sutilmente y el Anciano Kernen agito su cabeza con labios temblorosos retirándose a la cocina con rapidez.

Aurora solo deseo imaginar que escucho una risa desde la cocina, pero solo controlo sus emociones y recibió una fruta de Rupert.

“Los magos de la Academia Merlín son demasiado aterradores.” Murmuro Rupert volviendo su mirada a la gran pantalla al frente.

Esa gran pantalla estaba dividida en más pantallas pequeñas dejando ver todo el campo de batalla.

Ahora se estaba desarrollando la Semifinal de la Academia Merlín contra la Academia de Elementalista.

Antes ya se habían enfrentado y a pesar de que la Academia de Elementalista había mejorado y demostraba una capacidad mayor a antes, la Academia Merlín no se quedó atrás.

Una guerra de magos contra elementales se estaba desarrollando en varios pequeños campos de batalla.

Como quienes salieron segundo en los torneos de informática, la Academia Merlín estaba usando una red de comunicación por medio de la tecnología y estaban demostrando una capacidad impecable.

Todo se estaba dirigiendo a la perdida de la Academia Elementalista y a pesar de que ellos estaban haciendo uso de las armas con ataques poderosos que se dejaban en el campo de batalla, no podían cambiar la marea.

El terreno que les toco era una llanura, así que era difícil esconderse y era un combate de ataques a distancia.

Los hechizos volaban en ambos lados como brillantes fuegos artificiales.

“Cualquiera de las academias que ganen se enfrentaran a un oponente difícil.” Señalo Cithrel con seriedad.

El próximo combate sería la Academia Cernunnos contra la Academia de Héroes… Los antiguos aliados estaban por luchar y solo uno de ellos podría ir a la final para tener la oportunidad de convertirse en campeón.

“Será divertido.” Gruño Rupert y mirando Aurora revelo sus dientes y declaro. “Entonces, ¿confías en tus pequeños?”

Para un gorila tan grande y poderoso como Rupert, los estudiantes que acompañaban eran ‘pequeños’… Eso demostraba su cercanía.

Y si bien no todos los estudiantes eran los ‘pequeños’ de Aurora, cuando se trataba de su pequeño grupo de siempre, estaría orgullosa en decir que eran sus compañeros y ‘sus’ estudiantes.

Así que la única, respuesta posible…

“¡Claro!” Exclamo Aurora y mirando a Rupert, pregunto. “¿Y tú? ¿Crees que podrás ganarnos?”

La mirada de Rupert se entrecerró ante ese obvio desafío.

Ser mirada por un gorila de tres metros, corpulento y poderoso de por sí aterraría a cualquier persona… Solo que esta vez parecían niños mirarse como si estuvieran en un desafío.

“Vamos, dejen de actuar de esa manera.” Intervino el Anciano Kernen y cuando ambos lo miraron, se rio y declaro. “Siempre podemos apostar y que los jóvenes decidan el ganador.”

Todos se rieron, pero Aurora claramente estuvo de acuerdo.

¿Realizar una apuesta usando a los estudiantes?

Se veía mal y hasta podía estar mal, pero era una forma de divertirse que solo quedaría entre el pequeño grupo presente.

***Nota del Autor:

¡Nos estamos acercando al final! (Del volumen 1) ¿Saben lo que significa? Un pequeño pack final cuando queden solo cinco capítulos. Asi que si aquellos que le gustan almacenar capitulos, pueden empezar ahora.

Quiero hablarle de lo que se viene en el volumen 2 y todo, pero me abstendre y recien cuando termine el primer volumen dire todo lo que deseo decir.

Como siempre gracias por leer!

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.