Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 249: ¿Están listo?

Capítulo 249: ¿Están listo?

Alice miró a su amiga con seriedad.

“No me mires de esa forma, me cuidaré y seré prudente.” Dijo Aurora al sentir la mirada y dando una suave sonrisa, murmuró. “Tú también tienes que cuidarte, trata de no causar problemas.”

Prudente… Sinceramente Alice pensaba que esa palabra no estaba en el ‘diccionario’ de su amiga.

Cuando algunas cosas sucedían o encontraba algo por lo cual moverse nada ni nadie podía detenerla y la ‘prudencia’ se convertía rápidamente en ‘imprudencia’.

Era por eso que Alice no dudo en mirarla de forma extraña.

Estaban por empezar sus misiones y necesitaban dividirse teniendo una complicada y dura batalla.

Había muchos problemas, siendo los monstruos y abominaciones la fuerza principal, pero tampoco sabían si había más de esas criaturas verdes y si era así, las cosas podían complicarse.

Después de todo, un monstruo era irrazonable y si bien eran muchos no tenían una alta inteligencia.

Había algunas criaturas que podían seguir ‘vivos’ y estar corrompido, pero si bien usaban algunas tácticas al final, se dejaban llevar por las emociones fuertes.

Era por eso que los goblins a sus ojos eran lo que resultaban peligrosos.

“Luego veremos si te hago una comida deliciosa.” Agregó Aurora con una sonrisa tratando de aliviar su atmosfera.

Alice trató de no sonreír, pero le gustaba que su amiga le hiciera comida así que no pudo ocultar su sonrisa por mucho tiempo.

“Entiendo, si necesitas un aperitivo come papitas.” Dijo Alice con seriedad, ya que había pasado parte de su suministro y luego se acercó a su oído y murmuró. “Pídele ayuda a tu ‘sistema’ si necesitas algo.”

Su tono fue ligeramente desconfiado.

La expresión de Aurora tembló en una sonrisa y seriedad combinada.

‘Sistema’… Eso era lo que su amiga decía que tenía y si bien era demasiado cuestionable y se podía dudar de demasiados puntos, al final no importaba.

Su amiga no deseaba cuestionar y buscar la respuesta, la razón y todo lo que podía estar atrás de algo tan ficticio como un ‘sistema’ y eso significaba que Alice no curiosearía sobre el tema.

Ella no deseaba presionar a su amiga para que buscara secretos y ahora lo único que podía decir que sabía, era que ese ‘sistema’ era dentro de todo confiable.

En cuanto a los demás, era algo que su propia amiga tenía que buscar y que ella solo la ayudaría cuando se le pidiera ayuda.

“Entiendo.” Respondió Aurora y al ver que ella estaba más relajada, su expresión se hizo seria y murmuró. “No te arriesgues y no busques problemas. Has lo que creas necesario, yo estaré para ti.”

Para personas normales parecería que estaba siendo tratada como una niña, pero la expresión de Alice tembló.

Si bien una parte de sus palabras apuntaban a su personalidad que podía llegar a ser muy contraria a los valores que Aurora tenía, también apuntaba a otra parte.

A la sutilidad de haber pasado años en el rango S… Su amiga tenía como excusa el haber dejado de entrenar con su espada y no haber desarrollado su arte como se debía, pero ella era diferente.

Desarrollar una habilidad innata tenía sus propios métodos.

Un ejemplo era su padre, que se volvía más alto, fuerte y poderoso por medio de las batallas, luchas y los constantes enfrentamientos que lo ponían al límite.

El problema era que el cambio iba de la mano con sus respectivas consecuencias y para muchos, problemas… Su caso no sería diferente.

Estaban en un lugar peligroso y su amiga solo le estaba señalando que lo importante era sobrevivir.

“De igual forma no te preocupes, solo da lo mejor de ti. Eres perfecta para estas situaciones.”  Comentó Aurora dándole una gran sonrisa para animarla.

Usar su sombra bajo sus pies lograría derribar a muchas criaturas debido al efecto de control en área y daño masivo a gran escala que podía ocasionar.

En cuanto a su forma de guerrero era versátil, resistente y poderosa para enfrentamientos directos.

Alice dio una suave sonrisa y mirando que ya era hora, se acercaron al grupo que estaba preparado.

El primer grupo era ella, Amanda, Theodore y Alros… Quien lideraba iba a ser Alros.

El segundo grupo estaba compuesto por Urfin, Meden, Siba y Adala siendo el primero quien tomaría el mando.

Al final estaba el cuarto grupo Aurora, Cédric, Dan y Marius, liderados por su amiga.

Los primeros grupos tenían las tareas más pesadas debido a que tenían que cargar con mayores enfrentamientos, pero el tercer grupo también tenía sus tareas.

“Solo diré una cosa… Cuídense.” Dijo Urfin y mirando al grupo, comentó. “Todo lo demás ha sido arreglado, pero lo principal es cuidarse.”

Dejar este lugar era importante, pero tampoco necesitaban arriesgar su vida en batallas imprudentes.

Los miembros del grupo estaban preocupados, ansiosos y se preguntaban demasiadas cosas sobre lo que sucedía en el exterior, pero Alice estaba de acuerdo con Urfin.

“Es inútil tener éxito en la misión con un costo alto.” Anunció Urfin para terminar.

Urfin había demostrado su experiencia como líder, al no perder la calma ante la situación y mantener sus prioridades en alto.

A pesar de que las dudas eran demasiadas pesadas y las preguntas sobre el exterior causaban que algunos tuvieran sus nervios carcomidos, Urfin entendía que arriesgarse de forma imprudente no resolvía nada.

Tenían un mago de curación, pero este mundo era desconocido y sus peligros también lo eran… Así que había que pensar que había cosas que un mago de curación, una poción o un pergamino no podía solucionar.

Pensaban resolver esta misión una vez, pero si había problemas siempre podían repetirla durante un tiempo reduciendo los monstruos sin correr tantos riesgos.

Los grupos se despidieron y se fueron para sus respectivas direcciones.

El equipo imperial tenía cristales de comunicación y a pesar de que eran solo tres fue suficiente para los tres grupos.

Alice voló dejándose llevar por la magia de Alros.

Como un terranovense no solo era un espadachín dual, sino que también podía usar magia y en este caso de aire, al igual que Meden usaba magia de tierra.

“Bien, ¿entonces todos se sienten cómodos con el plan que habíamos propuesto?” Preguntó Alros mientras volaban ocultándose como una ventisca.

Su velocidad era rápida y se estaban dirigiendo al primer punto cerca del portal abismal para atraer a todas las criaturas que podían.

A lo lejos podían ver el enorme pilar oscuro que ahora era inmenso para ellos y esa era la forma de guiarse por este lugar.

El objetivo era simple…

“Si, yo rezare a la Diosa del Orden para atraer a los monstruos.” Respondió Theodore con una expresión solemne.

Todos los demás asintieron incluyendo a la misma Alice.

Habían probado que ese método funcionaba y era bastante aterrador debido a que al rezar a la Diosa del Orden como sacrificio purificaba los alrededores al igual que el Dios del Tiempo y el Espacio devoraba la energía mágica para luego responder.

En este caso esa purificación dada por el ‘Orden’ de tal primordial existencia chocaba con el ‘Caos’ logrando que las criaturas, monstruos y abominaciones fueran a por ellos.

Sin embargo, ninguno estaba preocupado.

Amanda era un paladín y podía usar el ‘Espacio’ en gran medida permitiéndole no solo ayudarlos a escapar, sino que también causando una gran destrucción.

Theodore era un psiónico centrado en la ‘Piroquinesis’ y era considerado muy fuerte gracias a su capacidad de generar combustión instantánea en criaturas débiles o incluso tener una fuerza concentrada mayor que magos de fuego.

Por su parte Alros era un espadachín dual y se centraba en la velocidad, pero al ser un terranovense su magia de aire podía resultar bastante aterradora cuando se combinaba con sus propias habilidades de espada.

Al final estaba ella… Alice sabía muy bien cuáles eran sus ventajas y desventajas.

En este caso masacrar a una gran cantidad de criaturas no iba a ser muy difícil.

¿Arrogancia o confianza?

Solo ella lo sabía.

******

Urfin a espalda de su grupo observó a sus compañeros con seriedad.

Meden y Siba estaban ambos lados y en el centro se encontraba Adala.

Esos dos terranovense que eran sus compañeros durante más años de lo que podía recordar, tenían expresiones relajadas y hasta bromeaban sobre hacer turismo por los alrededores.

Si Alice y su grupo estaba tomando el lado izquierdo para encargarse de atraer los monstruos por esa zona, ellos estaban tomando el centro, dejando a Aurora y su grupo el lado derecho.

El pilar negro a lo alto era grande y estaba cerca… O lo suficiente cerca para un pilar que se elevaba por decenas de kilómetros a lo alto pasando por las nubes.

Urfin no sabía lo que era y a pesar de que sus miembros bromeaban de que se trataba de una espada e incluso decían que era un edificio, la realidad era que parecía más irreal cuando estaban más cerca.

El portal abismal se encontraba más adelante en la cima de un acantilado rodeado de una llanura y cuando lo había ido a ver para verificar su estado, había notado que el pilar estaba profundamente atravesado en el mar negro al cual algunos habían visto.

“Hay cada vez más criaturas y más árboles verdes, es impresionante como el ‘Caos’ se reduce.” Dijo Siba con curiosidad.

“Bueno, ya en unos momentos todo será un desierto quemado.” Comentó Meden con su gran martillo al hombro.

Siba se rio ante ese comentario.

Ambos se veían relajados lo que causaba que Adala bajara su guardia ante el preludio de la batalla, pero a diferencia de esa joven, sus compañeros estaban alertas.

Ambos tenían hechizos preparados y sus artefactos estaban listo para responder a ataques sorpresas o cualquier situación desesperada.

Urfin también vigilaba todo con sus dos hachas en las manos en caso de moverse.

Entre todos los que habían llegado del portal abismal, Adala era la más inexperta.

En sus veintidós años, era lo que muchos llamaban una heroína ‘urbana’, de esos individuos que solo se quedaban en las ciudades para moverse.

Mataban monstruos que aparecían en las ciudades, participaban en mazmorras naturales o temporales e incluso a veces solucionaban conflictos y detenían crímenes, pero todo era realizado en las ciudades y muchas veces ante los ojos de las cámaras.

Eso hizo que, si bien fueran de rango S, no tuvieran la experiencia de situaciones complicadas, al mismo tiempo que no podía resistir ambientes como este.

No todos tenían nervios de acero para resistir peligros como este o eran los suficientes indiferente como para viajar convertido en algún tipo de criatura en medio de monstruos.

Adala era fuerte y muy útil para la misión, era por eso que, si necesitaban dedicar un esfuerzo para mermar sus nervios antes de batalla, el grupo estaba dispuesto.

Y más en esta misión que se requería su ayuda.

Urfin miró los bosques verdes a los alrededores y debido a las hojas no pudo notar a los monstruos que caminaban por debajo.

Era una lástima, pero gran parte de estas tierras serian quemadas con los monstruos en su interior.

Generar un fuego masivo iba a atraer a muchos monstruos y para apagarlo Adala era importante.

Aun así, antes de eso debían hacer algo.

“¿Adala habías mencionado que tenías notas de investigación?” Preguntó Urfin con seriedad.

“Si, ¿pero funcionara?” Preguntó Adala y con un tono extraño, murmuró. “Son notas de un hechizo de fiesta… Y solo es la modificación a uno, no creo que la Diosa del Conocimiento responda al utilizarlo como sacrificio.”

Lo que estaban por hacer era un ritual a la Diosa del Conocimiento.

Para conectar con tal existencia no solo necesitaba sus ‘títulos honoríficos’, sino que también se realizaba a través de un medio y un sacrificio.

Los títulos eran conocidos y el medio del ritual fue creado por Meden, dejando el sacrificio siendo lo que faltaba.

“Será perfecto.” Respondió Urfin con una sonrisa.

La Diosa del Conocimiento requería que sacrificaran notas de investigación e incluso notas sobre hechizos para recibir su respuesta y eso era lo que le faltaba al grupo antes y por la cual no pudieron rezar a la diosa.

Ahora era diferente, tras avanzar durante un tiempo el grupo descendió al notar que estaba cerca.

Al descender Siba se encargó de eliminar a los enemigos ocultos con Adala y Meden sacó un libro tallado en piedra.

Lo hizo con su magia de tierra y representaba la imagen de la Diosa del Conocimiento.

Los tallados también tenían algunos grabados para identificar a la Diosa, incluyendo su verdadero nombre grabado en un antiguo idioma mágico.

Antes no habían recibido respuesta y ahora solo lo estaban intentando debido a que tenían material de sacrificio y un altar medianamente decente, que antes no pudieron permitirse.

Con guardias a su alrededor y con una barrera de agua que Adala levantó rodeando al grupo, Urfin preparó el altar con las notas del hechizo y luego rezó a la diosa.

No era un devoto creyente, pero como un miembro del Imperio Falion sabía que había veces que necesitaba rezar a esa existencia por ayuda y como la Guardiana del Imperio Falion, esa existencia respondía.

Terra nova era un mundo en donde las presencias de existencias aterradoras eran normales y en donde ritualistas y miembros de cultos trataban de traer el terror de forma habitual, era por eso que se enseñaba a rezar a tales existencias.

El ‘rezar’ según los teólogos era un medio para entablar una conexión con la existencia a la cual creía, pero los mortales no sabían si esa existencia lo miraban o no, hasta que respondía a sus plegarias.

“…”

Sin embargo, en este momento Urfin lo sintió desde antes sin decir sus títulos o cantar sus rezos.

Pudo sentir una suave brisa que hizo que el libro tallado en piedra de Meden empezara a agitar sus hojas como si se volviera real y en medio de esa anomalía, Urfin pudo ver como algunas palabras salían del libro.

¿Su Alteza Cithrel le había pedido que le prestara atención o esa existencia se enteró de lo que sucedía y se movió en búsqueda del conocimiento?

“…”

Urfin no tuvo la respuesta y no pudo conseguirla.

Las letras entraron en la mente de Urfin y él pudo sentir como esa existencia le pedía que entregara sus recuerdos recientes.

Obedeciendo y entregando sus recuerdos desde que llegó a este mundo, esa existencia lo tomó como un pago.

“¿En qué deseas mi ayuda?”

Las letras salieron del libro que se había tornado real mientras se agrietaba con sutilidad.

Urfin tenía dudas, pero era un miembro del Imperio y uno muy leal, sabía que esa existencia estaba muy conectada a la Realeza del Imperio Falion al igual que la Diosa de la Luna estaba conectado a la Realeza del Imperio Lunar… Y eso significaba que estaban conectados a Su Alteza Cithrel.

“Entiendo. Ayudaré.”

Las letras cambiaron de inmediato cuando Urfin informó sobre su plan mentalmente y el libro se volvió de piedra otra vez rompiéndose a pedazos.

Las notas habían desaparecido al igual que el altar, pero las palabras flotaron en el cielo y Urfin también pudo escuchar las órdenes de la futura gobernante del Imperio Falion.

Sorprendido, pero decidido Urfin se volvió a levantar mirando esas letras.

La futura Emperatriz del Imperio Falion le había ordenado velar por la salud de su amiga y su allegada.

******

Aurora sacó su espada observando con calma.

Su aura de espada empezó a rodear sus espadas y ella empezó a correr con su grupo.

Avanzaron a alta velocidad, hasta llegaron al punto designado que estaba cerca de unos cerros.

Su lado era más montañoso y ella aprovecharía esa ventaja para sus objetivos.

Girándose hacia atrás pudo ver a lo lejos una luz roja y notó que muchos monstruos empezaban a dirigirse a la zona.

Seguramente era Urfin quien había comenzado su plan para atraer a todos los monstruos posibles.

“¿Están listo?” Preguntó Aurora mirando a su grupo.

Se le había dado menos trabajo porque su grupo tenía un curador, pero eso no significaba que no iban a dar lo mejor de ellos.

“Sí. Todos estamos bien.” Respondió Marius al mirar a los demás.

“Bien, este es el primer punto y el más difícil, pero luego tenemos otros. No bajen la guardia y manténganse atentos.” Ordenó Aurora al ver que asentían, le hizo una señal a Dan.

Ese arquero tomó una flecha de su carcaj y la disparó al cielo a una alta velocidad.

*BOOM*

Cuando alcanzó lo alto explotó, liberando un estruendoso ruido y a la vez una esfera de luz blanca que permaneció por varios segundos.

Eso fue suficiente para atraer criaturas en este lugar… Dando inicio a la batalla.

*Nota del Autor:

Me disculpo por el capítulo faltante de ayer, lo agregaré a la lista de los que debo. Estos últimos días he estado ocupado hasta el punto de que he tenido algunos problemas para escribir y por eso no lo subí.

Muy posiblemente la estabilidad volverá en unos de estos días, pero como siempre si me falta subir capitulo, lo estaré debiendo.

Como siempre no se olviden de comentar o unirse al Discord, en donde pueden dejar algunas palabras o comentarios. Siempre es agradable tener lectores atentos y participativos.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.