<- Actualmente solo registrados A- A A+

TG – Capítulo 40: Es una buena estudiante.

“Como ya saben el segundo combate de mazmorra ya ha terminado, solo falta el último que será mañana y todo terminará, sin embargo, no se emocionen por las vacaciones y sus prácticas e ignoren su estudio.” Advirtió el Profesor Lindbergh con un tono serio, y mirando a los estudiantes agrego. “He hablado con el Profesor Miller y todos ustedes deben aprobar su clase de especialización en combate y esta clase de teorías de las habilidades, si quieren tener la posibilidad participar en esta práctica.”

Algunos estudiantes respiraron hondo y Aurora asintió suavemente.

Esta era unas de las clases en la que ella era bastante buena, así que no temía a los exámenes… De esta clase en particular.

“En las ‘practicas reales’ tendrán a nuevos compañeros a su lado, sin embargo, ellos no son como los profesores que lo protegerán… Serán situaciones reales y su conocimiento o capacidad pueden hacer la diferencia.” Recordó el Profesor Lindbergh y con una sonrisa, agrego en voz baja. “Claro, si les importa sus imágenes estudiaran ya que eso es mejor a que terminen como un ignorante cuando se enfrenten a alguna criatura.”

No menciono sobre darle importancia a la apariencia de la Academia, solo señalo que ellos eran lo que sufrirían si eran ignorantes sobre profesiones o criaturas de conocimiento básico.

Con esas palabras el Profesor Lindbergh, se fue.

“¿Agotada?” Pregunto Aurora a Alice que comía papitas con lentitud.

Ayer se había realizado el segundo combate y la limpieza fue realizada en una mazmorra temporal en el Reino Unido y el mismo Director Vincent había asistido.

El combate fue fácil, Clémentine era una excelente líder muy versátil y con la ayuda de Nicole y Joslyn entres otros líderes pudo realizar un buen trabajo a pesar de que tenían 20 estudiantes.

Alice agito su cabeza y murmuro. “‘Esa’ mujer fue demasiada molesta…”

Los labios de Aurora temblaron y ella contuvo su sonrisa.

A la mujer que se refería Alice, era la maga de Rango S, Cécile Leroux que había asistido a la limpieza y había intentado iniciar conversación con Alice, buscándola que se uniera a su academia de magia.

De esa razón provenía su cansancio actual y no de enfrentar a los enemigos y limpiar la mazmorra temporal con su grupo.

“Vamos a comer, quizás eso te anime un poco.” Comento Aurora con una sonrisita y al ver a Alice asentir con seriedad, su sonrisa solo se hizo más grande.

Sonriendo y asintiendo a algunos estudiantes que la saludaban cortésmente ella salió de su aula y se dirigió al comedor.

“Así es como debería haber sido desde el inicio…” Murmuro Alice asintiendo una y otra vez para sí misma.

Alice miraba como algunos estudiantes miraba con respeto ambas y no solo a ella.

En cuanto a los estudiantes del grupo de Marc y Alexey, ellos lo saludaban muy amigablemente.

Todos los miembros del grupo le habían agradecido formalmente a Aurora, pero Alexey no solo se quedó con solo eso, sino que posteo un agradecimiento muy formal en la aplicación de la Academia, lo que hizo que todos se enteraran de la hazaña de Aurora.

No solo se trataba de haber salvado a diez estudiantes, sino de luchar contra dos criaturas de Rango A y haberla derrotado.

“En realidad no me interesa.” Dijo Aurora con una sonrisa suave.

Respeto, fama o dinero.

Eso para ella no tenía importancia, esa fue la razón por la que rechazo los ‘pagos’ que algunos estudiantes querían hacerle o los regalos caros, que querían darle como forma de agradecimiento.

Una cosa era estar agradecida y otra era que intentaran regalarle un auto de lujo… Ella sin duda rechazo el segundo.

“Bueno, a mí me gusta de esta forma. Fue agotador que los estudiantes creyeran que eras solo una niña miedosa.” Comento Alice mientras devoraba su bolsa de papitas.

Que los estudiantes miraran a Aurora con desprecio, era bastante molesto para Alice.

Aurora solo agito su cabeza y al llegar al comedor pidieron sus comidas y se sentaron en un asiento vacío.

“¿Deberíamos ir a ver al tercer grupo?” Pregunto Alice de repente.

El último combate de limpieza estaría dirigido por Andrés y Leslie con un grupo de 25 estudiantes y se realizaría en Estados Unidos.

Su participación no era necesaria, ya que incluso si algo ocurría el Director Vincent estaría presente y seguramente él movería sus contactos para casos de emergencia.

Pero el mayor problema era…

“Quiero ver si es posible terminar con esto esta noche.” Dijo Aurora con seriedad y mirando a Alice, explico. “Y si las cosas salen mal, seguramente no tendremos energía para asistir mañana.”

En realidad, era media mentira, ya que era muy posible asistir mañana incluso si habían trabajado… Eso no significaba que no fuera menos cansador.

¿Si terminaban todo hoy para que deberían ir mañana?

“Oh, creía que querías ver los combates de los estudiantes.” Comento Alice y cuando vio a Aurora se estaba siendo la perezosa, agrego con una sonrisa. “Supongo que ya debes tener a aquellos que quieres invitar.”

Aurora no negó ni confirmo nada, pero su pequeña sonrisa decía todo.

Una vez que el mes de mayo terminara, solo faltaría el mes de junio para que las vacaciones comenzaran… O más precisamente las practicas empezaran.

Ella ya tenía algunos estudiantes en mente, pero aun así tenía que verlo con Alice para realizar una comprobación y luego tenían que ver si ellos aceptaban unirse a su grupo de mercenarios para las prácticas.

Después de todo era difícil decir si ‘buenos estudiantes’ se unirían a un grupo de mercenarios desconocido que estaba en un continente que todos veían como ‘abandonado’.

Aurora estaba por comentarle los nombres, cuando Alice desvió la mirada y al seguirla ella, se dio cuenta de que Érica estaba dirigiéndose a su mesa.

Al ser mirada por el dúo, Érica tembló, pero luego trago muy perceptiblemente y se acercó.

“Yo… Lo siento por lo de ese día…” Dijo Érica con una voz elevada y a la vez bajando la cabeza con vergüenza y timidez.

Se había dejado llevar por la ira, nervios de la situación y preocupación, entonces no pudo evitar gritarle a Aurora furiosa por haberla abandonado, acusándola injustamente.

Sin poder notar que ella había luchado duro para salvar a otros estudiantes.

“Pensé que habías huido como en la prueba… Pensé que nos habías abandonado por miedo…” Murmuro Érica con vergüenza.

No importa cuánto Aurora hubiera mejorado lentamente, cuando llego una situación seria y letal, ese pequeño historial de que ella había abandonado al grupo en su prueba solo para después ser encontrada asustada en un armario, volvió a la mente de Érica y aumento sus emociones negativas.

Pero tras ver que la realidad era muy diferente se lamentó por su arrebato.

“Tu trabajo al salvar a los demás… Fue increíble.” Declaro Érica con seriedad y admiración.

En tan solo un instante Aurora había dejado una barrera para su grupo y luego huyo sin ninguna duda.

También había escuchado la historia de Alexey que fue el último en caer inconsciente y… Aurora fue la heroína que salto al peligro para salvar a personas sin temor ni miedo.

Con una suave sonrisa que la hacía parecer verse como si pudiera sobrellevar todo el peligro, Aurora los salvo… Esa fue la descripción de Alexey en su posteo en la aplicación de la academia.

Érica solo tarde se dio cuenta de que tenía sentido… Después de todo cuando llegaron, Aurora estaba ligeramente herida, pero no hubo quejidos, lamentos o algún pedido irrazonable.

Incluso cuando fue acusada por ella, mantuvo su calma e intervino cuando Alice hablo.

Aun así… Aun así… Érica no pudo resistirse al ver a Alice y Aurora.

“Yo también soy un héroe… Sí, es cierto soy débil y carezco de experiencia, pero solo espero… Espero que la próxima vez me permitas ayudarte.” Dijo Érica con vergüenza, pero al ver la suave sonrisa de Aurora, tomo coraje y declaro. “Después de todo yo también soy una heroína y deseo ayudar a los demás, incluso si…”

“Está bien.” Interrumpió Aurora antes de que Érica dijera su última parte.

La última parte estaba referida con un tema que Aurora no le agradaba, pero que todos los héroes se enfrentaron en algún momento.

El riesgo de morir para ayudar a alguien más… Alguien que en muchos casos era una persona desconocida.

Esa era la diferencia entre un héroe falso y uno verdadero.

Para algunos esas personas solo eran idiotas, pero al final esos idiotas salvaban vidas.

“No estoy molesta por tu arrebato y no necesitas disculparte. Algunas veces otras personas deben tomar la delantera y lo único que puedes hacer es quedarte atrás, pero mientras sigas viva puedes convertirte en la siguiente persona que tomara la delantera si sigues esforzándote.” Declaro Aurora con un tono suave y tranquilo.

Es por eso que no busco la ayuda del grupo de Érica.

Ella no arriesgaría la vida de los estudiantes, solo para que pudieran disminuir la presión o el peligro de que ella perdiera su vida.

Aurora misma sabía que ella era imprudente, pero tenía confianza para sostener esa imprudencia.

De la misma forma que ella se adelantó para luchar por sí sola, Érica si seguía con sus ideales en un momento también tendría que hacer lo mismo.

Érica bajo la cabeza al escuchar esas palabras.

Palabras que no la criticaban, solo le recordaban… Que cuando fuera fuerte, ella también tendría que avanzar para proteger a otros.

“Entiendo…” Murmuro Érica pareciendo bastante afectada, pero aun así dio una sonrisa y declaro. “Gracias.”

Con ese agradecimiento se alejó sintiéndose más aliviada y Aurora solo agito su cabeza al verla.

“Es una buena estudiante.” Comento Aurora con una sonrisa.

“Supongo que al disculparse por un error se puede considerar como ‘buena’…” Murmuro Alice con un tono ligeramente sarcástico.

Aurora noto que ella seguía molesta por ese día, pero ella solo se encogió de hombros y explico. “No era eso a lo que me refería sino a que ella además de disculparse se ofreció a ayudar… Incluso conociendo su debilidad.”

No era arrogancia porque sus habilidades fueron menospreciadas por Alice, sino que era su verdadero deseo el ayudar siguiendo sus propios ideales sobre los ‘héroes’… Eso es lo que pudo ver Aurora.

“Bueno, son solo palabras.” Señalo Alice comiendo sus papitas con desinterés.

¿En la larga historia de la humanidad cuantas personas se ofrecieron a realizar grandes actos, pero huyeron apenas se encontraron con una adversidad?

Su número era incontable.

Las palabras no significaban nada cuando llegaba el momento decisivo entre la vida y la muerte.

Sin embargo…

“Por las palabras se comienza…” Replico Aurora con una suave sonrisa.

Las palabras solo eran el comienzo y ese primer paso era importante y más en este mundo donde los monstruos y criaturas pueden aparecer de la nada y destruir todo.

Alice solo agito su cabeza ante Aurora, pero siguió comiendo el almuerzo que había pedido.

Mientras Aurora miraba a su compañera comer, su reloj holográfico vibro y al ver la llamada solo se puso un audífono para escuchar, impidiendo que estudiantes con agudos oídos escucharan.

Acepto la llamada y…

“Creo que he encontrado a la persona que buscabas.” Dijo Serena la líder de la red de información de la ciudad.

“Bien. Envíame el informe.” Declaro Aurora con una expresión seria.

La llamada se cortó y el informe rápidamente llego a su reloj holográfico.

Había decidido seguir ayudando al Director Vincent al menos hasta detener al topo, que seguramente se encontraba en la academia.

No quería meterse en esta clase de asuntos, pero una vez que pusieron en peligro a inocentes tan irracionalmente como fue en la mazmorra con el desbordamiento, los límites de Aurora fueron sobrepasados.

Era mejor detener todo ahora rápida y efectivamente.

“Al parecer vamos a tener algo de trabajo esta noche…” Comento Aurora a Alice y esta última solo asintió.

“Madre no sabrá qué hacer cuando descubra que tus supuestas vacaciones terminaron teniendo trabajo.” Murmuro Alice agitando suavemente su cabeza.

“Bueno, creo que no se molestara tanto.” Dijo Aurora y cuando Alice la miro, ella con una sonrisa declaro. “Ya que me siento mejor que antes.”

Alice se sorprendió, pero dio una sonrisa agradable.

No solo había logrado convertirse en una luchadora de Rango A, sino en el proceso pudo darse cuenta de la razón que se había olvidado durante mucho tiempo.

La razón por la cual después haberse alejado de todo y dejado su espada, se volvió a levantar.

Ciertamente estas vacaciones la ayudaron a progresar un poco más en sus problemas.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.