Para usar el Modo Noche debes estar Registrado e Iniciar Sesión.
A- A A+

TG – Capítulo 59: Visitas.

Capítulo 59: Visitas.

Aurora miro a la joven que estaba bebiendo té como una dama elegante.

De cabello negro y ojos del mismo color, su sonrisa era bastante cautivadora.

Con un rostro redondo la convertía en una jovencita que sería llamada ‘linda’ debido a su juventud… Y seria llamado una belleza extranjera, gracias a sus rasgos orientales.

“Pensé que llegarías hoy al mediodía…” Dijo Aurora a la mujer que estaba al frente suyo.

Yoshihisa Akira.

Esta joven con solo 21 años era una psiónica cuya habilidad de crioquinesis que le permitía manipular el frio y era reconocida como una importante Rango S en Asia, en donde tenía influencia.

“Bueno si… Me retrase un poco…” Comento Akira y dando una sonrisa alegre, agrego. “Por cierto, me refería que vendría al mediodía en Japón… Hay 8 horas de diferencia horaria, así que en Japón en este momento son las 14:00… Bueno, es normal llegar a las 6 de la mañana.”

Aurora parpadeo… Pensó que se había referido a su horario.

“Bien… De todas formas, gracias por venir, seguramente necesitaremos tu ayuda y la de tu grupo.” Dijo Aurora con un tono serio.

La misión ‘Arca’ requería individuos fuertes y más cuando ahora no solo tenía que vigilar a los estudiantes, sino que proteger a otras personas.

“Vamos, ¿por qué actúas tan formal? Eres demasiado fría…” Murmuro Akira mirándola tímidamente como si estuviera herida por la actitud de Aurora.

Antes de que Aurora pudiera decir algo una tos evidente y falsa resonó.

Akira miro a la persona que estaba tosiendo para romper la atmósfera y Alice como si nada devolvió la mirada.

“¿Qué ocurre? ¿Celosa?” Pregunto Akira con una actitud elevada y poderosa, dio una sonrisa que parecía rebajar a Alice y pregunto. “¿Tienes miedo que me robe a Aurora para mí?”

Alice solo devolvió la mirada y siguió comiendo papitas como si nada.

Por su parte Akira resoplo con una actitud altiva…

Los labios de Aurora temblaron al ver a ambas y solo agito su cabeza al darse cuenta de que tal vez este mes sería más largo y cansador de lo esperado.

“Por cierto Aurora… ¿Los estudiantes saben sobre las misiones?” Pregunto Akira con una expresión curiosa.

“No, te estaba esperando para informarle y que me ayudaras a prepararlos con tu equipo.” Respondió Aurora honestamente.

Su pequeño grupo no estaba especializado en la enseñanza y aunque entrenaban con ellos, ayudándolos a mejorar, era bueno tener un grupo extra de ayuda.

Un grupo de Rango S con miembros Rango A experimentados, serían muy útiles.

“Claro… Siempre tuve interés en enseñarle a mis ‘kōhai’…” Dijo Akira y con una risita malvada, murmuro. “Le mostrare el infierno que yo viví…”

Su murmuro parecía contener un poco de pesadez… Pero Aurora creía que no era posible y estaba escuchando mal.

—Estuvo tres meses contigo y en ese momento el trabajo de la Ciudad Zerzura era demasiado intenso… Tiene sentido de que piense que estuvo en el ‘infierno’.

Leyendo el comentario de su sistema, Aurora sabiamente lo ignoro como la mayoría de veces.

“Hmph, solo admite que no pudiste aguantarlo…” Dijo Alice con una mirada despectiva.

“Ja… ¡Ahora soy un Rango S! ¡Soy una potencia! ¡No me calumnies!” Declaro Akira mirando con orgullo a Alice.

Alice dio una sonrisa al escuchar esas palabras y pregunto. “Entonces… ¿Quieres ‘entrenar’ conmigo?”

La sonrisa de Alice, era entretenida y sus ojos estaban brillando para que aceptara.

“Tengo que entrenar a los estudiantes… No tengo tiempo…” Respondió Akira y escapo con gran velocidad.

Alice dio una sonrisa y miro orgullosa a Aurora.

Aurora agito la cabeza y murmuro. “¿Fuimos demasiado extremos en ese momento?”

Alice se encogió de hombros sin darle demasiada importancia.

Akira estuvo con ellos hace tres años tras haberse graduado de una academia de psiónicos en Asia y elegir a áfrica como su lugar de trabajo… En ese momento áfrica estaba demasiado agitada y la ciudad Zerzura se estaba formando, así que el trabajo era demasiado intenso.

Alice fue quien le dio un entrenamiento intenso y ciertamente lo debe recordar ahora… En su defensa, sin ese entrenamiento seguramente le hubiera sido difícil sobrevivir a las constantes misiones diarias y misiones peligrosas que en ese momento se realizaba.

“Bueno, no importa… Ahora es agradable tenerla como aliada.” Comento Aurora con honestidad y una gran sonrisa.

Esa jovencita débil en ese momento se había convertido en un Rango S, que se retiró a realizar un estilo de trabajo similar al de Aurora solo que, en Asia ayudando en todo lo que podía.

Creando su propio gremio con el que Aurora trabajaba de vez en cuando apoyándose mutuamente.

Akira no fue la primera estudiante que tuvo a su lado y era difícil pensar que sería el último…

Dándole una señal a Alice para que la siguiera, Aurora abandono su oficina y se dirigió a la sala en donde algunos visitantes animados estaban dándole vida al gran edificio.

Akira que había tomado una actitud de un superior profesional y serio, miro a los estudiantes que estaban rígidos en formación.

Los ojos de Akira brillaban con intensidad y su mirada pasaba por todos los estudiantes centrándose en Clémentine.

“Capitana deje de mirarla tan fijamente, ¡los pone incomodo!” Grito una jovencita y atrapo a Akira por los brazos logrando que retrocediera.

Akira dio una mirada y volvió al lado de Aurora, solo para murmurar. “No me pude contener… Son verdaderas bellezas… La juventud crece demasiado rápido…”

Los labios de Aurora temblaron, pero la ignoro por completo tratando de aguantar su sonrisa.

Estudiantes tan jóvenes y de buena apariencia era digno de admirar, Aurora coincidía en ese punto.

“Bien… Primero realicemos las presentaciones formales.” Anuncio Aurora y dejo a Akira para que hablara.

Ella puso una expresión seria y mirando a los estudiantes, declaro. “Soy Yoshihisa Akira. Pueden llamarme Akira. Soy la capitana del grupo de aventureros del gremio ‘Tormenta Helada’. También pueden haber conocido mi título, ‘Tempestad’.”

Los rangos S por lo general eran los más conocidos debido a que los Rango SS eran raros y ni hablar de los rangos SSS.

Cuando se alcanzaba el Rango S por lo general recibían un título que era conocido por el público… Era una forma de reconocimiento, eso era todo.

Sin embargo, era difícil conocer a todos los Rangos S que estaban repartidos por el mundo, así que a Akira no le importo cuando solo tres estudiantes asintieron.

Miro a la jovencita que la había detenido antes y comento. “Kuwahara Aeko la Vice Capitana. A diferencia de mí, ella es una exploradora capaz y muy hábil de Rango A…”

La joven de rasgos asiáticos dio una sonrisa y asintió formalmente como saludo.

“El que lleva una armadura metálica y parece una estatua es Santiago Núñez. No le den importancia a su atuendo y a su silencio espeluznante, es un buen tipo cuya fuerza es de Rango A.” Comento Akira con un tono simple.

Los labios de Aurora temblaron ante la situación, pero extrañamente Santiago que estaba en la entrada con su mano en mango su espada llevando una expresión seria, solo asintió.

“¿Por qué siempre sucede lo mismo?” Murmuro un joven occidental con aspecto de erudito.

“Su nombre es Oscar Ross, pero no se dejen engañar. Parece un erudito, pero es una bestia…” Dijo Akira con una expresión seria y sincera apuntando al joven occidental que había hablado.

Su tono lleno de ambigüedad le hizo dar una sensación extraña a su mirada… Como si fuera una ‘bestia’ en un sentido ‘diferente’.

Los estudiantes miraron al joven erudito con miradas extrañas y cautelosas, pero…

“Soy un Cambiaforma. Técnicamente puedo convertirme en una ‘bestia’.” Revelo el joven y ajustándose su traje, miro a Akira que estaba sonriendo y agrego. “La capitana puede parecer seria, pero no se dejen llevar por su apariencia puede ser bastante ‘peligrosa’…”

“¡Ten más lealtad!” Ordeno Akira con una expresión solemne y con un tono bajo. “No me calumnies…”

“Ya… Ya… Es suficiente.” Dijo una mujer asiática trayendo una bandeja con diferentes bebidas calientes, y mirando a Akira, declaro. “Capitana, deje de intentar engañar a nuestros futuros compañeros…”

Con esas palabras llevo la bandeja para que los estudiantes tomaran una bebida y con una sonrisa, se presentó. “Mi nombre es Shao Ya. Soy la curandera y medica del grupo, así que si tienen una dolencia pueden venir a mí.”

Tras su pequeña presentación llevo la bandeja al frente de Aurora y este último saco una taza de té con una sonrisa de agradecimiento.

Era demasiado temprano en la mañana y los estudiantes recién habían terminado de realizar una misión, Akira con las presentaciones se había dejado llevar bastante.

Sin embargo, Shao Ya dio una sonrisa y comento. “Estamos ansiosos para ayudar durante este mes…”

Todos los demás miembros del grupo de Akira, asintieron al unísono con calma.

Aurora asintió con una sonrisa y mirando a los estudiantes, declaro. “Pueden descansar o ponerse al día con nuestros invitados. Luego tendremos una reunión importante.”

******

Clémentine sintió una mirada punzante, pero mantuvo su calma y logro que el jabalí de Rango B, tropezara a mitad de su carga.

Érica que estaba a su lado creo una lanza de hielo y la envió disparando hacia el jabalí.

El jabalí estaba por esquivarla, pero Clémentine uso su telequinesis para generar una presión invisible que detuvo al jabalí impidiéndole escapar.

El jabalí chillo cuando la lanza lo atravesó y busco huir con desesperación, pero Clémentine termino rápidamente con él, cuando creo una fuerza que empujo la lanza de hielo para que lo atravesara profundamente.

“¡Buen trabajo!”

El dúo escucho una voz a su espalda y Clémentine se giró para ver como Akira miraba a ambas con una sonrisa.

Ella estaba levitando suavemente en el cielo mirándolas atentamente.

“Son Rango B, pero… Tienen potencial, ahora entiendo por qué Aurora los tomo para que aprendan en su grupo.” Comento Akira y mirando a su compañero, pregunto. “¿Oscar crees que puedes ayudar a la maga?”

El joven a su lado miro detenidamente y respondió. “En primer lugar no creo que haya mucho que enseñarle. Soy un mago de naturaleza no de hielo y en segundo lugar estoy seguro de que tienes mejores profesores que un simple mago de Rango A como yo… Dicho eso, tal vez pueda darle unos consejos.”

Akira rodo los ojos ante esa respuesta y mirando al dúo de estudiantes declaro. “En este tiempo que estaremos juntos, practicaremos y los ayudaremos a entrenar y mejorar lo más posible.”

“Gracias…” Dijeron Clémentine y Érica al unísono.

Era cierto que sus familias le pagaban profesores con gran experiencia y habilidades, pero esos mismos profesores optaban por un desarrollo individual y personal lento pero seguro.

Obtener consejos de otras personas más fuertes y con más experiencias que ellos, valía la pena.

Este mundo a diferencia de Terra nova no existen los ‘niveles’ en los cuales uno podía mejorar como si fuera un ‘juego’… Este mundo tenía sus propias reglas independientes y la capacidad para mejorar era diferente en cada persona.

No solo se trataba de entrenamiento sino también podría ser algo mental… De la misma forma que Aurora.

El cuarteto tras dejar el cadáver de jabalí que había escapado anoche durante la misión de emergencia, en el pueblo cercano, volvieron a la base.

*Bang*

*Bang*

*Bang*

A penas llegaron notaron como Leslie le estaba disparando con su pistola a Santiago que estaba usando un escudo metálico para protegerse de las balas con una defensa impecable.

No importa si Leslie usaba su habilidad de ‘tiro curvo’, Santiago con su escudo en su mano izquierda y su espada en la derecha, se defendía tenazmente.

La energía mágica en su escudo se extendía desviando las balas logrando defenderse sin moverse demasiado.

Clémentine y Érica miraron con sorpresa a Leslie cuando notaron que las balas eran reales…

“Santiago menciono que era capaz protegerse de mis disparos… Y me hizo intentar dispararle.” Explico Leslie rápidamente guardando su arma con gran velocidad al ser descubierta por el grupo.

“Puedes seguir intentándolo después, pero te advierto que Santiago tiene una gran defensa… Es un verdadero ‘Caballero’ capaz de resistir unos de mis ataques con toda su defensa.” Comento Akira sin simplicidad.

Él trió miro a Santiago, pero él solo guardo su escudo y enfundo su espada.

Esa profesión llamada caballero se dedicaba a proteger a sus compañeros.

Debido a que en Terra nova había esta clase de personas se imitó sus habilidades y se adaptaron aquí permitiendo que ellos usaran habilidades con escudo y habilidades con espada.

Era una profesión en la que se necesitaba mucha dedicación debido al esfuerzo para entrenar un estilo que requería aprender dos formas diferentes de artes.

La forma de usar la energía mágica cuando se tenía un escudo y espada era muy diferente que solo centrándose en el arte de espada.

“Reúnanse en la sala de operaciones…”

En ese momento la voz de Liam resonó en el lugar.

Akira guiando al grupo abrió un portal y todos entraron solo para aparecer en unas de la habitación al final del primer piso.

Andrés y Nicole junto a Shao Ya y Aeko llegaron al mismo momento.

Los estudiantes desde la misión de emergencia no descansaron y realizaron su misión diaria de la mañana y entrenaron o se relacionaron con sus nuevos compañeros.

Akira fue la primera en entrar y Clémentine con los demás lo siguieron.

La sala de operaciones tenía una mesa en el centro la cual revelaba un mapa de áfrica y en la esquina tenía un grupo de computadoras de alta tecnología, en el cual Liam estaba usando a alta velocidad.

Aurora y Alice estaba mirando el mapa de áfrica con cuidado.

“¿Han leído el informe de introducción que les pase?” Pregunto Aurora a todos los presentes y cuando asintieron, empezó a explicar. “La misión código nombre ‘Arca’, cuyo objetivo es el rescate de refugiados de Kenia… Esta misión no es fácil, será peligrosa y arriesgada.”

“No solo por el conflicto del ‘Señor de Mombasa’ con el ‘Terror Somalí’ que ha convertido gran parte de Kenia en una zona de guerra, sino por nuestro viaje.” Comento Aurora y desplego el mapa de áfrica.

El mapa seguía manteniendo las fronteras y nombres de los antiguos países, y nombres de las ciudades a pesar de que el bosque mágico ya se lo había tragado dejando solo ruinas.

Con una mirada solemne, Aurora explico. “Nuestro objetivo es llegar a la ciudad Nakuru, que está a más de cien kilómetros de la capital Nairobi de Kenia. Es en ese lugar en donde encontraremos a los refugiados que deberemos traer de vuelta.”

El grupo asintió, Aurora había enviado un informe con anterioridad y había mencionado bastante información dando respuestas a preguntas básicas.

Gran parte de Kenia estaba en conflicto, Nakuru no era diferente, pero en ese lugar era en donde el ‘Señor de Mombasa’ tenia mayor influencia y en donde una gran cantidad de refugiados se encontraban.

Era un lugar de conflicto, pero menor que la capital Nairobi.

“Es imposible ir por barcos debido que tendríamos que recorrer gran parte de zona en guerra. Tampoco es fácil enviar aviones al menos que queramos que sean derribados por bestias mágicas territoriales o por la armada del ‘Terror Somalí’… Sin contar que se puede alterar a otros señores de la guerra están en áreas vecinas.” Informo Aurora y entonces desplego un mapa, con la ruta más adecuada. “Bajaremos en el antiguo pueblo Wau en Sudan del Sur. Pasaremos por la capital Yuba y luego iremos por Uganda y llegaremos a Nakuru… El camino para volver es el mismo.”

“¿Quieres cruzar por el bosque mágico?” Pregunto Érica aturdida al ver que la mayor parte del camino estaba dentro del bosque mágico que se había extendido.

Gran parte de Sudan del Sur estaba cubierta por el bosque mágico, lo mismo ocurría con toda Uganda…

La ‘civilización’ ya no se encontraba en ese lugar, todo era territorio de bestias mágicas, criaturas salvajes o monstruos.

“Entre las bestias o los humanos, prefiero mil veces las bestias…” Declaro Akira con una expresión seria.

Todo su grupo asintió sin dudarlo.

Las bestias mágicas podían ser irrazonables, pero podrían ser tratadas… En cambio, los humanos, era un tema diferente y más en un mundo moderno como este.

“¿Cuánto serán los refugiados que acompañaremos?” Pregunto Aeko con profesionalismo.

“Se espera que supere el número de mil refugiados…” Respondió Alice con calma.

“Y esas son estimaciones ligeras…” Agrego Aurora.

Aeko respiro hondo… No, todos tenían expresiones pesadas.

Mil vidas dependerían de ellos para atravesar a salvo a través del bosque mágico que era sumamente peligroso.

“Se ha preparado portales a larga distancia para traer a las personas en caso de emergencia y reducir el número de los heridos y enfermos que necesitan ayuda urgente, pero se estima que ese número será al que apoyaremos.” Revelo Aurora y mirando a sus compañeros, declaro. “No sientan presión. No estaremos solos, más de cincuenta usuarios de habilidades nos apoyaran en esta misión y si es necesario se puede desplegar más… Pero no es recomendable o llamaremos demasiado la atención del ‘Terror Somalí’.”

La Cardenal Brousseau no mentía cuando dijo que había bastante voluntarios, pero eso no significaba que podía llevarlos a todos.

La misión no era una que se necesitaba una enorme fuerza de asalto, solo lo suficiente para proteger a aquellos que necesitaban proteger y volver rápidamente.

Los señores de la guerra estaban locos, esa era una idea general y Aurora creía que gran parte de los señores de la guerra entraban en esa idea, solo con algunas excepciones.

“No necesitan preocuparse por los detalles extras y los pormenores. Esta misión está liderada por mí y mi deber es encargarme de esos detalles. Sin embargo, pido que se preparen para este tipo de misión y para lo que está por venir. Será un golpe físico y mental, necesitan estar preparados.” Declaro Aurora con una expresión solemne, miro a los estudiantes y agrego. “Ustedes tienen que tener en cuenta que será más difícil que todas las misiones que han tenido antes… Sin embargo, pueden negarse ahora y nadie los juzgara.”

Esta misión era peligrosa… Un peligro verdadero y evidente que no podía ser contenido o estar totalmente preparado.

En cualquier momento de la misión se pueden topar con bestias mágicas de gran fuerza o ser atacados por milicianos en la guerra… Todo podía pasar.

La excusa de ser estudiantes desde este momento ya no importaba… Ahora tendrían que ser miembros del grupo o retirarse.

Clémentine y los demás entendieron eso.

El peligro constante y la posibilidad de que todo salga mal… Ya no se trataba de su propia seguridad, ellos tendrían que garantizar la seguridad de otros.

Pero para este pequeño grupo que había pasado una semana esforzándose una y otra vez, solo había una respuesta.

“Participaremos…” Dijo Clémentine como portavoz cuando todos los demás asintieron.

No había otra respuesta que esa… Después de todo, eran estudiantes de la Academia de Héroes.

-Esquina del autor.

En los comentarios les dejo algunas datos que seguramente le interesara y que esta relacionado con esta parte de la historia, especificamente la mision ‘Arca’.

Descarga:

Deja un comentario para mostrar que estuviste aquí:

Necesitas Iniciar Sesión para comentar.