AWE – Capítulo 60

Modo Noche
Capítulo 60: Feroz batalla de vida o muerte.
 
El súbito desarrollo ocurrió demasiado rápido. En el tiempo que toma para que una chispa salga de un yesquero, el número de cultivadores que estaban en el octavo nivel de Condensación de Qi se redujo de tres a dos. Los dos restantes quedaron boquiabiertos, pero no tenían tiempo de reflexionar el asunto, y continuaron arremetiendo contra Bai Xiaochun.
 
Sangre escurría de las esquinas de su boca mientras volaba de regreso, chocando contra un árbol y al mismo tiempo sacando la gran espada de su pecho. Rápidamente atacó con la espada a uno de los dos oponentes restantes. Sin embargo, su objetivo ágilmente esquivó a un lado, permitiendo que su compañero se acercara, después de lo cual su mano derecha destelló con un gesto de conjuro, y un increíble poder hizo erupción.
 
Una explosión resonó mientras Bai Xiaochun era enviado volando por el aire, sangre salpicando por todos lados. Sus ropas ahora estaban completamente empapadas de sangre mientras los dos cultivadores del Clan Luochen se abalanzaban sobre él. Parecía una situación sin salida, pero Bai Xiaochun no se había rendido aún a la desesperación; Quería vivir desesperadamente. Rugiendo, realizó un gesto de conjuro, invocando una lanza larga, una enorme hacha y dos espadas voladoras.
 
Usando el Arte del Control de Caldero de Qi Violeta, mandó las espadas atacando ferozmente contra sus enemigos.
 
Los rostros de los dos cultivadores del Clan Luochen cambiaron. Rápidamente desplegaron técnicas mágicas, haciendo que un insondable humo negro apareciera. Explosiones resonaron y los objetos mágicos que Bai Xiaochun acababa de arrojar cayeron al suelo. Al mismo tiempo, el mismo Bai Xiaochun se tambaleó hacia atrás, con sangre saliendo de su boca.
 
“¡Hora de terminar las cosas!” Por tercera vez, los dos cultivadores atacaron. Mientras el poder de sus bases de cultivo surgía, parecía que derrotarían a Bai Xiaochun en cualquier momento.
 
“¡Seguir vivo!” Dijo con una voz ronca, y un destello de locura en sus ojos. “¡Tengo que seguir vivo!”
 
Su energía espiritual interna estaba titilando al punto de apagarse completamente, pero dejó salir un rugido, y todo el poder que había acumulado en sus años de cultivo, el poder que había permeado sus pasajes de qi y sus huesos explotó como cientos de corrientes fluyendo.
 
¡BOOOOOM!
 
Hasta este punto en la batalla, Bai Xiaochun no había llamado a estos restos de energía espiritual, pero ahora, en este momento de peligro crítico, lo hizo. Se vertieron en los pasajes de qi principales, y en un parpadeo, se habían transformado en un enorme río. Mientras fluía por su cuerpo, un sonido como el resonar de tambores explotó dentro de él.
 
Al mismo tiempo, las fluctuaciones de una base de cultivo en el séptimo nivel de Condensación de Qi repentinamente surgieron.
 
Cuando sus dos oponentes, quienes estaban en el octavo nivel de Condensación de Qi, repentinamente sintieron esas fluctuaciones de base de cultivo emanando de él, sus rostros vacilaron con incredulidad y asombro.
 
“¡¿Avanzando en medio del combate?!”
 
“Cómo… ¡¿Cómo es eso siquiera posible?!” Mientras vacilaban conmocionados, Bai Xiaochun levantó su mirada, y sus ojos estaban brillando intensamente. La explosión de poder espiritual no podía sanar sus heridas, pero podía revivirlo de su estado de agotamiento, y darle una vez más la oportunidad de salir de la situación con vida.
 
Dio un salto adelante hacia los dos cultivadores del Clan Luochen, quienes gritaban alarmados mientras una luz negra cubría su mano derecha, y el Agarre Destructor de Gargantas era desplegado.
 
El sonido de crujidos fue escuchado mientras uno de sus oponentes, incapaz de evadir, fue halado hacia la mano derecha de Bai Xiaochun. Era casi como si una fuerza invisible lo estuviera arrastrando hacia Bai Xiaochun, quién fácilmente destrozó su cuello.
 
Su compañero observaba con la piel de gallina por el asombro. Cuando Bai Xiaochun se volteó a mirarlo, el hombre gritó, sus ojos brillando con terror mientras retrocedía en retirada.
 
“¡¡Príncipe Heredero, sálvame!!” Este era el único miembro sobreviviente en el octavo nivel de Condensación de Qi, pidiendo ayuda a gritos.
 
En este momento, Chen Heng aún estaba a noventa metros. Viendo lo que estaba ocurriendo, dejó salir un rugido furioso.
 
“¡¿Estás buscando morir?!”
 
Bai Xiaochun ni siquiera lo miró; Inmediatamente realizó un gesto de conjuro con su mano derecha y apuntó. Inmediatamente, los objetos mágicos caídos en el área empezaron a temblar, y luego emitieron zumbidos mientras aparentemente sentían a Bai Xiaochun llamándolos.
 
Luego repentinamente volaron por el aire, moviéndose más rápido que antes, acelerando contra Chen Heng que se acercaba para bloquear su camino.
 
Sonidos de golpes resonaron mientras Chen Heng era forzado a lidiar con estas armas. Estaba en el noveno nivel de Condensación de Qi, pero ni siquiera él podía sobrepasarlas instantáneamente.
 
Mientras Chen Heng era retrasado, Bai Xiaochun se acercó al cultivador restante. Sus ojos brillaban con intento asesino, y desplegó un ataque con su puño.
 
Una explosión hizo eco, y sangre salió de la boca del hombre. Estaba a punto de continuar retirándose, pero no notó que Bai Xiaochun justo acababa de realizar un gesto de conjuro con su mano derecha. Una espada de madera apreció detrás del hombre, acercándose silenciosamente y luego apuñalándolo a través de su cabeza en un rocío de sangre.
 
Los ojos del hombre se expandieron y se desplomó al suelo, donde tembló algunas veces, sangre saliendo de su boca. Luego, sus ojos se apagaron, y murió.
 
Habiendo logrado estas cosas, Bai Xiaochun se apoyó a su lado. Aunque acababa de experimentar un avance en su base de cultivo, la serie de movimientos mortales que acababa de desplegar lo habían dejado casi completamente drenado. Sangre escurría constantemente de su boca mientras una vez más se tambaleó hacia la jungla.
 
Sabía que su oponente final era el más fuerte de todos, y ya podía sentir que estaba en el noveno nivel de Condensación de Qi.
 
“Noveno nivel de Condensación de Qi….” Pensó amargamente. Su ardiente deseo de vivir hacía que su sangre se acelerara a través de su corazón. Sabía que esta vez, o moriría él o moriría su oponente.
 
No había una tercera opción.
 
Mientras se retiraba, Chen Heng dejó salir un aullido enfurecido. Estaba rodeado de una nube de sangre, la cual hacía que los objetos mágicos temblaran y luego empezaran a agrietarse. Momentos después, explotaron, y Chen Heng salió disparado desde dentro de la nube de sangre. Cuando miró alrededor a sus tres compatriotas muertos, rugió furioso, luego salió disparado tras Bai Xiaochun.
 
Los dos corrían a través de la jungla de la cadena montañosa sin nombre, dirigiéndose más y más profundamente dentro de ella. Truenos se escuchaban resonando a pesar de que era de día. No se veían los relámpagos, pero la lluvia caía más y más fuerte.
 
“¡¿Eres Shangguan Tianyou, o Lu Tianlei?!” Gritó Chen Heng. Rápidamente realizó un gesto de conjuro, haciendo que nueve corrientes de neblina de sangre salieran disparadas hacia Bai Xiaochun, como nueve anacondas del color de la sangre.
 
“¡Soy tu abuelo!” Replicó Bai Xiaochun, a pesar de lo pálida que estaba su cara. Después de evadir los ataques, miró hacia atrás al Príncipe Heredero, quién estaba acercándose más a cada momento. Temblando, se agachó, y luego salió disparado a aún mayor velocidad. Mientras Chen Heng se preparaba para hacer lo mismo, el pie de Bai Xiaochun golpeó contra un árbol, deteniéndolo en medio del aire.
 
Luego, se volteó, usando el impulso del árbol mientras se doblaba de regreso para salir disparado hacia Chen Heng.
 
“No me importa quién seas,” dijo Chen Heng, “¡Hoy vas a morir!” Intento asesino pasaba por sus ojos, y su mano derecha destelló con un gesto de conjuro. Nueve anacondas de sangre una vez más salieron disparadas hacia Bai Xiaochun con sus fauces abiertas.
 
Los ojos de Bai Xiaochun estaban rojo brillante mientras dejaba salir un aullido. Sus manos destellaron con un gesto de conjuro de dos manos mientras utilizaba lo que quedaba de su energía espiritual para formar un caldero violeta. El caldero inmediatamente se expandió rodeándolo, bloqueando completamente el camino de las nueve anacondas de sangre mientras arremetía contra Chen Heng.
 
“¡Juego de niños!” Dijo Chen Heng con una fría risa. Otro gesto de conjuro transformó las nueve anacondas de sangre en neblina, la cual luego se reformó alrededor de él en la figura de una calavera del color de la sangre. Luego la calavera salió disparada hacia el caldero violeta.
 
Explosiones masivas resonaron mientras el caldero violeta se agrietó y luego explotó. La calavera de niebla de sangre fue dañada significativamente, pero permaneció entera.
 
Después del choque, el colapsado caldero reveló a Bai Xiaochun, quién salió disparado de entre los fragmentos hacia la niebla debajo de él.
 
Al mismo tiempo, los ojos de Chen Heng brillaron. Luego saltó hacia arriba fuera de la neblina, su mano derecha destellaba con un gesto de conjuro para producir un rostro de fantasma feroz.
 
Al mismo tiempo, arrojó su cabeza hacia atrás y miró fijamente a Bai Xiaochun.
 
Sus ojos se encontraron, y luego chocaron el uno contra el otro, uno usando un puño, el otro una palma. Luz negra destelló mientras la Piel Imperecedera de Hierro entró en acción para enfrentarse a la extraña técnica mágica que era el rostro de fantasma.
 
Una explosión ensordecedora se escuchó. Sangre salió a chorros de la boca de Bai Xiaochun, y sonidos de crujidos resonaban desde dentro de él mientras salió dando vueltas hacia atrás como una cometa con la cuerda cortada, para chocar contra un árbol cercano.
 
Chen Heng estaba aturdido, y su rostro pálido. Su Qi y sangre estaban agitados, y estaba lleno de asombro respecto a lo poderoso que era Bai Xiaochun. Sin embargo, inmediatamente salió disparado de vuelta hacia su oponente, levantando su mano derecha, la cual causó que toda la neblina en el área se reformara de vuelta en un enorme rostro del color de la sangre el cual se movió aplastantemente hacia Bai Xiaochun.
 
Los ojos de Bai Xiaochun destellaban con la ferocidad que viene al ser arrinconado. Dio una vuelta en medio del aire, apuntando hacia Chen Heng para desplegar el Arte del Control de Caldero de Qi Violeta.
 
No lo estaba usando para controlar un objeto aleatorio, pero en cambio, ¡El cuerpo de Chen Heng! Era una técnica de la que Chen Heng jamás había escuchado antes. Repentinamente, una poderosa fuerza lo envolvió, como si una mano gigante lo hubiera agarrado.
 
Rió fríamente mientras su base de cultivo hacía erupción, y el rostro del color de la sangre aulló, haciendo que la energía espiritual de Bai Xiaochun se destruyera. Al mismo tiempo, Chen Heng se sacudió
 
Fue en ese momento  que la espada de madera salió disparada hacia él, y Bai Xiaochun también arremetió hacia adelante, sin contenerse nada mientras invocaba todo el poder de su Piel de Hierro Imperecedera.
 
“¡Qué chiste!” Dijo Chen Heng, sacudiendo su manga. La cara del color de la sangre pasó a través de él, moviéndose contra la espada de madera. Cuando los dos se encontraron, la espada de madera tembló, pero no se rompió. En cambio, penetró a través de la cara, abriendo un agujero.
 
Bai Xiaochun se metió a través de ese mismo agujero, basándose en su Piel de Hierro Imperecedera para lidiar con sus heridas. Mientras salía disparado, los ojos de Chen Heng destellaron, y realizó un gesto de conjuro con su mano derecha.
 
El movimiento de su dedo hizo que un arco de luz del color de la sangre apareciera, una hoja curva que cortó hacia Bai Xiaochun.
 
En un parpadeo, la luz curva del color de la sangre golpeó a Bai Xiaochun, quién tosió un bocado de sangre. Y sin embargo, su puño, respaldado por el poder total de su base de cultivo, impactó.
 
Una explosión resonó mientras Chen Heng era empujado hacia atrás varios pasos, su rostro palideciéndose aún más. Sin embargo, Bai Xiaochun aún no había terminado. En este momento, parecía que estaba sobre usando su fuerza e incluso su energía vital… Para desplegar un ataque explosivo.
 
¡BOOOOOM!
  • Juan Carlos Hernandez Navarro

    Quien es este y que hizo con bai xiaochun