AWE – Capítulo 63

Modo Noche
Capítulo 63: ¡Aplastando al Clan Luochen!
 
Solo le tomó un momento a Li Qinghou alcanzar el portal de teletransportación, donde flotaba como un sable desenvainado, irradiando una intensa aura asesina.
 
Ouyang Jie volteó a verlo, y sus pupilas de contrajeron un poco. Entre los tres Lords de la Cima en la ribera sur, Ouyang Jie veía a Li Qinghou como el más importante. De hecho, en realidad era una de las personas más importantes en toda la Secta Corriente Espiritual.
 
No solo era un maestro boticario, sus profundos talentos naturales eran extremadamente raros. Por ejemplo, solo había practicado el cultivo por alrededor de cien años, pero ya había alcanzado la etapa avanzada del Establecimiento de la Fundación. De hecho, incluso se decía que, dentro de toda la secta, era el candidato que más probablemente avanzaría más allá del Establecimiento de la Fundación y adquiriría un Núcleo Dorado.
 
“Escuché que uno de esos cuatro discípulos de la Secta Externa está de algún modo conectado a Li Qinghou….” Pensó Ouyang Jie. Al mismo tiempo, sonidos de estruendos podían escucharse de la formación de hechizos, e innumerables rayos de luz surgieron. Inmediatamente, el grupo de dos mil cultivadores, incluyendo a Li Qinghou se tornaron borrosos, y luego desaparecieron juntos.
 
El viaje que había tomado a Bai Xiaochun y los demás varias meses completar, ocurrió en solo unos pocos segundos, gracias a la activación del portal de teletransportación de la Secta Corriente Espiritual.
 
Estruendos como el trueno llenaron el aire sobre la figura inconsciente de Du Lingfei. El cielo se oscureció y algo parecido a una mano invisible rasgo una enorme hendidura en el aire, revelando la imagen de una enorme formación de hechizos.
 
Descendió rápidamente al suelo, haciendo que todo temblara en un área de cincuenta kilómetros. Líneas de fuego ardientes aparecieron en el suelo mientras la forma y diseño de la formación de hechizos aparecieron en la superficie de la tierra.
 
Dentro del área de 50 kilómetros, toda la hierba, rocas, montañas, todo se volvió cenizas, desapareciendo en un instante. Esta formación de hechizos era increíblemente dominante, y destruyó todo lo que se interponía en su camino.
 
Du Lingfei estaba en esa área, e inmediatamente cayó bajo la protección de la formación de hechizos, asegurando que no fuera herida para nada. Mientras las tierras temblaban, numerosas figuras se hicieron visibles.
 
Tomó solo un momento para que los más de dos mil discípulos de la Secta Interna de la ribera sur aparecieran. Aún había suficiente poder de teletransportación dando vueltas alrededor de ellos para que otra ronda de teletransportación se realizara, pero primero, Ouyang Jie y Li Qinghou caminaron hacia la inconsciente Du Lingfei. Varias discípulas femeninas se acercaron primero, cubriéndola con un conjunto de ropas adicionales y también administrando algunas píldoras medicinales. Con el influjo de la energía espiritual, Du Lingfei gradualmente abrió sus ojos. Su expresión estaba vacía, pero cuando vio todas las fuerzas de la secta rodeándola, empezó a llorar, y un sentimiento de emoción la inundó.
 
Además, considerando que era un discípulo de la Secta Externa del Pico Nube Fragante, cuando notó al Lord de la Cima Li Qinghou parado allí, incluso más lágrimas surgieron en sus ojos. Al mismo tiempo, discípulos a cada lado de ella la ayudaron a pararse a una posición sentada.
 
“Lord de la Cima, por favor salva al Hermano Menor Bai….” Imploró con su rostro pálido.
 
“¡¿Qué le pasó?!” Dijo Li Qinghou, dando un paso adelante para pararse directamente en frente de Du Lingfei. Sus ojos ardían con furia y una profunda ansiedad.
 
“Hermano Menor Bai…  Se fue por su cuenta para distraer a los cultivadores del Clan Luochen para que el Hermano Mayor Hou y yo pudiéramos escapar. Lo empezaron a perseguir….” Llorando, procedió a explicar toda la situación.
 
Prácticamente ninguno de los dos mil discípulos alrededor conocía a Bai Xiaochun, pero mientras escuchaban el cuento de Du Lingfei, estaban visiblemente conmovidos. Los intensos y trágicos eventos incluso los dejaron boquiabiertos.
 
Aprendieron de como Feng Yan cayó en batalla para proteger a sus compañeros discípulos, y como Hou Yunfei y Du Lingfei arriesgaron una muerte casi segura para intentar escapar. Escucharon como el Clan Luochen envió dos grupos de cultivadores a perseguirlos, incluyendo varios en el octavo nivel de Condensación de Qi, y uno en el noveno….
 
Incluso estos miembros de la Secta Interna estarían en dificultades para escapar con vida bajo tales circunstancias.
 
Cuando Du Lingfei hablaba sobre Bai Xiaochun, podían sentir que tan devota y leal era. De hecho, ya era del tipo de persona que podía considerarse un Elegido.
 
Tenía la opción de escapar por su cuenta, pero en cambio regresó a salvar a sus compañeros de la secta. Luchó contra enemigos mucho más poderosos que él mismo, luego ayudó a cargar sus dos compañeros heridos por más de medio mes, en un viaje de casi 5.000 kilómetros.
 
Al final, eligió sacrificarse a sí mismo en vez de a sus principios, todo para darle a sus compañeros discípulos una oportunidad de escapar con vida. El resultado fue que Du Lingfei fue capaz de enviar el mensaje. Si no fuera por esto, la secta podría no haber descubierto las traidoras acciones del Clan Luochen hasta que fuera demasiado tarde.
 
No tomó mucho tiempo para Bai Xiaochun sentara raíces en lo profundo de los corazones de los discípulos de la Secta Interna. Para ellos, era profundamente devoto y leal, un elegante y heroico hombre, alguien con venas de acero.
 
La gente de la Sala de la Justicia estaba completamente aturdida. Entre ellos estaba Qian Dajin, quién quedó boquiabierto mientras escuchaba la historia e Du Lingfei. Casi no podía creer que el Bai Xiaochun del que ella estaba hablando, era la misma persona en su mente. Su complot impulsivo de antes lo dejó nervioso sobre posibles investigaciones por parte del a secta. Aunque no había estado absolutamente seguro de que Bai Xiaochun era la pequeña tortuga, pero en su mezquindad, prefería matar a la persona equivocada que arriesgarse a que la persona correcta escapara. En este momento, dejó salir un suspiro de alivio. Con Feng Yan muerto, no había manera de que se corriera la voz.
 
Incluso el de corazón de hierro Ouyang Jie, el Daoísta Chacal, no pudo evitar suspirar en respuesta a la historia, y un brillo de admiración apareció en sus ojos. Considerando que el nivel de su base de cultivo, podía darse cuenta de un vistazo que Du Lingfei no estaba inventando la historia; Todo lo que había dicho, aunque quizás no completamente preciso, era la verdad.
 
“¡La Secta Corriente Espiritual no puede permitir que un discípulo como ese muera en este lugar!” Ouyang Jie sacudió su manga e inmediatamente envió varios cientos de discípulos a buscar a Hou Yunfei y a Bai Xiaochun.
 
Li Qinghou lentamente se volteó a mirar a la distancia, sus ojos completamente inyectados de sangre, su corazón adolorido amargamente. Considerando lo que Bai Xiaochun había hecho aquí, Li Qinghou repentinamente sintió como si lo hubiera juzgado incorrectamente. Al mismo tiempo, sabía que, considerando las circunstancias, las oportunidades de que Bai Xiaochun saliera vivo… Eran, como mínimo, pequeñas.
 
“Y yo fui el que te trajo a esta secta….” Pensó. Su aura asesina explotó hacia afuera con aún más intensidad. Dando un paso adelante, aprovechó un poco del poder de teletransportación restante para repentinamente desvanecerse en dirección al Clan Luochen.
 
Ouyang Jie suspiró. Después de escuchar la historia de Du Lingfei, sabía que la situación no se veía bien para Bai Xiaochun. Poniéndose en movimiento, agrupó al resto de las fuerzas y empezó otra teletransportación.
 
Estruendos resonaron en todas direcciones mientras Li Qinghou y Ouyang Jie encabezaron casi dos mil discípulos para aparecer directamente en medio del aire sobre la mansión del Clan Luochen en las Montañas Estrella Caída.
 
Las capas de nubes fueron separadas mientras el portal de teletransportación se convertía en un poderoso ataque ejerciendo presión con intensa energía del Cielo y la Tierra. Gritos alarmados resonaron dentro de la mansión mientras la formación de hechizos descendió sobre ellos.
 
¡BOOOOOOOOOOOOOOOOOOOM!
 
La formación de hechizos cayó, destruyendo instantáneamente el piso de piedra caliza, transformándolo en cenizas. La mansión misma colapsó en pedazos.
 
Rugidos de ira hicieron eco mientras numerosas figuras salieron volando, expresiones de furia y desesperanza se veían en sus rostros.
 
Los leones guardianes de piedra y los árboles frutales del patio se transformaron en marionetas e inmediatamente fueron a la ofensiva. Li Qinghou fue la primera persona en hacer un movimiento. Ondeó su manga, haciendo que los leones explotaran fuertemente. En cuanto a los árboles frutales, temblaron, y las frutas empezaron a caerse de las ramas. Sin embargo, incluso mientras las frutas huían, fueron destruidas.
 
Estruendos hacían eco por todos lados mientras los discípulos de la Secta Corriente Espiritual desplegaban una destrucción en masa.
 
Li Qinghou salió disparado al centro de la destruida mansión del Clan Luochen. Su mano derecha destelló con un gesto de conjuro, y agitó su dedo, invocando una bola de fuego verde. Su cabello ondeaba salvajemente alrededor de él mientras enviaba la bola de fuego destruyendo hacia el suelo.
 
Llamas hicieron erupción, chocando contra los escombros de la mansión y barriéndolos completamente. Los pocos cultivadores enemigos que habían estado atacando dejaron salir chillidos miserables mientras eran incinerados instantáneamente.
 
Luego, Li Qinghou levantó su pie derecho en el aire y pisó fuertemente. La tierra se destrozó, y una enorme fisura se abrió, revelando la necrópolis debajo.
 
Casi al mismo tiempo exacto, el lago de sangre salió dando vueltas, seguido por el Patriarca del Clan Luochen.
 
Cuando el hombre vio a Li Qinghou, su rostro se llenó de una expresión de desesperación. La Secta Corriente Espiritual había llegado muy repentinamente. La formación de hechizos en la que estaba trabajando estaba a punto de ser completada, y si hubiera llegado cualquier otra persona, podría haber sido capaz de retrasarlos por suficiente tiempo. ¡Pero inesperadamente, las personas que vinieron no eran más que Li Qinghou y Ouyang Jie!
 
El Patriarca retrocedió, gritando miserablemente, “¡Corran! ¡Quien quiera que pueda escapar, salga de aquí!”
 
Temblando, los cultivadores del Clan Luochen en la necrópolis empezaron a escapar en todas direcciones. Sin embargo, el rostro de Ouyang Jie estaba inexpresivo mientras ondeaba su mano, enviando a los discípulos de la Secta Interna tras ellos en persecución.
 
Los ojos de Li Qinghou se fijaron sobre el Patriarca Luochen, y el lago de sangre que lo rodeaba. Ouyang Jie hizo lo mismo, y luego, llamas de furia aparecieron en los ojos de ambos hombres.
 
“¿Masacraste mortales inocente?” Rugió Li Qinghou. “¡Los Cielos no pueden tolerar la existencia de un clan como el tuyo!” Dicho esto, ondeó su manga, enviando volando un mar de llamas destructivo.
 
Al mismo tiempo, gritos aterradores empezaron a surgir mientras los discípulos de la Secta Corriente Espiritual empezaron a masacrar y destruir los cultivadores del Clan Luochen.
 
Dos mil personas contra unos pocos cientos.
 
El Patriarca Luochen solo podía observar mientras todos en su clan eran asesinados, ambos descendientes de su propio linaje, y los miembros de los demás linajes. Gritando miserablemente, huyó a toda velocidad intentando escapar.
 
Sin embargo, en ese instante, fue abrumado por el mar de llamas de Li Qinghou. Con su rostro extremadamente sombrío, Li Qinghou apretó su mano en un puño.
 
¡BOOOM!
 
Los gritos del Patriarca Luochen se intensificaron mientras estallaba en las llamas. Su carne y sangre fueron incineradas, en un parpadeo, fue reducido a nada más que cenizas. Li Qinghou… ¡Lo mató con un solo ataque!
 
Cuando los discípulos de la Secta Interna alrededor vieron esto, quedaron boquiabiertas impactados. Incluso los ojos de Ouyang Jie se abrieron enormemente asombrado.
 
Mientras Li Qinghou flotaba allí en medio del aire, ondeó su mano una vez más, enviando el mar de llamas explotando nuevamente. El Clan Luochen entero fue envuelto, y todo empezó a arder. Li Qinghou miró a la distancia, su expresión algo desconsolada.
 
Suspirando, dijo, “Bai Xiaochun, yo, Li Qinghou… He decepcionado a tu Clan Bai.” En su amargura, voló a la distancia. No estaba dispuesto a confiar la búsqueda de Bai Xiaochun a otros. Si había la más mínima esperanza de que estuviera vivo, él mismo lo buscaría.
 
Li Qinghou partió, con llamas elevándose hasta el cielo detrás de él. En cuanto a los discípulos de la Secta Interna, expresiones de emoción empezaron a aparecer en sus rostros. Ahora más que nunca, se dieron cuenta de lo poderosa y gloriosa que era su secta.


​¡Capítulo extra de esta semana Patrocinado por David A. Rodriguez.! ¡Aplausos!

  • Jorge 1697

    Ewe casi lloro de la emocion :v

  • Brayan Lopez

    SIIII