ATG – Capítulo 719

Modo Noche

Capítulo 719 – Amenaza de Aniquilación

A medida que el Dominio del Cuervo Dorado continuó expandiéndose, no sólo su color escarlata resplandecía en la Ciudad del Divino Fénix, sino que incluso cubrió toda la Ciudad del Divino Fénix.

El altísimo Cuartel General de la Luna Negra que se elevaba en las nubes también estaba teñido de un rojo carmesí. Zi Ji se paró delante de su ventana y miró hacia la Ciudad del Divino Fénix. Mientras lo hacía, su expresión seguía cambiando, y cada cambio era incomparablemente dramático.

¡Date prisa y ve al subsuelo! ¡Activa completamente la barrera protectora!”

La súbita orden de Zi Ji atrapó a la persona vestida de azul a su lado completamente desprevenida, cuando la persona respondió con una voz algo aturdida y suave: “Activar… ¿activar la barrera?”

¡Ni siquiera una vez la Sede de la Luna Negra había activado su barrera profunda en los últimos cuatro mil años!

“El dominio de llamas que apareció en el cielo por encima de la Ciudad del Divino Fénix…” Zi Ji pesadamente respiró hondo, “¡Definitivamente es más que capaz de destruir toda la Ciudad del Divino Fénix! ¡Sus consecuencias pueden llegar hasta este lugar!”

“Pero la Secta Divino Fénix tiene más de diez Monarcas, ¿cómo no podrían defenderse contra el dominio de llamas de Yun Che?” Preguntó la persona vestida de azul de una manera completamente desconcertada.

La mirada de Zi Ji se volvió extremadamente fría antes de continuar: “La fuerza del dominio de llamas que Yun Che creó realmente no es demasiado ridículo, pero la ley del fuego detrás de ella es profunda hasta el punto de ser absurdo. ¡Incluso con mis altos logros en el camino profundo, todavía soy incapaz de comprender siquiera un poco de ella! Mi percepción espiritual ni siquiera ha entrado en contacto con esas llamas, pero sólo entrar en contacto con las ondas de energía liberadas por esas llamas es suficiente para que mi alma se sacuda sin control “.

Persona vestida de azul, “…”

“Los Monarcas de la Secta Divino Fénix tienen suficiente poder para protegerse frente a este aterrador dominio de llamas. ¡Sin embargo, en mi opinión, incluso si todos ellos se unen y dan todo de ellos, la oportunidad de cancelar completamente este dominio antes de que caiga en la Ciudad del Divino Fénix es como máximo de un veinte por ciento!”

“¡Y es un ochenta por ciento probable que este ataque terminará con la destrucción de la Ciudad del Divino Fénix! ¡Si la gente dentro de la ciudad no evacua inmediatamente, todo el que no sea un Monarca será completamente incinerado!”

“Incluso si toda la gente dentro de la ciudad puede escapar con vida antes de que el dominio caiga sobre ellos…. Con la destrucción de la Ciudad del Divino Fénix, los jardines de medicina de la Secta Divino Fénix, los cristales, las riquezas y las formaciones profundas… la acumulación y fundación de miles de años, serán destruidos de una sola vez. Aunque toda la Secta Divino Fénix sobreviva y no sea lanzada al caos, necesitarán al menos mil años para recuperar su antigua gloria”.

Las palabras de Zi Ji hicieron que el hombre vestido de azul fuese tomado por el shock. Yun Che matando a dos Monarcas en el Reino Profundo Emperador había superado completamente su comprensión. ¡Pero ahora mismo, Yun Che estaba a punto de destruir toda la Ciudad del Divino Fénix… y ni siquiera todos los Monarcas de la Secta Divino Fénix juntos podrían evitarlo! Si no fuera porque Zi Ji lo declaró personalmente, habría sido completamente incapaz de creerlo.

“¿Qué tipo de… fuego es ese? ¿Podría ser que es realmente más fuerte que las llamas de Fénix?” Las llamas de Fénix eran las llamas de un Espíritu Divino, y era públicamente reconocido como el fuego más fuerte en este mundo. Pero dado las palabras de Zi Ji, estaba claro que las llamas que Yun Che lanzó eran aún más aterradoras que las llamas de Fénix.

“De hecho, es una llama que es más fuerte que las llamas de Fénix, y es también mucho más aterradora que las llamas de Fénix…” Zi Ji soltó un profundo suspiro, pero después de eso, la mirada en sus ojos pasó por el más imperceptible de los cambios, antes de murmurar con suavidad: “¿O tal vez sea como describió el Salón Divino del Sol y la Luna y este misterioso fuego profundo que Yun Che está usando, es el que su maestro, el Anciano Duotian, utilizó para incinerar a un Monarca en cuestión de segundos?”

Una vibración de energía profunda provenía del Jade de Transmisión de Sonido de la persona vestida de azul. La persona vestida de azul inmediatamente lo agarró antes de hablar con Zi Ji, “Maestro, Feng Tianwei ya ha entrado a los límites de la Ciudad del Divino Fénix a toda velocidad, y llegará a la Ciudad del Divino Fénix en otros cien segundos”.

“Incluso si regresa, no hay nada que él pueda hacer. Una vez que vea el dominio de llamas de Yun Che, inmediatamente reconocerá que no tiene la capacidad de cancelar este dominio de llamas que contiene tales leyes extrañas y profundas de fuego. Parece que esta vez, aunque Feng Tianwei personalmente vaya a la batalla, él no tendrá más remedio que admitir la derrota.”

“La Secta Divino Fénix todavía puede darse el lujo de jugar cuando se trata de las vidas de sus príncipes, pero la destrucción de la Ciudad del Divino Fénix definitivamente no es algo que puedan arriesgar”, dijo Zi Ji cerrando los ojos.

“¡¿Que estas esperando?! ¡Vete, date prisa y activa la barrera protectora! ¡Si la onda de choque llega a nuestro Gremio Mercante, incluso si yo personalmente intervengo, no podré garantizar que no se pierda nada!”

La persona vestida de azul huyó como si su cola hubiera sido encendida. Zi Ji abrió ambos ojos y una vez más fijó su mirada en la Ciudad del Divino Fénix. Su percepción espiritual ya podía detectar el aura de Feng Tianwei que se movía a la velocidad más rápida posible.

“Es extraño, ya ha llegado a este punto, pero ¿por qué no ha aparecido su Dios Fénix?” Zi Ji entrecerró levemente sus ojos mientras murmuraba suavemente con una expresión pensativa.

“¿Destruir la Ciudad del Divino Fénix? ¿Sólo por ti mismo?” Feng Ximing rugió, “¡Mi abuelo llegará en cualquier momento, y él será capaz de apagar esa mínima cantidad de poder con sólo una ondulación de su mano!”

“¡Su Alteza tiene razón!”, Declaró el Tercer Anciano de la Secta Divino Fénix con toda su cara de color rojo brillante y su cuerpo empapado en sudor. Sin embargo, todavía se obligó a mantener la calma. “Yun Che, puedo decir desde tu estado actual que eres claramente como una flecha que ha llegado al final de su vuelo y completamente agotado. Una vez que el Gran Maestro de la Secta regrese, será tu fin. ¡El Gran Maestro de la Secta es un Monarca supremo y no te permitirá comportarte tan arrogantemente!”

“Eh,” Yun Che hizo una mueca de burla. “Pensar que un pedazo de basura ridículamente estúpido, que fue mal dirigido varios cientos de kilómetros de distancia a causa de un simple truco que he jugado, es en realidad el Gran Maestro de la Secta del Divino Fénix. Que todos ustedes no se avergüencen de él, yo puedo entenderlo. Pero pensar que en realidad lo usarían para hacer una fanfarronada delante de mí, esto es simplemente demasiado divertido, Jajajaja”

“¡Tú… te atreves a insultar a nuestro Gran Maestro de la Secta!”

Las palabras de Yun Che hicieron que los rostros de todos los ancianos del Divino Fénix se pusieran completamente rojos mientras hervían de furia.

En este momento, un aura frenética podía sentirse barriendo su camino desde el este, haciendo que todos los miembros de la Secta Divino Fénix corearan con alegría, “Es el Gran Maestro de la Secta… ¡El Gran Maestro de la Secta ha regresado!”

Una vez que los miembros de la Secta Divino Fénix sintieron el aura de Feng Tianwei, su shock se convirtió completamente en alegría. Anteriormente, todos habían estado muy preocupados de que Yun Che enviaría el mar de fuego de color dorado escarlata que flotaba en el cielo a desplomarse hacia ellos antes de que Feng Tianwei regresara. Pero ahora que Feng Tianwei había regresado, la pesada roca que pesaba sobre sus corazones había desaparecido.

Justo cuando los gritos comenzaron a sonar, un rayo de fuego disparó a través del aire, y después de eso, una silueta rojo fuego apareció delante de Feng Hengkong y de Feng Ximing.

“¡Gran Maestro de la Secta!”

Todos los Ancianos del Divino Fénix que estaban presentes entusiasmadamente avanzaron hacia adelante mientras todos se apresuraron a caer de rodillas en señal de saludo.

“¡Abuelo, volviste en el momento justo!” Feng Ximing caminó hacia delante mientras saludaba respetuosamente a su abuelo: “Este mocoso de Yun Che usó una artimaña para escapar del Abuelo y regresar aquí, incluso se jactaba arrogantemente de que iba a destruir nuestra Ciudad del Divino Fénix y habló de manera irrespetuosa del abuelo…. ¡Los pecados de este engendro del demonio, aun muriendo diez mil veces, no los expiarían! Abuelo, definitivamente no debes mostrarle misericordia.”

“…” Feng Tianwei levantó la cabeza para mirar el cielo, sin dar ni siquiera la menor respuesta. Cuando todos los miembros de la Secta Divino Fénix levantaron la cabeza silenciosamente para mirarle, se sorprendieron al descubrir que el rostro de Feng Tianwei se había vuelto aterradoramente sombrío. No sólo estaban apretados sus puños, sino que temblaban ligeramente… se veían gotas de sudor corriendo por sus dedos, pero antes de que las gotas de sudor pudieran salir de su cuerpo, el sudor se evaporó directamente en vapor.

“…”

Un aura extremadamente sofocante y pesada irradiaba del cuerpo de Feng Tianwei, que era tan opresivo que Feng Hengkong, la persona más cercana a él, le resultaba difícil respirar. Y Feng Hengkong, que finalmente había sido capaz de aflojar un poco de su tensión, encontró sus nervios tensos una vez más. Habló con Feng Tianwei en voz baja, “Padre Real…”.

Feng Tianwei no prestaba atención a nadie mientras miraba directamente a Yun Che. Su pecho se alzó imperceptiblemente antes de que finalmente hablara, hablando lentamente, “Yo, Feng Tianwei, me he jactado de mi sabiduría y proezas marciales durante toda mi vida, sin embargo, caí en tu artimaña tan fácilmente, parece que durante estos últimos pocos siglos, realmente he vivido la vida de un perro.”

Si eran sus palabras o su disposición, Feng Tianwei no mostraba nada más que tranquilidad. Porque como el Gran Maestro de la Secta del Divino Fénix, cualquier otro podía caer en pánico, pero sólo él tenía que permanecer fuerte.

En cuanto a si su corazón estaba tan tranquilo como su expresión, era algo que sólo era conocido por él.

“Parece como si el Gran Maestro de la Secta del Divino Fénix fuera alguien con mucha conciencia de sí mismo”. Frente al auto despreciación de Feng Tianwei, Yun Che no dudó en hurgar en la herida mientras dijo: “En la cara de la auto despreciación de Feng Tianwei, usted sigue siendo un Monarca cuyo poder y fama sacuden los cielos, pero la velocidad que posee es simplemente demasiado decepcionante. Originalmente pensé que sólo sería capaz de completar la mitad de mi dominio de destrucción en el momento en que regresara, pero, ¡ay!, ¿quién habría pensado que sería tan lento que ya he completado el ochenta por ciento de él?”

“¡Tú utilizaste algún tipo de desplazamiento dimensional!” Dijo Feng Tianwei con frialdad, “A propósito me alejaste doscientos kilómetros de este lugar antes de que utilizaras esa capacidad de desplazamiento dimensional para regresar aquí y completar ese dominio de destrucción antes de que yo pudiera regresar… fue un buen truco en efecto.”

“Ah, yo ni siquiera lo llamaría un truco, fue simplemente algo que pensé mientras volaba.” Yun Che dio una risa tranquila y fría, “Este será el regalo más grande y el último que le daré a su Secta Divino Fénix. ¡Es una lástima que se haya atrevido a hacerme daño ya que no me queda más remedio que entregar este regalo de antemano!”

“¡Si quisiera matarte ahora, sería tan fácil como aplastar una mosca!” Feng Tianwei levantó el brazo y las llamas repentinamente cobraron vida en el centro de su palma.

“¡Jajajajaja, entonces adelante y hazlo!” Yun Che soltó una risa salvaje: “Sin embargo, tengo la máxima confianza de que podré enviar este dominio de destrucción hacia abajo antes de que puedas tocarme. En ese momento, mi única vida será intercambiada por las vidas de todos los discípulos dentro de tu Secta Divino Fénix y la destrucción de la Ciudad del Divino Fénix. No importa cómo lo mires, simplemente vale demasiado la pena.”

“Tú…” El brazo de Feng Tianwei tembló y aunque su expresión permaneció en calma, apretó los dientes con tanta fuerza que estuvo a punto de romperlos.

Aunque el resto de la Secta Divino Fénix no pudo comprender completamente lo aterrador que era el dominio de llamas que Yun Che había creado, Feng Tianwei, incluso cuando estaba a cincuenta kilómetros de distancia, ya podía sentir su corazón lleno de miedo y alarma. Ahora que estaba justo debajo del dominio, estaba aún más sorprendido, ya que ahora tenía muy claro lo aterrador que era.

Si Yun Che verdaderamente enviara este dominio de llamas imponentes hacia abajo, podría preservar su propia vida, pero incluso si usara todas sus fuerzas, no sería capaz de hacer que el dominio se disipara… y por lo tanto, sería incapaz de proteger a la Ciudad del Divino Fénix.

Y no sólo él, incluso si todos los monarcas dentro de la secta salieran de la reclusión y se unieran para tratar de detener este dominio, tampoco podrían hacerlo.

¡A pesar de que apenas podía creerlo y no quería admitirlo, el aura, el poder y los principios del fuego comprendidos dentro del dominio de fuego… era algo que había superado claramente la cuarta etapa del arte profundo de su Secta Divino Fénix, que era también el nivel más alto que sus llamas de Fénix podrían alcanzar!

“Tú… ¿quién eres tú? Y ahora mismo, ¿qué tipo de fuego profundo… estás usando?” Feng Tianwei se esforzó con todas sus fuerzas para mantener su calma. Sabía muy bien que no recibiría una verdadera respuesta a sus preguntas, pero en los cientos de años que había vivido, era la primera vez que quería conocer la respuesta a su pregunta.

Yun Che sólo tenía poco más de veinte años, y pese a que su fuerza profunda sólo estaba en el tercer nivel del Reino Profundo Emperador, pudo matar a dos Monarcas de su Secta Divino Fénix y su velocidad no era menor que la suya… ¿qué clase de monstruo era él? ¿Y quién era capaz de criar tal monstruo?

¿Qué tipo de llama estaba usando? Pensar que causaría que el cuerpo y el alma de un Monarca de nivel seis que poseía el Fuego Fénix temblara con tal temor.

“¿Todavía tienes que preguntar? ¡Naturalmente, son las llamas que castigarán a tu Secta Divino Fénix y a todas las personas dentro de ella!” Yun Che dijo fríamente.

“Tú… si realmente arrojas ese dominio de destrucción hacia abajo, en el momento en que envuelva mi Ciudad del Divino Fénix, también enviará ondas de choque a través de la mayor parte de la Ciudad del Divino Fénix. ¡Se perderán cientos de miles, quizás incluso un millón, de vidas inocentes! ¿No temes la ira del cielo?”, Dijo Feng Tianwei mientras rechinaba sus dientes, su mente estaba llena de pensamientos mientras buscaba encontrar una grieta en la armadura de Yun Che.

“¿La ira del cielo? ¡Ahora yo soy la ira del cielo que ha sido enviada para otorgar su castigo!” Yun Che gritó en un tono desapasionado, “¡Desde el momento en que he llegado a esta Ciudad del Divino Fénix, todo lo que he hecho a su Secta Divino Fénix se debe a su propio disparate, y algo que todos ustedes suntuosamente merecen! ¡Hoy, incluso si toda la Ciudad del Divino Fénix es incinerada por este dominio, el principal culpable detrás de este evento será tu Secta Divino Fénix!”

Mientras Feng Tianwei y Yun Che hablaban, el aura dentro de la Ciudad del Divino Fénix había aumentado extremadamente caliente y opresivo. Por otra parte, su intercambio había hecho que todos los presentes se dieran cuenta de algo, de que incluso Feng Tianwei era incapaz de hacer frente al dominio de llamas que estaba suspendido en el cielo.

Feng Ximing tomó una enorme bocanada de aire antes de avanzar y hablarle con suavidad a Feng Tianwei, “Abuelo, no desperdicies tus palabras con él, yo… iré inmediatamente al Reino Divino del Fuego Fénix y conseguiré otro…”

Feng Tianwei sacó violentamente una mano mientras hacía un movimiento para obstruirlo. Este movimiento hizo que las pupilas de Feng Ximing y de Feng Hengkong se contrajeran violentamente mientras la conmoción en sus rostros crecía instantáneamente en una cantidad inconmensurable.

“Padre real, ¿es ese dominio… realmente tan aterrador?” La voz de Feng Hengkong era muy suave, pero todavía estaba acompañada de fuertes temblores.

Feng Tianwei asintió lentamente con la cabeza y dijo con voz grave: “Si realmente desciende, no sólo morirán todos, sino que también destruirá la Ciudad del Divino Fénix. ¡Y aunque todos los Monarcas dentro de nuestra secta se unan, sólo podremos verlo suceder!”

Feng Hengkong. “!!!”

“¿Cómo… cómo es esto posible? ¿Cómo podría Yun Che…?” El aire ya abrasador parecía que prendería fuego en cualquier momento, pero Feng Hengkong sólo podía sentir todo su cuerpo completamente frío. De repente, él tembló antes de hablar ansiosamente: “La personalidad de este Yun Che es extrema, es como si fuera un loco literal. No hay nada que no haga… Necesitamos enviar inmediatamente transmisiones de sonido para que todas las personas evacúen de la Ciudad del Divino Fénix, al menos…”

“¡No!” Feng Tianwei gritó severamente: “Si la Ciudad del Divino Fénix es destruida, no será simplemente nuestra fundación la que será arrasada con ella. Lo que es aún más calamitoso es el hecho de que la muerte del Dios Fénix también será completamente expuesta. En ese momento, el destino de la Secta Divino Fénix sin ningún espíritu divino guardián o fundación será… ¿no puedes predecirlo?”

El cuerpo entero de Feng Hengkong se sacudió fuertemente y su rostro se convirtió instantáneamente tan pálido como una hoja.

Como el Dios Fénix Ancestral de la Secta Divino Fénix, el Espíritu Divino Fénix muy rara vez hacia una aparición. ¡Pero durante los acontecimientos que se referían a la vida y que amenazaban la existencia de la Secta Divino Fénix, estaba definitivamente obligado a aparecer! A pesar de que era sospechoso que el Espíritu Divino Fénix todavía no hubiera hecho una aparición, al final sólo seguiría siendo una sospecha, y sin importar cuántos espectadores dudara, su duda sería fácilmente negada por el hecho de que la figura del Dios Fénix había hecho una aparición tres años atrás.”

Pero si la Ciudad del Divino Fénix fuera verdaderamente destruida y el Dios Fénix todavía no aparece… entonces, la verdad de la muerte del Dios Fénix sería completamente expuesta al mundo.

¡En ese momento, la Secta Divino Fénix realmente se enfrentaría al riesgo de ser exterminada!

Feng Tianwei levantó un dedo detrás de su espalda para decirle a Feng Hengkong que permaneciera en silencio antes de levantar la cabeza para mirar directamente a Yun Che, y continuó solemnemente: “Yun Che, la invasión de la Nación Viento Azul fue de hecho culpa de nuestro Imperio Divino Fénix. Originalmente, habíamos pensado que conquistar la Nación del Viento Azul no sería más difícil que levantar las manos, pero nunca esperábamos que alguien como tú apareciera en la Nación del Viento Azul.”

“Nuestra secta tiene la protección de nuestro Dios Fénix Ancestral e incluso si tu dominio de llamas fuera diez veces más fuerte, todavía no sería capaz de tocar ni siquiera una pulgada de nuestra Ciudad del Divino Fénix. Pero mi secta ha jurado por generaciones que a menos que sea un asunto de vida o muerte, definitivamente no tomaremos prestado el poder de nuestro Dios Fénix Ancestral. Así que ahora que este asunto ha llegado a tal punto, mi secta está dispuesta a admitir la derrota.”

“He…” Las cejas de Yun Che se hundieron y una sonrisa burlona colgó en su cara. Sin embargo, no expuso la mentira flagrante de Feng Tianwei.

Y la única razón para eso fue, naturalmente, Feng Xue’er.

¡Si no fuera por Feng Xue’er, habría estado más que deseoso de ver a la Secta Divino Fénix siendo completamente machacada en el suelo por los Cuatro Grandes Terrenos Sagrados que los habían visto durante mucho tiempo como una amenaza!

“Yun Che, si verdaderamente quisieras destruir nuestra Ciudad del Divino Fénix, habrías lanzado hace tiempo ese dominio destructivo hacia abajo. Tú me engañaste para que dejara este lugar y poder terminar este dominio de destrucción, además esperaste intencionalmente que yo volviera, así que está claro que no deseas ir demasiado lejos. Aunque has matado a muchos príncipes y ancianos de nuestra Secta Divino Fénix, al final, salvaste la vida de Xue’er hace tres años. A los ojos de mi secta, la vida de Xue’er es mucho más importante que la vida de todas las personas a las que has matado, así que mi secta tampoco siente la necesidad de llevar las cosas demasiado lejos contigo.”

En cualquier otro poder o familia, las palabras de Feng Tianwei habrían causado malestar e inquietud, pero en la Secta Divino Fénix, nadie pensó que fuera inapropiado.

¡Porque a los ojos de toda la secta, la vida de Feng Xue’er era de hecho más valiosa e importante que todos los discípulos, príncipes, ancianos e incluso los dos Grandes Ancianos que habían muerto!

¡Ella era mucho más importante por lejos!

¡Y no era ni un poco exagerado!

“Indique sus términos.” Los ojos de Feng Tianwei eran como los de un águila muerto de hambre, pero su tono era frío y fresco sin ningún signo de pánico en él, era como si nada se hubiese desviado de sus planes: “Mientras no sean demasiado irracionales, con el fin de proteger la Ciudad del Divino Fénix, nuestra secta está dispuesta a aceptar todos los términos y dejar que te vayas con vida”.

“¡Mi secta se ha establecido por miles de años y en todo este tiempo, nunca hemos hecho una sola concesión antes! Pero, si no ves la bondad que se te está mostrando y haces exigencias excesivas para nosotros, cruzando la línea de fondo de mi Secta Divino Fénix, hmph, entonces aunque tengamos que soportar la ira de nuestro Dios Fénix Ancestral, no tendremos otra opción que tomar prestado su poder. En ese momento, nuestra Ciudad Divino Fénix permanecerá sana y salva, pero no sólo morirás una miserable muerte, sino que nos aseguraremos de que la Nación del Viento Azul desaparezca para siempre de la faz del Continente Cielo Profundo sin que quedé ni una sola raíz.”

“¡Mis palabras, valen su peso en oro!”

La voz de Feng Tianwei resonó en toda la Ciudad del Divino Fénix y cada una de sus palabras fueron ensordecedoras e impactantes.

Si fuera alguien más, estarían realmente aturdidos en la insensibilidad por las palabras de Feng Tianwei.

Sin embargo, para Yun Che, que ya sabía hace mucho tiempo que el Dios Fénix ya había muerto, la segunda mitad de las palabras de Feng Tianwei no era lo menos intimidantes, y casi le hicieron estallar en risas.