DBW – Capítulo 4

Modo Noche

Asunto

Desde el principio su erección había sido evidente, pero debido a la urgente petición de Margaret, se puso algo nervioso. Como consecuencia, lo que en un principio fue duro estaba empezando a suavizarse. Ese día ya había estado con la señorita Ruth y con Sally, así que no era un desconocido para las mujeres, pero cuando trató de insertarlo en Margaret, su pequeño no se endureció.

  • Aiwa, ¿qué pasa? ¿No estabas bien hace un momento?

Margaret estaba tumbada en el suelo, pero no pudo empezar. También estaba muy nerviosa porque no sabía cuándo regresaría el Maestro Kyle.

  • Yo … yo tampoco sé lo que está mal…

Aiwa había sido estimulado todo el día y en este momento su corazón estaba demasiado ansioso. Y cuanto más se preocupaba, menos podía conseguirlo.

  • No te preocupes, bebé, debes estar muy nervioso. ¿Dejarías, que mamá te ayudara?

Margaret lo ayudó a levantarse y se arrodilló frente a él. La parte superior de su cuerpo se acercó lentamente a Aiwa. Acortando cada vez más la distancia hasta que finalmente su pequeña boca tocó su dormido miembro, que ahora era una berenjena de color crema.

  • Relájate, sin duda te sentirás bien!

Dijo Margaret con firmeza. Miró hacia arriba a Aiwa, sus ojos llenos de confianza y también llenos de ternura. Él la miraba, notando que su hermoso rostro parecía tan encantador como siempre. Miró su nariz afilada, sus tiernos picos gemelos y su piel blanca como la nieve. Mientras Margaret bajaba la cabeza, Aiwa sintió que su miembro  arrugado era tragado lentamente por su tibia boca.

La hábil lengua de Margaret acarició pacientemente la punta; Al mismo tiempo, Aiwa sintió una poderosa fuerza de succión en su miembro.

La sangre comenzó a recorrer su leve erección una vez más. El suave miembro en su boca empezó a endurecerse un poco más y a hacerse más grueso.

La boca de Margaret podía sentir claramente los cambios que ocurrían en la suave carne interior. Miró con satisfacción a Aiwa. Sus brillantes ojos estaban llenos de aliento y aprecio. ¡Mi esfuerzo no fue en vano!

Recibiendo el estímulo de Margaret, el miembro de Aiwa comenzó a crecer rápidamente. Después de succionar dos minutos, tal vez porque estaba preocupada de que el Maestro Kyle regresara para interrumpir su aventura, decidió proceder inmediatamente al siguiente paso.

  • Podemos empezar ahora, ven, insértalo en tu madre, aquí.

Margaret se recostó de nuevo, separando sus piernas. Abajo había un agujero tierno y rosado. Del interior fluía un espeso líquido. Aiwa sabía que esto era un lubricante segregado cuando las mujeres eran excitadas sexualmente.

Esta vez su erección no dejó de responder a las expectativas de Margaret. En esa ocasión no se suavizó, pero estaba más grande que la última vez.

  • ¡Aiwa, la tuya es tan grande! A tu madre le gusta mucho.

Margaret dirigió su rígida erección con sus delgados dedos. Aiwa tampoco quería perder el tiempo. Quería aprovechar el momento y darle a esta mujer mucho placer.

Tenía miedo de que su erección volviera a decepcionarlo nuevamente, así que se atrevió a mirar a Margaret y apretó sus rosados picos gemelos.

Pero todavía no planeaba besar la pequeña boca de su madrastra. No por negarse a hacerlo, sino porque no se atrevía. Sólo miró sus rosados ​​y sexy labios, y trató de insertar su erección entre las largas piernas de Margaret las cuales estaban separadas, por lo que si Aiwa no hubiera estado tan nervioso habría podido insertarla con facilidad. Pero su cuerpo temblaba incontrolablemente, incluso después de 2 o 3 veces no pudo encontrar la ubicación.

Fue Margaret quien tuvo que agarrar su erección e insertarla en su agujero, llenándose por completo.

  • Sí, eso es, presiona tu cuerpo…

Las manos de Margaret se soltaron y dejaron que la larga y gruesa erección penetrara en ella.

A medida que el grueso miembro avanzaba lentamente, podía sentirlo claramente dentro de sí.

<<¡Ah! Esta es una sensación tan refrescante! El miembro de este bribón es realmente poderoso>>

Cada pliegue dentro de ella podía disfrutar de la caliente estimulación.

  • .. muy bien, así… sigue…

Margaret levantó un poco las caderas para permitir que Aiwa se profundizara aún más en su interior.

La persona debajo de él era después de todo su madrastra y no era la intimidante Ruth. Por lo tanto, Aiwa no era muy duro. Aunque en ese momento quería embestirla con fuerza,  estaba siendo amable.

Tras cada empuje más profundizaba en su interior. Hasta que finalmente, llegó al límite. Cuando la gruesa erección entro por completo, todo el cuerpo de Margaret se estremeció por completo sin ella poder evitarlo.

Aiwa quería ver su cuerpo caliente, por lo que la levantó del suelo.

  • Oh Dios…

Su cuerpo tembló haciendo que sus puntas rojas se sacudieran.

Mientras Aiwa se apoyaba con una mano, con la otra acariciaba sus sedosos senos. Tocar en esos voluptuosos pechos siempre había sido un sueño para él y en ese momento finalmente podía hacerlo. Apretó con gentileza sus pechos blancos como la nieve, sintiendo la suavidad y elasticidad de estos haciendo que su Sangre de Dragón hirviera. Su miembro en Margaret comenzó a expandirse rápidamente.

  • Aiwa, es como si estuvieras aún más grande…

Dijo sorprendida. Podía sentir claramente los cambios en su interior.

  • ¡Es por tu culpa!

Aiwa finalmente podría usar la boca para encantar a las mujeres.

  • ¿Estoy realmente bien?

Margaret se aferró con entusiasmo a la cintura de Aiwa. Aunque su pequeño hombre ya había llegado al final de ella, sintió él que todavía no entraba por completo. Por lo que quería que Aiwa llegara aún más adentro.

  • Aiwa, ¿puedes ir aún más profundo, por favor?

Ella miró su cara con ojos intoxicados. ¡Sabía el poder de su hermoso rostro!.

El miembro de Aiwa se adentró más y Margaret cerró los ojos soltando un gemido descontrolado.

  • ¡Oh … se siente tan bien, sigue adelante …!

Sus dos largas piernas estaban envueltas alrededor de la cintura de Aiwa alzándose  hacia arriba para soportar mejor las embestidas.

Mientras Aiwa se estaba divirtiendo, Margaret lo apretaba con más fuerza. A veces se relajaba dando más libertad para entrar y salir.

Cuando Margaret se relajaba, Aiwa aprovechaba la oportunidad para librarse violentamente. No conocía ninguna técnica sino fuerza bruta. Pronto la flor de Margaret fue incapaz de soportar las estocadas.

  • ….. sácala……. Vas a matar a esta madre…

No pudo evitar gritar.

Sólo entonces Aiwa se dio cuenta de que estaba siendo demasiado rudo. Sólo podía retirarse a mitad de camino e ir dos tercios más lento.

Por supuesto, una sonrisa intoxicada surgió lentamente en su rostro:

  • .. Realmente inteligente, justo como esto, tómese su tiempo… Oh…

Las largas piernas de Margaret temblaban suavemente en el aire.

Pero el miembro de Aiwa era demasiado largo, con la mitad afuera, era demasiado incómodo para él. Después de ir por dos tercios del camino, contó hasta 10 y luego continuó libremente otra vez. Con este ritmo. La flor de Margaret gradualmente se ensanchó y se abrió. Cuando Aiwa se adentró, naturalmente empujaría el cuello de su utero. Esto hizo que la sensación refrescante de Margaret volviera a doler. Gritó sin control e incluso se aferró fuertemente a Aiwa, con miedo de dejarlo moverse de nuevo:

  • Aiwa … ¡no más, vas a tomar la vida de esta madre!

Abrió la boca ligeramente delgada y lamentable, por lo que Aiwa no pudo soportar continuar. Cuando miró hacia abajo, Margaret estaba chorreando sus jugos como una fuente.

  • ¿Ya te has corrido?

Mientras le preguntaba sus ojos miraron la expresión aun embriagada de Margaret. Sabía que ella no podía derrotarlo. Después de todo, él practicaba técnicas de qi mientras que Margaret sólo confiaba en sus instintos.

  • .. simplemente dame con suavidad cientos de veces… y… me volveré tuya…

Margaret estaba demasiado asustada como para abrir los ojos, todo su cuerpo estaba tenso. Si se relajaba un poco, entonces no podría volver a soporta las embestidas de Aiwa.

  • Bien, entonces 100!

Diciendo eso, Aiwa se posiciono listo para embestirla cien veces.

  • Uno dos tres…

Al principio, Margaret todavía podía contar claramente. Pero después de llegar al 10 no pudo continuar. El miembro de Aiwa seguía empujando su capullo de flores y el néctar en su interior continuaba rociándolo salvajemente. Ella sintió que todo su cuerpo se crispaba.

  • ¡Ah! No más… rápido…

Margaret no pudo soportar más y sus uñas se clavaron en Aiwa.

Pero Aiwa insistió en continuar hasta que terminó de contar.

  • .. once… dose… Ah…. Dies, once…

Finalmente apuntó su miembro hasta el fondo disparando sus fluidos calientes dentro de Margaret. El miembro de Aiwa era poderoso, cuando acabo hizo que el cuerpo de Margaret se estremeciera por un corto período de tiempo.

Aiwa ya estaba vestido, pero Margaret todavía estaba allí, gimiendo. Él no sabía si era porque se sentía culpable por lo ocurrido, o porque su cuerpo no tenía fuerzas para levantarse.

Después de vestirse, con la sensación de alguien que había comido algo de otra persona, Aiwa regresó a su dormitorio para leer. Pero en realidad no podía concentrarse en absoluto. Fue posiblemente porque su cabeza estaba llena del cuerpo blanco y seductor de Margaret, de sus orgullosos picos gemelos y de sus cálido interior. Todo lo cual hizo que este chico de 17 años estuviera fascinado.

Ahora lamentaba no besar a su madrastra mientras tenían relaciones sexuales. Su lengua fragante debía de tener una sensación cremosa.

Mientras disfrutaba de su feroz fantasía, oyó el crujiente sonido del látigo en el patio. Sin mirar, sabía que su padre Kyle había regresado. Y por el claro sonido del látigo podía adivinar que traía buenas noticias. Aiwa no pudo evitar asomarse por la ventana y mirar a su alrededor.

  • ¡Hijo! ¡Su Majestad la Reina te quiere!

El general Kyle saltó emocionado del carruaje tontamente a diferencia de un digno y respetado general y como un niño de 3 años que animaba y bailaba.

<<¿Qué quiere la Reina conmigo? ¿Qué cosa imposible puedo hacer? ¿Podría ser para hacerla feliz como a Margaret? >> Se preguntaba Aiwa.

Cuando Kyle corrió hasta el segundo piso, Margaret todavía estaba en el baño mientras Aiwa respetuosamente daba la bienvenida a su padre.

  • Padre, ¿cuál es la buena noticia?

Aiwa no expresaba adecuadamente la emoción, su tranquilidad era muy distinta a la de un muchacho de 17 años. Pero a Kyle no le importaba, su principal preocupación era si el resultado de identificación de su hijo con la Sangre de Dragón podía obtener el reconocimiento de Su Majestad. Quería que su hijo llegara a la edad adulta, para darle a la reina una buena y duradera impresión. Esto era algo que podía y debía hacer como padre.

Como la señorita Ruth recomendó, Su Majestad aceptó dejar que se uniera a su guardia como un soldado ordinario.

  • ¿Qué piensas?

Kyle estaba muy emocionado. Frente a la reina había reprimido su excitación y ahora podía dejarla salir. Por lo tanto, él no notó los cambios en el cuerpo y la apariencia de su hijo.

En ese momento, Margaret salió del baño con una toalla, sonriendo y decía:

  • Esto es una buena noticia. Es un honor para el clan Hotlzer… Kyle, Todavía no lo has notado. ¡Nuestro hijo se ha vuelto mucho más guapo que antes!

La aparición de Margaret no atrajo la atención de Kyle, pero sus palabras finalmente le hicieron mirar la cara de su hijo.

  • ¡Estupendo! Él es bastante guapo, sin embargo, nunca pensé que se veía mal antes. Parece que era igual de apuesto antes. ¿estoy en lo correcto?

Kyle vio que su hijo se volvió más robusto que antes, sus hombros parecían más anchos y los bordes de su rostro más definidos. Comparado con cuando era más joven él parecía atraer a más mujeres.

  • No sólo espero que mi hijo conquiste a sus enemigos, sino que también conquiste a todas las mujeres de Hass!

Diciendo eso, el Maestro Kyle le dio a los anchos hombros de Aiwa una bofetada pesada. Sin preparación para la palma de su padre, el cuerpo de Aiwa se torció.

  • Recuerda, mañana tienes que reportarte a la Reina. ¡Y debes ser puntual, no le dé una mala impresión a su Majestad la Reina!

Margaret estaba parada detrás de la espalda de Kyle su mirada afectuosa descansaba sobre el cuerpo de Aiwa. Mirando a ese tímido joven, no podía creer que hace un momento estaba teniendo relaciones sexuales con él.

-Bueno, deberías irte a dormir. Mantenga su mente vigilante. Mañana te vas a encontrar con la Reina. ¡Debemos demostrarle a Su Majestad que los hombres del clan Holtzer no son cobardes!

Diciendo eso, el general Kyle volvió a dar unas palmadas en los hombros de su hijo. Luego caminó hacia su dormitorio. Sus manos eran muy poderosas, y siempre le gustaba hablar con los puños. En este punto, Aiwa se asustó mucho al no saber lo que Margaret iba a hacer.

  • Kyle, mañana nuestro hijo irá al palacio. Puede que no entienda algunas de las reglas, así que para esta noche, déjame entrenar a mi hijo. Después de todo, me he quedado por el lado de la Reina antes.

Margaret hizo de repente esta petición a Kyle cuando él estaba en la puerta del dormitorio.

  • Eso es bueno. Tienes razón, debes enseñarle. No puedes permitir que la Reina crea que los hombres del clan Holtzer no entienden las reglas del palacio. Eso no sería justo ¿no? Ahora tengo que descansar, estoy agotado.

Estaba temblando y no era por la ira de cuando había tratado a Steven y Ruth, sino porque había estado en frente de la Reina. Ahora necesita urgentemente un poco de sueño. Como Margaret estaba dispuesta a educar a su hijo, podía descansar tranquilamente.

Después de obtener la aprobación de Kyle, Margaret le dio a Aiwa una sonrisa ambigua y luego lo empujó hacia su dormitorio.

  • ¿No te gusta que yo sea tu tutora? Sé que Nancy no era una mala maestra, pero yo también soy tu madre. ¿Correcto?

Cuando Margaret cerró la puerta tras de ella, sus ojos brillando. La toalla que llevaba  apenas cubría sus cautivadoras puntas rojas. Más de la mitad de sus fascinantes montículos fueron expuestos. Y sus largas piernas de jade sólo estaban cubiertas hasta las nalgas por la toalla dejando poco a la imaginación. Aiwa le lanzó una mirada ansiosa. Aunque él había luchado con ella una vez, era muy difícil probar el encanto de esta mujer sin desear volver a repetirlo. Sus ojos eran azules como el mar y sus largas pestañas la hacían un poco más hermosa.

  • YO…

Los labios de Aiwa empezaron a temblar. Ahora que su padre estaba en casa, no quería fastidiar a esta hermosa mujer que lo estaba tentando a cometer un crimen. Pero la llama de sus deseos más profundos estaba quemando su cuerpo. Su miembro bajo la ropa no pudo evitar una vez más levantarse haciendo que sus pantalones alzaran una gran tienda.

  • Si recuerdo bien, cuando estábamos en el baño parecías haber dejado fuera una parte importante. ¿Cierto?

La lengua fragante de Margaret salió de su boca y delineo suavemente sus labios rosados. Sus ojos azul oscuro se fijaron en la expresión tímida y ansiosa de Aiwa.

  • No tengas miedo. Yo soy tu madre y tú eres mi hijo. Tu padre no va a ir a ninguna parte. No lo viste, está muy cansado. Creo que se quedará dormido en cuanto llegue a la cama. Entiendo mejor el carácter de tu padre. Una vez que se queda dormido, incluso un trueno no lo despertará.

Los ojos de Margaret comenzaron a llenarse de lujuria, y su voz era muy excitante. Caminó lentamente hacia Aiwa, que ya estaba sin aliento.

A una mujer madura le gusta ver a un hombre aturdido por su apariencia, incluso si es sólo un adolescente. Su cuerpo ardiente llegó a Aiwa y sus suaves manos lo agarraron de la cintura.

  • Tu tesoro es realmente feroz. ¡Casi ha hecho que esta madre se desmaye!

Margaret apretó su rostro contra el pecho de Aiwa con una mano deslizándose por su pecho hacia sus pantalones y agarrando su miembro. Ella levantó lentamente la mirada, sus hermosos ojos fijos en Aiwa.

  • ¿Quieres hacerlo de nuevo?

Su mano se movió de la tienda de campaña a su cintura, y sus dedos suavemente aflojando sus hebillas. Delicadamente la deslizo dentro, agarrando directamente su ardiente erección.

  • ¿Estamos … todavía aprendiendo las reglas de la corte …?

Los labios de Aiwa temblaban.

  • Pero todavía no me has besado.

Tenía el rostro alzado, mirándolo fijamente mientras mantenía las manos dentro de sus pantalones, acariciándolo suavemente. Lo miraba con impaciencia.

<<Con esos labios tan  sexys, ¿qué clase de hombre no te besaría?>> Pero la cabeza de Aiwa aún no se inclinaba. Ya estaba respirando pesadamente, con la visión de los firmes senos de Margaret alzados contra su pecho, estimulándolo fuertemente.

  • ¿De dónde han salido esas serpientes? ¿Conoces técnicas de qi?

Margaret seguía fascinada con él.

Aiwa no lo negó.

Pero ella sonrió:

  • En el futuro si me quieres, solo suelta tus serpientes y vendré en cualquier momento. Sólo mantén la puerta abierta…

Ella lentamente se puso de puntillas y alzo sus rojos labios.

Aiwa seguía temblando, manteniendo su boca firmemente cerrada. Cuando sus labios se tocaron, Margaret primero deslizó su fragante lengua dentro de la boca de Aiwa y fervientemente la succionó provocándole: Aiwa frente al ataque, comenzó a jadear, jugando con su lengua. Una mano agarró sus tiernos picos gemelos frotando fuertemente. Y Margaret dejó discretamente caer la toalla que cubría su brillante piel …

Aiwa besó los rojos labios de Margaret y parte de su cuello sensibles. Mientras ella, también frenéticamente aflojó sus pantalones,  Aiwa se quitó la camisa quedando desnudo también.

Como si tuviera experiencia, Aiwa no tenía prisa. En cambio, inclinó su cuerpo y enterró el rostro entre sus senos.

  • .. Oh…

Margaret seguía gimiendo, la sensación de que su hijo la chupara la dejaba intoxicada. Mientras disfrutaba de la sensación, tiró de Aiwa hacia ella. Empezó a humedecerse una vez más, escurriendo un líquido claro que fluía por sus muslos …

  • .. rápido. Mamá no puede soportarlo más. Ah…

Margaret acarició suavemente la carne sólida de Aiwa y su deseo aumentó.

  • No hay prisa, todavía no he conseguido una buena vista de usted.

Aiwa levantó la cabeza mirando su rostro intoxicado. Sus largas pestañas ocultaban sus profundos ojos azules. Pero incluso sin ver, Aiwa creyó que sus ojos estaban repletos de deseo.

Él la llevó a la cama y separó sus piernas, mirando con deseo la hendidura entre ellas. Su pequeña abertura redonda estaba empapada de un líquido que fluía. Margaret era muy obediente dejándolo examinarla allí. Él insertó un dedo y sus labios se apretaron inmediatamente en torno a su dedo, succionándolo.

Aiwa no pudo evitar preguntarse. ¿Cómo una abertura tan estrecha podía ser lo bastante grande como para albergar su miembro? Quería ver como su gruesa erección había entrado en ese pequeño agujero. Con una mano, Aiwa dirigió su miembro hacia el orificio de Margaret, y extrañamente, con sólo un suave empujón, sus labios rosados lo tragaron por completo.

Mientras seguía empujando, su pequeña hendidura seguía apretándolo haciéndole incapaz de profundizar mucho más. Aiwa sólo empujó unas cuantas veces antes de retirarse, recordó lo que pasó en el hospital. Cuando Ruth previamente había llevado su agujero a la boca ajena para que la lamiera.

<<Las mujeres tal vez quieran ser lamidas>> pensó.

Así que agachó su cuerpo, acomodando las piernas de jade de Margaret sobre sus hombros y le clavó la lengua para lamerla. Con sólo un leve roce, el cuerpo de Margaret no pudo evitar tensarse al tiempo que gemía.

  • ..

Aiwa estaba muy entretenido en su labor. Curvó la punta de la lengua, que estaba profundamente dentro de su interior y el tiernísimo cuerpo de Margaret empezó a temblar violentamente otra vez.

  • ..

Gimió ella mientras que se corría simultáneamente.

Al ver la intensa reacción de Margaret, Aiwa se interesó aún más. Lamiendo y chupando con vehemencia haciendo tiritar el tierno cuerpo de Margaret.

  • Aiwa, eres un hijo tan bueno… ahora hazlo más rápido.

Finalmente, Margaret lo miró.

Aiwa sintió que había llegado el momento, enderezó su cuerpo y volvió a llevar su  gruesa erección hasta la pulsante entrada de Margaret.

“Puzi”

De repente, estaba totalmente enterrado en el cuerpo de  Margaret.

  • Ah…

Con un grito ahogado ella lo recibio por completo. Aiwa se arqueo ligeramente lamiendo sus picos gemelos mientras la embestia con calma: Margaret sintió como sus jugos fluían por su cuerpo hacia las sábanas creando un charco debajo de ella.

Con el fin de controlar sus gemidos para no despertar a Kyle, Margaret no tuvo más remedio que morder las sábanas de la cama, de esa manera sus gemidos y ruidos no se dispersarian fuera de la habitación. Aiwa enderezó su cuerpo abandonando sus blancos pechos nevados. Sosteniendo sus piernas de jade con ambas manos y en la posición de un anciano con un andador, comenzó a embestirla con más fuerza. Esa era una de las posiciones que las mujeres encontraban más placenteras. El suave estómago de Margaret se dobló bruscamente hacia arriba debido a las profundas estocadas de Aiwa. Sus músculos estaban constantemente tensos y todo su cuerpo cubierto de sudor.

Con el fin de aumentar su energía al siguiente rango, Aiwa no olvidó absorber la esencia yin de Margaret hacia su cuerpo. Cuando se empujó en su interior también usó su dou qi para aspirar limpiamente toda la energía de su cuerpo.

Cuando Margaret tembló Al sentirlo aún más profundo, Aiwa llevo la energía a su propio qi.

Aunque los rangos de dominio de Margaret eran inferiores a los de Ruth, ella no era una persona común. La energía de su cuerpo también era importante para Aiwa. Se iba acumulando de a poco, pero a un ritmo increíble. Especialmente después de ser inyectado con el suero sangre de dragón. La reacción anormal de su cuerpo le exigía incesantemente absorber energía para realzar la propia. De lo contrario su sangre cambiaria sus genes de Sangre de Dragón. Esta fue precisamente la razón por la cual Ruth añadió “especial” a su identificación.

Por lo tanto, cuando Ruth tuvo sexo con él en la cama de metal, realmente había sido para ver si este joven tenía la suerte de llevar su energía. Ella la había pasado intencionalmente a él, pero no podía decirlo porque era poco seguro que sucediera al final. Y no quería llevar la responsabilidad al clan Holtzer.

Aiwa sacó su miembro del cuerpo de Margaret y se sentó en la cama. Enfrentó a sus palmas una contra la otra y dejó que su dou qi se juntara en sus palmas en forma de esfera llameante que tenía el tamaño de una manzana. Mientras la esfera se mantuvo en movimiento durante unos segundos entre sus palmas, se fue convirtiendo en una llama ardiente.

La estabilidad de la esfera en llamas indicaba el progreso de una persona. Cada vez que avanzaba un rango el monto original se rompería. Pero si era sólo así, Aiwa no sería capaz de alcanzar el siguiente rango. Así pues, él continuó funcionando su dou qi por 2 o 3 minutos más esperando estabilizar la esfera llameante de retractarla.

“Aiwa, ¿puedes practicar el dou qi?”

Margaret no pudo evitar excitarse al ver todo lo que Aiwa hacía. Después de todo, él era sólo un niño de 17 años. En el pasado, a Margaret no le importaba mucho: Pero ahora era diferente, no sólo podía darle mucho placer, sino que también podía convertirse en un dios poderoso. Si Aiwa no pudiera ser más fuerte en el futuro, una vez que Kyle se hiciera viejo tendría un futuro lamentable.

  • Sólo he empezado a aprenderlo.

Aiwa fue modesto en este sentido. Otros podían usar su dou qi para matar a metros de distancia, pero él sólo podía dar una pequeña demostración entre sus palmas.

  • En el futuro mejorará lentamente, venga. Todavía debemos aprender la etiqueta del palacio.

Margaret se levantó de la cama y envolvió la toalla alrededor de su seductor cuerpo y luego procedió a enseñarle la etiqueta del palacio.

  • Aiwa, acompañar a un soberano puede ser como ir acompañando a un tigre. A pesar de que el clan Holtzer tiene una considerable reputación, no hay garantía de que nadie nos está mirando. Una vez que una persona se aprovecha de nosotros durante un momento de debilidad, será una catástrofe. ¡Tienes que tener cuidado!

Después de enseñarle la etiqueta, Margaret le otorga unas palabras de advertencia porque conocía ya mejor su personalidad. ¡Le gustaban las mujeres y la reina era una mujer hermosa.