ESLA – Capítulo 6

Modo Noche

Capítulo 6 – Masacre

El cuerpo de Yun Lao comenzó a temblar violentamente, sangre salía de cada uno de sus orificios. Después de que pasara el tiempo suficiente para que se quemara una varita de incienso, Yun Lao por fin se estabilizo.

La Espada Sagrada de la Luz Absoluta observada todo desde arriba en silencio, cuando Yun Lao abrió los ojos, dio un pequeño suspiro de alivio casi imperceptible, pero su tranquilidad no duro demasiado como noto que algo extraño ocurría.  Los ojos de Yun Lao se habían vuelto rojo sangre y una extraña neblina viciosa que brotaba de su cuerpo lo rodeaba, hasta envolverlo completamente. Después de unas respiraciones la neblina lentamente se fue disipando, y en su lugar se encontraba un Yun Lao de pie, pero a diferencia de antes, toda su piel se había tenido de negro, sus ojos eran color rojo sangre. Si uno lo miraba desde otro lado, sería muy similar a un Sabueso Sangriento Nocturno.

“auuu…”  Yun Lao aulló como salió disparado en la dirección al norte.

“este idiota se dejo dominar por la ferocidad en la sangre de la bestia profunda…” Pronuncio la espada con una vos extremadamente solemne, ella entendía claramente lo que significaba esto, ser dominado por la ferocidad en la esencia de sangre de una Bestia Profunda podía considerarse el peor final para cualquier mortal. Te convertirías una bestia deseosa de sangre, la cual no distinguiría entre amigos o enemigos, atacarías sin dudar a todo aquello que tengas en frente, y no importa que tan lastimado estuvieras, no pararías hasta que murieras.

“ en el peor de los casos tendré que…” la  Espada Sagrada de la Luz Absoluta también se dirigió al camino por el que fue Yun Lao, solo para encontrar una escena horrorosa.  Había restos de bestias profundas o animales comunes desparramados por todos lados, a algunos les habían arrancado la cabeza, a otros sus brazos, casi ninguno de los cuerpos estaba entero…

“como puedo haber hecho es…” antes de que La Espada Sagrada de Luz Absoluta terminara de hablar, sintió una  fuerte sed de sangre que provenía desde el sur, y eso era ¡Exactamente donde la guarida de los Sabuesos Sangrientos Nocturnos estaba!. Aumentando su velocidad al máximo, después de unos cuantos minutos pudo encontrar con la posición de Yun Lao. Actualmente estaba rodeado por mas de 20 Sabuesos Sangrientos Nocturno. Su cuerpo estaba tenido en sangre, y a pesar de que había varias partes en las cuales estaba gravemente herido, no parecía percibirlo en lo absoluto.

Ese clima tenso no duro demasiado, como Yun Lao salió disparado como una flecha hacia uno de los Sabuesos Sangrientos Nocturnos que tenia enfrente de él. Su velocidad había aumentado considerablemente, hasta el punto en que la Bestia Profunda frente a él no fue capaz de darse cuenta de los movimientos de Yun Lao hasta que fue demasiado tarde, un gran orificio estaba presente en su cuello en este momento…. ¡Yun Lao le había arrancado un pedazo de cuello de un mordisco!

“aug…” el Sabueso Sangriento Nocturno exclamo sus últimos lamentos antes de dejar este mundo para siempre. Como el cuerpo de su compañero callo, el resto de los Sabuesos Sangrientos Nocturnos no se quedaron quieto más, saltaron para atacar a Yun Lao en todas direcciones, pero a pesar de ser mordido o que parte de su cuerpo fuera despedazada, el no se detenía, golpeo a algunos mandándolos a volar, a otros directamente los agarraba en el aire arrancando partes de ellos, o para los que tenían muy mala suerte los partía en dos partes. Esto no era una pelea ni nada por el estilo, fue una masacre unilateral y totalmente despiadada, que ningún ser humano seria capaz de hacer. A pesar de todo el  tiempo que llevo describirlo, esto ocurrió en solo unos instantes.

Después de que pasara el tiempo que le lleva a uno tomar una taza de té, de los originalmente 20 Sabuesos Sangrientos Nocturnos, ahora solo quedaban unos pocos 8. Los cuales habían perdido todo el espíritu de lucha o venganza por sus camaradas, ahora temblaban aterrados, sus instintos de supervivencia los habían hecho entender que lo que tenían  en frente de ellos era el peor enemigo contra el que su manada había luchado,  un monstruo sanguinario que solo quería arrasar con  todo frente a él. Sin pensarlo demasiado escaparon aterrados en todas direcciones, entendiendo que Yun Lao no seria capaz de seguirlos a todos, por lo menos algunos sobreviran. Pero a diferencia de sus expectativas, Yun Lao no los persiguió, en su lugar empezó a devorar los restos de los Sabuesos Sangriento Nocturno que tenia a su alrededor, devoraba la carne como si fuera un manjar extremadamente suculento, arrancaba pedazos gigantesco los cuales acaba de un mordisco. Lo mas sorprendente era que a medida que comía más, sus heridas iban sanando a una velocidad aterradora, también su aura se hacia cada ves mas viciosa.

En el medio del cielo, la Espada Sagrada de La Luz Absoluta había presenciado toda la batalla en silencio pareciendo estar pensando profundamente  sobre algo. Cuando por fin termino todo, ella parecía que había tomado una decisión.

“fue poco el tiempo que estuvimos juntos, pero por respeto a que me ayudaste a ser libre, te concederé una muerte rápida y sin dolor. Siéntete orgulloso, muy pocos son los que han presenciado este movimiento…” como la voz de la Espada Sagrada de la Luz Absoluta se hacia cada ves mas pequeña, una luz extremadamente intensa comenzó a rodearla, era tan brillante que parecía el sol mismo, el cielo nocturno  había desaparecido instantáneamente. Pero cuando la espada descendió a una velocidad imperceptible con el objetivo de atravesar el corazón de Yun Lao, se detuvo a justo unos milímetros de distancia, por que Yun Lao se había quedado totalmente inmóvil, el pedazo de carne que tenía en sus manos callo al suelo como su cuerpo quedo tieso.

“¿Qué esta pasando ahora…a no ser que..?” la vos de la Espada Sagrada de la Luz Absoluta se había llenado de desconcierto, lo cual después de fue llenado por un shock absoluto, por que toda el aura viciosa que rodeada a Yun Lao estaba desapareciendo a una velocidad increíble, su piel de color negra estaba regresando lentamente a su color natural , después de unas pocas respiraciones, Yun Lao había vuelto totalmente a la normalidad. Esto era algo que jamás había ocurrido en todos los registros de miles de años que la Espada Sagrada De La Luz Absoluta conocía, alguien que volviera del estado de ferocidad por sus propios métodos ¡Jamás había ocurrido!

Descarga:

3 Comentarios

Comments are closed.