HJC – Capítulo 259-1

Modo Noche

Capítulo 259-1 – ¿Golpeando al suegro? (1)

Cuando Tang Xian se dio cuenta de que Zhou Weiqing estaba a punto de casarse con sus tres preciosas y queridas hijas, al instante se enfureció. Ella había causado un gran alboroto en Isla Joya Celestial, maldiciendo a Shangguan Tianyue sin preocupaciones. Esa era la razón por la que estaba separada de él en ese momento.

Aunque Shangguan Tianyue tenía un estatus exaltado, Tang Xian era la mujer que más había amado en toda su vida y siempre se había sentido muy culpable con ella. Por lo tanto, aunque Tang Xian causó un gran escándalo, no había nada que realmente pudiese hacer.

Cuando Zhou Weiqing ascendió a la isla, Tang Xian y Shangguan Tianyue recibieron inmediatamente la noticia y ambos salieron. Echaba de menos a su hija, pero también estaba furiosa por el hecho de que el pequeño bastardo de Zhou Weiqing fuese a aprovecharse de sus tres bebés. Cada vez que pensaba en eso, estaba tan enojada que tenía que golpear algo…

Y entonces, ahora tenemos ante nosotros la vista de la suegra golpeando al yerno.

Zhou Weiqing estaba bastante sorprendido por el repentino ataque de Tang Xian, pero como una persona inteligente, inmediatamente supo lo que estaba pasando. Shangguan Bing’er dejó escapar un grito de sorpresa, pero Zhou Weiqing no esquivó ni bloqueó. Permitió que Tang Xian colocara esa palma sobre su pecho.

Un repugnante sonido sordo resonó, seguido por una densa explosión de energías de Atributo Fuego explotando. Eso no era todo. Tang Xian era por naturaleza una mujer impulsiva. Cuando vio que Zhou Weiqing no esquivaba ni bloqueaba, instantáneamente lo tomó por el camino equivocado. ¿Ese pequeño mocoso me menosprecia? ¡Todavía tengo una base de cultivo de nueve Joyas!

La rabia llenó su corazón, y entonces su siguiente ataque mostró muy poca piedad. Golpeó con ambas manos, lanzando un total de dieciocho golpes sobre el pecho de Zhou Weiqing.

Shangguan Tianyue acababa de enterarse de que Zhou Weiqing se había abierto camino hasta convertirse en un Rey Celestial, por lo que no estaba demasiado preocupado por los ataques de Tang Xian. Que una suegra golpease a su yerno unas cuantas veces no era tan importante. Si eso provoca que Tang Xian se calmase, en realidad sería algo bueno. Y entonces, él no intervino.

Pero una vez que Tang Xian realmente atacó, los ojos de Shangguan Tianyue sobresalieron. ¡Ella no estaba conteniendo nada en lo absoluto! Sus dos manos ardían una energía tan abrasadora que se volvieron de un color rojo dorado. Esa era su habilidad suprema, la Palma del Infierno Carmesí. Era un tipo de habilidad, pero era una habilidad interna que acumulaba energías de Atributo Fuego en un grado extremadamente denso, lo que permitía un ataque increíblemente poderoso. Ni siquiera Shangguan Tianyue se atrevería a permitirse  ser golpearlo con esa palma.

“¡Xian’er, muestra misericordia!” Para cuando Shangguan Tianyue reaccionó y dijo esas palabras, Tang Xian ya había terminado de desatar sus dieciocho palmas.

En su corazón, Zhou Weiqing no pudo evitar pensar despectivamente sobre su suegro. ¿De qué sirve decirlo ahora? Ella ya me golpeó.

Shangguan Bing’er voló, abrazando a su madre desde atrás. Justo ahora, Tang Xian la había bloqueado y no pudo ver qué tipo de habilidad había utilizado para atacar a Zhou Weiqing. Todo lo que había escuchado era una serie de sonidos ahogados.

Tang Xian inmediatamente sintió algo de arrepentimiento después de terminar sus dieciocho palmas. Ella había escuchado que Zhou Weiqing había alcanzado el nivel de nueve Joyas, por lo que al principio no se preocupó demasiado por sus ataques. Ella fue una de las primeras en saber que Zhou Weiqing tenía seis Atributos, por lo que entendía su nivel de cultivación no podía ser débil. Pero, ¿quién hubiese pensado que el niño simplemente estaría allí sin siquiera bloquear, permitiendo que cayeran las dieciocho palmas? Aunque no utilizó todo su poder, sus Palmas del Infierno Carmesí eran capaces de derretir el oro y el acero por igual. ¡No eran tan fáciles de aguantar!

Lo que Zhou Weiqing hizo luego sorprendió a todos los presentes. Después de aguantar todas las dieciocho palmas, siguió sonriendo. De repente, cayó de rodillas y se doblegó tres veces respetuosamente hacia Tang Xian. “Suegra, tu humilde yerno te saluda.”

Shangguan Tianyue había querido ayudar a sanar a Zhou Weiqing, pero su mano levantada se congeló lentamente en el aire. Los ojos de Tang Xian se abrieron. ”¿N-no estás lastimado?”

No parecía estar herido en lo absoluto, sin importar cómo lo mirara. Su respiración era pareja, tenía una sonrisa en su rostro, y lo más sorprendente de todo… su increíblemente caliente Palmas del Infierno Carmesí ni siquiera había logrado dejar una marca en su ropa. ¡Pero ella había sentido claramente que sus palmas explotaban en su cuerpo!

Después de terminar su reverencia, Zhou Weiqing se puso de pie y dijo honestamente: “No me atrevería a ser lastimado. Si lo hiciera, no podría estar a la altura del favor de Xue’er, Fei’er y Bing’er.”

“Tú…” Tang Xian acababa de calmarse un poco, pero al escuchar esas palabras su rabia volvió a crecer. Si no fuese por Shangguan Bing’er sujetándola fuertemente por detrás, ella habría atacado de nuevo. “¡Pequeño hijo de puta! Viniste aquí para fastidiarme, ¿verdad?”

Zhou Weiqing sonrió amargamente. “¡Mamá, nunca me atrevería a molestarte! Si todavía estás enojada conmigo, puedes golpearme unas cuantas veces más. Tu humilde yerno no se atrevería a esquivarlo.”

Shangguan Tianyue se acercó, lanzando a Zhou Weiqing una mirada infeliz antes de decirle a Tang Xian, “¿Debería hacerlo yo?”

“Vete a la mierda ya. Voy a enseñarle una lección a ese mocoso. A ti no te incumbe. Tú no eres mejor que él. Ustedes dos son las plumas de un mismo pájaro.”

Shangguan Tianyue se quedó boquiabierto al oír la reprimenda. Estaba preguntando nada más, ¿no? ¿Por qué demonios me involucré entre ti y la lección a tu yerno?

Tang Xian se enfureció contra Zhou Weiqing. “Tu pequeño hijo de puta, lo único que aprendiste fue cómo ser un playboy. ¿Mi Bing’er no era lo suficientemente buena para ti? Terminaste durmiendo con medio mundo. ¿Pensaste que fue fácil para mí dar a luz a mis tres hijas? Y ahora, bastardo, te has llevado a las tres. Si no me das una buena respuesta en este momento, ¡nunca te dejaré escuchar el final!”

El corazón de Zhou Weiqing se apretó. Se rascó la cabeza, luego se arrodilló una vez más y dijo con sinceridad: “Hermosa suegra, permítame casarme con Xue’er, Fei’er y Bing’er. Definitivamente las trataré bien.”

”¿ESA es tu respuesta?” Tang Xiang casi se ríe de la rabia. Como dice el refrán, nadie se acerca para abofetear una cara que te está sonriendo. El mocoso había demostrado ser completamente filial y obediente. Era como si dijera: “Ven y golpéame, definitivamente no defenderé ni discutiré contigo. Mientras me des a tus hijas, puedes hacer lo que quieras.”

Las habilidades de Zhou Weiqing en la desvergüenza definitivamente habían mejorado a pasos agigantados. ¡Lo más importante, era capaz de ser desvergonzado de una manera tan sincera!

Zhou Weiqing asintió con sinceridad. “Suegra, aparte de esa respuesta, no sé qué más puedo decir. Solo espero que puedas casarme con Xue’er, Fei’er y Bing’er. Aceptaré cualquier solicitud.”

Tang Xian miró a Zhou Weiqing, pero su enojo parecía haber disminuido un poco. “¿Cualquier solicitud? Tú mismo lo dijiste.”

Zhou Weiqing podría decir que ella estaba relajándose con él. Asintió con la cabeza obedientemente, como si fuese un pequeño pollo.

Tang Xian señaló con el dedo al cercano Shangguan Tianyue. “Bien. Mi pedido es simple. Ve allí y patea su culo, y dejaré que mis tres hijas se casen contigo.”

“¡¿Eh?!” Zhou Weiqing miró estupefacto a Tang Xian.

Tang Xian resopló con frialdad. “¿Qué? ¿Tienes miedo o no estás dispuesto a obedecer? He querido patearle el trasero durante mucho tiempo, pero no puedo vencerlo. ¡Si puedes golpearlo por mí, lo aceptaré!”

Zhou Weiqing se volteó para mirar torpemente a Shangguan Tianyue. ¡Dulce suegro, di algo!

Shangguan Tianyue dijo irritado: “¿Qué estás mirando? Si tienes el coraje de ofender a tus superiores, ¡da un paso adelante! También he querido patearte el trasero. Has seducido a mis tres hijas. ¿Pensaste que eso no me molestó?”

Justo en ese momento, una voz majestuosa retumbó. “Suficiente. ¿No se han avergonzado lo suficiente? ¡Vuelvan al palacio, todos ustedes!”

Al escuchar esa voz, incluso la enfurecida Tang Xian se relajó un poco. Esa era la voz de Shangguan Tianyang, y Tang Xian aún sentía varios grados de respeto por ese Maestro del Palacio Extensión del Cielo. Ella resopló, luego tiró de Shangguan Bing’er mientras se dirigía hacia el palacio.

 

Descarga: