HJC – Capítulo 263-2

Modo Noche

¡Capítulo Patrocinado por el Maestro Demoniaco Carlos!

Capítulo 263-2 – Antes de la batalla final (2)

Había más de una docena de personas en la sala de reuniones, pero toda la tienda estaba extrañamente silenciosa, incluso se podía oír la caída de un alfiler. Todas sus miradas se fijaron en Zhou Weiqing, esperando su decisión.

Zhou Weiqing permaneció en silencio durante cinco minutos antes de finalmente levantar la cabeza una vez más, una luz brilló en sus ojos mientras daba la orden: “Comandante Ming Yu, si fuésemos a comenzar a atacar ahora, ¿cuánto tiempo les llevará prepararse?”

Sin vacilación, Ming Yu respondió: “Todo está listo, y podemos lanzar nuestro ataque en cualquier momento.”

“Bien.” Gritó Zhou Weiqing. Se levantó bruscamente, la luz en sus ojos brillaba intensamente. En ese instante, toda la sala de oficiales pudo sentir la fuerte presión de él.

“Dado que ese es el caso, les daré un último día de preparación. Mañana por la noche, lanzaremos nuestro ataque. En cuanto al plan de acción real, lo discutiremos ahora.”

Una luz de admiración brilló a través de los ojos de Ming Yu. Como dicen, la indecisión conduce invariablemente a problemas. Para Zhou Weiqing tomar una decisión tan difícil de una manera tan resuelta, especialmente en este corto período de tiempo, definitivamente era un atributo que un buen líder necesitaba tener.

Ming Yu consiguió que la mayoría de los oficiales se fuese primero, con solo los miembros del escalón superior central que quedándose con Zhou Weiqing para discutir los planes detallados de la batalla.

Justo como lo que Ming Yu había dicho antes, sobre invadir y reclamar la Ciudad Arco Celestial, ya se había preparado durante varios meses. En términos de habilidad, ya podrían moverse en cualquier momento, e incluso se les ocurrieron planes para las diversas direcciones y modos de ataque.

El grupo central discutió durante cuatro horas antes de finalizar su reunión.

Shangguan Bing’er fue arrastrada por Shangguan Xue’er y Shangguan Fei’er, dejando a Zhou Weiqing con Tian’er. De Bing’er, ya habían escuchado lo que le sucedió a Zhou Weiqing. Además, cuando partían hacia el Continente Xuantian, Tian’er había permitido que Bing’er acompañara sola a Zhou Weiqing, y querían devolverle su amabilidad. Después de todo, todas estarían viviendo juntas por el resto de sus vidas, y era importante mantener las relaciones cordiales entre todas ellas.

Tian’er sostuvo la mano de Zhou Weiqing mientras se dirigían a su tienda. Todavía podía sentir claramente la ira y los sentimientos sombríos dentro de su corazón.

“Pequeño Gordito, definitivamente podemos hacerlo.” Tan pronto como se cerró la puerta, Tian’er se arrojó al abrazo de Zhou Weiqing, hablando suavemente.

Zhou Weiqing la abrazó suavemente, como si temiera hacerle daño. Mientras acariciaba su largo cabello, dijo: “Estoy bien. Yo también creo que definitivamente tendremos éxito. Tian’er me prometes una cosa, ¿está bien?”

Sin embargo, Tian’er realmente negó con la cabeza. “Si intentas pedirme que no me una a la batalla mañana, no necesitas decirlo. Definitivamente me uniré a la pelea. De lo contrario, ¿cómo podría enfrentar a tus padres en el futuro?”

Zhou Weiqing sonrió amargamente mientras decía: “Tian’er, estás equivocada. Si mi padre sabe que estás luchando conmigo cuando estabas embarazadas, ¡eso será lo único por lo que no me perdonará! Por favor escúchame cariño, mi preciosa Tian’er, no te unas a esa batalla. Con el Maestro siguiéndome, ¿cómo puedes estar preocupada por mí?”

Tian’er frunció los labios en un puchero, moviéndose involuntariamente en su abrazo mientras decía: “No, debo irme esa vez. Xue’er, Fei’er y Bing’er son tan extraordinarias, y también van contigo para rescatar a tus padres. Si no voy esta vez, ¿cómo me mirarán? La primera impresión es siempre la más importante, ¿no lo sabías? Querido esposo, solo déjame ir. Por favor, te lo ruego, incluso mi padre dice que estaré bien.”

Tan pronto como Tian’er lo llamó ‘Querido Esposo’ en un tono tan dulce, causó que Zhou Weiqing quedara entumecido. Si no fuese por el hecho de que estaba de tan solemne humor debido a que su familia estaba en tal peligro, y por el hecho de que estaban tan cerca de ellos… especialmente con la potencia Rey Celestial del Imperio Bai Da amenazando sus vidas en cualquier momento. Tal vez él podría haberla ‘llevado’ allí mismo.

“Tian’er, cuando regresaste a la Montaña Celestial de la Nieve, ¿qué dijo el suegro?” Zhou Weiqing no había podido acompañarla a la Montaña Celestial de la Nieve, y tenía en alta estima la opinión de Xue AoTian. Dejando a un lado todo lo demás, Tian’er estaba criando a su hijo, aunque en realidad aún no estaban casados, ¡ese no era un asunto sin importancia! Después de todo, ella era la única hija de Xue AoTian del Señor de la Montaña Celestial de la Nieve. Sin embargo, del hecho de que Xue AoTian realmente le había permitido venir aquí, no debería estar demasiado enojado.

Al escuchar a Zhou Weiqing mencionar a su padre, Tian’er sacó su lengua y dijo: “Padre estaba bastante furioso. Casi no pude volver aquí. Esa fue realmente la primera vez que vi la expresión de padre cambiar tanto, estar tan furioso pero tener esa mirada de impotencia en su rostro. Afortunadamente, no pudo soportar mi constante persuasión y molestia, así que pude regresar. Sin embargo, papá dijo que si vuelves al continente y no lo buscas, vendrá a verte personalmente.”

La cara de Zhou Weiqing se contrajo ligeramente. Podía imaginarse a Xue AoTian apretando los dientes mientras pronunciaba esas palabras.

“Esto… querida… también sabes que no puedo ir en este momento. Después de rescatar a mis padres, definitivamente visitaré a mi suegro para arreglar nuestra fecha de matrimonio.”

Tian’er dijo suavemente: “Lo sé. Debes completar estos asuntos importantes primero. De todos modos, incluso si Padre realmente viene, no podrá realmente hacerte nada. Después de todo, ya tenemos a nuestro hijo…” Mientras decía eso, ella acarició su abdomen plano, con una radiante sonrisa en su rostro.

Zhou Weiqing preguntó rápidamente: “¿Qué dijo el suegro sobre nuestro hijo? ¿Cuándo nacerá nuestro precioso?”

Mirando la mirada ansiosa en la cara de Zhou Weiqing, Tian’er se rió y dijo: “Todavía es demasiado temprano; al menos tres años más. Mi memoria era correcta anteriormente, nuestro linaje del Espíritu Divino del Tigre Celestial siempre lleva mucho tiempo para dar a luz a nuestros hijos. Además, con la herencia de nuestras líneas de sangre y ahora, con la adición de la Energía Santa,  Padre dice que las defensas de nuestro hijo serán incluso más fuertes que la de nosotros. ¡Mi estómago no puede lesionarse tan fácilmente!”

“Uhh… ¿Algo así es posible?” Zhou Weiqing la miró conmocionado, con la boca abierta.

Tian’er dijo con orgullo: “Por supuesto, para que nuestro linaje del Espíritu Divino del Tigre Celestial sobreviva desde la antigüedad hasta ahora, naturalmente tenemos nuestros diversos medios y secretos. Cada vez que una mujer de la línea del Espíritu Divino del Tigre Celestial tiene un hijo, nuestra línea de sangre se transformará en una energía única y se fusionará con el niño, para protegerlo. Además, ahora tengo la Energía Santa. El padre también dijo que con nuestra herencia de sangre nutriéndolo, especialmente con la nutrición y protección de la Energía Santa, la defensa de nuestro hijo será tan fuerte que incluso sus propios ataques no serán efectivos. ¿De qué más tienes que preocuparte? Definitivamente me uniré a la pelea mañana. No lo olvides, soy la madre del niño, ¿crees que lo amo menos que tú? Sin las garantías de mi Padre, nunca me atrevería a pedir esto.”

Zhou Weiqing vio la terca resolución en los ojos de Tian’er y solo pudo decir impotente: “De acuerdo, pero sin mi permiso, no debes actuar con facilidad, ¿de acuerdo?”

“¡De acuerdo!” Al ver que finalmente había estado de acuerdo, Tian’er accedió al instante felizmente.

Zhou Weiqing continuó: “En cuanto al Reino Infernal, ¿qué dijo el suegro?”

La sonrisa en la cara de Tian’er se desvaneció instantáneamente mientras decía: “Padre también está muy preocupado por ese asunto. La razón por la que quiere verte, además de por nuestros problemas personales, es exactamente por ese motivo. Él no habló mucho sobre el Reino Infernal, pero me pidió que te dijera que la verdadera razón por la cual mi madre siempre ha sido incapaz de permanecer a mi lado es porque ella es una de las guardias de la entrada al Reino Infernal. Incluso con la cultivación de mi madre, ella ni siquiera es una verdadera guardiana, sino una vasalla de los verdaderos guardianes.”

Al escuchar las palabras de Tian’er, la expresión de Zhou Weiqing cambió instantáneamente. Estaba extremadamente claro que el Tigre Entrópico Infernal Phelia era una potencia de la Etapa Dios Celestial de Nivel Bajo. Incluso en comparación con el Señor de la Montaña Celestial de la Nieve Xue AoTian, ella era solo ligeramente inferior. Sin embargo, incluso una potencia poderosa de la Etapa Dios Celestial como ella era simplemente un vasallo, entonces ¿qué tipo de poder tenían esos verdaderos guardianes del Reino Infernal? Quizás… ¡estaban incluso en la Etapa Dios Celestial de Nivel Máximo!

Con tal fuerza de potencias como guardianes, probaba indirectamente la existencia del Reino Infernal, y se retenía el terrorífico poder. Parecía que la desgracia de la familia del dragón era, como él lo había adivinado, una conspiración del Reino Infernal. Peor aún, parecía que el Reino Infernal tenía algunas conexiones con algunos de los poderes en el Continente Sin Límites. Por supuesto, de la situación actual, todas las señales apuntaban a que el Infierno Rojo Sangriento era el poder en cuestión. Las energías destructivas que habían exhibido durante el Torneo Joya Celestial eran la mejor prueba. Además, la repentina explosividad que ahora mostraban también mostraba sus ambiciones. Sin embargo, ¿las cosas eran así de simples?

Si solo fuese el Imperio Dan Dun y el Imperio Bai Da, con el apoyo del Infierno Rojo Sangriento, y estaban en medio de una conspiración masiva, entonces el Imperio ZhongTian, ​​el Palacio Extensión del Cielo, el Imperio WanShou y la Montaña Celestial de la Nieve solo se sentarían y mirarían? Zhou Weiqing siempre creyó que no existían los ‘enemigos para siempre’, solo el ‘beneficio mutuo para siempre’.

Una vez que la existencia del Infierno Rojo Sangriento pueda amenazar la supervivencia del resto del Continente Sin Límites, siempre existía la posibilidad de que el Palacio Extensión del Cielo y la Montaña de Celestial de la Nieve se conviertan en aliados.

Como tal, la verdad subyacente no debería ser tan simple como parecía en la superficie. Un solo Infierno Rojo Sangriento no se atrevería a actuar tan audazmente así como así. Si el Reino Infernal tuviese conexiones con todo el Continente Sin Límites, tal vez habría más situaciones surgiendo pronto. Todos los problemas actuales se debían a que el Imperio Dan Dun y el Infierno Rojo Sangriento saltaron para revelarse, pero eso era solo el comienzo.

Parecía que no importaba si era por el bien de Tian’er, o por el bien del continente entero, definitivamente tenía que hacer un viaje a la Montaña Celestial de la Nieve. Al menos, la guerra actual entre el Imperio WanShou y el Imperio ZhongTian necesitaba detenerse temporalmente, para aclarar todo primero.

Habiendo pensado todo eso, Zhou Weiqing no se quedó para acompañar a Tian’er mucho más tiempo. Acababa de regresar, y estaban a punto de someterse a una gran operación militar mañana; naturalmente, todavía tenía muchas cosas con las que lidiar.

Durante el resto del día, Zhou Weiqing no descansó en lo absoluto. Además de las reuniones continuas con los escalones superiores del Imperio Arco Celestial, también se unió a Ming Yu para prepararse para la gran batalla del día siguiente. Por supuesto, también tenían que garantizar que se aplicara la confidencialidad y que sus enemigos no obtuvieran información sobre el ataque.

Descarga: