ISSTH – Capítulo 201

Modo Noche

Capítulo 201: El Descendiente Dao Lucha!

Esto también se podría considerar matar sin derramar sangre, debido a que cualquier sangre derramada era instantáneamente limpiada por la lluvia que caía. La naturaleza limpiadora de la lluvia hizo que Meng Hao estuviera más feliz luchando debajo del chaparrón. No quería malgastar poder de su base de cultivo para alejar la lluvia de él.

Lentamente, aflojó su mano y se giró. El agua de lluvia delimitaba su rostro, seguido de su barbilla y de su pelo, posteriormente mojando sus ropas. Un rayo iluminó la oscuridad de la noche y Meng Hao repentinamente pareció emanar un aura demoníaca.

Los discípulos de la Secta Tamiz Negro de alrededor estaban atónitos. Miraron a Meng Hao, no con desprecio, sino con concentración.

El Descendiente Dao de la Secta Tamiz Nero, Zhou Jie miró a Meng Hao con los ojos entornados. No atacó, sino que continuó manteniendo en alto el quemador de incienso. El humo subía desde el quemador y rápidamente se iba fusionando en mitad del aire. “Matad a esta persona a cualquier coste”, dijo él, con su voz fría sonando en la noche oscura y tormentosa…

Había más de diez cultivadores rodeando a Meng Hao. Escuchando las palabras del Descendiente Dao, inmediatamente se prepararon para atacar. Las técnicas mágicas y armas valiosas de todo tipo cayeron instantáneamente sobre Meng Hao. Sonidos de Explosiones llenaron el aire. Esta debería de ser la batalla más intensa a la que Meng Hao se hubiera enfrentado; todos y cada uno de los cultivadores estaban en la etapa Final de la Fundación Establecida.

Era un hecho que una pequeña secta sería incapaz de producir tantos cultivadores de este nivel.  Una Secta de tamaño medio, incluso si tuviera tantos, nunca los enviaría a todos simultáneamente. Para cualquier Secta, discípulos de la etapa final de la fundación Establecida serían la buena fortuna otorgada por los Cielos. Si uno del grupo pudiera alcanzar la Formación de Núcleo, sería de una importancia crucial para la Secta.

Solo una súper Secta como la Secta Tamiz Negro, que tenía extensos recursos, sería capaz de permitirse enviar tantos cultivadores en Fundación Establecida final.

Los ojos de Meng Hao parpadearon. Si no hubiera creado su quinto Pilar Dao, entonces, esa batalla habría sido extremadamente difícil y potencialmente letal. Pero ahora, con su quinto Pilar Dao, era invencible para el poder de batalla de la etapa Fundación Establecida. Realmente, podías decir que a día de hoy, Meng Hao era la persona más poderosa bajo la etapa Formación del Núcleo de todo el Dominio Sur!

Rió fríamente mientras los discípulos de la secta Tamiz Negro se acercaban. Su mano izquierda hizo el gesto de agarrar en el aire e inmediatamente, el Dragón de Fuego apareció con la forma del Dragón de Lluvia Volador. Sin embargo, no apareció completo. Meng Hao simplemente tomó prestado algo de su calor para transformar las gotas de lluvia de alrededor en una niebla gruesa.

Mientras la niebla bullía, Meng Hao golpeó su bolsa privada y dos espadas de madera salieron volando. Circularon a su alrededor por un momento y después salieron disparadas.

La niebla bullía, cubriendo toda el área por lo que ahora nada era visible. El calor en el área continuó convirtiendo la lluvia en niebla. Se escuchaban los truenos y los rayos caían. Uno tras otro, gritos escalofriantes se escucharon desde dentro de la niebla.

La sombra de Meng Hao se movía de un lado para otro dentro, llevando la muerte con él. Las dos espadas de madera barrían hacia fuera en frente de él, cortando la cabeza de un discípulo de la Secta Tamiz Negro. Los ojos del discípulo estaban llenos con asombro en el instante antes de morir.

Los sonidos de la matanza siguieron escuchándose. Meng Hao se movía como un espectro. Sonidos de crujidos se escucharon desde su mano derecha mientras aplastaba a otro cultivador. Lanzó el cuerpo hacia delante para bloquear una lanza que se acercaba. Se escuchó una explosión mientras que el cuerpo explotaba en pedazos. Meng Hao dio otro paso hacia delante.

Movió su mano derecha, invocando la Espada de Viento. Salió disparada cortando otro cuerpo en pedazos. Las piezas del cuerpo salieron disparadas desde la niebla y cayeron en el suelo.

Zhou Jie frunció el ceño cuando vio esto. Sin embargo, continuó manipulando el quemador de incienso. El humo que salía hacia arriba parecía estar ya un sesenta por cien materializado.

Repentinamente, se escuchó otro grito miserable saliendo desde la niebla. Un discípulo de la secta Tamiz Nero, con medio cuerpo destrozado, salió dando un trompicón. Justo cuando parecía que iba a escapar exitosamente, la mano de Meng Hao salió disparada y le cogió desde arriba de la cabeza. Empujó hacia abajo y el cultivador gritó. El rostro de Meng Hao emergió por un momento de la niebla. Miró hacia Zhou Jie.

Zhou Jie le devolvió la mirada y cuando sus miradas se encontraron, Meng Hao sonrió y después desapareció regresando a la niebla. Aflojó su mano y el discípulo de la Secta Tamiz Negro cayó al suelo muerto, con sus ojos totalmente abiertos.

Zhou Jie tembló ante la visión de esto y una fea expresión apareció en su rostro. Los gritos desde dentro de la niebla parecieron ir disminuyendo cada vez más. Las explosiones se fueron debilitando. De repente, una figura salió de la niebla.

“Hermano Senior Zhou, sálvame!” gritó uno de los discípulos de la Secta Tamiz Negro. Su brazo derecho había sido cortado y una expresión horrorizada cubría su rostro. A pesar de que lo intentó todo para escapar, las palabras apenas habían  salido de su boca cuando una mano fantasma de un metro de longitud salió disparada desde la niebla. Se movió a una velocidad increíble, capturando al cultivador que escapaba en un parpadeo.

Se estampó contra él y una explosión desafiante llenó el aire. El cuerpo del cultivador empezó a temblar mientras habría su boca para decir algo. Antes de que pudiera, su cuerpo explotó.

Para ese momento, la niebla de alrededor de Meng Hao estaba empezando a disiparse. Meng Hao salió caminando. Por la apariencia de su túnica y de su pelo largo, parecía similar a un débil escolar. Pero la frialdad de sus ojos hizo que Zhou Jie temblara.

Más de diez cultivadores en la etapa final de la Fundación establecida… y solo había emergido vivo Meng Hao desde la niebla.

“Los métodos de su excelencia son un poco despiadados”, dijo Zhou Jie, mientras bajaba lentamente su mano. Sabía que se había quedado sin tiempo y no sería capaz de continuar con su trabajo con el quemador de incienso. La Secta Tamiz Negro había juzgado mal la base de cultivo de Meng Hao.

Realmente, el Patriarca Tamiz Violeta había recibido información en cuanto a la base de cultivo de Meng Hao desde el Anciano de la Secta que estaba en esos momentos en el Clan Son. Sabía que su poder excedía al de la etapa media de la Fundación Establecida y que era más similar al de la etapa final de la Fundación Establecida.

Sin embargo, Zhou Jie estaba ahora bien al tanto de que el poder de lucha de Meng Hao no era comparable al de la etapa final de la Fundación Establecida. De hecho, podía exhibir una presión terrorífica que excedía tal poder.

Después de observar más atentamente, justo  entonces, Zhou Jie tuvo la poderosa sensación de que el poder espiritual de su oponente era completamente diferente al de los demás. Parecía más como poder espiritual, pero parecía estar de alguna manera marcado específicamente para Meng Hao.

Hablando lógicamente, el poder espiritual de las técnicas mágicas con las que había atacado Meng Hao, finalmente deberían disiparse de nuevo en el Cielo y la Tierra. Sin embargo, el poder que quedaba de los ataques de Meng Hao no se disolvía de ningún modo, en cambio, parecían ser rechazadas por el Cielo y la tierra. Simplemente flotaba allí como aceite en el agua.

Parecía que la explosividad de ese poder rechazado era una de las razones por las que Meng Hao era tan poderoso. Zhou Jie alcanzó estas conclusiones rápidamente, pero no podía idear ninguna solución a este problema. El miedo llenó su corazón.

Basado en esta capacidad explosiva, Meng Hao debía estar únicamente en la etapa media de la Fundación Establecida, pero diezmar a los de la etapa final de la fundación Establecida era tan fácil para él como aplastar las hojas secas y aplastar madera podrida. Eso… era obvio!

El poder espiritual de Meng Hao era diferente. Le pertenecía únicamente a él. La energía espiritual de los demás pertenecía al Cielo y la Tierra. Al practicar las técnicas de respiración, los Cultivadores podían tomarla prestada. Basado en las diferentes etapas del cultivo, la cantidad de tiempo que se podía tomar prestada era variada. Sin embargo, sin importar cuanta, toda la energía espiritual regresaría de nuevo al Cielo y a la Tierra después de morir.

Era un círculo. Justo como los nueve caminos en frete del anciano vestido de gris de encima del Árbol del Mundo, era una regla del Cielo y la Tierra.

“Realmente no soy despiadado”, dijo Meng Hao indiferentemente, “tu gente sí que lo es. Realmente, tengo el corazón bastante blando. Sin embargo, vuestra presencia aquí es un poco problemática”. Movió su mano, causando que la niebla detrás de él se dispersara completamente. La lluvia descendía sobre ellos dos, pareciendo separarles de la región, y sin embargo, manteniéndolos juntos. Independientemente, sus miradas se mantenían entrecruzadas, mientras sus expresiones se volvían fieras.

“Yo soy Zhou Jie, Descendiente Dao de la Secta Tamiz Negro!” Zhou Jie levantó su mano de repente. En ella apareció una barra de incienso de color azul de un pie de longitud. La barra de incienso estaba encendida y salía humo desde su extremo, tomando la forma de una espada que brillaba misteriosamente. Esta claramente no era una barra de incienso ordinaria.

“Yo soy Meng Hao, del Estado de Zhao”, dijo Meng Hao serenamente. Su mano derecha se movió rápidamente realizando un gesto de encantamiento y las dos espadas de madera aparecieron rotando a su alrededor lentamente. Emanaban un aura brillante de espadas, emitiendo al mismo tiempo un zumbido que las hacía parecer como si estuvieran sedientas de sangre.

Esta no era la primera vez que Meng Hao se enfrentaba a un Descendiente Dao en batalla. La primera ver había sido cuando luchó contra Li Daoyi y le había forzado a huir, cortándole un brazo en el proceso. Después, se había encontrado con Li Shiqi y había competido contra ella en demostraciones de fuerza. Ahora se enfrentaría a Zhou Jie.

“Tenía tres Pilares Dao cuando luché contra Li Daoyi”, pensó Meng Hao. “Tenía cuatro cuando me enfrenté a Li Shiqi. Ahora tengo cinco. Ahora probaré que el poder de mis cinco Pilares Dao Perfectos es invencible en la etapa Fundación Establecida!” Apareció un brillo exuberante en sus ojos. Las dos espadas de madera parecían poder sentir el deseo de lucha de Meng Hao. Sus zumbidos se hicieron más fuertes, mientras las auras de las espadas brillaban aún más intensamente.

“Te pareces a una mujer a la que me encontré mientras viajaba hace años. La perseguí, pero nada pasó entonces. Sin embargo, ella no se llamaba Meng”. Zhou Jie sacudió su cabeza. Realmente, Meng Hao era una persona a la que él creía merecedor de su respeto. En realidad, entre los cultivadores en Fundación Establecida del Dominio Sur, él le tenía respeto como mucho a diez personas. Todas y cada una de esas personas eran Descendientes Dao!

Pero hoy, reconoció la existencia de Meng Hao. Meng Hao era alguien que podía estar hombro con hombro con la generación actual de Descendientes Dao.

Mientras las palabras salían por su boca, el cuerpo de Zhou Jie explotó con el poder del gran círculo de la Fundación Establecida. Ondeó fuera de él haciendo que su pelo volara. El agua de lluvia a su alrededor salió disparada lejos de él, como si no se atrevieran a tocarle. Una expresión fiera apareció en sus ojos mientras avanzaba hacia Meng Hao.

Los ojos de Meng Hao se iluminaron y también empezó a avanzar. Su Sentido Espiritual salió disparado. La lluvia caía alrededor de ellos mientras la batalla entre aquellos en la cima de la Fundación Establecida empezaba!

<<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>