ISSTH – Capítulo 212

Modo Noche

Capítulo 212: Aparece el Talento en Naturaleza!

La mujer joven, cuyo nombre era Chen Ling, parecía nerviosa cuando escuchó lo que dijo Bai Yunlai. Examinó su hoja de jade con una expresión seria y nerviosa. Quizá su talento latente fuera normal. Después de mirarlo por el espacio de unas diez respiraciones, extendió su mano, la cual empezó a brillar con una luz púrpura.

Los ojos de Yunlai empezaron a brillar.

“Nada mal, Hermana Junior Chen! Ok, saca una semilla de planta medicinal.”

Chen Ling abrió rápidamente su bolsa privada y sacó una semilla. La puso en su palma abierta y entonces, con su rostro muy serio, empezó a catalizarla. El Qi violeta de su mano se hizo más denso, hasta que pareció que no se podía fortalecer más. La semilla empezó a retorcerse y después brotaron tres hojas de ella.

Muchos de los espectadores de alrededor notaron esto y entonces miraron a Chen Ling. Su rostro se puso rojo, estaba claramente entusiasmada… Miró a Bai Yunlai expectante.

“Producir tres hojas en tu primer intento muestra que tienes un talento latente bastante bueno. Hermana Junior Chen Ling, de acuerdo a mis cálculos, tienes un diez por cien de posibilidades de convertirte en una maestra alquimista en el futuro”. Suspiró emocionalmente, pareciendo un poco celoso. Parecía que alguien que pudiera producir tres hojas era algo poco común entre los cien mil alquimistas aprendices. Bai Yunlai grabó rápidamente el resultado de su catalizado.

Después de eso…

La voz del hombre que enseñaba sobre técnicas de alquimia llegó en ese momento. Sonaba tranquilo y solemne. “Te unirás al Distrito Dos, Valle Trece”. Su rostro era serio mientras la miraba.

En voz baja, Bai Yunlai ofreció una explicación: “Los cien mil alquimistas aprendices de la División Píldora del Este están separados en Distritos, desde el Uno al Cuatro. Generalmente hablando, únicamente aquellos con un talento latente sobresaliente pueden entrar en el Distrito dos. Hermana Junior Chen, ve allí con el Maestro Zhou. La buena fortuna está contigo hoy!” Pareciendo entusiasmada y nerviosa, Chen Ling corrió inmediatamente hacia allí.

“Hermano Junior Fang, es tu turno ahora”, Dijo Bai Yunlai con un suspiro. Miró a Meng Hao.

Meng Hao se quedó allí plantado pensativamente por un momento. La técnica descrita en la hoja de jade era simple, pero obviamente, la implementación de ella era fantástica. Esencialmente, podía catalizar la edad medicinal de las plantas medicinales, y de esa forma, podría ser visto como una fuerza de la naturaleza.

“Parece que solo las plantas medicinales simples pueden ser catalizadas usando esta técnica”, pensó Meng Hao. “Básicamente, usas la energía espiritual para nutrir la planta medicinal. Aun así, esta técnica es extraordinaria. Me pregunto cómo prevendrá la Secta Destino Violeta que sea robada…” Silenciosamente, recogió una semilla de planta medicinal desde su bolsa privada y la puso en su palma. La miró por un momento y después usó la técnica descrita en la hoja de jade para empezar a catalizarla.

Tenía dos Mares Centrales, el primero de los cuales contenía cinco Pilares Dao Perfectos. Antes de llegar a la Secta Destino Violeta, había usado la Escritura Sublime de Espíritu para otra vez formar el segundo mar.

En ese momento, la única base de cultivo visible para cualquiera era el aura de su segundo Mar Central. Su poder hizo que el brillo púrpura apareciera en su mano. Inmediatamente fue visible que el brillo era más intenso y brillante que el que había creado Chen Ling.

Inmediatamente, la semilla en la mano de Meng  Hao empezó a retorcerse. Después brotó una hoja, dos, tres… en un parpadeo ya habían brotado siete hojas!

El brillo púrpura en la mano de Meng Hao se volvió cegador, llenando el aire. Instantáneamente, todos los alquimistas aprendices de alrededor miraron hacia él, atónitos. Todos los ojos estaban en Meng Hao.

Esos rayos de luz cegadora eran increíbles, impensables. El hombre dando la clase de técnicas de alquimia miró hacia allí con los ojos totalmente abiertos, mirando de forma fija y abiertamente a Meng Hao. A su lado, Chen Ling miraba fijamente en shock.

En cuanto a Bai Yunlai, su mandíbula se desencajó, mientras se frotaba los ojos vigorosamente antes de mirar atentamente en completo shock.

Todo estaba quieto mientras todos los espectadores miraban fijamente al brillo violeta y a la semilla de planta medicinal en la mano de Meng Hao. Entonces, Meng Hao continuó usando la técnica. Cayó en un estado extraño, como si se hubiera convertido en naturaleza, como si la semilla se hubiera vuelto parte de él.

Era un sentimiento maravilloso y, mientras Meng Hao estaba inmerso en ello, de la semilla brotó una octava hoja, después una novena… Un sonido de un crujido se escuchó mientras la semilla continuaba creciendo. Las hojas, de color verde esmeralda, se hicieron cada vez más grandes, envolviendo a través del brazo derecho de Meng Hao.

El anciano arrugado de pelo banco que había estado dormitando detrás de Bai Yunlai abrió sus ojos. Brillaban con una luz antigua mientras miraba a Meng Hao. Al mismo tiempo, se llenaron de entusiasmo.

Meng Hao no había solo hecho que brotaran nuevas hojas, había hecho crecer toda una planta. La mente de Meng Hao se tambaleó mientras los crujidos de hacía unos momentos le sacaban del estado extraño en el que había estado. Sus ojos parpadearon y frunció el ceño. No había intentado mosttar tal talento, y en realidad, se había visto completamente inmerso en ese extraño estado justo en ese momento, el cual había guiado sus acciones.

Dudó por un momento, con su rostro pálido. Su base de cultivo estaba seca y siguiendo a la reducción de su poder espiritual, la planta medicinal empezó también a marchitarse lentamente. Pronto, murió y cayó desde el brazo de Meng Hao.

Jadeando, Meng Hao dio unos pasos hacia atrás, con los ojos brillando en confusión.

Todo estaba mortalmente silencioso. Parecía que Bai Yunlai no podía comprender qué estaba pasando. Había estado en la Secta Destino Violeta por años y nunca había visto a alguien realizar tan asombrosa hazaña en la primera vez que practicaba el catalizado. Miró a Meng Hao como si no fuera siquiera humano.

Todos los alquimistas aprendices alrededor estaban completamente atónitos. Lo que acababan de presenciar excedía cualquier imaginación. El hombre de mediana edad jadeaba mientras miraba a Meng Hao, con sus ojos brillando de pasión.

“Ummm…” dijo Meng Hao, vacilando por un momento. Estaba un poco asustado, sin estar seguro de qué debía de decir. En ese momento, el anciano detrás de Bai Yunlai se plantó y caminó hacia delante para plantarse al lado de Meng Hao. Adelantó una mano para coger a Meng Hao por la muñeca. Su poder espiritual emergió, fluyendo por el cuerpo de Meng Hao, examinándole.

El poder espiritual era incapaz de examinar completamente a Meng Hao. A pesar de tener algunas sospechas, solo podría ver el segundo Mar Central de Meng Hao, el cual contenía el poder de una Condensación Qi de sexto nivel.

No era capaz de ver tampoco el verdadero color del Mar Central, ya que había sido completamente transformado por el aterrador poder de la gelatina de carne. Por lo que podía ver el hombre, todo estaba normal.

Finalmente, soltó el agarre. Cogió la planta medicinal marchita y la miró cuidadosamente por un momento. Después volvió a mirar a Meng Hao. Sus ojos estaban ahora llenos de un brillo de alabanza.

“Talento latente de primer grado! Te unirás al Distrito Uno, Valle Uno!” una sonrisa ancha cubría el rostro del anciano mientras palmeaba el hombro de Meng Hao. Después voló por el cielo, llevando la planta medicinal marchita con él.

Mientras salía volando, todo el valle rompió en una gran conmoción.

“Talento latente de primer grado!! No me extraña que su canalizado sea tan sorprendente!”

“Con un talento latente como ese, está destinado a convertirse en un maestro alquimista, algo que no hemos visto en años…”

“Wow, he escuchado de gente que tenía talento latente de primer grado, pero nunca escuché de alguien tan inhumano como este! Catalizó el crecimiento completo de una planta!”

Mientras el aire se llenaba con conversaciones, Bai Yunlai se acercó a Meng Hao, con los ojos brillando con entusiasmo. “Hermano Junior Fang”, dijo él, “asegúrate de cuidarte tú mismo desde ahora. Tienes un talento latente de primer grado!”

“Puede haber ocurrido algún error?” preguntó Meng Hao, todavía vacilando.

“De ningún modo! El Anciano Wang te examinó personalmente. Cómo puede él haber realizado un error? Parece que se llevó la planta medicinal para mostrársela a otros Ancianos. Haha! Hermano Junior Fang, te estás volviendo famoso! Ven, ven, te llevaré al Distrito Uno Valle Uno. Es como un paraíso celestial. Lo miro cada vez que paso, pero nunca fui capaz de entrar”. Tiró de Meng Hao con él, dejando atrás la conmoción y los ojos brillantes. Aun a pesar de que se habían ido, la conmoción continuó resonando.

El tiempo pasó. Pronto había pasado ya medio mes. Meng Hao era ahora mucho más familiar con la División Píldora del Este de la Secta Destino Violeta. El Distrito Uno del Valle Uno no era muy grande, pero estaba ocupado por poca gente, claramente mucha menos que en los otros valles.

El escenario era encantador. Las montañas tenían una vegetación exuberante, un pequeño arroyo de montaña bajaba fluyendo desde arriba. Los peces nadaban por dentro del arroyo, los cuales Meng Hao podía observar desde su casa, localizada justo al norte del arroyo. Era una pequeña casa con un patio exterior.

Dentro del patio había un pequeño jardín donde él podía cultivar plantas medicinales. Actualmente, Meng Hao estaba sentado con las piernas cruzadas en el patio, sujetando un pergamino hecho de trozos de bambú. El pergamino estaba lleno con escritura manual y dibujos, todo describiendo diversas plantas medicinales.

Meng Hao se quedó sentado toda la mañana y alcanzó la tarde leyendo el pergamino. Finalmente, levantó la mirada. Olió el aroma medicinal que llenaba el aire y escuchó el gorgojeo del arroyo. Una niebla suave llenaba el aire, haciendo que el valle pareciera verdaderamente celestial. Tal vez eso fuera algo exagerado, pero no había forma de negar que este lugar era un sitio ideal para el cultivo.

Este era básicamente el valle número uno para alquimistas aprendices en toda la Secta. Meng Hao se había encontrado que incluyéndole a él, menos de cincuenta personas de toda la Secta tenían el talento latente requerido para vivir allí. Todos tenían su propia vivienda donde podían estudiar, cuidar plantas y practicar la elaboración de píldoras.

Era un lugar tranquilo y Meng Hao se sentía como en casa. Era especialmente feliz leyendo libros que no eran hojas de jade, sino pergaminos reales. Le recordaba su vida como escolar en el Condado Yunjie.

“Cien mil plantas medicinales, todas diferentes y organizadas en diferentes categorías. No solo necesito memorizarlas, también necesito recordar sus hábitos y características de cómo plantarlas, como cosecharlas y como guardarlas. Necesito recordar qué plantas medicinales no se pueden mezclar entre sí, dónde y cómo hacerlas crecer y también los porcentajes adecuados cuando las use.

“Además, no es solo la planta en sí. Las hojas, los tallos y la sabia de las diversas plantas son todas diferentes. Uniendo plantas puede llevar a incontables variaciones. Ellos hablan de cien mil plantas medicinales, pero en realidad, cuando las combinas todas, son más de un millón”. Meng Hao se frotó el puente de su nariz. Durante el pasado medio mes, había estado estudiando información sobre plantas medicinales todos los días.

Como un alquimista aprendiz de la Secta Destino Violeta, debía recordar toda esa información. Por supuesto, era simplemente demasiada información, era esencialmente imposible grabarla mágicamente dentro de la mente. El único método era memorización reiterada.

Cuanto más memorizara, más preparado estaría. Hombre prevenido vale por dos, por así decirlo; no había trampas para eso. Además, Meng Hao, no lo encontraba molesto. Había nacido como un escolar después de todo, y ese tipo de entorno le sentaba bastante bien.

No había muertes, ni peligro ni traiciones, no más lidiar con el viento y la lluvia del mundo exterior. Meng Hao intentó no pensar sobre el pasado y en cambio, sumergirse totalmente en el personaje de Fang Mu. Estaba en la Secta Destino Violeta ahora, y tenía la intención de aprovechar la paz y la tranquilidad. Mientras examinaba toda la información disponible para los alquimistas aprendices, su mente empezó a repasar muchas imágenes. Ahora sabía que este tipo de conocimiento era talento en naturaleza.

<<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>