ISSTH – Capítulo 239

Modo Noche

Capítulo 239: Li Fugui – Dame respeto o Dame muerte!

Las palabras de Lin Hailong causaron instantáneamente que todos los maestros alquimistas empezaran a jadear. Sus ojos brillaban mientras pensaban en el ascenso a Lord Horno. Este tipo de buena fortuna era increíblemente sorprendente!

Si ellos pudieran alcanzar tan buena fortuna, podría ser una gran cantidad de destino!

Era una oportunidad que, si lograban aprovecharla, les permitiría alzarse hacia los cielos!

Los maestros alquimistas se adelantaron, incluso los que estaban bajo, al pie de la montaña. Montaña Eterna nunca hubiera predicho que Lin Hailong fuera a decir lo que dijo. Sus ojos se entornaron.

Basado en su comprensión de Lin Hailong, sabía que ese hombre no haría tal oferta sin una buena razón. Definitivamente había algún significado más profundo dentro de sus palabras. Después de pensar por un momento, los ojos de Montaña Eterna repentinamente, sus ojos empezaron a brillar. “No me digas que está intentado… sacar a la luz al Gran Maestro Píldora Caldero!?” pensó él.

Parecía que Chu Yuyan y los otros diez otros Lores Horno presentes estaban pensando lo mismo. Cada uno de ellos observaban con ojos brillando. Una suave sonrisa podía verse en el rostro de An Zaihai mientras miraba brevemente a Meng Hao. Estaba bien al tanto de las intenciones de Lin Hailong.

En toda la División Píldora del Este, An Zaihai era la única persona aparte del Gran Maestro Píldora Demonio que conocía la verdadera identidad del Gran Maestro Píldora Caldero. No la anunciaría, por supuesto. No estaba seguro de las intenciones del Gran maestro Píldora Demonio, pero por tres veces le había dejado claro a An Zaihai que no hiciera nada sobre el Gran Maestro Píldora Caldero. An Zaihai no mencionaría siquiera el nombre a nadie.

Uno tras otro, los maestros alquimistas de la División Píldora del Este llegaron. Gordito se estaba volviendo cada vez más complacido. Estaba plantado allí, limando sus dientes con la espada voladora. Brillaban intensamente. Su aire de auto-satisfacción empezó cada vez más a ser arrogancia.

“Venid, venid”, dijo enérgicamente. “Mis dientes me empiezan a picar un poco. Si tenéis la habilidad, por favor, elaborad una píldora que me los rompa. Si alguien lo consigue, le llamaré abuelo!” Uno de los maestros alquimistas dio un paso delante de entre sus cientos de compañeros. Unió sus manos en saludo hacia Lin Hailong y An Zaihai, después empezó a elaborar una píldora.

No solo fue él. Otros siete maestros alquimistas se adelantaron un paso y empezaron a trabajar. Todo el mundo observaba mientras los maestros alquimistas se concentraban en sus plantas medicinales y elaboración. Era una visión deslumbrante. El tiempo pasó y pronto apareció una píldora tras otra, volando hacia Gordito.

Estas píldoras habían sido elaboradas con el mayor cuidado por aquellos maestros alquimistas, todos los cuales tenían mucha fe en su trabajo. Gordito bostezó y lanzó todas las píldoras en su boca. Los sonidos de los mordiscos sonaban atravesando los corazones de los ocho maestros alquimistas. Sus rostros se entristecieron.

“Bah!” dijo Gordito, escupiendo las píldoras medicinales. “Alguien más!?”gritó, pareciendo muy satisfecho de sí mismo. Parecía sentir que sus dientes merecían el mayor respeto en el Cielo y la Tierra.

Viendo la derrota de estos ocho maestros alquimistas, otros que habían estado planeando participar, ahora dudaban. Vieron los dientes de Gordito. En su estimación, era como si tuviera una boca de espadas afiladas. Parecía que cualquier píldora medicinal que entrara en su boca sería reducida a polvo.

“Alguien más?!?!”

Nadie respondió a Gordito, nadie dio un paso hacia delante a elaborar una píldora. Gordito sacó arrogantemente otra piedra espiritual, lanzándola a su boca y después masticándola hasta que solo quedaban pedacitos.

Los maestros alquimistas de alrededor tragaron saliva. Momentos antes, muchos de ellos habían encontrado fácil reunir su valor, pensando en una fórmula para píldoras, y entonces realizar el intento de elaborarla. Al ver el espectáculo en frente de sus ojos, sin embargo, hico que cambiaran de parecer.

Miraron furiosos a Gordito. Suspiraron interiormente mientras diversos pensamientos pasaban por sus mentes:

“Ese tipo es inhumano! Qué píldora podría aguantar unos dientes como esos…?”

“Maldición ese gordo debe de haber estado desarrollando esos dientes desde que nació. No es un cultivador, es un monstruo!”

“No está preocupado de que pueda accidentalmente morderse su lengua algún día…? Realmente come piedras espirituales? Qué tipo de estómago tiene? Puede digerirlas?”

Todos ellos parecían creer que no tendrían buena suerte en este día.

Gordito tragó la piedra espiritual y empezó a limarse sonoramente sus dientes de nuevo. Desde el momento en el que se había unido a la Secta Escarcha Dorada, había sido un mimado y nunca había sido avergonzado. Por supuesto, tomó esta oportunidad para mostrarse, y estaba actualmente mirando hacia alrededor, buscando por alquimistas guapas.

Por supuesto, ignoró a Chu Yuyan. En su opinión, Chu Yuyan pertenecía a su hermano Meng Hao y no interferiría. Después de todo, Gordito reverenciaba completamente a Meng Hao.

Mientras Gordito estaba en medio de su arrogante auto-satisfacción, Meng Hao tosió ligeramente. No era estúpido, y podía decir que Lin y An estaban intentando usar esta ocasión para determinar la identidad del Gran Maestro Píldora Caldero. Esta era la razón principal por la que había estado vacilando. Sin embargo, tomó una decisión. Tosió ligeramente, dio un paso saliendo de la multitud y empezó a caminar. Esto, por supuesto, atrajo la atención de todos los maestros alquimistas.

Chu Yuyan frunció el ceño, después, dio un gruñido frío. Tras una sola mirada, le ignoró. Un brillo imperceptible apareció en los ojos de An Zaihai, mientras una débil sonrisa tocaba su boca.

Los ojos de Lin Hailong tenían una mirada profunda. Miró a Meng Hao atentamente.

“Es él…?” murmuró para sí mismo.

Montaña Eterna también miró a Meng Hao, su expresión era la misma de siempre.

Nadie podía descubrir una pista siquiera.

Meng Hao unió sus manos y se inclinó ante An Zaihai y Lin Hailong. “Yo soy Fang Mu. Me gustaría dar un intento en la elaboración de una píldora. Podrían los dos miembros de la generación senior garantizarme permiso para hacerlo?”

An Zaihai no dijo nada. Lin Hailong dio una ligera afirmación, después lanzó un cristal de fuego, el cual fue a flotar en frente de Meng Hao.

“Heyo!” gritó Gordito, mirando a Meng Hao por la comisura de sus ojos. “Otro chico da un paso adelante. No te olvides de elaborar una píldora realmente dura. Mis dientes me pican. Quiero morder algo súper fuerte!” Su tono de voz sonaba como si toda su vida estuviera llena de soledad, y su expresión molesta era la que hacía cuando querían pegarle una paliza.

Meng Hao no empezó inmediatamente el proceso de elaboración. Miró a Gordito y sonrió.

Gordito no estaba seguro de por qué, pero tuvo una buena sensación cuando miró a Meng Hao. Palmeando su estómago, dijo, “Por qué me estás mirando así? Aiiii, soy un buen chico. Sabes qué? Esta vez no la masticaré toda de un mordisco, le daré tres mordiscos.”

Meng Hao suspiró, apareciendo una expresión culpable en su rostro. Unió sus manos y se inclinó hacia Gordito. En realidad, no quería avergonzar a Li Fugui, pero esta era una oportunidad demasiado rara para dejarla pasar.

“Eeee? Qué tipo de expresión es esa? Aiii, vale, vale, cinco mordiscos. Le daré cinco mordiscos para masticarla, qué te parece eso?”

Al escuchar esto, el rostro de Lin Hailong se puso aún más sombrío, al igual que los rostros de los maestros alquimistas de alrededor. Chu Yuyan miró ferozmente a Gordito y después a Meng Hao.

“Ah, Gordito”, pensó Meng Hao. “Tu hermano mayor no quiere realmente engañarte con esto, pero realmente, no tengo ninguna otra opción…” Tosiendo una vez, ondeó su mano y sacó el horno para píldora Sangre de Grulla, enviándola a flotar sobre el cristal de fuego.

Los ojos de todo el mundo estaban fijos en Meng Hao mientras se concentraba y abastecía el horno para píldoras hasta que tuvo un color rojo brillante. Entonces, empezó a sacar plantas medicinales. Algunas las catalizó, de otras sacó la sabia. Todo el proceso le tomó prácticamente una hora. Finalmente, Meng Hao sacó algo de un polvo de color gris que no parecía tener nada de especial. Cuando elaboras píldoras, no siempre es necesario usar ingredientes frescos. Hay unos determinados polvos medicinales que se vuelven grises con el tiempo, así como otros ingredientes, como por ejemplo, la Hoja Ceniza Voladora, la cual era gris desde el principio.

Únicamente Meng Hao sabía que esta confianza en ser capaz de producir una píldora que Gordito no pudiera aplastar, era debida mayormente a este polvo gris. No era un objeto ordinario. Era el… polvo creado por la explosión del proceso de cambio de piel de la gelatina de carne.

Algo de esta piel se había convertido directamente en polvo, el cual era lo que Meng Hao acababa de usar como uno de los ingredientes de su píldora medicinal.

La piel de la gelatina de carne era extraordinariamente dura. En el pasado, Meng Hao lo había comprobado en múltiples ocasiones. La gelatina de carne tenía un misterioso origen y era virtualmente indestructible. Meng Hao estaba seguro de que no había forma de que Gordito fuera capaz de destruir la muda de piel de la gelatina de carne. Sin embargo, su verdadero movimiento mortal en esta pequeña competición no era el polvo, sino algo más dentro de la píldora medicinal….

“Gordito, por favor, perdóname…” pensó. Los ojos de Meng Hao brillaron mientras una píldora medicinal negra salía volando, la cual agarró. El horno para píldoras lentamente regresó a su color original.

La píldora era aproximadamente del tamaño de una uña, y parecía ordinaria en todos los aspectos. Sin embargo, estaba llena del polvo de la piel de la gelatina de carne. El polvo no podía ser fundido; sn embargo, Meng Hao lo había fusionado con los ingredientes de las plantas medicinales. Más que una elaboración, era una amalgamación.

La píldora no emitía fragancia medicinal, y era tan negra como la noche. La lanzó hacia Gordito, con una mirada de disculpas.

Gordito la cogió enérgicamente. “Me caes bien”, dijo él. “No te preocupes, la masticaré con cinco mordiscos, no menos”. Pareciendo satisfecho, lanzó la píldora hacia su boca, posando heroicamente mientras miraba a unas cuantas alquimistas que había visto.

Tan pronto como la píldora entró en su boca, rió, después cerró sus ojos y mordió lentamente.

“Ves! Un mordisco!” Las palabras eran poco entendibles, pero todo el mundo comprendió lo que estaba diciendo.

Los alquimistas de la División Píldora del Este parecían avergonzados. Encontraban claramente a Li Fugui completamente repulsivo.

Mientras seguía hablando, Gordito mordió una segunda vez, secretamente usó un poco de fuerza. Su corazón empezó a temblar. Manteniendo su expresión tranquila, rió unas cuantas veces, después continuó balbuciendo incoherentemente sobre que mantendría su palabra y mordería cinco veces.

Estaba empezando a ponerse nervioso. La primera vez que había mordido, solo había usado un treinta por ciento de su fuerza. La segunda vez había usado un ochenta. Sin embargo, no había sido capaz de hacer ni una pequeña marca en la píldora medicinal. Parecía tener algún tipo de elemento elástico en ella. Sus dientes dolían un poco realmente.

“Gordito, parece que antes morirías que perder el respeto. Cuándo te volviste así?” pensó Meng Hao, pareciendo al mismo tiempo compasivo y arrepentido.

<<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>